El rol de la mujer en la Iglesia Católica


Poco antes de emprender hacia fines de la semana pasada su viaje pastoral y ecuménico al Reino Unido, el papa Benedicto 16 destacó el decisivo impulso de las mujeres en la renovación de la Iglesia. Lo hizo en su habitual catequesis de la audiencia general de los miércoles, y según observadores vaticanos se trató de una moderada respuesta a las demandas de ciertos sectores que vienen reclamando un mayor protagonismo de la mujer, particularmente en la vida sacramental, como por ejemplo que ellas también puedan ser ordenadas sacerdotes.

Alejado de cualquier polémica insensata y estéril entre tradicionalistas y modernos, el papa se mantuvo fiel a la tradición del Vaticano y habló por ejemplo de Santa Clara de Asís, contemporánea de San Francisco, quien con su obra y testimonio dio un gran impulso a la Iglesia en la edad media. “Su vida constituye un ejemplo de la importancia de las mujeres en la vida eclesial”, destacó el Santo Padre, quien también comentó que esta santa “demuestra cuánto deba toda la Iglesia a las mujeres valientes y ricas de fe como ella, capaces de dar un impulso decisivo a la renovación de la Iglesia”.

Benedicto 16 relató que Clara nació en una familia rica y aristocrática y que siendo todavía muy joven sus parientes decidieron casarla con un personaje de relieve, pero a los dieciocho años, la santa, con un gesto audaz, en compañía de una amiga e inspirada por un profundo deseo de seguir a Cristo, dejó la casa paterna. Se incorporó al grupo de los hermanos menores en la iglesia de la Porciúncula en Asís y fue el mismo Francisco el que la acogió y en una sencilla ceremonia le cortó el cabello y le impuso un hábito penitencial. Desde aquel momento Clara se convirtió en esposa de Cristo, humilde y pobre y a Él se consagró totalmente.

Al hablar luego de la noble amistad entre la santa y Francisco, el papa señaló que “sobre todo al principio de su experiencia religiosa Clara tuvo en Francisco de Asís no solo un maestro de quien seguir las enseñanzas, sino también un amigo fraternal. La amistad entre estos dos santos es un aspecto bello e importante. Efectivamente, cuando dos almas puras e inflamadas del mismo amor por Dios se encuentran, hallan en la amistad recíproca un fuerte estímulo para recorrer el camino de la perfección. La amistad es uno de los sentimientos humanos más nobles y elevados que la gracia divina purifica y transfigura”.

Acerca de cómo vivían las seguidoras de Clara (las clarisas) al principio del movimiento franciscano habla el obispo flamenco Jacques de Vitry, que visitó en aquellos años Italia, notando “una característica de la espiritualidad franciscana a la que Clara era muy sensible: la radicalidad de la pobreza ligada a la confianza total en la providencia divina”. Por ese motivo, la santa obtuvo del papa Gregorio IX o más probablemente ya de Inocencio III, recordó Benedicto 16, el llamado “privilegium paupertatis”, por el cual Clara y sus compañeras de San Damiano “no podían poseer ninguna propiedad material. Se trataba de una excepción verdaderamente extraordinaria del derecho canónico vigente y las autoridades eclesiásticas de aquella época lo concedieron, apreciando los frutos de santidad evangélica que reconocían en el modo de vivir de Clara y sus hermanas”.

“Este hecho demuestra cómo también en la Edad Media el papel de las mujeres no era secundario, sino considerable. A este propósito hay que recordar que Clara fue la primera mujer en la historia de la Iglesia que redactó una regla escrita sometida a la aprobación del papa para que el carisma de San Francisco se conservase en todas las numerosas comunidades femeninas que se establecían en aquellos tiempos y que querían inspirarse en el ejemplo de Francisco y Clara”, abundó Benedicto 16.

La historia recuerda que en el convento de San Damiano, Clara “practicó de forma heroica las virtudes que deberían distinguir a todos los cristianos: humildad, espíritu de piedad y de penitencia, y caridad”. Su fama de santidad y los prodigios que gracias a ella se verificaron llevaron al papa Alejandro IV a canonizarla en 1255, sólo dos años después de su muerte. Sus seguidoras, las clarisas, “desempeñan con su oración y su obra un papel inapreciable en la Iglesia”, concluyó Benedicto XVI.

Tony Blair resalta el coraje intelectual del papa
Ya en Inglaterra, en vísperas de la beatificación del cardenal John Henry Newman que fue presidida por el papa en su visita al Reino Unido, el ex premier británico Tony Blair escribe un artículo en el que resalta el “coraje intelectual” de ambos, que no temen a la impopularidad por defender siempre la verdad y “oponerse con fiereza al relativismo”.

En el texto titulado “El Papa y Newman” publicado en LOsservatore Romano, Blair (neoconverso del anglicanismo al catolicismo) destaca que Benedicto 16 está “en profunda sintonía con el espíritu y las ideas de Newman”, cuya profundidad “en los estudios históricos lo llevaron a dejar el anglicanismo por Roma” y cuyos escritos e ideas siempre tuvieron “a la verdad espiritual por encima de todos los otros valores”.

Cuando John Henry Newman estaba por ingresar a la Iglesia Católica de manera formal, recuerda Blair, escribía: “Ninguno además de mí puede tener una visión tan desfavorable de la situación actual de los católicos”. Esta afirmación, dice el ex premier, “no es la más diplomática, pero a él no le importaba, porque hacía lo que le parecía justo aunque ésto fuera al final incómodo e impopular”. “Este valor intelectual es admirable”, prosigue. “Es algo que muchos católicos aprecian en el papa Benedicto 16. Las ideas de Newman no se pueden expresar fácilmente en un breve artículo. Hombre de conciencia es quien no adquiriese nunca indulgencia, bienestar, éxito, prestigio público y aprobación a la opinión pública a expensas de la verdad, escribía. Es un parecer duro en un mundo en el que, en gran medida, son los medios quienes forman la opinión”.

Si bien “las diferencias entre el mundo nuestro y el de Newman es grande, las cuestiones sobre las que escribe no dejan de interpelar a todo católico y político”, dice Blair quien también resalta la gran importancia que confería el cardenal al papado. El ex primer ministro se refiere luego a la importancia del cardenal Newman en la introducción del concepto del desarrollo, una idea clave dentro y fuera de la Iglesia: “Es probable que hoy no usaríamos las expresiones objetivos de desarrollo del milenio o desarrollo internacional si es que Newman no hubiera usado por primera vez esta palabra en la teología”, explica.

Tras comentar que “Newman sería un fuerte aliado de la promoción de diversas formas de diálogo entre las religiones gracias a su teoría del desarrollo aunque pudiese parecer lo contrario”, Blair recuerda que el cardenal, “como el papa Benedicto, se oponía con fiereza al relativismo”.

Blair concluye su artículo señalando que “nadie podrá dudar del hecho de que (el cardenal Newman) ha sido y es un doctor de la Iglesia. Llegará el tiempo en que sea declarado como tal”.

(Tomado de DiarioPanorama.com)

About these ads

Un Comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Belleza
    oct 20, 2010 @ 10:54:23

    La mujer no solo tiene capacidad sino que debería ser partícipe activa de las ceremonias institucionales de la Iglesia, por ejemplo permitiéndole que se consagre sacerdotisa como en épocas antiguas donde la mujer podía participar activamente. Hoy en el siglo XXI sería un buen adelanto de la iglesia católica si se le diera un lugar más importante a la mujer en esta institución

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 257 seguidores

%d personas les gusta esto: