Movimiento Comunión y Liberación


Redacción de Atrio, 25-Septiembre-2011

En el XXXI Congreso de Teología (8-11 de sep.), tras la ponencia inicial de Esteban Ibarra sobre qué son los fundamentalismos, hubo, el viernes por la mañana, dos mesas redondas. Una sobre Experiencias alternativas a los fundamentalismos (de la que hemos publicado el testimonio de África, como menos conocido que Redes Cristianas y el 15 M) y otra sobre Movimientos neoconservadores en la Iglesia Católica. De esta mesa redonda publicamos la participación de Avelino Seco sobre Comunión y Liberación, movimiento sobre el que ha escrito un libro. Las otras trataron de Legionarios de Cristo y Opus Dei, más conocidos.

 

La naturaleza del movimiento Comunión y Liberación es un tema muy amplio y el tiempo es reducido, por eso voy simplemente a insinuar una serie de puntos que creo son claves para situar el tema y voy a omitir algunos datos, que pudieran ser interesantes, pero a los que podemos tener fácilmente acceso. Supongo que se me pide abordar con más detenimiento el movimiento de Comunión y Liberación, pues es el que más he estudiado y analizado en un libro reciente. Comienzo afirmando, creo que mis compañeros estarán de acuerdo, que muchas de las características son comunes a todos los movimientos neoconservadores, que nacidos en los años próximos al Vaticano II, unos antes, otros después, están contribuyendo más a la restauración de la etapa preconciliar que al desarrollo y profundización del propio concilio. A tenor de los últimos nombramientos parece que están llamados a tener un papel protagónico en la tan anunciada —y de nuevo la palabra “nueva”— nueva evangelización. Kiko Argüello del Camino Neocatecumenal, Julián Carrión de Comunión y Liberación, y Fernando Ocariz del Opus Dei, con fecha del 19 de mayo de este año 2011 han sido nombrados consultores del Nuevo Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización.

Comunión y Liberación surge con tal nombre en 1969 y debe su nacimiento y organización, y la superación de la crisis y consolidación posterior, a un sacerdote italiano, Luigi Giussani. Pero ya anteriormente, a finales de los 50, el mismo Giussani funda una asociación que se llama Gioventù Studentesca, que después de una crisis por no amarrar bien a sus miembros y algunos tienen, pues, podríamos decir “veleidades sociales”, se reorganiza y consolida con el nombre de Comunión y Liberación. Tiene aun actualmente su mayor fuerza en Italia. Llegó a España a finales de la década de los 70. En 1984 Oriol fue a Milán para conocer de cerca el movimiento y a su fundador (Oriol es actual director de la editorial Encuentro). Desde 1976 Giussani visita España con regularidad, pero hay una cosa muy importante: en 1985 visita el curso de teología que, como todos los años, solían organizar en Ávila los de Nueva Tierra (fundamentalmente un movimiento que actuaba en Madrid de sacerdotes, seminaristas, etc.), que decidieron sumarse a Comunión y Liberación. En ese momento se incorporó un grupo numeroso, unos 350, algunos de ellos llamados a tener un papel muy importante en la Iglesia española. Cito a modo de ejemplo: Javier Martínez, actual arzobispo de Granada, Braulio Rodríguez, arzobispo de Toledo, Cesar Augusto Franco, obispo auxiliar de Madrid, Rafael Zornoza, recién nombrado obispo de Cádiz, y Julián Carrón, que en este momento preside Comunión y Liberación.

En la vida de todos ellos tuvo mucha importancia el director espiritual en aquel momento del Seminario de Madrid, Francisco Fernández-Golfín, que les proponía “el mantenimiento de una formación ascética vigorosa y de una concepción del sacerdocio ajeno a los compromisos sindicalistas y laboralistas”.

Las características básicas, que voy a plantear como fundamentales en Comunión y Liberación, y que son comunes a todos los movimientos neoconservadores católicos son:

1)       Importancia de la autoridad, de la certeza y de la unidad, frente a la autonomía personal, la búsqueda y la diversidad.

2)       Apoyo en el poder jerárquico, también viene bien el poder político y el económico, para llevar adelante sus planes supuestamente evangelizadores.

3)       Custodia e interpretación de los libros revelados por parte del magisterio de la Iglesia como algo que les pertenece.

4)       Ver en el laicismo y el relativismo la lacra fundamental.

Voy a explicarlos un poco. El tema de la certeza bajo una autoridad y logrando una unidad uniforme es algo muy presente en C y L desde sus orígenes hasta hoy. Acaba de terminar el día 30 de agosto, después de la JMJ, el gran mitin de Rimini, que se hace todos los años como gran fiesta cultural del movimiento. Durante una semana han pasado unos ochocientos mil visitantes de treinta y ocho nacionalidades distintas y han colaborado cuatro mil voluntarios. El lema ha sido: “y la existencia se convierte en una inmensa certeza”. Certeza en Rimini, firmes en la fe se cantaba en Madrid con una multitud de jóvenes enfervorizados, no es casual: frente al relativismo hace falta certeza. O tal vez, dogmatismo.

El fundador de C y L tiene una serie de choques iníciales en su diócesis por culpa de sus ya entonces certezas. Nos lo cuenta una persona nada sospechosa, Camisasca, responsable general actualmente de los sacerdotes de C y L, nos cuenta que el cardenal Giovanni Colombo, arzobispo de Milán, en respuesta a Giussani que se queja de que le tiene un poco apartado, le contesta así: “Tu carta, ¿o me equivoco?, me parece que emana un sentido de extrema seguridad, carismática, y un sentido de amarga polémica, con quien en todo o en parte no la comparte”. Y dos meses después, también cito textualmente a Camisasca, en otra carta le dice Colombo: “cuando expresaba mis reservas frente a algunas de tus extremas certezas, no pretendía hablar de las certezas fundadas en Jesucristo, in necessariis unitas, sino de las que se basan en tus puntos de vista”.

El tema de la certeza, la unidad, la autoridad, está en todos estos movimientos. Al cardenal Colombo le asustaba. El cardenal Colombo era un hombre del Concilio. Hoy en la Iglesia no asusta y se deja cada vez menos campo a aquello de san Agustín: “en lo dudoso, en lo opinable, libertad”.

El gran peligro es que en el fondo, la seguridad, la firmeza y certeza se fundamenta en un líder fundador, cada una en su líder, o en el papa, quedando más difuminada la persona de Jesús de Nazaret. Juan Manuel de Prada, miembro de C y L, comentando el libro de Giussani Educar es un riesgo, nos dice: “la experiencia de la autoridad surge en nosotros al encontrarnos con una persona cuyo ejemplo suscita en nosotros una inevitable adhesión”.

La autoridad que da seguridad, certeza, es básica en estos movimientos neoconservadores y especialmente en C y L. La autoridad de la jerarquía de la Iglesia, que marca el camino para la recta comprensión de la revelación divina, evita, según Giussani y después Ratzinger, “la protestantización” de los católicos. Coinciden los dos en esta frase en este periodo.

La autoridad corresponsable del movimiento trasmite la  interpretación de la realidad, no cayendo ni dejando caer en fragmentaciones de la misma. Con estas autoridades que dan seguridad, ¡cómo no va a resplandecer la certeza!

En épocas de crisis la certeza y la unidad junto al líder atraen. La época del Concilio no era época de crisis, poco después, sí. El mismo Pablo VI, hombre abierto y poco simpatizante en un principio con estos movimientos, en los últimos años de su pontificado, en su soledad, en la frustración ante la respuesta que la sociedad estaba dando a la Iglesia, sobre todo en Italia, pronuncia en la homilía de las festividades de los santos Pedro y Pablo, el 29 de junio de 1972, estas palabras que ya conocemos muchos y son preocupantes: “Diríase que por alguna misteriosa, no, no es misteriosa, por alguna fisura ha entrado el humo de Satanás en el templo de Dios. Existe la duda, la incertidumbre, la problemática, la inquietud, la insatisfacción, la confrontación, ya no se confía en la Iglesia. Ha entrado, repito, la duda en nuestra conciencia y ha entrado por ventanas que debían estar abiertas a la luz.”

Parece que asocia a la certeza, la luz, y a la duda, el humo que se filtra. Este papa, que siendo cardenal arzobispo de Milán no había ocultado que albergaba serias dudas sobre el movimiento de don Giussani, le llega a decir según palabras suyas (de Giussani) en la Plaza de San Pedro el domingo de Ramos de 1975, cuando estaba realmente desolado Pablo VI, y una multitud de fieles de C y Lle protegía: “ánimo, este es el camino”.

Las ofertas y metas de estos movimientos tan en sintonía con la cúpula de la Iglesia en estos momentos tienen un grave peligro, y es que acceden fácilmente a los escritorios de los dicasterios en el Vaticano y proporcionan tinta china para dictar y fijar normas, condenas y leyes, tinta que no se borre fácilmente. Dice Rovira Belloso en esta frase que me ha encantado: “la Iglesia tendría que escribir lo que no es esencial con la humildad del que escribe con lápiz”.

La raíz de las perversiones de la religión consiste en atribuir la condición de absolutas e inmutables a las mediaciones culturales que originan las normas, las creencias, las instituciones y los sujetos que las gestionan. Esta es la raíz de las perversiones de las religiones, atribuir condiciones absolutas e inmutables a esto que no es ni absoluto ni inmutable. Estas normas, instituciones y personas se convierten en absolutos, que suplantan a Dios y esclavizan el proceso religioso. La autoridad para no ser puesta en duda, para mantenerse así, necesita sacralizarse.

Fuente: http://www.atrio.org

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 280 seguidores

%d personas les gusta esto: