El tema Femicidio-Feminicidio presente en la opinión pública


Por: Teresa Sosa

El  asesinato de Jennifer Carolina Viera está siendo conceptualizado como ‘Femicidio’ por algunos medios de comunicación. De igual manera, otros medios están usando  el término ‘Feminicidio’. Sobre estos dos términos, y otros asuntos conexos, versa el artículo de hoy.

Los términos ‘Femicidio’ y ‘Feminicidio’ están sonando en estos días como refiriéndose a  lo mismo, están siendo utilizados como términos homólogos, indistintamente, como si fuesen sinónimos.

Por lo tanto, nos ceñiremos a sus orígenes y significados desde quienes crearon esta terminología; porque aunque en la práctica comunicacional a los finales se tome al uno o al otro como significando lo mismo, consideramos de suma importancia entrar en precisiones del  léxico proveniente de la Teoría de Género cuando éste llega a la opinión pública.

ORÍGENES

El término ‘Femicidio’, parte del bagaje teórico feminista, procede de Mary Anne Waren  en la obra “Gendercide: The Implications of Sex Selection” (1985) y de Diana Russell  y Jill Radford en la obraa Femicide. The politics of woman killing (1992).

Por su parte, el término ‘Feminicidio’ procede de Latinoamérica; fue la antropóloga, feminista  y política mexicana Marcela Lagarde, quien castellanizó  los términos ingleses ‘Femicide’ y ‘Gendercide’,  creando el término Feminicidio, al que ella le incorpora otras variables, como veremos más adelante.

La ‘Conferencia Internacional  sobre Feminicidio en América Latina’, cuya tercera edición se llevará a cabo en Madrid el  próximo 12 de mayo, al Feminicidio lo analiza desde la categoría ‘sistémico-global’, de la manera siguiente:

A pesar de ser emblemático en lugares como Ciudad Juárez, México, el feminicidio no es un fenómeno exclusivo de esta ciudad ni de este país. En toda América Latina familiares y organizaciones de mujeres protestan contra estos crímenes y contra la impunidad casi total que encubre y protege a los asesinos. Su continuo aumento demuestra el fracaso de los estados en el cumplimiento de su deber de prevención, investigación y enjuiciamiento de los responsables de estos delitos.

DEFINICIONES Y POSICIONES

Femicidio:  Se denominan  los asesinatos de mujeres considerándolos como homicidio, sin destacar las relaciones de género, ni las acciones u omisiones del Estado.

Es decir, son los asesinatos contra niñas y mujeres que se sustentan en violencias que acaecen en la comunidad y que no van dirigidas a las mujeres por ser mujeres,- independientemente de que los hayan cometido hombres- pero tienen consecuencias irremediables para ellas, y que deben ser tomados en consideración para efectos de prevención y erradicación de la violencia comunitaria.

Feminicidio: Se consideran los asesinatos de mujeres por su condición de género, es decir tomando en cuenta la relaciones de poder y se vincula con la participación del Estado por acción u omisión, derivado de la impunidad existente. Desde esta perspectiva, Jennifer Carolina Viera fue víctima de un feminicidio.

El feminicidio es sistémico, es el asesinato de una niña/mujer cometido por un hombre, donde se encuentran todos los elementos de la relación inequitativa entre los sexos: la superioridad genérica del hombre frente a la subordinación genérica de la mujer, la misoginia, el control y el sexismo. No sólo se asesina el cuerpo biológico de la mujer, se asesina también lo que ha significado la construcción cultural de su cuerpo, con la pasividad y la tolerancia de un Estado masculinizado.

Teoría Marcela Lagarde

El término Feminicidio, como ya señalamos, surge en Latinoamérica  y comenzó a ser difundido a raíz de los numerosos asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez, México, a partir de la década de los 90, por Marcela Lagarde, quien conformó un equipo de investigación para analizar las causas de estos asesinatos.

La premisa central de de la teoría de Lagarde es que el Feminicidio es una violencia social contra las mujeres, en la sociedad se acepta que haya violencia de género; la sociedad la ignora, la invisibiliza, la desvaloriza, le quita importancia, y a veces las familias, comunidades, barrios, cualquier forma de organización social, el poder político, el sistema de justicia, minimiza esta violencia.

Señala a su vez, que la cultura en lo cotidiano refuerza de una y mil maneras la violencia de género como algo natural; enfatiza en que hay un refuerzo permanente simbólico a través de mecanismos simbólicos reproductores que circulan en el espectro social.

Por ejemplo: imágenes o audios, anuncios publicitarios, telenovelas, revistas, películas, canciones, videos televisivos institucionales gubernamentales y no gubernamentales, programas televisivos de opinión política, discursos y posturas machistas de varones políticos emblemáticos, que  naturalizan de manera simbólica “suave” a la violencia de género hasta en sus manifestaciones  más cruentas.

Feminicidio de Jennifer Carolina Viera

Desde el gran  poder simbólico que genera en la sociedad patriarcal  un hombre famoso, a lo que se suma su fuerza devastadora de macho campeón  mundial de boxeo,  Edwin ‘Inca Valero’, señalado por la investigación policial como feminicida de Jennifer Viera, no ha sido sometido a la sanción social de sus admiradores y admiradoras, ni por los episodios previos de violencia a los que sometió a su esposa, ni por el desenlace final en feminicidio. Lo sepultaron con honores de héroe nacional (bandera sobre su ataúd) en multitudinaria concurrencia de admiradores y admiradoras; mientras que en el funeral en intimidad familiar, al lado del ataúd de Jennifer Viera sólo observamos a su grupo familiar acongojado. Jennifer pasó a ser en lo mediático convencional, sólo, la referencia de un mal momento” que tuvo el “héroe” por consumir drogas

Resulta patético ver la fotografía del cadáver del Inca Valero en la morgue sobre una camilla con el pecho al descubierto, que visibiliza el tatuaje  que  le hicieron en Las Vegas, USA, con la bandera nacional y el rostro del Presidente Hugo Chávez.

Los medios de comunicación han difundido lo del tatuaje, pero las reseñas y artículos de opinión han guiado el foco sólo hacia el matiz político; cuando,  desde nuestro punto de vista, habría  que desarmar ese rompecabezas desde sus variados componentes simbólicos, entre otros: necesidad de poder y reconocimiento social del boxeador, por lo tanto, utilización por parte de éste de íconos emblemáticos de la Venezuela actual en lo político; intereses del empresariado capitalista del boxeo; la utilización de la fama mundial del boxeador, y su figura-presencia como ícono de fuerza poderosa, por parte del alto poder político patriarcal-machista de este país.

Nuestra mirada individual y colectiva-social debería centrar su atención en el desmontaje de la presencia de los signos: Fama, Patria, Poder, Política, Heroísmo y otros más, contenidos en el famoso tatuaje del Inca Valero,  que hará visible la corresponsabilidad feminicida de la díada Cultura Patriarcal- Estado Venezolano.

LOS HUÉRFANOS/AS DEL FEMINICIDIO

Ahora, de manera breve, introducimos por primera vez en este espacio, otro aspecto del feminicidio, completamente invisibilizado hasta ahora en Venezuela. En nuestro país no se le menciona en lo absoluto. Se trata de las/los huérfanos que deja el feminicidio. No hay estadística oficial sobre las/los hijos infantes y adolescentes que pasan a ser huérfanos y huérfanas del feminicidio, y por supuesto que no tenemos un programa  gubernamental o de Ong que les haga seguimiento y les brinde apoyo.

El Presidente Hugo Chávez al lamentar, a través de la televisión, la muerte del Inca Valero y su esposa Jennifer, dijo: “Ahora nos toca ocuparnos de sus hijos”. Pero, Presidente Chávez, no se trata sólo de las dos niñas de la pareja fallecida, hay miles de miles de huérfanos/huérfanos del feminicidio en Venezuela. El Estado tiene la obligación de brindarle a todos/todas seguimiento, atención y apoyo  que requieran.

PDM_09_05_2010_ Impreso digitalizado Diario de los Andes en PD

 

 

http://palabrademujer.wordpress.com/2010/05/09/el-tema-femicidio-feminicidio-presente-en-la-opinion-publica/

Una mujer fue asesinada dentro de una iglesia en Cali


Por:  |

11:35 a.m. | 16 de Agosto del 2013

 

 

El crimen ocurrió en un templo cristiano cuando la mujer realizaba una jornada religiosa de ayuno.

Luz Karina Mesa, de 34 años, fue asesinada este viernes a las 11:00 de la mañana, dentro del templo misionero Bhetesda, en la calle 34 con carrera 12, barrio Municipal, en la comuna 11 en el oriente de Cali.

Según testigos, la mujer se encontraba con su hija de 12 años en una jornada de ayuno que había iniciado a las 9:00 de la mañana.

Hacia las 11:00 un sujeto ingresó al lugar y le disparó. La mujer fue remitida al hospital Primitivo Iglesias, pero las lesiones de bala en su cabeza fueron mortales.

El hombre huyó en una motocicleta, al parecer en compañía de otro hombre que esperaba cerca.

 

 

 

http://www.eltiempo.com/colombia/cali/asesinato-en-una-iglesia-en-cali_12996584-4

Homicidios contra la mujer en Cali se pueden catalogar como Feminicidios


 

La preocupante situación de violencia contra las mujeres en la ciudad y frente al panorama de la no disminución y la impunidad en muchos de los casos, la Personería Municipal convocó de manera extraordinaria al Comité de Seguimiento de la Ley 1257 de 2008 en donde participaron diferentes entidades tanto locales como de la sociedad civil de la ciudad, para realizar una articulación entre las mismas, generar compromisos, realizar estrategias efectivas y dar soluciones reales a esta problemática.

Según los asistentes a la reunión, en algunos casos de violencia contra la mujer en la ciudad de Cali se puede hablar de Feminicidio, aunque éste no se encuentre tipificado y reconocido como delito.
 
Para María Eugenia Betancur, coordinadora del Proyecto No violencia Contra las Mujeres, hay tres indicadores de Feminicidio: muerte por violación sexual, muerte a las mujeres por su pareja y muerte a las mujeres por ejercer el trabajo sexual.
 
Según la cifras de la Policía Metropolitana de Cali, Seccional de Investigación Criminal, en lo corrido del 2013, se han presentado en Cali 76 homicidios de mujeres, cifra que se incrementó si se tiene en cuenta que en el año anterior se presentaron 49 homicidios. Los asesinatos producidos con armas de fuego representan la cifra más alta, con 58 de ellos, 11 con armas corto punzantes y 7 con otras armas.
 
Otro de los puntos que se analizaron en la reunión, es la poca cantidad funcionarios judiciales que deben asumir las investigaciones. Sólo en el CAIVAS (Centros de Atención e Investigación Integral a las Víctimas de Delitos Sexuales de la Fiscalía) en Cali se cuenta con 6 fiscales, quienes deben atender 525 casos de delitos sexuales contra las mujeres, registrados en el primer semestre de 2013.
 
Ante esto, las entidades asistentes hicieron un llamado para incrementar el número de fiscales y el cuerpo de investigadores para darle celeridad a las investigaciones.
 
Para el Personero Andrés Santamaría “la impunidad es el motor de la criminalidad” y por ello se hace necesario incrementar las sanciones frente al elevado número de denuncias.
 
Durante la reunión los representantes de las diferentes entidades coincidieron en la necesidad de realizar campañas de prevención, sensibilización, educación y capacitación frente al tema de la violencia contra las mujeres en la ciudad en todos los espacios tanto en las instituciones educativas, entidades locales y el misma comunidad incluyendo todos los estratos sociales, pues la violencia contra la mujer no es exclusiva de los más bajos.
 
Otro punto importante que se planteó en la reunión fue la necesidad de reactivar el Hogar de Acogida en la ciudad, no sólo para las mujeres víctimas de violencia sino para todo tipo de grupos vulnerables.
 
El Personero Cali destacó la necesidad de que exista más corresponsabilidad entre las diferentes autoridades de cada institución como un herramienta para generar más espacios de cumplimento de la Ley 1257 de 2008.
 
Para Julieth del Pilar Reina, Asesora de Género de la Alcaldía Municipal, la Ley 1257 de 2008 “es una Ley que debemos entender, es responsabilidad de todos los sectores no sólo del sector público sino también del sector privado, del social y que allí confluye nuestra responsabilidad y estamos haciendo toda la tarea para cumplirla”, dijo. 
 
En la reunión se establecieron una serie de compromisos institucionales entre las diferentes entidades participantes como:
 
·         Gestionar por parte de la Alcaldía Municipal, la Defensoría del Pueblo y la Personería Municipal ante la Fiscalía General de la Nación, el aumento de fiscales y el cuerpo de investigadores para poder dar celeridad a las investigaciones, dar una respuesta positiva a las denuncias hechas por las víctimas y así poder sancionar a los victimarios.
 
·         Realizar una vez al mes dentro del Comité de Seguimiento de la Ley 1257 de 2008, seguimiento a los casos más relevantes, de esta forma generar una incidencia judicial.
 
·         Llevar a cabo por parte de las diferentes entidades como compromiso institucional,  capacitaciones y fortalecimiento en el manejo de la Ruta de Atención a Niñas y Mujeres Víctimas de la Violencia y de la Ley 1257 de 2008, entre ellos a las instituciones educativas, líderes y lideresas de la comunidad, Red de Salud, Policía y sociedad civil entre otros.
 
·         Plantearle al Gobierno Local la creación de una campaña masiva en medios, sobre  prevención, sensibilización y visibilización de esta problemática.
 
A la reunión asistieron además de los integrantes del Comité, la Secretaria de Bienestar, la Subsecretaria de Gobierno, el Defensor Regional del Pueblo y representantes de otras entidades entre ellas: ICBF, Policía Metropolitana, Fiscalía (CAVIF Y CAIVAS), Medicina Legal, Arquidiócesis de Cali y organizaciones civiles.

Agosto 5 del 2013
http://www.personeriacali.gov.co/actualidad/noticias/1098-homicidios-contra-la-mujer-en-cali-se-pueden-catalogar-como-feminicidios.html#.UgFIZpKwzC8

La “pandemia” que está matando a la mujer latinoamericana


 

Cuerpo de mujer = Peligro de muerte

A fine WordPress.com site

 

Mapa del feminicidio en América Latina. 2013

 

Posted on 5 de julio de 2013 by ojosilegales

 

Redacción BBC Mundo

 

En las notas publicadas a continuación encontrarán historias que no suelen aparecer en los medios.

 

Son crónicas de mujeres que han sido asesinadas por el hecho de ser mujer.

La palabra no aparece en la Real Academia. Sus casos son ejemplos significativos de un crimen que cada año mata a una enorme cantidad de mujeres en todo el mundo. Pero a pesar de ser un problema tan grave, no tiene ni nombre ni hay cifras oficiales.

Se le llama “feminicidio” o “femicidio”, según el país, pero cuando se busca en la Real Academia de la Lengua, la respuesta es que esas palabras “no están registradas en el Diccionario”. Pero obviamente existe. Y en América Latina es especialmente grave.

Tanto que un informe de la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM) publicado en 2012 indica que en algunos casos alcanza “niveles cercanos a los de pandemia”. Carmen Moreno, secretaria ejecutiva de la CIM, le contó a BBC Mundo por qué es tan difícil cuantificar este delito que ella misma definió como “la suma de todas las violencias”.

 

México

Según el informe “Feminicidio en México. Aproximación, tendencias y cambios, 1985-2009″, en esos 24 años fueron asesinadas 34.176 mujeres.

El Observatorio de Feminicidio indica que entre el 2010 y el 2011 desaparecieron 3.000 mujeres. Y registran 529 homicidios de enero de 2011 a junio del 2012.

 

Guatemala

Entre el 1º de enero y el 16 de octubre del 2012 hubo 512 femicidios. 68 de los casos no han sido esclarecidos. 359 mujeres murieron por arma de fuego, mientras que otras 41 por asfixia; en 28 ocasiones las mujeres fueron golpeadas hasta la muerte y otros 11 cuerpos aparecieron desmembrados. El departamento de Guatemala es el que presenta el índice más alto de feminicidios, al reportar 204 hechos.

La Comisión Internacional para el Combate de la Impunidad en Guatemala (CICIG) reporta que la impunidad en ese tipo de casos es de 98%.

Datos de La Comisión Presidencial para el Abordaje del Femicidio (COPAF).

 

El Salvador

De acuerdo con el reporte de la ONU Global Homicide 2011, El Salvador es el país con más feminicidios en el mundo, con una tasa de 12 mujeres asesinadas por cada 100.000.

La Policía Nacional Civil registró 231 asesinatos de mujeres en los primeros siete meses del 2012. Mayo fue el más violento, con 60 asesinatos reportados. En el mismo período de 2011 se contabilizaron 349 asesinatos, 118 más. El Instituto Salvadoreño de Medicina Legal señala que en 2011 fueron asesinadas 647 mujeres.

Según la ONU, el 75% de los victimarios son conocidos o familiares cercanos de la víctima.

 

Nicaragua

48 mujeres fueron asesinadas en Nicaragua durante el primer semestre de 2012, incluidas dos menores de 12 años. Ocho fueron violadas antes de perder la vida y 14 habían denunciado que eran víctimas de maltrato. El 78% de los casos de violencia contra las mujeres ocurre en sus hogares. Durante 2011 fueron asesinadas 76 mujeres en Nicaragua.

Un informe señala que en la provincia de Managua se comete el 41,35% de los casos de violencia denunciados por mujeres. El 22 de junio de 2012 entró en vigor en Nicaragua una ley que castiga la violencia hacia las mujeres, sin embargo algunas ONGs han acusado al Estado de no dar los recursos económicos necesarios para la efectiva aplicación de la ley.

Datos de la Red de Mujeres contra la Violencia

 

Panamá

El Observatorio Panameño contra la Violencia de Género registró 164 feminicidios, desde 2009 a 2012. En ese período, 2009 fue el año más violento con 54 casos. En el años fue menos, con 23.

Los homicidios de mujeres con violencia, que registra el observatorio de 2009 a 2012, son de por lo menos 255 en todo el país, El 60% de ellas tenían menos de 31 años.

En el 52% de los casos, el victimario era familiar o amigo.

 

Colombia

Aunque el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Colombia maneja uno de los sistemas estadísticos más completos del continente, la institución todavía no produce de forma sistemática estadísticas sobre femicidio. La vulnerabilidad de las mujeres colombianas, en cualquier caso, es evidente en las estadísticas de homicidio que tiene el instituto.

En el año 2010 se registraron 1.444 homicidios de personas de sexo femenino y 1.415 en el año 2011, lo que equivale a casi cuatro homicidios de mujeres al día. Y Colombia tiene una de las tasas de homicidio femenino más elevadas del continente: 6,27 por cada 100.000 mujeres en 2010 y 6,1 por cada 100.000 al año siguiente.

 

Ecuador

Ecuador no publica estadísticas oficiales sobre femicidios ni desagrega por género las cifras anuales de homicidios, lo que hace muy difícil dimensionar la magnitud del problema.

Y, según Jenny Pontón, de la Facultad Lationamericana de Ciencias Sociales, FLACSO, sede Ecuador, las instituciones relevantes del país aún no han logrado establecer la coordinación necesaria para identificar con precisión los casos de femicidio, delito que además aún no está tipificado en los instrumentos penales ecuatorianos.

Las cifras disponibles para Ecuador por lo tanto, son incompletas y responden a diferentes definiciones de femicidio. Pero un estudio de 2010 de la Comisión de Transición Hacia el Consejo de las Mujeres y la Igualdad de Género sugiere que la mayoría de homicidios de mujeres son resultado de la violencia de género. Para el estudio, la Comisión analizó los homicidios reportados en cuatro ciudades ecuatorianas durante los años 2005 a 2007, período durante el que se registraron 96 homicidios de mujeres.

“El hecho de que la gran mayoría de los homicidios de mujeres sean femicidios, concuerda con resultados ya encontrados en otros países de América Latina, donde los porcentajes varían entre un 60% y un 90% del total de homicidios de los que se cuenta con información”, afirma el estudio.

 

Perú

Perú es uno de los pocos países de la región que publica estadísticas oficiales sobre feminicidios, lo que desde 2009 hace el Ministerio Público a través de su Observatorio de la Criminalidad. Esos registros indican que entre 2009 y 2011 en Perú se cometieron al menos 384 feminicidios y 116 posibles feminicidios, lo que equivaldría a un asesinato “por razones de género” cada 2,19 días. Las cifras indican un descenso en el número de este tipo de delitos durante los últimos tres años.

Vale la pena destacar que en diciembre de 2011 el concepto fue incorporado en el Código Penal peruano, como agravante del delito de parricidio. Eso significa que, en Perú, “quien a sabiendas, mata… a su cónyuge, su conviviente, o con quien esté sosteniendo o haya sostenido una relación análoga” actualmente se enfrenta a una pena mínima de 15 años de cárcel.

Liz Meléndez, directora del Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán, en conversación con BBC Mundo reconoció los avances pero -señala- “lo que hace falta ahora es una política pública para la prevención”.

 

Bolivia

La muerte de una mujer famosa, la periodista Hanalí Huaycho, quien fue apuñalada por su expareja delante de su hijo en febrero, llevó a las autoridades del país a aprobar una ley que condena el feminicidio con una pena de hasta 30 años de cárcel. La Ley Integral para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia introduce el feminicidio como figura jurídica y crea la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia como organismo especializado de la Policía Boliviana.

Según el Centro de Información y Desarrollo de la Mujer (CIDEM), en enero y febrero de 2013 hubo al menos 30 feminicidios en el país. En 2012 se registraron 104, una cifra superior al total de 2011: 96.

De acuerdo con las estadísticas de los primeros nueve meses de 2012, la mayoría de esos asesinatos (casi el 28%) fueron violaciones seguidas de muerte, mientras que un cuarto ocurrieron tras una discusión. El 16% se dio por celos. Otras causas identificadas fueron la infidelidad, el embarazo, la negación a abortar, a tener relaciones sexuales o a continuar en una relación. En 2010 ocurrieron 89 feminicidios en Bolivia, según datos recopilados por el sitio feminicidio.net. De acuerdo con un informe presentado en octubre por la Defensoría del Pueblo, de los 335 casos de feminicidios reportados en el país en los últimos cuatro años, 170 (más del 50%) se registraron en el departamento de Cochabamba. Y sólo 27 de todos los casos culminaron en una sentencia para los agresores.

 

Chile

En diciembre de 2010, el gobierno de Sebastián Piñera promulgó la Ley de Femicidio, que tipifica este delito, convirtiendo a Chile en uno de los pocos países de Latinoamérica que castiga específicamente este crimen.

A pesar de ello, las muertes de mujeres no han frenado. Según el Servicio Nacional de la Mujer de Chile (Sernam), en 2012 se registraron 34 femicidios, una cifra que supera la de 2011, cuando hubo 29 asesinatos. En enero y febrero de 2013 hubo al menos 6 casos.

La directora del Servicio Nacional de la Mujer de Chile (Sernam), Carolina Schmidt, llamó a aumentar las denuncias, ya que según las cifras oficiales en el 73% de las muertes no existe una advertencia previa. La funcionaria también destacó una sentencia a cadena perpetua otorgada en agosto pasado a un hombre que asesinó a su conviviente, la primera condena de este tipo desde que se aprobó la Ley de Femicidios.

 

Cuba

En Cuba no existen cifras oficiales públicas sobre feminicidio ni violencia de género, según le señaló a BBC Mundo Sara Más, del Servicio de Noticias de la Mujer (SEMlac) en La Habana. Más explica que la única cifra que suele ser referida con profusión es la aportada por Marilín Ramos para La Habana entre 1990 y 1995, citada en un trabajo de Clotilde Proveyer.

Proveyer cita el “Estudio sobre muertes de etiología homicida del sexo femenino registrados en el Instituto de Medicina Legal entre 1990 y 1995” de Ramos para señalar que de las mujeres víctimas de homicidio ingresadas al instituto entre esos años en La Habana, el 45% murió a manos de su pareja y el 52% en el hogar.

 

Haití

En Haití no hay estadísticas recientes, aunque existen trabajos sobre violencia contra las mujeres de antes del terremoto que asoló Puerto Príncipe en enero de 2010.

Amanda Klasing, investigadora de la sección de Derechos de la Mujer de Human Rights Watch que ha trabajado en el después del terremoto, recuerda que en el país la violencia contra las mujeres siempre ha sido un enorme problema ya fuera en medio del clima de inestabilidad política o por los desastres naturales. “Aunque la violencia contra las mujeres ya existía antes, después del terremoto se convirtió en un problema más crudo por las mujeres desplazadas de sus hogares”, le dijo Klasing a BBC Mundo. Para la activista, “la atención internacional que ha tenido Haití durante los tres años siguientes al terremoto ha puesto de relieve esta problemática”. “Lo más importante es que hay proyecto de reforma del código penal que será presentado al parlamento este año que ofrecerá más protección a las mujeres”, concluyó.

 

República Dominicana

En el año 2011 se registraron 230 feminicidios, según la Procuraduría General de la República, que recopila datos de la Policía Nacional y del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif). Señala que desde mediados de los años ’80, el uso del concepto de feminicidio -introducido por el Movimiento Social de Mujeres- ha ido calando en la sociedad dominicana.

En los primeros estudios, en el siglo XXI ya se emplea el término como “el asesinato de mujeres, sin importar si es en un escenario público o privado, por la sola razón de ser mujeres”. Las autoridades dominicanas distinguen entre feminicidio íntimo y no íntimo, refiriéndose el primero a los casos en que el autor tiene una relación íntima, de convivencia o familiar, con la víctima. El 80% del total de los feminicidios son íntimos.

 

Puerto Rico

En Puerto Rico, las autoridades no manejan el término “feminicidio” pero sí “violencia doméstica”. Las cifras son recopiladas por la Oficina de la Procuradora para las Mujeres, que en 2011, reportó 26 mujeres muertas a manos de sus parejas.

Según Amárilis Pagán, directora ejecutiva de Proyecto Matria, ONG que trabaja en ayudar a las víctimas de violencia de género, la Ley 54 de 1989 contra la violencia doméstica fue un hito histórico. “Definitivamente marcó una diferencia porque supuso el reconocimiento de que era un asunto público”, le dijo Pagán a BBC Mundo. Con la ley, “se estableció todo un sistema de apoyo, los tribunales empiezan a tener salas especializadas, aunque no hemos logrado que sea una práctica generalizada”. Sin embargo, el Tribunal Supremo excluyó a parejas del mismo sexo y extramaritales.

En Coordinadora Paz para la Mujer elevan algo las cifras de la Oficina de la Procuradora al incluir esos casos. Además, incluyen otros aparecidos en la prensa. Adriana Alonso, coordinadora educativa y de medios de la ONG, le dijo a BBC Mundo que en 2011 se comenzaron trabajos para incluir en el código penal puertorriqueño el concepto de “feminicidio” como tal, aunque de momento no ha cristalizado.

 

Costa Rica

De enero a junio de 2012 hubo siete feminicidios, según los datos del Poder Judicial de Costa Rica. La misma fuente reporta que en 2011 el total de asesinatos a mujeres fueron 40, de los cuales 11 se consideran feminicidios.

Cuatro de cada diez mujeres fallecieron a causa de heridas con armas de fuego. 30% de las mujeres fueron asesinadas por arma blanca.

 

Venezuela

En Venezuela no hay estadísticas oficiales y públicas sobre feminicidio.

Las organizaciones no gubernamentales que trabajan en el ramo comentan que carecen de los recursos necesarios para asumir una empresa de tal calibre. La profesora Ofelia Álvarez, directora de Fundamujer, le confirmó a BBC Mundo que es imposible conseguir estadísticas respecto al asunto. Según Álvarez, hace años el Instituto Nacional de Estadística emprendió un proyecto para recabar datos, pero finalmente no salió adelante.

Álvarez, psicóloga social, inició en 2012 un estudio hemerográfico del área de Caracas para tratar de arrojar algo de luz al asunto. “Intento ver cuáles son las variaciones que ha tenido con el incremento de la violencia social en Venezuela”.

Small Arms Survey, proyecto del Graduate Institute of Interantional and Development Studies de Ginebra (Suiza), sitúa la tasa de feminicidios en Venezuela en poco más de 5,5 por cada 100.000 mujeres, es decir, unos 145 a una población de 14,5 millones de mujeres.

 

Brasil

En Brasil se estima que una mujer es asesinada cada dos horas en promedio y la mayoría de esos casos podrían ser definidos como feminicidio, según Julio Jacobo Waiselfisz, autor de un “Mapa de la violencia” en este país.

El estudio del instituto Sangari junto con la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), actualizado en agosto de 2012, indicó que 43.654 mujeres fueron asesinadas en Brasil entre 2000 y 2010. La tasa brasileña de 4,6 asesinatos cada 100.000 mujeres registrada en 2010 (con 4.465 casos) sería la séptima más alta en una lista de 84 países citados por el informe en base a datos homogéneos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) comprendidos entre los años 2006 y 2010. Waiselfisz le dijo a BBC Mundo que en Brasil “no hay ningún tipo de información oficial” que permita separar casos de feminicidio del total de mujeres asesinadas, por lo cual los expertos trabajan por aproximación.

En base a un análisis de las cifras de violencia contra mujeres en Brasil, el especialista de FLACSO calculó que “más de 50% es crimen doméstico que puede caer en feminicidio”. Brasil tiene desde 2006 una ley contra la violencia doméstica, conocida como “ley Maria da Penha”, que ha sido citada por las Naciones Unidas como pionera a nivel mundial.

El “Mapa de la violencia” mostró que la tasa de asesinatos de mujeres en Brasil bajó sensiblemente (a 3,9 cada 100.000) el año siguiente de la aprobación de la ley, pero luego volvió a niveles previos, lo que según Waiselfisz y otros expertos señala las raíces culturales del problema.

 

Honduras

Una mujer cada 18 horas es víctima de un homicidio.

Desde 2005 se ha registrado un incremento de 192% en las cifras de mujeres asesinadas, según el informe de septiembre de 2012 del Observatorio de la Violencia en Honduras. Para finales de 2012 se podrían reportar más de 600 casos, equivalente a un 30% de aumento, en relación a 2011.

Las edades de las víctimas están comprendidas entre 15 y 29 años y los lugares donde más casos se reportan son las ciudades de Tegucigalpa, San Pedro Sula, Choloma y La Ceiba. En agosto y septiembre van más de 80 casos en donde dos o más mujeres han sido asesinadas en matanzas. Es un elemento adicional para éste año.

Se calcula que hubo 600 femicidios en 2012, 30% más que el año anterior. De acuerdo con datos de la ONU (reporte El progreso de las mujeres en el mundo 2011-2012) el 10% de las mujeres hondureñas ha sido víctima de violencia física o sexual.

 

Paraguay

Paraguay es el país del Cono Sur con menos estadísticas actualizadas sobre la muerte violenta de mujeres, según le dijo a BBC Mundo la directora de feminicidios.net, Graciela Atencio.

La Secretaría de la Mujer de la Presidencia de la República (SMPR) no publicó datos de femicidios en 2012 pero informó que entre enero y abril de ese año 435 mujeres se acercaron al Servicio de Atención a la Mujer (Sedamur) para recibir asistencia psicológica y jurídica. En 2011 se atendieron 1167 casos. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en 2011 se registraron 25 femicidios, lo que representa una tasa de 0.38 muertes cada 100.000 habitantes, ya que Paraguay cuenta con una población pequeña.

En 2010, la SMPR registró 20 muertes por feminicidio, y en 2009, 30. La muerte en marzo de 2012 de una mujer asesinada a martillazos por su amante conmocionó a la sociedad y llevó al reconocido diario ABC Color a reclamar un mayor debate sobre la violencia de género.

La misma Secretaría reconoció a través de un comunicado publicado en 2011 que “el femicidio no es todavía un problema reconocido ni tampoco visibilizado socialmente en nuestro país y persiste la ausencia de un registro oficial público sistematizado y actualizado de datos de feminicidio a nivel nacional”. No obstante, el organismo estatal destacó la creación en 2010 de la Secretaría de Género, dependiente de la Corte Suprema de Justicia.

 

Uruguay

En 2012 al menos 19 uruguayas murieron como consecuencia de la violencia doméstica, lo que llevó a que en agosto de ese año las organizaciones no gubernamentales realizaran una protesta frente a la Intendencia de Montevideo bajo el lema “Ni una muerte más indiferente”.

Según el Ministerio del Interior, en el primer semestre de 2012 hubo un aumento del 19,1% en los casos de violencia doméstica, en relación a igual periodo de 2011, con 12.004 casos.

En 2010, el sitio feminicidio.net registró 35 feminicidios en ese país. La directora del sitio, Graciela Atencio, le dijo a BBC Mundo que si bien las cifras son más bajas que en los países vecinos, en comparación con la población Uruguay tiene uno de los registros más altos de la región.

 

Argentina

Ante la ausencia de estadísticas oficiales, en 2009 una ONG dedicada a ayudar a mujeres abusadas, La Casa del Encuentro, creó el Observatorio de Femicidios de Argentina.

El Observatorio es la principal fuente de cifras de femicidios en el país y basa sus cálculos en los reportes de prensa.

Así, estimaron que en los últimos cinco años murieron 1236 mujeres a manos de sus parejas o ex parejas. Eso equivale a una muerte por femicidio cada 35 horas. En 2012 las víctimas fueron 255, una reducción con respecto a 2011 cuando se registró la cifra más alta del último lustro: 282. .

En noviembrede 2012, el Congreso argentino aprobó una ley que endurece las penas para los casos de violencia de género. Si bien la norma no creó la figura penal del “femicidio”, como pedían muchos activistas, agrava la condena a cadena perpetua cuando un homicidio es cometido por la pareja o ex pareja de la víctima, o cuando es asesinada por su condición de mujer.

La diputada nacional Marcela Rodríguez, una de las impulsoras del proyecto, resaltó en conversación con BBC Mundo que la nueva ley también amplía el agravante por vínculo a toda relación, y no sólo a las parejas casadas, como ocurría antes.

BRASIL: El hombre que mató en la Amazonia a monja activista liberado después de sólo ocho años


Por  en Lunes, 08 de julio 2013

Una mujer reza en la tumba de la hermana Dorothy Stang en Anapu, Brasil (AP)Una mujer reza en la tumba de la hermana Dorothy Stang en Anapu, Brasil (AP)

El hombre que confesó haber asesinado a una monja estadounidense en 2005 en la Amazonia brasileña ha sido liberado de la cárcel.

Rayfran das Neves Sales, que sirvió un poco menos de ocho años de una condena de 27 años por disparos Hermana Dorothy Stang, un miembro de la Notre Dame de Namur Hermanas, llevarán a cabo el resto de su sentencia bajo arresto domiciliario.

Sales fue uno de los otros cuatro hombres acusados ​​de planear y llevar a cabo el asesinato de la hermana Dorothy. Otros dos cómplices se encuentran en la cárcel cumpliendo penas de 17 a 30 años, mientras que el ganadero dice que es el cerebro de la trama permanece libre, en espera de un nuevo juicio previsto para septiembre.

Hermana Dorothy, natural de Dayton, Ohio, había vivido en la región amazónica durante casi cuatro décadas y fue un brasileño naturalizado. Ella trabajó en estrecha colaboración con la Comisión Pastoral de la Tierra de los Obispos de Brasil en favor de los derechos a la tierra para los pobres y para el desarrollo sostenible en la región. El trabajo que hizo enfureció a muchos grandes terratenientes, y que había recibido amenazas de muerte.

José Batista, abogado de la Comisión Pastoral de la Tierra, dijo a los medios locales la decisión mostró que “el crimen paga” y dijo que alentaría a las actividades criminales de la región.

A través de los años, varios obispos católicos de la región han recibido amenazas de muerte por parte de los grandes propietarios, por lo general debido a su trabajo con los campesinos sin tierra y la población indígena.

 

 

 

http://www.catholicherald.co.uk/news/2013/07/08/man-who-killed-amazon-activist-nun-released-after-serving-less-than-third-of-sentence/

NICARAGUA Ochenta y tres feminicidios cuestionan efectividad de Ley contra la violencia hacia las mujeres


Managua, martes, 2 de julio de 2013 (ALC) -

 

Luego de un año de entrada en vigor de la Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres, se han registrado en el país 83 feminicidios, lo cual habla de su no aplicación con todo el rigor necesario y a pesar de la oposición que hicieron a ella, por entenderla muy dura, sectores de las iglesias Católica y Evangélica, además de abogados y magistrados, según se dio a conocer aquí esta semana que concluye.
La denuncia fue hecha por un informe de la Red de Mujeres Contra la Violencia, cuando dicha resolución fue defendida en su momento de aprobación, casi de manera exclusiva, por las feministas y la presidenta de la Corte Suprema de Justicia.

En las estadísticas presentadas, de las 83 víctimas, 58 poseían records de haber sufrido violencia intrafamiliar, y de ellas solo cinco habían denunciado los hechos. El documento que hizo público la Red expresa que “Estos crímenes son prueba de que el sistema de justicia no está dando respuesta a las demandas de las víctimas” y se precisan acciones más enérgicas.

Dicha ley tipifica el feminicidio como el delito en que el hombre de muerte a una mujer, sea en su hogar o en lugares públicos, al usar la violencia. Además pone coto a diversos tipos de abusos no solo físicos, sino también sexuales, psicológicos y hasta patrimoniales. Mientras que el maltrato habitual es considerado como un delito autónomo y la ley priva de la mediación en casos de violencia por entenderla improcedente. De esa manera, establece hasta un máximo de 30 años de privación de libertad a los hombres que actúan contra las mujeres.

Si bien el decreto aún es calificado de “inconstitucional”, en tanto se afirma que las penas son demasiado rígidas y duras, aspecto que aún la Corte Suprema no ha logrado resolver, la Red de Mujeres contra la Violencia valora la ley como un avance importante en materia de derechos humanos, al incluir nuevas figuras delictivas como la sustracción de los hijos y las hijas y la violencia laboral.

FUENTES: EL NUEVO DIARIO, EFE.
————————
Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)

RECORDANDO A ANA FABRICIA CÓRDOBA


Ana Fabricia Córdoba / En su memoria
Por: elretornocolombia
http://www.youtube.com/watch?v=GdBln5Y9m4Q&feature=youtu.be

HONDURAS: Sexagenaria es asesinada en colonia capitalina



Autor del articulo:
 Proceso Digital.
Tegucigalpa – Una mujer fue asesinada esta mañana cuando salía de realizar la limpieza de una iglesia evangélica en la colonia Alemania número 2 de Tegucigalpa, capital hondureña.

La víctima fue identificada como María Antonia Pineda (63), quien era la madre de un camarógrafo del estatal canal ocho.

Pineda era ama de casa y ayudaba en la limpieza de la iglesia a la cual ella asistía en dicha colonia.

Según se informó, la mujer venía saliendo del centro cristiano cuando un sujeto se le acercó y le infirió un certero disparo.

La mujer fue trasladada a una unidad del Cuerpo de Bomberos ubicada cerca de ese sector, pero falleció en el camino.

Los crímenes contra mujeres van en escalada en Honduras, sin que las autoridades de investigación determinen las causas, lo que genera una total impunidad en este tipo de asesinatos.

De enero a diciembre de 2012, la violencia contra las mujeres dejó un saldo de 400 víctimas. El grupo de edad más afectado con un 63.8 por ciento (255) se encuentra entre los 15 y 39 años.

En más de la mitad de las muertes violentas de mujeres en 2012, se desconocía su ocupación en un 54.3 por ciento (190).

http://proceso.hn/2013/06/10/Caliente/Sexagenaria.es.asesinada/70031.html

AFRICA: Gabón arresta senador por asesinato de niña en ritual de brujería


Posted by  on 8 junio, 2013

Gabriel Eyeghe EkomieUn senador de Gabón, Gabriel Eyeghe Ekomie, fue detenido el viernes por cometer hace cuatro años un asesinato ritual, ligado a supercheria y brujería contra una niña de doce años, convirtiéndose así en el primer político del país en ser arrestado por un caso de esta naturaleza, según ha informado este sábado su abogada, Gisele Eyue Bekale.

Ekomie, al que se le retiró la inmunidad parlamentaria el pasado mes de diciembre, fue detenido el viernes tras no presentarse ante un tribunal antes del 31 de mayo, según su abogada. El senador debía comparecer en el tribunal para ser interrogado después de que un hombre condenado por la muerte de la niña de doce años afirmara durante su juicio que actuó bajo las órdenes del senador. Ekomie ha negado los cargos.

“Esta es una decisión injusta porque mi cliente no fue citado directamente”, ha declarado Bekale. “Solicitamos al juez que volviese a emitir la citación pero no lo hizo. Continuaremos apelando la decisión”, ha añadido.

Las partes del cuerpo humano y animales son muy preciadas por algunas personas del país, ya que consideran que confieren poderes mágicos. La Asociación para la Prevención de los Crímenes Rituales estima que al menos 20 personas han sido asesinadas en lo que va de año. A las víctimas les amputaron los labios, las lenguas y los genitales, entre otros órganos.

A principios de semana, fue hallado en un edificio de la capital de Gabón, Libreville, una saco que contenía genitales humanos. La Policía de la capital ya ha abierto una investigación al respecto.

El mes pasado, la aparición de varios cuerpos mutilados en algunas playas del país dio lugar a una manifestación en Libreville contra el aumento de los crímenes rituales a la que asistieron miles de personas. El presidente gabonés, Alí Bongo, prometió a los manifestantes que cualquier persona condenada por este tipo de crímenes sería encarcelada de por vida.

(Reuters/Europa Press)

 

 

http://www.cristianodigital.net/gabon-arresta-senador-por-asesinato-de-nina-en-ritual-de-brujeria/

La Iglesia impide que se despenalicen en Centroamérica casos límite de aborto


Mujeres en la misma situación que la salvadoreña Beatriz mueren en el embarazo por el veto de la mayoría de países de la región a su interrupción terapéutica

 San José (Costa Rica) 6 JUN 2013 – 03:15 CET367
Miembros de Amnistía Internacional en una marcha de apoyo a la salvadoreña Beatriz en México el 29 de mayo. / H. R. (REUTERS)

Beatriz es salvadoreña pero también pudo ser Esperanza, una dominicana de 16 años que murió en agosto de 2012 en República Dominicana porque, aunque estaba embarazada por una violación y enferma de leucemia, jamás pudo acceder a un aborto terapéutico que le salvara la vida, ya que las leyes de su país prohíben y penalizan todo tipo de aborto. O pudo ser Lucecita, de apenas 11 años, otra dominicana en el callejón del embarazo por violación.

En febrero de este año, Lucecita dio a luz a un bebé que pesó cuatro libras (1,8 kilos) y tampoco surtieron efecto los reclamos para que, por razones humanitarias elementales, se le interrumpiera el embarazo. La salud de la niña ahora está sensiblemente deteriorada.

Si Lucecita hubiera sido la hija de algún legislador, se habría evitado pasar por la crisis “de llevar a término un embarazo y solo cargaría con una violación”, lamentó la ginecóloga y defensora dominicana de los derechos femeninos, Liliam Fondeur, citada por Hoy, diario digital de República Dominicana. Hundida en una pobreza material, Esperanza tampoco era hija de ningún poderoso.

“Nuestra legislación mantiene todavía en el Código Penal una prohibición total (del aborto), aunque peligre la vida de la madre”, dijo la dominicana Magaly Pineda, directora del Centro de Investigación para la Acción Femenina (CIPAF), agrupación no estatal de Santo Domingo.

“Es una ley anacrónica y se ha mantenido fundamentalmente por las presiones de la Iglesia Católica”, ya que la dictadura de Rafael Trujillo, que gobernó de 1930 a 1961, firmó con la Santa Sede un Concordato, explicó Pineda a EL PAÍS. “Esa es una situación en la cual los políticos dominicanos en muchas ocasiones se han dejado presionar. Cuando ha habido cambios, la Iglesia Católica (dominicana) ha hecho campañas desde los púlpitos contra las políticas que apoyan una despenalización (del aborto) en ciertas causales, principalmente en las que peligre la vida de la madre”, añadió.

La dominicana Sergia Galván, directora de Colectiva Mujer y Salud, organización no gubernamental de República Dominicana, declaró a este diario que “la incidencia de la jerarquía eclesial católica determina no solamente que no se despenalice el aborto por causales de incesto, violación o peligro de la vida de la mujer, sino prohibir y limitar la educación sexual en las escuelas, el uso de métodos anticonceptivos o del condón”.

“Pese a que llevamos más de 15 años intentando modificar el Código Penal, las razones (para mantenerlo) tienen mucho que ver con la injerencia de la jerarquía eclesial católica en las decisiones políticas del Estado y en las políticas públicas. La ciudadanía (dominicana) en término general es favorable a la despenalización”, agregó, al citar encuestas internacionales que midieron el pulso de la opinión pública dominicana.

Secreto familiar

Los casos de Esperanza y de Lucecita- ahora en recuperación, aunque con la salud deteriorada- tuvieron impacto mediático. Galván confirmó que en el pasado reciente ha habido numerosos hechos similares de embarazos por violación o incesto y en los que, además por el riesgo en la salud de la madre, habría existido necesidad de aborto, pero se mantuvieron en secreto, por temores y discreción de las familias.

“Esperancita está en el cielo por la gracia de Dios. Es una mujer santificada, obligada al cumplimiento del orden estatal y de la Iglesia (Católica)”, escribió la dominicana Fátima Portorreal, activista de Foro Feminista, en un artículo que publicó en la página de Colectiva en Internet. “Los derechos civiles de las mujeres dominicanas se han perdido. El fundamentalismo de la cristiandad nos confronta y nuestros derechos de igualdad y legalidad”, sobre la razón y la justicia social, “son una sombra” y “el inquisidor postmoderno tiene la ley en sus manos. Resistan”, añadió.

En medio de una conmoción social en República Dominicana, Esperanza sucumbió, a diferencia de Beatriz, la joven de 22 años a la que esta semana, y tras una larga batalla judicial, se le interrumpió su embarazo en El Salvador por riesgo de que muriera, ya que sufre de lupus y un agravado cuadro de salud, y porque el feto estaba descerebrado.

Pero todas ellas son víctimas visibles del impacto en El Salvador, Nicaragua, Honduras y República Dominicana por la prohibición y criminalización del aborto terapéutico. Honduras prohíbe todo tipo de aborto. También está penalizado en Chile.

“Hay muchas Beatrices en Honduras pero no las conocemos, porque sus casos no salen a la luz pública, porque tenemos legislaciones restrictivas”, admitió la hondureña Regina Fonseca, coordinadora del programa de Derechos Reproductivos del Centro de Derechos de la Mujer, un ente no gubernamental de Tegucigalpa.

Fonseca alegó que “esta legalidad de nuestros países, a la que no le importa la vida de las mujeres, es patriarcal, misógina, fundamentalista, no nos sirve. Desde la ilegalidad seguramente hay muchas Beatricesque no culminan al extremo de Beatriz y no piden permiso. Es una legalidad que es una puerta al aborto clandestino. Eso es lo que estoy diciendo”.

Para reforzar su afirmación, reveló que estadísticas en su poder muestran que cerca de 23 mujeres salen todos los días de los hospitales hondureños, tras recibir auxilio porque se sometieron a abortos incompletos y practicados en centros ilegítimos. Del total de egresos anuales de los hospitales, el 36% es por embarazos y un promedio diario de 325 partos, informó.

“Las primeras tres causas de egreso (por embarazos) fueron, en orden descendente, parto único espontáneo sin otra especificación; parto único espontáneo de presentación cefálica; y aborto no especificado incompleto sin Complicación. Este último implica casi 9% de todos los egresos hospitalarios con un promedio de 23 egresos por aborto cada día”, precisó.

“No es posible conocer la naturaleza inducida o espontánea de dichos abortos ya que en el país toda forma de interrupción voluntaria de un embarazo está penalizada, lo que orilla a que ninguna mujer declare la naturaleza de los mismos”, subrayó la activista hondureña.

Circo oficial

El calvario de Beatriz también lo vivió, en noviembre de 2011, una niña nicaragüense de 12 años en Nicaragua que quedó encinta al ser violada por un desconocido y cuyo estado de salud se complicó al arribar a las 36 semanas de embarazo. Pese a la presión para que se le practicara un aborto terapéutico, porque su vida estaba en riesgo, la poderosa Rosario Murillo, esposa del presidente de Nicaragua, el sandinista Daniel Ortega, y gran jerarca del gobierno nicaragüense, se opuso a la interrupción. Murillo acusó a los que sugirieron aborto terapéutico de haber hecho “un circo del drama” de la niña, que logró dar a luz a un niño y salir, ambos, sanos y salvos del trance.

Los hechos de noviembre de 2011 remontaron a los sucesos de octubre de 2006: campaña electoral en Nicaragua mezclada con el sensible tema del aborto terapéutico, en un pacto político y religioso entre Ortega y el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y el cardenal Miguel Obando y Bravo y su fuerte influencia interna, como parte de una estrategia electoral para ganar votos en ruta a la Presidencia de Nicaragua.

Despojado de sus viejos ropajes de guerrillero comunista y de gobernante que persiguió a obispos y a otros jerarcas católicos de Nicaragua durante la revolución sandinista, de 1979 a 1990, Ortega se montó con algunas de sus antiguas víctimas -como Obando y Bravo- en el carrusel del aborto terapéutico, para atraer votos y convertirse, a partir de 2007, en presidente de su país. Ortega triunfó en noviembre de 2006, retornó al poder en enero de 2007 y se reeligió en noviembre 2011.

Autorizado por la legislación penal de Nicaragua desde 1870 para salvaguardar la vida y la salud de la mujer y prohibido y penalizado a partir de octubre de 2006, el aborto terapéutico quedó en medio de un cisma político, pero con dramas como el de Amalia, una nicaragüense que murió en 2011 luego de que en 2009, estando embarazada y enferma de cáncer, se le negó un tratamiento que hubiera provocado la muerte del feto.

En una lucha internacional de activistas de derechos humanos, Amalia logró que se le autorizara a recibir el tratamiento y que el Estado accediera a otorgárselo. Aunque los médicos le garantizaron que el bebé sobreviviría a las medicinas que ella tomaba para atacar el cáncer, murió pocas horas después de nacer, en 2009, y a los dos años falleció la madre.

Tras casi siete años de vigencia de la prohibición, el acceso a cifras sobre casos de mujeres que murieron sin haber tenido un aborto terapéutico, “ha sido uno de los principales obstáculos que hemos tenido. El Estado tiene invisibilizado el fenómeno”, denunció Brenda Rojas, abogada del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos(CENIDH).

“Le niegan la oportunidad a las mujeres de acceder a la salud”, reprochó. Si se cierran las rutas del aborto terapéutico, advirtió, se le abren a las del aborto clandestino.

 

 

 

 

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/06/06/actualidad/1370481314_827047.html

 

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 281 seguidores

%d personas les gusta esto: