El lobby ultraconservador trató de utilizar a Benedicto XVI para maniobrar contra Francisco


Francisco abraza a Benedicto

“Yo no soy el Papa, no se dirijan a mi”, fue la respuesta de Ratzinger

El Pontífice emérito rechazó con firmeza las presiones y avisó al Santo Padre del complot

Redacción, 19 de octubre de 2014 a las 17:09

El papa emérito Benedicto XVI rechazó con firmeza las presiones de los cardenales conservadores que le pidieron maniobrar contra la política de apertura del papa Francisco en el sínodo sobre la familia, reveló este domingo el diario La Repubblica.

Desde su dimisión en febrero de 2013, Joseph Ratzinger reside en un antiguomonasterio en el Vaticano, donde recibe a sus allegados y vive dedicado a la oración, la lectura y la escritura.

Según fuentes citadas por el diario italiano, el Papa emérito respondió a los cardenales que fueron a verlo en secreto para protestar contra la política de Francisco: “Yo no soy el Papa, no se dirijan a mí“.

Tras el fallido encuentro, Ratzinger envió un mensaje a Bergoglio avisándole de las presiones y ofreciéndole de nuevo  su ayuda teológica, en la que es un referente.

“Cuando habla Benedicto XVI, siempre es para apoyar a Francisco”, destacaron estos “atentos observadores” citados por La Repubblica. Y es que el alemán se niega a que lo utilicen contra su sucesor.

 

http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2014/10/19/el-lobby-ultraconservador-trato-de-utilizar-a-benedicto-xvi-para-maniobrar-contra-francisco-religion-iglesia-sinodo-familia-gays-

Francisco abre la Iglesia de la misericordia a divorciados, gays y parejas de hecho


Francisco, en el Sínodo

Agencias

El Sínodo aprueba por mayoría abrir el debate en todos los puntos de la “relatio” del lunes

El grupo de los conservadores, en torno a un tercio, no logró bloquear ningún punto polémico

Jesús Bastante, 18 de octubre de 2014 a las 20:12

(Jesús Bastante).- Un día histórico. El Sínodo Extraordinario de Obispos reunido para debatir sobre los desafíos de la familia concluyó su primera etapa aprobando la“Relatio Synodi” (documento de trabajo), con una amplia mayoría -los 62 puntos fueron aprobados por mayoría absoluta, y sólo tres (los puntos 52, 53 y 55) no obtuvieron dos tercios-, en el que se acuerdaseguir trabajando por el acceso a la comunión de los divorciados vueltos a casar, se reconocen los “elementos positivos presentes en los matrimonios civiles y, con las debidas diferencias, en las convivencias” y se insta a acoger a los homosexuales “con respeto y delicadeza”.

Consciente de la fuerte oposición, Bergoglio dispuso que cada uno de los puntos fueran votados individualmente, y que se publicaran los resultados de todos los escrutinios. Como todos se aprobaron por mayoría, todos se publicaron, por expreso deseo del Papa. Y todos seguirán siendo debatidos.

Según se desprende de los resultados de las votaciones, no todos los 62 puntos obtuvieron la mayoría de dos tercios requerida en el pasado para este tipo de documentos, pero consiguieron una mayoría y por tanto forman parte del mismo, informa Efe.

Sin llegar a ningún acuerdo final -para ello habrá que esperar a octubre de 2015-, la mayoría moderada, con el apoyo del Papa Francisco -quien pronunció un “discurso maravilloso” (por el momento, únicamente disponible en italilano), según anunció Federico Lombardi-, ha logrado mantener en el debate todos y cada uno de los temas que aparecieron el pasado lunes en la “relatio postdisceptationem”: la denuncia contra la violencia a las mujeres, la cercanía a los que sufren problemas derivados de situaciones familiares (divorcios, rupturas, enfrentamiento con los hijos) y, especialmente, tres cuestiones a debate: la aceptación de otras formas de convivencia no canónicas; el acceso de los divorciados vueltos a casar a los sacramentos; y la acogida a los homosexuales.

Estos tres aspectos generaron, a lo largo de la semana, una furibunda crítica por parte de los sectores más ultraconservadores, quienes criticaron -directamente, o a través de sus terminales mediáticas- al Papa Francisco y a sus estrechos colaboradores, especialmente al cardenal Walter Kasper. Un grupo encabezado por Müller, Burke o Pell, y que giró en torno a un tercio de los presentes (183 en las votaciones finales, donde los dos tercios se daban en los 123).

De los tres, el primero de ellos obtuvo un reconocimiento superior a los dos tercios, mientras que la petición del acceso a la comunión de algunos casos de divorciadosvueltos a casar tras un “camino penitencial” tuvo el voto favorable de 104 padres sinodales y en contra a 74. La acogida a los homosexuales cosechó 118 votos a favor y 62 en contra.

Lo que parece claro es que esta noche los padres sinodales, con Francisco a la cabeza, han abierto una puerta que será imposible cerrar.

La oficina de prensa del Vaticano, informa RTVE, ha explicado que el documento aprobado es un texto de propuestas de los obispos sobre el que trabajar durante un año de cara al próximo Sínodo de octubre de 2015, que también abordará el tema de la familia.

Según se desprende de los resultados de las votaciones, no todos los 62 puntos obtuvieron la mayoría de dos tercios requerida en el pasado para este tipo de documentos, pero consiguieron una mayoría y por tanto forman parte del mismo.

Entre ellos, el punto 52 en el que se proponía estudiar un camino penitencial para que los divorciados que se han vuelto a casar pudiesen recibir los sacramentos, fue el que más votos en contra tuvo, pero fue aprobado finalmente por 104 a favor y 74 en contra.

Lo mismo ocurrió con el punto 53, 112 a favor y 63 en contra, que instaba a continuar estudiando la posibilidad de que los divorciados que han vuelto a casarse puedan recibir “la comunión espiritual” o el “por qué no pueden recibir la comunión sacramental”.

Otro de los puntos aprobados, aunque con 62 votos contrarios, fue el relativo a los homosexuales.

La mayoría aprobó que “los hombres y las mujeres con tendencias homosexuales deben ser acogidos con respeto y delicadeza” y que se “evitará cualquier marca de discriminación”.

Sin embargo, los obispos han subrayado “que no se pueden establecer analogías, ni si quiera remotas, entre las uniones homosexuales y el diseño de Dios sobre el matrimonio y la familia”.

El documento dedica un amplio espacio a exaltar “la belleza” de la familia tradicional y fiel, pero asegura que la Iglesia “como madre atenta” debe acompañar “con misericordia y paciencia” a las familias frágiles o heridas.

Además, la Iglesia intentará “ayudar a lograr la plenitud del plan de Dios” a las parejas casadas por lo civil, divorciados y vueltos a casar, o que simplemente conviven, afirma el documento.

El texto reconoce también algunos valores en estas parejas que “cumplen el bien, se hacen cargo los unos de los otros y están al servicio de las comunidades en las que viven y trabajan”.

Todas estas reflexiones tendrán que ser ahora “maduradas y analizadas” por las Iglesias locales” para preparar el camino del Sínodo de octubre de 2015.

 

En su discurso, apuntó Lombardi, “el Papa Francisco ha hablado de dos tentaciones: la rigidez hostil y el bien destructivo”.

Francisco proclamó que en la asamblea no se ha puesto en entredicho la “verdad fundamental” del “sacramento del matrimonio: la indisolubilidad”.

Así lo afirmó el papa Bergoglio en un discurso pronunciado ante los participantes en este Sínodo, a quienes dijo que su papel como líder de la Iglesia Católica es el de “garantizar la unidad”, tras los debates en los que se abordaron cuestiones como la acogida a los homosexuales o a los divorciados vueltos a casar.

Además, el papa dijo que la Iglesia Católica “no mira a la humanidad desde una torre de cristal para juzgar o clasificar a las personas“. Sus palabras han cosechado una ovación de más de cinco minutos. Y la Iglesia no se ha roto, y sigue adelante.

Lea la Relatio Synodi, y las votaciones de cada punto, aquí:

Lea el discurso del Papa (en italiano), aquí:

 

http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2014/10/18/francisco-abre-la-iglesia-de-la-misericordia-a-divorciados-gays-y-parejas-de-hecho-religion-iglesia-sinodo-oposicion-moderados-familias

Devastadora decisión papal


03:58PM  –  The New York Times

El anuncio del Vaticano de hacer los pergaminos de las bendiciones apostólicas con el objetivo de recaudar fondos para las donaciones de caridad del Papa, le cayó como balde de agua fría a vendedores 0 María Mocnik, una católica, apostólica y romana que ha estado vendiendo bendiciones del Vaticano desde 1958. Roma, ItaliaPara muchos católicos romanos, es una tradición el marcar acontecimientos de la vida trascendentales como matrimonios, bautismos, cumpleaños y aniversarios, con un recuerdo especial del Vaticano: una Bendición Papal personalizada en un pergamino.Sin embargo, en los últimos días, maldiciones en vez de bendiciones, son las que se escuchan en las calles alrededor del Vaticano, después de que docenas de tiendas de recuerdos y estudios de caligrafía que durante décadas habían producido las bendiciones apostólicas para la Iglesia recibieron la notificación de que, a partir del 1º de enero, el Vaticano estaría haciendo él mismo todos los pergaminos.La decisión fue motivada por un “deseo de regresar a los orígenes” de las Bendiciones Papales, que es recaudar fondos para las donaciones de caridad personales del papa a los pobres, y asegurarse de que la Oficina de Obras de Caridad Papales del Vaticano, la Elemosineria Apostólica, “tenga suficientes recursos” para ser incluso más caritativa, explicó el Vaticano en una carta enviada a los vendedores de pergaminos este año.El Vaticano también quería controlar lo que percibía como la comercialización excesiva de los pergaminos y asegurarse de que el servicio regresa al “único objetivo caritativo que fue su intención original”, escribió en la carta el arzobispo Konrad Krajewski, quien distribuye la caridad en nombre del pontífice.LA ORDENANZALa revocación de lo que vendedores romanos han llegado a ver a lo largo de los años como su derecho ha creado indignación así como preocupación de que pronto vayan a estar en el extremo receptor de esa caridad si el Vaticano les quita su forma de ganarse la vida.“Es una decisión devastadora”, dijo Paolo Pensa, un calígrafo, cuyo padre, Rino, empezó a producir pergaminos hace 65 años. Según sus estimaciones, la pérdida de trabajo pudiera sacar del negocio a unas 500 personas, incluidos calígrafos, pintores y artesanos.Otro vendedor, Bruno del Priore, cuyo padre vendía pergaminos, dijo que aún no se lo había dicho a su madre de 99 años de edad, quien también había trabajado en el negocio familiar, por temor a romperle el corazón. “Tendré que dejar ir a la gente”.En una declaración, un grupo de vendedores de pergaminos acusó al Vaticano de efectivamente crear un monopolio mundial, y recordó al Papa sus propias palabras, expresadas ante un grupo de trabajadores cuyos empleos estaban en riesgo debido a la reducción de tamaño de las empresas, durante una audiencia general en la Plaza de San Pedro en septiembre: “Quien – por el dinero, o el negocio, o por ganar aún más – quita el trabajo, sabe que quita la dignidad de la persona”, dijo el Papa.Aunque la oficina del limosnero papal se remonta al siglo XII, las Bendiciones Papales en pergamino comenzaron a ser emitidas hace apenas unos 100 años bajo el pontificado de León XIII.LOS COSTOSLas bendiciones vienen en varios estilos y tamaños y se adaptan a una variedad de ocasiones, incluidas ordenaciones sacerdotales o la decisión de ingresar en la vida religiosa. La mayoría incluyen una fotografía del papa actual y están decoradas con imágenes, como la Virgen María, símbolos de estilo gótico o las fachadas de las cuatro basílicas principales de Roma. La parte de la bendición personalizada del recuerdo está escrita en adornadas tipografías. Los precios varían, según la labor humana que requiera el pergamino; algunos de los pergaminos, particularmente los de menor costo, son generados por computadora.A través del Vaticano, el costo de un pergamino oscila entre 13 y 25 euros (de 16 a 31 dólares) dependiendo del modelo. Pero a través de vendedores privados, los precios fácilmente llegan a los 60 euros (75 dólares) por los ejemplares hechos a mano más elaborados, aun cuando el Vaticano oficialmente puso tope al precio máximo en 26 euros (unos 33 dólares).El negocio siempre ha sido dinámico, pero los pedidos aumentaron en 50 por ciento el año pasado, en parte debido a la popularidad del nuevo papa, dijeron funcionarios del Vaticano, pero también porque el servicio de pergaminos empezó a ofrecerse en línea. Recientemente, comenzaron a aceptarse tarjetas de crédito como forma de pago.Para ser auténtico, el pergamino debe estar firmado por el limosnero del Papa y debe llevar el sello de su oficina, un servicio por el cual el Vaticano cobraba alrededor de 3.75 dólares. De los 337,000 pergaminos autentificados en 2013, 142,000 fueron producidos fuera del Vaticano.La oficina del limosnero distribuyó el año pasado alrededor de 1.5 millones de dólares a obras de caridad en respuesta a unas 7,000 solicitudes de ayuda, principalmente en pequeños gestos, como pagar las cuentas de familias necesitadas, o construir regaderas en un edificio en ruinas en las afueras de Roma ocupado ilegalmente por cientos de refugiados africanos.“La oficina es una expresión de la atención personal del Papa a los pobres”, dijo Monseñor Diego Ravelli, de la Oficina de Obras de Caridad Papales. “Son obras de caridad por medio de la propia mano del Papa, sencillas y en silencio”.Ese propósito parece haberse pedido con el tiempo, dijo el monseñor. En demasiados casos, las bendiciones papales eran ofrecidas en escaparates, “como si fueran salamis”, dijo.“La gente debería saber que no están pagando un pergamino; están haciendo una ofrenda a las obras de caridad del Papa”, añadió Ravelli. “Naturalmente, un comerciante es un comerciante”, pero “los tres euros pagados al Vaticano es realmente un porcentaje menos con respecto a lo que los vendedores están ganando”.La colaboración con vendedores privados se remonta a una época en que todos los pergaminos se hacían a mano, y la oficina no podía satisfacer la demanda.El único propósito de la oficina “es ayudar al mayor número de personas posible”, con el esperado aumento en los ingresos, dijo. No es así como lo ven del otro lado de las columnatas de San Pedro.Lorenzo y Giulio Savelli, quienes operan una gran tienda de recuerdos en la Plaza de San Pedro, escribieron al Papa en julio ofreciendo un compromiso: permitir que la gente siga comprando pergaminos en las tiendas, pero darles la opción de añadir una ofrenda separada para el Papa.“Eliminaría la desagradable idea de que se está comprando una bendición que es como las personas lo ven ahora”, dijo Giulio Savelli. “Si venden los pergaminos directamente, solo va a parecer que están en busca de ganar más dinero”.El Papa no ha respondido hasta ahora.Junto con las grandes tiendas de recuerdos que venden una amplia variedad de artículos relacionados con el Vaticano están pequeñas tiendas familiares donde la venta de bendiciones las mantiene a flote, dijeron los dueños. Ver más noticias de Nuestras RevistasNormas de uso: Los comentarios publicados no reflejan la opinión de ELHERALDO.HN. No se aceptarán aquellos considerados difamatorios, calumniosos o injuriantes. Este espacio es para fomentar la libertad de expresión y enriquecer el debate, con un diálogo de altura y tolerancia.

Leer más en: http://www.elheraldo.hn/otrassecciones/nuestrasrevistas/759222-331/devastadora-decisi%C3%B3n-papal
Síganos en: www.facebook.com/diarioelheraldo y @diarioelheraldo en Twitter

Mensaje del Sínodo: No se cierra el debate, sino que entra en nueva fase


El Mensaje final de la III Asamblea de los Obispos ha sido dirigido especialmente a las familias cristianas

© Sabrina Fusco / ALETEIA
Los Obispos y el Papa Francisco han aprobado un Mensaje dirigido a “todas las familias de los distintos continentes y en particular a aquellas que siguen a Cristo”.  El Mensaje ha sido divulgado en ocasión del Sínodo (5-19 octubre 2014) sobre la familia  y definido después de la decimocuarta Congregación General realizada este sábado en el Vaticano.

Es un documento que se distingue de la ‘Relatio Synodi’ (acta final de los trabajos del Sínodo) por su Mensaje directo a los fieles. Precisamente, el Cardenal Gianfranco Ravasi ha explicado en la Conferencia de Prensa de Presentación del Mensaje de la III Asamblea que la futura Relatio será un documento más teológico.

El cardenal italiano, también Presidente de la Comisión para el Mensaje ha confirmado que es un texto que se une al “discurso de consolación y exhortación” del evangelio de la Familia. Consideró que “da respiro a las dificultades de la familia contemporánea”, pero también hace sobresalir “la belleza de la familia”.

Por su parte, el cardenal Raymundo Damasceno Assis (Brasil), Presidente Delegado del Sínodo ha confirmado que el Mensaje y el próximo documento “Relatio Synodi” hacen parte de un proceso que concluirá en 2015. A las preguntas de los periodistas ha asegurado que sólo hasta el próximo año se podrá tener una respuesta pastoral a las situaciones irregulares de “los divorciados y vueltos a casar” y los “homosexuales”, entre otros temas.

Iglesia casa de puertas abiertas 

En este sentido, los Padres sinodales confirman que la Iglesia es una “casa con la puerta siempre abierta, recibiendo a todos sin excluir a nadie”. Asimismo, agradecieron a los “pastores, a los fieles y a las comunidades dispuestos a acompañar y a hacerse cargo de las heridas interiores y sociales de los matrimonios y de las familias”.

Los obispos en el documento aprobado casi a la unanimidad (14 Padres sinodales se abstuvieron de votarlo) exponen su cercanía a las familias. “Nosotros, pastores de la Iglesia, también nacimos y crecimos en familias con las más diversas historias y desafíos” escribieron.

El texto de tres páginas ha sido leído para su aprobación en el Aula del Sínodo por los cardenales  Gianfranco Ravasi y Raymundo Damasceno Assis, respectivamente presidente de la Comisión para el Mensaje y el presidente delegado, junto al secretario del eje, monseñor. Bruno Forte.  Después de las correcciones o mejoras ha sido aprobado esta mañana y presentado a la prensa en la tarde.

El silencio del Papa Francisco para no interferir en el debate

El cardenal Ravasi habló sobre el silencio intencional del Papa Francisco durante la mayor parte de los trabajos del Sínodo. “El silencio del papa es fundamental para el camino sinodal (juntos)” indicó. El Papa “intervino al inició pero luego hizo silencio para no romper el hilo del debate y el diálogo”. “Naturalmente hablará más adelante” añadió risueño.

Sobre los distintos pasos de elaboración del documento, el cardenal Ravasi sostuvo que la Relatio Synodi es un documento que recoge las voces de la Relatio post disceptationem, un documento que indicó como boceto libre de intervenciones y los resultados de los Círculos menores, que en cambio tuvieron un trabajo más articulado y definido. Por ello, “la elaboración del texto es más coral”. Es un “texto abierto” porque sabemos que “esta es una primera etapa”.

El paso sucesivo es la publicación de la “Relatio Synodi”. Precisamente, el portavoz de la Oficina de prensa del Vaticano, padre Federico Lombardi ha ilustrado que durante la 14º congregación general del Sínodo se ha presentado el borrador del “Relatio Synodi” que será votado por los 191 Padres sinodales el sábado en la tarde.

La luz del amor 

El Mensaje de la III Asamblea está escrito para dar esperanza a las familias. Se habla de la luz “nupcial de los cónyuges”, del “itinerario autentico que comienza en el noviazgo”. Se insiste en el sacramento del matrimonio, donde Dios pone su “gracia”. Además, del amor y su difusión en la “fecundidad”. Por ende, “las familias que viven esta aventura luminosa se convierten en un testimonio para todos, en particular para los jóvenes”.

Así, la Asamblea ha manifestado “admiración” y “gratitud” a las familias cristiana por “el testimonio cotidiano che ofrecen a la Iglesia y al mundo con su fidelidad, su fe, su esperanza y su amor”.

“Nuestro diálogo durante los días del Sínodo nos ha enriquecido recíprocamente, ayudándonos a contemplar toda la realidad viva y compleja de las familias” aseguran.

Desafíos para la familia 

Posteriormente, el texto presenta los desafíos que dividen y ponen a prueba las familias de hoy: probreza, enfermedades, violencia familiar, soledad, marginación. Al respecto, “ante todo, está el desafío de la fidelidad en el amor conyugal”, además se pone atención al “debilitamiento de la fe y de los valores, el individualismo, el empobrecimiento de las relaciones”.

En la parte final, se hace una mención breve pero significativa sobre “los divorciados en nueva unión”. El contexto es la “Eucaristía dominical, cuando con toda la Iglesia la familia se sienta a la mesa con el Señor”. Por eso, aseguran “en la primera etapa de nuestro camino sinodal, hemos reflexionado sobre el acompañamiento pastoral y sobre el acceso a los sacramentos de los divorciados en nueva unión”.

sources: ALETEIA

Benedicto XVI no conspira contra Francisco


El papa emérito respondió a los cardenales que fueron a verlo en secreto para protestar contra la política de Francisco que expusieran sus quejas a Francisco.

El papa Francisco (izq) saluda a cardenales y obispos.

El papa Francisco (izq) saluda a cardenales y obispos.

Agencias

El papa emérito Benedicto XVI rechazó con firmeza las presiones de los cardenales conservadores que le pidieron maniobrar contra la política de apertura del papa Francisco en el sínodo sobre la familia, reveló este domingo el diario La Repubblica.

Desde su dimisión en febrero de 2013, Joseph Ratzinger reside en un antiguo monasterio en el Vaticano, donde recibe a sus allegados y vive dedicado a la oración, la lectura y la escritura.

Según fuentes citadas por el diario italiano, el papa emérito respondió a los cardenales que fueron a verlo en secreto para protestar contra la política de Francisco: “yo no soy el papa, no se dirijan a mí”. Y amistosamente le envió un mensaje al pontífice argentino para ofrecerle su ayuda teológica, en la que es un referente.

“Cuando habla Benedicto XVI, siempre es para apoyar a Francisco”,  destacaron estos “atentos observadors” citados por La Repubblica. Y es que el alemán, conservador en lo doctrinal, se niega a que lo utilicen contra su sucesor.

Beatificación de Pablo VI

El papa Francisco beatificó este domingo en una ceremonia solemne en la plaza de San Pedro a Pablo VI, quien guió a la Iglesia en medio de una “sociedad secularizada y hostil”, recordó el pontífice. El italianoGiovanni Battista Montini, que reinó de 1963 a 1978, autor de la controvertida encíclica Humanae Vitae, que zanjó toda apertura a la píldora, gobernó la Iglesia en medio de las grandes ‘revoluciones’ y transformaciones de los años 60.

Benedicto XVI asistió a la misa en primera fila, al lado de numerosos cardenales y obispos de todo el mundo, en un gesto de unión y apoyo al papa argentino, en un momento delicado para el pontificado de Francisco. La ceremonia de beatificación fue programada como clausura del primer sínodo de obispos convocado por el papa argentino, marcado por las fuertes divisiones entre conservadores y progresistas ante las reformas y cambios que Francisco propone.

Durante la homilía, Francisco calificó a Pablo VI como “valiente cristiano”, por predicar el diálogo con el mundo moderno y crear en 1965 los sínodos o asambleas de obispos para democratizar y modernizar a la Iglesia. “La grandeza del beato Pablo VI resplandece en su humildad”, dijo el papa al elogiarlo como el “gran timonel” del Concilio Vaticano II, la persona que “en el momento en que estaba surgiendo una sociedad secularizada y hostil, supo conducir con sabiduría y visión de futuro -quizás en solitario- el timón de la barca de Pedro”, explicó.

Miles de italianos provenientes de Brescia, la ciudad de nacimiento de Montini, acudieron a la beatificación bajo un sol rutilante.

Durante la ceremonia fue colocada en el altar la reliquia del nuevo beato, la camiseta ensangrentada que llevaba puesta cuando fue víctima de un atentado protagonizado por un desequilibrado en Filipinas, en noviembre de 1970. Una enorme pancarta, con la foto del nuevo beato con los brazos abiertos, lucía en la fachada de la basílica.

 

http://www.martinoticias.com/content/vaticano-iglesia-papa-divorcios-homosexuales-/77450.html

El Sínodo de Obispos decide no discriminar a gays, pero rechaza aceptar su unión


Por: Redacción / Sinembargo – octubre 18 de 2014 – 14:31 DE REVISTA, MUNDO, Sociedad, TIEMPO REAL – 3 comentarios Ciudad del Vaticano, 18 oct (EFE).-

 

Los participantes en el Sínodo de los Obispos que ha debatido temas relacionados con la familia aprobaron hoy un documento final en el que se propone acoger “con respeto y delicadeza” a los homosexuales y acompañar a los divorciados. La “Relatio Synodi”, el documento final aprobado hoy punto por punto por los “padres sinodales”, aquellos Obispos y Cardenales con derecho a voto, fue divulgado a petición del Papa Francisco, quien también autorizó a publicar cuántos votos tuvo cada párrafo. En otro de los temas, el de la comunión a los divorciados que se han vuelto a casar, los participantes en el Sínodo expresaron su decisión de profundizar sobre la cuestión en el futuro. La oficina de prensa del Vaticano explicó que el documento aprobado es un texto de propuestas de los Obispos sobre el que trabajar durante un año de cara al próximo Sínodo de octubre de 2015, que también abordará el tema de la familia. Según se desprende de los resultados de las votaciones, no todos los 62 puntos obtuvieron la mayoría de dos tercios requerida en el pasado para este tipo de documentos, pero consiguieron una mayoría y por tanto forman parte del mismo. Entre ellos, el punto 52 en el que se proponía estudiar un camino penitencial para que los divorciados que se han vuelto a casar pudiesen recibir los sacramentos, fue el que más votos en contra tuvo, pero fue aprobado finalmente por 104 a favor y 74 en contra. Lo mismo ocurrió con el punto 53, 112 a favor y 63 en contra, que instaba a continuar estudiando la posibilidad de que los divorciados que han vuelto a casarse puedan recibir “la comunión espiritual” o el “por qué no pueden recibir la comunión sacramental”. Otro de los puntos aprobados, aunque con 62 votos contrarios, fue el relativo a los homosexuales. La mayoría aprobó que “los hombres y las mujeres con tendencias homosexuales deben ser acogidos con respeto y delicadeza” y que se “evitará cualquier marca de discriminación”. Sin embargo, los Obispos subrayaron “que no se pueden establecer analogías, ni si quiera remotas, entre las uniones homosexuales y el diseño de Dios sobre el matrimonio y la familia”. El documento dedica un amplio espacio a exaltar “la belleza” de la familia tradicional y fiel, pero asegura que la Iglesia “como madre atenta” debe acompañar “con misericordia y paciencia” a las familias frágiles o heridas. Además, la Iglesia intentará “ayudar a lograr la plenitud del plan de Dios” a las parejas casadas por lo civil, divorciados y vueltos a casar, o que simplemente conviven, afirma el documento. El texto reconoce también algunos valores en estas parejas que “cumplen el bien, se hacen cargo los unos de los otros y están al servicio de las comunidades en las que viven y trabajan”. Todas estas reflexiones tendrán que ser ahora “maduradas y analizadas” por las Iglesias locales” para preparar el camino del Sínodo de octubre de 2015.

Este contenido ha sido publicado originalmente por SINEMBARGO.MX en la siguiente dirección: http://www.sinembargo.mx/18-10-2014/1146617. Si está pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. SINEMBARGO.MX

¡El sínodo de Francisco!


Por:   |

1:22 a.m. | 19 de octubre de 2014

Con el fin de abordar ‘Los desafíos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización’, más de 200 arzobispos y cardenales estuvieron reunidos durante cerca de dos semanas en el Vaticano convocados por el papa Francisco. Desde el primer momento, la convocatoria generó expectativa, pues era claro que una instancia como esta es la idónea para que los fieles se vayan haciendo una idea más clara de hasta qué punto el talante de este pontificado, hasta ahora apenas insinuado en sus gestos y discursos, se traducirá en nuevas posturas de la Iglesia respecto a temas sensibles.
Y, a juzgar por lo que ha trascendido, se puede decir que Francisco está decidido a cumplir con la tarea que se ha propuesto. Ya antes había dado señales sólidas en la tarea urgente de ponerle coto a la corrupción en la banca vaticana, así como en la manera de afrontar los casos de sacerdotes y obispos envueltos en hechos de pedofilia.
Pero lo más importante hasta hoy ha sido la convocatoria del sínodo de los obispos para reflexionar sobre los problemas de la familia. Bergoglio es un convencido de la tesis que afirma que hay una correspondencia innegable entre las formas y valores de la familia y los que se viven en la sociedad, y que, si esta está enferma, solamente reformando la familia se puede confiar en el cambio.
Y citó al sínodo para meterse en grande en la consideración de temas tan complicados como el aborto, las experimentaciones genéticas, la situación de los ancianos, la soledad de quienes padecen depresión y el asunto desafiante de la eutanasia. Y, por lógica, entró con sus obispos en la dura consideración de las formas de convivencia y los nuevos modos que propone la cultura de la globalización; puso en consideración el punto de los gais, de los homosexuales en general y de sus problemas con la sociedad tradicional y de esta con ellos. Su pregunta retórica “¿Quién soy yo para juzgarlos?” tuvo un renovado eco y se tradujo en el desafío de encontrar los aspectos positivos de las uniones entre parejas del mismo sexo y, sobre todo, de hallar para ellos un “espacio fraternal” sin comprometer la doctrina. Este es un debate inimaginable hace apenas un lustro, y del cual solo se han dado las primeras puntadas, las cuales han sido suficientes para que salgan a la luz divergencias entre los purpurados que, por lo menos, merecen el calificativo de inéditas.
Así mismo, no dejó escapar los interrogantes ciertos o inciertos de la adopción y del reconocimiento social o no de quienes aspiran a ella, y ha logrado plantear estos problemas y posibles soluciones desde diferentes perspectivas.
Y ha forzado aún más la marcha del mismo sínodo y logró que se afronten puntos tan sensibles para Occidente como la permisión del matrimonio para el curato.
Pero han llovido truenos en el tema que encara la validez del sacramento del matrimonio, la madurez con que se supone se afrontan poscompromisos del vínculo; en el reconocimiento de aquellos que aceptan que cometieron un error y han buscado otras formas de equilibrio emocional y social contrayendo nuevas nupcias, lo que los lleva a ser privados de la comunión sacramental, que es prácticamente castigo mayor que el que se aplicaba a herejes consumados en la excomunión.
Por el momento, el sínodo se ha complicado en la discusión ya cumplida en un sínodo anterior, como fue el de la eucaristía, acerca de si la comunión es un premio o un alimento también de pecadores.
Este, como todos los otros, hace referencia a que “caminaremos juntos” en la verdad y por ella. Por eso, en medio del enredo y de las posturas casi irreconciliables, se han encontrado los acuerdos de siempre, como la decisión de seguir educando para el amor y reconocer la dignidad del ejercicio de la sexualidad y la urgencia de una “pastoral posmatrimonial” de acompañamiento, que actúe sobre el peso cultural y las transformaciones que para la conservación de la armonía familiar vienen determinadas por el hedonismo y el desempleo, de tal modo que uno de los padres sinodales afirmaba que son incontables los matrimonios destruidos por la economía.
Valiente como es Francisco, pidió que se escuchara con humildad y se hablara con franqueza. Lo dijo claramente porque, institucionalmente, se estaba habituado a escuchar y mascullar en silencio si no se estaba de acuerdo. Sabiendo que se podía hablar, muchos lo hicieron y con tanto ánimo que hubo pedidos para “moderar el tono” y recordatorios de que no son enemigos y todos hacen parte de una misma misión.
Para los que observan de fuera se ha logrado poco, pero los que actúan desde dentro saben que la bifurcación temática y pastoral se ha logrado, y Francisco tiene claro que solo en la fortaleza de la familia el cristianismo posee una alternativa en el porvenir; de otra manera, estará quedándose irremediablemente en el pasado. Es el dilema de humanismo sin Dios o el humanismo agnóstico, que busca tener éxito creando nuevas formas de familia.
Habrá una segunda parte del sínodo, y se espera con voz plena no de quienes “viven bien”, sino de los que se duelen con las afugias del diario convivir. Así que este papado sigue dando muestras de coraje, como debe ser, para afrontar temas que fueron intocables.

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 307 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: