Siguen emigrando Anglicanos a la ICAR


¡Amén-Amén! Noticias – Los Anglicanos Tradicionalistas de Estados Unidos han decidido formalmente ingresar en la Iglesia Católica, acogiéndose a las disposiciones de Benedicto XVI en la constitución apostólica Anglicanorum coetibus del 4 de noviembre de 2009, que establece unos ordinariatos personales para facilitar su regreso a Roma.

Según un comunidado emitido este miércoles, los obispos de la Comunión Tradicional Anglicana en Estados Unidos, reunidos en Orlando (Florida), conjuntamente con su primado, y con el Reverendo Christopher Phillips, sacerdote ya católico del uso anglicano, han decidido solicitar formalmente a la Congregación para la Doctrina de la Fe que se les apliquen las disposiciones de dicha constitución apostólica.

De esta forma, siguen el ejemplo de sus hermanos ingleses, que lo hicieron en noviembre. Continúa así un lento proceso que en los últimos años ha ido acercando a la Iglesia Católica a los anglicanos más descontentos con la deriva relativista y secularizante de su confesión religiosa.

Por otro lado las parejas homosexuales británicas podrán, muy pronto, darse el «sí, quiero» dentro de las iglesias. La Cámara de los Lores aprobó una enmienda a la Ley de Igualdad que permite a las organizaciones religiosas celebrar este tipo de uniones dentro de sus centros.

La Ley de parejas civiles fue aprobada en Inglaterra y Gales en 2004, pero los novios tenían que firmar los papeles sin altar. Fue Lord Alli, representante conservador en la cámara alta, quien propuso una modificación a la propuesta del Gobierno. El político, musulmán abiertamente gay, contaba con el apoyo de parte de su partido y del obispo de Leicester.

La enmienda –que permite esta opción, pero no obliga a las organizaciones religiosas a llevarla a cabo si no quieren–, aún debe ser aprobada por la Cámara de los Comunes, pero no se esperan sorpresas por lo que dentro de poco las parejas podrán ir pidiendo cita en sinagogas, parroquias y mezquitas.

Los cuáqueros –doctrina religiosa unitaria nacida en Inglaterra a mediados del siglo XVII–, los seguidores del Liberal Judaísmo y los fieles del Unitarismo –no reconoce en Dios más que una sola persona– han aplaudido el cambio de ley. El problema ha venido con la Iglesia de Inglaterra. Pese a que mantendrá su prohibición oficial de no albergar este tipo de uniones en sus parroquias, si la Cámara de los Comunes aprueba la enmienda muchos clérigos ya han advertido en el rotativo «The Times» que abrirán las puertas de sus iglesias.

Y es que la Comunidad Anglicana siempre ha estado muy divida entre aquellos que aceptan la ordenación de sacerdotes mujeres y homosexuales y ahora ha encontrado en la polémica normativa un nuevo motivo de discusión.

A %d blogueros les gusta esto: