40.000 mujeres asesinadas en Brasil


Los feminicidios en Brasil alcanzan cifras comparables con una guerra civil. En los últimos 10 años fueron asesinadas en este país 40.000 mujeres “simplemente por ser mujeres”, denuncian activistas que abanderan la lucha contra la violencia de género.

28.11.2013 ·  · Fabíola Ortiz (Río de Janeiro)

Una madre de una joven asesinada en Pernambuco, cuando estaba embarazada, reivindica en una protesta el derecho de las brasileñas a vivir libres de violencia. (Emanuela Castro/IPS)

Cada año, entre el 25 de este mes y el 10 de diciembre, la comunidad internacional y las organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres impulsan 16 Días de Activismo contra la Violencia hacia las Mujeres.

Las dos semanas de lucha fueron una iniciativa del Centro para el Liderazgo Global de las Mujeres, que en 1991 pidió dedicar a este problema el intervalo entre el Día Mundial de la Lucha contra la Violencia hacia la Mujer y el Día Mundial de los Derechos Humanos.

Este año, en Brasil las jornadas adquieren mayor relevancia porque el 3 y 4 de diciembre se realizará en la sureña ciudad de Porto Alegre un encuentro para elaborar el Informe Alternativo de la Sociedad Civil para presentar ante el Comité de la Convención para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (Cedaw), que se reunirá en febrero en Ginebra.

El llamado “informe sombra” está destinado a apoyar el análisis del Comité de la Cedaw sobre las acciones del gobierno brasileño para enfrentar la trata y mejorar la salud de las mujeres.

“Estos días de activismo dan mayor visibilidad a las agendas de los derechos de género. La violencia contra las mujeres salió de debajo de la mesa, y la sociedad asume que es una realidad y no una invención”, dijo la coordinadora en Brasil del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem), Ingrid Leão.

Un estudio realizado por el Instituto Avante Brasil arrojó como resultado que entre 2001 y 2010 fueron asesinadas 40.000 mujeres. Solo en 2010 hubo un feminicidio cada una hora, 57 minutos y 43 segundos, lo que se tradujo en que ese año se cometieran 4,5 homicidios por cada 100.000 mujeres.

Para este año, la proyección en Brasil es de 4.717 feminicidios.

Se la conoce como la Ley Maria da Penha, en reconocimiento a esta farmacéutica maltratada por su marido, quien en 1983 intentó asesinarla dos veces, la primera con disparos que le causaron una paraplejia irreversible.

Con apoyo de Cladem, Penha interpuso una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que funciona en el marco de la Organización de Estados Americanos. Fue el primer caso de violencia de género tratado por esta instancia y concluyó en 2001 con el Estado brasileño responsabilizado de negligencia.

Además de la Cedaw, adoptada en 1979 por los miembros de la Organización de las Naciones Unidas, el país también suscribió en 1994 la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, conocida como la Convención de Belém do Pará, aprobada en esa ciudad amazónica brasileña.

“¿Cómo podemos convivir todavía con ese nivel de violencia contra las mujeres, pese a casi 40 años de denuncias?”, se preguntó la especialista Télia Negrão, de la Red Nacional Feminista de Salud, Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos.

A su juico, no es posible establecer un perfil de las mujeres maltratadas, porque el problema involucra a  todas las clases sociales, razas y edades. “Todas las mujeres, solo por su condición de género, son vulnerables y son objeto de violencia”, explicó.

Pero Negrão, también coordinadora del Colectivo Femenino Plural, destacó que el grado de vulnerabilidad aumenta cuando se suma la desigualdad social, la pobreza, la baja escolaridad, las menores oportunidades laborales, los bajos ingresos y la residencia  en zonas con elevada violencia.

“Esas mujeres tienen pocos instrumentos sociales a los que recurrir. Sin algún grado de autonomía, a la mujer le es más difícil salir de su situación de violencia”, admitió.

En agosto de 2013, la presidenta Dilma Rousseff sancionó una ley que penaliza la violencia sexual. La norma obliga a todos los centros de salud a atender a las víctimas y brindarles tratamiento contra las enfermedades de transmisión sexual y el virus de inmunodeficiencia humana.

También debe proveerse a las víctimas de la píldora anticonceptiva de emergencia y, en casos de embarazo, las víctimas tienen derecho a que se les realice un aborto.

“La ciudadanía es la realización de los derechos humanos. Logramos mucho, pero todavía es poco”, argumentó Negrão, quien desde 1985 participa en el monitoreo del cumplimiento brasileño de las convenciones internacionales.

En el informe sombra para la Cedaw, “incluiremos hechos concretos (de discriminación) que el Estado brasileño no va a incorporar, porque a ningún gobierno le interesa exponerse en el plano internacional”, comentó Negrão.

En su reunión de 2012, el Comité de la Cedaw hizo hincapié en dos puntos: la trata  de mujeres, para la que demandó medidas concretas, y la necesidad de una legislación unificada en cuanto a la salud de las mujeres.

En un balance divulgado a comienzos de octubre, la Secretaría de Políticas para las Mujeres de la Presidencia destacó que las denuncias de trata aumentaron en 1.547 por ciento durante el primer semestre del año, en comparación con el mismo periodo de 2012.

Entre enero y junio la línea 180 de atención a las víctimas recibió 263 denuncias, de las cuales 173 se refirieron a casos internacionales y el resto a locales. En 34 por ciento de ellos, había riesgo de muerte para la víctima.

“La velocidad de las medidas relacionadas con la trata son muy lentas y las respuestas también. No tenemos actualmente capacidad de medir la magnitud del problema”, denunció Negrão.

Estela Scandola, quien integra el Comité Nacional de Lucha contra la Trata de Personas como representante de la sociedad civil, dijo a IPS que el país no ha conseguido poner en práctica una política de Estado para enfrentar este delito.

“Contamos con una política del gobierno mediante un decreto. Necesitamos la presión externa. La trata de personas es en sí misma una denuncia sobre las fallas del proceso de desarrollo de un país”, afirmó.

A su juicio, la sociedad civil tiene el papel de “denunciar esas fracturas” del Estado brasileño en la instrumentación de políticas apropiadas contra el delito.

“La impresión es que hay lentitud para que las cosas pasen. La burocracia no tiene fin”, criticó al referirse a la demora en la implementación del Segundo Plan Nacional de Lucha contra la Trata de Personas y de la propia creación del Comité Nacional para atender el problema, estancada por falta de fondos.

Scandola adelantó que el informe que la sociedad civil presentará ante el Comité de la Cedaw señalará la ausencia de una política adecuada.

A su juicio, las autoridades tienen cómo anticiparse y prevenir la trata allá donde haya mayores posibilidades de que el delito se propague, como en las grandes obras de infraestructura que se desarrollan en el país y que atraen a grandes contingentes de trabajadores.

http://periodismohumano.com/mujer/40-000-mujeres-asesinadas-en-brasil.html

Más de 500 feminicidios registró Colombia en seis meses


144 mujeres de las 514 que fueron víctimas violencia, proceden del departamento del Valle del Cauca, una de las regiones con mayor índice de violencia de género en Colombia (Foto:Archivo)

El instituto forense de Medicina Legal en la nación neogranadina reveló que total de las víctimas que suman 25 mil en el primer semestre del año, por distintos tipos de violencia contra la mujer, de las cuales 514 resultaron con mayores daños. La Defensoría del Pueblo condenó la realidad.

Unos 514 feminicidios se cometieron en Colombia durante los primeros seis meses del año, y unas 15 mil 640 fueron victimas de violencia, así como 5 mil 545 damas fueron abusadas sexualmente, de acuerdo a la cifras publicadas por el instituto forense de Medicina Legal.

El defensor del Pueblo en la nación neogranadina, Jorge Armando Otálora, condenó la realidad que vive la mujer en este país, en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer celebrado este lunes.

La instancia oficial, reveló en un informe que 144 mujeres de las 514 que fueron víctimas violencia, proceden del departamento del Valle del Cauca (suroccidente), una de las regiones con mayor índice de violencia de género seguida por Antioquia (noeste), Bogotá (capital) Atlántico, (Norte de Santander) y Cundinamarca (centro-oeste).

Ante la realidad de las cifras, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, rechazó la “violencia contra la mujer” a través de su cuenta en la red social twitter y añadió: “hemos puesto a disposición de las mujeres línea 155 para que reciban orientación en casos de maltrato”. Pese a esto, el instituto forense de Medina Legal recalca que ese tipos de iniciativas no parecen ser suficientes ante el incremento de los actos.

No obstante, los equipos especializados dispuestos por la Defensoría del Pueblo en diez regiones colombianas, trabajan para evitar el riesgo de las mujeres vulnerables a este tipo de actos y según un informe, han logrado mantener con vida a 115 de ellas.

En un comunicado, la Defensoría exhorta a los colombianos a poner fin a la violencia contra la mujer “por el hecho de serlo”, revelada en relaciones abusivas de poder y subordinación, refuerzo de los estereotipos.

Otálora enfatizó la importancia que tiene realizar un trabajo conjunto con los equipos a cargo, ya que “es lamentable la impunidad y la falta de respuesta institucional que se convierte en otra forma de violencia contra la mujer, y afecta seriamente el goce de sus derechos. Cada día las mujeres afrontan dificultades para el acceso a la justicia que perpetúan estos actos violentos y permiten su repetición”, dijo.

En Venezuela, aunque la tasa de feminicidio es baja, no escapa de esta realidad. En Mayo La fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, informó que la Dirección para la Defensa de la Mujer del Ministerio Público, registró un total de 86 feminicidios en el 2012, mientras que durante los primeros cuatro meses de este año se han reportado 38 muertes por este mismo delito, lo cual impulsó a la Fiscalía a tipificar el delito y establecer pena por el mismo.

Este lunes, la comisionada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, Navi Pillay, alertó en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que “los dañinos estereotipos de género ayudan a perpetuar un clima en el que la violencia en contra de las mujereses considerada aceptable o merecida”, e instó a aprovechar esta fecha para acabar con este flagelo.

Según estadísticas disponibles en el año 2013, a escala mundial, 35 por ciento de las mujeres han sufrido violencia física o sexual en relaciones de pareja o en violencia sexual fuera de relaciones de pareja. Estudios indican que hasta 70 por ciento de las mujeres sufren violencia física o sexual a lo largo de su vida, a manos de una pareja.

teleSUR-Elespectador-Wordprees.com/och-GP
http://www.telesurtv.net/articulos/2013/11/25/mas-de-500-feminicidios-registro-colombia-en-seis-meses-9748.html

BRASIL: Aumenta feminización del Sida y crecen denuncias de tráfico de mujeres


Adital

Foto: PSTUEl Informe Alternativo de la Sociedad Civil que se enviará al Comité de las Naciones Unidas de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), todavía está en fase final de compilación y estudio de los datos recolectados, pero ya revela problemas en lo que toca al combate al tráfico de mujeres y al apoyo a la salud de las mujeres brasileras. En el documento se señala el aumento de la feminización del Sida y el crecimiento de las denuncias de tráfico de mujeres y niñas, lo que puede indicar la ausencia del Estado para la prevención y el enfrentamiento del problema, cuyas causas son estructurales, como señalan los estudios.

El aumento de la feminización del Sida, situación en la que la niña es infectada por el virus durante la gestación, parto o amamantamiento, está comprobado por la tasa de nacidos con VIH en la región sur de Brasil, que es de 5,4 casos cada mil nacidos vivos, mientras que el promedio nacional es de 2,3 casos. En relación con los números de denuncias de tráfico de mujeres y niñas, los números muestran el aumento de las denuncias en 1.517% en el primer semestre de 2013 en comparación con el mismo período de 2012. Según el balance divulgado por la SPM/PR, entre los meses de enero a junio, el Llame al 180 recibió 263 denuncias, de las cuales 173 fueron sobre casos internacionales y 90 de Brasil. En el 34% de los registros, había riesgo de muerte de la víctima.

Otro hecho que también estará presente en el informe es el caso de la joven Alyne da Silva Pimentel Teixeira, que falleció debido a la mala calidad de la atención prestada por los servicios de salud en 2002. Embarazada de 27 semanas, ella procuró una casa de salud particular con vómitos y fuertes dolores abdominales y ningún examen adicional le fue prescripto. El feto terminó muriendo, la demora para la cirugía de retiro de la placenta y la falta de cuidados en el envío de la paciente hacia un hospital público terminaron causando el coma y la posterior muerte de Alyne.

La propuesta preliminar del Informe Alternativo se realizará en los días 3 y 4 de diciembre durante la 3ª Reunión del Consorcio Nacional del Proyecto de Monitoreo de la CEDAW, en Porto Alegre, Estado de Río Grande do Sul, dentro de la programación de los 16 días de Activismo por el Fin de la Violencia Contra la Mujer. El documento, que va a apoyar el análisis de la ONU sobre las acciones del gobierno brasilero en relación con el tráfico de mujeres y la salud de la mujer, contó con la ayuda de organizaciones y redes de mujeres del país, además del apoyo de la Secretaría de Políticas para las Mujeres de la Presidencia de la República (SPM/PR). Fue producido a partir de la constatación de que faltan políticas públicas eficientes e incluyentes para combatir estos problemas.

La producción del informe fue posible gracias a la formación de un consorcio de especialistas en mayo de 2013 para la obtención de datos, hechos y comprobaciones de las lagunas en relación con las leyes y políticas públicas. Después de esa fase, en octubre, fue abierto un proceso de consulta participativa para que todas las personas y entidades interesadas pudieran contribuir en la investigación a través de formularios disponibles en la página del Proyecto de Monitoreo de la CEDAW en Internet.

Participan del Comité Gestor del Proyecto las ONG Colectivo Femenino Plural, Red Nacional Feminista de Salud, Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, Comité de América Latina y del Caribe para los Derechos de la Mujer (CLADEM/Brasil) y Núcleo Interdisciplinario de Estudios sobre la Mujer y Género (NIEM/UFRGS).

Traducción: Daniel Barrantes – barrantes.daniel@gmail.com

http://site.adital.com.br/site/noticia.php?boletim=1&lang=ES&cod=78793

¿POR EL HECHO DE SER MUJERES? Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP



Siempre han dicho: “la ignorancia es atrevida” ya  que permite criticar y hablar sin permiso de la cabeza.

Por el hecho de ser mujeres, sin que nos queramos victimizar, en el sentido irónico que se usa, no se escucha, ni se lee, lo que pasa a nuestro alrededor. O como “no es conmigo”, entonces, no me importa. Eso le sucede es: “a las de allá”, “a esas que son raras”, “a las de afuera”, “a las que viven en la calle…”, “a las que son del campo”, “a las afro”, “a las indígenas…”, “a las de la cárcel”, “a las que ya salieron de ella”… en otras palabras, a las que están en la otra orilla.

Las historias, que escasamente salen a la luz, que no se quiere que las conozcamos, que nos las ocultan, “para no asustarnos”. Son historias no solo en nuestro país, sino en el mundo entero!

Si te atreves a hablar de “ellas”, para defenderlas, para hacer tomar conciencia de lo que está sucediendo con las mujeres, eres igual a “ellas”, “rara”, “rebelde”, “eres distinta” y lo dicen con sorna, en burla, o con morbo, con agresividad, con desprecio.

Sin tener que ir muy lejos, nos acaban de dar a conocer los datos de la ciudad de Buenaventura. Victimas del feminicidio, racismo y etnicidio.

“Van 12 mujeres y una niña asesinadas en Buenaventura este año:

  • María José Obregón, de 4 años de edad, estaba viendo televisión en casa con su abuela en el barrio Caldas. Le dispararon desde afuera.
  • Dalila Quiñonez fue asesinada junto con su compañero sentimental.
  • Nidia Yadira Rodríguez
  • María Luisa Espinosa fue asesinada por su esposo en el barrio Cristobal Colón.
  • Marley Yulisa Ramírez fue asesinada en el barrio Eucarístico.
  • María Nérida Holguín, minera del Dagua, recibió 12 machetazos.
  • Jenny Edith Belalcázar, habitante de calle, fue asesinada a balazos.
  • Estela Cortez Vásquez, docente del río Anchicayá de 48 años de edad, fue asfixiada y egollada, y luego puesta en una bolsa.
  • Claudia Patricia Quiñónez de 31 años de edad, fue encontrada degollada en el barrio Juan XXIII. Había desaparecido hacía algunos días.
  • Verónica Cardona, indígena naza embera chamí.
  • Ángela Arboleda, de 30 años, trabajaba en una carnicería. Fue asfixiada por su esposo.
  • Epifania Mondragón fue asesinada por su compañero sentimental, quien luego se suicidó.
  • Gina Alexandra Velásquez, comerciante de 27 años de edad, murió en días recientes. (1)

Lo más grave “el silencio de los buenos”, el miedo, el abandono total!

Aparecen más datos de Colombia, en diferentes ciudades y otros países, que nos proporciona Florence Thomas en su artículo del 19 de Noviembre/13 en El Tiempo: “El día de las mariposas”. Ella, nos habla de 1.444 mujeres víctimas del feminicidio (2)

Nuria Varela en su blog. Nos da cuenta de los feminicidios en España:

“La violencia de género representa una sangría que afecta o ha afectado en nuestro país a más de una de cada diez mujeres; que ha acabado con casi 700 vidas durante los últimos diez años y que, en la actualidad, es la primera causa de muerte intencionada”.(3)

A esto, el decir es: “son denuncias falsas”, y para ocultar el delito se amenazan tanto a las/os  jueces, como a las denunciantes que quedan vivas, o se les compra por dinero o intercambio de servicios.

El informe que nos llega de México:

“Informe advierte sobre el alza del 40% en feminicidios en México” (4)

Nos quedamos cortas, en estos datos, sin comentar los países en situaciones de guerra, pues hay muchos más, que el pánico, la cobardía, no deja que se conozcan.

En tu familia, hay hijas, nietas, sobrinas, hermanas, madres, abuelas, qué puedes tú hacer para que a ellas y a otras no llegue  el feminicidio?!

 

NOS SOLIDARIZAMOS EN EL DIA DE LA NO VIOLENCIA

CONTRA LAS MUJERES. 25 DE NOVIEMBRE.

Estemos atentas/os a defender la dignidad humana,  hagamos propias las palabras del Papa Francisco:

“No descansaré mientras haya hombres y mujeres, de cualquier religión, golpeados en su dignidad” (5)

¿Por qué lo hacemos? Porque la humanidad en su esencia es la unidad en el UNO.

“No hay judío ni griego, no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer porque todos sois UNO en Cristo Jesús” Gálatas 3:28

 

———————————————————————–

NOTAS:

1) http://feministasafrodiasporicas.blogspot.com/2013/11/mas-de-12-mujeres-asesinadas-durante-el.html

2)http://evangelizadorasdelosapostoles.wordpress.com/2013/11/20/el-dia-de-las-mariposas-florence-thomas/

3) http://nuriavarela.com/importa-la-violencia-que-se-ejerce-contra-las-mujeres/.

4)http://www.animalpolitico.com/2013/11/informe-advierte-sobre-alza-de-40-en-feminicidios-en-mexico/#ixzz2lIyRwc00

5) http://www.periodistadigital.com

¿POR QUÉ NO DUELE BUENAVENTURA? FEMINICIDIO, RACISMO, ETNOCIDIO E IMPUNIDAD #PlantónNacional21deNoviembre


sábado, 16 de noviembre de 2013

La Red de mujeres contra las violencias hacia las mujeres del distrito de Buenaventura ha organizado con el apoyo de varios colectivos de Cali, Medellín y Bogotá, un PLANTÓN NACIONAL el jueves 21 de noviembre a las 2pm frente a las fiscalías de cada ciudad, con motivo del número alarmante de FEMINICIDOS perpetrados en Buenaventura y de su total impunidad. 
Fuera de la EMERGENCIA HUMANITARIA que se vive en Buenaventura y de la perpetua desatención del Estado para con su población, una “nueva” modalidad de violencia ha venido sembrando el terror entre las mujeres: violaciones, tortura, desmembramiento, asesinato y desaparición. Desde el año 2011 se han denunciado estos crímenes y la INDIFERENCIA con la que responden las instituciones, la justicia y la sociedad en general. La escalada del conflicto armado y la intención de las bandas emergentes de retomar el control del puerto pareciera combinarse con el desprecio por la vida de las mujeres en el ámbito doméstico o de pareja.
Según la arquidiócesis, en el 2011 fueron asesinadas 38 mujeres entre los 15 y los 35 años de edad. Más del 50% de los crímenes fueron atribuidos a miembros de las bandas emergentes que fuerzan a las mujeres a ser sus compañeras sentimentales, incluso a las niñas y adolescentes. También las utilizan como informantes y una vez “saben mucho”, las matan. Lo mismo sucede si no ceden ante presiones sexuales. Otros varios feminicidios ocurren a manos de las parejas de las víctimas.
Es lamentable que en varios casos, las víctimas acuden a las autoridades a denunciar a los agresores y a pedir protección. Mayra Alejandra Díaz lo hizo en 5 ocasiones. Temiendo por su vida, fue una y otra vez a la Comisaría, a la Fiscalía y al Inmclf, pero la única protección que recibió por parte del Estado fue un acta de compromiso. 21 días después fue asesinada.
Antes de morir, Lina de 15 años fue violada y torturada. Sus genitales fueron perforados por un palo. Mónica, de 17 años, no solo fue violada y torturada sino que murió degollada.
Según las cuentas de las mujeres organizadas en redes, ya van 12 mujeres y una niña asesinadas en Buenaventura este año:
  • María José Obregón, de 4 años de edad, estaba viendo televisión en casa con su abuela en el barrio Caldas. Le dispararon desde afuera.
  • Dalila Quiñonez fue asesinada junto con su compañero sentimental.
  • Nidia Yadira Rodríguez
  • María Luisa Espinosa fue asesinada por su esposo en el barrio Cristobal Colón.
  • Marley Yulisa Ramírez fue asesinada en el barrio Eucarístico.
  • María Nérida Holguín, minera del Dagua, recibió 12 machetazos.
  • Jenny Edith Belalcázar, habitante de calle, fue asesinada a balazos.
  • Estela Cortez Vásquez, docente del río Anchicayá de 48 años de edad, fue asfixiada y egollada, y luego puesta en una bolsa.
  • Claudia Patricia Quiñónez de 31 años de edad, fue encontrada degollada en el barrio Juan XXIII. Había desaparecido hacía algunos días.
  • Verónica Cardona, indígena naza embera chamí.
  • Ángela Arboleda, de 30 años, trabajaba en una carnicería. Fue asfixiada por su esposo.
  • Epifania Mondragón fue asesinada por su compañero sentimental, quien luego se suicidó.
  • Gina Alexandra Velásquez, comerciante de 27 años de edad, murió en días recientes.

Otras están hospitalizadas por golpes y puñaladas. Cantidades de mujeres han sido amenazadas de muerte y muchas otras están reportadas como desaparecidas, entre ellas la líder y presidenta de la Junta Comunal del río Cajambre, Ana Julia Rentería.

Las que logran sobrevivir, como fue el caso de una mujer de 45 años de edad a quien el 15 de noviembre de 2012 un hombre le propinó once disparos por negarse a acompañarlo a un balneario, y todas aquellas que han sido abusadas sexualmente o maltratadas física o verbalmente, no reciben atención sicológica ni sicosocial, mucho menos clínica. Tampoco sus familiares. Esta situación prolonga los duelos y arruina el autoestima de las mujeres. Una de ellas comenta: “Como dicen nuestras viejas, toca hacer de tripas corazón para sonreír, arreglarnos, salir a las calles y hasta para enamorarnos ya que podemos estar durmiendo con el enemigo”.
Creemos que este tipo de violencia tiene unas motivaciones específicas y mensajes contundentes con los que se busca diezmar los liderazgos comunitarios y culturales de las comunidades afrocolombianas asentadas en el puerto así como su capacidad de resistir y organizarse. Las repercusiones son gravísimas pero ante el miedo, gran parte de la población prefiere mantenerse en silencio, por lo que las cifras reportadas suelen estar muy por debajo de la realidad. No hay investigaciones al respecto y la Alcaldía y la Fuerza Pública siguen excusando la violencia sistemática que acecha a las mujeres de Buenaventura diciendo que se trata de casos aislados de orden pasional, que no por ello dejan de constituir delitos graves que deben ser repudiados, investigados y castigados, pues siguen cobrando más y más vidas.
Colombia recauda en pocas horas donaciones cuantiosas y envía toneladas de containers a los damnificados de otros países que salen por el puerto de Buenaventura. Pero allí mismo, en la ciudad puerto, hay más de 500.000 desplazados internos, el desabastecimiento de agua es cada vez más grave, y como lo expresa alguien: “a la gente que no la matan las balas la mata el hambre y la angustia”. ¿Por qué no nos duele Buenaventura? ¿Por qué no se denuncian con la misma fuerza que se denuncia la violación de una mujer en Andrés Carne de Res las múltiples violaciones y violencias contra las mujeres de Buenaventura? ¿Dónde están los medios? ¿Dónde la indignación y la solidaridad?
En vista de la poca atención que ha prestado la justicia a los feminicidios acaecidos en Buenaventura y de su consecuente impunidad, la Red de mujeres contra las violencias hacia las mujeres del distrito de Buenaventura ha decidido convocar a todxs lxs colombianxs a protestar delante del ente investigador –la Fiscalía– y proclamar: ¡Ni una más! El asesinato cruel e inhumano de las mujeres no es asunto exclusivo de las mujeres.
Buenos días compañeras y compañeros,

Les extiendo una invitación para sentar nuestra voz de protesta frente a la impunidad que reina en los casos de feminicidios en Buenaventura, a continuación el enlace al comunicado en el que se presenta la situación y la invitación al plantón el próximo 21 de noviembre en todas las Fiscalías del país (en Bogotá frente a la Fiscalía General de la Nación). Agradezco su ayuda en la difusión

planton21.jpg

El día de las Mariposas: FLORENCE THOMAS


Florence Thomas

Estos 1.444 crímenes de odio o feminicidios, fueron asesinatos de mujeres por el hecho de haber nacido mujer.Daniela Melissa Triviño Rodríguez (embarazada), 21 años; Pereira, asfixiada. María Gilma Pérez Muñoz, 24 años; Tarqui (Huila), envenenada y acuchillada. Claudia Elena Villa, 18 años; Buga, baleada. Hilda Olmos Nova, 37 años; Soacha, acuchillada 34 veces. Mayerlis Maturana Marrugo, 28 años; Cartagena, baleada 5 veces. Leidy Paola Salgado Vera, 19; Ibagué, apuñalada 15 veces y degollada. Zully Viviana Calambas Zúniga, 39 años; Cali, baleada. Yamile Hurtado (embarazada), 22 años; Chocó, violada, torturada y degollada. Ruby Stella Serpa Bayona, 44 años; Fontibón, Bogotá, descuartizada. Diana Jennifer Alegría Jurado, 28 años; Cali, acuchillada. Carmen Oliva Santillana Loaiza, 43 años; Medellín, baleada. Juderis Gómez Zapata, 19 años; Medellín, asfixiada. Yuliana Andrea Vidales Pérez, 28 años; Remedios, baleada. Luz Edith Jaramillo, 53 años; Tarazá, baleada. Edith Johana Mazo Sánchez, 21 años; Medellín, baleada. Paola Andrea Pardo Valencia, 29 años; Cali, baleada. Angélica Gutiérrez Marín, 20 años; Cartagena, cortada con machete y quemada. Luz Estela López Gómez, 30 años; Curillo, degollada. Sandra Mendez, 30 años; Villavicencio, acuchillada. Gloria Patricia Ruiz Bedoya, 31 años; Cartagena, baleada. María Luisa Hurtado, 32 años; Boyacá, 38 hachazos. Liliana Rocha, 31 años; Suba, Bogotá. Edilsa Mercedes Anaya Mantilla, 25 años; Barranquilla, baleada 5 veces. Yuri Marcela López Sánchez, 22 años; Santa Fé, Bogotá. Rosa Elvira Cely, 35 años; Parque Nacional, Bogotá, violada, golpeada, cortada, empalada y asfixiada. Yelissa Paola Puello Díaz, 29 años; Cartagena, apuñalada. Ana Clara Sucerquia, 83 años; Sabanalarga, violada y golpeada.
Esta es una lista incompleta de los más de 1.444 homicidios reportados en el país entre el 2011 y el 2012. Estos 1.444 crímenes de odio o feminicidios fueron asesinatos de mujeres por el hecho de haber nacido mujer. Hace exactamente 53 años, otras tres mujeres, esta vez en la República Dominicana, eran torturadas y ultimadas un 25 de noviembre por el dictador Rafael Trujillo.
La casa de Minerva, Patria y María Teresa, militantes de la oposición al régimen, está ubicada en el municipio de Salcedo, a unos 120 kilómetros de la capital, Santo Domingo. En meses recientes tuve la oportunidad de visitarla y recorrer los jardines tropicales que la rodean y que albergan las tumbas de estas tres mujeres, conocidas en el mundo entero como Las Mariposas. Mi emoción, al entrar en la alcoba de Minerva, fue indescriptible. La habitación se ha conservado intacta y al lado de su cama aún puede verse la cuna de su hija, quien en la actualidad tiene unos 50 años y es parlamentaria dominicana. En la misma visita, pude hablar con Doña Dedé, hermana mayor de las Mirabal, hoy con más de ochenta años, una mujer que tuvo que asumir de un día para otro la crianza de nueve niños, hijos e hijas de Minerva, Patria y María Teresa.
Durante la charla, le recordé que para mantener viva la memoria de sus hermanas se consagró durante el primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, que tuvo lugar en Bogotá en 1981, el 25 de noviembre como Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, ratificado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1999.
Ella me abrazó y las dos nos pusimos a llorar recordando a todas las mariposas que cada día siguen siendo asesinadas en Colombia y en el mundo entero. Marcharemos por ellas el 22 de noviembre en Bogotá, desde el Planetario y el parque Nacional hasta la plaza de Bolívar.
Florence Thomas
* Coordinadora del Grupo Mujer y Sociedad
REMITIDO AL E-MAIL

COLOMBIA: NI UNA MÁS! POR UNA VIDA LIBRE DE VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES, NO MÁS IMPUNIDAD EN BUENAVENTURA


 

“El patrón para asesinar a las mujeres en los últimos tres años en Buenaventura consiste en la perpetuación de prácticas de tortura y sevicia; descuartizar vivas a las mujeres, arrancar una a una las extremidades de su cuerpo, degollarlas, arrancar sus senos y glúteos y luego exhibirlas o dejarlas en una bolsa para basura, violarlas y dejarles en las vaginas pedazos de palos”.
“La mala aventura de las mujeres de Buenaventura”
Comunicado del 17 de Noviembre de 2012, Proceso de Comunidades Negras (PCN)
Por medio de esta comunicación pública nos solidarizamos con la lucha de nuestras hermanas de Buenaventura que, ante las situaciones de violencia, genocidio, discriminación y exclusión, normalizadas por el pueblo colombiano e invisibles para el Estado, han llevado a cabo múltiples acciones de divulgación y denuncia de las violencias y los feminicidios que durante este año han cobrado la vida de 12 mujeres negras afrocolombianas.
En el Distrito de Buenaventura la violencia contra las mujeres condensa  el dominio patriarcal y  el racista por efecto de niveles de violencia inusitados producidos por  la discriminación, la exclusión social y  la confluencia de  todos los actores armados,  tanto estatales como no estatales (guerrilla, paramilitarismo, narcotráfico) en la región.  En medio del racismo estructural, la violación sistemática de derechos humanos  hace de los cuerpos de las mujeres negras- afrocolombianas, campos de batalla estratégicos para menoscabar el tejido social de las comunidades impunemente.
En medio de la emergencia humanitaria descrita, mujeres negras afrocolombianas promovieron la creación de la Red Contra Las Violencias Hacia Las Mujeres Del Distrito De Buenaventura,  conformada por organizaciones  de derechos humanos, movimientos sociales y colectivos de mujeres, y han convocado al PLANTÓN NACIONAL CONTRA LOS FEMINICIDIOS EN EL PAÍS: SOLIDARIDAD CON BUENAVENTURA para el 21 de noviembre.
Queremos exaltar la lucha y resistencia de las compañeras  que a pesar del riesgo que corren por la situación de violencia en Buenaventura y por las amenazas directas de las que son objeto por defender su derecho al territorio, y en él a una vida libre de violencias para ellas y sus comunidades, han visibilizado la impunidad e indiferencia frente a los 12 feminicidios cometidos durante este año “por el racismo de los servidores públicos y la no aplicación de enfoques diferenciales en los procesos institucionales para impartir justicia”.
Así mismo, han impulsado la creación de una red que movilice y articule esfuerzos que promuevan el acceso a la justicia con garantías para todas las mujeres especialmente para  las mujeres negras afrocolombianas.
Unimos nuestras voces: “NI UN MINUTO DE SILENCIO, ALZAMOS LA VOZ, EXIGIMOS JUSTICIA ¡NI UNA MÁS!” y convocamos a todas las personas a participar en el Plantón Nacional el 21 de noviembre en La Fiscalía General de la Nación ubicada en la Diagonal 22B No. 52-01 (Ciudad Salitre).
Senior Associate
Washington Office on Latin America (WOLA)
1666 Connecticut Avenue, NW
Washington, DC 20009
YouTube – Videos de este mensaje de correo electrónico

 

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 301 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: