Carta de una religiosa


15.07.12 | 00:21. Archivado en Acerca del autor

Me ha llegado en un mal castellano, que he retocado un poco (posiblemente es traducción de ordenador del original inglés) esta carta de Nancy Sylvester, I.H.M. que fue presidenta de LCWR entre los años 1998-2001. Creo que es interesante conocer los argumentos con los que avala los cambios que han sufrido las religiosas de USA.

“Los obispos tienen razón. Las religiosas han cambiado, no sólo en los Estados Unidos sino en todo el mundo. Hemos cambiado de una manera que nos invitó a dejar marchar a quien creíamos que éramos. Rendirse al espíritu, nos despertó a nuevos entendimientos que afectaban nuestro núcleo más profundo. El cambio ha alterado cómo nos vemos,, el Evangelio, nuestra iglesia, nuestro mundo y lo más importante cómo entendemos a nuestro Dios. Y este cambio de conciencia no fue fácil, era doloroso, pero como el dolor del parto que se disuelve en indescriptible asombro en la vida que emerge.

No quiero pretender que todo lo que ocurrió en estos 50 años fue perfecto y sin errores o malas decisiones. Pero lo que me queda claro es que la renovación que siguió la estela del Concilio Vaticano II, invita a mujeres y hombres, a religiosos y laicos, a vivir nuestra fe profundamente y conformada por un mundo moderno, pluralista y democrático.

El documento de concilio, Gaudium et Spes, invitó a la iglesia a abrazar los gozos y esperanzas, el dolor y el sufrimiento del pueblo de Dios dentro del mundo y no situándose aparte. Se “abrieron las ventanas” de una institución que habían sido clavadas y se liberó al espíritu. En esa invitación la iglesia recordó lo que Jesús hizo en su vida cuando también “abrió las ventanas” del sistema restrictivo de pureza que prevaleció en su tiempo y proclamó en palabra y hecho que todo el mundo era bienvenido a la mesa y amado por Dios.

En un acto de obediencia las religiosas tomaron en serio esta invitación que surgió de la iglesia y emprendieron la renovación. Fue un acto de gran obediencia y lo sé porque soy religiosa desde 1966, habiendo crecido en Chicago en un enclave católico. La palabra católica define cada aspecto de mi vida — las escuelas católicas, funerales católicos, equipos deportivos católicos, espiritualidad católica, la lista continúa… A la jerarquía le gustaría cómo era yo entonces. No quería que cambiaran las cosas, me imaginé vistiendo un hábito toda mi vida, viviendo en un convento, con una rutina diaria y enseñando en las escuelas. Así era cuando entré y el cambio no fue un camino fácil para mí.

La integración de todas las preguntas que me surgieron sobre la fe, las escrituras y la teología, en mi vida de oración fue clave para mi transformación, como lo fue para muchas religiosas. Empezamos a ver con nuevos ojos lo que Jesús era y que las Escrituras fueron formuladas en el contexto de su tiempo. Aprendimos la historia de la Iglesia y su tradición de justicia social. Conocimos la teología de la liberación y comenzamos a entender que las estructuras y los sistemas de poder político y eclesial, oprimen a menudo a las personas que se formaron para servir. Diócesis estadounidenses se emparejaron con ciudades en centro y Sudamérica y muchas hermanas sirvieron en diversos lugares, experimentaron el poder de la teología de la liberación y fueron transformadas

Guiadas por los documentos conciliares aprendimos de otras tradiciones de fe que tenían algo que ofrecer al conocimiento de Dios. La renovación litúrgica trajo apertura y frescura para las celebraciones que se habían osificado dentro de la iglesia romana.

Muchas religiosas se prepararon académicamente tras el concilio: artes liberales, ciencias sociales… Las ideas sobre la física cuántica, la evolución y los descubrimientos sobre el origen del universo nos ayudaron a tener un mayor conocimiento sobre Dios y despertaron nuestra conciencia de que estamos en un mundo maravilloso.

Sumergirnos en el mundo nos abrió nuevos ministerios, trabajamos junto a las mujeres que luchan contra las relaciones abusivas o las apoyamos para llevar un embarazo a término; con niñas, que erróneamente habían comprendido que, según la doctrina de la iglesia era mejor tener un aborto y ser perdonado por un pecado mortal, que utilizar anticonceptivos y estar en un constante estado de pecado mortal. Nuestros ministerios nos colocaron, cara a cara con los parias de la sociedad, las personas sin hogar, en las cárceles, las drogas, los económicamente desfavorecidos, los que sufren a causa de su orientación sexual. Estas experiencias se infiltraron en nosotras y las llevamos a la oración. Vimos y entendimos que esas eran las personas que Jesús habría llamado amigos y acogió en su movimiento.

El despertar de nuestra vida dentro de las congregaciones fue así. Hemos cambiado la ropa que las mujeres llevaban en una época anterior a nuestro tiempo y comenzamos a viviren diferentes tipos de comunidadHemos despertado a nuestra identidad como mujeres y reclamado los derechos que nos corresponden, iguales a los de los hombres. Habiendo servido entre las mujeres sentimos de manera nueva los desafíos de nuestro género, el regalo de nuestra sexualidad y la realidad de ser portadoras de nueva vida. Vimos que la doctrina de la iglesia sobre la sexualidad no era aceptada por las mujeres católicas porque no llegaba a sus corazones, a sus vidas, a sus sufrimientos, o a las decisiones difíciles que debían tomar, y porque no celebraba la alegría de nuestra sexualidad.

Las religiosas de Estados Unidos comenzamos a integrar los principios democráticos en nuestras formas de gobierno. El Concilio pidió pasar hacia el liderazgo del siervo y vimos que las estructuras patriarcales y jerárquicas no fomentaban ese modelo. Hemos elegidomodelos circulares de liderazgo, con énfasis en la participación y el gobierno compartido, a la vez que aceptamos a personas líderes electas.

Los movimientos sociales de nuestro tiempo se convirtieron en parte de nuestras vidas— el movimiento de mujeres, el movimiento contra la guerra y la no violencia y recientemente el movimiento de los gays y lesbianas. Hemos aprendido que todo ser humano está dotado de derechos inalienables, independientemente de su raza, género, religión, clase u orientación sexual. Todos son hijos de Dios.

Hace poco tiempo, las religiosas hemos incorporado a la oración, ideas sobre la física cuántica y la cosmología que revelan la interconexión de todas las vidas. Hemos visto la grave situación que atraviesa nuestra tierra como una cuestión de justicia y apoyamos yconcienciamos a los cargos públicos para la sostenibilidad, el cambio climático global y elcuidado de la tierra y sus recursos naturales.

Nos encontramos inmersos en una sociedad que es pluralista, democrática y secular y sabemos que nuestra fe tiene algo que ofrecer pero también debe recibir de la cultura.Denunciamos los abusos de la avaricia, consumismo, individualismo egoísta y las políticas públicas no tienen en cuenta el bien común, o a los menos favorecidos entre nosotros.Presionamos y nos manifestamos. Utilizamos nuestro poder económico .para intervenir en juntas de accionistas. Hemos ofrecido a nuestros centros de retiro y nuestros foros educativos a otros para integrar su experiencia como adultos en esta cultura que obliga a una evolución de la fe

Las religiosas han cambiado y ese cambio está sacudiendo los cimientos de una iglesiaatrapados en un lugar y tiempo anteriores y eso no es lo que se necesita hoy. Los signos de nuestros tiempos nos muestran a personas que son católicos pero que ya no pueden ir a la “Iglesia” pues se sienten heridos y enfadados por la corrupción y la falta de integridad demuchos de sus varones, líderes clericales. Estas personas desean conocer a Dios como adultos, anhelan una espiritualidad que esté arraigada en su fe y su vida.

Creo que el Evangelio y la riqueza de nuestra tradición católica tienen algo que ofrecer a nuestro mundo postmoderno. No quiero verla derrumbarse bajo el peso de unas estructuras que mantienen relaciones de poder que ya no sirven. Creo que la fe que podemos ofrecer para el siglo XXI viene de una postura de apertura y comprensión a los cambios que nos ha traído nuestro desarrollo evolutivo. No es una fe que proviene de una posición de condena de la modernidad. Será una fe probada en el crisol de nuestra época, que ha surgido con nuevas ideas y nuevas interpretaciones de cómo nos podemos amar, como Jesús lo hizo. En estos tiempos difíciles y caóticos podemos llegar a una conciencia de que somos más parecidos que diferentes, mejor unidos que independientes.

Sí, han cambiado las religiosas. Y creo que nuestro cambio tiene mucho que ofrecer en este momento en la historia. Junto con otros que han caminado por vías similares, el futuro de nuestra fe, desde el Concilio Vaticano II, nos empuja hacia adelante. En el 50 aniversario de ese evento sigamos valientemente hacia el futuro afirmando una vez más que somos católicos y somos la Iglesia”.

 

http://blogs.periodistadigital.com/isabel-gomez-acebo.php/2012/07/15/carta-de-una-religiosa

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 281 seguidores

%d personas les gusta esto: