Roldanillo pide justicia y captura de asesinos de sacerdotes de la iglesia San Sebastián


¡Justicia, Justicia! Gritaban cerca de 5000 feligreses que estaban en el templo de San Sebastián y en todo el parque principal de Roldanillo esperando los restos mortales de sus líderes espirituales.

Por: Luis Gerardo Castro Castañeda, corresponsal de El País en RoldanilloDomingo, Septiembre 29, 2013 – 11:08 a.m.
Temas:

Miles de feligreses lamentaron y lloraron la partida de los padres Bernardo Echeverry y Héctor Cabrera, tras ser asesinados por dos delincuentes. Los sacerdotes pertenecían a la iglesia de San Sebastián, en Roldanillo, norte del Valle del Cauca.

Luis Gerardo Castro Castañeda | Elpais.com.co

Eran las 9:30 de la noche, del 28 de septiembre de 2013, cuando ingresa al templo de San Sebastián, el cortejo fúnebre de los padres Bernardo Echeverry y Héctor Cabrera acompañado por sacerdotes de la Diócesis de Cartago.

La gente, de forma espontánea, levantaba banderas blancas y velas encendidas. El silencio era impresionante, pese que fácilmente en el templo habría unas 3000 personas y otras 2000 en el parque principal.

Pero, cuando los féretros descansaron cerca al presbiterio del templo, la gente gritó indignada: “¡Justicia, justicia!”. Los gritos se confundían con el llanto de las miles de personas que estaban esperando ver, por última vez, a sus sacerdotes, así fuera en unos ataúdes.

Hacia las 9:40 de la noche, los feligreses, grupos pastorales, autoridades, sacerdotes, seminaristas y comunidad en general pudieron ver, desde la puerta principal del templo hasta el altar, donde los esperaba el obispo de la diócesis de Cartago, monseñor José Alejandro Castaño Arbeláez, los ataudes donde estaban los dos sacerdotes.

Según la Policía, los padres Bernardo Echeverry y Héctor Cabrera fueron asesinados por dos personas que se escondieron en el templo tras la última misa del viernes 27 de septiembre.

Los dos hombres, indicaron las autoridades, pasaron a la casa cural, donde, con arma blanca, terminaron con la vida de los clérigos por robarles las ofrendas de la misas de la semana.

Los miles de asistentes, esperaban en silencio, estupefactos, muchos de ello decían en voz baja: “Esto es el fin del mundo. Ya no respetan ni a los sacerdotes”.

Tras presidir la eucaristía de las 8:00 p .m., en un ambiente de silencio y de dolor, en las instalaciones de la sacristía del templo y en presencia de varios sacerdotes y comunidad, el obispo José Alejandro Castaño Arbeláez, con lágrimas en los ojos, lamentó y condenó el asesinato de los clérigos de la iglesia de San Sebastián, en Roldanillo.

“Un sentimiento muy grande de dolor nos invade en estos momentos por la muerte de estos dos hermanos nuestros que fueron asesinados y sobre todo de esta manera tan cruel e inhumana como lo hicieron. La expresión del cariño de la comunidad ha sido el testimonio de que clase de sacerdotes hemos perdido en esta diócesis. Por eso, mis lágrimas y mi dolor”, expresó monseñor Castaño.

Asimismo, el obispo afirmó que espera que, “con la ayuda de las autoridades, quienes cometieron este delito sean capturados y castigados como la ley ordena en caso tan terrible”.

“Que nuestra justicia no vuelva a flaquear. Que nos sirva de lección para una sociedad que ha perdido el rumbo y el norte, que cree que unos viles pesos, que además sin serles propios les harán felices”, anotó el religioso, al puntualizar en la necesidade de volver a enseñar los valores para no “ir al caos más profundo”.

Para el obispo de Cartago, los dos sacerdotes Echeverry y Cabrera fueron “espectaculares baluartes en la vida pastoral de esta diócesis”.

“El padre Bernardo era un hombre incansable, visionaba nuevas capillas, nuevas parroquias, nuevos centros donde pudiéramos rendir culto a Dios, era un padre que socorría a los pobres. El padre Héctor Fabio, que ordené el 19 de marzo del año pasado, llenaba mi corazón por sus cualidades, su rectitud moral, su capacidad de ordenamiento y obediencia, estaba encargado de la vicaria de la vida religiosa. Esto ha sido muy duro”, aseguró.

El cielo lloró

A las 6:00 de la tarde, se celebró la primera eucaristía para rogar por el eterno descanso de los sacerdotes asesinados. Esa eucaristía la presidió monseñor Édgar García Gil, obispo de la diócesis de Palmira, quien como sacerdote compartió con el padre Echeverry.Durante toda la misa llovió copiosamente sobre Roldanillo y los truenos eran como la voz de Dios que estaba muy triste por la muerte de dos de sus hijos. Al final del acto litúrgico, la lluvia cesó.

“Siento un dolor de iglesia, un dolor de diócesis, un dolor de la tierra del alma como le decimos a Roldanillo. Esta el alma de Roldanillo herida profundamente, este asesinato es un sacrilegio, por eso le pedimos a Dios misericordia y perdón. Que Dios tenga en su gloria a estos dos presbíteros que gastaron su vida en su servicio. Nos duele mucho lo que ha pasado”, dijo el obispo de Palmira.

Durante las ceremonias se veían muchos jóvenes que lloraban, ancianos y niños que los unía la infinita tristeza por el vil asesinato de los presbíteros.

El sueño que no se dio y una jubilación sin disfrutar

En su homilía, el obispo de la diócesis de Cartago, dijo que el padre Héctor Fabio Cabrera en pocos días viajaría a España a continuar preparándose para el servicio a la Iglesia. Del padre Bernardo Echeverry, resaltó su gran amor por el trabajo en la diócesis, el amor por los más necesitados y la entrega a su sacerdocio.

Y a propósito del padre Echeverry, como era más conocido en Roldanillo, él había dicho en varias oportunidades que quería quedarse en la ciudad, luego que lograra su jubilación, ya que le faltaba muy poco. Ya a sus 69 años, estaba pensando seriamente en retirarse a descansar luego de más de 43 años de vida sacerdotal.

Pero, el filo de un cuchillo, no dejó que el padre Echeverry gozara de feliz retiro en Roldanillo, pueblo que amaba, aunque había nacido en Medellín.
“Él amaba al Valle del Cauca, nunca quiso regresar a su Medellín natal”, sostuvo Beatriz Echeverry una de sus ocho hermanos.

La capilla de la Medalla Milagrosa, su último reto

Como dijo el obispo Castaño Arbeláez, al padre Echeverry le gustaba trabajar en la construcción de templos, capillas y centros de culto. Su último proyecto de construcción era la capilla de la Medalla Milagrosa, la cual se construye a ritmo acelerado en el norte del municipio de Roldanillo, todos los fines de semana iba a ayudar a vender los sancochos que la comunidad ofrecía para recoger fondos.

El padre del chicle

En el 2012, el párroco de San Sebastián, Bernardo Echeverry, llamó la atención en todo el mundo por su campaña para que los fieles no masticaran chicles en el templo.

Por eso, a la entrada del templo puso una roca, la idea era que la gente que entraba masticando chicle a las misas, los dejaran pegados en la roca y luego al salir si lo preferían lo podían tomar de nuevo. Desde esa época no se volvió a ver fieles masticando chicle en las misas.

Casaron a once parejas de internos de la cárcel

Los dos sacerdotes también, el pasado 21 de septiembre, casaron a once parejas de internos de la cárcel de Roldanillo. Internos que mostraron su pesar por el vil asesinato de sus padres confesores y amigos.

“Estamos muy dolidos, hace apenas unos días estábamos celebrando los matrimonios colectivos y ahora estamos velando a los padres. Esto es terrible.” dijo Lucero Ramírez, directora del INPEC en Roldanillo.

El últimos adiós

La misa exequial se realizará en Roldanillo, el lunes 30 de septiembre a las 10:00 de la mañana, pero el sepelio del padre Héctor Fabio Cabrera será en su municipio, Zarzal, mientras que los restos mortales del padre Bernardo Echeverry descansarán en el cementerio diocesano de Cartago.

Los dos padres permanecerán en capilla ardiente en la parroquia de San Sebastián hasta este lunes.

Este domingo, el Director de la Policía Nacional, general Rodolfo Palomino, estará en Roldanillo para ponerse al frente de los procesos de investigación del terrible crimen contra los sacerdotes.

 

 

 

http://www.elpais.com.co/elpais/judicial/noticias/roldanillo-pide-justicia-y-captura-asesinos-sacerdotes-iglesia-san-sebastian

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 288 seguidores

%d personas les gusta esto: