¿De dónde suelen venir los escándalos eclesiales?


06.05.12 | 10:57.

Las personas bien formadas sufren cuando un sacerdote o muchos clérigos dan un patinazo en materia sexual. Así ha ocurrido en los últimos años, cuando se han detectado en el clero numerosos casos de pederastia. Pero una persona bien formada sabe distinguir bien entre la doctrina y la conducta de quienes rigen la Iglesia. La persona bien formada sufre, sí, y pide al Señor remedio ante estos desmanes. Pero no padece escándalo en el sentido de que esta conducta inmoral le incite al pecado.

Ojalá que todas las personas fuéramos tan maduras en la fe que no sufriéramos escándalo nunca. Pero no sucede así. Conozco a hombres y mujeres con sólida formación teológica y moral que han sufrido gran escándalo de sus jerarquías a causa de no aplicar los dirigentes eclesiales las normas del dogma y del Evangelio a las directrices o normativa. La ortodoxia en la Iglesia Católica está garantizada por la misma promesa de Jesucristo; pero no así la ortopraxis.

La debilidad, miopía espiritual, incluso en ocasiones la malicia, han sido causa en nuestra querida Iglesia de arbitrariedades, abusos de poder, veleidades por parte de muchos dirigentes.

Enseguida salta a la vista la nefasta inquisición. Pero sin llegar a estos extremos podíamos citar centenares de casos y detalles en que los dirigentes abusan de su poder, intentan dominar incluso las conciencias, dictan normativas en desacuerdo con el Evangelio o con los dogmas. Abunda y ha abundado mucho este modo de proceder.

No quiero bajar a detalles. En numerosas ocasiones nos hemos fijado en ellos. Quede aquí constancia del gran peligro de mantener, sí, una doctrina sana, ortodoxa, con toda la limpieza, pero después una práctica al margen o contraria a la misma.

Se sirven en ocasiones para justificar esta conducta nuestros dirigentes del apoyo de canonistas e incluso de teólogos. Pero a la larga, después tal vez de décadas, aparece la incongruencia. Entretanto toca sufrir a quienes con claridad advierten estos desmanes. Si los denuncian, tal vez incluso se vean marginados o perseguidos. Y si están los denunciantes bajos de humildad, pueden llegar a dejar el redil de Jesucristo e inventar otros reductos, a todas luces lejanos del verdadero hogar de las almas.

Pero… ¿Es la culpa solo de los “soberbios”? ¿No es mayor la falta de quienes hacen de su capa un sayo o de su miopía la norma de vida? Creo que se hubieran evitado cismas y cosas parecidas, si quienes rigen los destinos de la Iglesia hubieran tenido muy en cuenta la ortopraxis auténtica. La norma ha de estar del todo acomodada al dogma, al mensaje del Evangelio.

Te recomiendo mi página web http://personales.jet.es/mistica

Más de mil artículos del autor sobre enfermos y debilidad en http://opina2000.com

http://blogs.periodistadigital.com/secularizados.php/2012/05/06/p283962#more283962

COLOMBIA: VIVIENDA GRATIS? Lo mínimo que debe saberse sobre las viviendas “gratis”



——————————————————————————————–

Jorge Enrique Robledo, Senador, abril 29 de 2012
——————————————————————————————–
Habrá condiciones que no se han mencionado
Entre las muchas cosas que pueden decirse sobre el proyecto de ley de vivienda presentado por el gobierno de Juan Manuel Santos, además del conocido populismo reeleccionista que encarna, caben las siguientes:
La “gratuidad” consiste en que no tendrá que pagarse cuota inicial para acceder a una de esas viviendas, pero sí tendrán que cumplirse condiciones posteriores a su adjudicación por parte del Estado, so pena de no recibir las escrituras de la vivienda y hasta otras sanciones, dependiendo de reglamentaciones que no se conocen. En la exposición de motivos se explica qué quiere decir viviendas “gratis”, de acuerdo con las ideas del gobierno de Juan Manuel Santos y de lo que ocurre en Brasil, de donde se dice se trajo la idea:
“Brasil se ha convertido en un referente para el diseño de políticas de vivienda focalizadas en la población más pobre. El nuevo modelo de política de vivienda brasilero (Programa Mi Casa Mi Vida 1 y 2) propone una aproximación distinta al problema habitacional:
i.              Se requiere una segmentación mucho más fina de la demanda y la aplicación de instrumentos de acceso específicos para cada segmento. Para el segmento conformado por los hogares con ingresos mensuales menores a 3SM se ofrece la entrega de viviendas sin cuota inicial (subsidio pleno a la demanda), pero sin transferencia de la propiedad (la propiedad queda en un mecanismo de enajenación fiduciaria) y el hogar beneficiario asume el compromiso de destinar el 10% de su ingreso mensual durante diez años para la devolución de una parte del subsidio. La transferencia de la propiedad sólo se produce al término de este plazo. Los beneficiarios pueden ser desalojados si no atienden sus compromisos de pago”.
Lo anterior en Colombia se traduciría así, también según la exposición de motivos:
“Una vez construidas las viviendas, existirían los siguientes beneficios:
1.   Las viviendas resultantes de los proyectos serían asignadas a título de subsidio en especie a los beneficiarios. Es decir, los beneficiarios recibirían una vivienda habitable, a título de subsidio, sin perjuicio de que, de acuerdo con las condiciones de los hogares beneficiarios, el Gobierno establezca pagos parciales adicionales a cargo del beneficiario, o de que se exija el cumplimiento de requisitos contemplados en los programas sociales del Estado. A manera de ejemplo, los requisitos que contempla el Programa de Red Unidos para la superación de la pobreza extrema.
Es decir, dependiendo de las condiciones de los beneficiarios, el proyecto también da la posibilidad de que las viviendas no se asignen en forma definitiva ni en su totalidad a los mismos, sino que plantea la posibilidad que de que asignen temporalmente y la transferencia de su titularidad se condicione al pago parcial de la vivienda o a la ejecución de contratos de leasing habitacional o arrendamientos con opción de compra. Lo anterior permitirá que los beneficiarios que tengan ciertas capacidades de pago o que sean sujetos de crédito accedan a la vivienda en la medida en que asuman la responsabilidad de su pago parcial”.
De otra parte, la Presidenta de Camacol explicó que la ley tiene origen en una propuesta de esa organización (El Tiempo, Sección vivienda, Abr.28.12).
La ley afecta toda la política de vivienda y no solo la de soluciones “gratuitas”.
Apunta a quitarles el riesgo de participar en el negocio de producir viviendas populares a los constructores y, especialmente, a los banqueros, pasándoselo por completo al Estado, en una política que no toca las causas estructurales del problema. Estos planes se enmarcan en la estrategia de los “Macroproyectos de Interés Social Nacional” (resaltado en este texto), se desarrollarán mediante las figuras de los patrimonios autónomos y las fiducias mercantiles, en asocio del Estado con los particulares y se regirán por el derecho privado.
Pretende ocultar el fracaso de la política de vivienda subsidiada del Plan Nacional de Desarrollo. Porque a diciembre pasado habían entregado apenas 17.302 subsidios, cuando debían llevar 186.804, para poder cumplir con la meta de 526 mil del cuatrienio. Seguramente el gobierno abandonará la meta de los 526 mil subsidios, pues debe ocurrir que la financiación de las famosas cien mil viviendas “gratis” se haga a costa de reducir el total de las subsidiadas. “Con la nueva modalidad –dice Eduardo Sarmiento– aumenta el monto del subsidio a cambio de reducir el número de beneficiarios potenciales” (Ver anexo).
Cien mil viviendas “gratis”, aun si se realizaran, cosa que está por verse porque hay severas limitaciones de suelo urbano, entre otras cosas, tendrán limitado impacto frente a las necesidades de las muchas familias que no pueden acceder a viviendas que exijan crédito bancario, así puedan aportar cuota inicial y reciban subsidio del Estado. Según la exposición de motivos del proyecto de ley, el 36 por ciento de los 12.3 millones de hogares del país no puede conseguir un crédito, porque la banca no les presta a esos colombianos.
***
COLETILLA SOBRE LA REFORMA TRIBUTARIA:
Lo que exactamente dijo Santos sobre la reforma tributaria (página de la Presidencia de la República):
“Los que deberían pagar impuestos y no los están pagando, esos van a protestar. Los que deben pagar impuestos y sí están pagando, esos van a salir beneficiados porque vamos a bajar las tasas. O sea, el que está pagando sus impuestos como Dios manda, así sea muy rico, se va a ver beneficiado”.
El programa de vivienda gratis
Eduardo Sarmiento, El Espectador.com, Abr.29.12
El Gobierno anunció que entregará 100 mil viviendas sin compensación a los sectores más pobres de la población.
La decisión es interesante, pero está llena de interrogantes. Típica idea económica deformada por fines políticos.
La discusión ha girado sobre la disponibilidad de tierras y la financiación, las cuales no constituyen mayor obstáculo para construir las 100 mil viviendas, porque representan una pequeña fracción del déficit habitacional y de las metas oficiales. El problema está en el reducido tamaño del programa.
Desde tiempo atrás he sostenido que los subsidios de vivienda fueron mal concebidos por la tendencia centralista. La subvención se entrega en efectivo al beneficiario, condicionada a que el resto se cubra con un crédito. Así, la escogencia de los beneficiarios queda por cuenta del sector financiero. Por su parte, los bancos ven a los usuarios de interés social como sujetos de alto riesgo y, en general, buscan toda clase de procedimientos para eludir la obligación. Por eso, las ambiciosas metas de vivienda de todos los gobiernos se han incumplido garrafalmente.
En lugar de reformar en su conjunto el sistema fallido, el Gobierno intenta corregir la deficiencia estructural del sistema para un grupo reducido, asumiendo la totalidad de la financiación y pasando la selección de los beneficiarios a los alcaldes. En el fondo, está rectificando el programa de vivienda contemplado en el plan de desarrollo. Allí se estableció una meta de 560.000 viviendas de interés social para los cuatro años, es decir, 140 mil por año, y la ejecución no es ni 30%. La diferencia es que ahora, con la nueva modalidad, aumenta el monto del subsidio a cambio de reducir el número de beneficiarios potenciales.
En las declaraciones oficiales se habla de un programa de $3,7 billones, que aparentemente es una suma grande, pero que no dice nada si no se relaciona con el tiempo. De acuerdo con el ministro de Hacienda, las viviendas serían construidas por firmas que recibirían el pago cuando se entregue el producto terminado y con un plazo de cuatro años.
En todo esto no falta el protagonismo. El programa se infla con cifras y anuncios efectistas, que no tienen representación en la realidad. No se trata de un gasto de $3,7 billones que se repite cada año, sino de un gasto anual de $600 mil millones durante seis años. La erogación presupuestal anual es sólo de 0,1% del PIB, y se financiará con el incumplimiento de la meta de subsidios de viviendas de interés social.
Lo más grave es que no existe un marco institucional que garantice la asignación de las viviendas con criterios técnicos. Los beneficiarios serían escogidos por los alcaldes dentro de un marco complejo; los individuos que cumplen con los requisitos para acceder al privilegio son mucho mayores que la oferta. De hecho, se configura una renta que puede apropiarse con propósitos políticos.
La idea enfrenta serias dificultades de aplicación. Su sostenibilidad y transparencia sólo se lograrían dentro de un marco general que garantice la entrega de la vivienda a todas las personas que cumplan los requisitos, es decir, a los más pobres. En tal sentido, el volumen de viviendas tendría que ser mucho mayor, el período de aplicación de varios años y la erogación presupuestal anual de más del 1% del PIB. Adicionalmente requeriría de una severa fiscalización y rendición de cuentas para evitar la corrupción y el clientelismo.
En fin, el programa de vivienda gratis adolece de los mismos problemas de dimensionamiento de las leyes de tierras y el primer empleo. Las iniciativas sociales del Gobierno se presentan dentro de grandes despliegues y titulares, pero sin comprometer los recursos y las instituciones que aseguren el cumplimiento.
Remitido al e-mail

De todas las cosas que producen fastidio en la Iglesia católica, una en particular llama la atención: el machismo.


Nicolás Rodriguez

Monjas rebeldes

Por: Nicolás Rodriguez
Hoy por hoy se habla más de lo apetitosos que les resultan los niños a los curas que de su permanente agresividad hacia las que llaman “hermanas” (nótese que a cualquier aprendiz de monaguillo pronto se le dirá “padre”, no hermano). Y sin embargo, la pedofilia probablemente es tan antigua en la iglesia como la misoginia. Aun hoy, por ejemplo, la misa le está reservada al reverendísimo hombre. En sociedad, la mujer vota. Sin embargo, no tiene la palabra.

El tema volvió a sonar desde que el Vaticano, que no conoce pudor, regañó públicamente a un grupo grande de monjas gringas que se pasan por la faja sus preceptos. Se les ha visto con homosexuales y apoyando el uso del condón, lo que ya es suficiente gracia. Pero además, se sabe que las revoltosas monjas, que también han sido acusadas de “feminismo radical”, tienen su propia agenda en materia de justicia social. Algo que por supuesto Roma no está dispuesta a tolerar, pues está en juego la base misma de su poderío patriarcal.

Que las monjas les acoliten esto y lo otro a los anormales, que es como insiste impunemente la curia en ver a los homosexuales, vaya y venga. Pero que se manejen a sí mismas y pretendan impactar en los demás, que tengan ideas, que discutan ideas, que tumben ideas, que se organicen, opinen y se movilicen, en fin, que hagan política, eso sí que no puede ocurrir. Qué insolencia, qué herejía y por sobre todo (pues ya de poco sirve gritar ¡pecado!), qué peligro.

Total que el Papa Benedicto XVI, quien sobre la posibilidad del sacerdosio femenino ya dijo que “la iglesia no ha recibido del Señor ninguna autoridad sobre esto”, les mandó lo mejor que tenía en el botiquín de incendios: puso al Cardenal William Levada, viejo amigo, fiel cancerbero, consagrado censurador de libros y ahora feliz dirigente de la inverosímil Congregación para la Doctrina de la Fe (de los mismos de la antigua Inquisición, que además llamaban “Sagrada”), a que les siguiera de cerca los hábitos.

El escándalo promete, pues si ya nadie quiere que la iglesia lleve de la mano hacia el cambio y son pocos, también, los que le jalan a las últimas andanzas del buen tipo que debió ser Camilo Torres, muchos sí le gastaríamos un avemaría a ver cómo las monjas revolucionan la iglesia.

nicolasidarraga@gmail.com

Fuente: http://www.elespectador.com

O CATÓLICOS O LIBERALES – EL BIPARTIDISMO INTELECTUAL DE COLOMBIA



Carlos Andrés Ramírez *
Domingo, 08 de Abril de 2012
Un texto magistral y agudo sobre el debate entre varios columnistas a raíz de la Semana Santa y la visita papal a Cuba. Vivimos de una polarización trasnochada entre creyentes y modernistas que debemos superar en interés…de la modernidad.
Un debate trillado
De la modernidad cabe esperar un afán del pensamiento por renovarse constantemente a sí mismo. Eso no sucede sin embargo en Colombia. Nuestra peculiar modernidad sólo se nutre de viejos debates. Me explico: algunos reconocidos columnistas han estado debatiendo acerca de la conveniencia moral y política del catolicismo. Vino viejo en odres viejos.
- El ya casi eterno padre Llano lanzó desde El Tiempo un ataque al ateísmo, Ateos no tan ateos, al cual el escritor Juan Gabriel Vásquez no tardó en responder en su columna de El Espectador.
El padre, llano en sus argumentos, defiende la existencia de Dios basándose en la autoridad intelectual de Einstein y en el desatino de los “modernistas” a la hora de ponerla en tela de juicio. Su idea es una mezcla de historicismo y de scientia ancilla theologiae – la “ciencia esclava de la teología” –. Sobre esa base concluye que una vida plena, dotada de sentido y consciente de la armonía del universo, no puede existir por fuera del catolicismo.
Vásquez, por su parte, rechaza el tono conminatorio de Llano, su invocación de evidencias absolutas, su descalificación de los ateos como “tontos”. Su defensa del ateísmo se centra en atacar la idea según la cual la vida del ateo es una vida malograda. Para ello afirma sin pudor que el pensamiento griego ya había anticipado todos los contenidos de la moral cristiana. Sostiene en consecuencia que la religión no es necesaria para obrar moralmente y que, si la moralidad es parte de una vida plena, también el ateo puede llevar una vida realizada. El creyente sería sólo un agente moral que no comprende cómo, sin necesidad de la revelación, también podría comportarse tal como se comporta o al menos como debería hacerlo. El creyente sería, entonces, otra clase de tonto.
- Por otra parte Héctor Abad Faciolince dedicó su última columna, La Conjura Antiliberal, a destacar la extraña simpatía entre Fidel Castro y Benedicto XVI. Los derechos humanos, la idea de pensar por sí mismo, la alta valoración de la ciencia, esto es, los ideales de la ilustración son, a su juicio, el enemigo común de ambos. La iglesia católica y el Partido son partes de la “conjura antiliberal”. En el polo opuesto del oscurantismo y de la izquierda están las libertades individuales, los derechos de las minorías sexuales y hasta el desciframiento del genoma. La prédica del Abad es entonces que los individuos y, sobre todo, las sociedades, pueden prescindir de la religión, porque esta es necesariamente autoritaria y reacia al progreso científico.
Inexactitudes y bipolaridades
El problema que surge de este debate no resulta de sus inexactitudes: el padre Llano sabe tanto de astrofísica como el escritor Vásquez de historia de la ética. No basta con recurrir a citas de Einstein para empalmar fe y ciencia, ni basta con hojear la Ética a Nicómaco de Aristóteles para equiparar la moral cristiana con la griega.
Y Abad nunca se enteró al parecer del encuentro Habermas–Ratzinger y de las nada curiosas coincidencias entre el defensor de la modernidad y el entonces cardenal (a propósito: en la pasada edición de esta revista, Guillermo Hoyos se ocupó de aquel encuentro). Si se lee el debate con estos ojos, las posturas de ambas partes resultan casi caricaturescas.
El problema de fondo no es sin embargo la ligereza de los argumentos sino la reducción del espectro de la discusión a un elemental y trillado conjunto de polaridades:
  • Por un lado están los defensores de la secularización, quienes no ven en la religión sino oscurantismo, irracionalismo y adoctrinamiento.
  • Por otro lado están quienes ven el pensamiento de “los modernistas” como un error superado y recurren a la evidencia de la fe como el único camino a la verdad sobre la naturaleza del universo y, sobre todo, de la vida moral.
Un viejo debate. Si se concibe el proceso de secularización en esos términos no queda más que el O bien – O bien entre liberales ateos y creyentes tendencialmente anti–ilustrados:
El padre Llano, a pesar de su interés por la ciencia natural, se preocupa ante todo por el diálogo íntimo del creyente con Dios (la fe dialogal) y no por una fe intelectual. En últimas, descalifica como relativismo o moda todo lo que no quepa en la moral cristiana. El pluralismo liberal no es su asunto. Parecería entonces, al leer sus reflexiones y las de sus adversarios, como si Colombia no hubiera superado intelectualmente el bipartidismo. Matices aparte, el debate entre el eje Vásquez-Abad Faciolince y el padre Llano no suena muy distinto que los debates decimonónicos entre ideólogos liberales y conservadores, tan bien descritos por Jaramillo Uribe [1].
Y no se trata de un caso aislado. Las polémicas en torno a la Revista Soho, las posturas inquisitoriales del procurador Ordoñez y la defensa de una mentalidad secular en las columnas de los miembros de Dejusticia son parte de la misma historia: O bien – O bien. Se trata de la historia de una modernidad anquilosada en una de sus fases germinales.
Falso dilema conceptual
La mejor forma de enfrentar un dilema no es tomando partido, sino mostrando que se trata de una contraposición artificiosa. Eso vale también para este caso:
  • Por eso, no es cierto que el liberalismo y la ilustración tengan que ser opuestas al catolicismo y a la idea de Dios.
  • Cualquier lector de Kant – un liberal ilustrado – sabe que, a pesar de su defensa apasionada de la autonomía moral, Dios es una idea central en su ética.
  • Un conocedor de la historia de las ideas sabrá además que la idea de la igualdad de todos los seres humanos – la cual, pese a los juicios temerarios de Juan Gabriel Vásquez, es una idea genuinamente cristiana – subyace al presupuesto de la igualdad jurídica y que la tradición cristiana puede alimentar en general el discurso liberal y la fundamentación del Estado de derecho, tal como lo ha señalado el gran jurista Ernst Wolfgang Böckenförde.
Falso dilema político
Pero no se trata sólo de que haya nexos entre liberalismo y catolicismo para el historiador de las ideas, sino de que quizás sea políticamente necesario reavivarlos. En beneficio del liberalismo.
Su vigencia histórica quizás ya no depende tanto de confrontarse con la religión en nombre de una razón abstracta y desarraigada, sino de saber anclarse en la calidez de las costumbres compartidas y en la intensidad emocional ligada a la fe.
Eso pasa por supuesto por empalmar con aquellos momentos de la tradición cristiana que le son más afines, como la igualdad humana o la dignidad de la persona, de manera tal que no termine realizándose únicamente en la esfera del derecho, al fin y al cabo coercitiva y considerada muchas veces por la población como formal y lejana, sino que adquiera la fuerza de una religión civil.
La estabilidad del Estado de derecho también pasa por su conexión con la espontaneidad de un ethos colectivo. La tradición cristiana puede colaborar mucho en esa tarea.
Asimismo no es en absoluto necesario que el catolicismo se oponga al pluralismo liberal. Por el contrario: tal vez el liberalismo sea la doctrina política más adecuada para su propia realización histórica.
Cuando Alcuino de York criticó a Carlomagno por imponer la fe por la espada y no por el poder de la palabra, no sólo estaba siendo fiel a la tradición humanista y a su confianza en la persuasión racional, sino que estaba perpetuando una idea central de San Agustín: la libre voluntad como una dimensión constitutiva del ser humano. La fe sólo podía propagarse si era libremente aceptada. De lo contrario no se trataba a los hombres conforme a las disposiciones con que fueron creados.
Si bien esta idea no ha sido siempre amparada por la iglesia católica, desde el Concilio Vaticano Segundo forma parte oficial de su ideario. En la medida en que el liberalismo protege la esfera de la libre elección, está también protegiendo la base sobre la cual el cristianismo puede misionar sin contradecir sus presupuestos antropológicos.
Cuando la iglesia colombiana, a lo largo de su historia, ha tomado partido por las fuerzas políticas antiliberales para asegurar sus privilegios institucionales, no ha hecho sino intercambiar beneficios políticos por inconsistencias doctrinales. Un Dios personal, que actúa en libertad, requiere de la protección de la libertad de la persona humana para hacerse presente. Quienes hablan en su nombre deberían entenderlo.
Tienen mucho que ganar
Evidentemente el ala liberal–ilustrada de la modernidad y el catolicismo no siempre han ido de la mano. Al respecto sobran las evidencias en la historia del pensamiento y en la historia política.
No obstante, la necesidad de la contraposición es poco verosímil si (1) la garantía de las libertades individuales y el librepensamiento no tiene que pasar por el rechazo de la religión, y (2) la fe no requiere lanzar anatemas contra todo aquel que no reconozca la evidencia de la revelación. No precisamos de neo-jacobinos ni de ultramontanos.
En vez de eso más valdría concebir un liberalismo que se reproduce a sí mismo en diálogo constante con su propio pasado intelectual y, sobre todo, mediante su articulación con el léxico de los creyentes, y un catolicismo que hace valer su verdad como una parte más en un todo de formas de vida que la desbordan pero que, justamente bajo esas condiciones, es coherente con sus más profundos supuestos antropológicos.
De allí puede resultar no sólo una cultura política liberal con un arraigo más amplio y profundo sino, también, un catolicismo libre de la acusación de ser autoritario y más cercano a su misión espiritual, que necesita partir de la libertad de elección liberal, pero la trasciende.
Eso haría madurar nuestra modernidad. Quizás por esa vía se superen viejos tics ideológicos, junto con las polarizaciones políticas que lo acompañan, y se contribuya a fortalecer – así sea sólo minando desde dentro una de nuestras habituales disyunciones – el pluripartidismo intelectual.
* Politólogo y filósofo de la Universidad de los Andes y candidato a doctor en filosofía por la Universidad de Heidelberg, profesor de teoría política en la Universidad Javeriana de Cali.
_________________________
[1] Jaramillo Uribe, Jaime. El pensamiento colombiano en el siglo XIX. Bogotá, editorial Temis, 1964.
Tomado de
http://www.razonpublica.com/index.php/politica-y-gobierno-temas-27/2858-carlos-andres-r.html
Diego Acevedo

Boris Duarte, dirigente universitario colombiano.



 

“Apostamos a la democracia, la soberanía y a la paz”
 Por Sergio Ferrari.
Ginebra. Suiza.

Actor principal de multitudinarias movilizaciones sociales durante buena parte del año pasado, el movimiento estudiantil se prepara para iniciar este mes de abril  un diálogo con el Gobierno colombiano y anticipa la continuidad de movilizaciones locales y nacionales. Así lo explica Boris Duarte, uno de los voceros de la MANE (Mesa Ampliada Nacional Estudiantil),  principal instancia de coordinación de esas protestas que se dieron en diferentes ciudades del país al tiempo que se realizaba una huelga estudiantil que duró varias semanas.

Exigencias claras.
 Desde que se suspendió  la huelga estudiantil en noviembre pasado, la ronda que se iniciará en abril es el primer paso de un proceso de diálogo, explica el joven dirigente universitario.
Para ese proceso, el movimiento estudiantil ha definido cuatro exigencias. Que el Gobierno no presente en el Congreso (poder legislativo) ninguna propuesta que no haya sido concertada con los estudiantes; que reconozca a la MANE como único interlocutor del diálogo; que las autoridades presenten una propuesta efectiva para resolver el actual déficit público de la universidad y que se aseguren condiciones para la construcción de una política universitaria pública con la participación de estudiantes, trabajadores, profesores etc.
“Hemos demostrado nuestra buena voluntad” en reiteradas ocasiones, especialmente al suspender las medidas de fuerza. Pero “no hemos bajado la guardia. Y vamos a seguir movilizándonos, las próximas semanas. Pidiendo a las comunidad internacional que nos acompañe con su presencia y su veeduría”.

El movimiento, subraya, sigue plenamente vigente, no se ha desinflado, y en los últimos meses ha priorizado  la elaboración de propuestas desde abajo, con la idea de presentar en 60 o 90 días un documento de política pública y un articulado nuevo para el avance de la reforma de la educación superior. En el calendario de la MANE existen convocatorias a movilizaciones locales y nacionales.

“No solo queremos asegurar una educación pública enteramente financiada por el Estado y de calidad, sino que queremos manifestar nuestro desacuerdo sobre como Colombia se posiciona en el campo internacional”, explica Duarte, criticando por ejemplo el Tratado de Libre Comercio establecido entre su país y los Estados Unidos.

Educación y paz.
Si las reivindicaciones específicas de los estudiantes universitarios han constituido el eje principal de la movilización ciudadana en el 2011, nunca dejamos de pronunciarnos, claramente, a favor de la necesidad de una solución política y negociada del conflicto que padece Colombia”, explica Duarte.
Quien recuerda la consigna central que defiende la coordinadora estudiantil: “Por un país con democracia, soberanía y paz”. Y en ese sentido “les decimos a todos los actores del conflicto que pongan las cartas sobre la mesa y se comprometan. Porque los principales afectados somos la ciudadanía en su conjunto”.
No se trata, afirma, de la rendición de uno u otro, sino de un proceso coherente que “ponga las bases de otro modelo de país, con acceso  real a la democracia y a los derechos esenciales, con la vigencia de una verdadera justicia social”.
Capital acumulado.
Las movilizaciones del 2011, sintetiza Duarte a nivel de balance final, significaron para los estudiantes salir de un impasse de varias décadas de cierto quietismo. Lo que se logró como producto de un aprendizaje “que hemos protagonizado entre todos”.

A la base del mismo, “fue necesario dejar atrás los discursos extremadamente ideológicos o demasiado centrados en la estrategia… Tuvimos  la capacidad de sentarnos en una mesa – con la idea de una mesa de trabajo para construir alternativas-. Fue importante aprender a escucharnos los unos a los otros”.

Para ello, superamos la mirada auto-centrada en tanto que estudiantes. “Y aprendimos a observar las experiencias de otros sectores sociales importante del país, como los campesinos, indígenas y trabajadores,  que tienen mucho que enseñarnos”.

Ese aprendizaje, analiza Boris Duarte, “implicó que aceptáramos muchos años de equivocaciones de la izquierda colombiana”. Sin por ello renegar de la necesidad de buscar alternativas al capitalismo y al neoliberalismo, “pero explorando nuevas maneras, con participación amplia, organizándonos y caminando juntos, ejerciendo nuevas metodologías, dando nuevos mensajes”, concluye.+ (PE)

 PreNot 9933
120409
 
Para recibir el servicio de PE conectarse con 

 

 

 

 

Agencia de Noticias Prensa Ecuménica
54  291 4526309. Belgrano 367.
Cel. 2914191623
Bahía Blanca. Argentina.
www.ecupres.com.ar
asicardi@ecupres.com.ar

Cuestionan a ministro uruguayo por hablar de forma despectiva de Jesucristo


Por: Agencia EFE

Le pidieron que se disculpe con la iglesia, la comunidad creyente y la civilización entera.

La oposición y la Iglesia católica uruguaya pidieron alministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, que se disculpe públicamente por referirse a Jesucristo como “ese flaco al que crucificaron por gil y que lo que se pasó predicando fue perdonar”.

El ministro hizo esas declaraciones el pasado día 21 de marzo durante un almuerzo con la Asociación de Directores de Márketing (ADA) en el que habló de numerosos temas de la actualidad uruguaya y del mundo, si bien la polémica por sus palabras sobre Jesús surgió en las últimas horas.

Huidobro, un exguerrillero tupamaro que pasó varios años preso antes y durante la dictadura uruguaya (1973-1985), se refirió con esas palabras al responder una pregunta sobre los actos de perdón que se les exigen tanto a los militares como a la guerrilla que integró por el conflicto que generaron que desembocó en la desaparición de la democracia uruguaya.

El senador del opositor Partido Nacional y expresidente uruguayo Luis Alberto Lacalle (1990-1995) exigió hoy públicamente “una disculpa” de Huidobro y también del presidente José Mujica no solo a “la Iglesia cristiana” sino “a toda la sociedad uruguaya”.

“Esta patria nuestra nació dentro de la civilización cristiana. Artigas lo era, los héroes que los sucedieron también. Los Treinta y Tres fueron ante la Virgen en el Pintado. Creo que es necesaria una disculpa”, dijo Lacalle en declaraciones recogidas por el diario Últimas Noticias.

En ese sentido, Lacalle indicó que su partido reclamará esa disculpa por que el ministro “no ofendió solo a los católicos y cristianos, sino a toda civilización a la que pertenece el Uruguay”.

Otro que cargó contra Huidobro fue el también senador nacionalista, Gustavo Penadés, quien consideró “un grave error del ministro” el haber hablado como habló.

“Es indigno que venga de un secretario de Estado. Si a eso le agregamos que menosprecia y ridiculiza a una figura seguida por millones de personas en el mundo y que es el hijo de Dios, me parece que innecesariamente confundió humor con chabacanería”, dijo.

Antes que los políticos entraran en el tema, el obispo de Minas, Jaime Fuentes, ya se encargó de responder a las palabras del ministro, que fue su compañero de escuela, en una carta abierta que publicó en su página web el pasado día 30.

Bajo el título “Ministro, te pasaste”, el obispo le dijo a Huidobro que su “lunfardo” (jerga), le “jugó en contra” y que tenía que “parar el carro”.

“¡Pará la mano, hermano!. Te pasaste. Si hubiera estado en la reunión me levantó y te paro el carro. Una cosa es que tengas derecho a decir lo que se te antoje y en el lenguaje que se te antoje, pero hay límites, como en todo: el límite se llama respeto”, añadió el religioso.

Pese a todo, Fuentes se despidió de Huidobro “sin ningún rencor” y con el “¡Viva Cristo Rey!” que gritaban juntos cuando fueron compañeros de escuela.

En su alocución en la ADM, el ministro criticó a aquellos que no dejan de pedir que pida perdón por los actos que los tupamaros, organización a la que también pertenecía el presidente Mujica.

“Muchos le piden a los demás que pidan perdón. Pedir perdón es fácil, perdonar es difícil y poca gente se suma a esa fila“.

En ese contexto fue en el que el ministro se refirió a la muerte de Jesucristo, antes de añadir que si a él le piden que perdone, pero le anuncian que no le van a perdonar, mejor que se vayan “a la puta que los parió”.

  • Agencia EFE | Elespectador.com

COLOMBIA: EL MANUAL DEL SEÑOR PROCURADOR ORDOÑEZ.


El manual de Ordoñez

Por: Catalina Ruiz-Navarro

http://www.elespectador.com/impreso/opinion/columna-335195-el-manual-de-ordonez

 

Recientemente se publicó en la página web de la Procuraduría un video que instruye en cómo ser el Nuevo Ciudadano Colombiano.

 

Este debe ser un ciudadano ético, un Hombre de familia, y es la labor del Procurador transformar nuestros comportamientos de manera que creamos en “la existencia de algo más allá de lo tangible”, para así alcanzar la “Trascendencia” que nos convertirá en el Nuevo Ciudadano. La ecuación es simple, como señala Ordoñez en su papelógrafo, para ser un buen funcionario público hay que ser buen ciudadano, para ser buen ciudadano hay que ser buen Hombre (el protagonista del video es de sexo masculino para que no queden dudas lingüísticas, ni semánticas) y para ser buen Hombre hay que tener una familia.
¿Quiere decir eso que una mujer agnóstica y soltera como yo no puede ser un Nuevo Ciudadano? En el manual de Ordoñez las mujeres solo aparecemos explícitamente como aquella con quien el Nuevo Ciudadano se casa y metafóricamente en la forma blanda, ahuecada y apetitosa de una rosquilla. El personaje del video se encuentra ante la encrucijada de comer o no comerse el churro. Finalmente paga para comérsela. La tentación de la masa se remedia con la “formalidad”, que se ilustra con la imagen de dos anillos de matrimonio.

Los recursos aleccionadores son todo menos discretos. Cuando dice la palabra “principios” aparece una Biblia, cuando dice “decide bien” aparece la imagen de unas nodrizas de pañal y se escucha la risa de unos niños. Después Ordoñez nos instruye en urbanidad, resalta la importancia de los modales y de vestirse adecuadamente: bermuda mal, corbata bien; más que ser, parecer. También habla de la importancia del manejo del tiempo que hace posible un espacio para la “espiritualidad” que aparece representada con un crucifijo.

El video está lleno de ironías. Hace un despliegue de Green Screen y un montón efectos chapulinescos que, si bien faltos de estilo, requieren tiempo y cierto nivel de conocimiento. Sin embargo el uso de la tecnología es tan anticuado como el mismo ciudadano que propone Ordoñez y que, en una ironía aún mayor, osa llamar “Nuevo”. Ese oxímoron que propone Ordoñez es el tipo de Hombre para quién se hizo la Constitución de 1886, un ciudadano blanco, religioso, y de sexo masculino cuyos valores no probaron ningún beneficio para este país y que resultan anacrónicos y excluyentes en el mundo en que vivimos.

Algo muy fuerte es que arranca diciendo que hay que ser tolerantes pero rápidamente aclara que “la tolerancia es un crimen cuando lo que se tolera es la maldad”. Entonces afirma, con descaro, que ser “honesto” no es “limitarse a cumplir normas” y las normas se ilustran con una imagen de la Constitución. Esto ya lo había dicho en su libro, Ideología de género: Utopía trágica o subversion cultural, donde afirma que cuando el orden jurídico está en contra de la ley divina se debe hacer objeción de conciencia, es decir, que la moral personal está por encima de la ley. Yo me pregunto si no es esa, precisamente, la definición de corrupción. Tal vez es esa moral personal la que permite que Ordoñez condene tan fuertemente la corrupción al tiempo que se alía públicamente con personajes que la encarnan como Corzo y Salazar. Aunque hay que admitir que ambos cumplen con el canon propuesto por el video: Hombres, católicos, casados y con hijos y por lo tanto la epítome del Nuevo Ciudadano Colombiano.

@Catalinapordios

El ex Dominicano considera que la desaparición de Iglesias como bendición disfrazada


http://ncronline.org/blogs/grace-margins/decades-after-expulsion-matthew-fox-see-churchs-demise-blessing-disguise

26 de marzo 2012

Ya han pasado 20 años desde que Matthew Fox, fue expulsado de la orden de los dominicos después de una batalla de 12 años con el entonces cardenal Joseph Ratzinger y la Congregación para la Doctrina de la Fe. En las décadas siguientes, Fox ha continuado escribiendo, enseñando y ministrando a las distintas comunidades. En 1994, fue recibido en la Comunión Anglicana como sacerdote episcopal. Fox ha sido autor de 28 libros, el más reciente es la guerra del Papa: ¿Por qué Cruzada Secreto de Ratzinger ha puesto en peligro la Iglesia y cómo se puede salvar . El libro ha sido traducido al alemán, y la versión italiana se dará a conocer esta semana.

Además de este trabajo, Fox pasa gran parte de su energía comprometerse con los jóvenes adultos que están interesados en el activismo y la espiritualidad. En una entrevista telefónica la semana pasada, hablé con Fox acerca de los temas clave de su reciente libro, y sobre sus proyectos actuales con los jóvenes activistas espirituales.

Manson: Usted ha sido un sacerdote episcopal durante 14 años, sin embargo, usted todavía está escribiendo acerca de la Iglesia Católica y hablar a los católicos. ¿Todavía se considera un católico?

Fox : Yo me considero un sacerdote episcopal, pero nunca se ha encontrado ningún documento que decía que ya no soy un sacerdote católico o católico. Como digo en mi libro más reciente, estoy por dejar caer la palabra romana católica y de conseguir de nuevo a su significado real.

Así que, ¿diría que usted es católico, pero no católica?

Mi duda es que no estoy solo en ponerme en categorías. Escribo acerca de “post-denominacional” el tiempo, que es una frase que aprendí por primera vez cuando recibí mi carta de expulsión de los dominicanos. Estamos en un momento en que el lenguaje tiene que ponerse al día con la realidad, por lo que poner a mí oa cualquier otra persona en una caja es difícil de hacer. Fui expulsado a los 54 años de edad. No deshacer 54 años de ser católico – que es demasiado rico para ello. Tengo toda una lista de regalos que me dieron por la Iglesia Católica Romana, pero, obviamente, me estoy moviendo hacia algo que está más allá de las cajas de las denominaciones.

En la guerra del Papa , que tiene un capítulo llamado “Tesoros del edificio en llamas: ¿Cuál es la pena salvar” Lo que desde la tradición católica es lo que más quieren rescatar?

Ciertamente, las figuras místicas y proféticas: Hildegard, Tomás de Aquino, Eckhart, Juliana de Norwich, Francisco de Asís. Todos estos grandes místicos eran realmente reformistas, también. Además, las grandes almas del siglo 20, desde el movimiento de base de toda la comunidad de América del Sur, el obispo Casigalida, Obispo Cámara, Leonardo Boff, Dorothy Day, Bede Griffiths, Teilhard de Chardin, Thomas Merton, Thomas Berry. Hay una gran cantidad de riqueza que debe ser tomada a lo largo, pero tenemos que viajar mucho más ligero en el siglo 21. No podemos llevar a basílicas en la espalda.

Así que la iglesia debe ser no sólo post-denominacional, pero cargo institucional-, también?

Tenemos que dejar de considerar a la religión principalmente como una inversión sociológicamente institucional y empezar a ver como la levadura dentro de la sociedad que se levanta a la justicia, la compasión, la curación, la celebración, el perdón y, por supuesto, la creatividad. Leonardo Boff habla de “eclesiogénesis”, o “dar a luz la iglesia.” ¿Qué tipo de comunidades que dar a luz? ¿Y qué clase de tonterías que están de pie haciendo? Hay formas de fundamentalismo que surgen a través del cristianismo y que están secuestrando el verdadero espíritu que Jesús desató. Tenemos que salvar a Jesús de la iglesia.

¿Cree usted que la gente tiene que empezar a buscar la iglesia fuera de los muros de la institución?

Por supuesto. Es tan claro que la versión institucional de la iglesia se está derritiendo ante nuestros ojos. Empecé Guerra del Papacon una cita del Padre. Bede Griffiths, quien me dijo al final de su vida, “no pienses ni siquiera en el Vaticano. No mire por encima del hombro. Todo va a derrumbarse un día como el Muro de Berlín. Siga usando el energía para crecer nuevos brotes “.

Estamos listos para una nueva era en el cristianismo. Esto no significa que renunciamos a nuestras tradiciones y raíces. Pero no hay tal cosa como ecclesiolatry. Algunas personas prefieren adorar a la iglesia y se esconden dentro de una institución, mientras lanzaban dardos y bombas en el mundo secular, llamado por ahí. La verdad es que sólo hay un mundo, una creación. Tenemos que hacer frente a la ideología, que es como idolatría. Se congela los corazones, mentes y almas. Tenemos que escuchar al Espíritu Santo. Ella decide hacer cosas nuevas. El Espíritu Santo siempre ha estado sesgada en favor de la creatividad.

¿Crees que esta fundición de la iglesia institucional podría ser parte de los planes del Espíritu Santo?

Por supuesto. La premisa de la Guerra del Papa es que se nos ha dado dos papas cismáticos, Juan Pablo II y Benedicto XVI, durante las últimas tres décadas por una razón. Y es que para sacudirnos de manera que vamos a presionar el botón de reinicio en el cristianismo.

¿Por qué llamar a Juan Pablo II y Benedicto XVI cismática?

En el libro, cuento la historia del padre. [Edward] Schillebeeckx, un gran teólogo católico a quien respeto enormemente. Él trajo el tema del cisma de mis años de atención atrás, cuando los dominicos holandeses se me ofrece asilo. Él me dijo, y esto es una cita: “Yo y muchos otros teólogos europeos creen que el papado actual [de Juan Pablo II] está en cisma.” Y mi respuesta fue, bueno, ¿qué vamos a hacer al respecto? Y aunque él nunca dijo una palabra, él me miró con esa cara que decía: “Ustedes los estadounidenses son tan ingenuo, crees que puedes hacer algo al respecto”.

¿Por qué Schillebeeckx usar una palabra tan fuerte?

Cisma es una palabra pesada teológica e históricamente. Pero creo que se aplica al anterior Papa y el Papa actual, ya que han superado el Concilio Vaticano II. La verdad, según la teología católica, es que los consejos de los papas de triunfo, los papas no superar a los consejos. Todas las reformas del Concilio Vaticano II han sido borrados. Esto es muy serio en términos de la historia de la iglesia.

Pero lo que también significa es que cualquier católico que sigue los principios y el espíritu del Concilio Vaticano II es libre de llevar a cabo esos principios porque la iglesia está ahora en otra parte. Tenemos que poner en su conciencia de cazadores-recolectores con el fin de buscar a las comunidades reales y dar a luz a los nuevos.

Así que muchos en el movimiento de la iglesia la justicia sigue teniendo una profunda decepción que la Iglesia Católica Romana no ha instituido las reformas del Concilio Vaticano II. ¿Tiene razón Schillebeeckx? ¿Son sólo ingenuo?

En mi libro, se habla de la necesidad de hacer el duelo. Todo católico, y de hecho todo cristiano, tiene que lamentar lo que se perdió cuando la esperanza y la promesa del Concilio Vaticano II se vio socavada por los últimos 40 años de historia de la iglesia.Y con el duelo viene la nueva creatividad con el nacimiento de la iglesia de nuevo. Creo que el Espíritu Santo todavía está en el trabajo y nos ha dado dos papas cismáticos con un propósito.

¿Sientes que algunos católicos pueden quedar atrapados en su dolor por haber sido negado las verdaderas reformas del Concilio Vaticano II?

Creo que algunos lo son, pero creo que algunos están tan atrapados en la etapa de ira que se congelan. La ira no es un lugar creativo que sea. Algunos han renunciado a todo. Sólo tienes tanta energía para poner en él. Esta generación que se despidió a todos y generoso y en movimiento, junto con el Concilio Vaticano II se está extinguiendo. Y la nueva generación de obispos y cardenales es de una calaña. En América Latina, cada vez más son del Opus Dei. Y ahora, en su forma actual, la institución está nombrando a su propio pueblo en exclusiva. Desafortunadamente, los individuos sobrevive institución. Esto es sólo va a seguir y seguir.

¿Cree usted que algunos de los laicos están en la negación de esta realidad?

Creo que la negación es algo que es tan evidente en la iglesia de hoy. De vez en cuando, recibo cartas de los líderes católicos que me dicen lo maravilloso que es trabajar con el Papa. Y tengo que reír, porque sé que no es cierto. Muchos se esconden en su dolor, pero muchos también se esconde en su negación. Los católicos tienen que salir de la negación, porque no están viendo el mundo con precisión. Usted no va a renovar algo, si no admitir que tiene una enfermedad.

Nombrar la negación es muy importante porque es una sombra. Mal no le gusta una luz resplandeció en él. Al nombrar a nuestro rechazo y el dolor, que lo saca de ese mundo de sombras, en secreto. Sólo entonces podremos hablar de ello y llegar a la medicina.

Entonces, ¿dónde están los católicos reformistas supuestamente para encontrar la esperanza?

Los católicos inteligentes que piensan en sus nietos, y no sólo a sí mismos tiene que darse cuenta de que el juego ha terminado, ya que se ha jugado. Pero, de nuevo, esta es la buena noticia. Es un gran momento para que el Espíritu Santo se mueva y reinventar las cosas. Y ahí es donde debemos poner nuestra energía.

Esta es una parte de una entrevista de dos partes. La segunda parte será publicada el lunes, 2 de abril.

[Jamie L. Manson recibió su Maestría en Divinidad de la Escuela de Divinidad de Yale, donde estudió teología católica y la ética sexual. Sus columnas de NCR le ganó un primer premio de la Prensa Católica premio de la Asociación a la Mejor Columna / Comentario regular en 2010.]

http://www.printfriendly.com/print?url=http%3A%2F%2Fncronline.org%2Fblogs%2Fgrace-margins%2Fdecades-after-expulsion-matthew-fox-see-churchs-demise-blessing-disgui

Pobreza y derechas religiosas en EE. UU.



 

Por Hilario Wynarczyk. (*)
Buenos Aires.
La disputa electoral en el interior del Partido Republicano para saber quién será en noviembre el contendiente del actual presidente Barack Obama, del Partido Demócrata, revela un gran potencial  para la comprensión sociológica de los alineamientos entre pobreza y derechas religiosas en los Estados Unidos. Y de otros procesos en los que se movilizan sectores que perdieron posiciones durante los cambios sociales.
Dos son los principales contendientes en las primarias republicanas. Mitt Romney, un mormón comprometido con su iglesia, empresario exitoso y ex gobernador del Estado de Massachusetts. Republicano de ideas moderadas, Romney trata de mostrarse más a la derecha de lo que posiblemente estaría, para conquistar el voto de los sectores conservadores de su partido. Estos sectores constituyen en definitiva el mercado de votos en juego dentro del Partido Republicano durante las primarias y presentan el desafío de sus diferencias internas.
Rick Santorum, católico, ex senador, de duras convicciones conservadoras verificables en su estilo de vida familiar (educó a sus hijos por fuera del sistema escolar), se opone al matrimonio homosexual, el aborto en casos de violaciones e incesto, a la vez que apoya la acción directa sobre Irán para frenar su avance nuclear con fines militares. Además, como un porcentaje importante de los estadounidenses, Santorum no cree en la teoría de la evolución y el calentamiento global.
Los resultados de las elecciones primarias en el Estado de Ohio el martes 6 de marzo, son por demás ilustrativas sobre la segmentación del mercado de votantes dentro del conservadurismo republicano. Los cómputos generales muestran que Romney obtuvo el 38 % de los votos y Santorum el 37 %. Estuvieron casi empatados.
Pero el análisis de los votos por encuestas en boca de urna, de acuerdo con cifras reportadas por la periodista Ana Barón (corresponsal del diario Clarín) muestra el predominio de Santorum sobre Romney, en varias fajas específicas: entre los más conservadores (48 % versus 30 %), los más religiosos (47 versus 30) y la clase media baja (43 versus 32). Asimismo y obviamente entre los miembros del Tea Party, donde convergen conservadores y evangélicos de derecha (39 versus 35), y entre los más pobres (37 versus 34).
Días antes en el Estado de Michigan, donde Romney nació y creció, los resultados mostraban tendencias parecidas. Romney se impuso sobre Santorum por una diferencia leve, 41 % contra 38 %. Pero el análisis segmentado de las encuestas en boca de urna muestra de nuevo la preponderancia de Santorum sobre Romney en fajas específicas de la población. Entre los más conservadores, 50 % contra 36 %, y entre los cristianos (faja en la que debemos suponer una preponderancia de los evangélicos de derecha), un 51 versus 33. Santorum también lo superó a Romney entre los que ganan menos de 50.000 dólares al año.
Inversamente Romney se impuso entre los moderados (39 % versus 33 %) los que ganan más de 100.000 dólares por año (48 versus 34).  Además, Romney se impuso entre los que creen que el tema principal de estas elecciones es la economía  (47 versus 31).
En definitiva estos datos muestran una correlación positiva entre las orientaciones más conservadoras y la ubicación en los escalones inferiores de la pirámide social y económica. Estas coordenadas delimitan un espacio electoral y, dicho aquí con un tecnicismo sociológico,  un “pool de sentimientos” (en el cual algunos integrantes defienden además el derecho constitucional de los ciudadanos a portar armas). Sin embargo el fenómeno no abarca a los latinos. El conjunto de los datos permite suponer que el predominio de Santorum en el análisis segmentado se corresponde mayormente con públicos “blancos y protestantes” que han perdido quizás sus lugares en los procesos de movilidad social y albergan temores frente a los cambios.
La teoría sociológica conocida como teoría del estatus (status theory), que surgió en los Estados Unidos en la década del 60 a la sombra del macartismo, parece un buen recurso para explicar este fenómeno de orientaciones conservadoras. La teoría propone que los movimientos de extrema derecha se producen por la pérdida de posición socioeconómica de un sector de la sociedad. Quienes no se ven beneficiados por la modernización  (o inversamente, quienes se ven des-beneficiados), se rebelan, enfrentándose a las élites socioculturales a quienes responsabilizan por su fracaso económico y social ([1]).
Creo que la teoría es útil para explicar otros fenómenos de movilización colectiva, inclusive en nuestro país. En lo personal siempre he creído que el movimiento de los “carapintadas” a comienzos del ciclo democrático inaugurado en 1983 con la presidencia de Raúl  Alfonsín, podía explicarse también por ese camino. Una rebelión de oficiales del ejército, de rangos subalternos, medios y  medios-altos, que terminaron siendo perdedores en el curso del cambio social (incluido el fracaso de Malvinas) pero conservaban una capacidad de protesta colectiva dentro de la herencia cultural del golpismo.+ (PE)
(1) Marostica Matthew. 1994. El regreso de la religión; viejos y nuevos paradigmas en las ciencias políticas. En Frigerio Alejandro.Carozzi María Julia. El estudio científico de la religión a fines del siglo XX.  Buenos Aires. Centro Editor de América latina. Páginas 87-89.
(*) Hilario Wynarczyk es doctor en sociología. Especialista en el estudio de las iglesias evangélicas en la Argentina y sus relaciones con la sociedad, la política y el Estado.
PreNot 9880
120313

Agencia de Noticias Prensa Ecuménica
54  291 4526309. Belgrano 367.
Cel. 2914191623
Bahía Blanca. Argentina.
www.ecupres.com.ar
asicardi@ecupres.com.ar

LOS OBISPOS CATÓLICOS ROMANOS: ¿ESTÁN MATANDO A SU IGLESIA? Obispo John Shelby Spong.


Obispo John Shelbys Spong

http://johnshelbyspong.com/2012/02/23/the-roman-catholic-bishops-are-they-killing-their-church/~~V

“Ahora los obispos de esta iglesia han tomado esa batalla a lo que parece ser a la vez una política y un absurdo religioso. Aunque ya se da una” conciencia “exención de no ser obligado a proporcionar la cobertura de anticonceptivos en la atención médica ofrecida a los empleados de la Católica iglesias, que ahora están exigiendo el derecho de imponer que la enseñanza de los empleados de sus universidades católicas, hospitales e instituciones benéficas. Las instituciones, mientras que Católica patrocinada por servir a una población diversa y recibir público estatal y el gobierno federal para llevar a cabo su trabajo. Tienen muchos no católicos, muchos empleados y trabajadores católicos que no quieren que la enseñanza católica impone sus propias decisiones de atención médica. Los obispos han llegado a argumentar que cualquier empresa dirigida por un director general Católica Romana también deberían tener el derecho de optar por la exigencia para proporcionar atención de anticonceptivos a sus empleados. Si este principio de exención para los católicos es permitido, donde va a parar? Algunas religiones que se practican en el objeto de Estados Unidos para las transfusiones de sangre, otros no creen que toda intervención médica debe ser permitido ya que la enfermedad se considera como castigo por el pecado y aún otros en el pasado han tratado de quedar exentos de la ley que obliga a una sola pareja en el matrimonio. ¿Deben las leyes de Estados Unidos respetar su conciencia? Cuando los valores de bien público y religiosas han entrado en conflicto en el pasado, el Estado siempre ha protegido a su comprensión de bien público y las entidades religiosas diferentes han tenido que adaptarse a esta política. Eso es lo que significa vivir en un estado multicultural, donde la gente disfruta de la libertad de culto como deseen, pero donde los religiosos no se sistema puede imponer ningún principio religioso o de la práctica en toda la nación. Son los obispos católicos y los políticos que quieren imponer los detalles de la atención de la salud que se ofrecen a los empleados de las instituciones de afiliación religiosa ahora encontramos que esta premisa básica de América ya no es aceptable ? Esto es un cambio terrible … “

Lea el ensayo completo en el siguiente enlace:http://johnshelbyspong.com/2012/02/23/the-roman-catholic-bishops-are-they-killing-their-church/

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 259 seguidores

%d personas les gusta esto: