COLOMBIA: Júbilo por Santa Laura de Jericó


Júbilo por Santa Laura de Jericó

ILUSTRACIÓN CAMILA MONTEJO

Colombia encuentra en su santa un paradigma y un referente excepcional de valores y principios fundamentales, así como de su sentimiento hacia Dios.

EL COLOMBIANO | Publicado el 21 de abril de 2013

La canonización en el Vaticano, el próximo 12 de mayo, de la madre María Laura de Jesús Montoya Upegui, es un suceso grato, ejemplarizante y alentador para Colombia.

La primera santa colombiana fue un modelo de superación, abnegación y sacrificio. Su vida un inmenso testimonio de entrega y compromiso con los humildes y los débiles.

El asesinato de su padre cuando ella tenía apenas dos años de edad, determinó para la madre Laura una existencia asediada por el esfuerzo, el sufrimiento y las privaciones. Tuvo que realizar enormes sacrificios para sobrevivir y para formarse como educadora. Con visión, mística, entereza y una voluntad irreductible, propia de la estirpe antioqueña, se entregó a educar jóvenes en la fe cristiana en varios municipios de Antioquia: Amalfi, Fredonia, Santo Domingo, La Ceja, hasta cuando, a la edad de 39 años, se consagró de lleno a la vida religiosa. Como misionera se radicó en Dabeiba dedicada al servicio y a la catequesis de los Embera-Chamí. Creó numerosas misiones, escribió 30 libros, fundó dos órdenes religiosas y mantuvo un ritmo febril de trabajo, aún en los últimos nueve años de su vida, que pasó en silla de ruedas, hasta su muerte ocurrida el 21 de octubre de 1949.

Ante un legado y un ejemplo de tal dimensión, el significado profundo de este hito para Colombia está ligado a la espiritualidad. Un país como el nuestro, con tradición y devoción católicas coetáneas con su historia desde la colonia, donde miles de hombres y mujeres, especialmente en las anteriores generaciones, se consagraron a la vida religiosa, encuentra en su santa un paradigma y un referente excepcional de valores y principios fundamentales así como de su sentimiento hacia Dios.

La canonización de la madre Laura crea para Antioquia y en especial para el municipio de Jericó grandes desafíos. Se está estructurando a marchas forzadas un plan de choque liderado por la Gobernación de Antioquia para atender la multitudinaria asistencia de visitantes que llegarán el 12 de mayo a Jericó. Se concentra en temas logísticos lo cual es necesario y oportuno. Pero es fundamental que se otorgue igual o más importancia al contenido. Que sea una celebración religiosa en el estilo y el espíritu del Papa Francisco, sobria y profunda, impregnada en el sentimiento cristiano, en el amor y la fraternidad. Un homenaje a la altura del personaje, que refleje la esencia de su personalidad y su legado y recoja lo mejor del amplio y profundo ciclo de estudios que han desarrollado en los últimos meses acerca de su fundadora, las Misioneras de la Madre Laura.

También es urgente que las autoridades municipales y departamentales se ocupen rápidamente de definir un marco legal acorde con la nueva realidad del municipio, que en adelante se verá asediado por constantes y multitudinarias peregrinaciones.

Se trata de preservar la naturaleza y la tradición de Jericó y establecer las condiciones para que sus habitantes puedan aprovechar adecuadamente los beneficios del turismo religioso, lo cual exige reglamentar el acceso y el uso de sus espacios, y poner límites estrictos y razonables a la avalancha de mercantilismo que podría transformar, para mal, uno de los municipios más bellos de Antioquia y ahora y quizás por muchos años el único con una Santa nacida en su suelo: Santa Laura de Jericó.

CONTRAPOSICIÓN

Fe y Ciencia van por caminos distintos

 

Por PEDRO GUERRERO
Médico siquiatra y profesor universitario

Se puede entender y respetar el tema de la santidad como parte de la ideología religiosa. Pero en cualquier caso, un hecho irrefutable es que la fe y la ciencia van por caminos diferentes y absolutamente irreconciliables.

La fe no necesita ser demostrada porque forma parte de la ideología religiosa.  Basta simplemente con creer. Los asuntos científicos en cambio deben ser demostrados de acuerdo con el método científico.

La fe hace parte del dogmatismo. La santidad está ligada con creencias populares de vieja data que  son respetables pero no son científicas. Igual pasa con los milagros que son creaciones populares de larga y vieja tradición, que quizás hacen más tranquila la vida de algunas personas pero no corresponden a la realidad.

Vienen de esa vieja historia de la humanidad que va de la magia a la ciencia y que influyen en el pensamiento de la gente no solo en la religión, también en la medicina lo cual es palmario en el auge de algunas “medicinas alternativas”. En síntesis, santos y milagros son creencias relacionadas con el sentimiento popular, que muchas veces da fe de cosas que no tienen asidero real.

 

 

http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/J/jubilo_por_santa_laura_de_jerico/jubilo_por_santa_laura_de_jerico.asp

 

George Weigel en “First things” pidió mayor representatividad, que los eméritos no participen en la votación y que haya menos purpurados en la Curia


04/18/2013
 Cardenales y Cónclave; propuesta de reforma desde Estados Unidos

"Extra omnes"“EXTRA OMNES”

ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

El colegio cardenalicio y el Cónclave necesitan una reforma. Lo sostiene en un artículo publicado en “First Things” el intelectual católico estadounidense George Weigel, venerable consejero del Ethics and Public Policy Center y autor de una de las mayores biografías sobre Karol Wojtyla. Weigel indicó que el colegio cardenalicio durante el último Cónclave estaba compuesto por un «electorado extraño», pues el 20% de los electores ya se han jubilado. «Solo ocho de los cardenales electores tenían menos de 65 años (y la mitad de los más jóvenes eran estadounidenses: los cardenales Burke, Di Nardo, Dolan y Harvey)».

 

 

Después, Weigel hizo notar que ni el decano ni el vicedecano del colegio tenían derecho de voto. Y también observó que la India tenía, por ejemplo, más cardenales electores que Francia (cinco contra cuatro) y que la Gran Bretaña (ninguno, después de la renuncia del escocés Keith O’Brien). El cardenal Lubomyr Husar, arzobispo mayor emérito de la Iglesia católica oriental más grande, no participó en el Cónclave porque había cumplido 80 años el 26 de febrero, dos días antes de la sede vacante, mientras el presidente emérito del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos, Walter Kasper, participó en la elección a pesar de haber cumplido los ochenta años 5 días después de la renuncia oficial de Benedicto XVI.

 

 

El colegio cardenalicio, según indicó George Weigel, no es efectivamente representativo de la población católica, puesto que América Latina, en donde vive la mitad de los fieles católicos, envió solo 19 electores a la Capilla Sixtina, mientras Italia, «en donde la práctica católica no es, digamos, robusta» y cuya población representa el 4 % del total de fieles a nivel global, tuvo 28 cardenales electores.

 

 

Weigel, pues, propone algunas reformas al respecto. Sobre todo la cancelación del automatismo de la creación cardenalicia para las arquidiócesis en las que la fe «está muriendo». «Si el 7% de la población católica local va a misa los domingos», como sucede en algunas ciudades de la vieja Europa, ¿por qué sus obispos deberían tener garantizada la participación en el colegio cardenalicio? Weigel propone esperar que los obispos de estas diócesis demuestren que son capaces de re-evangelizar sus territorios antes de obtener la púrpura.

 

 

La segunda propuesta es la de transformar los Pontificios Consejos en «institutos de investigación» que estén bajo la guía no de cardenales, sino de sacerdotes religiosos o laicos cualificados. Una tercer propuesta está relacionada con el “automatismo” que lleva al cardinalato a los líderes de los diferentes departamentos administrativos del Vaticano, como el Gobernatorado, la Aspa, la Prefectura de asuntos económicos…

 

Para concluir, Weigel propone que el colegio de los cardenales electores sea reorganizado según un criterio geográfico y demográfico, y que el número máximo sea de 144 miembros (actualmente son 120): el 144 es un número «bíblico», 12 tribus por 12 apóstoles. Además, indica que sería necesarioque todos los cardenales pierdan el derecho a votar cuando renuncien a sus servicios en las diócesis o en la Curia, y no cuando cumplan los 80 años, porque, argumenta: «un electorado en el que casi uno de cada cinco está jubilado no es un electorato bien planeado». Ni el decano ni el vicedecano del colegio cardenalicio deberían ser cardenales electores. Weigel también propone que los electores se reúnan regularmente, cada 18 meses, para que se conozcan mejor entre sí.

 

 

http://vaticaninsider.lastampa.it/es/vaticano/dettagliospain/articolo/vaticano-vatican-usa-stati-uniti-estados-unidos-24171/

 

La espiritualidad humana tiene su origen en estructuras cerebrales


Ya es posible provocar artificialmente, por estimulación eléctrica o magnética transcraneal, experiencias místicas

 

Nuestro cerebro genera experiencias espirituales, religiosas, numinosas, divinas o de trascendencia, han demostrado diversos estudios sobre la epilepsia del lóbulo temporal, las experiencias cercanas a la muerte o sobre la posibilidad de provocar artificialmente este tipo de experiencias. Este hecho plantea la cuestión de si la división antinómica que solemos hacer entre materia y espíritu es correcta, al menos en lo que respecta al cerebro. Por Francisco J. Rubia.

 

La palabra neuroespiritualidad quiere dar a entender que nuestro cerebro genera experiencias que se han denominado espirituales, religiosas, numinosas, divinas o de trascendencia.

Estas experiencias se producen cuando se hiperactivan estructuras cerebrales pertenecientes a lo que se llama sistema límbico o cerebro emocional.

Aunque este hecho ya era antes conocido por los efectos que tiene la llamada epilepsia del lóbulo temporal, efectos que conoceremos enseguida, hoy se ha confirmado que las estructuras límbicas, cuando se activan sea por estimulación eléctrica o por estimulación magnética transcraneal, son capaces de producir estas experiencias espirituales.

Estos hechos tienen muchas consecuencias. En primer lugar, plantea la cuestión de si la división antinómica que solemos hacer entre materia y espíritu es correcta, al menos por lo que respecta al cerebro. Yo por eso al cerebro le he llamado “espiriteria” que es una contracción entre espíritu y materia.

Que la materia cerebral pueda producir espiritualidad nos dice que tenemos una tendencia innata a la espiritualidad, sobre la cual se construye todo el edificio de las religiones. Espiritualidad es un concepto más amplio que religión, ya que no existe religión sin espiritualidad, pero sí espiritualidad sin religión, como es el caso del budismo, del jainismo o del taoísmo.

Por eso, yo concluyo que tenemos una tendencia innata a la espiritualidad generada por estructuras cerebrales, pero no una tendencia innata a la religión, como algunos autores sostienen, porque la religión es una construcción social que consta de múltiples factores.

Epilepsia del lóbulo temporal y éxtasis místico

En patología se conoce un caso de epilepsia que afecta sólo al lóbulo temporal del cerebro. El lóbulo temporal es especialmente vulnerable a la hiperactividad de las estructuras que allí se encuentran y en la que muchas células se activan al mismo tiempo provocando convulsiones. Las crisis suelen ser crisis parciales simples y complejas.

Las crisis parciales simples son las que causan emociones intensas como éxtasis místico u otro tipo de experiencias religiosas o espirituales. Las crisis parciales complejas son aquellas en las que el paciente no es consciente de sus acciones y realiza “automatismos”, como masticar sin razón, tocarse la ropa o rascarse.

En muchos casos estas crisis no van acompañadas de pérdida del conocimiento, como ocurre en las crisis generalizadas cuando la hiperactividad se extiende por otras partes del cerebro provocando las convulsiones por todos conocidas.

Se ha descrito un síndrome, que es una colección de síntomas, denominado el síndrome de Gastaut-Geschwind, por los neurólogos que lo definieron, que se caracteriza por los siguientes síntomas:

Trastornos de la función sexual, generalmente hiposexualidad, conversiones religiosas súbitas, hiperreligiosidad, hipergrafia, preocupaciones filosóficas exageradas, irritabilidad y viscosidad.

Estos síntomas coinciden con muchos que se han descrito entre los místicos de todas las religiones y se supone que entre las personas que probablemente han padecido esta enfermedad se encuentran Teresa de Ahumada, también conocida como Santa Teresa de Jesús, que en su biografía dice que estuvo varios días en coma y cuando se despertó tenía la lengua “hecha pedazos de mordida”.

También se supone que Saulo de Tarso, Mahoma, Juana de Arco, Santa Catalina de Génova, Santa Catalina dei Ricci, Santa Teresa de Lisieux, Joseph Smith, fundador de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, es decir de la religión de los mormones, sufrieron también de epilepsia. Al igual que otras personas conocidas como Dostoievsky, Vincent van Gogh o Emanuel Swedenborg y muchos otros.

Experimentos recientes realizados en Canadá han mostrado que la estimulación magnética transcraneal de las estructuras límbicas del lóbulo temporal puede producir en sujetos sanos experiencias de la presencia de otros seres o experiencias espirituales y religiosas, en las que los sujetos dicen encontrarse con seres espirituales, pero siempre de su propia religión, nunca de otras religiones.

Experiencias cercanas a la muerte

Personas que han estado muy cerca de la muerte o clínicamente muertas, sea por grave enfermedad, accidente o paro cardíaco y que volvieron a la vida o de manera espontánea o por maniobras de resucitación ha referido experiencias muy parecidas a las que hemos referido en la epilepsia del lóbulo temporal.

Estas son las siguientes: inefabilidad, o la dificultad de expresarlas con palabras, sensaciones de paz, felicidad y bienaventuranza, ir por un túnel oscuro en cuyo final hay una luz blanca brillante, sentirse fuera del cuerpo, flotando y observándose desde lo alto, encuentro con personas fallecidas, figuras religiosas o seres espirituales y hablar con ellos, revisión como en una película rápida de toda la vida.

Todas estas características son muy similares a las experiencias místicas, religiosas, numinosas, divinas o de trascendencia a las que me he referido antes. En ellas se pierde el sentido del tiempo y del espacio y la experiencia se considera más intensamente real que la realidad cotidiana, algo que está en relación con la hiperactividad de una estructura del cerebro emocional llamada la amígdala que es la que da sentido de realidad a los sucesos o estímulos que llegan del entorno.

Todas estas experiencias se han interpretado como que en esas circunstancias, sobre todo en las experiencias de salir fuera del cuerpo, el alma intenta salir del cuerpo y vuelve a él cuando el peligro de muerte ha pasado.

Sin embargo, hoy se pueden provocar esas experiencias de manera experimental estimulando eléctricamente una parte de la corteza cerebral conocida como el giro angular. Estos experimentos han sido realizados en Suiza, en el laboratorio de neurociencia de la Escuela Politécnica Federal de Lausanne, dirigido por el neurólogo Olaf Blanke.

Las experiencias cercanas a la muerte no están aún explicadas en su totalidad, pero sí de manera aproximativa. Es de suponer que la falta de oxígeno y la producción aumentada de anhídrido de carbono en esas circunstancias límites hacen que muchas neuronas dejen de funcionar, sobre todo las que tienen un mayor metabolismo que suelen ser neuronas inhibidoras.

Esto produce una hiperactividad de las estructuras vulnerables del sistema límbico que se encuentran en el lóbulo temporal generando los síntomas que hemos descrito.

Las sensaciones de paz, tranquilidad y bienaventuranza se producen porque el cerebro en situaciones de estrés, y qué mayor estrés que estar al borde de la muerte, produce unas sustancias parecidas a la morfina, las llamadas endorfinas, que normalmente se utilizan como analgésicos en ejercicios musculares prolongados y exhaustivos que no podrían realizarse sin ellas por el dolor muscular que producen esos ejercicios.

De ahí el fenómeno de que los corredores de maratón y otros atletas de alto rendimiento queden enganchados a esos ejercicios por el placer que producen.

A la vista de estos hechos, lo que llamamos espiritualidad son experiencias en las que determinadas estructuras de nuestro cerebro se encuentran muy activas. En algunos casos a estas experiencias se las ha llamado estados alterados de consciencia, y en estos estados el sujeto presumiblemente entra en contacto con supuestos seres espirituales.


Los chamanes 

En las épocas humanas más antiguas, las de los cazadores-recolectores, en las que el ser humano ha vivido prácticamente un 99,9% de toda su historia sobre el planeta (unos 150 a 200.000 años), estos estados alterados de consciencia eran comunes entre los chamanes, especie de hechiceros, curanderos o sacerdotes y guías espirituales de la comunidad.

Como dice el historiador rumano de las religiones Mircea Eliade, el chamán es especialista en la técnica del éxtasis. Mediante técnicas activas, como la danza o la percusión de instrumentos como los tambores, etc., el chamán entra en éxtasis o trance, en el que se comunica presuntamente con antepasados de la comunidad o seres espirituales.

El llamado vuelo del chamán lo realiza supuestamente al cielo o desciende a los infiernos y a su vuelta se dice que es capaz de predecir el futuro, saber dónde se encuentran los mejores lugares para cazar y curar enfermedades, generalmente de carácter psicosomático.

Con técnicas pasivas, el chamán puede también entrar en éxtasis. Estas técnicas suelen ser el aislamiento sensorial, el ayuno, la meditación o el sufrimiento. Cuando mediante estas técnicas, sean activas o pasivas, el chamán no puede entrar en ese estado alterado de consciencia, entonces ingiere drogas alucinógenas, psicodélicas o enteógenas.

Esta última palabra significa etimológicamente “dios generado dentro de nosotros”. Las sustancias activas son alcaloides que se encuentran en hongos, plantas, lianas y arbustos, como la Amanita muscaria u hongo matamoscas, el peyote mejicano, el hongo psilocybe o la ayahuasca.

Todas estas sustancias reaccionan químicamente con receptores que se encuentran en gran número en las estructuras límbicas que ya conocemos produciendo su hiperactividad.

Por cierto que la búsqueda de estas sustancias no es exclusiva del hombre, sino que muchos otros animales también buscan flores, lianas, plantas y hongos que contienen sustancias enteógenas para experimentar esos estados alterados de consciencia, anticipándose así a los drogadictos de nuestras culturas.

A lo largo de la historia, el ser humano ha vivido siempre en dos mundos: el mundo natural y el llamado mundo sobrenatural. El hombre ha buscado siempre evadirse del mundo natural y buscar el ámbito que ha llamado sobrenatural en el que pretendidamente se reunía con dioses, demonios, antepasados o familiares fallecidos.

Desde el punto de vista neurocientífico, el ámbito de lo sobrenatural no es un mundo que existe fuera de nosotros mismos, sino que es un producto, como gran parte de lo que consideramos realidad exterior, de la actividad de nuestro cerebro.

Por eso, si decimos que el mundo de lo sobrenatural es el mundo de los espíritus, chocamos de nuevo con el concepto de “espíritu” que no debe ser una hipótesis científica porque no puede comprobarse ni falsearse, siguiendo los criterios del filósofo austríaco Karl Popper.

En este sentido, las llamadas experiencias espirituales habría que nombrarlas de otra manera, como por ejemplo “experiencias supralímbicas”, habida cuenta que pueden ser inducidas por estimulación del sistema límbico o cerebro emocional. El prefijo “supra” quiere indicar que se trata de experiencias supremas desde el punto de vista subjetivo.

Antigüedad de la experiencia espiritual 

La pregunta que se plantea es cuándo el ser humano comenzó a tener experiencias espirituales. En el Paleolítico Medio (entre los 130.000 y los 33.000 años a.C.) y en el Paleolítico Superior (entre los 33.000 y los 9.000 años a.C.) se han encontrado tumbas en las que se encuentran los cuerpos de los fallecidos acompañados de herramientas e implementos de caza, lo que apunta a la creencia en una vida más allá de la muerte.

Es decir, se considera que los “humanos arcaicos” – entre los que figuran el Homo heidelbergensis, el Homo rhodesiensis, el Homo neanderthalensis, y posiblemente el Homo antecessor descubierto en Atapuerca – podrían tener creencias espirituales.

Se ha encontrado, por ejemplo, que en sepulturas del Hombre de Neanderthal, el fallecido fue enterrado con cuernos de cabra colocados en círculo, vértebras de ciervo, pieles de animales, instrumentos de piedra, ocre rojo y distintas clases de flores. En otras sepulturas se han encontrado bloques de piedra sobre el cadáver o decapitaciones rituales que se han interpretado como creencias en la posibilidad de que el espíritu del muerto pudiese volver a atormentar a los vivos.

Por esta razón se ha pensado que las creencias espirituales rebasan los 100.000 años, por lo que serían anteriores al hombre moderno u Hombre de CroMagnon, cuya antigüedad se remonta a los 40.000 años a.C.

Es posible que estas experiencias sean anteriores incluso a los homínidos. Muchos animales, como antes dijimos, en la búsqueda de alimentos naturales ingerirían plantas u hongos que contienen sustancias enteógenas por lo que podrían entrar en un éxtasis parecido al de los humanos.

A algunos les parecerá insólito y extraño que piense en la posibilidad de que otros animales puedan tener experiencias espirituales. Pero habría que decir que también nos parecía que la moralidad es una facultad exclusivamente humana, y cada vez se aportan más pruebas que indican que existen facultades precursoras de la moralidad, así como comportamientos que pueden considerarse morales, en primates no humanos y en otros animales.

El neurólogo estadounidense Kevin Nelson, en su libro The Spiritual Doorway (La entrada espiritual en el cerebro), dice lo siguiente: “Lo místico no está más allá del lenguaje en sentido neurológico. Está antes del lenguaje, residiendo en estructuras cerebrales arcaicas que tienen que ver con nuestra supervivencia darwiniana. Mi fuerte corazonada es que las experiencias místicas existieron mucho antes de que el lenguaje llegara a nuestra especie. Esto es un pensamiento bastante sorprendente, Significa que otros animales aparte de los seres humanos pueden haber tenido sentimientos místicos”.


La espiritualidad del cerebro 

Desde que se conoce que el cerebro produce espiritualidad se plantean dos posibilidades: la postura de creyentes que puede argumentar que Dios ha colocado en el cerebro humano estructuras que permiten la experiencia espiritual y el contacto con la divinidad, o que éstas son fruto de la evolución, como el resto del organismo, por el proceso de selección natural, lo que llevaría a preguntarse qué valor de supervivencia tendrían estas estructuras.

Si las estructuras son fruto de la evolución, lo cual parece obvio, todavía queda la posibilidad de que un diseño divino lo haya hecho posible utilizando los mecanismos de la evolución para llegar al hombre y que fuese éste el que pudiese tener las experiencias espirituales y de esa manera poder comunicarse con los seres espirituales. Pero también es posible la postura contraria, a saber, que estas estructuras son las que han generado las creencias en seres espirituales como un producto accesorio de otras funciones ligadas al cerebro emocional.

En este segundo caso, la espiritualidad resultaría ser una facultad mental como cualquier otra que se ha desarrollado en respuesta a una determinada presión medioambiental. Si esto es válido para todas las facultades mentales, también lo es que los rasgos universales que el ser humano posee sirven para aumentar las probabilidades de supervivencia del organismo, ya que la naturaleza suele eliminar lo superfluo.

Como todas las facultades mentales se necesita un entorno apropiado para que se desarrollen. Es lo que ocurre con el lenguaje, la música o la inteligencia, para mencionar sólo unas pocas. De ahí que haya personas más espirituales que otras, dependiendo de que tengan más o menos desarrollada esta facultad; el entorno, esto es, la cultura y la sociedad en las que la persona se encuentra, jugarían un papel esencial en su desarrollo.

Por esa razón existen y han existido individuos con una gran espiritualidad, como por ejemplo los fundadores de religiones, y otros en las que esa espiritualidad parece estar ausente.

Que esta facultad depende de la integridad de estructuras cerebrales lo muestra el hecho de la disminución de la espiritualidad en enfermos de Alzheimer, en autistas y también en algunos casos de tumores o lesiones cerebrales diversas.

La experiencia espiritual o mística como regresión 

Como antes decía el neurólogo Kevin Nelson, con razón, las estructuras límbicas responsables de las experiencias espirituales son estructuras arcaicas, desde el punto de vista de la evolución. El sistema límbico lo compartimos con prácticamente todos los mamíferos y explica que podamos entendernos mediante un lenguaje no verbal con nuestros animales de compañía.

Si las experiencias espirituales, místicas, o numinosas dependen de estas estructuras, esto significaría que estas experiencias suponen una regresión a un estado de consciencia arcaico, como suponía Sigmund Freud en su obraEl malestar en la cultura. Para Freud, los ensueños, en los que sabemos que domina el cerebro emocional, son una regresión, entendiendo por regresión el regreso de la mente a un estado o nivel de funcionamiento anterior al habitual.

En ellos el pensamiento lógico y consciente queda anulado, siendo sustituido por el pensamiento onírico, por una lógica pre-verbal, no-dualista, arcaica en suma.

Por ello, en los estados místicos una característica es la inefabilidad, o sea la dificultad de expresar en palabras la experiencia. San Francisco de Sales decía, por ejemplo: “En este estado, el alma es como un niño de pecho, a fin de que la leche se deslice hacia su boca sin que él tenga siquiera que mover los labios”.

Ingesta de sustancias enteógenas y el origen de la religión

Como hemos dicho, la ingesta de plantas, hongos, lianas y flores con sustancias enteógenas es más antigua que la especie humana. Quizá copiando a los animales, los seres humanos han ingerido desde tiempos inmemoriales estas sustancias, entrando en lo que llamo una segunda realidad o una “consciencia límbica”, descrita innumerables veces por los místicos de todas las religiones.

Sabemos, por ejemplo, que los renos de Siberia buscan el hongo alucinógeno Amanita muscaria, llamado hongo matamoscas o falsa oronja, para ingerirlo. Este hongo crece bajo coníferas, hayas y abedules y también es buscado por ardillas y moscas, de ahí su nombre. En el Canadá son los caribúes los que también lo ingieren. Muy probablemente, los chamanes siberianos copiaran a los renos, descubriendo así las propiedades que les permitían acceder al estado alterado de consciencia.

Otro hongo muy apreciado es el hongo Psilocybe, muy conocido en la cultura azteca que le llamaba “hongo de Dios”, aunque también se le ha llamado “carne de los dioses”. Es ingerido por perros y cabras pero también se le ha encontrado en el estómago de primates no humanos. Suele crecer en los excrementos de mamíferos. Por la descripción que se hace en la Biblia del maná, se ha sugerido que podría tratarse del hongo psilocybe.

Un planta, conocida con el nombre Peganum harmala, contiene la sustancia activa harmalina, fuertemente alucinógena. Esta planta se ha encontrado enfrente de las cuevas de Qumram, patria de los esenios, por lo que se supone que estos místicos judíos que vivieron en el desierto de Judea desde el siglo II a.C. y que fueron descubiertos cuando se encontraron los Manuscritos del Mar Muerto en 1947, podían haber ingerido estas plantas psicoactivas.

El antropólogo norteamericano Michael Winkelman dice que “la asociación en todo el mundo de las sustancias psicodélicas con los orígenes de las tradiciones religiosas, junto con la capacidad de esas sustancias de producir experiencias espirituales profundas, es un importante apoyo a las hipótesis que plantean que las tradiciones religiosas pueden haber surgido por los efectos profundos de esas sustancias sobre la consciencia”.

A lo largo de la historia de la humanidad, chamanes, místicos, monjes, profetas, poetas y literatos fueron auténticos exploradores de la espiritualidad, adentrándose por diversos medios en lo que he llamado consciencia límbica o segunda realidad.

Una realidad producida por el cerebro, como la inmensa mayoría de lo que llamamos realidad exterior. Hoy sabemos que los colores, los olores, los gustos y los tactos son atribuciones del cerebro a la información que llega de los órganos de los sentidos, pero que no existen en la naturaleza.

En la antigua Israel, la profecía inspirada, que estaba considerada como una comunicación directa con la deidad, jugó un importante papel. Figuras como Elías, Samuel o Elisha han sido considerado chamanes. Y el antropólogo inglés Brian Morris opina que el chamán más famoso de la historia fue Jesús de Nazareth. Y lo mismo opina Graham Hancock, sociólogo y escritor escocés, no sólo por la naturaleza de Cristo, medio humano y medio divino, sino por la ordalía de la crucifixión, muerte y resurrección.

Y el estudioso de las religiones Huston Smith opina que tanto Moisés como Cristo, debido a las austeridades como el ayuno y el agotamiento provocaron cambios somáticos y teofanías espectaculares, con referencia a los cuarenta días de ayuno de Moisés en el monte Horeb y a los cuarenta días en el desierto de Cristo que se siguieron con la aparición de Satán y las tentaciones.


Conclusiones

De lo expuesto, cabe concluir que, dado que poseemos en nuestro cerebro estructuras que son capaces de generar espiritualidad, la consecuencia es que tenemos una predisposición genética para ella.

Que sobre esta espiritualidad se construyen las religiones, un hecho que se puede deducir de las experiencias profundamente espirituales que han tenido todos los fundadores de religiones.

Que la espiritualidad es un concepto más amplio que el de religión, ya que no existe religión sin espiritualidad, pero sí espiritualidad sin religión, como dijimos al principio.

Que la experiencia espiritual, religiosa, mística, numinosa, divina o de trascendencia es probablemente anterior a la aparición de nuestra especie sobre la Tierra.

Que lo que llamamos espiritualidad es el resultado de la actividad de determinadas estructuras cerebrales pertenecientes al sistema límbico o cerebro emocional.

Que se puede acceder a las experiencias espirituales mediante técnicas activas, como la danza o la percusión de instrumentos, como hacen los chamanes, pero también mediante técnicas pasivas como el aislamiento, la huida al desierto, la privación sensorial y de alimentos y bebidas, la meditación, etc., como han hecho siempre todos los místicos y anacoretas.

Que las drogas enteógenas permiten también el acceso a estas experiencias espirituales y religiosas y se han utilizado desde tiempos inmemoriales.

Que hoy es posible provocar artificialmente, por estimulación eléctrica o magnética transcraneal, este tipo de experiencias.

Que el cerebro sea capaz de generar espiritualidad debería obligar a una revisión de los conceptos materialismo y espiritualidad.

Finalmente, yo propondría que la antítesis espíritu-materia fuese sustituida por espiritualidad religiosa y espiritualidad no religiosa.


COLOMBIA: APRENDIZAJE EN AUTOCUIDADO Y AUTOSANACIÓN SISTEMA HOHNERGIE


 

                                       Un buen cuidador sabe cuando parar!      (Ch .J)         

Herramientas de autoconocimiento y sanación para la propia vida y la labor de acompañamiento. El aprendizaje en autocuidado posibilita a los participantes conocer las señales físicas  y emocionales generadas por experiencias traumáticas y diseñar rutas personales de recuperación y fortalecimiento.

Este año el proceso se desarrollará en tres ciclos de un fin de semana, cerca de Bogotá. 

Ciclo 1: Abril 20-21

Ciclo 2: Agosto 24-25

Ciclo 3: Noviembre 16-17 

ContenidosComprensión general de la manera como los traumas se incrustan en el cuerpo y conocimiento de herramientas de autocuidado y autorrecuperación. Practica en terapias intuitivas: Masaje, movimiento meditativo, expresión corporal, música y voz, terapia cráneo-sacral, haptonomía.

Dirigido a:  Líderes comunitarios, educadores, estudiantes, profesionales en trabajo social, ciencias de la salud y áreas afines.  Acompañantes o participantes de procesos humanos, sociales y eclesiales en contextos de vulnerabilidad

Requisitos: El requisito principal es el compromiso de participar en el proceso completo -los tres ciclos-. Ropa cómoda, cojín o manta para el suelo, libreta personal y colores.

Metodología: Teórico vivencial y práctica asesorada.

LugarPronto se informará a las personas inscritas acerca del lugar y hora de encuentro y de regreso a Bogotá.

Aporte Económico: Valor por Ciclo: $150.000 a cancelarse 8 días antes de cada ciclo así:

Ciclo 1: Cancelar antes del 12 de Abril

Ciclo 2: Cancelar antes del 16 de Agosto

Ciclo 3: cancelar antes del 8 de Noviembre

Cuenta ahorros CorpBanca  037-108952 a nombre de Kairós Educativo -Enviar formulario de inscripción y copia de consignación a ptcuidado@kaired.org.co o pteocuidado @gmail.com antes del 12 de Abril

 

Talleres temáticos y de profundización

Taller de Reconciliación:  Mayo 25  

Taller de Duelo: Junio 22  

Taller de Poder y sexualidad-  Octubre 5 

Aporte Económico: $20.000 por taller. Para las personas inscritas en el proceso de aprendizaje en autocuidado $15.000 por taller.

Igualmente agradecemos sea consignado o cancelado en la oficina de Kaired al menos 8 días antes de cada taller.

Lugar: Casa de los niños-Britalia. Se informará oportunamente dirección y detalles para llegar.

Invita. Kairós Educativo KairEd

CUPOS LIMITADOS 

Contacto:  

Judith Bautista Fajardo- Cel 3154034124  ptcuidado@kaired.org.co y pteocuidado@gmail.com

PLAN SOLIDARIO DE BECAS:  Si Cancelas el 10% más en tu inscripción, ayudarás a alguien a participar. Si conoces personas que deseen apoyar la participación de líderes comunitarios, educadores populares, estudiantes, misioneros y religiosos que trabajan en zonas vulnerables, agradecemos el contacto.

Para programar retiros y talleres en otras ciudades puedes contactarte con

Kairós Educativo: www.kaired.org.co  Pedagogía y teología del cuidado-  o   http://www.facebook.com/hohnergie.autocuidado

Cra 10 No. 24-76 Of 1208 tel: 3427795 BOGOTA

El papa Francisco pregunta por el padre Alfonso Llano


 

juan guerra

Juan Guerra supo en fuentes confiables que el papa Francisco se ha mostrado vivamente interesado en la suerte del padre Alfonso Llano Escobar, el columnista católico más leído del país.

El Sumo Pontífice pregunta por el sacerdote jesuita  cuando se encuentra en el Vaticano  con personas que acaban de llegar de Colombia.

Por mandato de su superior provincial, el padre Llano no ha vuelto a publicar en El Tiempo su columna dominical “Un alto en el camino”, instituida en 1976.

El interés papal coincide con la presentación del libro ¿Por qué callas, Dios mío?, en el que el clérigo pregunta: ¿”Será que Dios permite la maldad”?

Un poco de historia

Por hacer públicas sus opiniones, el padre Llano ha tenido que transitar por la calle de la amargura al igual que el franciscano brasileño Leonardo Boff, uno de los más brillantes teólogos de la liberación, quien fue llamado por el prefecto de la congregación para la Doctrina de la fe, (el entonces cardenal Joseph Ratzinger) para que rindiera cuentas sobre su más reciente libro, titulado “La iglesia: carisma y poder”.

En su obra, Boff analizó el modelo romano de la Iglesia, que reprobaba por estar demasiado volcado sobre sí mismo, por ser demasiado clerical y jerárquico. La Iglesia, dijo, había celebrado un “pacto colonial” con las clases gobernantes.

Según lo relatan Carl Berstein y Marco Politi en su libro “Su Santidad”, Boff es un cristiano comprometido con las clases pobres y más explotadas de Brasil al igual que el ahora   Papa Francisco.

El purpurado Boff fue conducido a la misma habitación en donde Galileo habia sido condenado por inquisidores 350 años antes. El 26 de abril de 1985 fue condenado a un año de silencio, no se le permitió enseñar, dar conferencias o publicar libros. Boff aceptó el castigo.

El disenso en la Iglesia

Luego, los purpurados Wojtyla y Ratzinger se jugaron a fondo contra el disenso, llamaron a relación al teólogo francés Jacquez Pohier por el libro “When I say God”. A Pohier se le prohibió escribir, predicar  o dar conferencias sin previa autorización.

Después siguieron con el teólogo suizo Hans Kung, uno de los más influyentes en el Concilio Vaticano ll e inmenso conferencista de la Universidad de Tubinga, lo relevaron de sus deberes de enseñanza y le revocaron el titulo de teologo catolico, a kung a Se le cuestionó el libro “Infallible? An Inquirí” sobre la infabilidad papal.

A Edward Schillebeeckx,  teólogo dogmático flamenco, otro protagonista del Concilio Vaticano ll, por su libro “Jesus: An experiment in christology”, se le acusó por sus opiniones sobre el nacimiento virginal de Cristo.

Este mismo tema rebosó la copa del reverendo Llano, quien fue sacado del diario El Tiempo donde escribía una columna dominical desde 1976. El Padre Llano pidió perdón por lo escrito.

Preguntas: ¿Qué será lo que quiere Su Santidad Francisco, cuando pregunta por el Padre Llano? ¿Será que le quiere dar otra oportunidad a sus compañeros jesuitas?

 

REMITIDO AL E-MAIL

«O Forcades se seculariza, o la secularizan, o el precedente será impresentable», pide Josep Miró


 

El ex-político de CiU quiere mano firme
Actualizado 12 abril 2013
P. J. Ginés/ReL  
“O Forcades se seculariza por voluntad propia, o la secularizan, o el precedente a escala española y europea será absolutamente impresentable, porque va mucho más allá de un territorio concreto, de un pequeño grupo político, y afecta a toda la congregación benedictina y por extensión a toda la Iglesia“.

Quien así reacciona ante la decisión de la monja benedictina Teresa Forcades de impulsar una formación política independentista catalana no es un españolista furibundo ni un escapista que proponga la huida de los católicos a ermitas lejos del mundo.

Es Josep Miró i Ardèvol, ex-político del partido nacionalista catalán Convergència Democràtica de Catalunya, y con un itinerario político “muy catalanista”, que incluyó su organización en los años de los Juegos Olímpicos en Barcelona de campañas de propaganda nacionalista aprovechando el eco mediático.

Pero Miró hace 12 años decidió servir a la Iglesia y la propuesta social cristiana con la asociación E-Cristians (www.e-cristians.com), plural y transversal, y años después dejó sus cargos políticos. Fue nombrado miembro del Pontificio Consejo de Laicos, que asesora al Papa en el Vaticano.

Miró dejó a un lado los temas opinables en política partidista para centrarse en lo común de la propuesta cristiana y buscar la unidad de acción de los cristianos en Cataluña y en España.

Miró señala en un artículo muy crítico en su blog que el caso de la monja Forcades es muy distinto.

“Un sacerdote, un monje, no puede entrar en la política de partidos, y una monja no puede ser una excepción por muy Forcades que se llame y por el hecho de que hasta ahora haya dicho y llevado a cabo lo que se le haya pasado por el gorro sin que su comunidad dijera nunca esta boca es mía; lo cual sin duda, y ahora se ve, constituye un precedente poco afortunado que precisamente no pasará como un acierto a la historia de tan ilustre congregación religiosa“, asegura Miró.

“Un religioso o una religiosa no pueden participar en el juego de los partidos. Si así desean hacerlo, porque en conciencia consideran que es absolutamente necesario, el camino es su secularización, no hay vuelta de hoja. La prohibición es evidente, es total y no admite excepciones”.

Josep Miró pide que la política la hagan los cristianos laicos, no las monjas

“Y la razón de ello es obvia: no puede crearse la confusión de que en alguna manera la Iglesia está presente a través de esa persona en aquella opción política. No podemos asumir una acción de Forcades por el hecho de declararse de la postizquierda si no lo aceptaríamos por parte de una monja actuando en el otro sentido del espectro político“.

“Ya existe suficiente división en el seno de la Iglesia por razones muy distintas, muchas más ligadas a personalismos y a otros motivos -y Forcades también pertenece a este grupo porque su ego está inconmensurablemente desarrollado-, como para que vayamos a vivirla más ahora con banderas de partidos”.

Miró no pide que los católicos abandonen la política, más bien lo contrario. Pero el caso de los religiosos es distinto, y la necesidad de unidad cristiana en Cataluña es esencial.

“La Iglesia está por encima del conflicto político secular. Su mensaje y actuación directa, social y económica, guiada por su Doctrina Social, puede ser todo lo contundente que se quiera y en las actuales circunstancias lo ha de ser y mucho. Pero esto es una cosa y otra muy distinta es sentar el precedente de que alguien se pueda envolver con la bandera de un partido político y presentarse a las elecciones siendo monja”.

A ver si ahora vamos a descubrir una especie de nacionalcatolicismo político pero de izquierdas. Quienes han de hacer política de partido son los laicos, los hombres y mujeres que para eso están. La tarea de las monjas, de los monjes, de los sacerdotes, es muy distinta”.

Y Miró, que es un observador privilegiado por su posición en el Pontificio Consejo de Laicos y sus encuentros periódicos con líderes católicos en el Vaticano, insiste en que no se trata de una curiosidad peculiar, sino de un precedente que puede dañar a toda la Iglesia en Europa.

“O Forcades se seculariza por voluntad propia, o la secularizan, o el precedente a escala española y europea será absolutamente impresentable, porque va mucho más allá de un territorio concreto, de un pequeño grupo político, y afecta a toda la congregación benedictina y por extensión a toda la Iglesia”, concluye.

Teresa Forcades y Arcadi Oliveres entran en política


Arcadi Oliveres y Teresa Forcades

 

Lanzan un manifiesto para conducir el proceso soberanista “desde abajo”

La benedictina y el presidente de Justicia i Pau abogan por el proceso constituyente en Cataluña

Redacción, 11 de abril de 2013 a las 09:26

 Reclaman la expropiación de la banca privada y la defensa de una banca pública y ética, sueldos y pensiones dignos, reducción de la jornada laboral y reparto del trabajo y democracia participativa

Dos personalidades que se han convertido los últimos años en iconos de la izquierda catalana, la monja benedictina Teresa Forcades y el economista y presidente de Justícia i Pau Arcadi Oliveres, son los impulsores este miércoles de un manifiestoen el que piden la apertura de un proceso constituyente en Cataluña.

En el texto, Forcades y Oliveres llaman a los ciudadanos catalanes a sumarse a la petición y constatan que, a su juicio, los últimos años de protestas ciudadanas han demostrado que “el actual modelo económico, institucional y ordenamiento político ha fracasado“. Ambos apuestan por conducir el proceso soberanista “desde abajo” y “crear un modelo político y social nuevo sin repetir fórmulas del pasado”.

Ambos ven necesario la creación de una candidatura, una “herramienta plural” para canalizar el proceso desde la base, desde “los barrios y los pueblos”. Esta candidatura debería presentarse a las próximas elecciones en el Parlament de Catalunya con el fin de “defender la convocatoria de una asamblea constituyente para definir qué modelo de estado y de orden socio-económico queremos”.

El manifiesto pide que la candidatura no sea un partido político y niegan querer presentarse a las elecciones, sino que reclaman una participación popular en la futura constitución de una eventual “República catalana“. Forcades y Oliveres enumeran algunos de los puntos sobre los cuales se debería erigir el nuevo Estado catalán. Entre otras propuestas, reclaman la expropiación de la banca privada y la defensa de una banca pública y ética, sueldos y pensiones dignos, reducción de la jornada laboral y reparto del trabajo y democracia participativa, reforma electoral y lucha contra la coprrupción.

Según ha informado la cadena TV3, ambos han mantenido contactos con partidos políticos, organizaciones sindicales, o la Assemblea Nacional de Catalunya (ANC), entre otras asociaciones. La nueva candidatura se presentaría como claramente de izquierdas y soberanista y se asemeja a proyectos similares que se han iompulsado en el pasado para que exista una candidatura unitaria en la izquierda emulando a la Syriza griega.

(Rd/Ep)

 

 

http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2013/04/11/teresa-forcades-y-arcadi-oliveres-entran-en-politica-religion-iglesia-cataluna.shtml

El suicidio del hijo de Rick Warren provoca un debate sobre las enfermedades mentales


La muerte de Matthew Warren, de 27 años, quien se suicidó el viernes de la semana pasada, sorprendió a los cristianos evangélicos. La mayoría no sabían que Rick Warren, estaba luchando con un problema familiar grave.

Estados Unidos | Jueves 11 de Abril, 2013 | Por Nínro Ruíz Peña |

La muerte de Matthew Warren, de 27 años, quien se suicidó el viernes de la semana pasada, sorprendió a los cristianos evangélicos. La mayoría no sabían que Rick Warren, estaba luchando con un problema familiar grave.

Días después del suicidio del hijo menor del pastor Rick Warren, líderes cristianos evangélicos han comenzado una conversación nacional sobre cómo sus creencias a veces pueden estigmatizadas por a aquellos que luchan con una enfermedad mental.

Conocidas figuras evangélicas pidieron el fin de la vergüenza y el secretismo que todavía rodea en torno a las personas que en EE. UU. padecen de una enfermedad mental y que la sociedad sea más tolerable y que los afectados reciban un mejor tratamiento médico, particularmente los evangélicos.

“Parte de nuestro sistema de creencias es que Dios todo cambia, y que debido a que Cristo vive en nosotros, todo en nuestros corazones y nuestras mentes deben fijarse”, dijo Ed Stetzer, un prominente pastor y escritor que asesora a las iglesias evangélicas. “Pero eso no significa que no necesitan a veces ayuda médica y la ayuda de la comunidad para hacer esas cosas”.

La muerte de Matthew Warren, de 27 años, quien se suicidó el viernes de la semana pasada, sorprendió a los cristianos evangélicos. La mayoría no sabían que Rick Warren, autor del best-seller “Una Vida con Propósito” y un pastor conocido por abordar temas como la política, el matrimonio y el sexo, estaba luchando con un problema familiar grave.

Rick Warren, escribió a su congregación Saddleback en Lake Forest, California, que “sólo los más cercanos” sabían de la enfermedad mental de su hijo y que a pesar de recibir la mejor atención médica y espiritual, se suicidó.

Rebeca Lyons, esposa del popular pastor Gabe Lyons, escribió esta semana que “la ansiedad y el pánico son mi némesis”. Ella exhortó a los cristianos a no vincular la enfermedad mental con la debilidad espiritual.

“Como cristianos, creemos que la enfermedad y el dolor tiene sus raíces en un mundo roto por el pecado. Pero hay consecuencias reales para los que viven en medio del caos. Para simplificar esta complejidad sería ingenuo ser negligente o peor”, dijo Rebeca.

Para los cristianos que creen en la transformación de una fuente divina ayuda emocional, incluso definiendo una petición de oración puede estar lleno, algunos líderes y feligreses señaló. Por ejemplo, la depresión es el resultado de un comportamiento pecaminoso para los cuales hay que pedir perdón? Y si la oración no trae alivio, lo que podría estar diciendo Dios?

“Cuando las personas sufren a pesar de la oración y considerar la terapia”, la gente piensa: ‘¿Es esto un golpe en contra de mi fe? ¿No creo en Dios lo suficiente? ¿Ahora tengo que recurrir a esto?”, dijo Henry Davis, líder evangélico de First Baptist Church of Highland Park. “Creo que Dios está en terapia. Yo creo que Dios puede estar en las medicinas. Si alguien dice: “Yo sólo voy a orar”, lo que tienes que hacer es más”.

Planean Servicio Memorial privado Matthew

Cabe destacar que el funeral de Matthew, será privado, ha revelado la Iglesia Saddleback a través de su página web.

“Dado que la familia Warren es amada por muchos, ningún edificio en Orange County es suficientemente grande para contener una ceremonia conmemorativa abierta”, declararon funcionarios de la iglesia.

“La familia decidió que era mejor tener un pequeño servicio, privada de su hijo”, dice el comunicado adelantando que “hablará públicamente a nuestra familia de la iglesia acerca de la tragedia cuando regrese a predicar después de un período de duelo”, dijeron.

Los funcionarios de la Iglesia Saddleback dijeron que no darán más detalles sobre el servicio memorial.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Washington Post y Christian Post

La república de los señores de la guerra


Por: Salomón Kalmanovitz

Una insurrección popular fue detonada por el asesinato del líder popular Jorge Eliécer Gaitán hace 65 años.

  • Desde antes, los conservadores radicales venían organizando en campos y veredas a “Los Pájaros”, la versión primitiva de los paramilitares de los años ochenta, para echar atrás los logros sociales de la República Liberal y ganar las elecciones locales. En 1947, el gobierno de Ospina Pérez clausuró el Congreso, de mayoría liberal, configurando una dictadura. Los liberales comenzaron a defenderse por medio de guerrillas y a hacerse fuertes en los llanos, en Cundinamarca y Tolima.

En 1950 ganó las elecciones Laureano Gómez frente a la abstención liberal. Su radicalismo falangista no era compartido por los conservadores de centro, de tal modo que su gobierno fue perdiendo apoyo, hasta que le organizaron el golpe militar que ejecutó Gustavo Rojas Pinilla en 1953. Éste declaró una amnistía que fue aceptada por los liberales, mas no por la fracción comunista que los acompañaba.

La guerra civil así iniciada cobró al menos 200.000 víctimas y un millón de desplazados. Muchos se fueron a colonizar la frontera, donde fueron atacados subsecuentemente por el Ejército. Ese es el origen de las Farc-Ep, que es parte integral de un país que no ha superado una organización política basada en señores de la guerra.

Efraín González, León María Lozano, El Cóndor, Mancuso, los Castaño, Manuel Marulanda, Don Berna y Víctor Carranza compartieron todos un reverencial respeto de parte de miles de inermes campesinos y ciudadanos. Los señores de la guerra conservadores tuvieron además un soterrado pero efectivo apoyo de su partido, fueron defendidos por la jerarquía eclesiástica, contaron con jueces, magistrados y fiscales que les garantizaron impunidad frente a crímenes de lesa humanidad y los medios de comunicación los ungieron con títulos de zares y dones. Los modernos señores de la guerra desplazaron a 700.000 familias de 7 millones de hectáreas en los últimos 25 años. Contaron con 35% de la representación congresional, con innumerables alcaldías y gobernaciones y fueron base política del presidente Uribe.

Carranza fue emblemático: participó con su ejército privado en la guerra de las esmeraldas y en la reciente guerra de los Llanos. Beco Díaz, en su canción El negro José María, relata los excesos de la guerra llanera: “las espadas se mellaban con los huesos que partían”, “los chulos se ahitaban con la carne que comían” y “los paticos navegaban en la sangre que corría”.

La cruenta guerra dejó sus dividendos: Carranza logró acumular activos por más de US$500 millones y se dice que apropió un millón de hectáreas de tierras en el Meta y en el Casanare. Dos obispos declararon que era un hombre bueno, arrepentido de sus pecados. Algunos medios titularon que sólo era un personaje controvertido.

Si el proceso de paz con las Farc es exitoso, se podría comenzar a marchitar la estructura política de los señores de la guerra, que tan bien se complementa con el clientelismo. Ellos perpetúan el atraso, la pobreza y la exclusión política, garantizan además que los dueños de la tierra no tributen, como los nobles en la Edad Media. Podríamos entrar en una fase de competencia política basada en la argumentación ideológica. Podríamos construir un Estado fuerte, basado en un servicio civil meritocrático incorruptible. Podríamos superar, por fin, la barbarie de los señores de la guerra.

La reforma de la curia ya ha empezado


 


Se comprende por los primeros actos realizados por el Papa Francisco, todos ellos de ruptura, incluida su decisión de no alojarse en el apartamento pontificio 

Actualizado 8 abril 2013
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  | Comentar 2
 
Además de la inédita elección del nombre Francisco, el Papa Jorge Mario Bergoglio está imprimiendo al gobierno central de la Iglesia, desde el primer momento, innovaciones que en la curia miran con ansiedad, por no decir con terror.

La elección de no vivir en el apartamento pontificio del tercer piso del Palacio Apostólico y de seguir residiendo en la Domus Sanctae Marthae, que lo había hospedado como cardenal durante el cónclave, es de por sí un acto de ruptura.

En la práctica, esta elección permite al nuevo Papa sustraerse físicamente a la presión burocrática que, si se hubiera trasladado allí arriba, correría el riesgo de desbaratar su vida y ahogar su efectiva capacidad de gobierno.

Sería interesante saber si y cuánto se han reducido ya en volumen y peso las valijas de documentos que cada día la secretaría de Estado suele llevar al escritorio del Papa, a fin de presentarle textos para estudiar, aprobar, autentificar, etc.

No sería extraño pensar que el estilo sobrio y austero del primer pontífice jesuita de la historia obligue a los despachos de la secretaría a reducir al mínimo los dossiers que hay que someter a su consideración.

El estilo innovador del Papa Francisco suscita, además, algunas preguntas sobre cómo podrá explicarse este estilo en algunos sectores específicos del gobierno de la Iglesia universal.

Pues aunque Bergoglio ame definirse obispo de Roma, a todos los efectos actúa y se mueve como Papa.

Esto se ha comprobado en la rapidez con la que ha elegido a su sucesor en Buenos Aires, actuando, efectivamente, como pastor de la Iglesia universal.

Desde luego, el nombramiento no ha pasado la criba de la congregación para los obispos; y no parece tampoco haber llegado tras una amplia consulta ni entre los obispos de la relativa provincia eclesiástica, ni entre el clero y el pueblo cristiano de Buenos Aires.

Después de este precedente, será interesante verificar cuál será la praxis del nuevo Papa en lo que concierne a los nombramientos episcopales en el mundo y a la creación de nuevos cardenales.

¿Seguirá sintiéndose vinculado al techo de los 120 cardenales electores establecido hace cincuenta años? ¿Concederá más púrpuras a las Iglesias locales en detrimento de la curia? ¿Continuará premiando a las sedes tradicionalmente cardenalicias o apostará más sobre las personas que sobre las diócesis? ¿Seguirá teniendo Italia nueve diócesis cardenalicias y un peso preponderante en el sacro colegio?

Respecto a Italia, será interesante ver si y cómo el Papa Francisco, que tiene también el título de primado de Italia, seguirá reservando para sí el poder de nombrar al presidente y al secretario de la conferencia episcopal.

El episcopado italiano, de hecho, es el único en el mundo en el que ambos cargos no son electivos, sino de nombramiento pontificio.

Respecto a esto, es sabido que en 1983 Juan Pablo II pidió a los obispos italianos si querían elegir ellos mismos el presidente y el secretario y, efectivamente, la mayoría votó a favor de esta posibilidad, pero luego no se hizo nada en mérito.

Quién sabe si ahora, en nombre de la colegialidad, la cuestión será desenterrada y de qué manera: con plena libertad de elección acordada a los obispos, o bien atribuyendo a los obispos la indicación de una terna de nombre entre los cuales el Papa decidirá.

Otro de los cambios podría concernir a la congregación para la doctrina de la fe.

Con Joseph Ratzinger, primero cardenal y luego Papa, la congregación ha tenido un papel de gran importancia en el gobierno de la Iglesia universal:

- en la elaboración de documentos dedicados a los llamados temas no negociables, como las instrucciones “Donum vitae” de 1987 y “Dignitas personae” de 2008, o las notas doctrinales sobre los católicos en la vida política de 2002 y sobre la legalización de las uniones homosexuales de 2003;

- con censuras adoptadas respecto a una veintena de obras teológicas, algunas de las cuales escritas por jesuitas, a saber: por Anthony de Mello en 1998, Jacques Dupuis en 2001, Roger Haight en 2004 y Jon Sobrino en 2006;

- con una penetrante acción judicial respecto a los llamados “delicta graviora” entre los cuales la pedofilia, con las severas normas aprobadas en 2001 y actualizadas en 2010.

Ahora, con el Papa Francisco, ¿qué pasará?

Con un inusual comunicado difundido el 5 de abril, después de la primera audiencia programada del Papa Francisco con el prefecto, el arzobispo Gerhard Ludwig Müller, la congregación para la doctrina de la fe ha querido poner de relieve que en la lucha contra los abusos sexuales cometidos por clérigos sobre menores se mantendrán firmes las líneas intransigentes de Joseph Ratzinger.

Pero más allá del comunicado – emitido probablemente para disipar cualquier posible recelo de discontinuidad en la materia respecto al pontificado precedente – ahora, concretamente, con el Papa Francisco, ¿qué pasará?

La congregación, ¿persistirá y seguirá trabajando a pleno ritmo como tribunal eclesiástico centralizado para los “delicta graviora”, o delegará de nuevo esta tarea en los obispos locales?

¿Seguirá interviniendo sobre cuestiones “no negociables” de la vida y de la familia, o se considerará satisfecha con los documentos ya publicados en el pasado?

¿Seguirá censurando los errores de los teólogos y teólogas, o se limitará a un papel exhortatorio?

Más aún, ¿seguirá la congregación controlando de manera preventiva los textos del Papa Francisco como hacía con los Papas precedentes?

En pocas palabras, ¿asistiremos, como dan a entender algunas señales, a una reorganización significativa de la congregación para la doctrina de la fe?

Durante el pontificado de Benedicto XVI se han emprendido, en campo litúrgico, iniciativas que han suscitado fuertes resistencias, como el caso del motu proprio “Summorum Pontificum”, que ha dado nuevamente plena dignidad en la Iglesia latina a los libros litúrgicos pre-conciliares. O como la firmeza en exigir traducciones más fieles al original latino en los misales en lengua vernácula, con una especial atención a la traducción del “pro multis” en las palabras de la consagración. ¿Qué pasará ahora?

Y con el Papa Francisco, primer Papa proveniente de una orden religiosa desde mediados del siglo XIX, ¿cómo acabará la visita apostólica a las religiosas de los Estados Unidos, promovida en los últimos años por la congregación vaticana para los religiosos?

En especial, ¿cuál será la “misión” del nuevo secretario de la congregación, el franciscano español José Rodríguez Carballo, nombrado el 6 de abril?

El nombramiento de Rodríguez Carballo ha sido el primero de la curia que ha hecho el Papa Francisco, que con él ha llenado el vacío dejado por el redentorista americano Joseph William Tobin, enviado de nuevo el pasado octubre a los Estados Unidos como arzobispo de Indianápolis por Benedicto XVI, que sin embargo lo había llamado para el cargo, después de que se hubiera mostrado demasiado blando respecto a las religiosas connacionales.

La elección de Rodríguez Carballo parece que no se debe tanto al hecho de ser ministro general de los frailes menores cuanto el hecho de haber sido elegido el año pasado presidente de la Unión de los superiores generales, la máxima expresión colegial del amplio y variado mundo de los religiosos.

Nombrándole a él, el Papa Francisco no ha continuado la fase instructora preparada en los últimos meses del pontificado de Benedicto XVI, en la cual estaba en “pole position” para el cargo de secretario de la congregación de los religiosos la figura de un dominico de origen estadounidense.

Y ahora, cambiando de tema, ¿qué pasará con los coloquios con la Fraternidad San Pio X de los seguidores de monseñor Lefebvre? Hasta ahora, el Papa Francisco ha citado el Concilio Vaticano II sólo de forma esporádica: en su primer mensaje a la comunidad hebrea de Roma y en el discurso a las delegaciones de las Iglesias y comunidades cristianas que han asistido a su misa de inicio de pontificado. Él no participó en el Concilio y fue ordenado sacerdote después del mismo. No parece particularmente preocupado por su hermenéutica, a la cual en cambio Benedicto XVI se entregó mucho. En su diócesis de Buenos Aires se ha mostrado más bien tolerante respecto a los sacerdotes tradicionalistas. ¿Qué pasará ahora?

Estas son algunas de las preguntas que han suscitado el estilo de gobierno introducido por el Papa Francisco al inicio de su pontificado.

Otras se refieren a los esperados nombramientos y reformas curiales. ¿Cuándo tomarán cuerpo? ¿Antes o después del verano? ¿Se reducirá por fin la desmesurada producción de documentos papales y curiales? ¿De qué modo se restructurarán los entes con competencias financieras, empezando por el tristemente célebre banco vaticano, el Instituto para las Obras de Religión? ¿Se reducirá el número de las beatificaciones y canonizaciones? ¿Se desbloqueará la causa sobre el martirio de Oscar Arnulfo Romero, bloqueada hace tiempo por la congregación para la doctrina de la fe, guiada entonces por Ratzinger?

Las respuestas llegarán con el tiempo, y no faltarán las sorpresas. Es una apuesta.

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 278 seguidores

%d personas les gusta esto: