IV DOMINGO DE PASCUA IGLESIA CATÓLICA INCLUSIVA SAN ROMERO DE AMERICA.


El boletín para el domingo, el 15 de mayo de 2011,
Iglesia Católica Inclusiva de Oscar Romero
El cuarto domingo de Pascua

Amigos y Amigas,

¡Ésta es una época del año tan bonita en Rochester! Las magnolias florecen, hay tulipanes por todas partes, y nosotros tenemos la esperanza de lilas muy pronto. Hay una lila en mi traspatio que está a punto de brotar. Fue plantada para mí por mi amigo Jimi Waffle antes de que se muriera hace quince años de SIDA. A menudo me he preguntado cómo la vida de Jimi quizás habría sido diferente, si hubiera nacido en un mundo que abrazara y acogiera a los homosexuales o  una iglesia que los incluyera. Imagínese un mundo en que cada adolescente que crece sabe que su sexualidad es una parte sana y buena de su personalidad, y donde hay modelos buenos para imitar en cuanto a las relaciones sanas de todo tipo, entre líderes de la iglesia y otros adultos a quienes conocen. Imagínese un mundo en el que el virus de SIDA hubiera sido tomado en serio desde el principio y no estigmatizado como una «enfermedad de los homosexuales». !Cuántas personas preciosas como Jimi todavía estarían aquí adornando el mundo!

La Iglesia presbiteriana (EEUU) dió un paso gigante hacia adelante esta semana, votando por permitir que los homosexuales y lesbianas sirvan en el ministerio. Hubo muchos años difíciles de lucha por personas como la Rev. Janie Spahr, que montó un follón aquí en Rochester en los 1990, cuando se declaró lesbiana públicamente y la Iglesia Downtown Presbyterian (DUPC) trató de emplearla como su co-pastora. El tribunal presbiteriano más alto decidió que ella no podía  ejercer su ministerio. Janie y DUPC inventaron otra manera de obrar, viajando alrededor del país como predicadoras del Evangelio, en un ministerio llamado «Que Todos Puedan Servir  Libremente». En 1998 en los primeros días de la lucha en Cuerpo de Christi, que resultó en la formación de Spiritus, Janie nos dijo que en sus viajes alrededor del país, ella oyó el nombre de Cuerpo de Christi susurrado con esperanza. ¡Y eso me dio esperanza! Bendigo  con gratitud a Janie y a todos cuyo testimonio valiente ha dado fruto por fin en la Iglesia presbiteriana (EEUU).Que todas nuestras iglesias lleguen a ser lugares seguros para todos/as.

Uno de los regalos de ser mujer sacerdote, y como resultado estar por fuera y tener que encontrar maneras alternativas de servir en el ministerio, es que he encontrado a veces trabajo con otras denominaciones. Durante los últimos dos años yo he servido en el Presbiterio del Valle de Genesee como su Pacificadora. Me ha impresionado muchísimo la manera en que los presbiterianos actúan. Tienen tanto cuidado para oír todas las voces, para incluir tantas voces como sean posibles en sus discusiones. Cada dos meses ellos tienen una reunión grande con pastores y representantes de todas sus iglesias, y de los empleados como yo. Esas reuniones a menudo me han parecido tan santas como cualquier rito sacramental. La manera en que tomamos las decisiones es una parte importante de nuestra identidad como «iglesia». Me encanta ver este nuevo movimiento maravilloso hacia la justicia para todo en su denominación. ¡Vivan los presbiterianos!

Reúnase con nosotros este domingo para la Misa a las once de la mañana. Disfrutamos del espacio tranquilo entre la Pascua y el principio de nuestro nuevo ministerio de traer la Misa  en español a las emigrantes que trabajan en las huertas cerca de Rochester. ¡Dígame si tiene interés en ese proyecto!

Bendiciones y amor a todos/todas,
Chava

«El arco del universo moral es largo, pero dobla hacia la justicia».
-Martin Luther King, Jr.

(Y el version original en ingles):

Oscar Romero Inclusive Catholic Church
Bulletin for Sunday, May 15, 2011                                       4th Sunday of Easter

Friends,

This is such a pretty time of year in Rochester! The magnolias are blooming, there are tulips everywhere, and we have the hope of lilacs very soon. There is a lilac in my back yard that is about to burst into bloom. It was planted for me by my friend Jimi Waffle before he died fifteen years ago of AIDS. I have often wondered how Jimi’s life might have been different, had he grown up in a gay-friendly world — or a gay-friendly church. Imagine a world in which every teenager growing up knows that their sexuality is a healthy and good part of the person that they are, and where there are good role models for healthy relationships of all kinds, among church leaders and other adults they know. Imagine a world in which the AIDS virus had been taken seriously right from the beginning and not dismissed as a “gay disease.” How many precious people like Jimi would still be here to grace the world?

The Presbyterian Church (USA) took a giant step forward this week by voting to allow gay and lesbian people to serve in ministry. There have been many long hard years of struggle by people like the Rev. Janie Spahr, who started a ruckus here in Rochester in the 1990’s when she came out as a lesbian minister and Downtown United Presbyterian Church tried to hire her as its co-pastor. The highest Presbyterian court ruled that she could not serve. Janie and DUPC creatively found another way for her to minister, traveling around the country as an evangelist, in a ministry called “That All May Freely Serve.” In the early days of the 1998 struggle at Corpus Christi that led to the formation of Spiritus, Janie told us that in her travels around the country, she heard the name of Corpus Christi whispered with hope. And that gave me hope! Blessings and gratitude to Janie and all whose courageous witness has at last borne fruit in the Presbyterian Church (USA). May all of our churches be safe places for everyone.

One of the gifts of being a woman priest, and thus being on the outside and forced to find alternate ways to serve in ministry, is that I have sometimes found work with other denominations. For the past two years I’ve served the Presbytery of Genesee Valley as its Peacemaker. I’ve been so impressed by the way the Presbyterians do process. They are so careful to hear all the voices, to include as many voices as possible in their discussions. Every two months they have a big meeting with pastors and representatives of all the churches, and staff members like me. Those meetings have often felt as holy to me as any church service. The way we make decisions is an important part of who we are as church.  I am delighted to see this wonderful new move toward justice for all in their denomination. Hooray for the Presbyterians!
Join us this Sunday for Mass at 11 am. We are enjoying the quiet space in between Easter and the beginning of our new ministry of bringing Mass in Spanish to migrant workers near Rochester. Let me know if you might be interested in participating in that!
Blessings and love to all,
Chava   (RCWP)

“The arc of the moral universe is long, but it bends toward justice.”
– Martin Luther King, Jr.

Oscar Romero Church
An Inclusive Church in the Catholic Tradition
Mass: Sundays, 11 am

REMITIDO AL E-MAIL

El ministerio episcopal del SIDA evoluciona junto con la epidemia


Episcopal News Service
12 de mayo de 2011

por Sharon Sheridan

[Episcopal News Service] Bruce Garner dice que su vida espiritual
sufrió un cambio profundo durante un servicio de sanación en 1986 en
la Catedral de la Gracia en San Francisco.

«Sentí la presencia de Dios de manera tan poderosa que era como si
pudiera alcanzar y tocar físicamente al Espíritu Santo», recuerda
Garner, quien reside en Atlanta. «Al ver a los que subían hasta la
baranda del altar para ser ungidos, todos ellos caminaban como si
llevaran el peso de la catedral sobre sus hombros».

Luego, al regresar a sus asientos «se les veía el rostro iluminado y
el cuerpo erguido, y uno podía decir que habían sido sanados. No
habían sido curados, habían sido restaurados, y ese fue un momento muy
importante en mi vida».

El servicio tuvo lugar durante una conferencia auspiciada por la
Iglesia Episcopal, la primera reunión religiosa nacional relacionada
con el  SIDA que se celebraba, dijo Garner. A la cual asistieron unas
300 personas que participaban en el ministerio del VIH/SIDA.

«Estuvimos llorando por cerca de tres días», contó él. «Descubrimos
que todos estábamos haciendo el mismo trabajo, pero ninguno de
nosotros había estado consciente de que los demás también lo hacían,
así eran las cosas en los primeros tiempos de la epidemia».

Garner, que ha estado infectado con el VIH por cerca de tres décadas,
se acercó al servicio de sanación con aprensión: «Yo no sabía lo que
iba a suceder», pero le resultó transformador. La experiencia lo
alentó a extender el ministerio del SIDA en su diócesis y más allá.
Entre otros desempeños, él es en la actualidad el enlace en lo
concerniente al VIH/SIDA para el Comité Permanente del Consejo
Ejecutivo de la Iglesia Episcopal y preside la Comisión sobre el SIDA
de la Diócesis de Atlanta. La conferencia de San Francisco también
constituyó la génesis de la Coalición Nacional Episcopal del SIDA
(NEAC, sigla en inglés), cuya junta directiva Garner ha presidido.

Si bien el SIDA sigue infectando y matando personas —El Centro para el
Control de Enfermedades de EE.UU. informa que más de 18.000 personas
con SIDA mueren anualmente en el país y se calcula que unos 56.300
estadounidenses se infectan del VIH cada año—, las percepciones, el
tratamiento y la demografía de la enfermedad han cambiado desde los
años ochenta. La conciencia del SIDA que tiene la Iglesia y su
respuesta a la enfermedad han cambiado a la par, con el resultado de
que algunos ministerios episcopales han crecido y evolucionado, en
tanto otros han menguado. Sin embargo, la necesidad sigue existiendo,
dicen los que abogan por esta causa.

‘Dispuesta a sufrir molestias’

Contemplando el futuro del ministerio del SIDA en la Iglesia
Episcopal, Lola Thomas, actual presidenta de la junta directiva de la
NEAC, ve la necesidad de incrementar la participación en ese
ministerio. Su propia organización, la Alianza contra el SIDA en
Georgia del Noroeste, ofrece varios servicios educativos y de apoyo,
pero siempre ha incluido asistencia personal para pacientes de
VIH/SIDA, ya sea que necesiten que los lleven al médico o alguien les
dé de comer a sus mascotas mientras están en el hospital.

«Quiero que la Iglesia esté dispuesta a sufrir molestias», dijo Thomas
recientemente a la junta directiva de la NAEC. «Nuestro programa no es
sólo para personas moribundas. Cuando la gente está en gran necesidad,
muchas veces eso significa que uno tiene que actuar con rapidez y
estar dispuesto a sufrir molestias.

«Yo realmente veo el ministerio de las personas que viven con el VIH,
en alguna medida, como formando parte, pero una parte vital, del
ministerio de la Iglesia».

«Si alguien tiene el VIH o tiene cáncer o cualquier otra cosa, puede
ser incorporado al ministerio de un modo más inclusivo», dijo ella,
añadiendo que esto podría ayudar a combatir la continua discriminación
contra los pacientes del VIH. «También nos encantaría poder… brindar
más información a las personas en esas parroquias a través de la
Iglesia para que no le teman al VIH».

«En los primeros tiempos», dijo Thomas, «la NEAC  auspició una montón
de programas educativos y celebró conferencias dedicadas todas ellas
al VIH y al SIDA, y esto era en la época en que uno veía muchísimos
equipos de asistencia en las iglesias».

La NEAC dejó de ofrecer conferencias después que la asistencia
disminuyó en los años 90, tal vez porque las personas ya no precisaban
de la misma información o porque la crisis había cambiado con la
llegada de nuevos medicamentos. Según dijo ella, la coalición comenzó
a trabajar más «detrás de bambalinas» y con grupos de individuos.

La NEAC lanzó recientemente una página web nueva como parte de un
esfuerzo de revivir el papel de su red, dijo Matthew Ellis, director
ejecutivo de la NAEC y de los Ministerios Episcopales de la Salud.

En el ministerio a nivel de base, «a veces resulta difícil saber
exactamente lo que va a pasar allí… No tenemos un mecanismo para que
la gente se conecte», afirmó. La esperanza es que el sitio de la NAEC
pueda resaltar las mejores prácticas, hacer un listado de los recursos
—incluidos los conjuntos de útiles educativos— y fomentar las
relaciones entre personas que de otro modo pueden sentirse aisladas en
su ministerio.

«Una de las cosas que realmente pensamos hacer es expandir de veras
esa red y lograr que la gente vuelva a sentirse parte de una comunidad
del SIDA en la Iglesia Episcopal», dijo Ellis.

La NEAC no tardará en dar a conocer una estrategia escrita en
respuesta al encargo de la Convención General de 2009, en su
Resolución A162, que insta a participar en la creación de una
respuesta global a la crisis del VIH/SIDA, dijo Thomas. «La NEAC aún
sigue viéndose como un medio para personas que se ocupan del
ministerio del VIH, ya sea compartiendo recursos y testimonios,
ayudando a personas a ver la manera en que pueden llevar a cabo su
ministerio en relación con el VIH y el SIDA».

Ministerios cambiantes

Los ministerios del SIDA también han cambiado en el nivel local

Según Sidney Curtis, de Gainesville, Florida, lo que más cambió
durante los veinte y tantos años transcurridos desde el surgimiento de
la crisis es la «apatía».

«El SIDA ha pasado a un segundo plano, y no obstante hay muchos,
muchos nuevos casos», dijo ella. «La generación más joven al parecer
se siente confiada: ‘bueno, los medicamentos nos protegen’, y siguen
incurriendo en conductas sexuales riesgosas. No sé, a veces parece que
la educación no penetra».

Curtis, ex enfermera y feligresa de la iglesia episcopal de la Santa
Trinidad (Holy Trinity) en Gainesville, se encuentra entre un grupo de
madres de hijos infectados con el VIH que comenzaron el Proyecto del
SIDA de la Zona de Gainesville en 1992. A esto siguió el lanzamiento
del Ministerio del VIH/SIDA, que comenzó con grupos de apoyo para las
personas infectadas.

«En verdad había una necesidad mucho mayor al comienzo para los grupos
de apoyo», dijo Terry Fleming, que es activo con el ministerio de la
Iglesia. Si bien el estigma de tener VIH/SIDA sigue siendo
«substancial», era mucho mayor entonces, cuando no había medicinas
disponibles para tratar la enfermedad y la gente temía tocar a los
individuos enfermos».

La Santa Trinidad celebra anualmente el domingo de la conciencia sobre
el SIDA con un conferenciante y despliega una sección del edredón del
SIDA hecho por miembros de la iglesia para honrar a personas
relacionadas con la parroquia que murieron de esta enfermedad. Durante
años, el ministerio del SIDA trabajó con los hospitales de la zona a
favor de los pacientes pediátricos con SIDA, ofreciendo una fiesta y
regalos de Navidad a los niños afectados, pero la necesidad disminuyó
con la aparición de tratamientos que redujeron substancialmente el
número de bebés que nacían con VIH, dijo Fleming. En la actualidad, la
«recogida» anual de regalos también beneficia a niños necesitados de
la localidad.

Otros programas también cambiaron. Los feligreses visitaban a presos
con HIV/SIDA hasta que las nuevas reglas del Departamento Correccional
de la Florida levantaron «barreras considerables» a los voluntarios
que ministraban directamente a los reclusos, contó Fleming. Durante
años, la Iglesia dirigió un retiró en Camp Weed de la Diócesis de la
Florida para personas con VIH/SIDA y las que les prestaban asistencia,
pero últimamente pocas personas de Gainesville asisten, afirmó. «La
mayoría de los otros ministerios del SIDA dejaron de reunirse [en la
diócesis] y nosotros sencillamente no pudimos volver a hacerlo».

El Proyecto del SIDA de la Zona de Gainesville (GAAP, por su sigla en
inglés), que recibe apoyo de la Santa Trinidad, sigue estando muy
activo, pero se enfrenta con disminución de fondos en la debilitada
economía, dijo Curtis, cuyo hijo Christopher murió de SIDA en 1992. La
agrupación sirve comidas los martes a 20 ó 25 clientes, pero suspendió
las comidas de los viernes. El proyecto distribuye mensualmente bolsas
de artículos donados, tales como papel higiénico y cuchillas de
afeitar, que no pueden adquirirse con bonos de alimentos. Hasta la
súbita eliminación de Florida’s Share, el programa de descuento de
alimentos,  a fines de 2010, el GAAP también distribuía 39 paquetes de
alimentos que compraba mensualmente la parroquia de la Santa Trinidad.

«Estamos en el proceso de resolver de algún modo la disminución de las
donaciones [a nuestra organización] para emprender nuevamente el
programa de comidas», dijo Curtis.

El GAAP y su misión no han cambiado mucho, pero la clientela sí ha
cambiado de una población que al principio estaba compuesta
mayoritariamente de hombres homosexuales  a personas «de todas
clases», explicó ella. «Tenemos afroamericanos, tenemos abuelas,
tenemos esposas».

El cambio demográfico de la enfermedad afectó la conciencia y la
respuesta de la Iglesia, dijo Garner. «Lo que empezó a cambiar,
especialmente en la Iglesia Episcopal, es que según la gente se fue
muriendo, dejamos de ver a personas en nuestras parroquias que
estuvieran infectadas. Eso estaba fuera de la vista, fuera de la
mente».

«La demografía racial cambió drásticamente, y la mayoría de los
resultaban afectados eran personas de color, y la Iglesia Episcopal no
es una Iglesia de personas de color», afirmó. Con los mejores
tratamientos, las feligreses afectados «no mostraban en su mayor parte
los síntomas regulares del desgaste causado por la enfermedad y de la
notable pérdida de peso».

En los primeros tiempos «no había ninguna esperanza»,  recordaba
Garner. «Ha habido cambios radicales en la epidemia. Los avances no
han ayudado necesariamente a la causa porque le dan a la gente la
excusa que muchos siempre han querido para no prestarle atención».

Mientras muchos consideran el SIDA como una «afección controlable»
debido a los nuevos medicamentos y tratamientos, es controlable sólo
si uno cuenta con los recursos para esos medicamentos y tratamientos,
puede llevar a cabo los regímenes de medicación y tiene un nivel
educacional lo bastante alto para entender cómo tomar las medicinas,
dijo Garner. «Para la mayoría de las personas que ahora están
infectadas, esas condicionales  desbordan la controlabilidad»

Otros obstáculos que quedan

«Sigue habiendo aún una enorme cantidad de estigmas asociados con la
infección del VIH, particularmente en zonas rurales  y en el Sur
rural», agregó. «Uno no iría al departamento de salud pública a
someterse a una prueba [del VIH] porque todo el mundo te conoce».

La Coalición de Servicios del SIDA, que se desarrolló a partir de un
ministerio de la iglesia episcopal de La Trinidad en Hattiesburg,
Misisipi, ha tratado de abordar ese problema mediante la
administración  de pruebas rápidas del VIH en sus instalaciones, así
como en otros lugares, entre ellos «los martes de pruebas» dos veces
al mes en la Universidad del Sur de Misisipi. Si el examen de la
sangre de alguien «reacciona» al virus, un flebotomista de la
coalición puede extraer sangre para una prueba de confirmación y
entregársela al departamento de salud, aunque la coalición debe
proporcionarle al departamento el nombre de la persona, explicó
Kathryn Garner, directora ejecutiva de la coalición.

Ella señaló que, además de los programas educativos y de pruebas, la
coalición ofrece viviendas transitorias para personas sin hogar con
HIV/SIDA, una despensa específicamente dedicada a personas portadoras
del VIH, grupos de apoyo y fondos para artículos que no se pueden
cubrir por otros medios, tales como copagos y facturas de servicios
públicos. «Hemos pagado la mitad de las dentaduras postizas de
algunos… Hemos pagado el corte de pelo de uno de nuestros residentes.
Hay una notable capacidad de ocuparnos de algunos asuntos relativos a
la calidad de vida[de los pacientes]».

«Somos la única organización global del SIDA en nuestra zona», agregó
ella. El programa comenzó como un proyecto de asistencia de la iglesia
que ofrecía vivienda temporal sin servicios de apoyo. En la
actualidad, dijo la directora ejecutiva, la clientela «está más
integrada por personas sin hogar de lo que fue al comienzo. Estas son
personas difíciles de albergar… Muchas veces con la gente con que
lidiamos ahora, su situación respecto al VIH parece ser el menor de
sus problemas».

El ministerio del SIDA hoy en día, agregó ella, resulta «tal vez un
poquito más abrumador porque en Misisipi el VIH es sólo [un aspecto]…
de una larga lista de cosas que en muchos casos apunta a la pobreza».
Del 80 al 85 por ciento de las personas recién diagnosticadas en una
de las clínicas de la coalición ya tienen SIDA, lo cual quiere decir
que «no están recibiendo ningún tratamiento médico regular… Esperan
hasta que se enferman o presentan síntomas para venir y obtener ayuda.
Eso significa que son mucho más difíciles de tratar y también [que el
tratamiento es] muchísimo más caro».

«La verdad es», dijo Thomas de la NEAC, «que la pobreza contribuye en
gran medida a las tasas de infección».

Thomas fundó la Alianza del SIDA de Georgia del Noroeste, que ahora es
una organización independiente sin fines de lucro, en la iglesia
episcopal de la Ascensión (Episcopal Church of the Ascension) en
Cartersville, a 40 millas al norte de Atlanta, a principios de los
años 90, y también programa un retiro anual para personas que viven
con el VIH/SIDA y quienes los atienden, en Kanuga, el centro de
conferencias afiliado a la Iglesia Episcopal en Carolina del Norte.

La alianza ha pasado de brindar servicios personales a personas
mayormente enfermas (hasta alrededor del año 96 la mayor parte de
nuestro esfuerzo se concentraba en asistir a personas que estaban para
morir) a ayudar a personas a lo largo del proceso de la infección del
VIH y a administrar un programa sostenido con fondos gubernamentales
que ofrece vivienda permanente y servicios de apoyo a individuos que
no tienen hogar, discapacitados y portadores del VIH.

La introducción de los inhibidores de la proteasa para combatir el VIH
dio lugar a que las personas vivieran más, dijo ella. «La atención
entonces comenzó a centrarse en ayudarlos a que aprendieran a vivir
con esto. No es que no tuviéramos aún personas que morían de esto,
pero entonce comenzó a haber muchísima esperanza para la gente, y en
consecuencia las necesidades comenzaron a moverse y a cambiar. Nunca,
sin embargo, vi un momento en que no necesitáramos estar aquí».

La alianza ofrece educación, grupos de apoyo, prueba y consejería
gratuitas del VIH, y transporte para recibir atención médica para
clientes en cinco condados. Desde el comienzo ofreció servicios
personales para individuos que necesitaran ayuda.

«Una de las primeras personas que nos salió al encuentro se había
reasentado en nuestra zona», recuerda Thomas. «Él estaba muy enfermo,
pero no iba a casa de su familia debido a lo que tenía, de manera que
estaba en nuestra zona sin ninguna ayuda en absoluto…Ingresó en el
hospital, y nos quedamos al cuidado de su apartamento y de darle de
comer al pez que tenía».

Si bien «tenemos una lista de las cosas que hacemos», agregó ella,
«eso nunca nos va a delimitar. Si alguien tiene necesidad de que le
saquen a pasear el perro mientras está en el hospital, nosotros lo
hacemos».

Es ese tipo de ayuda el que a ella le gustaría ver en toda la Iglesia.

La necesidad de un ministerio para el SIDA sigue vigente, concluyó
Bruce Garner. «La dificultad radica en ayudar a que la gente entienda
la necesidad y luego llegar a ellos».

— Traducido por Vicente Echerri.

http://www.episcopalchurch.org/81848_128329_ENG_HTM.htm

Congreso sobre Misa en latín en Roma será clausurado por Cardenal Cañizares


ROMA, 11 May. 11 (ACI).- Bajo el título «Una esperanza para toda la Iglesia», los días 13, 14 y 15 de mayo se realizará el III Congreso sobre el Motu Propio Summorum Pontificum del Papa Benedicto XVI, que permitió a partir de septiembre de 2007 la libre celebración de la Eucaristía en latín con el Misal de 1962.
El Papa Benedicto XVI, en una carta aclaratoria que acompañó la publicación del Motu Propio en 2007 rechazó cualquier conflicto entre el Misal Romano promulgado por Pablo VI, actualmente en uso, y el tridentino, pues «no es apropiado hablar de estas dos versiones del Misal Romano como si fueran ‘dos ritos’. Más bien, es asunto de dos usos de un rito que es uno y el mismo«.

La Parroquia de la Santísima Trinidad de los Peregrinos en la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino acogerá el congreso sobre el Motu Propio de Benedicto XVI, que es organizado por las asociaciones «Jóvenes y tradición» y «Amistad Sacerdotal Summorum Pontificum».

Al culminar el congreso, el 15 de mayo, el Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Cardenal Antonio Cañizares Llovera, presidirá la Santa Misa Pontifical en Rito Romano Antiguo.

Para leer el Motu Propio Summorum Pontificum ingrese a:http://www.aciprensa.com/Docum/benedictoxvi/documento.php?id=111

El cardenal Koch hace sonar “una tónica ecuménica” durante su visita a Ginebra


Para publicación inmediata: 12 mayo 2011

El cardenal Kurt Koch, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, y Rev. Dr. Olav Fykse Tveit, secretario general del CMI.

El cardenal Kurt Koch, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos (PCPUC) desde julio de 2010, ha completado su primera visita oficial al Consejo Mundial de Iglesias (CMI) en el Centro Ecuménico de Ginebra, Suiza.

Koch fue invitado por el secretario general del CMI, Rev. Dr. Olav Fykse Tveit. La visita brindó a ambos la oportunidad de analizar la importante cooperación actual entre la Iglesia Católica Romana y el CMI.

En el transcurso de la visita que tuvo lugar del 8 al 10 de mayo, el cardenal se reunió con miembros del personal de los programas del CMI y con dirigentes de la Federación Luterana Mundial (FLM) y la Comunión Mundial de Iglesias Reformadas (CMIR).

El programa incluyó asimismo una cena con el profesorado y el personal del Instituto Ecuménico de Bossey, Suiza, que es patrocinado por el CMI.

El que fuera obispo católico de Basilea volvió a su tierra natal para familiarizarse con el CMI y discutir los planes para las futuras etapas de la búsqueda de la unidad cristiana.

Durante una serie de conversaciones, Koch reconoció la importancia de “recoger los frutos” de anteriores diálogos entre iglesias, organismos confesionales y reuniones multilaterales como las auspiciadas por el CMI. Su predecesor, el cardenal Walter Kasper, ya ponía énfasis en esa “recolección”.

Un primer paso fue examinar los acuerdos históricos, a lo que siguió un proceso deliberado de “acogida” de acuerdos en que las iglesias individuales y los cristianos se familiarizan con los convenios y las nuevas percepciones alcanzados por medio de los diálogos, dijo.

Tveit consideró imprescindible que “no se permita que [tales acuerdos] sigan siendo tesoros ocultos”; al contrario, los acuerdos se tienen que publicar y debatir ampliamente en los contextos locales.

Durante un debate sobre el papel del CMI en el movimiento ecuménico único en que participaban los secretarios generales del CMI, la FLM y la CMIR, el secretario general de la FLM, Rev. Martin Junge, observó la “interdependencia” de las conversaciones multilaterales y los diálogos bilaterales.

Los “bilaterales” son encuentros personales entre dos tradiciones confesionales, como en el diálogo católico-anglicano, el diálogo luterano-metodista o el diálogo ortodoxo-reformado. En los procesos “multilaterales” hacia la unidad cristiana, tal y como se practican con frecuencia a través del CMI y su Comisión de Fe y Constitución, participa una amplia muestra representativa de las distintas tradiciones teológicas.

Junge describió “múltiples niveles de compromiso” entre las iglesias y las familias confesionales, que implican complejidades de interpretación basadas en las características propias de las pautas de diversidad regionales e históricas. Además, pidió “intercambios transcontextuales en que se pueda comprender mejor el carácter policéntrico de la tradición cristiana”.

Admitiendo que los interlocutores se encuentran “en una mesa compleja”, el Rev. Dr. Setri Nyomi, secretario general de la CMIR, dijo que al margen de la diversidad del cristianismo, había un amplio abanico de temas y ámbitos que las iglesias están aprendiendo a tratar conjuntamente. No basta con centrarse en los aspectos académicos o meramente eclesiales de la teología y la doctrina: “fe y constitución, justicia, paz, defensa de causas, servicio… ¡todo está unido!”.

Junge y Nyomi expresaron su agradecimiento por el papel del CMI a la hora de “convocar” a diversas iglesias y organismos conexos a una mesa común. Tveit manifestó que espera que la honestidad y el valor moral presentes en los diálogos difíciles estén propiciando “relaciones fuertes” en vez de las relaciones “débiles” promovidas por encuentros entre cristianos menos ambiciosos.

“El desacuerdo ético puede amenazar la unidad”, dijo Tveit con respecto a los riesgos de un intercambio de palabras franco. “Pero cuando logramos un acuerdo ético sobre cuestiones de justicia y de paz que conduce a una acción conjunta, es entonces cuando entablamos relaciones fuertes”.

Koch fue acompañado en su viaje por el monseñor Gosbert Byamungu y el P. Gregory Fairbanks, miembros del personal del PCPUC.

Durante una meditación en la oración matutina del martes en la capilla del Centro Ecuménico, Koch observó: “En el mundo de hoy, el testimonio cristiano debe tener una tónica ecuménica para que su melodía no suene cacofónica sino sinfónica. Dentro del ecumenismo, por lo tanto, hay algo mucho más importante que cualquier objetivo de la política eclesial: la renovación diaria del proceso de maduración de lo esencial, concretamente una fe que se hace realidad en el amor”.

Fuente: Consejo Mundial de Iglesias. CMI.

SOLIDARIDAD PARA SUCUMBIOS POR FAVOR!!!!


FIS

Noticia de última hora, para conocimiento y divulgación de toda la Vida Religiosa del Ecuador.
La Santa Sede ha exigido al P. General de la Orden de Carmelitas Descalzos que disponga al P. Provincial la salida inmediata de los seis misioneros carmelitas que quedan en el Vicariato de Sucumbíos.
Esta manera de actuar nos llama la atención y nos exige una voz de denuncia y una propuesta llena de creatividad.
Por ahora, sólo les informo y le pido la solidaridad. La semana que viene podremos buscar juntos caminos nuevos…

Fraternalmente

Jesús García
Secretario Ejecutivo
cernacional@gmail.com
SKIPE: jesusglh

Sucumbíos /2. Si algo ha ido mal, puede ir todavía peor.


Quiero terminar mi breve serie “Sucumbíos” con esta forma casera de citar la ley de Murphy (adaptada al estilo Hamlet): Algo huele mal en Sucumbíos y todavía puede oler peor, si los de arriba no lo piensan y si todos no empezamos a creer de verdad en el evangelio y convertirnos de pensamiento, de palabra y obra (al estilo Jesús, cuando se cayó la torre y mató a 18). La torre puede caer y “matará” a muchos más, si no nos respetamos y queremos, si no creemos y dialogamos, al servicio de los perdidos del mundo (Lc 4, 18).

Y empiezo por mi casa propia. He mandado a un demandante mi correo (y a otros más), poniendo gmail.es, y resulta que miro bien y esxpikaza@gmail.com. Perdonen los que quieran mandarme algo al respecto. Yo ahora quiero terminar brevemente esta serie, para que no se cumpla (¡Dios lo quiera!) la ley de Murphy.

1. Los Carmelitas fueron a Sucumbíos porque les mandaron hace 40 años, con el mejor espíritu del mundo. Ellos creían en el evangelio, según el VATICANO II (Gaudium et Spes), el CELAM (Medellín 1968) y, sobre todo, según el Sínodo de la Evangelización (Evangelii Nuntiandi 1974/1976). Allí han estado y trabajado con posibles equivocaciones, pero con amor de evangelio, a los más pobres de la tierra.

2. Pero a la vuelta de unos años la Iglesia Oficial tuvo miedo y empezó a dar marcha atrás. Ya no creía en las cosas que había dicho, porque esas cosas llevaban a Gustavo Gutiérrez y a un tipo de Teología e Iglesia de comunión y libertad, en promoción humana (¡Pablo VI: Populorum Progressio!), en autonomía y liberación, y comenzó una poda sistemática, a partir de los dos documentos famosos (y poco rigurosos, poco evangélicos) de la C. para la D. de la Fe (de Ratzinger, mandado por Juan Pablo II), del 1984 y 1986.

3. Empezó así el “rearme oficial” de las Iglesias de América Latina, nombrando en los lugares clave obispos del Opus Dei, que no son malos, nada de eso, pero parece que no creen en el evangelio de la liberación, ni en la encarnación real del mensaje de Jesús, sino sólo en la Iglesia Oficial y en el Orden Jerárquico (y en la obediencia al Papa, por encima del Evangelio). Para ellos, parece que la Biblia empieza y acaba en Mt 16, 18-20, sin más Mateo ni Marcos, ni Pablo (como decía el Cardenal Congar). No tienen mala intención personal, nada de eso. Son eficientes y hacen lo que se les manda y lo hacen bien. Son hombres de empresa eclesial. Y así tenemos a Cipriani en Perú y a Aguirre Yarza en Ecuador (por citar los dos países implicados)… de manera que la empresa funciona.

4. Evidentemente, las cosas no se pudieron “arreglar” y cambiar en dos días… (No se tomó Zamora en una hora, a no ser con infiltrados). Hay que dar tiempo al tiempo (Benedicto XVI tras Juan Pablo II)… Y así se hizo en Sucumbíos. Pasaron 40 años, había sido bastante… Y por eso mandaron en los últimos años del P. Gonzalo un Visitador Apostólico… antes de nombrar a los Heraldos, para tantear el terreno, a ver si se podía… Y después, cuando vieron que había empezado la gresca eclesial y mediática, mandaron a otro, visto lo que pasaba (pero lo mandaron del mismo Ecuador, de la línea de Arregui), y pensaron que se podía mantener lo (im-)puesto, según el principio del antiguo “murphy castellano”: Enmendalla e non cambialla. Era difícil dar marcha atrás y buscar soluciones de consenso, en línea de evangelio (ante todo, evangelio), como yo esperaba, templando los ánimos, para que entrara evangelio en la casa.

5. En otros tiempos no habría habido ningún problema… Carmelitas y otros, muchos otros, habrían “cogido” el hatillo y se habrían ido, sacudiendo el polvo de los caminos, como dice el Evangelio, pero los que no les querían y expulsaban no eran “enemigos”, sino su misma Iglesia… Y, además, la mayoría eran de allí, no tenían otro sitio donde ir… y además pensaban que se podía gritar, poniendo pancartas, y así hay aumentado, de un lado y de otro. Los carmelitas han querido quedar y con ellos quieren quedar y “ser lo que son” (según su evangelio) miles de cristianos de Sucumbíos que han aceptado el Evangelio, que ya no es propiedad de algunos, sino don y tarea de todos, según el Vaticano II (y según Pablo, cuando decía: ¡La Palabra no ha podido ser apresada y encarcelada!)

6. Ahora entran ya las disputas personales, si tú has hecho y si el otro más, si tú la tienes curva y el otro más curvada… y pueden salir y salen intereses. Es evidente que en la batalla mediática pueden ganar los que más dinero tienen, los que más y mejor gastan en blogs y cosas por el estilo (que, al fin, son los poderosos,aunque el internet ha dado ocasión de que opinen también los que tienen menos poder). En ese juego no voy a entrar y he terminado quitando la foto de la pancarta, pues me han dicho que era “intencionada”. No, no voy a entrar en lo que me piden algunos: que diga los valores y defectos personales de unos y otros, que si unos han ido trasvestidos y otros con horcas… pues quizá, personalmente, son todos santos y los insultos que se les han dirigido son, en la mayoría de los casos, falsos. He puesto para todos la Evangelii Nuntiandi, que es palabra de Evangelio.

7. Por otra parte, las cosas han cambiado en la provincia y prelatura de Sucumbíos. No era lo que encontraron Gonzalo y sus amigos de Evangelio hace cuarenta años (con la Evangelii Nutiandi en camino), sino una “provincia rica”, muy rica, con intereses de ricos que quieran “su iglesia”, es decir, la Iglesia de la Misa Callada, de la oración piadosita, y que manden los ricos, sin verdadera evangelización. Evidentemente, la política real, al fin de todo, se pondrá de parte de los «establecidos», es decir, de los ricos, y ha empezado a surgir una clase rica en Sucumbíos… que no quiere que el pueblo piense y decida (como le han dicho los carmelitas, obedientes a la Evangelii Nuntiandi).

8. No veo que las cosas puedan arreglarse… aunque quiero que se arreglen, que dialoguen todos, pues todos leen el mismo evangelio, aman al mismo Jesús, comulgan con el mismo pan bendito… Quiero que mejoren, y pediría a todos que lo piensan y que sepan amar a los que han de amar, que son los pobres (cojos, mancos, ciegos, perdidos y humillados) del Evangelio. Quiero que se arreglen las cosas, pero, lamentablemente, pueden ir todavía a peor, si los carmelitas se quedan… pero todavía mucho peor si se van, dejando el campo a los que no creen en la Evangelii Nuntiandi (=evangelizar es liberar, como decía el Sínodo del 1974, y la Exhortación postsinodal de Pablo VI del 1976).

9. Nos queda rezar y dialogar, pedir que se dialogue, a fondo, sin verdades previas, sólo con el evangelio y el mundo en que estamos (pues de lo contrario todos igualmente pereceréis, decía Jesús, cuando caía la torre). En estas circunstancias Benedicto XVI ha convocado el sínodo del 2012 sobre la Nueva Evangelización. No sé si de resolverán entonces muchas cosas. Además, quizá sea muy tarde… a no ser que empecemos dialogando ya, como decía Pablo VI en su Ecclesiam Suam (1964).

10. Por todo eso, mirando las cosas desde este mundo, a no ser que empecemos todos con más evangelio (a capite et in membris, como siempre se ha dicho), se cumplirá inexorablemente la ley de Murphy: Si las cosas han ido mal, podrán ir e irán todavía peor.

http://blogs.periodistadigital.com/xpikaza.php/2011/05/11/sucumbios-2-si-algo-ha-ido-mal-puede-ir-


LA IGLESIA PUEBLO DE DIOS DICE «NO A LOS HERALDOS» EN SUCUMBIOS!


El UNIVERSO
Miércoles 11 de mayo del 2011 País

El impasse Carmelitas-Heraldos, otro episodio

NUEVA LOJA

Organizaciones sociales de Sucumbíos desafían al Vaticano y rechazan la salida definitiva de los padres de la orden de los Carmelitas Descalzos de esta provincia. Ayer, decenas de campesinos de los cantones Cascales, Gonzalo Pizarro y Lago Agrio se tomaron por tres horas el Municipio de este último cantón, para reiterar que no permitirán las salida de los Carmelitas y la llegada de los Heraldos del Evangelio.

La semana pasada, el Vaticano envío una disposición emplazando la salida de seis sacerdotes carmelitas, para que asuma de una vez por todas la congregación de los Heraldos. Esa orden reactivó el conflicto que desde hace seis meses persiste, tras la llegada de los Heraldos. Ni el nombramiento del obispo de Guaranda, Ángel Sánchez, como delegado pontificio para el tema, solucionó el desacuerdo en la comunidad.

En una asamblea de fines de semana, las organizaciones indígenas del cantón Cascales, que desde 45 años son acompañadas por los padres Carmelitas, resolvieron no permitir el ingreso de los Heraldos a sus comunidades. “Creo que ya es hora de tomar decisiones, nuestras comunidades están bien resentidas por el maltrato que hacen a nuestros sacerdotes”, señalo Pedro Grefa, dirigente de la Unión de Pueblos Indígenas de Cascales, que aglutina a 22 organizaciones indígenas.

Igual actitud han tomado otros grupos. En cambio, los Heraldos guardaron silencio frente a la postura adoptada por parte de la población.

FUENTE: ELUNIVERSO.COM

Holanda: Iglesias reconvertidas a fines paganos


Publicado el : 12 de mayo 2011 – 3:53 de la tarde | Por Juliana Deodoro (RNW)

En Holanda, cada vez es más frecuente encontrar iglesias que sirven para otras funciones y ya no las religiosas.

Desde lejos se divisa la torre de la Vredekerk en Bussum. Construida en 1914, esta iglesia protestante se encuentra en el centro de la ciudad, no lejos de la estación central de trenes. Pero al llegar a la entrada se descubre que, a pesar de la torre, las grandes puertas de madera y su ubicación central, el edificio ya no funciona como iglesia. En lugar de los avisos de horarios de culto y agua bendita, encontramos el intercomunicador y los buzones de correo para los 18 apartamentos que ocupan actualmente el edificio.

La iglesia Vredekerk, que contaba con una escasa asistencia de fieles, fue vendida en 2005, renovada y convertida en un edificio residencial. El destino de la Vredekerk, por extraño que parezca, es algo común en Holanda. Según el profesor Peter Nissen, de la Universidad de Nimega, 900 iglesias fueron abandonadas desde 1970. Un tercio de ellas fue demolido, otro tercio fue asimilado por otras religiones y el resto fue destinado por los nuevos propietarios a funciones como oficinas, restaurantes, bares y apartamentos.

Transformación
Este fenómeno, explica el profesor Nissen, refleja el estado actual de las iglesias católicas y protestantes en Holanda: la creciente disminución del número de fieles y la consecuente pérdida de ingresos. “Alrededor de 1960, el setenta por ciento de los católicos holandeses asistía a la misa del domingo. Actualmente sólo lo hace el 7 por ciento. Las iglesias, así como la sociedad holandesa y todos aquellos interesados en estos edificios por su valor como monumentos, se enfrentan al problema de que ya no se los necesita para servicios religiosos. ¿Es posible darles otra función? ¿Y quién cubriría los gastos? Ese es el mayor problema”, señala el profesor.

El mantenimiento de una iglesia puede ser un asunto costoso. Con espacios más amplios que otros edificios, las iglesias suelen estar emplazadas en sitios privilegiados y demandan altas inversiones en calefacción y electricidad. Por otra parte, no cualquiera está en condiciones de comprar una iglesia, especialmente las católicas. Según el departamento de arquitectura de la Diócesis de Haarlem, la venta de una iglesia puede ser un proceso de 5 a 10 años. Cada caso es único pero la diócesis tiene algunas reglas para impedir que el espacio sagrado se transforme en algo que no corresponde con los valores cristianos.

Aún así es posible encontrar iglesias convertidas en night-clubs, escuelas de buceo y alpinismo, e incluso sex-shops. La mayoría de estos edificios, sin embargo, habían sido iglesias protestantes. Para los católicos, la iglesia es la ‘casa del Señor’, mientras que para los protestantes es meramente un lugar de encuentro, sin ese carácter sagrado, explica el profesor Nissen.

Respeto
El trasfondo religioso de un edificio puede afectar incluso a agnósticos y ateos. Tal es el caso de Francesca van Raab, que habita el apartamento A1 de la antigua Vredekerk. Desde el interior, su casa no se parece en nada a una iglesia. Las únicas señales de la antigua iglesia son el alto cielorraso y las puertas ovaladas. En el hall de entrada, una pesada campana de bronce sirve como objeto de decoración y también se conservó la piedra angular en una de las paredes.

Francesca asegura que la antigua función del edificio ejerce una influencia en su actitud hacia él. ‘No soy una persona religiosa en el sentido de creer en Dios, pero creo que algo debe haber. Cuando me mudé a este lugar, lo hice con una actitud de respeto hacia cualquier persona que haya practicado su fe en este recinto. Creo que es necesario sentir ese respeto para poder habitar en una iglesia’, opina.

La única manera de evitar la demolición de una iglesia es convertirla en un monumento nacional. Ese es el caso de la Heilig Hartkerk (Iglesia del Sagrado Corazón) en Haarlem, construida en 1902 y reabierta en 1998 como pensión estudiantil y salón de belleza. Jan Dortmundt, propietario del salón que ocupa la antigua capilla, asegura ser el único peluquero que trabaja en el interior de una iglesia en Holanda. El salón muestra varias referencias religiosas. El logo recuerda al Sagrado Corazón y la decoración incluye varias imágenes de santos. Jan Dortmundt ha reservado un espacio para encender velas encima del cual cuelga una imagen invertida del papa Benedicto XVI. Un gesto de ironía, asegura Dortmundt, desde una base de respeto. Cuando se mudó a la nueva dirección, perdió algunos clientes que no estaban de acuerdo con la idea de instalar un salón de belleza en una antigua capilla. Pero esta pérdida fue compensada con nuevos clientes interesados en el sitio. Los objetos de decoración, así como las velas, suelen ser un aporte de los clientes. “Se sienten relajados en este lugar, que les inspira paz, y realmente es relajado trabajar aquí. Creo que eso es lo que hace especial estar en una iglesia”, afirma el peluquero.

Actualmente hay 4.200 iglesias en Holanda, de las cuales se espera que unas 1.400 serán clausuradas antes del 2020.

FUENTE:http://www.rnw.nl/espanol/article/holanda-iglesias-reconvertidas-a-fines-paganos

IGLESIA CATOLICA: ACCIONES CONCRETAS DE LA «TOLERANCIA CERO» A LA PEDERASTIA.


Acciones concretas de la «tolerancia cero»

Ocho pasos claves dados por el Papa Benedicto XVI contra la pederastia

La Santa Sede enviará próximamente una carta a los obispos de todo el mundo con las directivas a seguir en los casos de pederastia.

Actualizado 12 mayo 2011
Pablo Ginés/La Razón

Guía vaticana para afrontar los casos de abusos de clérigos sobre menores

Enérgica defensa del Vaticano de la acción de Benedicto XVI en el caso Maciel

Según ha hecho saber la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el próximo lunes, 16 de mayo, se hará pública una carta que la Congregación para la Doctrina de la Fe enviará a las Conferencias Episcopales de los cinco continentes en la que se detalla las líneas directivas a seguir en los casos de pederastia cometidos por miembros de la Iglesia.

La preparación de este documento ya había sido anunciada, en noviembre pasado, por el prefecto de dicha congregación vaticana, el cardenal estadounidense William Levada, señalando que el texto incluiría «un programa coordinado y eficaz» para «la acogida de las víctimas, la colaboración con las autoridades civiles y la protección de los niños» así como «la formación de los futuros sacerdotes y religiosos» siguiendo las normas emanadas en el año 2001 por la misma Congregación sobre los casos de abusos.

La próxima aparición de tal documento será uno de las ya numerosos e importantes pasos que Benedicto XVI viene dando para combatir los casos de inconductas sexuales en el seno de la Iglesia. Aquí algunos de ellos:

Ocho medidas claves del Papa
1) Mayo de 2001: Juan Pablo II firma la carta apostólica Sacramentorum Sanctitatis Tutela, por la que la Congregación para la Doctrina de la Fe, y no los obispos locales, se encargará del análisis de todas las acusaciones de sexo de «un clérigo con un menor de edad inferior a 18 años» y de acosadores sexuales que se amparan en la confesión sacramental. El «secreto pontificio» protege la confidencialidad de acusador y acosado, pero no excluye la notificación a las autoridades civiles. Ratzinger, como Prefecto, accede a miles de casos.

2) Viernes Santo de 2005: El cardenal Ratzinger escribe las meditaciones del Via Crucis: «¡Cuánta suciedad hay en la Iglesia, incluso entre los que, por su sacerdocio, deberían estar entregados a él!».

3) Mayo de 2006: Siendo ya Papa Benedicto XVI, La Congregación para la Doctrina de la Fe condena al anciano y enfermo Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, a pasar sus últimos días retirado en oración y penitencia. Muere en enero de 2008. Queda claro que a Benedicto XVI no le temblará la mano con personaje importantes.

4) Abril de 2008: En vuelo hacia Estados Unidos, Benedicto XVI responde a un periodista: «Excluiremos rigurosamente a los pederastas del sagrado ministerio. Es absolutamente incompatible y quien es realmente culpable de pederastia no puede ser sacerdote». En EE. UU. se encontró con víctimas y les pidió perdón.

5) Julio de 2008: En Sydney, en las Jornadas de la Juventud, Benedicto XVI no ocultó el tema. «Las víctimas deben recibir compasión y cuidado, y los responsables deben llevarse a la justicia», declaró en la misa del día 19.

6) Febrero de 2010: En una cumbre sin precedentes, el Papa llama a todos los obispos irlandeses a Roma para pedir explicaciones por los abusos y organizar la reforma. Un mes después dedica una carta pastoral a los católicos de Irlanda. Con los obispos la carta es contundente: «algunos habéis fallado gravemente a la hora de aplicar las normas canónicas sobre los delitos de abusos de niños». Anuncia el envío de unos visitadores apostólicos a la isla.

7) Abril de 2010: El Vaticano publica en su web la «Guía para la comprensión de los procedimientos adoptados por la Congregación para la Doctrina de la Fe en los casos de abusos sexuales de menores», una explicación divulgativa de las normas canónicas.

8) Julio de 2010: Doctrina de la Fe publica las «Normas relativas a los delitos más graves», fruto de 9 años de centralización de los casos de abusos. Se agilizan los procesos (los laicos pueden formar parte del tribunal, se puede proceder «por decreto extrajudicial»), la prescripción pasa de 10 a 20 años (con posibilidad de deroga), se incluye la posesión de pornografía infantil por parte del clero y los abusos a personas de uso limitado de razón.

FUENTE: http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=15425

A %d blogueros les gusta esto: