El matrimonio homosexual civil: Una Afirmación Católica


http://newwaysministryblog.wordpress.com/civil-same-sex-marriage-a-catholic-affirmation/

los anillos de bodas del arco irispor Lisa Fullam [más]

Abstracto

Muchas contribuciones católicos en el debate sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo civil son demasiado amplias o demasiado estrecha. Demasiado amplio: el matrimonio entre personas del mismo sexo civil, es a veces descrito como paralelo a los matrimonios del mismo sexo en la Iglesia. Demasiado estrecho: algunos aportes católicos a la discusión se ha centrado en la capacidad reproductiva, ignorando la rica tradición de catolicismo que valora el matrimonio más allá de la procreación. En este sentido, considero que la tradición moral católica en el derecho civil: derecho civil se acercó a la luz del bien común, expresada en las sociedades contemporáneas, en términos de igualdad de derechos civiles. En segundo lugar, se examinan las contribuciones magistrales en el debate público, que se enmarca en términos de una lectura de la ley natural basada en la interpretación bíblica del Papa Juan Pablo II. Tales argumentos religiosos pueden servir como normativa para el matrimonio dentro de la Iglesia, pero no reflejan las normas católicas de la ley civil.Finalmente, ofrezco razones católicos pueden defender el matrimonio entre personas del mismo sexo civil.

CIVIL MATRIMONIO ENTRE PERSONAS DEL MISMO SEXO: una afirmación CATÓLICA

¿Debería permitirse que las parejas del mismo sexo a contraer matrimonio civil? Esta cuestión ha provocado una respuesta contundente de la jerarquía católica en los EE.UU. y en otros lugares. La Conferencia Estadounidense de Obispos Católicos (USCCB) declaró en 2009 que reconoce el matrimonio homosexual amenaza la dignidad humana de todos nosotros. Ellos escribieron:

“El reconocimiento legal de las uniones entre personas del mismo sexo representa una amenaza multifacética a la estructura misma de la sociedad, golpeando en la fuente de la que la sociedad y la cultura van y los que tienen el propósito de servir. Tal reconocimiento afecta a todas las personas, casadas y no casadas: no sólo en los niveles fundamentales del bien de los cónyuges, el bien de los niños, la dignidad intrínseca de toda persona humana y el bien común, sino también en los niveles de educación , la imaginación cultural y la influencia, y la libertad religiosa “. (USCCB, p. 8) [1]

Estas son palabras fuertes. Sin embargo, creo que muchos católicos contribuciones al debate público sobre este tema hasta el momento son a la vez demasiado amplia y demasiado estrecha. En primer lugar, demasiado amplio: civil, el matrimonio entre personas del mismo sexo es demasiado a menudo descrito como paralelo al matrimonio del mismo sexo en la Iglesia . Aquí no estoy hablando acerca de las decisiones de las autoridades católicas sobre el matrimonio sacramental en la Iglesia, pero sólo en el ámbito civil. En la tradición católica, vemos la ley civil, a diferencia de la ley natural, y no se prestan a la misma serie de criterios como la ley de la Iglesia, donde la ley natural, la verdad revelada, y la tradición juegan un papel importante. Nuestra participación en la promoción de políticas públicas debe reflejar las normas católicas de la ley civil. Como explicaré, la tradición católica desde Tomás de Aquino sostiene que la ley civil no puede contradecir la ley natural, (ambos de los cuales participarán en la ley eterna, la verdad, tal como existe en la mente de Dios.) Al mismo tiempo, el derecho civil no refleja la totalidad de la ley natural, pero codifica los aspectos de la ley natural que defender el bien común.

En segundo lugar, demasiado estrecho: la mayor parte de la contribución católica al debate público sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo se ha centrado directa o indirectamente en la capacidad reproductiva de las parejas del mismo sexo. Nuestra tradición es más amplio que esto, y celebra el sentido humano más profundo del matrimonio como una alianza amorosa de la vida y el amor si no hay niños. Los bienes del matrimonio más allá de la reproducción son importantes al considerar el matrimonio civil y el matrimonio dentro de la Iglesia. Nuestra voz pública debe representar la riqueza de la tradición católica sobre el matrimonio, no sólo nuestro profundo agradecimiento por la procreación.

Voy a proceder en tres pasos: en primer lugar, exploraré brevemente la distinción entre el derecho natural y civil. En segundo lugar, voy a examinar los motivos por los que la USCCB contraposición reconocimiento civil del matrimonio entre personas del mismo sexo, a la luz de la enseñanza del magisterio reciente. Finalmente voy a presentar un caso a favor del reconocimiento legal de tales relaciones. ¿Por qué podrían los católicos no sólo tolerar sino abogar reconocimiento civil del matrimonio entre personas del mismo sexo?  [2]

1. Ley Natural Entendimiento y Derecho Civil

Ley Natural.

En su enseñanza moral, la Iglesia ofrece a sus puntos de vista sobre el conjunto de la vida humana, incluyendo la economía, la vida de fe, la guerra y la paz, etc Claramente, la enseñanza moral católica pretende alinearse con la ley natural. La ley natural se entiende mejor como el uso de la razón humana, en consonancia con los principios fundamentales, que persigan el bien común. Estos principios básicos son innatas; por ejemplo, sabemos naturalmente que debemos “hacer el bien y evitar el mal”, aunque no siempre seguimos esa ley escrita en nuestros corazones. Otros principios, como nunca matar a los inocentes, siguen directa o indirectamente de reflexionar cómo este primer principio se traduce en la vida cotidiana.

¿Cómo decidimos cómo observar esos principios fundamentales en una situación particular? Por ponderar la naturaleza humana: las capacidades y potenciales excelencias de la criatura humana, visto a la luz de los mejores conocimientos disponibles para nosotros-biológica, psicológica, sociológica, filosófica (incluyendo teológica) espiritual, artístico, histórico (incluida la experiencia personal), etc La ley natural se confunde a veces con las funciones biológicas de los cuerpos humanos, pero este malentendido no tiene en cuenta la naturaleza humana en este sentido más completo, que somos discernidores racionales y creativos de significado, buscando crecer en la virtud, con la ayuda de la gracia de Dios . Para ver cómo nos guía la ley natural en una situación dada es pensar profundamente acerca de cómo se resuelve mejor la cuestión que se nos para el florecimiento de nosotros mismos y de nuestras sociedades.

Al igual que en cualquier proceso de la razón humana, cuando nos involucramos pensamiento del derecho natural, podemos cometer errores. Pero los primeros principios de la ley natural se escriben en todos los corazones humanos, y compartimos una capacidad común de la razón. Si nos dedicamos a la búsqueda de la prosperidad humana, todas las personas de buena voluntad en conjunto deben ser capaces de discutir y refinar nuestra comprensión de la ley natural. Debido a la ley natural guía moral en la tradición católica romana, creemos que nuestras enseñanzas morales tendrán sentido racional incluso a aquellos que no comparten nuestra fe.

Derecho Civil .

El derecho civil es una categoría más restringida. La ley civil no puede contradecir la ley natural, a legislar lo que duele nosotros sería irracional, y violaría “hacer el bien y evitar el mal.” Pero la ley civil no prohíbe todos los vicios o prescribir todos los actos de la virtud. El fin o la meta de la ley civil es de defender el bien común, ya sea directa o indirectamente. Tomás de Aquino hizo este punto con fuerza:

“[H] umanos leyes no prohíben todos los vicios … pero sólo los vicios más graves, de las que es posible para la mayoría de abstenerse; y principalmente los que son para el dolor de los demás, sin cuya prohibición la sociedad humana no se pudo mantener: la ley por lo tanto humana prohíbe el asesinato, el robo y cosas semejantes “(. Summa Theologiae I IIae, 96.2)

Y a la inversa:

“[H] umanos ley no prescribe en relación con todos los actos de todas las virtudes: pero sólo en lo que se refiere a los que son ordainable a lo común tan bueno-ya sea de inmediato, como cuando ciertas cosas se hacen directamente para el bien común-o mediatamente, cuando el legislador prescribe ciertas cosas referentes al buen orden, en el que los ciudadanos se dirigen en el respeto del bien común de la justicia y la paz. “( Summa Theologiae I IIae, 96.3)

La encíclica de Juan XXIII Pacem in Terris , se hizo eco en Pablo VI Dignitatis Humanae , enseñó que el de las sociedades contemporáneas, el bien común consiste principalmente en la protección de los derechos y la promoción de los derechos de todos. Derechos y deberes describen un concepto de línea de base del bien común en el que las personas que están en desacuerdo sobre cuestiones importantes (como la religión) pueden florecer todos juntos en paz y libertad.

El lenguaje de los derechos, entonces, es cómo los católicos toman nuestra comprensión religiosamente a tierra del bien común hacia fuera en el discurso público. Con la humildad apropiada para los seres humanos falibles, buscamos el aporte de todos los hombres de buena voluntad como lo hacemos. No buscamos a legislar toda la ley moral, sino solamente a los derechos y obligaciones por el cual se hace posible el florecimiento de todas las personas. Nuestro profundo compromiso con la dignidad humana y la igualdad de todos los seres humanos es la piedra angular sobre la que fundamenta la enseñanza católica de su mensaje social.

2.Why matrimonio homosexual no está permitido en la Enseñanza Católica

“El matrimonio, la Vida y el Amor en el Plan Divino” del USCCB expone el caso magisterial en contra del matrimonio del mismo sexo en términos de la ley natural. Los obispos dicen que 1) este tipo de uniones no reflejan la complementariedad natural de las parejas masculinas y femeninas en el matrimonio, y 2) que no dan lugar a la descendencia biológica de la pareja. El texto afirma: “la complementariedad hombre-mujer es intrínseca al matrimonio. Se ordenó de forma natural hacia la unión auténtica y la generación de una nueva vida. “(USCCB, 22) Los obispos parecen considerar estos dos estados como equivalentes, es decir, las parejas del mismo sexo no logran auténtica unión porque no son biológicamente reproductiva. Esto refleja un cambio en la enseñanza católica. Vamos a trazar este desarrollo.

Vaticano II y la Teología del Cuerpo. 

El documento del Vaticano II Gaudium et Spes identificó dos fines del matrimonio: la procreación y educación de los niños, y la íntima unión de marido y mujer a través del cual “que experimentan el sentido de su unidad y la logran a ella con creciente perfección día a día.” (GS 48) Gaudium et Spes eliminó la antigua idea de que la procreación era visto como el fin principal del matrimonio, mientras que la unión de los socios se consideró secundaria o instrumental para tal fin primario. El Consejo insistió en que “[m] MATRIMONIO para estar seguro que no es instituido solamente para la procreación” (GS 50). En cambio, “mantiene su valor e indisolubilidad, aun cuando a pesar de la frecuencia intenso deseo de la pareja, los hijos faltan” (GS 50). Saliendo de la mayoría docente previa en la que el fin procreativo del matrimonio fue elevado sobre el extremo unitivo, el Consejo se negó a dar prioridad tampoco. Sin embargo, el Consejo insistió en que los matrimonios sin hijos aún son verdaderos matrimonios, no una asociación menor-sin amor hizo mientras hay tal afirmación contraria pero los sindicatos de procreación no se afirman (o rechaza) el matrimonio como verdadero por el Consejo.

Los obispos de Estados Unidos, sin embargo, parecen unirse los dos fines del matrimonio en la Gaudium et Spes en un solo extremo. Afirman que la rectitud del matrimonio entre hombre y mujer se demuestra en la posibilidad de la reproducción. Además, puesto que las parejas hombre-mujer pueden reproducirse, hay “dimensiones personales y espirituales” reveladas por esa posibilidad:

“Mientras que las personas humanas son más que organismos biológicos, las raíces del matrimonio se puede ver en el hecho biológico de que un hombre y una mujer pueden juntarse como varón y mujer en una unión que tiene el potencial para dar a luz a otra persona humana. Este tipo de unión satisface la necesidad de la continuación de la raza humana. Dado que los seres humanos existen en más de un nivel biológico, sin embargo, esta unión tiene otras dimensiones personales y espirituales. El matrimonio no existe solamente para la reproducción de otro miembro de la especie, sino también para la creación de una comunión de personas “. (USCCB, 10)

Según los obispos, la “comunión de personas” de la Gaudium et Spes se revela en la capacidad procreadora de las parejas: mientras que el Concilio enseñó que los matrimonios no procreativo son aún los matrimonios, las raíces de la USCCB fines unitivo del matrimonio en la posibilidad de procreación de el matrimonio heterosexual.

Esta versión de la complementariedad hombre / mujer tiene sus raíces en la “Teología del Cuerpo” de Juan Pablo II, que se desarrolló en una serie de 129 conferencias en el marco de sus audiencias públicas semanales desde 1979 hasta 1984. Basando su evaluación de la naturaleza humana masculina y femenina en la narrativa de la creación del Génesis, el difunto Papa postula aspectos personales, sociales y afectivos más profundos de la masculinidad y la feminidad que se observan en hombres y mujeres, respectivamente. Los hombres y las mujeres son ontológicamente iguales, y cada persona es completo en sí mismo, sino en la búsqueda de un compañero, uno busca la complementariedad “ajuste” de los rasgos sociales y afectivas que replican con los cuerpos masculinos y femeninos. Así, de acuerdo con el Papa Juan Pablo II, mientras que la complementariedad no es meramente una cuestión de tener diferentes órganos genitales, a menos que los genitales son diferentes, los socios no pueden ser complementarias en el camino los cónyuges deben ser.

La verdad de esta comprensión de la sexualidad se manifiesta en la capacidad de procreación, que es el fin o propósito de la sexualidad:

“Génesis 2:24 habla de la finalidad de la [sic] la masculinidad y la feminidad del hombre, en la vida de los esposos-padres. Uniendo entre sí tan estrechamente como para llegar a ser “una sola carne”, van a someter, en cierto modo, su humanidad a la bendición de la fecundidad, es decir, ‘la procreación “, de los cuales el primer relato habla. (Génesis 1:28) El hombre viene ‘en ser’ con la conciencia de este carácter definitivo de su propia masculinidad-feminidad, es decir, de su propia sexualidad. “(Juan Pablo II,” El significado nupcial del “Audiencia general del cuerpo, 9 de Enero. 1980)

La sexualidad humana nos llama a una unión personal, no una unión meramente corporal, sino el eco de instinto procreador animales en el sexo humano demuestra esta verdad:

“[B] Textos OTR del Génesis, el primero y el segundo relato de la creación del hombre, conectado suficientemente la perspectiva de la procreación con la característica fundamental de la existencia humana en el sentido personal. En consecuencia, la analogía del cuerpo humano y del sexo en relación con el mundo de los animales-que podemos llamar analogía de nature’-se planteó también, en cierto modo, en ambos relatos (aunque de una manera diferente en cada uno), al nivel de ‘imagen de Dios’ y para el nivel de la persona y de comunión entre las personas. “(Ibid.)

En otras palabras, los seres humanos, a diferencia de los animales, la experiencia de nuestro instinto sexual de una manera holística que nos llama a la verdadera unión personal con un compañero sexual. Pero el significado básico de la propia sexualidad es la procreación, por su analogía con el sexo de los animales. [3] La procreación es la bendición que demuestra que se ha buscado el tipo de socio en nuestro anhelo de conectarse con otro, y revela el verdadero significado de la masculinidad y la feminidad.

Sexo humano es algo más que un simple encuentro de los gametos. Debido a que el Papa propone un personaje masculino o femenino esencial en los hombres y mujeres, nos encontramos con nuestros socios, no sólo en la complementariedad de la procreación biológica, pero en su afectiva, emocional y espiritual de complementariedad. Crucial aquí es lo que impulsa el argumento del Papa: independientemente de lo que uno podría especificar exactamente cuáles son esos rasgos masculinos y femeninos son, nuestra integridad como composites cuerpo / alma significa que un compañero sexual debe ser reproductivamente complementaria, o malinterpretan el significado de la sexualidad misma. Debido a esto, no puede haber una unión verdaderamente humana excepto en parejas heterosexuales. En efecto, el fin unitivo del matrimonio y el sexo se encuentra subsumido en el fin procreativo: menos que una relación sexual es potencialmente procreador (al menos por ser heterosexual,) la cuestión de la unión es discutible.

La meditación de Juan Pablo II sobre el significado de la sexualidad humana constituye el fundamento filosófico, tanto para la declaración de la USCCB sobre el matrimonio, y una congregación anterior para la Doctrina de la Fe (CDF) la consideración de nuestro tema aquí, la unión entre personas del mismo sexo civil.Ahora me referiré a este documento antes.

La Congregación para la Doctrina de la Fe sobre el matrimonio homosexual Civil

La Congregación para la Doctrina de la Fe abordó la cuestión de las uniones del mismo sexo civiles en 2003 en un documento titulado “Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales”. Este documento sigue el esquema de Juan Pablo, fusionando los dos criterios de la capacidad reproductiva y la complementariedad en la capacidad reproductiva, afirmando que “genuino” complementariedad es imposible para las parejas del mismo sexo:

“Actos homosexuales« cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. En ningún caso pueden recibir aprobación. ‘”(CDF, ​​2003, 4, citando el Catecismo.)

El documento CDF luego se vuelve a la cuestión del derecho civil. El matrimonio, la CDF dice, es “una institución esencial para el bien común.” (CDF, ​​2003, 6.) El argumento de los buenos beneficios comunes en cuatro pasos, todos centrados en la capacidad reproductiva. El primer paso: la reproducción es esencial para el matrimonio. Las uniones del mismo sexo “no son capaces de contribuir de una manera adecuada a la procreación y la supervivencia de la raza humana.” (CDF, ​​2003, 7.) En segundo lugar, las uniones homosexuales son también “completamente ausente la dimensión conyugal.” (CDF , 2003, 7). Una vez más, un concepto de lo masculino intrínseco y rasgos femeninos encontrado exclusivamente en hombres y mujeres, respectivamente, informa a los pares de enseñanza-del mismo sexo no pueden tener la “dimensión conyugal” porque no ” expresan y promueven la la ayuda mutua de los sexos en el matrimonio y son [no] abierto a la transmisión de la vida nueva. “(CDF, ​​2003, 7) Esta ayuda mutua no está definido, y no se explica por qué esta asistencia requiere alianza heterosexual. Entre otras personas, miembros de comunidades religiosas de un mismo sexo puede ser sorprendido de que su vida en común no dispone de “ayuda mutua”!

En tercer lugar, el matrimonio entre personas del mismo sexo es inaceptable, ya que no sería heterosexual, especialmente en que las parejas del mismo sexo ni producir ni niños traseros: “La consecuencia inevitable del reconocimiento legal de las uniones homosexuales es la redefinición del matrimonio, que se convertiría, en su situación jurídica, una institución pierde la referencia esencial a los factores ligados a la heterosexualidad; por ejemplo, la procreación y la crianza de los hijos “. (CDF, ​​2003, 8).

Por último, es precisamente la capacidad reproductiva del matrimonio heterosexual que justifica su apoyo legal. “Dado que las parejas casadas asegurar la sucesión de generaciones y por lo tanto de eminente interés público, el derecho civil les confiere un reconocimiento institucional. Las uniones homosexuales, por el contrario, no exigen una específica atención por parte del ordenamiento jurídico, porque no cumplen dicho papel para el bien común. “(CDF, ​​2003, 9).

Resumen 

Tradición católica desde el Concilio Vaticano II ha reconocido dos fines del matrimonio, la procreación y la unitiva. Juan Pablo II postula una antropología en la que se define el unitivo como se manifiesta sólo en parejas de macho y hembra, lo correcto de lo que se demuestra por el hecho biológico de la reproducción. La FCD y el nuevo documento base USCCB su oposición a las uniones del mismo sexo en la ley civil sobre la cuestión de la procreación, que afirman tanto el interés de la sociedad en el matrimonio se debe a su potencial de procreación, y que hay una masculinidad innata y la feminidad que sólo poseen hombres y mujeres, respectivamente, lo que se demuestra por la posibilidad de la procreación. En resumen, sólo las parejas heterosexuales se reproducen, por lo que sólo las parejas heterosexuales pueden lograr la unión afectiva necesaria en el matrimonio. La dimensión unitiva del matrimonio, la vida en la asociación de los cónyuges, se ha subsumido en la capacidad procreadora.

3. ¿Qué es el matrimonio para? El matrimonio del mismo sexo a la luz del bien común

Incluso una mirada superficial a la historia del matrimonio revela que la institución cuenta con una amplia gama de propósitos sociales y efectos. El matrimonio tiene que ver con cuestiones como la herencia ordenada de la propiedad, la creación de asociaciones estables y reconocidas legalmente para criar a los hijos, la fusión de los clanes, la forja de las dinastías, y el reconocimiento de St. Paul que “es mejor casarse que quemar “con el deseo sexual. El matrimonio es un asunto de salud pública-la casados ​​disfrutan de una mayor esperanza de vida y una mejor salud física y mental que los solteros. El casado están mejor económicamente, también, y el matrimonio conlleva una fusión legalmente reconocida de la responsabilidad y de los recursos que estabiliza la familia, sobre todo cuando los hijos dependientes entran en escena. [4] En nuestros días, el matrimonio también es visto como un camino hacia la mutua cumplimiento, una sociedad de vida y amor, fue testigo del público con el fin de invitar a la comunidad para apoyar a la pareja en su viaje juntos. El matrimonio es un marcador normal de la intimidad entre adultos, la responsabilidad y el compromiso, y su reconocimiento social que marca la transición de una forma que la cohabitación no.

Tradición moral católica afirma que el sexo es más que una simple reunión de los genitales, sino que refleja una unión humana más profunda en el amor. Matrimonio satisface una profunda necesidad de “ayuda mutua y el servicio el uno al otro a través de una unión íntima de sus personas y de sus acciones” (GS 48). El Papa Pío XI hizo hincapié en esta dimensión del matrimonio en su encíclica Casti connubii cuando escribió:

“Esta moldura mutuo de los cónyuges [,] este decidido esfuerzo para perfeccionar el uno al otro, puede en un sentido muy real, como enseña el Catecismo Romano, se dice que es la principal razón y el propósito del matrimonio, siempre que el matrimonio ser mirado no en el sentido restringido tal como fue instituido por la concepción y la educación del niño hermoso, pero más ampliamente como la mezcla de la vida en su conjunto y el intercambio mutuo y el intercambio de los mismos “. ( Casti connubii 24)

Estos múltiples beneficios de salud pública y personal, incluidos los bienes de carácter tales como el compromiso y la responsabilidad, son cuestiones del bien común que permitan el florecimiento de toda la sociedad. Teniendo en cuenta esos bienes, vamos a ver de nuevo los criterios sobre la base de que el matrimonio entre personas del mismo sexo es rechazada por los dirigentes magisteriales: la capacidad reproductiva y de complementariedad heterogenital de las parejas heterosexuales.

Capacidad reproductiva: un bien o un bien de primera necesidad? 

En la Iglesia, reconocemos que la procreación es un gran bien; gran bien; es un impulso humano básico y un acto de colaboración con Dios en la continuación de la humanidad. Aun así, no requerimos que todos los matrimonios sean potencialmente reproductiva. Por ejemplo, las mujeres post-menopáusicas pueden casarse en la Iglesia, a menudo hay una cálida sonrisa en toda la asamblea cuando dos septuagenarios prometen que van a “aceptar a los niños de Dios con amor.” Biológicamente, es más probable que una mujer post-menopáusica se quedar embarazada en una relación heterosexual que en una asociación de lesbianas. [5]Por otra parte, la enseñanza del magisterio consuela a los infértiles, recordándoles que hay muchas maneras en las que un matrimonio puede ser fructífera sin hijos. Aquí está Juan Pablo II:

“[I] ncluso cuando la procreación no es posible, la vida conyugal no por ello pierde su valor. La esterilidad física, en efecto, puede dar ocasión a los esposos para otros servicios importantes para la vida de la persona humana, por ejemplo, la adopción, las diversas formas de trabajo educativo y ayuda a otras familias y para los niños pobres o minusválidos. “( Familiaris Consortio 14 ).

En la Iglesia, el matrimonio es un vínculo personal, sacramental que no requiere de la capacidad reproductiva, y no se anula en la ausencia de los niños, incluso si uno de los cónyuges puede reproducir si liberado de una pareja estéril.

Pero nuestra pregunta aquí es la ley civil, no la ley de la Iglesia. El matrimonio civil es a disposición de la fértil, la infertilidad, la post-fértiles, sexualmente indiferente, y la igualmente impotente. El matrimonio civil no requiere que los socios buscan la paternidad. Sin duda, el matrimonio civil no reproductivos pueden encarnar la amplia gama de bienes sociales y personales de matrimonio para las parejas, hijos y la sociedad más allá de la reproducción, al igual que los matrimonios no reproductivos que reconocemos en la Iglesia hacen. ¿Por qué los católicos negar a las parejas del mismo sexo los bienes del matrimonio que reconocemos en los matrimonios infértiles dentro de nuestro propio rebaño? Del mismo modo, no ha habido oposición magisterial a heterosexual matrimonios civiles que no cumplan con las normas católicas para los matrimonios de la Iglesia.¿Por qué deberíamos negar a las parejas del mismo sexo las ventajas que afirmamos implícitamente tolerando los matrimonios civiles heterosexuales que no pasar el examen magisterial dentro de la Iglesia?

¿Y los niños? 

Muchas parejas del mismo sexo crían a sus hijos, sus hijos biológicos y / o niños adoptados. Mientras que la tradición anterior hablaba de “la procreación y educación de los niños” como un solo proceso, la experiencia humana indica que los dos no son continuas. Algunas personas procrean, pero no para los padres a sus hijos, lo que significa que otros deben intensificar y cuidar de ellos. Los que criar hijos no es biológicamente su propios están llegando más allá de un imperativo reproductivo a un acto espiritual resonante de profunda devoción. Ellos hacen una gran contribución al bien común. Para basar el valor social del matrimonio en el potencial de la procreación biológica sería ignorar la generosidad de los padres adoptivos, y para hacer que sus familias alguna manera no natural o de segunda clase. Esto sería una injusticia fundamental a las familias, y una inversión extraña de la tradición cristiana, que hace hincapié en el cuidado de los necesitados.

Algunos se han preocupado de que crían a niños en hogares encabezados por parejas del mismo sexo podrían hacerles daño. De hecho, un creciente cuerpo de datos muestran que no sólo que no hay ningún daño perceptible a los niños que crecen en estos hogares, pero algunos estudios muestran beneficios. Ellen C. Perrin, MD, profesor de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Tufts en Boston, dijo en una entrevista con el sitio de internet de la salud WebMD:

“La gran consenso de todos los estudios muestran que los niños de padres del mismo sexo, así como lo hacen los niños cuyos padres son heterosexuales en todos los sentidos. En cierto modo, los hijos de padres del mismo sexo en realidad pueden tener ventajas sobre otras estructuras familiares.) ” [6]

Algunos han hecho la sugerencia de que los hijos de parejas del mismo sexo se les priva de la experiencia de tener una madre o un padre en el hogar. Pero si esto es así, que las comunidades religiosas de un solo sexo ejecutan orfanatos en gran parte de la historia del cristianismo venido cometiendo una injusticia con los niños que cuidan? En caso de que los hijos de las personas que son viudas o abandonadas por sus cónyuges ser retirados del cuidado de su padre que queda para la colocación en hogares de guarda-dos sexuales? He oído a nadie hacer esa sugerencia repugnante.

Como dicen los obispos de Estados Unidos, la estabilidad de los hogares es importante en la crianza de los niños:

“Los hallazgos de las ciencias sociales confirman que el mejor ambiente para criar a los hijos es un hogar estable proporcionado por el matrimonio de sus padres. Así como las familias prestan un servicio inestimable a la sociedad, la sociedad tiene una obligación recíproca de proteger y apoyar a las familias. El Concilio Vaticano II afirma que el bienestar de la sociedad está estrechamente ligada a los matrimonios y familias saludables. “(USCCB 27-8.)

Yo añadiría la estabilización legal de los hogares en los que los niños son criados a los beneficios señalados por los obispos. Negar estatus legal a los matrimonios del mismo sexo no previene las parejas del mismo sexo de la crianza de sus hijos-que sólo hará que los niños criados por ellos vulnerables a la inestabilidad potencial.En situaciones que van desde la firma de la autorización viaje de campo se desliza a emergencias médicas, y en situaciones en las que un miembro muere antes que el otro ha sido capaz de adoptar a los hijos, los niños se ponen en un riesgo innecesario si las relaciones de sus padres no se reconocen en la vida civil ley.

Es complementariedad sólo para los heterosexuales?  

Complementariedad hombre-mujer subyace en la enseñanza del magisterio reciente sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo. Mientras inclinaciones homosexuales [7] todavía se consideran en la enseñanza de la Iglesia como “objetivamente desordenada”, esta descripción tomista se refiere a la capacidad de reproducción. Tomás de Aquino llamó actos sexuales homosexuales antinatural porque pensaba que el sexo era principalmente para la reproducción. Tener un desorden objetivo es hacer que el objeto de atracción sexual de un ser un socio no reproductiva. Del mismo modo, los actos homosexuales son llamados “intrínsecamente malo” porque no pueden ser reproductivo.

La enseñanza actual se basa en el concepto de la complementariedad sexual de Juan Pablo II, en la que el hombre trae un masculino y la mujer un componente femenino a una relación sexual, que de otro modo se encuentra. De acuerdo con esta idea, la anatomía revela una verdad sobre la persona que llama a la unión heterosexual.

Los teólogos Todd A. Salzman y Michael G. Lawler han ofrecido una evaluación ágil y crítica de enlace de Juan Pablo de complementariedad exclusivamente a parejas heterosexuales. [8] De acuerdo con la tradición católica desde hace mucho tiempo, afirman fuertemente el tema subyacente de que los cónyuges buscan un profundo unión personal uno con el otro. El matrimonio es una unión de personas, no sólo de los cuerpos, una unión que se puede expresar en un lenguaje de complementariedad. Sin embargo, la idea de que la complementariedad ontológica se revela sólo en las relaciones heterogenital parece argumentar a partir de los estereotipos de género (por ejemplo, las mujeres nutren, protegen a los hombres o las mujeres son receptivos, los hombres son activos y dominador) y no refleja mucho de lo que observamos y experiencia sobre las relaciones humanas. Como Salzman y Lawler señalan:

“Pero reconozco que hay un sentido importante en el que la complementariedad afectiva integra los elementos biológicos y personales en un acto sexual verdaderamente humana, creemos que la cuenta del magisterio se basa principalmente en la complementariedad heterogenital, implica un incompleto, si no se distorsiona, la visión de género, y deja de lado una adecuada consideración de las dimensiones vivenciales y relacionales de la sexualidad humana “. (Salzman y Lawler,. p 640.)

La Teología del Cuerpo, con su visión de una masculinidad mística y feminidad revela infaliblemente en los genitales de uno, puede ser ofrecido como normativa para el matrimonio en la Iglesia, al igual que la Iglesia rechaza el matrimonio a los que tienen los matrimonios anteriores de la ONU-anulled, y como algunos sectas cristianas siguen prohibiendo el matrimonio interracial. Entra en la tradición católica como las reflexiones de Juan Pablo II sobre la naturaleza de la sexualidad humana antes de la caída, con base en su comprensión de la Biblia, los locales no científicas.

No sólo la tolerancia, sino la defensa de reconocimiento legal, fundados en el bien común. 

Todavía se podría decir que negar el matrimonio civil a las personas gays y lesbianas no haría ningún daño grave al bien común, ya que relativamente pocas personas se verían afectadas. El bien de la vinculación del matrimonio a la reproducción, se podría decir, justifica el dolor infligido a los excluidos de la institución. Pero en la tradición católica, nosotros no toleramos casualmente prácticas que dañan a las minorías. La misma encíclica en la que el Papa Pablo VI dijo que la ley civil se expresa adecuadamente en una doctrina de los derechos y deberes prohíbe la discriminación ante la ley por motivos religiosos: “gobierno es velar por que la igualdad de los ciudadanos ante la ley, que es en sí mismo un elemento del bien común, no se viola, ya sea abiertamente o de forma encubierta, por razones religiosas. “(DP 6) teología de Juan Pablo del Cuerpo es una doctrina fundamentalmente religiosa, y así imponer su interpretación de la naturaleza humana de los demás en la sociedad haría parecen violar la insistencia de Pablo VI sobre la igualdad de trato de todos ante la ley.

Pero mientras que las doctrinas religiosamente enmarcadas no pueden imponerse a los demás, no se sigue necesariamente que los valores tales doctrinas reflejan no guardan relación con las políticas públicas. Sin embargo, cuando se toman argumentos a un público más amplio, la tradición católica nos llama a replantear en términos de los argumentos de la ley natural que caen dentro del alcance más limitado de lo que es conforme con la legislación civil. En otras palabras, la Iglesia tendría que hacer un argumento de peso para las conciencias de aquellos que no pueden leer el Génesis como lo hizo Juan Pablo II. Tendríamos que hacer un argumento ley natural que negar civil, el matrimonio a las parejas del mismo sexo es una cuestión de mantenimiento de los derechos de todos en la sociedad, y no una postura moral que excede los requisitos de la orden y la igualdad ante la ley. El hecho de que un número creciente de iglesias y otros grupos y personas de buena voluntad, (incluyendo un gran número de católicos,) no encuentran la visión de Juan Pablo de la naturaleza humana masculina y femenina convincente indica, al menos, que los argumentos propuestos actualmente por enseñanza de la Iglesia hacen no mandar amplio asentimiento. Pero hay mucho más que decir.

La ley natural no es una mera cuestión de opinión mayoritaria-que es un argumento sobre el florecimiento humano. Ya que reflexiona sobre la naturaleza humana común, este tipo de argumento debe aplicarse siempre que sea pertinente. En otras palabras, si queremos restringir el matrimonio civil para los heterosexuales, ya que son potencialmente reproductiva, se seguiría que debemos restringir el matrimonio civil en general, a aquellos que son potencialmente reproductiva, ya sean homosexuales o heterosexuales. A menos que estemos dispuestos a redefinir el matrimonio civil en términos-tal vez reproductivos divorcian automáticamente las parejas que no se reproducen en un período razonable de tiempo, por ejemplo, o negar el matrimonio a las mujeres de una cierta edad o los que son estériles por elección o por casualidad- al negar el matrimonio civil para parejas del mismo sexo, que los discriminamos precisamente por ser homosexual, una forma de discriminación injustificable que es contrario a la doctrina social católica.

Este argumento de la coherencia no es el cuadro completo. Los bienes humanos disponibles en el matrimonio, incluso cuando la reproducción biológica es imposible, son una cuestión de bien común y la igualdad de derechos para todos ante la ley. A continuación, voy a ofrecer tres puntos a favor de la defensa para el matrimonio civil para parejas del mismo sexo en base a la tradición católica sociales: a) un argumento de la dignidad humana; b) una palabra sobre el testimonio de los matrimonios del mismo sexo en el valor del matrimonio, y c) una observación sobre la homofobia.

una. El respeto por la dignidad humana tal como se manifiesta en el contexto de la orientación sexual .

El respeto a la dignidad humana de todos es básica en la enseñanza moral católica. La sexualidad está profundamente arraigada en nuestra naturaleza humana. Como afirma el Catecismo: “La sexualidad abraza todos los aspectos de la persona humana en la unidad de … cuerpo y alma. Se refiere especialmente a la afectividad, a la capacidad de amar y de procrear, y de manera más general, la aptitud para establecer vínculos de comunión con los demás. “(CIC, N º 2332)

La mejor ciencia disponible para nosotros, y la experiencia de la mayoría de los seres humanos, indica que la orientación sexual se experimenta como un hecho, no elegido, y es esencialmente inmutable. [9] Las personas pueden actuar en contra de su orientación sexual, sino para actuar en contra de la propia orientación hace lo cambie. La terapia sexual “reparativa”, destinada a hacer que la gente gay recta tiene una tasa de fracaso abismal-si no estuviera apoyada por una agenda política que insiste en que la orientación sexual es una cuestión de elección, su tasa de fallos por sí sola enviarlo a la papelera de la psicológica negligencia. [10]Mientras que unas pocas personas, la mayoría mujeres, han denunciado que la orientación sexual cambia en algún momento de sus vidas, su orientación está aún experimenta como dado y no elegido.

¿Por qué este tema? Porque si bien el matrimonio es más que sexo, el matrimonio es una institución que reconoce la dignidad de las relaciones sexuales y la conexión de dichas relaciones con los lazos más profundos de amor y colaboración en la vida y al bien común, una postura nuestra tradición afirma. Esos bienes más allá de la reproducción que hablan a toda la persona y las relaciones adultas de la sociedad estable, reconocida públicamente y las asociaciones de la vida y el amor, la herencia ordenada, y el resto con el apoyo-son marcadores de los bienes humanos profundos que están conectados a la prosperidad humana.

En su encíclica Populorum progressio , Pablo VI habló del matrimonio como un “derecho inalienable”, que, cuando es violada, viola la dignidad humana. (PP 37) Dado que la orientación sexual es una característica innata de los seres humanos, negando el matrimonio a personas que no pueden formar afectiva profunda, los lazos personales y sexuales con personas del sexo opuesto parecería, según Pablo VI, violando su dignidad humana.

Para aquellos que objetar que los gays y las lesbianas pueden casarse todavía, pero heterosexual, podría señalarse que según Juan Pablo II, Pablo VI, Gaudium et Spes y una serie de otras enseñanzas del magisterio, el matrimonio y el sexo no son sólo acerca de genitales, sino de personas. El respeto de la dignidad humana en su plenitud requiere que miremos más allá de los actos genitales para tomar la orientación sexual en cuenta al considerar el matrimonio. Tratar de encajar en un partido heterosexual porque una sociedad verdaderamente complementario es fuera de los límites legalmente es corrosivo para el espíritu humano. [11]Después de todo, como afirma el Catecismo, los gays y las lesbianas “no eligen su condición homosexual.” (Catecismo , 2358) Negar parejas del mismo sexo el matrimonio legal significa más que negarles el estatuto fiscal particular que niega su igual dignidad humana en la vida y el amor, por lo que paria de la institución social que define la madurez y celebra la intimidad. Esto los convierte en ciudadanos de segunda clase, una situación que debería ser intolerable para cualquier persona de buena voluntad.

La enseñanza del magisterio reciente ha defendido constantemente la igual dignidad de hombres y mujeres homosexuales, aun cuando ha condenado las relaciones homosexuales. El Catecismo proclama de los hombres gay y las lesbianas que “[t] oda signo de discriminación injusta respecto de ellos debe ser evitado.” El 1986 CDF “Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre la atención pastoral a las personas homosexuales” fue enfático:

“Es deplorable que las personas homosexuales hayan sido y son el objeto de malicia violenta de palabra o en acción. Tales comportamientos merecen la condena de los pastores de la Iglesia, dondequiera que ocurra. Revelan una falta de respeto por los demás que pone en peligro los principios más fundamentales de una sociedad sana. La dignidad intrínseca de cada persona siempre debe ser respetada en las palabras, en la acción y en la ley. “(CDF, ​​1986, 10)

Mientras que el magisterio tiene la autoridad para determinar qué sindicatos será reconocido dentro de la Iglesia, nuestra propia tradición relativa a la naturaleza del derecho civil, la igual dignidad de todas las personas, su defensa particular de la dignidad humana de los hombres y las mujeres homosexuales y el derecho fundamental para el matrimonio en el ámbito civil parecería a militar hacia la promoción de uniones del mismo sexo por los católicos.

b. Las parejas del mismo sexo reafirman la importancia del matrimonio

Televisión reality shows crudo que ofrecen las mujeres y los hombres en esencia como premios para “The Bachelor” y “The Bachelorette” son sólo un síntoma de los desafíos para el matrimonio en nuestra cultura. Un estudio del Pew Research Center 2011 informó que los nuevos matrimonios disminuyeron totalmente 5% a partir de 2009-2010. Más preocupante es una encuesta de 2010 del Pew en el que casi el 40% de los estadounidenses pensaba que el matrimonio es obsoleto, aunque un 61% de las personas que nunca se casaron expresó el deseo de hacer lo que “algún día”. [12] Casi la mitad de los matrimonios fracasan, demasiado a menudo sin un serio intento de salvarlos. Varios factores entran en el complejo fenómeno de la disminución de la tasa y la durabilidad de los matrimonios, que van desde las presiones económicas que, tal vez, el romanticismo exaltado sobre el matrimonio que puede reproducirse la desilusión con la realidad de la vida conyugal.

Al mismo tiempo, muchas parejas del mismo sexo que luchan por el matrimonio legal están expresando la importancia del matrimonio de una manera profética y poderosa: Del Martin y Phyllis Lyon habían estado juntos por más de 50 años cuando fueron la primera pareja del mismo sexo a se casaron legalmente en los Estados Unidos el 12 de febrero de 2004. parejas del mismo sexo Innumerables que hemos estado esforzando durante años, incluso décadas, para el reconocimiento legal de sus bonos dar testimonio a todos nosotros que el matrimonio es una institución para ser valorada, no trivializado.

c. Un soporte para el tratamiento legal igual en una cultura homofóbica.

Mientras que la aceptación general, Americana de parejas del mismo sexo está aumentando rápidamente, las lesbianas y los gays siguen siendo vulnerables a la discriminación e incluso la agresión violenta a causa de su orientación sexual. La enseñanza católica establece una distinción entre la atracción homosexual, que en sí mismo es moralmente intachable, y el comportamiento homosexual, lo que los condena. El magisterio rechaza toda violencia dirigida a las personas que son homosexuales, pero la sutileza de esta distinción entre la atracción y la acción se pierde a menudo en quienes dañan a ellos, y se convierte, en palabras del Catecismo, un signo de discriminación injusta. Un trágico ejemplo de ello es la alta tasa de acoso que sufren los niños LGBT en las escuelas, a menudo tolerados por los administradores silenciosos o indiferentes. El Gay, Red Educativa Lesbianas y Heterosexuales señala que casi el 85% de los niños LGBT experiencia de acoso en la escuela. [13] Por desgracia, los niños LGBT intento de suicidio en un máximo de 5 veces la tasa de sus pares heterosexuales, a menudo después de soportar años de acoso. [ 14]

Abogar por el reconocimiento civil de los matrimonios del mismo sexo, aunque la Iglesia rechaza estas parejas en sus propios altares, reafirma la demanda de la Iglesia que todas las personas en nuestra sociedad sean tratados con igual respeto. A la inversa, cuando las personas se les dice que sus relaciones íntimas de la vida y el amor son una “amenaza a la estructura misma de la sociedad”, que contribuye a la sensación de que las personas homosexuales deben ser, como mínimo, rechazado parias como peligrosas. Si la orientación homosexual se eligieron o modificable, o si el daño a los socios de una o niños seguidos desde las relaciones homosexuales, la cuestión cambiaría. Pero como es, la negación del mismo sexo el matrimonio civil da la apariencia de prejuicio irracional, que a menudo se traduce en abuso personal y la tolerancia del acoso sistemático, que rechaza la Iglesia.

4. Conclusión

En este ensayo, he ofrecido un caso para una afirmación católica del matrimonio entre personas del mismo sexo civil. Oposición Magisterial a los centros de matrimonio del mismo sexo en la cuestión de la capacidad de las parejas homosexuales ‘para la reproducción, que se lee a través de la lente de la Teología del Cuerpo de Juan Pablo II, según la cual la reproducción revela una verdad más profunda acerca de los hombres y las mujeres. Sin embargo, esas ideas carecen de evidencia científica y la experiencia, y están lejos de ser universalmente reconocido. La capacidad reproductiva no es absolutamente necesario, incluso para el matrimonio dentro de la Iglesia, ni se ha requerido de matrimonios civiles por la Iglesia.

Los bienes del matrimonio son muchas y variadas, pero, a excepción de la categoría de posible reproducción de uno de los cónyuges, las parejas del mismo sexo son capaces de participar en ellos por igual con las parejas heterosexuales. Por otra parte, dado lo que sabemos acerca de la orientación sexual, la prohibición del matrimonio para los gays y lesbianas al parecer, según las enseñanzas de la Iglesia, para abreviar un derecho humano fundamental, y por lo tanto son un atentado a su dignidad humana. Más allá de eso, muchas parejas de gays y lesbianas que piden el derecho al matrimonio están recordando a nuestra cultura la importancia social y cultural del matrimonio. En vez de vivir tranquilamente en un estado no reconocido legalmente, las parejas de gays y lesbianas que piden matrimonio afirman la dignidad de la institución. Por último, para rechazar las relaciones más íntimas de las personas LGBT como peligrosas para el sistema de gobierno civil, aviva la homofobia salvaje, que se opone la Iglesia.

Como cristianos, estamos llamados por Jesús a una tarea fundamental en la vida a amar a Dios ya los demás, así como nos sea posible. Para la mayoría de nosotros, la llamada al amor se responde principalmente, aunque no exclusivamente, en el contexto de nuestras relaciones más íntimas, los cónyuges que unen y de las madres y los niños. Como cristianos católicos, abrazamos una tradición moral que se ocupa de la política social a la luz del bien común, una evaluación motivada del titular de los derechos y deberes sobre nosotros con el fin de que podamos participar en el florecimiento de la sociedad. El matrimonio es una institución clave, con una gran variedad de bienes sociales que incluyen, pero no se limitan a, la procreación. Todos podemos participar en los más amplios beneficios, de crítica social del matrimonio, gay y rectos, los padres y el igual sin hijos. ¿Por qué los cristianos negar a ninguno de nuestros hermanos y hermanas, al menos en el ámbito de nuestra vida civil, en conjunto, la oportunidad para la mezcla y el intercambio de la vida hacia, esperamos, la “perfección mutua” que Pío XI decía que era el objetivo más amplio del matrimonio? El amor requiere nada menos que nuestro apoyo de amor.

~ ~

Lisa Fullam.Photo.5Sobre el autor

Lisa Fullam DVM, Th. D. enseña la teología moral en la Escuela Jesuita de Teología en Berkeley. Sus intereses de investigación incluyen la ética de la virtud, la ética médica y sexuales, la intersección de la ética y la espiritualidad, y la espiritualidad ignaciana.

Entre sus ensayos publicados son “Hacia una ética de la virtud del Matrimonio: Agustín y Tomás de Aquino en la amistad en el matrimonio”, “Teresa de Avila liberadora Humildad”, “Sexo en 3-D. A Telos para una ética de la virtud de la sexualidad “,” La ética en la dirección espiritual “,” Bioética y Política Pública, “(con William R. O’Neill, SJ),” ¿Por qué Ordenación Matters: una reflexión desde Jamaica, “y” Juana , SJ:. La Historia (¿y futuro) de la Mujer en la Compañía de Jesús “

Con Charles E. Curran, que ella co-editado  Lecturas en Teología Moral # 16. Ética de la virtud publicada por Prensa Paulista en 2011, y Lecturas en Teología Moral # 17, Ética y espiritualidad,  que saldrá en 2014 su libro anterior,.  La virtud de la humildad: Un tomista Apologética  fue publicado por el Edwin Mellen Press en 2009 En el año 2008. , subió el monte. Kilimanjaro. La vista desde la cima es simplemente glorioso.


. 1 El documento se puede encontrar en: http://old.usccb.org/laity/loveandlife/MarriageFINAL.pdf . (Consultado el 10/12/11)

2. Uso el término “matrimonio civil” en lugar de “unión civil” aquí deliberadamente. Si una “unión civil” para las parejas del mismo sexo otorga la totalidad de los derechos y las responsabilidades civiles que acompañan el matrimonio civil, luego de etiquetar las uniones de parejas del mismo sexo de forma diferente es a la vez discriminatoria y engañosa. Sería discriminatorio de la misma manera que el etiquetado de los sindicatos de diferente raza parejas “uniones” en lugar de “matrimonios” sería-este tipo de discriminación es exactamente lo que voy a argumentar en contra aquí. Sería engañoso en que el efecto de la concesión de las parejas del mismo sexo todos los derechos y responsabilidades del matrimonio bajo un nombre diferente oscurece lo que está en juego, a saber., La igualdad de trato de los ciudadanos bajo la ley civil.

3. El difunto Papa sexo corto cambios animal. Mientras que para la mayoría de las especies, el sexo es estrictamente procreador, en un número de especies inteligentes, incluyendo algunos de esos simios más estrechamente relacionados con los seres humanos filogenéticamente, el sexo tiene funciones sociales no relacionadas con la procreación.

4. (Véase, por ejemplo, Maggie Gallagher, “El matrimonio y la salud pública”http://www.americanvalues.org/Marriage_Brief_1.pdf , consultado el 10/13/10)

5. Afirmando que las parejas heterosexuales estériles alguna manera simbolizan la reproducción de una manera que las parejas del mismo sexo no pueden es simplemente reiterar la definición de Juan Pablo II, de las relaciones heterosexuales como revelar una unión personal. Parecería que el esquema de Juan Pablo II se puede argumentar de dos maneras. En primer lugar, esta definición puede utilizarse para restringir las relaciones sexuales recto con sólo las parejas heterosexuales, como él lo hace. En segundo lugar, sin embargo, si vemos que el instinto sexual no por primera vez como una unidad para procrear, pero por primera vez como el hambre de las personas de profunda unión emocional y espiritual y corporal, que a veces es procreativo-en otras palabras, si nos fijamos en primer lugar para la distintivamente humano aspectos de la sexualidad en lugar de los aspectos de la sexualidad que compartimos con los animales de corral que se llevaron a la conclusión opuesta, que es las uniones sexuales profundamente amorosas que reflejan la voluntad de Dios para el sexo humano. Esto parece un eco más cerca de Gaudium et Spes, en la que los matrimonios deben ser amorosos, y son llamados, pero no se requiere, para ser procreadora.

6. http://www.webmd.com/mental-health/news/20051012/study-same-sex-parents-raise-well-adjusted-kids .Consultado el 10/06/10

7. Las fuentes magisteriales evitar el uso del término “orientación”, prefiriendo el lenguaje de la “condición”, “inclinación”, “tendencia”, o simplemente “las personas homosexuales.”

. 8 Salzman, Todd A y Michael G. Lawler, “Catholic Sexual Ethics: la complementariedad y la verdaderamente humana” en Estudios Teológicos 67 (2006), p. 625-652. Salzman y Lawler ya funcionan La Persona sexual: Hacia una Antropología Católica Renovada. (Washington:. Georgetown Univ. Press, 2008) ha sido criticada por el Comité de la USCCB sobre Doctrina: “El hecho de que la teología moral alternativa de la persona sexual conduce a muchas posiciones en claro conflicto con la enseñanza de la Iglesia con autoridad es en sí mismo evidencia considerable de que la metodología básica de esta teología moral es errónea e incompatible con la tradición católica. “Este no es el lugar para una respuesta sostenida a la Comisión, pero en general las preocupaciones del Comité de bisagra en la función del magisterio en forma definitiva la interpretación de las Escrituras y la ley natural hasta el nivel de determinadas normas morales para los fieles. El documento termina donde comenzó: “Los autores autorizan la conducta homosexual, el sexo prematrimonial, la anticoncepción y la inseminación artificial. El Magisterio de la Iglesia ha enseñado con claridad y coherencia que estas son moralmente incorrecto. “El Comité parece entender la enseñanza del magisterio sobre la sexualidad como irreformable, mientras que, de hecho, ha habido un considerable desarrollo en la enseñanza sexual de autoridad durante los siglos. Afirmar que la enseñanza sexual como lo tenemos ahora ha alcanzado la perfección no está justificada a la luz de esta historia de desarrollo. Por otra parte, ningún aspecto de la enseñanza sexual magisterial se ha definido infaliblemente. Si bien es cierto que el Magisterio enseña a los fieles católicos con la autoridad, este tipo de crítica parece confundir el trabajo de estudiosos de la teología con la tarea de la catequesis. Históricamente, el desarrollo de la doctrina es a menudo impulsada por la diligente labor de estudiosos como Salzman y Lawler. El texto de la crítica puede ser encontrada enhttp://www.usccb.org/_cs_upload/8085_1.pdf , consultado el 10/10/11.

9. Véase, por ejemplo, Crawford, Isaías y Brian D. Zamboni. “La información al debate sobre la homosexualidad:. Las Ciencias del Comportamiento y de la Iglesia” en la Diversidad Sexual y el catolicismo.Hacia el Desarrollo de la Teología Moral. Eds. Patricia Beattie Jung y Joseph Andrew Coray. Collegeville, Minnesota: Prensa Litúrgica, 2001.

10. La Asociación Americana de Psicología condenó las terapias dirigidas a la “conversión” de la orientación sexual en 1997. (Véase http://psychology.ucdavis.edu/rainbow/html/resolution97_text.html , consultado el 10/11/11) Para el análisis de fallo tasa, ver Douglas C. Haldeman. “Terapia de Orientación Sexual conversión para gays y lesbianas: Un Examen Científico.” En la homosexualidad: Implicaciones de Investigación para la Política Pública. John C. Gonsiorek y James D. Weinrich, eds. (Thousand Oaks, CA: Sage Publications, 1991) concluye “la ética psicológicos exigen que los profesionales de salud mental se suscriben a métodos que admiten la dignidad humana y que son efectivos en su propósito declarado. La terapia de conversión califica como ni “(p. 159). En 2012, California prohibió el uso de “reparativa” o las terapias de “conversión” por terapeutas con licencia en los menores de edad, a partir del 1 de enero 2013. Después de este tiempo, se requerirá que los adultos a firmar un comunicado de someterse a estas terapias.

11. Siendo el socio directo de una persona gay o lesbiana puede plantear dificultades y desafíos propios. Ver Katy Butler, “Muchas parejas deben negociar los términos de ‘Brokeback matrimonios'”, New York Times, 7 de marzo de 2006, en http://www.nytimes.com/2006/03/07/health/07broke.html?pagewanted = all consultado el 13 de octubre de 2012.

12. Véase D’Vera Cohn, Jeffrey Passel, Wendy Wang y Gretchen Livingston, “apenas la mitad de los adultos estadounidenses están casados-un récord”, en el Pew Tendencias Sociales y Demográficas, 14 de diciembre de 2011, http://www.pewsocialtrends .org/2011/12/14/barely-half-of-us-adults-are-married-a-record-low / , consultado el 13 de octubre de 2012.

13. Ver http://www.glsen.org/cgi-bin/iowa/all/library/record/2624.html?state=research&type=research

14. Véase, por ejemplo, Hatzenbuehler, Mark L. “El Entorno Social y de intentos de suicidio en Lesbianas, Gays y Bisexuales de la Juventud”, en la revista Pediatrics, volumen 127, n º 5. 01 de mayo 2011, pp 896-903 En 2010 , el sexo y la relación columnista Dan salvaje comenzó el proyecto “It Gets Better”, en respuesta a una ola de suicidios de adolescentes LGBT, en el que la gente publica vídeos para animar a los adolescentes que enfrentan el acoso y el abuso. En la actualidad hay miles de videos de todo el mundo, incluidos los vídeos de los líderes del gobierno, figuras del deporte, iconos de entretenimiento, las autoridades eclesiásticas no católicas entre ellos el ex obispo presidente de la ELCA Mark Hanson, y mucha, mucha de la gente común.  Verhttp://www.itgetsbetter.org .

 

 

¿Por qué la generación del milenio están dejando la iglesia?



08:33 AM ET

Opinión emitida por  Rachel Held Evans , especial para CNN

(CNN) - A los 32 años, casi no califico como un milenario.

Escribí mi primer ensayo con una pluma y un papel, pero en el momento que me gradué de la universidad, lo que tenía un teléfono celular y se utiliza Google como verbo.

Todavía me acuerdo de los números de teléfono de la casa de mis viejos amigos de la escuela secundaria, pero no me preguntes a recitar mi marido sin comprobar mis contactos primero.

Soy dueño de cintas de la mezcla que incluyen selecciones de Nirvana y Pearl Jam, pero yo nunca he planeado un viaje sin Travelocity.

A pesar de tener un pie en la Generación X, que tienden a identificar más fuertemente con la actitud y el espíritu de la generación del milenio, y debido a esto, a menudo me pregunté a hablar con mis colegas líderes evangélicos acerca de por qué la generación del milenio están dejando la iglesia.

Armado con las últimas encuestas , junto con testimonios personales de amigos y lectores, les explico cómo los adultos jóvenes perciben el cristianismo evangélico a ser demasiado político, demasiado exclusivas, pasado de moda, despreocupado con la justicia social y hostil a lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero .

Señalo a la investigación que muestra jóvenes evangélicos a menudo sienten que tienen que elegir entre su integridad intelectual y su fe, entre la ciencia y el cristianismo, entre la compasión y la santidad.

Hablo de cómo la obsesión evangélica con el sexo puede hacer que la vida cristiana parecer poco más que apegarse a una lista de reglas, y cómo la generación del milenio largo de las comunidades de fe en los que están seguros de hacer preguntas difíciles y luchando con la duda.

Invariablemente, después de que he terminado mi presentación y abrió el turno de preguntas, un pastor levanta la mano y dice: “Así que lo que estás diciendo es que necesitamos bandas de culto más a la moda. … “

Y procedo a golpear mi cabeza contra el podio.

Una y otra vez, la suposición entre los líderes cristianos y líderes evangélicos, en particular, es que la clave para la elaboración veinteañeros regresar a la iglesia es simplemente hacer algunos cambios de estilo - música más vanguardista, servicios más casuales, una cafeteria en la comunión hall, un pastor que usa jeans ajustados, un sitio web actualizado que incluye las donaciones en línea.

Pero aquí está la cosa: Después de haber sido anunciado a toda nuestra vida, tenemos la generación del milenio tenemos metros BS altamente sensibles, y no estamos fácilmente impresionado con el consumismo o actuaciones.

De hecho, yo diría que la iglesia-como-el rendimiento es sólo una cosa más que nos conduce fuera de la iglesia y el evangelismo en particular.

Muchos de nosotros, incluida yo misma, estamos encontrando a nosotros mismos cada vez más atraído por las tradiciones de la iglesia altos - el catolicismo, la ortodoxia oriental, la Iglesia Episcopal, etc - , precisamente porque las antiguas formas de la liturgia parece tan modesto, tan despreocupado con ser “cool”, y que encontrar que refrescantemente auténtico.

Lo que la generación del milenio realmente quieren de la iglesia no es un cambio de estilo, sino un cambio de fondo.

Queremos poner fin a las guerras culturales. Queremos una tregua entre ciencia y fe. Queremos ser conocidos por lo que representamos, no lo que estamos en contra.

Queremos hacer preguntas que no tienen respuestas predeterminadas.

Queremos iglesias que enfatizan una lealtad al reino de Dios sobre una lealtad a un solo partido político o una sola nación.

Queremos que nuestros amigos LGBT se sientan realmente bienvenido en nuestras comunidades de fe.

Queremos ser desafiados a vivir una vida de santidad, no sólo cuando se trata de sexo, sino también cuando se trata de vivir con sencillez, el cuidado de los pobres y oprimidos, buscando la reconciliación, con la participación en el cuidado de la creación y convertirse en constructores de paz.

Usted no puede entregar un café con leche y luego ir sobre lo de siempre y esperar que nos quedemos. No vamos a salir de la iglesia, porque no encontramos el factor cool allí; nos vamos a la iglesia, porque no encontramos allí a Jesús.

Al igual que todas las generaciones anteriores a la nuestra y cada generación después, en el fondo, que anhelamos Jesús.

Ahora bien, estas tendencias son evidentemente cierto no sólo para la generación del milenio, sino también para muchas personas de otras generaciones. Cada vez que escribo sobre este tema, lo que escucho de cuarenta y tantos años y abuelas, la Generación X y los jubilados, quienes me envían mensajes en todas las tapas que se leía “¡Yo también!” Así que no quiero retratar la brecha tan ancha .

Pero me gustaría animar a líderes de la iglesia con ganas de ganar la generación del milenio volver a sentarse y realmente hablar con ellos sobre lo que están buscando y lo que les gustaría contribuir a una comunidad de fe.

Sus respuestas pueden sorprender.

Rachel Held Evans es el autor de “Evolving Monkey Town” y “A Year of Biblical condición de mujer.” Ella bloguea en rachelheldevans.com . Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen a Rachel Held Evans .

Las FARC denuncian que algunos obispos “disparan” contra el proceso de paz


Piden a la Iglesia que sigan al Papa

“Otros obispos están apoyándolo con alma, vida y corazón”

Redacción, 28 de abril de 2014 a las 18:49

Las FARC pidieron hoy a la Iglesia católica colombiana que siga las orientaciones del papa Francisco en favor de los diálogos de paz que se desarrollan en La Habana y criticó que hay algunos obispos en el país suramericano que “disparan” contra ese proceso.

“El Papa no dice jamás que se agilice (el proceso de paz). El Papa dice que ojalá esto llegue a feliz término”, apuntó hoy el portavoz del grupo rebelde “Ricardo Téllez” (alias de Rodrigo Granda) en declaraciones a periodistas previas a otra sesión de conversaciones con los negociadores del Gobierno colombiano.

Asimismo, dijo que espera que la Iglesia católica colombiana “tome en cuentaestas orientaciones del Papa” porque hay también obispos que “disparan contra el proceso, a pesar de que otros efectivamente están apoyándolo con alma, vida y corazón”.

La guerrilla también agradeció al Sumo Pontífice la referencia que hizo al conflicto colombiano durante la conversación que mantuvo con la canciller colombiana, María Ángela Holguín, en el Vaticano, donde asistió el domingo a la ceremonia de canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II.

Según refirió el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, el papa Francisco le envió un mensaje en el que le pide perseverar en el proceso para buscar la paz para Colombia.

Las delegaciones del Gobierno de Santos y del grupo insurgente desarrollan actualmente la ronda 24 de negociaciones en La Habana, su sede permanente, centradas desde hace seis meses en el tema de las drogas ilícitas y el narcotráfico, tercer punto de la agenda pactada.

En ese sentido, el portavoz de las FARC dijo que ese grupo tiene “la mayor voluntad” en llegar a un acuerdo en ese punto y que ve también una disposición “favorable” en el Gobierno, pero señaló que el tema es “complejo” porque no solo atañe a los colombianos, sino también exige la corresponsabilidad de las grandes potencias que consumen la droga.

Los insurgentes también manifestaron su apoyo y consideraron que es “justa” la huelga nacional convocada por algunos sectores agrarios que reclaman soluciones a sus problemas y el cumplimiento de los acuerdos que pusieron fin a las protestas del año pasado.

A la jornada de diálogos de este lunes se incorporó el jefe de la delegación del Gobierno, el exvicepresidente Humberto de la Calle, quien estuvo ausente al principio de este ciclo debido a una intervención quirúrgica ambulatoria, según explicaron integrantes de su equipo.

El Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) comenzaron en Cuba en noviembre de 2012 un proceso de paz que busca poner fin al conflicto armado que vive el país desde hace más de medio siglo.

(RD/Agencias)

 

http://www.periodistadigital.com/religion/america/2014/04/28/las-farc-denuncian-que-algunos-obispos-disparan-contra-el-proceso-de-paz.shtml

Latinoamérica, menos católica y más evangélica


Latinoamérica, menos católica y más evangélica
Desde 1995, la iglesia católica ha perdido fieles en casi todos los países, pasando del 80 al 67 por ciento de la población. El informe resalta el crecimiento evangélico paralelo a la pérdida de creyentes católicos.

24 DE ABRIL DE 2014, ESPAÑA

Según un informe de Latinobarómetro, el cristianismo evangélico ha crecido en los últimos dieciocho años en Latinoamérica a medida que el catolicismo ha descendido progresivamente.

El crecimiento económico experimentado en el continente en los últimos años, dice el informe titulado ‘Las religiones en tiempos del papa Francisco’, no ha supuesto una secularización de la sociedad. De hecho, América Latina permanece “creyente”, siendo Chile y Uruguay los únicos países donde se puede palpar un aumento del secularismo.

En total, el catolicismo ha perdido 13 puntos porcentuales en cuanto a creyentes en todo el continente, pasando de un 80 por ciento de la población en 1995 a un 67 por ciento en 2013. Sigue siendo, por lo tanto, la religión con más seguidores en estos países, aunque en casi todos la tendencia es a la baja.

El descenso de creyentes católicos se produce de forma muy acentuada en países comoNicaragua y Honduras, donde pierde una presencia cercana al 30 por ciento.También hay descensos significativos, del 20 al 15 por ciento, en Costa Rica, Uruguay, Chile, Panamá y Brasil. El descenso es más leve, entre el 13 y el 5 por ciento, en El Salvador, Perú, Colombia, Argentina, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Guatemala y Paraguay. Sólo dos países muestran un aumento de fieles católicos en porcentaje: sonRepública Dominicana (1 por ciento) y México, con un 2 por ciento.

En todos los países excepto República Dominicana y México, hay una pérdida de fieles al catolicismo que sucede al mismo tiempo que se produce un aumento de los evangélicos. “No se puede decir que sean las mismas personas pero sí es un cambio simultáneo, uno disminuye mientras el otro aumenta”, afirma el informe.

CAMBIO GENERACIONAL APOYA CRECIMIENTO EVANGÉLICO
Además la población evangélica del continente es más joven que la católica. “A menor edad mayor cantidad de evangélicos (…) Estamos entonces frente a un proceso evolutivo donde además de los cambios bruscos en algunos países se está produciendo un cambio intergeneracional, donde disminuyen los católicos al tiempo que aumentan los evangélicos”.

Una de las tendencias que apunta el informe, que recoge estadísticas de los últimos 18 años en el continente, es que se produce “una migración de creencias religiosas, que se manifiesta muy fuertemente en algunos países. Esto implica que el proceso de secularización que trae el desarrollo económico no tiene el mismo impacto en América Latina, que el que ha tenido en otras partes del mundo (por ejemplo en Europa)”.

Así, “los que abandonan el catolicismo no se vuelven necesariamente ateos o agnósticos, sino más bien abrazan otra religión”.

 El informe completo puede  descargarse aquí.

Editado por: Protestante Digital 2014

Creative Commons

Una vez más, el Vaticano castiga a la igualdad de género más rápidamente que el abuso sexual: Patricia Miller


 

  • Congregación del Vaticano para la Doctrina de la Fe ha eliminado Padre Jerry Zawada , activista por la paz franciscana conocida, de la vida pública como un sacerdote para celebrar la misa con una mujer.

    El 76-años de edad, Zawada ha sido condenada a una “vida de oración y penitencia” en el convento de Wisconsin de su orden para decir misa con Janice Sevre-Duszynska en 2011.Sevre-Duszynska fue ordenado sacerdote en la Asociación de Mujeres Sacerdotes Católicas Romanas, un movimiento de disidencia ordenación de las mujeres en la Iglesia Católica que ha ordenado a unas 180 mujeres como sacerdotes desde 2002, cuando siete mujeres fueron ordenados en una ceremonia en el río Danubio.

    El Vaticano se movió agresivamente para aplacar cualquier entusiasmo por los movimientos secesionistas de ordenación de las mujeres después de la ordenación del Danubio recibió amplia cobertura de los medios . Se dice que cualquier mujer que dice ser ordenado es excomulgado automáticamente y en 2010 declaró la ordenación de mujeres una grave ofensaa la par con la pedofilia.

    Equívoco del Vaticano de la ordenación y la pedofilia de la mujer, y la velocidad relativa con la que se ha disciplinado a los disidentes, es irónico dado su  menos-que rápido  respuesta a los pedófilos reales y los obispos que encubrieron sus acciones.

    En 2012, la CDF expulsado Padre Maryknoll  Roy Bourgeois  del sacerdocio cuatro años después participó en la ordenación de Sevre-Duszynska y despojado de 92 años de edad jesuita  Bill Brennan  de sus facultades como sacerdote tres semanas después de que dicha masa con Sevre- Duszynska en una protesta anual en la Escuela de las Américas. Burgués fundó la  Escuela de la Americas Watch , que busca el cierre del Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación de Seguridad en Fort Benning, GA, anteriormente conocida como la  Escuela de las Américas , que entrenó a dictadores notorios, como el general Manuel Noriega y fue implicado en una serie de abusos contra los derechos humanos en América Latina, incluyendo el asesinato de seis jesuitas.

    En contraste con la rapidez relativa con la que el CDF se movió contra tres activistas por la paz ancianos que celebraban misa con una mujer, que tomó el Vaticano 13 años para finalmente expulsar a  Michael Fugee del sacerdocio a mediados de marzo. Fugee admitido a acariciar un niño de 14 años de edad, en 2001, pero su condena fue anulada por un tecnicismo. Bajo un acuerdo con los fiscales, la archidiócesis de Newark, NJ, accedió a supervisar y le prohibió el contacto con los niños, pero lo nombró capellán de un hospital sin informar al hospital de su historia. Fugee siguió teniendo contacto con los niños, incluyendo viajar con ellos en los retiros, hasta el año pasado cuando un periódico local trajo sus actividades a la luz y una protesta pública forzó su destitución.

    El obispo, que se suponía iba a supervisar Fugees, John Myers, permanece al frente de la diócesis de Newark a pesar de  las llamadas para su remoción . Un grupo de católicos en Kansas City, MO, está presionando al Vaticano para eliminar el obispo  Robert Finn , quien fue declarado culpable de un cargo de delito menor en el año 2011 de no reportar sospechas de abuso después de haber encontrado las imágenes pornográficas de niños en el ordenador de un sacerdote. Monseñor William Lynn, quien estaba a cargo de las asignaciones de los sacerdotes y el abuso de la investigación para la Arquidiócesis de Filadelfia desde 1992 hasta 2004, fue declarado culpable de ocultar los informes de malos tratos y condenado a tres a seis años de cárcel por permitir  “monstruos en traje clerical.”  Fue liberado bajo fianza cuando un tribunal dictaminó que la ley de niños en peligro en el estado no se aplicaba a los que no supervisa directamente a los niños; la diócesis pagó su fianza y permanece sacerdote en buen estado.

    Las encuestas muestran un apoyo constante a la ordenación de mujeres entre los católicos.Una reciente  encuesta de Pew  encontró que el 68 por ciento de los católicos apoyar a las mujeres sacerdotes y el 42 por ciento piensa que la iglesia probablemente permitirá que en las próximas décadas, lo cual es muy optimista teniendo en cuenta los obstáculos canónicos que han sido erigidas por los dos papas anteriores a cualquier cambio en la enseñanza.

    Cuando era jefe de la CDF antes de convertirse en Papa Benedicto XVI, Joseph Ratzinger proclamó la prohibición del Papa Juan Pablo II sobre la ordenación de mujeres, esencialmente infalible, una caracterización que fue  disputada por los teólogos progresistas. Tal designación significa que la ordenación de las mujeres es considerado un tema cerrado.Papa Francis confirmó en su primera exhortación apostólica  Evangelii Gaudium , que la “reserva del sacerdocio a los hombres … No es una cuestión abierta a la discusión.”

    Escribiendo en  The Week , Damon vinculador  predice  un “éxodo masivo” de la Iglesia Católica si no revisa la prohibición “increíblemente convincente” en la ordenación de las mujeres:

    Los católicos estadounidenses se han acostumbrado a adorar en un estado de disonancia cognitiva, con una mayoría de rechazar las enseñanzas sexuales de la iglesia …. Esto es relativamente fácil de hacer, debido a que estas cuestiones no vienen muy a menudo en la misa por el contrario, la mayoría de los católicos que apoyan la ordenación de mujeres se enfrentan en el altar con el sacerdocio de todos los hombres cada vez que van a la iglesia. Por el momento, la frustración sobre el tema se silencia porque el Papa Francis ha inspirado tanta buena voluntad entre las grandes esperanzas fieles-y criados para la reforma. Eso ha dado a la iglesia un respiro. Pero no va a durar …. Tarde o temprano-y probablemente más pronto–igualitarias mente los católicos van a perder la paciencia.

    El Vaticano tiene la esperanza que puede retrasar ese día del juicio final, eliminando los signos más visibles de la disidencia en el tema. Pero como dice Linker, tarde o temprano, los católicos van a darse cuenta de que el cambio que han estado esperando no viene en absoluto.

    Corrección: Gracias a Bridget María Meehan del ARCWP por dejarnos saber que en lugar de 160, como una versión anterior de este artículo se especifica, de hecho hay más de 180 en el Movimiento Internacional Católico Mujeres Sacerdotes. 

http://www.religiondispatches.org/dispatches/patriciamiller/7743/again__vatican_punishes_gender_equality_more_swiftly_than_sexual_abuse/

La iglesia (I): ¿lugar de reunión o centro comercial?


 

César Vidal Manzanares

La Economía del Reino (XVII)

La iglesia (I): ¿lugar de reunión o centro comercial?
A partir de Constantino, el cristianismo fue cambiando el énfasis en el Libro por una visión ceremonial y sacerdotal que se fue desarrollando todavía más durante la Edad Media y que no siempre fue totalmente limpiado con la Reforma.

04 DE ABRIL DE 2014

Hace unos años, asistí a un episodio no por triste menos revelador y, sobre todo, aleccionador. A una iglesia local le comunicaron que el ayuntamiento había decidido donarle un terreno para que pudiera levantar un edificio mayor. La noticia resultaba tan inesperada – el estado de “pan y circo” se dedica fundamentalmente a vaciarnos los bolsillos con la excusa de que cubre nuestras necesidades – que es comprensible que los miembros de aquella iglesia se pusieran como locos con ella. Lo que vino después fue todo menos ejemplar. Se sucedieron distintas reuniones en las que los miembros, de manera bastante libre, fueron expresando lo que soñaban – literalmente – que debía ser la nueva iglesia. De manera bien reveladora, los aspectos espirituales quedaron obviados de manera casi total. Sin embargo, se expresó la necesidad de que hubiera zonas donde los niños pudieron pasarlo bien, de que no faltara el wi-fi o de que se acomodara una residencia para un misionero que, por cierto, no tenía mucho en interés en regresar a su país de origen. La iglesia – lamentablemente – había quedado identificada con un lugar y ese lugar se definía, lógicamente, como tal.

Esta es una visión totalmente contraria al Reino y que, sin embargo, tiene una larga trayectoria en la Historia del cristianismo. A decir verdad, sus orígenes, como los de tantas aberraciones espirituales, se hallan en el siglo IV cuando el cristianismo se convirtió en religión estatal.

Todavía en el s. I, Pablo, despidiéndose de Timoteo, le indicó que “desde la niñez conoces las Sagradas Escrituras las cuales pueden hacerte sabio para la salvación por la fe en Cristo Jesús” (2 Timoteo 3: 15). En otras palabras, la Biblia era la base de la fe y la conducta de los cristianos. El panorama cambió de manera radical en el siglo IV. Al respecto, el testimonio de J. H. Newman, nada sospechoso porque fue un cardenal católico procedente del anglicanismo, no pudo ser más claro:

“En el curso del siglo cuarto dos movimientos o desarrollos se extendieron por la faz de la cristiandad, con una rapidez característica de la Iglesia: uno ascético, el otro, ritual o ceremonial. Se nos dice de varias maneras en Eusebio (V. Const III, 1, IV, 23, &c), que Constantino, a fin de recomendar la nueva religión a los paganos, transfirió a la misma los ornamentos externos a los que aquellos habían estado acostumbrados por su parte. No es necesario entrar en un tema con el que la diligencia de los escritores protestantes nos ha familiarizado a la mayoría de nosotros. El uso de templos, especialmente los dedicados a casos concretos, y adornados en ocasiones con ramas de árboles; el incienso, las lámparas y velas; las ofrendas votivas al curarse de una enfermedad; el agua bendita; los asilos; los días y épocas sagrados; el uso de calendarios, las procesiones, las bendiciones de los campos; las vestiduras sacerdotales, la tonsura, el anillo matrimonial, el volverse hacia Oriente, las imágenes en una fecha posterior, quizás el canto eclesiástico, y el Kirie Eleison son todos de origen pagano y santificados por su adopción en la Iglesia”
( An Essay on the Development of Christian Doctrine , Londres, 1890, p. 373).

A partir de Constantino, el cristianismo fue cambiando el énfasis en el Libro por una visión ceremonial y sacerdotal que se fue desarrollando todavía más durante la Edad Media y que no siempre fue totalmente limpiado con la Reforma. La iglesia se fue identificando cada vez más con un edificio que, de forma creciente, se fue haciendo más grandioso. En la locura constructora – consideraciones artísticas aparte – el papado no dudó en caer en las formas peores de simonía que acabaron estallando con ocasión de la venta de indulgencias para levantar san Pedro en Roma.

A pesar de que las lecciones históricas son evidentes no parece que muchos se hayan enterado. Que el actual pontífice no viva en un edificio con miles de habitaciones sino en uno que tan solo tiene unos centenares a alguno le parecerá el colmo de la santidad, pero, sinceramente, cuesta creerlo. Pero que en otras regiones se predique que como los cristianos son hijos del Rey deben vivir como príncipes es una extravagancia blasfema. Lo es por la sencilla razón de que el Hijo no tenía donde recostar la cabeza (Lucas 9: 58) y si se caracterizó por algo fue por evitar ese principesco modo de vida que, sin embargo, disfrutaba Herodes.

No sorprende que los primeros cristianos se reunieran en las casas (Hechos 2: 46-7; Filipenses 4: 22), que ya en el siglo II optaran por añadir los cementerios – las famosas catacumbas – y que no contaran con edificios de culto hasta el siglo IV. A decir verdad, era lógico Lo importante no era el wi-fi, ni la zona de niños, ni siquiera los instrumentos musicales o el púlpito. Lo importante era la enseñanza que habían impartido los apóstoles y la celebración del partimiento del pan.

Algunas denominaciones han intentado mantener esa sencillez original de la iglesia primitiva contando con lugares de culto modestos – en alquiler o en propiedad – a los que incluso no se denomina iglesias para evitar la confusión teológica. Confieso mi predilección por esa visión eclesial, pero tampoco pretendo establecer un límite de miembros, superficie o prestaciones del local. Sí creo, no obstante, que el llamamiento del pueblo de Dios es “buscar primero el Reino de Dios y su justicia” (Mateo 6: 33).

Lamentablemente, esa búsqueda del Reino se ha sustituido, en ocasiones, por un evangelio de codicia en el que se prometen bendiciones – no pocas veces materiales – a condición de que se de dinero y en el que se ha olvidado cuál es el camino del Reino. Paul Washer ha señalado agudamente que cuando predicando prosperidad sólo el que la predica es próspero algo va mal.

Pero incluso cuando no se incurre en esa conducta, se ha perdido muchas veces la visión del Reino identificándose la iglesia con las modas musicales, con la última corriente – ¡cuántas no hemos visto los que tenemos ya cierta edad! – con el último viento… o con el espacio para niños y el wi-fi. Como no cuesta mucho pensar, ese tipo de actitud ha causado no pocos quebraderos de cabeza porque los gastos – no siempre justificados – tienen que ser asumidos por alguien y entonces o se busca cómo vaciar los bolsillos de los contribuyentes – la iglesia católica lleva siglos haciéndolo en España y no sólo en España – o se descargan fardos pesados sobre gente que no puede soportarlos. Pero quizá lo peor sea que esa visión constituye una conducta semejante a la de alimentar a niños con comida basura. Su apariencia puede ser buena, pero la realidad es que los organismos son débiles y enfermizos porque no recibieron el alimento adecuado.

No es esa la visión del Reino. Los que han entrado en el Reino, los que han decidido que su Rey sea Dios, los que siguen las enseñanzas del mayor heraldo de ese Reino que ha habido nunca saben que lo relevante no es ni el tamaño del local, ni el acompañamiento musical, ni las diversas prestaciones sino el que el centro de todo sea la Palabra y que de ello se derive que la vida se sostenga sobre la roca que son las enseñanzas de Jesús (Mateo 7: 24-7). A fin de cuentas, la verdadera prueba de que somos – o no – cristianos es la medida en que seguimos las enseñanzas del Reino y así, poco a poco, nos vamos asemejando a Jesús.

CONTINUARÁ

Autores: César Vidal Manzanares

©Protestante Digital 2014

Creative Commons

Sergio Arce Martínez: Teólogo en revolución


Sergio Arce Martínez es uno de los teólogos más prominentes de la historia del protestantismo latinoamericano y caribeño. Ciertamente, figura notable y distinguida, como intelectual orgánico, del Caribe y de Cuba. Sus aportes como escritor, maestro, pastor y educador teológico lo distinguen como líder ecuménico. Son estas dimensiones de su personalidad y trayectoria que deseo destacar.

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 310 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: