No vino a juzgar al mundo… El proyecto de Jesús


17.03.12 | 22:31.

Éste es el tema clave del Domingo 4º de Cuaresma (18, 3, 2012) que he comentado hace dos días (cf. Jn 3, 14-21), y que hoy evocaré, presentando algunos elementos centrales del proyecto de Jesús.

No vino a juzgar, sino a proclamar e instaurar el Reino de Dios, ofreciendo a los hombres la salvación, desde un rincón del imperio romano, retomando las palabras e ideales de la profecía israelita. Parece que a veces se olvida esta “misión” de Jesús. Por eso es bueno recordarlo en la cuaresma, como indicaré recogiendo los rasgos básicos de la vida de Jesús, de su alternativa mesiánica

1. Dios es lo primero. El Reino es Creación, por encima del pecado
2. Dios se comunica. El Reino es Palabra que se siembra
3. Dios es tarea. El Reino es Camino que debe recorrerse

Buen domingo a todos.

1. Dios es lo primero. El Reino es Creación, por encima del pecado

El Reino es acción y presencia de Dios, cuya llegada anuncia Jesús, retomando los motivos centrales del Génesis. Ciertamente, Jesús empalma con los profetas, proclamando con Juan Bautista la culminación del tiempo, pero no en forma de ruptura y destrucción de lo anterior, sino como cumplimiento de la obra de Dios, pues él está convencido de que Dios no ha fracasado, de manera que no tiene que “liquidar” el mundo, para crear otro, sino que quiere y puede culminar la obra de la creación.

Juan Bautista pensaba que este mundo debía pasar por el fuego (siendo destruido por el hacha y huracán), a fin de que surgiera después otro distinto, con el “resto” de los liberados. Pues bien, en contra de eso, Jesús no quiere que se salve sólo un resto, sino que inicia un programa de liberación abierto a las Doce Tribus de Israel. Por eso no busca sólo a los, sino a los pobres y expulsados, los marginados de la sociedad israelita, con todos aquellos que quisieran asumir su movimiento.

En los momentos decisivos de su acción de Reino, Jesús apela al principio de la creación (cf. Mc 10 6), invocando al Dios de los pájaros y los lirios, que es el Señor del mundo entero (cf. Mt 6, 25-34). Ciertamente, él sabe que el pecado ha sido grande, y que no puede superarse con remedios sacrales de templo, como había destacado ya Juan Bautista, criticando a los sacerdotes; pero añade que los hombres pueden perdonarse entre sí, porque Dios perdona (cf. cap. 13) .

No era un hombre endiosado (como si él sólo fuera limpio y los demás manchados) y, sin embargo, tras recibir el bautismo de Juan (para perdón de los pecados ante el juicio), no aparece obsesionado por la culpa, ni inclinado, bajo una conciencia de lejanía de Dios y de mancha, sino elevado, por gracia y presencia de Dios, por encima del pecado. Así supone que el camino de Juan (en línea de pecado y arrepentimiento-bautismo-perdón) ya se ha cumplido, de manera que es tiempo de perdón y comienzo de vida, como si la “ira” anunciada (Lc 3, 7) se hubiera transformado en gracia (en una línea parecida a la que desarrolla luego Pablo: Rom 1) .

Ésta ha sido su experiencia central. (a) Fue a bautizarse con los pecadores, para obtener así el perdón final (cf. Mc 1, 4). (b) Pero luego, cumplido el rito, descubrió el poder creador de Dios, que es previo al pecado (Mc 1, 11-12), poniéndose al servicio de su creación (del Reino), en Galilea .

La respuesta de Juan era más fácil: Dios había fracasado con el mundo y debía destruirlo, para crear después uno distinto (con los limpios, ya purificados). Jesús, en cambio, se atrevió a pregonar la presencia y acción creadora de Dios en ese mismo mundo que parecía condenado, iniciando su programa entre los pobres y excluidos de la sociedad. De esa forma, en un mundo como aquel, obsesionado por pecados, faltas e impurezas, en un contexto donde el templo de Jerusalén funcionaba como máquina de expiación y purificaciones, al servicio de la remisión de los pecados, él vino a presentarse ya limpio, anunciando la llegada del Reino de Dios, no la condena de los pecadores .

Había ido donde Juan integrándose con los pecadores (cf. Mc 1, 1, 5; Mt 21, 32), pero Dios salió a su encuentro como Gracia, por encima del pecado. Profetas, fundadores de religiones y santos cristianos suelen descubrirse pecadores y piden a Dios que les perdone: Se sienten manchados y suplican al Señor de la pureza que les limpie, inventando formas de expiación y/o reparación por los pecados. Pues bien, tras su experiencia post-bautismal (Mc 1, 10-11), Jesús no mostró conciencia de pecado, sino que quiso superarlo, perdonando y animando a los pecadores de su entorno, en Galilea.

La dinámica penitencial de mancha y limpieza (retomada por un tipo de Iglesia posterior) había culminado en el Bautista, que denunciaba el pecado mayor (que ningún sacerdote podía perdonar) y anunciaba la purificación suprema, a través de su bautismo (y del juicio de Dios). Pues bien, recibiendo el bautismo con publicanos y prostitutas, Jesús ha superado esa dinámica penitencial, descubriendo que el pecado no se vence por arrepentimiento-conversión, sino por un amor-perdón más grande, propio de Dios.

Estuvo entre pecadores, pero no tuvo conciencia de pecado. Vivió con los expulsados de la vida social y sacral y penetró con ellos en el bautismo de Juan, pero descubrió después que Dios le llamaba Hijo, precisamente allí donde él había insistido en el pecado (del que debemos arrepentirnos, para superar el juicio). Por eso, no creó una escuela penitencial, para conversión de pecadores (en la línea de algunos cristianos posteriores), sino que ofreció y expandió la gracia (es decir, el Reino). No empezó condenando a los “manchados” (¡raza de víboras!), como el Bautista, sino diciendo que Dios les ama, ofreciéndoles una terapia de gracia. Esto nos sitúa ante el rasgo dominante de su vida: Él no ha mostrado angustia o conciencia de pecado, ni ha dicho a sus oyentes que hagan penitencia por sus culpas, sino que acepten la gracia de Dios (Reino).

2. Dios se comunica. El Reino es Palabra que se siembra

Su símbolo primero no ha sido la tala del bosque o la siega del trigo, como en Juan Bautista (cf. Mt 3, 10. 12), sino la simiente, entendida en forma de Palabra (Mc 4, 3-9). Lo que el mundo necesita para el Reino no es dinero, ni poder, ni siquiera más “milagros” de tipo religioso, como señalaba el relato de las tentaciones (cf. cap. 6), sino una Palabra creadora, que transforma a los hombres y les permite comunicarse entre sí.

El Dios de Jesús no viene a castigar a los pecadores, sino a sembrar vida. Ésa ha sido su riqueza, ésa aportación. Jesús introduce la Palabra (germen de Dios) en el campo de los hombres, iniciando un movimiento de transformación, desde los más pobres, sin más poder que su fe y la Palabra, como en Gen 1 (donde Dios va diciendo y haciendo), sin bienes materiales, como dice a sus discípulos, mandándoles que salgan y vayan por los pueblos (sin alforja, ni comida, ni dinero…: Mc 6, 8 par.), anunciando la llegada del Reino, como sembradores de Palabra .

– Dios no le ha enviado a condenar pecados (alimentando la angustia de los hombres), sino a proclamar la gracia (¡somos hijos de Dios!) y promover la comunión (los hombres pueden amarse unos a otros). De esa forma se distancia de los sacerdotes, que parecían superiores porque podían perdonarles de un modo sacral. Ciertamente, en un sentido, el pecado existía y lo llenaba todo, pero eso se sabía sin necesidad de Dios, por análisis histórico y social. Bastaba con fijarse en los artesanos y excluidos/oprimidos de Galilea. Pues bien, en ese contexto, Jesús ha ofrecido el Reino de Dios como gracia y de vida, desde los pobres y excluidos. En un primer momento todo es gracia. Pero, en un segundo momento, se puede afirmar que aquellos que rechazan la gracia (o el don de Dios a los más pobres) quedan en pecado. Cf. en A. Vergote, Jésus de Nazaret, en Explorations de l’espace théologique. Études de théologie et de philosophie de la religion (BETL 90), Louvain 1990 y A. Vázquez, Psicología de Jesús, en F. Fernández, Diccionario de Jesús de Nazaret, Monte Carmelo, Burgos 2001, 158-159.

1. Jesús cree en el poder de la Palabra creadora, y así con ella venido a Galilea, sabiendo que Dios le ha confiado su tarea (Espíritu) diciéndole “eres mi Hijo” (cf. Mc 1, 11). Por eso ha insistido en la urgencia del momento, convencido de que sólo la Palabra es necesaria y suficiente, para transformar a los hombres y mujeres (en gratuidad y curación, perdón y amor al enemigo…). Por eso se ha preocupado más en el ahora de aquellos a quienes dirige su mensaje que en aquello que vendrá más tarde, pues el futuro ha empezado a realizarse ya en su mismo mensaje y en la vida de aquellos que escuchan su llamada, instaurando así el Reino en Galilea.

2. Siembra de Reino semilla de Vida, y los hombres pueden recibirla, renaciendo de ella, como sabe Jesús (Mc 4, 3-9. 14 par). La Palabra es gratuita, es lo primero que define al hombre, a quien se la ofrece el mismo Dios que es Padre. En esa línea, Jesús aparece como aquel que nace de Dios (del Padre) a través de la palabra que le llena y transforma, haciéndole capaz de entenderse a sí mismo y comunicarse con los otros. Ésta es su grandeza, pero también su riesgo, pues le semilla de la palabra parece externamente frágil (muy pequeña) y se puede perder, como se pierden en la tierra muchas semillas, pues las fuerzas contrarios quieren sofocarla (aunque no podrán vencerla, como sabe Jn 1, 11-12).

Jesús no empieza anunciando una guerra apocalíptica, ni la destrucción de los perversos, sino sembrando Reino, desde Galilea, es decir, ofreciendo la Palabra a los enfermos, marginados y pobres, que parecían carentes de Palabra, porque otros habían querido aprovecharse de ella, sometiendo a los pobres por la fuerza, sino diciendo a esos pobres de Galilea que tienen lo más grande, la Palabra, semilla de Dios, principio de Reino. Por eso ha venido a sembrarla, es decir, a recordar a los hombres y mujeres de su tierra su grandeza, pues son portadores de de Dios. Ciertamente, es sembrador y tiene la esperanza de que culminará su siembra, pero no sabe cómo, no puede calcular el día, ni la manera, sino que debe confiar, dejando la semilla en la tierra de los hombres, pues Dios le dará crecimiento, sin que el sembrador sepa la manera (cf. Mc 4, 26-29).

Jesús no sabía la manera en que vendrá el Reino en concreto (ni en qué día), pero está seguro de que ha empezado y culminará muy pronto, desde Galilea, transformando a los artesanos y pobres, a los expulsados y enfermos de las aldeas de su tierra, que se convertirán en portadores del Reino, desde Galilea. No sabía con detalle la manera, pero estaba convencido de que el Reino está viniendo a través de los aldeanos, artesanos, pobres, a quienes entendió como portadores de la promesa de Dios, para culminar así la obra de la creación (Gen 1). No fue a las ciudades mayores de Galilea (Séforis, Tiberíades) o de su entorno helenista (Tiro, Escitópolis, Gadara, Gerasa, Damasco), porque, aunque en ellas había muchos pobres, su núcleo dominante se hallaba pervertido, al servicio del poder.

Así inició su marcha en las aldeas de Galilea, con la certeza de que Dios le enviaba a recoger y transformar a las “ovejas perdidas” (cf. Mt 10, 6), para iniciar con ellas un movimiento en Israel y en la humanidad entera. Sin duda, estaba convencido de que habría un “después”, una intervención especial de Dios que ratificaría su obra, pudiendo hablar incluso de resurrección (cf. Mt 11, 5), pero sabía el Reino había comenzado. Quizá podría decirse que el Reino tenía dos mitades:
(a) Primero en este mundo, en forma de “reino mesiánico”, como se decía en las profecías de Israel (cf. Ap 20, 1-6).
(b) Luego, al fin, tras la resurrección de todos (cf. Ap 21-22).

Pero esa división no es consecuente, ni Jesús ha querido resaltarla de un modo especial, sino que ha vinculado ambos niveles o, por lo menos, no querido separarlos, como algunos apocalípticos posteriores (cf. Ap, 2 Bar o 4 Esdras). Sea como fuere, estaba convencido de que el Reino de Dios ha empezado a germinar como Palabra, abriendo un camino de humanidad y plenitud que transformará todo lo que existe .

3. Dios es tarea.El Reino es Camino que debe recorrerse

Quizá el mayor malentendido de parte de la exégesis y la teología consista en creer que el Reino viene de repente, a través de algún tipo de estallido espectacular, como la descarga de un rayo que brilla en el horizonte y sacude la tierra en un instante (cf. Mt 24, 27), sin que los hombres puedan hacer nada. Imágenes como las de Mt 24, 40 (vendrá de repente, a uno tomará, a otro dejará…) tienen sentido y provienen quizá del mismo Jesús, o, al menos, han sido tomadas como suyas, en un momento posterior de crisis apocalíptica, especialmente al acercarse los terrores de la Guerra Judía (del 66-70 dC).

Pero el conjunto de la tradición de Jesús (y de un modo especial su mensaje en Galilea y su ascenso a Jerusalén) suponen que él entendía la llegada del Reino como resultado de un proceso que había comenzado muy atrás, en la misma creación, y que culminaría pronto, como resultado de su acción y de la acción de sus discípulos.

Ciertamente, en un sentido, la llegada del Reino es como un rayo que alumbra de repente el arco de la vida. Pero en otro ha de entenderse como resultado de un proceso que pusieron en marcha los profetas y que Jesús ha ratificado y acelerado con su vida. Él no fue inventor de empresas productoras, ni organizó nuevos mercados laborales, como los que estaban imponiendo los magnates de Galilea, ni promotor de una alternativa política, pero hizo algo mucho más significativo: Inició desde (con) los pobres (enfermos, excluidos) de su entorno un camino de humanidad, es decir, de Reino de Dio, que se abría, por su dinamismo a los israelitas y por ellos a todos los hombres.

No se quiso situar en esos planos exteriores de economía o política, de violencia militar o ideología religiosa, sino que trazó un camino más profundo, en línea de humanidad, iniciando una transformación en la vida humana: Proclamó la Palabra, la empezó sembrando entre los pobres, campesinos y pescadores de Galilea, a quienes llamó herederos del Reino. Ésta fue su experiencia, en una línea que podía compararse a la del Éxodo de Egipto: Supo que Dios se introduce en la historia de los hombres, y les pone en marcha, como potencial de amor para transformar su vida y hacerles bienaventurados desde la pobreza.

No fue pensador erudito como Filón (maestro de pensadores), ni profeta político como Josefo (que al fin pactó con el poder establecido), sino hombre de pueblo, que conocía por experiencia el sufrimiento, sabiendo que la historia de Israel (y el mundo) no podía mantenerse en su dinámica actual de imposición y violencia (pecado)… Por eso, con la certeza de que Dios es mayor que el pecado de los hombres, y convencido de que había decidido cumplir sus promesas, proclamó y preparó la llegada de su Reino.

Fue profeta campesino, un sanador que se supo escogido para expandir su presencia como Palabra y Vida, desde los más pobres, iniciando con ellos el Reino prometido, superando la “propaganda” de Roma, que imponía por todo el Oriente su imperio sagrado. Los pensadores romanos del tiempo de Augusto y Tiberio “creían” en un «ordo» como el que Horacio cantaba en su «carmen saeculare», pensando quizá que había llegado la Edad de Oro (Virgilio, Bucólicas) y que el Imperio era la meta y culmen de la historia. En contra de eso, los apocalípticos judíos sabían que el Imperio (Roma) no era epifanía de Dios, sino fuente y sede de violencia (cf. Dan 7; Ap 13). En ese contexto se sitúa el mensaje de Jesús, anunciando la llegada del Reino .

También Jesús lo supo, como buen judío, de tal forma que estaba convencido de que el Imperio Romano, dirigido por el César, era el “último imperio”, pero no en línea de Bien (de revelación de Dios), sino de negación de Dios y destrucción humano. Pues bien, desde ese fondo, enraizado en la tradición de Israel, él supo que Dios le enviaba a cumplir las profecías, proclamando e instaurando la llegada del Reino de Dios en Israel (empezando por Galilea), no en contra, sino por encima de Roma.

Ciertamente, conocía las profecías de Daniel (parecidas a las que proclamaría en su nombre el Apocalipsis de Juan), pero no tuvo intención de luchar contra Roma en un plano político o militar, pues su proyecto y tarea era anunciar la llegada Reino en Israel, empezando por Galilea, no luchar de un modo directo contra Roma. Ésa fue su apuesta, profundamente realista, sobriamente utópica: Creyó que podía encender el fuego del Reino de Dios en Galilea, ofreciendo una esperanza a los artesanos pobres, a los excluidos de la sociedad, a los campesinos marginados, curando y transformando a las personas, a través de su propio ejemplo y su palabra, con un grupo de colaboradores.

Pudo sopesar los signos de Dios y los movimientos de la gente (su gente) en Galilea, y apostó por el Reino. Convencido de la misión que Dios le encomendaba, tras dejar a Juan Bautista, comenzó a reclutar discípulos, esperando que Dios respondería y se manifestaría el Reino, superando, sin necesidad de guerra, la autoridad de los sacerdotes de Jerusalén y el Imperio de Roma. En un sentido, todo lo que decía y hacía se hallaba anunciado (preparado) en Israel, pero nadie lo había expresado así, iniciando con su Palabra (y su vida) la llegada del Reino .

http://blogs.periodistadigital.com/xpikaza.php/2012/03/17/no-vino-a-juzgar-al-mundo-sino-a-salvarl

Efectos secundarios de la pedofilia clerical


Manifestación contra los abusos sexuales a menores cometidos por la Iglesia

 

Pensaron que ocultándola defendían a la institución

Gracias a Dios, España se ha salvado de la quema

Isabel Gómez Acebo, 16 de marzo de 2012 a las 11:40

 Las diócesis americanas se han visto obligadas a pagar millones de dólares como compensación a las víctimas, lo que las ha dejado en la ruina y en la necesidad de cerrar asociaciones caritativas y templos

Abusos del clero a menores/>

Abusos del clero a menores

(Isabel Gómez Acebo).- Pienso que las autoridades eclesiásticas creyeron, que no dando a conocer el problema de la pedofilia de sus clérigos, defendían a la institución. La solución que ofrecieron fue el traslado de los culpables, de parroquia en parroquia, con lo que facilitaban elincremento de sus víctimas. Aparte de que estaban cometiendo un delito, el hecho ha resultado enormemente dañino para la Iglesia Católica.

Todos sabemos que en Irlanda, donde el catolicismo fue uno de los pilares de la sociedad, la gente ha dado la espalda a la Iglesia. Algo semejante ha sucedido en algunas diócesis de los Estados Unidos y en otras naciones europeas. Gracias a Dios, España se ha salvado de la quema.

Para leer el artículo completo, pincha aquí:

http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2012/03/16/efectos-secundarios-pedofilia-clerical-religion-iglesia-opinion-gomez-acebo.shtml

¿QUÉ HACEMOS CON LOS MAYORES?


Éxodo 111 (nov.-dic.) 2011

Autor : Antonio Zugasti

Es una de las paradojas de nuestro tiempo. Por un lado la ciencia médica y la tecnología actual han permitido prolongar la vida humana de una forma muy notable, especialmente en los países más ricos. Pero, por otro lado, al sistema económico imperante esa multitud de personas mayores le estorba. No producen, y para que consuman hay que darles una pensión. Vamos, un desastre económico. Y en tiempos de crisis mucho peor.

O sea que el capitalismo ha logrado convertir una gran mejora de la humanidad en un problema social. La pregunta: ¿Qué hacemos con los mayores? se ha convertido en un quebradero de cabeza para “los mercados”: a los mayores no se les puede vender, no se les puede invertir, ni especular con ellos, y mandarlos a la guerra de Afganistán canta demasiado.

Tradicionalmente los mayores eran atendidos en el entorno familiar, pero hoy a la familia, en general más pequeña, más disgregada, trabajando fuera de casa los dos miembros de la pareja, le supone una carga muy pesada atender la larga vejez de sus mayores. Lo normal es, pues, que hoy día los mayores resistan en su medio habitual mientras el cuerpo aguante. ¿Y cuando ya no aguanta? Entonces el anciano puede pedir plaza en una residencia pública. Establecerán un baremo según las circunstancias socio-económicas de esa persona y, a no ser que su situación económica, familiar y social sea realmente muy mala, probablemente se quedará sin plaza en la residencia pública. Puede también recurrir a una residencia privada, pero entones, por el contrario, su situación económica tiene que ser tan desahogada que pueda hacer frente al elevado coste de esas residencias.

¿Y los que estamos en medio, que probablemente somos la mayoría? Los que no somos suficientemente pobres para ser admitidos en una residencia pública, ni suficientemente ricos para pagar una aceptable residencia privada. Pues recibimos la respuesta propia de nuestra sociedad individualista y competitiva: Arréglatelas como puedas. Y lo más normal es arreglárselas cargando, a veces durante largos años, sobre unos hijos –más bien unas hijas– que ya están bastante agobiados con su propio trabajo y el estrés de nuestra sociedad.

Ante esta situación hace ya unos años que un grupo de mayores decidimos cambiar la pregunta. No esperamos a ver qué hacen con los mayores, sino que nos planteamos: ¿qué hacemos los mayores? ¿Cómo resolvemos nuestro problema? Partimos de una idea fundamental: los problemas se resuelven mucho mejor cooperando que compitiendo. Frente alsálvese el que pueda propio del sistema capitalista, apostamos por el todos juntos, y nos pusimos manos a la obra.

Constituimos una cooperativa –TRABENSOL, TRABajadores EN SOLidaridad– para construir y hacer funcionar un centro en el cual el apoyo mutuo, la cooperación y la solidaridad permitieran, con un coste asequible para un trabajador modesto, proporcionar a todos sus miembros una calidad de vida y una atención adecuada a las necesidades que se fueran presentando con la edad y la falta de salud. No queríamos hablar de residencia para no confundirlo con las residencias al uso, donde las personas van, o son llevadas, cuando su estado les impide continuar con una vida mínimamente normal y se convierten en sujetos totalmente pasivos. Lo definimos como Centro Social de Convivencia y Servicios para Mayores.

Teniendo muy en cuenta que no se trata simplemente de tener cubiertas unas necesidades materiales. Buscamos el bienestar por unos caminos distintos al confort y el consumismo obsesivo a que nos empuja la mentalidad capitalista. Jorge Riechmann resume muy bien la alternativa cuando escribe: “la investigación contemporánea sobre la felicidad, desde la psicología y las ciencias humanas, redescubre y afianza una antigua propuesta de Aristóteles y Epicuro: la clave son los vínculos sociales satisfactorios… Supuesta la satisfacción de las necesidades básicas –ninguno de los dos pensadores griegos citados ignoraba esta circunstancia–, la clave de la felicidad humana está en el vínculo social”. Aspiramos a esos vínculos humanos que alejan la soledad y proporcionan toda la felicidad que permite la fragilidad humana.

Así como uno de los principales motivos de comenzar nuestro proyecto fue el deseo de no ser una pesada carga para nuestros hijos, tampoco queremos ser una carga para las generaciones futuras desde el punto de vista ecológico. Por eso hemos optado por una construcción bioclimática que minimice el consumo energético. El equipo Bloque, autor del proyecto arquitectónico, ha plasmado nuestra idea en un acertado diseño que aprovecha al máximo las posibilidades naturales de calefacción y ventilación naturales. Con una instalación de energía geotérmica y unos aislamientos muy cuidados, hemos presentado nuestro proyecto al concurso de edificación bioclimática que todos los años convoca Endesa, y hemos quedado en segundo lugar entre 35 proyectos presentados.

Por otra parte, los socios de TRABENSOL, que nos vamos a incorporar al Centro todavía en situación de totalmente válidos, y que generalmente hemos llevado una vida social activa, trabajando en diversos campos, sindical, vecinal, político, cultural, etc., nos encontramos ahora con que la mejor manera de conservar todas nuestras facultades en el nivel más alto posible es mantenerse activos intelectual y físicamente. Sin despreciar esos ejercicios pensados para que los mayores ejerciten su mente y su físico, queremos que nuestra actividad esté más enraizada en lo real: que nuestro Centro esté autogestionado en la medida de lo posible, que la atención a los problemas que otros residentes puedan tener sea en primer lugar el apoyo mutuo, y que nos integremos activamente en la vida social del pueblo y la zona, aportando todo lo que nuestra experiencia y capacidades nos permitan.

http://www.exodo.org/QUE-HACEMOS-CON-LOS-MAYORES.html

 

FORO DE CURAS DE MADRID: “SANTIAGO Y ABRE ESPAÑA”


“SANTIAGO Y ABRE ESPAÑA”

Foro de Curas de Madrid

Autor : Foro de Curas de Madrid

Presentación

Hoy en día, cuando el diálogo interreligioso en general y el islamo-cristiano en particular es uno de los grandes desafíos del presente, cuando el encuentro de culturas está creando la fraternidad de los creyentes en torno a la paz y a la justicia, parece un contrasentido mantener en nuestros templos un signo que es un símbolo que hiere profundamente e impide la emergencia de una nueva conciencia para la humanidad de nuestros días. Nos referimos a la imagen incomprensible y aberrante del Santiago Matamoros subido a caballo, espada en mano. El problema no es de hoy, como sabemos, el propio Sancho Panza, paradigma del sentido común, preguntaba a su señor Don Quijote: Querría que vuesa merced me dijese qué es la causa por que dicen los españoles cuando quieren dar una batalla invocando aquel San Diego Matamoros: “Santiago y cierra España”. A lo que Don Quijote, con hondo conocimiento de la realidad social y espiritual de nuestro pueblo, responde: Simplicísimo eres Sancho y mira que este caballero de la cruz bermeja háselo dado Dios a España por patrón y amparo suyo, especialmente en los rigurosos trances que con los moros españoles ha tenido, y así invocan y llaman como defensor suyo en todas las batallas que acometen, y muchas veces le han visto visiblemente en ellas, derribando, atropellando, destruyendo y matando los agarenos escuadrones (El Quijote. Espasa Calpe Madrid 1981, p.374).

Durante siglos el pueblo cristiano, con la bendición de sus jerarcas y sin el menor sobresalto espiritual, ha perpetuado ese gesto de violencia y muerte esculpiendo y pintando la imagen del Santo ecuestre en imágenes, retablos y fachadas de templos en donde celebraban el culto cristiano grabando así en los ojos, en la sensibilidad y en la conciencia de millones de fieles la normalidad y hasta ejemplaridad de dicho sacrílego gesto, cloroformando nuestra conciencia cristiana durante siglos, viendo como cosa normal matar a otros seres humanos porque eran de otra religión que la nuestra.

Nos empuja a escribir el siguiente manifiesto el texto luminoso fraterno y conciliador del Vaticano II: “Si en el transcurso de los siglos surgieron no pocas desavenencias y enemistades entre cristianos y musulmanes, el Sagrado Concilio exhorta a todos a que, olvidando lo pasado, procuren sinceramente una mutua comprensión, defiendan y promuevan unidos la justicia, los bienes morales, la paz y libertad para todos los hombres” (Nostra Aetate, nº3). El objetivo es colaborar a la conciencia que se encuentra en trance de surgir para una nueva humanidad.

Manifiesto en defensa del apóstol Santiago

Es hora de limpiar la memoria

* Desde la sensibilidad social y espiritual de nuestro tiempo, como sacerdotes católicos e intelectuales cristianos y musulmanes españoles integrados en CRISLAM (cristianismo e islam) manifestamos vergüenza y rechazo hacia todo tipo de violencia ejercida en nombre de cualquier religión y, hoy en concreto, hacia algunas imágenes que presiden o acompañan la liturgia en muchas iglesias católicas de España. Sobre todo, la imagen de un apóstol Santiago aplastando a enemigos moros que se retuercen bajo las patas de su caballo.

* Es hora de superar contradicciones y dudas ante la pretendida justificación de que se trata de una manifestación cultural y artística que está presente desde hace siglos y, hasta ahora, no ha sido objeto de rechazo ni escándalo, al igual que sucede con otros iconos crueles o racistas que conforman nuestra historia.

* La imagen de Santiago Matamoros es incompatible con la del apóstol que inspira el Camino de Santiago y que se identifica como un pacífico peregrino portador de fe y cultura.

* Por todo ello, reprobamos la presencia de estas imágenes en el espacio donde se celebra la Eucaristía y pedimos que, donde sea posible, se retiren a algún almacén o museo donde queden como vestigios históricos o representaciones artísticas.

* Consecuentes con el espíritu y la letra del Vaticano II, especialmente en el nº 3 de “Nostra Aetata”, pedimos a la Conferencia Episcopal Española que tome cartas en este asunto de Santiago Matamoros y, para mejor hacer comprender al pueblo cristiano cuanto aquí pedimos como sacerdotes católicos y grupo de intelectuales cristianos y musulmanes españoles, escriba un pequeño texto explicando el sentido de estas reformas. Sería la mejor batalla de Santiago, Apóstol de Cristo y peregrino de la fe.

* Finalmente, conforme al mensaje religioso más genuino del cristianismo y del islam, profundamente humanista e integrador (“que todos sean uno”, Jn 17, 21; “no cabe coacción en religión”, Corán 2,256), denunciamos todo gesto de enemistad, división y violencia que se pretenda justificar en nombre de dichas confesiones religiosas.

Foro de Curas de Madrid
CRISLAM (intelectuales cristianos y musulmanes españoles)

Fallece el papa Shenouda III, patriarca de la iglesia copta en Egipto


EFE
18/03/2012 – 3:29

El papa Shenouda III de Alejandría,patriarca de la iglesia copta, falleció este sábado a los 88 años.

El líder de los cristianos ortodoxos de Egipto, la mayor minoría cristiana de Medio Oriente, se encontraba en mal estado de salud desde hace varios años.

Fue nombrado papa de Alejandría en 1971 y patriarca de la iglesia Copta Ortodoxa de San Marcos.

En los últimos años, las relaciones entre los coptos y grupos islámicos se han vuelto cada vez más tensas. El papa era visto por más de 10 millones de coptos cristianos como un importante protector de esa minoría frente a la población de 80 millones, en su mayoría musulmana.

El arzobispo de Canterbury anuncia su marcha con la Iglesia anglicana al borde de la ruptura


 

El sector más tradicionalista le acusa de un mandato demasiado liberal, sobre todo en la ordenación de las mujeres y homosexuales obispos

IMANOL ALLENDE
londres / corresponsal  17 de marzo de 2012 05:00

 

Rowan Williams, el 104.º arzobispo de Canterbury, primado de la Iglesia de Inglaterra y líder espiritual de la comunidad anglicana compuesta por 77 millones de fieles, abandonará su cargo al final del 2012 tras diez años de mandato. El sector más tradicionalista de la Iglesia anglicana reaccionaba si no con satisfacción, sí con cierta indiferencia, ya que le acusan de un mandato marcado por un tinte liberal, en particular en torno a la ordenación de mujeres y homosexuales obispos. Williams comunicó su decisión a la reina Isabel II, cabeza de la Iglesia de Inglaterra.

«Ha sido un inmenso privilegio servir como arzobispo de Canterbury durante la última década, y tomar esta decisión no ha sido fácil», indicaba en el comunicado emitido por su residencia oficial en Lambeth Palace, y agregaba que «durante el tiempo que queda hay mucho que hacer, y pido vuestras oraciones y respaldo en este período y más allá». El comunicado también señalaba: «Mi sucesor tendrá que mirar con ojos positivos y de esperanza a una Iglesia que, con todos sus problemas, es para mucha gente un refugio en tiempos de crisis». A partir de enero, William dirigirá la facultad Magdalene College, de la Universidad de Cambridge.

En sus años como primado -lo fue por pura casualidad, por su renombre académico, no por ambición personal-, Williams tuvo que esforzarse por evitar un cisma -aún es una amenaza- en la Iglesia anglicana; por dos motivos, la ordenación de mujeres sacerdotes y obispos, y la ordenación de obispos homosexuales. Inevitablemente, han surgido dos corrientes muy enfrentadas, la liberal representada por el clero de Europa, Estados Unidos y Canadá, y otra tradicionalista que ha arraigado en Asia, África y Sudamérica. Estos últimos, reforzados por su alto número de fieles, han acusado en repetidas ocasiones a Williams de servir a los intereses liberales, viéndose obligado a ofrecer a todo aquel miembro de la Iglesia anglicana que no esté conforme con contar con un obispo homosexual, la posibilidad de unirse al catolicismo. En julio, el sínodo general de la Iglesia de Inglaterra debatirá la legislación sobre la ordenación de mujeres obispas.

Para muchos, el mayor fracaso de Williams ha sido el de no defender lo suficiente la Iglesia de Inglaterra como una de las instituciones sobre las que se alza la cultura anglosajona.

Pero no todo fue negativo en su mandato. Williams tuvo también ocasiones para brillar, como en la reciente boda del príncipe Guillermo o cuando visitó en Zimbabue al presidente Mugabe para pedirle que dejara de perseguir a sus fieles.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2012/03/17/arzobispo-canterbury-anuncia-marcha-iglesia-anglicana-borde-ruptura/0003_201203G17P29991.htm

Colombia: Secuestran a lideresa indígena del pueblo Pasto


Servindi, 18 de marzo, 212.- El Movimiento de Autoridades Indígenas de Colombia (AICO) denunció que en la mañana del 15 de marzo, a las 7:30 de la mañana, fue secuestrada Nancy del Carmen Chazatar, dirigente indígena del pueblo Pasto, quien se desempeña como docente.

La dirigente la comunidad indígena del resguardo Santa Cruz de Guachavez, fue secuestrada en la vereda El Arrayán en dicho resguardo, Nariño. Se desconoce la identidad de los autores del secuestro.

Dirigentes indígenas de la zona no descartan que haya alguna complicidad o móvil político con el hecho, pues Nancy es hermana del asesinado dirigente Jaime Chazatar, líder indígena del pueblo de los Pasto y Alcalde electo de este municipio por el movimiento AICO.

Los dirigentes de AICO señalaron que una vez conocido el secuestro de la dirigente fueron a su rescate siguiendo el vehículo en el que ella fue plagiada, pero pese a que se le dio aviso a las autoridades del municipio el carro pasó por varios retenes militares y no fue detenido.

El Movimiento AICO y los delegados a la Mesa Permanente de Concertación reunidos en Bogotá exigieron que la compañera Nancy sea devuelta inmediatamente y que las autoridades y entidades del gobierno competentes garanticen su rescate y regreso sin que se le afecten sus derechos, su vida e integridad.

Fuente: Consejería de Comunicaciones, Organización Nacional Indígena de Colombia, ONIC.

http://servindi.org/actualidad/61333?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+Servindi+%28Servicio+de+Informaci%C3%B3n+Indigena%29

Anteriores Entradas antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 293 seguidores

%d personas les gusta esto: