Carta abierta a Benedicto que viene a España


Héctor Rodríguez Fariña, 31-Julio-2011

Hola Benedicto,

No te pido disculpas por nada de lo que estoy haciendo. Tengo todo el derecho a comunicarme con cualquiera siempre que sea con el respeto que se debe a todo ser humano. Dentro de unas semanas te tendremos una vez más entre  nosotros. Gracias por venir a vernos y ¡que lo pases bien por nuestra tierra!. Ya te lo dirán más fuerte y desde más alto los gobernantes y los obispos.  Es posible que mi carta no llegue nunca a tus manos.  No importa tanto. Espero que alguno de los muchos que desean comunicarse contigo  lo consigan. No todo va a ser oír tus mensajes.

 

Te confieso que hace muchos años, en 1968, leí unas palabras tuyas que más tarde me llevarían a la desobediencia.  Fueron una verdadera “aufruf zum ungehorsam”, una llamada a la desobediencia.  Yo había jurado, 10 años antes, obediencia a los Obispos y al Papa pero lo que me llegó de ti en aquella ocasión fue que Aun por encima del papa… se halla la propia conciencia”.Fueron dichas con motivo de la “Humanae Vitae” según nos cuenta tu amigo Hans Küng.

Tus palabras me hicieron pensar: mi voto de obediencia no tenía sentido. Se había convertido sólo en un medio para controlar mi libertad.  Dejé el sacerdocio, me casé, tengo tres hijos aún jóvenes y compartimos en familia con mi esposa lo que viven y lo que sienten para luego pensar juntos algo que les ayude a buscarse sus propios caminos.

Sé que los párrocos de Austria que se niegan a obedecer a sus Obispos parten del mismo valor sagrado de que va revestida su conciencia. Dios nos creó conscientes pero lo que no sabemos es si alguna vez se dedicó a establecer instituciones y leyes más allá de lo creado para atar la libertad de la gente. Te habrás dado cuenta que el testimonio de este grupo de párrocos ha cundido por todo el mundo y millones ya comparten su protesta ante las leyes que controlan la libertad. Sólo quieren volver a la eucaristía de Jesús como vínculo de solidaridad y compromiso con su mensaje,  a restablecer el papel de la mujer en la iglesia, a buscar la igualdad de todos y que nos tratemos todos como hermanos.

El malestar entre los fieles y gobernantes de Irlanda tiene el mismo sentido. Y en España te vas a encontrar con los jóvenes indignados del 15M que también son fieles a sus conciencias, como lo fue Jesús el gran indignado de su tiempo.

Aprecio, como muchos de mis compatriotas, tu esfuerzo humano, a tu avanzada edad, para venir a vernos.  Piensas que en concienciaes lo que debes hacer.  Respeto tu decisión y admiro lo que hacen muchas personas buenas dentro de la iglesia para ayudar a miles de  necesitados por todo el mundo. Sé que cuando hubo otra hambruna como la presente en Somalia pusiste en subasta algo que no te servía para nada.  Estoy seguro que esta vez vas a empeñar gran parte del Vaticano para ayudarles. ¿¡!?

Ahora bien piénsatelo en conciencia: ¿vale la pena seguir extendiendo una mano para calmar el hambre de unos pocos mientras que con la otra apagas el empuje revolucionario de unos jóvenes que pueden salvar el mundo, cambiando sus actuales estructuras sociales? Leyendo el evangelio de Marcos uno siente que ese fue el legado de Jesús: La lucha comprometida de los que tienenhambre y sed de justicia para acelerar la llegada del Reino.  Me temo que no sería útil desperdiciar ese mensaje del Galileo ante las grandes multitudes en Madrid. No te van a entender.  Son pocos los escogidos. Las multitudes sólo buscan tranquilidad y que nadie les moleste haciéndoles salir de su letargo. Nada va a cambiar. Oyen “el todo va bien” de los políticos y de los que se cobijan bajo la seguridad  de los templos, a la sombra de los campanarios, apoyándose en el poder que les proporciona una autoridad que les viene de lo alto. Si hubieras preguntado a los  miles de jóvenes que estuvieron presentes en otras JMJs para ver cual fue el resultado de aquellos encuentros,  verías que todo  quedó en nada. ¿Cuantos de esos jóvenes marcharon de allí para  entregarse de lleno a mejorar las estructuras injustas de la sociedad en la que viven?.

No vengas a Madrid a distraer las legítimas preocupaciones de nuestro pueblo. La mayoría de nuestros jóvenes no son los que van a estar alrededor de ti esos días.  La mayoría son los que van gritando por las calles y caminos de España y que se indignan ante tanto abuso de poder y de autoridad. Están hartos de tantas falsas legitimaciones de la pobreza, del desempleo, del despido indiscriminado y van buscando la causas detrás de la estructuras de poder que envuelven a la sociedad, a los gobiernos y a los mercados.

Aprovecha esta gran oportunidad y oye lo que te cuentan esos jóvenes indignados: te dirán que un día al anochecer se encontraron con un Dios que venía de lejos cargado con una mochila y que era un emigrante. Sentados en el INEM vieron al mismo Dios que llevaba allí horas pidiendo trabajo. ¿Te imaginas a un Dios buscando algo que comer entre los desperdicios de un basurero? A la vuelta del camino le vieron herido, lo habían apaleado. Alguna vez Dios les decía…¿y que va a pasar ahora si para pagar la deuda externa del país nos tenemos  que tragar otra crisis mayor que esta?. Pásales ese mensaje a los que tengas alrededor de ti para homenajearte. Enseñales a mirar hacia adelante y no hacia los lados.

Adelante Benedicto, si tienes coraje para enfrentarte con todo eso, bienvenido a España. Solo entonces tu visita  se convertirá  en el paso del Galileo que sigue siendo luz del mundo y sal de la tierra.

Héctor Rodríguez Fariña

Fuente: http://www.atrio.org

La teología de Ratzinger en perspectiva evangélica


DESDE ROMA

Leonardo de Chirico

La teología de Ratzinger en perspectiva evangélica

En la segunda mitad del siglo XX diferentes papas han liderado la Iglesia Católico Romana (ICR) a través y más allá del acontecimiento más significativo de la historia reciente, o sea, el Concilio Vaticano Segundo (1962-1965). Juan XXIII (1958-1963) fue conservador desde el punto de vista teológico, pero vigilante pastoralmente que vio la necesidad de terminar con la etapa introspectiva del Vaticano I y desarrollar una nueva fase en la v

31 DE JULIO DE 2011

El “reinado” de  Juan Pablo I  (1978) pasó inadvertido por su pura brevedad.  Juan Pablo II  (1978-2005) fue el genial intérprete del Vaticano II, conservador en la doctrina y la moral y progresista en los temas sociales y en el llamado mundial. Con él, la ICR recuperó centralidad en el mundo, relanzando la labor de una “nueva evangelización” y de la presencia católica. Cuando la Iglesia del pre-Vaticano II vivía un proceso de gradual decadencia se vio revitalizada por su activo papa y se revolvió para recuperar el centro del escenario en el mundo global. Filósofo tomista y líder carismático, Wojtyla incorporó a su pontificado el aggiornamento  (la puesta al día) que alentaba el Vaticano II sin perder los vínculos orgánicos con la tradición.

 Ahora, Benedicto XVI representa una interesante evolución en la misma línea , es decir, la recepción, la elaboración y la aplicación del Vaticano II con sus mensajes de la gaudium et spes  (el gozo y la esperanza) para el mundo mediante la  lumen gentium  (luz de las naciones) que es el Cristo representado por la Iglesia.

 1. LA CATOLICIDAD TEOLÓGICA DE RATZINGER
La imagen de Ratzinger ante la opinión pública es la de un teólogo conservador que se opone a la teología de la liberación, al relativismo cultural, a las tendencias litúrgicas modernas que minimizan el misterio de la misa y la solemnidad de los ritos y a la inter-comunión eucarística con otros cristianos.

La prensa ha representado a Ratzinger como un reformador envejecido que se ha desilusionado y sospecha de cualquier cambio. Sin embargo, la imagen del “ejecutor de la fe” es sólo la mitad de la verdad . [i]

El otro lado es probablemente menos conocido, pero también es importante. Por ejemplo, el teólogo reformado español Jorge Ruiz recuerda el papel de Ratzinger en la Comisión Bíblica Pontificia en los años ochenta, en la que apoyó oficialmente un delicado punto de vista de la Biblia con respecto a la comprensión liberal de la revelación bíblica. En lo que se refiere a la Biblia, Ratzinger representa “una opinión moderada dentro de la orientación liberal de la Iglesia Católico Romana del Vaticano II”. [ii]  El documento de 1993 de la Comisión Bíblica Pontificia -en aquel tiempo dirigida por Ratzinger- “La Interpretación de la Biblia en la Iglesia” es un ejemplo de la acogida de las presuposiciones liberales en la tradición exegética general avalada por la Iglesia. Incluso el aclamado nuevo libro  Jesus de Nazareth , al tiempo que critica las radicales aplicaciones de los métodos histórico-críticos, fomenta que se lleve a cabo la investigación dentro de sus límites de una forma más leve. [iii]

 Las primeras reacciones evangélicas a su elección para el papado fueron aplaudir su teología “basada en la Biblia”. [iv]  No obstante, su compromiso con la Biblia debe entenderse en el contexto de su liberalismo moderado en lo que concierne a la revelación bíblica. Además, su criterio de la Escritura procede del catolicismo tradicional que combina las Escrituras y la tradición de la ICR.Segúnel lenguaje del Vaticano II, “tiene que aceptarse y venerarse con el mismo sentimiento de devoción y reverencia” (DV9). En este sentido, es un conservador moderno dentro de los límites de un catolicismo romano renovado. 

 Ratzinger, en realidad, ha sido una de las figuras esenciales en la escena eclesiástica y teológica que ha seguido al Vaticano II.  Como un joven y brillante teólogo, en el Concilio contribuyó significativamente a la ejecución de sus principales directrices, siempre y cuando éstas no negaran la actitud dogmática tradicional de la Iglesia. Ha sido considerado “progresista” por su compromiso teológico juvenil para la renovación de la Iglesia y después “conservador” por su largo servicio a su Iglesia como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

A Ratzinger se le ha descrito, con frecuencia, como si hubiera sido un teólogo del ala izquierda que se convirtió al ala derecha en sus años maduros. Estas etiquetas, por supuesto, no cuentan para la “catolicidad” de la teología de Ratzinger que es tanto tradicional como aggiornata  (puesta al día). Cuando se evalúa la teología católico romana de Ratzinger, es aventurado contrastar el tradicionalismo con el progresismo como si fueran tendencias obstaculizadas y contradictorias de su obra. Puede que haya sido debido a diferentes prioridades y preocupaciones entre varias etapas de su carrera, [v]  pero el mito de la conversión de teólogo radical a perro guardián de la ortodoxia es ingenuo.

¿Cómo explicamos entonces este cambio de actitud y propensión? Depende de la clase de paradigma que utilicemos para interpretar la corriente de una iglesia o de un teólogo. En su genialidad teológica, el catolicismo romano de hoy en día es “católico” en el sentido de que abraza tanto el más alto respeto por el patrimonio heredado de  la Iglesia  como el arduo intento de encontrar nuevos caminos de articularlo y vivirlo. El resultado es una síntesis dinámica que mantiene juntos los diferentes elementos dentro del sistema global.  Ratzinger personifica muy bien esta clase de catolicidad, o sea, está fuertemente arraigado a la tradición de la ICR, pero también vigorosamente comprometido para cumplir su misión ante los desafíos del mundo moderno.

El lema de la revista teológica  Communio  (Comunión), a la que pertenece desde 1972, resume claramente su visión teológica: “un programa de renovación a través del retorno a las fuentes de la auténtica tradición”. En otras palabras,  aggiornamento  (la puesta al día) se hace a través de  ressourcement  (o sea, la re-lectura de las fuentes patrísticas y bíblicas) puesto que las dos van de la mano. Parece que este es el perfil teológico del papa Benedicto XVI.

 2. LA IGLESIA CATÓLICA Y SU SÓLIDA AUTOCOMPRENSIÓN
 Una ligera mirada a la enorme bibliografía de Ratzinger indica la amplitud de su producción y el espectro de su experiencia . [vi]  Mientras que es imposible quedarse sólo con un único tema teológico dominante, es, en todo caso, relativamente fácil comprender su foco principal. A lo largo de su carrera como profesor universitario y Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el interés teológico destacado de Ratzinger fue la doctrina de la Iglesia.

Siendo teólogo del Vaticano II y siendo el Consejo esencialmente eclesiológico, Ratzinger logró la acogida de la importancia eclesiológica para una eclesiología católico romana revitalizada. Por medio del prisma de la eclesiología es posible tener una rápida idea de la teología de Ratzinger, en términos de una sólida ortodoxia católico romana. Aunque este enfoque es selectivo, no es de ninguna manera una distorsión.

 2.1 “EL PUEBLO DE DIOS”: EL PATRIMONIO AGUSTINO
El primer aspecto a subrayar para este estudio preliminar combina los elementos históricos y metodológicos. Como estudiante de doctorado, Ratzinger empezó su carrera teológica reflexionando sobre los orígenes patrísticos de la doctrina de la Iglesia. Su primera contribución significativa trata de la autocomprensión de la Iglesia Romana en la historia de la teología. Mucho antes del Vaticano II ya hizo hincapié en la imagen de la Iglesia como pueblo de Dios y a principios de los cincuenta Ratzinger escribió su tesis doctoral sobre la opinión de Agustín de la Iglesia como el pueblo y la casa de Dios. [vii]  No sólo se anticipó al Concilio en cuanto a los temas eclesiológicos, sino que en su primera contribución académica también compartió y consolidó la tendencia del  ressourcement  que la Iglesia Romana ya estuvo experimentando entre las dos Guerras Mundiales. La temprana influencia de Agustín repercutió fuertemente en la obra sucesiva de Ratzinger hasta el punto que se le considera un “teólogo agustino”. [viii]

 El estudio de Ratzinger de la eclesiología agustina es fascinante.  Estudió en el contexto de los conceptos de la Iglesia de Tertuliano y Cipriano. Puso de relieve la importancia de la controversia donatista y el enfrentamiento con el paganismo en la conformación de la misma. Después investigó el significado dogmático del  populus Dei  (el pueblo de Dios) y concluyó estableciendo conexiones entre el punto de vista agustino y una eclesiología del pueblo de Dios. Prosiguió con similares intereses en posteriores estudios acerca del nuevo pueblo de Dios y la relación entre Israel y la Iglesia. [ix]  La autocomprensión de la Iglesia como pueblo de Dios está enunciada en términos cuasi-ontológicos, aunque la metáfora es bíblica. El perfil eclesiológico es muy alto y su misión salvífica y las estructuras jerárquicas son fuertemente defendidas.

 Cuando se lee la obra de Ratzinger sobre Agustín se recuerda la interpretación que hizo B.B. Warfield del gran Padre Latino. Warfield argumenta que existen dos Agustinos en Agustín, o mejor dicho, que hay dos teologías esenciales agustinianas en el mismo Agustín. Por una parte, está el Agustín que aboga para que una iglesia centrípeta sea investida con el poder divino para aplicar la gracia de Dios. Por la otra parte, hay el Agustín que recalca la doctrina de la divina gracia gratuita a los pecadores extraviados que no la merecen. Según Warfield, la ambivalencia de Agustín se resuelve en la Reforma donde su eclesiología se contempla en el contexto de la doctrina de la gracia, mientras que la tradición católico romana da prioridad a la administración eclesiástica de la gracia. [x]  El trato que da Ratzinger a Agustín está perfectamente en línea con la lectura que la Iglesia Católico Romana hace del mismo.

Timothy George señala acertadamente que la teología de Ratzinger es “Agustiniana en perspectiva”. [xi]  Esto es cierto, pero hay que tener en cuenta que la clase de agustinianismo que adopta Ratzinger es el agustinianismo eclesiocéntrico que subraya enérgicamente la centralidad de la Iglesia, más que el paulino, que es un agustinianismo orientado a la gracia que fue defendido en la Reforma. El gran patrimonio agustino es doble. La interpretación de Ratzinger respalda al Agustín “católico” a expensas del “protestante”. Su agustinianismo recuerda la eclesiología que fue cuestionada por la Reforma y que todavía es una materia de división teológica.

 2.2 “CATÓLICA”: IGLESIA, IGLESIAS Y COMUNIDADES ECLESIALES
 Otra característica destacada de la eclesiología de Ratzinger es su interpretación de las notas de la ICR, especialmente las referentes a su catolicidad.  De acuerdo con el Credo de los Apóstoles, la Iglesia es “católica” y el significado de esta señal de la Iglesia ha sido sujeto de intensos debates en la historia de la teología. [xii]  A pesar de que conocemos sus varios significados, ampliamente aceptados (p.e. en todo el mundo, de acuerdo con el consejo de Dios, en comunión con toda la Iglesia), existe un importante matiz que se añade y que además califica esta  nota ecclesiae. 

 Según Ratzinger, la catolicidad de la Iglesia se entrelaza con la estructura episcopaliana de la misma . [xiii]  La primera es una expresión de la última en dos formas. Primero, la presencia del obispo es esencial para definir a la propia Iglesia. No existe iglesia si no hay un obispo válido que la presida. La consecuencia es que, aquellos grupos cristianos que no reconocen a un obispo debidamente ordenado desde el punto de vista eclesiástico no pueden reclamar el estatus de iglesia, pero pueden definirse como “comunidades eclesiales”, es decir, pueden hacer reuniones de cristianos, disfrutando de la eclesialidad en cierta medida, pero carecen de la plenitud de las bendiciones que tendrían si fueran unaiglesia. Segundo, la catolicidad de la Iglesia representa la unión de todos los obispos cuya comunión es presidida por el obispo de Roma. Tener una estructura episcopaliana no es suficiente para una iglesia: debe estar en comunión con la Sede de Roma que ejerce la primacía. A menos que una iglesia esté en comunión con todos los demás obispos y con Roma, no puede ser plenamente reconocida como perteneciente a la Iglesia católica.  La catolicidad, por tanto, se entiende en términos del episcopado romano.

Posteriormente, en tiempos más recientes, Ratzinger ha retornado a estos importantes temas eclesiológicos emitiendo la declaración  Dominus Iesus  (el Señor Jesús) [6 Agosto 2000], [xiv] cuando todavía era Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Aunque el documento trata principalmente de las relaciones con otras religiones y de los retos del diálogo inter-religioso, también contiene secciones sobre el verdadero significado de las notas de la Iglesia (p.e. n. 17). De forma crítica frente a algunas prácticas y creencias en la Iglesia Católico Romana, Ratzinger recuerda lo que ya se ha indicado en los últimos párrafos. La iglesia está donde hay un obispo válido, pero hay también una calificación eclesiológica adicional.  De acuerdo con  Dominus Iesus,  la Iglesia está donde el misterio de la Eucaristía es guardado en su integridad, o sea, donde es celebrada según la doctrina católico romana de la transubstanciación y la representación sacramental del sacrificio de la cruz. [xv] Además, en lo que concierne a la primacía del Papa, Ratzinger arguye que el cargo papal se da “objetivamente” y, por consiguiente, no puede cambiarse hasta el punto de perder su naturaleza objetiva. El papado tiene un estatus cuasi-ontológico que pertenece a la esfera de las cosas esenciales objetivas. Las consecuencias para los cristianos no católicos son evidentes. A decir verdad, los grupos cristianos que celebran la Cena del Señor de forma distinta y con una teología diferente no son considerados como iglesias bien definidas.  En realidad son “comunidades eclesiales” y la condición para convertirse en parte de la Iglesia como iglesias concretas es llegar a una completa comunión con Roma. Solamente una iglesia en comunión con Roma es una iglesia católica. Esta es la interpretación que da Ratzinger de esta nota de la Iglesia. [xvi]

 En los primeros discursos que hizo después de su elección, el papa Ratzinger dejó claro que quería comprometerse con la causa ecuménica, es decir, la plena restauración de la unidad de la Iglesia. Este deseo fue recibido en términos muy positivos por los no católicos e incluso por los evangélicos. [xvii] Sin embargo, existe un problema que tiene que ver con el significado que tiene Ratzinger de la unidad . Dada la autocomprensión cuasi-ontológica de la Iglesia Católico Romana y la “objetividad” de sus estructuras, ¿qué apertura se da a la reforma bíblica según el Evangelio? Si la eclesiología de Ratzinger refleja y presupone la “objetividad” de la Iglesia Católico Romana tal como se encuentra, la unidad significa adherirse a este modelo objetivo sometiéndose a él, pero este procedimiento no es la opción evangélica.

 2.3 “SAL DEL MUNDO”: LA IGLESIA Y EL MUNDO 
 La relación entre la ICR y el mundo ha sido una materia de constante preocupación para Ratzinger,  primero como teólogo, después como cardenal y más tarde como Prefecto.Su reflexión eclesiológica no va únicamente dirigida a reforzar la autocomprensión y las prácticas de la Iglesia Romana, sino también a abordar las cuestiones críticas relativas al lugar y a la misión de la Iglesia en un mundo global. Esta parte de sus intereses eclesiológicos ha sido desarrollada en una serie de entrevistas en las cuales Ratzinger ha ofrecido sus puntos de vista reflexivos en un estilo popular. [xviii]

El análisis de Ratzinger del mundo moderno es fascinante. Subraya sobre todo los desafíos de la progresiva erosión del patrimonio cristiano debido al proyecto de la modernidad. También advierte en contra de la dictadura del relativismo y del peligro de ideologías ajenas, tales como el marxismo y el liberalismo, el colectivismo y el individualismo radical, el ateísmo y un vago misticismo religioso, el agnosticismo y el sincretismo. En un diálogo crítico con filósofos post-seculares como Jürgen Habermas, llama a la Iglesia a no dejarse marginar por las tendencias seculares y a lanzar de nuevo una visión cristiana fuerte e iniciativas para un mundo en decadencia. [xix] Esto es especialmente cierto en lo que se refiere a Europa. [xx]

Un interesante caso de estudio de las convicciones de Ratzinger sobre estos temas tal vez sea el intento de evaluar el primer evento mundial en el que el Papa tomó parte después de su elección. Este enfoque puede decir más que la mayoría de ensayos que se han efectuado desde que el catolicismo romano es una religión altamente simbolizada y dramática, y también con una sofisticada teología. El pensamiento de Ratzinger puede valorarse mejor en términos de cosmovisión.

Más de un millón de jóvenes participaron en el “Día Mundial de la Juventud” en Colonia (6 al 21 Agosto 2005) con el papa Benedicto XVI. Fue una reunión impresionante con un programa altamente significativo. ¿Cuál era el mensaje principal? Era la ocasión para celebrar la catolicidad de la Iglesia de Roma. Todos los aspectos se organizaron sabiamente para acentuar la centralidad de la Iglesia, su proyecto y la importancia de pertenecer a ella. En el corazón de Europa, la Iglesia atraía la atención de todo el continente. Al Papa se le trató como se hacía con los antiguos emperadores, [xxi] llegando a bordo de un barco por el Rin con las multitudes aclamándole. La Iglesia desempeñó el papel de interlocutor privilegiado en el diálogo con el Islam, uno de los más preocupantes asuntos que tiene Occidente. Mientras otros organismos occidentales encuentran difícil ponerse de acuerdo con el Islam, para Roma aparentemente no es ningún problema. [xxii] Pensando en el futuro, se lanzó el mensaje de que Roma es el “hogar” de la juventud. Todos son acogidos en este gran hogar, donde pueden encontrar diversión, la eucaristía, música, amistades, la devoción a María, etc. La Iglesia lo proporciona todo. Los participantes pueden incluso beneficiarse de las indulgencias plenarias o parciales que fueron promulgadas por el Papa para la ocasión. Todos ellos tomaron parte en una Eucaristía al aire libre donde el sacrificio de la cruz estaba representado mediante el ofrecimiento de la Iglesia. La Iglesia combina las prácticas de la Edad Media con las costumbres post-modernas. Distintos discursos, homilías y charlas dan la impresión de que ponen a Cristo en el centro, pero una mirada más cercana, atestigua que es la Iglesia la que está en el centro del escenario.

Probablemente, no toda la juventud que estuvo allí vivirá su fe de una forma coherente, como fueron alentados a hacerlo. Muchos continuarán buscando donde pueden elegir su espiritualidad. Pero éste no es el punto principal. La gente joven volvería a casa con una sólida impresión del poder de la Iglesia de Roma, una iglesia que tiene un perfil juvenil y que ofrece un compromiso espiritual y una sensación de pertenencia. Seguramente su identidad cristiana no se vería reforzada, pero sí lo sería su identidad católica. Tal vez no se consideraran más cristianos, pero ciertamente más católicos.

La Iglesia Romanaaspira a dar un fuerte impulso a la imaginación europea. El mensaje se envió por medio de símbolos y palabras, por ejemplo: El futuro del Continente (o sea, la juventud) está en Roma. ¿Qué otra cosa puede ser un punto de referencia en este espantoso mundo? ¿Quién más puede consolarles, darles diversión e instrucción en un ambiente seguro? Además, ante los desafíos urgentes de nuestros días (p.e. el Islam, la paz y la justicia), Europa puede confiar en la Iglesia Romana, porque ésta puede actuar como representante de todos y efectuar la labor mejor que nadie. ¿Por qué no confiar en ella? Finalmente, con las destacadas personalidades que tuvieron los anteriores papas y el actual, Europa tiene un padre amante que es lo suficientemente juicioso para ser escuchado. Con todas las incertidumbres y los malos maestros que tenemos alrededor, ¿por qué no confiar en él? ¿No es el catolicismo romano la opción cristiana que más conviene al Continente? Esta es la pregunta que hizo en Colonia Benedicto XVI. ¿Entendieron los evangélicos la grandiosa visión teológica que había detrás del Día Mundial de la Juventud? ¿Es una buena noticia? ¿Es una promesa? ¿Es un desafío? ¿Es un problema?

 3. “LA FE, LA RAZÓN Y LA UNIVERSIDAD”: EL CONFLICTO CON LA REFORMA
 Existe todavía otra importante ventana en el pensamiento de Ratzinger que debe ser abierta en esta investigación introductoria. Tiene que ver con un tanto desafortunado discurso que hizo en la Universidad de Regensburg el 12 de setiembre de 2006 sobre el asunto de “la Fe, la Razón y la Universidad; Memorias y Reflexiones” [xxiii] . Esta conferencia produjo inquietud en algunos países donde los musulmanes se sintieron ofendidos por la referencia efectuada por el Papa al diálogo que tuvo lugar entre el Emperador Manuel II Paleólogo y un hombre culto persa en 1391 sobre el tema del Cristianismo y el Islam. Para muchos musulmanes, el Papa no se alejaba mucho de las palabras de Manuel respecto a la coercitiva y violenta naturaleza de la expansión islámica a expensas del uso de la razón. Los medios de comunicación internacionales inmediatamente lo convirtieron en un conflicto, con lo que la referencia de un ejemplo de la historia bizantina se transformó en un asunto diplomático y político. El Papa tuvo que reformular su discurso dando seguridades a los mahometanos de que no había ninguna intención ofensiva y organizar un acto oficial con embajadores de la mayoría de los países musulmanes, donde subrayó su aprecio por el Islam y el compromiso de alcanzar un diálogo inter-religioso. [xxiv]

Desafortunadamente, se prestó demasiada atención a un aspecto secundario de la conferencia con lo que se eclipsó y se tergiversó su contenido real. Lo que verdaderamente está en juego en la declaración de Ratzinger es su punto de vista respecto a la relación entre la fe y la razón según son apoyadas por la fe bíblica y la razón griega. Para Ratzinger, el cristianismo proviene de la “aproximación interior entre la fe bíblica y la investigación filosófica griega”. Esta “síntesis” ya se prevé en el “Yo soy” que se dice en el libro de Exodo, donde Dios se revela a sí mismo de una manera que vence a la mitología, y el prólogo de San Juan donde, asimismo, el  logos  es tanto palabra como razón. [xxv]

El ejemplo que indica Pablo del varón macedonio que se le aparece suplicándole que vayan juntos a Macedonia (Hechos 16-10) se considera un cuadro vívido de “intrínseca necesidad” de acercamiento. En el cristianismo medieval la “síntesis entre el espíritu griego y el espíritu cristiano” halla su culminación y es “un encuentro entre la genuina ilustración y la religión”. Para Ratzinger esta “convergencia” es primordial para el cristianismo, no sólo en términos de su pasado histórico sino también como un asunto de su perfil teológico global.

En el curso de la conferencia, Ratzinger mencionó las principales amenazas con que esta síntesis ha tropezado desde los tiempos medievales hasta la época moderna y siguientes. Ha habido varios intentos encaminados a “deshelenizar” el cristianismo, que el Papa los considera peligrosos y además, un error fatal. La primera amenaza está en el voluntarismo de Duns Scoto que separa la síntesis por medio de la cual la trascendencia de Dios se exalta hasta tal punto que llega a ser inasequible y oculta a la razón. La analogía del ser queda, por tanto, rota. Segunda, la Reforma del siglo XVI con el principio de la  sola Escritura:  en palabras de Ratzinger, de acuerdo con la Reforma “la fe ya no apareció más como la Palabra históricamente viva, sino como un elemento de un sistema filosófico sobrecargado”. El Papa cree que el cristianismo necesita este sistema para ser cristiandad. La  sola Escritura  es, por consiguiente, un peligroso recorte de la versión helenizada de la fe cristiana. La tercera amenaza surge de la teología liberal de los siglos XIX y XX. Harnack compendia otra faceta del “programa de deshelenización” por la cual el cristianismo desea volver simplemente al hombre Jesús y a su sencillo mensaje por debajo de las adiciones de la teología helenizada. El peligro final de la síntesis entre la fe y la razón es el “pluralismo cultural” que sostiene que la helenización del cristianismo fue una inculturación inicial que no es vinculante para otras culturas.  Il va sans dire  que Ratzinger rechaza todas estas amenazas a fin de salvaguardar el abrazo entre la Biblia y la filosofía griega.

 Una crítica de los puntos de vista de Ratzinger acerca de la fe y la razón, tal como los presentó en esta conferencia, es imposible realizarla ahora puesto que requeriría mucho tiempo. Es suficiente con mencionar su consideración negativa del principio de la  sola Escritura  que no concuerda con sus profundas convicciones sobre la fe y la razón. Está en lo cierto cuando dice que la Reforma quiso discutir de nuevo la relación entre las presuposiciones bíblicas y filosóficas en lo referente a la fe cristiana. Y también tiene razón cuando ve la Reforma como una amenaza a este equilibrio.  En este sentido, Ratzinger se acerca mucho a Cornelius Van Til, aunque desde la dirección opuesta. Para Van Til, el catolicismo romano es el resultado histórico de un proceso de asimilación, principalmente de productos del pensamiento aristotélico, que han conducido la fe cristiana a una transformación radical. En términos aritméticos, el catolicismo romano tradicional es “una síntesis de Aristóteles más Cristo”. [xxvi] Para ser justos con él, Van Til sostiene que “el romanismo tiene en sí mismo un gran elemento de verdadero cristianismo”. El problema es que la parte sana está “desequilibrada y modificada por la gran cantidad de material que ha sido tomado de la filosofía no cristiana”. [xxvii]

 Lo que Ratzinger percibe como una parte inherente y esencial de la fe cristiana (es decir, la razón griega combinada con la fe bíblica), la fe Reformada lo considera el problema básico del catolicismo romano. Lo que Ratzinger observa como una peligrosa amenaza a la síntesis (es decir, la  sola Escritura ), la fe Reformada lo acepta como el principio vital para la fe cristiana. El cristianismo rechaza toda idolatría y descansa únicamente en la Palabra de Dios. Ratzinger tiene una visión en conjunto diferente de la de la Reforma.

 4. LA FUERTE ORTODOXIA CATÓLICO ROMANA: ¿HA TERMINADO YA LA REFORMA?
 Joseph Ratzinger representa la ortodoxia católico romana del concilio Vaticano II en su mejor forma.  Ha recuperado la importancia de la revelación bíblica, así como las fuentes patrísticas. Ha replanteado su compromiso con la ortodoxia del credo y se ha mostrado abierto a las relaciones ecuménicas. Se trata de un diálogo crítico con la modernidad secular que nutre un fuerte cristianismo mundial en un mundo pluralista agitado. A la luz de estos acontecimientos el foco debería expandirse hacia aspectos más generales e importantes referentes al catolicismo romano como una globalidad. El asunto no es simplemente académico como si estuviéramos discutiendo la teología de Ratzinger de forma aislada del significado de la iglesia que ahora representa al más alto nivel. La pregunta sobre si la Reforma ya ha terminado ha sido formulada y parece que existen muchos evangélicos que la siguen haciendo, ya sea implícita o explícitamente. [xxviii] En otras palabras, ¿hay alguna razón para seguir oponiéndose, cuestionando o distanciándose del catolicismo romano dadas las cosas tan positivas que pueden verse hoy en Roma? Tomando prestado el título de Vittorio Subilia preguntamos: ¿Está resuelto el “problema” del catolicismo? [xxix] ¿Está aquí todavía o no? En caso afirmativo, ¿en qué medida?

A fin de orientar el tema, el otro lado de la misma ortodoxia católico romana post-Vaticano II no debe descuidarse. Los dos se pertenecen mutuamente. De nuevo,  la teología de Ratzinger la resume magníficamente. Por ejemplo, la Biblia se lee siempre a la luz del magisterio autoritativo. La Cristología Nicena está siempre entretejida como una eclesiología “objetiva” católico romana. El Credo Apostólico es confesado igual que los Cánones de Trento y del Vaticano I. La cruz de Cristo se relaciona siempre con la representación del sacrificio de la Eucaristía. El Espíritu se vincula siempre a la estructura jerárquica de la Iglesia. Cuando se piensa en el ecumenismo se hace siempre en términos de los otros cristianos que son incompletos y la Iglesia de Roma es la verdaderamente “católica”.  La misión de la Iglesia persigue siempre tener en cuenta el proyecto católico para abarcar el mundo entero. La perspectiva eclesiástica de la Iglesia se combina inherentemente con su papel político. La lista puede alargarse fácilmente hasta poner de manifiesto la forma en que el sistema teológico católico romano se construye y funciona.

La cuestión es que la ortodoxia de Ratzinger es calificada por ser peculiarmente católico romana. Contrariamente a las poderosas tendencias en el pensamiento ecuménico moderno, “la simple ortodoxia” no existe en este mundo. Hay diferentes clases de ortodoxias. La de Ratzinger es precisamente una de ellas y además muy vigorosa. Si la ortodoxia evangélica pierde su mordacidad bíblica y se deja engullir por un tipo de pensamiento de “mera ortodoxia”, la teología de Ratzinger suena emocionante y atractiva. En este sentido, la Reforma puede darse por concluida. Si la ortodoxia evangélica mantiene los principios fundacionales de la Reforma y los Avivamientos, la Reforma no ha terminado, puesto que el programa de continua reforma bíblica es una labor que tenemos siempre todos delante, incluidos Ratzinger y la Iglesia Católico Romana.

 Para terminar, puede ser apropiado citar un documento que fue emitido en 1999 por la Alianza Evangélica Italiana sobre la relación entre los evangélicos y los católicos. Tiene que ver con las corrientes generales dentro del catolicismo romano, pero lo que dice también puede aplicarse a las teologías de Juan Pablo II y Benedicto XVI puesto que existen sorprendentes similitudes.  Por ejemplo: “El aluvión actual de actividad en el catolicismo contemporáneo (el retorno a la Biblia, la renovación litúrgica, la valoración del laicado, el movimiento carismático, etc.) no indica que haya esperanza de una reforma en la Iglesia Católica en el sentido evangélico. Unicamente ocurrirá cuando estos avances efectúen los cambios en los elementos estructurales subyacentes a la naturaleza del catolicismo romano, no expandiéndolo sino purificándolo a la luz de la Palabra de Dios, a fin de que puedan tener una verdadera función reformadora. En el escenario de hoy en día, estos movimientos, aunque son interesantes, parecen favorecer más el proyecto de la catolicidad que el de la reforma. [xxx] Una Ortodoxia Evangélica fuerte todavía es necesaria y los cristianos reformados tienen un vital y único papel que jugar para promoverla.

   Traducciòn: Rosa Gubianas


   [i]  Este es el título que le dio su biógrafo.John L. Allen,  Cardinal Ratzinger:   The Vatican’s Enforcer of the Faith  (Londres – Neva York: Continuum 2000).
   [ii]  Jorge Ruiz, “El eslabón perdido entre Castelar, Zapatero y Benedicto XVI,  Nueva Reforma 70  (Jul-Set 2005) p. 12.
   [iii]  Papa Benedicto XVI,  Jesús de Nazareth  (Nueva Cork: Doubleday 2007).
   [iv]  Timothy George, “La promesa de Benedicto XVI”,  Christianity Today  (Junio 2005) pp.49-52. Deberíamos volver de nuevo a este artículo porque indica la impresión positiva y poco crítica que parecen compartir varios círculos evangélicos.
   [v]  Por ejemplo, Ratzinger estuvo en la comisión editorial de  Concilium , una revista internacional fundada en 1965 que quería promover el espíritu del Vaticano II. Insatisfecho con las tendencias liberales y radicales que había dentro de ésta, Ratzinger dimitió para defender la revista más tradicional  Communio,  fundada en 1972 por Hans Urs von Balthasar.
   [vi]  La bibliografía de Ratzinger es extensa (más de 60 libros y cientos de artículos) y el número de estudios sólidos sobre él es también impresionante. Para una investigación en las fuentes tanto primaria como secundaria, cfr. Aidan Nichols,  The Theology of Joseph Ratzinger.  An Introductory Study (Edinburgh: T&T Clark 1988) and Andrea Bellandi,  Fede cristiana como stare e comprendere.  La giustificazione dei fondamenti della Fede in Joseph Ratzinger  (Roma: PUG 1996).
   [vii]  Volk und Haus Gottes in Augustins Lehre von der Kirche,  Munich1954.
   [viii]  Algunos observadores han advertido el cambio entre el “tomista” Juan Pablo II y el “agustino” Benedicto XVI como una promesa de cambio en la orientación teológica de la Iglesia Romana. Estas evaluaciones, sin embargo, no tienen en cuenta que el catolicismo romano es una vasta síntesis de diferentes elementos que coexisten. Cualquier intérprete de la síntesis puede llevar su propio énfasis, pero no la alterará significativamente.
   [ix]  Das neue Volk Gottes, Dusseldorf 1969.
   [x]  Benjamín B. Warfield,  Studies in Tertullian and Augustine  (1930; Grand Rapids: Baker 1981). Por la interpretación de Agustín de Warfield, estoy en deuda con Luigi Dalla Pozza, “Warfield l’apologeta di Princeton”,  Studia Patavina  XLIX (2002/2).
   [xi]  T. George, cit.
   [xii]  p.e. Yves Congar,  Sainte Église.  Etudes et approches ecclésiologiques (Paris: Cerf 1963); Avery Dulles,  The Catholicity of the Church  (Oxford: Clarendon Press 1985).
   [xiii]  Esta conexión entre la catolicidad y el episcopado ya está argumentada en el libro de Ratzinger  Introduction to Christianity  (Londres: Burns & Oates 1969) que es un profundo comentario del Credo Apostólico.
   [xv]  Sobre la teología de la Eucaristía, ver  God is Near Us.  The Eucharist, the Heart of Life (San Francisco: Ignatius 2003). Otras reflexiones acerca de la liturgia están en  The Spirit of the Liturgy  (San Francisco: Ignatius 2000).
   [xvi]  Esta autocomprensión eclesiológica que se aplica a los temas ecuménicos fue recientemente reforzada por la Congregación para la Doctrina de la Fe en “Respuestas a algunas preguntas referentes a ciertos aspectos de la doctrina de la Iglesia” (29 Junio 2007). Este documento ha provocado reacciones en caliente de diferentes cuerpos cristianos y está disponible en
 http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_20070629_responsa-quaestiones_en.html .  Por ejemplo, William Taylor en nombre de Alianza Evangélica Mundial, ha escrito “Reflexiones evangélicas sobre la afirmación del Papa Benedicto XVI en Junio 2007 de la primacía de la iglesia Católico Romana” (28 Agosto 2007. Este útil documento está disponible en  http://www.worldevangelicals.org/news/view.htm?id=1355
   [xvii]  p.e. Michael S. Horton, ¿Qué pueden esperar los protestantes del Nuevo Papa? (21 Abril 2005)
 www.modernreformation.org/popedoc.htm
   [xviii]  Existen al menos tres libros:  The Ratzinger Report.  An Exclusive Interview on the State of the Church (San Francisco: Ignatius 1985);  Salt of the Earth. An Exclusive Interview on the State of the church at the End of the Millennium  (San Francisco: Ignatius 1996) y el más reciente  God and the World. Believing and Living in our Time  (San Francisco: Ignatius 2002).
   [xix]  Los diálogos del 2004 se han publicado en inglés en el libro  The Dialectics of Secularization. On Reason and Religión  (San Francisco: Ignatius Press 2007).
   [xx]  Ver su reciente libro  Europe.  Today and Tomorrow  (San Francisco: Ignatius Press 2007).
   [xxi]  Hay que tener en cuenta que, en sus extensos escritos sobre eclesiología, Ratzinger nunca cuestiona la ambigüedad institucional fundacional de la Iglesia Romana de ser una Iglesia y un estado (es decir el Vaticano) al mismo tiempo. Como papa, es el primado y el jefe de estado. A este respecto, es un monarca a quien se le puede pagar tributo como tal.
   [xxii]  Ratzinger trata de la teología del diálogo y sus retos en  Truth and tolerance: Christian Belief And World Religions  (San Francisco: Ignatius 2004).
   [xxiv]  En realidad, este acto de desagravio mostró la ambigüedad del Vaticano en lo que se refiere a la relación entre política y religión. Para presentar sus excusas, el Papa invitó a los representantes políticos de los estados, en lugar de hacerlo a los líderes religiosos musulmanes. La impresión errónea que dio es que las autoridades políticas (es decir, los embajadores) representan a los fieles de una religión y no a los ciudadanos de una nación, sea cual sea su religión.
   [xxv]  La factibilidad canónica y exegética de estas lecturas de material bíblico están fuera del alcance de este documento. Sin embargo, esta hermenéutica “metafísica” inclinándose hacia las categorías griegas ha sido y en realidad debe serlo, cuestionada seriamente.
   [xxvi]  C. Van Til,  A Christian Theory of Knowledge  (Filadelfia:Presbyterian and Reformed Publ. Co 1969) p. 175. En cuanto al moderno catolicismo, Van Til dice que “la antigua síntesis Aristóteles-Cristo y la antigua síntesis Kant-Cristo de han unido para formar la síntesis Aristóteles-Kant-Cristo” (ibidem, 185).
   [xxvii]  A Christian Theory of Knowledge,  p. 168. En mi libro  Evangelical Theological Perspectives on post-Vatican II Roman Catholicism  (Frankfurt-Berna-Oxford: Peter Lang 2003) pp. 65-78 pueden encontrarse más detalles sobre la aproximación de Van Til al catolicismo romano.
   [xxviii]  Mark Noll y Carolyn Nystrom,  Is the Reformation Over? An Evangelical Assessment of Contemporary Roman Catholicism  (Gran Rapids: Baker 2005). Cfr. mi crítica en  Themelios  32/1 (2006) pp. 103-104.
   [xxix]  Vittorio Subilia,  The Problem of Catholicism  (Londres: SCM 1964).
   [xxx]  El texto completo puede encontrarse en “An Evangelical Approach Towards Understanding Roman Catholicism”,  Evangelicals Now  (Dic. 2000) pp. 12-13 o  European Journal of Theology X  (2001/1 pp. 32-35.

Autores: Leonardo de Chirico
©Protestante Digital 2011

NO A LA VISITA DEL PAPA: «Indignados» contra la JMJ


Cumplieron sus amenazas y trataron de boicotear la marcha de la cruz del sábado / Dirigieron gestos obscenos y gritos antieclesiásticos a los asistentes al acto

Los «indignados» del  movimiento 15-M  acampados en el Paseo del Prado fueron fieles a sus palabras y el pasado sábado actuaron por primera vez en contra de la visita de Benedicto XVI a España. Un grupo de unos quince simpatizantes increparon a una marcha que recorrió las calles del centro de Madrid con la cruz de la Jornada Mundial de la Juventud con gritos como «Abajo la Iglesia»

Unos 500 asistentes pasearon por Madrid con la cruz que Juan Pablo II regaló a los jóvenes

Unos 500 asistentes pasearon por Madrid con la cruz que Juan Pablo II regaló a los jóvenes.

1 Agosto 11 – Madrid – A. Robledo

El boicot a la JMJ viene de lejos. En las primeras asambleas celebradas en la Puerta del Sol, los «indignados» ya trataron este tema y se alzaron contra los gastos que, según ellos, supondría para las arcas públicas la llegada del Sumo Pontífice e incluso llegaron a planear una manifestación durante su estancia en la capital. Sin embargo, hasta el pasado sábado no habían llevado a la práctica ninguna de esas amenazas. En estos cuatro meses sólo se habían dedicado a hacer pintadas en contra de la Iglesia con lemas como «Arderéis como en el 36», pero el fin de semana las palabras dejaron paso a los hechos. Fue entonces cuando un pequeño grupo de afines al movimiento 15-M dirigió gestos obscenos y gritos antieclesiásticos a la cruz de la JMJ que recorría junto a 500 personas las calles de Madrid.

«Fue a la altura de Recoletos, donde se encuentran los acampados», relata Jonathan Gómez, uno de los participantes en la marcha. No obstante, quiso restarle importancia a los hechos, ya que «no hubo respuesta alguna» por parte de los asistentes que acompañaban a la cruz. La misma línea de tranquilidad es la que ha querido mantener Ángel Camino, padre  agustino y coordinador de la JMJ para la Vicaría III, quien ha señalado que «la Iglesia es universal y, queramos o no, va a tener siempre detractores», al mismo tiempo que argumentaba que «es posible que nos increparan, pero también el mismo Jesús fue increpado cuando estaba crucificado».

Este pequeño incidente ha decretado el estado de alerta entre los cuerpos encargados de velar por la seguridad de los peregrinos de la JMJ, ya que del 15 al 21 de agosto España será un epicentro de información mundial y puede ser el momento propicio para que los «indignados» se hagan notar y tengan repercusión internacional. La delegada del Gobierno en Madrid, Dolores Carrión, ha salido al paso de esta posible confrontación entre «indignados» y peregrinos y ha comentado que «las Fuerzas de Seguridad del Estado están adoptando las medidas oportunas para que no se produzca ningún problema de convivencia en caso de que ambos colectivos coincidan en las calles de la capital española».

Anticlerical

Esta actitud no es más que el reflejo de la ideología del movimiento «Toma la calle», entre cuyas reivindicaciones se encuentra la defensa de España como un Estado laico.
Internet, su principal eje de acción junto a las concentraciones ilegales en la vía pública, también ha sido testigo de su cruzada contra la visita del Papa. La página web que emitía la acampada de la Plaza de Cataluña en Barcelona ya incitaba a la violencia contra los asistentes a la JMJ. De este modo, se podían leer frases como «Pega esto en tu muro si quieres que cuando acampen las juventudes cristianas para ver al Papa las fundan a porrazos los antidisturbios». Redes sociales como Facebook también han sido víctimas de esta propaganda y se han creado páginas en las que animan a no comprar productos de empresas que lleven el logotipo de la JMJ.

Despliegue policial especial
Uno de los aspectos que más preocupa a la organización de la JMJ es la seguridad del millón y medio de peregrinos que visitará Madrid con motivo de la visita del Papa. Por ello, el Ministerio del Interior coordinará un dispositivo policial que movilizará a más de 10.000 agentes: 6.150 del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil y 4.000 policías municipales. Además, para los grandes eventos de esos días como la visita de Benedicto XVI a El Escorial se ha preparado un dispositivo especial de 1.000 miembros de Protección Civil.

http://www.larazon.es/noticia/9230-indignados-contra-la-jmj

 

GERARDO VALENCIA CANO: EL OBISPO DE SALARIO MINIMO



 

                                                                                                 Olga Lucia Alvarez Benjumea  ARCWP

Gerardo, asi le gustaba que se que se le llamara,sin títulos,  nos ha dejado el recuerdo de algunas anécdotas, consigno aquí algunas:

 En un almuerzo familiar, alguien le pregunta: “Monseñor, que quiere de sobremesa?” -Y le hizo la lista- y él le contesta: “Ve, vos; Su “Excelencia”; es Cantiflas, “Monseñor”; Carlos Ponte y yo soy Gerardo. Dame mazamorrita.”  A las 7a.m. ya habia realizado su oración matutina, la cual anotaba en su diario, y ya había estado en la Emisora Radio Buenaventura, en su programa: “Buenos días”, también, había celebrado la Eucaristía en la Catedral o alguna casa religiosa, llegaba, saludaba, me entregaba los borradores de la correspondencia, para responder o enviar a sus destinatarios, que había preparado en la noche. Tenia correspondencia con el mundo entero.

Alrededor de las 10-11 de la mañana, solían acercarse algunas personas  buscándolo, las cuales atendía sin tener que haber solicitado cita previa, ni haber hecho antesala. Muchas veces, salía temprano, para atender  alguna reunión que tuviera que ver  en beneficio y progreso de las gentes del Puerto, visitar algún proyecto, parroquia, centro educativo u oficina pública. En su despacho, nunca vi largas filas de gente esperándolo, porque si ellos no venían a su oficina, el salía a buscarlos.

 

Tenía un Fondo Discrecional de su bolsillo, no del Vicariato, es decir compartía su salario y cuando alguien venia a solicitarle algo, le hacía visita  pastoral domiciliaria y luego me decía: “Andá, a esta dirección y llevas esto”. Cuando lo estoy escribiendo, pienso: Gerardo, de esta manera, así me estaba formando y enseñando…

Para el pueblo en general, incluso para la Jerarquía eclesiástica, de la Iglesia colombiana, debió  “sonar” muy raro, el que un Obispo,-uno de los suyos-  en el sitio más abandonado y deprimido como es el Puerto de Buenaventura, sobre el Pacifico, al sur de nuestro país, se le haya ocurrido, a los pocos días  que el gobierno nacional había fijado el valor del salario mínimo para el año (1972), redactar y firmar un decreto anunciado a su clero diocesano y religioso  a que vivan de su sueldo y declaren renta:

“Decreto Número 44

Enero 14 de 1972

 a) A partir del primero de Febrero próximo todos los sacerdotes y hermanos del Vicariato, diocesanos y javerianos, viviremos de nuestro propio     sueldo. A los que no lo tengan, o lo tengan inferior a $1.500.oo, se le reajustará lo necesario para copar la suma indicada.

 

   b) Los detalles de sostenimiento los determinará cada equipo con el aporte común de todos sus miembros.

 

 c) Todos los sacerdotes y hermanos, como todo ciudadano, hará su personal declaración de renta. Este paso del suscrito es la interpretación de la inquietud de pobreza que todos tenemos hace ya mucho tiempo”

 

                                                             (fdo) Gerardo Valencia Cano

                                                                Vicario Apostólico de Buenaventura. (1)

Este decreto único, en la historia de la Iglesia colombiana, a pesar de haber sido comunicado por escrito a los miembros del clero. Se cumplió, el: comuníquese, pero elcúmplase,  se quedó en veremos… Es un decreto que todavía  a muchos les incómoda y rasgan sus vestiduras. Es algo que también se quiso enterrar con la muerte de Gerardo Valencia Cano, (Enero 21 de 1972), pero hoy, vuelve a salir a la luz, para que sea conocido, por aquellos que no lo conocían y para recordarlo, quienes lo habíamos olvidado!

No ha cambiado mucho la situación de pobreza, marginación e injusticia, tanto para Buenaventura como para el resto del país. Será que hoy, todavía este decreto de quién fuera el Obispo, de los pobres, los negros, los indígenas, hombres y mujeres marginadas, y que, nos dejara como herencia, está cobrando vigencia, y nos desafía nuevamente a vivir, en solidaridad la pobreza, en que viven nuestros pueblos?

Su despacho era de puertas abiertas, para todas las personas: pobres, ricas, políticos, hombres y mujeres, poetas, nadaistas (su amigo Gonzalo Arango), no tuvo preferencias. Para él, todos eran importantes. En su casa se hospedó por ejemplo, Belisario Betancur, (quien llegó a ser Presidente de la República) eran amigos y conocidos del Seminario en Yarumal.

 

El mismo ayudaba a embarcar a sus misioneros/as, les llevaba en el carro del Vicariato, a tomar la lancha NatalÍ en El Calima para ir a la misión de Bocas del San Juan ó a llevar a Teresa Guevara, (misionera seglar Usemi)  a embarcarse para El Pital.

 

Fielmente atendía los compromisos pastorales programados con anterioridad, con sus párrocos o catequistas, sobre todo aquellos más alejados, como era la visita a San Francisco del Naya, en la que permanecía  hasta 15 días y más. De una de esas visitas, llegó con todo el cuerpo picado de bichos, y enfermo, como brotado de sarampión, que todos nos preocupamos. Le preguntamos que qué le había pasado y su respuesta era: “no se preocupen, no es nada”. Pero, luego supimos de boca de los catequistas, que era lo que había pasado. Ir al Naya era una osadía, bien fuera por el mar (donde una vez, casi pierde la vida) o por tierra, (personalmente después de su muerte, quise tener esa experiencia, será para otra ocasión). Se duerme donde coja el cansancio o la noche, Gerardo llegó a una casita y pidió a sus dueños posada para una noche. Los dueños de casa, no le conocieron y en la facha que debió llegar menos y le dijeron: “Si, señor se puede quedar ahí afuera, en el corredor, encima de esos costales” Gerardo, durmió afuera. Al otro día se despidió, agradeció y siguió caminado al poco rato se encuentra un campesino, que lo reconoció y sorprendido le pregunta: “Monseñor, dónde durmió?”  él le contestó: “En aquella casita…” Monseñor sigue su camino, el interlocutor el suyo, y éste llega a la casa donde se “hospedó” y les dice: “Con qué de mucho Monseñor amanecieron Uds, no ?” y estos sorprendidos, dijeron muy extrañados: “Cuál, Monseñor ? quien estuvo fue aquí fue un señor común y corriente”, “Ah, pues ese señor, es Monseñor Valencia, el Obispo de Buenaventura”….al regreso del Naya, Gerardo, llegó a esa misma casa, la pareja de la posada, no sabían qué hacer con él y le brindaron la mejor cama, y Gerardo les dice dulce y tranquilamente:  “Gerardo, duerme, donde le tocó la otra noche” y así fue, por eso llegó con el cuerpo como llegó, lleno de ronchas.

 

Muchas historias se podrían contar sobre la vida de Gerardo que ya empiezan a darse a conocer. Pero, ésta no la puedo dejar entre el tintero. Un Domingo me llama que vaya a la oficina y ahí hay otra señorita (Margarita Niño S.) y nos dice a las dos: “necesito que escojan entre estas dos misiones; una ir a trabajar a La Bocana con los pescadores y la otra en Bogotá, en una oficina” Margarita ahí mismo dijo que ella no quería regresar a Bogotá y me tocó Bogotá. Y empieza a contarme que es lo que quiere que yo vaya a hacer allá: “Vamos a abrir el Departamento de Teología, en el ICODES (Instituto Colombiano de Desarrollo Social) con unos amigos: Gustavo Pérez Ramírez y Camilo Moncada Abello, como estuviste en la reunión de Celam,  se te facilitará el trabajo y sabés de qué estamos hablando” Le acepté, Era mi 2ª. Vez en la Capital, y esta vez, era sola y parece, que él intuyó mi angustia de enfrentarme a la gran ciudad, se encargó de buscarme hospedarme en la Residencia de “Monseñor Camargo”, administrada por las Hnas. De La Presentación, al lado de la Iglesia San Antonio, en la 11Sur, me relacionó con sus paisanos y amistades, quienes me acogieron como si fuera una hija (la familia del Dr. Jesús Estrada Monsalve, -exConsejero de Estado y abogado defensor de Rojas Pinilla- y su esposa la señora, Doña Soledad).

 

En el Departamento de Teología del ICODES, se gestó el epicentro de la Teología de la Liberación, no solo para Colombia, sino para toda América Latina. Desde allí se organizaban los encuentros para sacerdotes y religiosas, en el Colegio de María Auxiliadora se realizó el primero y se produjo aquel librito: ”Aportes para la Liberación”. Venían teólogos (el P. Gustavo Gutiérrez, Alex Morelli, Hugo Assman, entre ellos) y teólogas de varios países, que iniciaban sus pinitos y presencia en público. Se realizaban encuentros, en Centro América, y Sur, encuentros locales y regionales en diferentes zonas del país.

 

La presencia de Gerardo se volvió discreta, pero la mecha ya estaba encendida! Tanto los sacerdotes como varias religiosas, empezaron a solicitar talleres de capacitación para los líderes laicos en sus diferentes comunidades. Se recibía apoyo del CICOP (P.Mike Colonese) Conferencia Episcopal de USA. Cuando se dieron cuenta de lo que estaba sucediendo, los auxilios fueron suprimidos, y el P.Mike retirado de su cargo. La oficina fue retirada del ICODES, el Departamento como tal, fue cerrado, se cambio de nombre y nace el Servicio Colombiano de Comunicación Social, hoy SERCOLDES (Servicio Colombiano de Desarrollo Social) en todo el proceso y desarrollo de esta institución estuvo presente Monseñor hasta su muerte, su espíritu  sigue hoy haciendo presencia entre nosotros y desde allí se sigue prestando un servicio ecuménico, como siempre lo sugirió, apoyó y quiso.

 

Siempre estuvo preocupado por la capacitación, de manera especial de la Mujer, en conversaciones, retiros, encuentros siempre nos hizo desafíos ante los ejemplos de una Indira Gandhi, Primera Ministra de la India, la Golda Meyer, Primer Ministra de Israel, nos compartía la documentación que le llegaba, haciéndonos  leer artículos, de libros o revistas, apoyaba y sugería a sus misioneras seglares fuéramos a Cursos de Formación, al Instituto del Liturgia y Pastoral del Celam, a mí, me tocó el ICLA (Instituto Catequístico para América Latina, que funcionaba en Manizales, ya cancelado por los frutos que dio…)

 Gerardo era pequeño de estatura, pero el Alma y su Corazón, no le cabían en el cuerpo.

 A las 5 de la tarde, algunas veces celebraba la Eucaristía, de acuerdo a la programación que le tocara, en la Catedral, a las 7 de la noche, estaba de nuevo, en Radio Buenaventura realizando el programa de las “Buenas Noches”. No le gustaba dejar programas grabados, estos  eran escuchados no solo en Buenaventura, sino a lo largo de y ancho de los ríos. Los porteños y su clero sabían muy bien, si su Pastor, estaba o no estaba, en la ciudad y que dónde estuviera estaba pensando en ellos, trabajando por ellos, dando la vida por ellos.

 Sus restos mortales, se encuentran en la Catedral de Buenaventura, donde los porteños mujeres, hombres y niños, no dejan de visitarle y contarle sus problemas.

__________________

1)    Copia de este decreto me consta, reposa en los archivos del antiguo Vicariato Apostólico de Buenaventura, hoy reconocida como: Diócesis.

 

 

Un litro de luz: botellas de agua para iluminar casas pobres


¡Y se hizo la luz! No hizo falta un proyecto complejo de tendido eléctrico, ni quemar miles de litros de combustible. Una simple idea ha permitido atrapar la potencia del Sol en una botella para alumbrar las desvencijadas y oscuras viviendas de una comunidad humilde en Filipinas.

La lámpara no es más que una botella transparente de plástico rellena con agua purificada y lavandina, que se inserta en orificios abiertos en los techos para aprovechar la luz exterior durante el día.
El efecto es sorprendente. Los rayos del Sol viajan a través del envase y la mezcla genera una refracción brillante de 360 grados, que ilumina cualquier habitación con la misma intensidad de una bombita eléctrica de 55 watts, a un costo de 2 a 5 dólares.

La idea forma parte del proyecto «Un litro de luz» de la organización MyShelter Foundation Inc., que tiene la ambiciosa meta de llevar luz a un millón de hogares filipinos en 2012, en un país donde el alto costo de la electricidad es una de las principales preocupaciones.
Con el uso de energía 100 por ciento renovable y materiales de fácil adquisición, la inicitiva mejora la calidad de vida y alivia el bolsillo de los filipinos, cuyos ingresos generalmente no sobrepasan los 18 dólares al mes.

El procedimiento es sencillo y no requiere mucho entrenamiento. Se llena la botella transparente de 1,5 litros con agua purificada y se agregan tres cucharadas de lavandina. Luego se sella la tapa herméticamente. La lavandina evita el desarrollo del moho en la solución, que puede durar hasta 5 años, mientras el agua destilada o purificada aporta mayor claridad.

Una vez preparada la mezcla, se hace un orificio en una lámina de zinc o fibra de vidrio, donde se inserta la botella hasta la mitad. A continuación se perfora un agujero similar en el techo de la casa y se ajusta con firmeza el artefacto, teniendo como tope la pequeña lámina. Finalmente se aplica un sellador potente para evitar filtraciones. Este es el resultado:

La bombita solar es una innovación de los estudiantes del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en EE.UU., y se basa en los principios de Tecnologías Apropiadas –«un concepto que provee tecnología simple y fácilmente replicable para satisfacer las necesidades básicas de las comunidades en desarrollo». Hasta el momento ha traído beneficios a vecindarios de Brasil, México y Filipinas.

El proyecto ha despertado gran interés en la red por su originalidad e impacto social. Para conocer más detalles, hacer donaciones o registrarse como voluntario, puedes visitar http://www.aliteroflight.org/, o las páginas de la organización enFacebookYouTube o Twitter.
(Fotos cortesía de MyShelter Foundation Inc.)

Y subió a los cielos


Escrito por José A. FernándezDomingo, 31 de Julio de 2011 12:21

“Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos” (Hechos 1:9-11)

 

Fue alzado, dicen las Escrituras. O ascendió, fue levantado, elevado, o llevado a las alturas o al cielo, como dicen distintas versiones de la Biblia española. No queda duda del testimonio que quiere dar el autor de los Hechos. Como tampoco queda duda del testimonio que encontramos en uno de los finales de Marcos (añadido de forma tardía al evangelio): “Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo” (16:19), o al final de Lucas: “Y aconteció que bendiciéndolos, se separó de ellos, y fue llevado arriba al cielo” (24:51), o a mitad de Juan: “Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo” (3:13). Y no queda duda de que esta idea de “subir a (o descender de) los cielos” alimentó buena parte de la imaginación de los primeros cristianos. No podemos olvidar, por ejemplo, al autor de 1 Tesalonicenses hablando de los que serán “arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire” (4:17), o de aquel “hombre en Cristo” que “fue arrebatado al tercer cielo” (2 Corintios 12:2). No podemos negar que esta imagen de subir a los cielos ocupó un lugar privilegiado en la imaginación cristiana de entonces, como tampoco podemos negar que ocupa un lugar privilegiado hoy. Pero sí que queda la pregunta: ¿ascendió realmente Jesús a los cielos?, ¿estamos leyendo en estos pasajes el testimonio real, histórico y visual de los allí presentes?

 

Ya en los años 60, el autor cristiano J.A.T. Robinson se atrevió a cuestionar esta forma de hablar en su libro Honest to God [Honestos con Dios]:

 

“La Biblia habla de Dios como ‘ahí arriba’. No hay duda de que esta imagen de un universo de tres plantas, de un cielo arriba, una Tierra debajo y unas aguas bajo la Tierra, fue una vez entendida de forma literal… La imagen de un Dios ‘ahí arriba’ sobrevivió como una descripción literal válida de la realidad por muchos siglos, pero hoy nos enfrentamos a una doble crisis. La ciencia y la tecnología han dado un golpe sicológico, si no lógico, definitivo a la idea de un Dios situado literalmente ‘ahí fuera’, y esto ha coincidido con el sentir general de que esta imagen mental de Dios puede servir más de piedra de tropiezo que de ayuda a la hora de acercarnos al mensaje de los evangelios.”

 

La protesta de Robinson no es solamente contra el Dios de “ahí arriba” sino también contra el Dios de “ahí fuera”. Y sin duda esta protesta debería hacernos pensar detenidamente en el tipo de Dios en el que creemos y en el lugar que el literalismo bíblico debería ocupar en nuestra fe. Pero sospecho que Robinson llegó mucho más lejos en su crítica de lo que muchos cristianos son capaces de entender hoy, porque si bien la idea del Dios de “ahí fuera” debería ser motivo de profunda reflexión, un buen número de cristianos ni siquiera se han parado a pensar acerca del Dios de “ahí arriba”. Hans Kung dice en su libro Credo:

 

“¿Cómo hay que entender esa ascensión a los cielos? Hoy no harán falta largas explicaciones sobre el hecho de que tal ‘ascensión’ al ‘cielo’ – demostrada ad oculos el día de la Ascensión en algunas iglesias mediante la elevación mecánica de una estatua de Cristo hasta el techo de la iglesia – está basada en la concepción antigua – que ya no compartimos hoy – del universo según la cual éste consta de tres niveles. ¡Como si Jesús hubiera emprendido una especie de viaje cosmonaútico! Sería absurdo afirmar hoy algo así. Pero en aquel entonces esa idea, hoy inaceptable, era normal.”

 

Pero a mí me queda la duda de si realmente los cristianos de nuestras iglesias son capaces en líneas generales de separar el mensaje de la Biblia de la terminología usada para transmitirlo, de tomar uno y de dejar la otra a un lado. Porque sospecho que si un pastor sube a un púlpito a predicar sobre Hechos 1 y se refiere a la ascensión de Cristo como una forma de hablar, como una metáfora que apunta a un nuevo tipo de presencia de Cristo en medio de su pueblo, a más de un cristiano le crujirían las neuronas. No me cabe duda de que muchos cristianos protestarían ante tal explicación y obligarían al pastor a cambiar su sermón (a riesgo de ser expulsado de la iglesia por liberal). Y digo que no me cabe duda porque veo constantemente actitudes como estas incluso al tratar con textos cuyo sentido mitológico debería ser obvio. Si hay hoy cristianos (y no pocos) que se basan en Génesis 1 para rechazar las evidencias científicas y creer que el universo tiene 6000 años de antiguedad, ¿cuántos más habrá que protestarán ante la posibilidad de que los autores de estos textos no estuvieran hablando de una ascensión literal de Cristo a los cielos?

 

Y sin embargo las evidencias textuales apuntan en esa dirección, si es que nos atrevemos a leer la Biblia tal y como ella es. En su libro, Exploring the New Testament (vol. 1) [Explorando el Nuevo Testamento], D. Wenham y S. Walton escriben lo siguiente acerca del autor del evangelio de Lucas y de los Hechos:

 

“Lucas presenta su versión en forma narrativa, pero no escribe simplemente para entretener sino también para persuadir, como el comienzo de su evangelio indica de forma clara (Lucas 1:3f). Por tanto, al leerlo intentamos escuchar lo que está intentando decir en y a través de su narrativa.”

 

Aunque a menudo es muy poco apreciado, este punto es muy importante porque nos ayuda a descrubrir que existe una separación entre las palabras del autor y el sentido, o las razones, detrás de ellas. A veces los autores utilizan formas de hablar no literales para transmitir ciertas verdades. Nadie que haya leído novelas hoy día, aunque sean novelas históricas, sería capaz de confundir la verdad histórica de lo que pasó literalmente con el mensaje que se está intentando transmitir por medio de esas historias. De la misma forma, nadie diría que si lo que está leyendo no es la verdad histórica y literal entonces es que no hay ninguna verdad en absoluto. Lo cierto, y esto lo sabemos todos de sobra, es que la verdad a veces se transmite de formas distintas, unas veces de forma histórica y literal y otras no. Y esto es así hoy, como era así (con ciertas diferencias históricas) en tiempos bíblicos. Veamos lo que dice D.E. Aune en su libro, The New Testament in its literary environment [El Nuevo Testamento en su entorno literario]:

 

“Los historiadores eran entrenados en retórica, no en historiografía… los historiadores manipulaban y embellecían los eventos históricos hasta un punto que resultaría inaceptable desde el punto de vista de la historia moderna… ‘historia’ no estaba en el currículo de los colegios griegos y romanos; la mayoría de los historiadores recibían una educación formal en retórica, y hacían uso de esa educación a la hora de escribir historia.”

 

Y esta diferencia entre “historia” y “retórica” es importante, aunque solo sea porque nos muestra una diferencia con la forma en la que entendemos hoy el término “historia”. En aquellos entonces, según Aune, los libros de retórica explicaban que las narrativas debían ser “veri similis”, es decir, “parecidas a la verdad”. Y con esto lo que se quiere decir es que lo importante no es tanto la verdad literal de la historia que se está contando, sino la plausibilidad de dicha historia, que la historia esté escrita de tal forma que aumente la probabilidad de que los que la lean o escuchen puedan creela. De nuevo en palabras de Aune: “La preocupación de los historiadores era a menudo convencer a los lectores de que su relato de los eventos era más creíble que la de otros historiadores”. Justo la preocupación que parece tener el autor de Lucas y Hechos.

 

Que esta es la principal preocupación tanto de este escritor bíblico como del resto debería ser evidente al hacer una cuidadosa (y no tan cuidadosa) comparación de los textos bíblicos. No sin razón, J. Jeremías escribe sobre los relatos de Pascua en su libro, New Testament Theology [Teología del Nuevo Testamento]:

 

“El problema literario más sorprendente que nos encontramos hoy cuando investigamos las historias de Pascua son las grandes diferencias estructurales entre las narraciones de la Pasión y las historias de Pascua. En la Pasión, todos los evangelios, dejando a un lado ciertas diferencias en detalles, tienen una estructura común tradicional: entrada – última cena – Getsemaní – arresto – juicio frente al Sanedrín – negación de Pedro – historia de Barrabás – condenación de Pilato – crucifixión – entierro – tumba vacía. Las historias de Pascua son bastante diferentes. Como mucho podemos hablar de una secuencia: tumba vacía – apariciones. Pero más allá de esto las historias son muy variadas.”

 

Cualquiera puede hacer el ejercicio de comparación y comprobar por sí misma/o que esto es así. Y tales diferencias textuales apuntan a una preocupación, no tanto con la historia literal de lo que realmente ocurrió, sino más bien con intentar persuadir a los lectores acerca de una versión determinada de los hechos. Sin embargo, podríamos preguntar en este punto: “Si el autor de Lucas y Hechos era libre de elegir (o incluso inventar) su historia y quería ser creíble, ¿no habría utilizado una historia distinta a la que aparece en Hechos 1:9-11, una menos fantástica?”. Esta pregunta no hace otra cosa de demostrar las dificultades que tenemos, como personas de nuestro tiempo, de entender la mentalidad antigua, incluso cuando hemos bebido durante años de la terminología bíblica. La pregunta debería ser: “¿Dónde podría un escritor de aquella época encontrar textos tradicionales, creíbles y aceptados, para transmitir la verdad que quería transmitir acerca del Jesús resucitado?”. Y lo cierto es que los judíos antiguos tenían ejemplos de sobra de textos y tradiciones a su alrededor acerca de ascensiones a los cielos de personajes importantes, y estos textos eran ya aceptados y creídos sin problemas. Por tanto, ¿qué mejor vehículo para hablar de la ascensión de Jesús que otros textos ya aceptados sobre otras ascensiones?

 

Una de estas conocidas y aceptadas historias era la del profeta Elías, transportado a los cielos “en un torbellino” (2 Reyes 2:11), uno de los profetas que aparece a menudo también en los evangelios. Dado que los textos bíblicos no relatan la muerte de Elías, se había desarrollado la tradición de que el profeta volvería en los últimos tiempos (Malaquías 4:5-6). Un buen número de textos judíos compartían esta expectación de la venida de Elías, en algunos casos incluso sustituyendo al esperado “siervo de Dios”. Y estas tradiciones no pertenecían únicamente a los judíos: en el Apocalipsis de Elías, un texto cristiano del siglo III, se habla de la venida de Elías junto a Enoc (otro que había ascendido según la tradición). Estas creencias aparecen reflejadas también en los evangelios (ver, por ejemplo, Marcos 9:11), incluso en labios de Jesús (vv.12-13; Mateo 11:14).

 

Los paralelos entre la ascensión de Elías y la de Jesús son bastante evidentes. Solamente tenemos que comparar los primeros versículos de Hechos 1 con los de 2 Reyes 2 (un interesante ejercicio para quien quiera hacerlo). Y si extendemos esta comparación al resto de los textos judíos, tanto los que aparecen en el Antiguo Testamento como los que no, un cierto patrón emerge poco a poco que ofrece ciertos elementos comunes que aparecen en las historias de ascensiones de profetas importantes para el pueblo. En su tésis, The ascension of Jesus: A critical and exegetical study of the ascension in Luke-Acts and in the Jewish and Christian contexts [La ascensión de Jesús: Un estudio crítico y exegético de la ascensión en Lucas-Hechos y en los contextos judíos y cristianos], J.A. Mihoc nos ofrece algunos de estos elementos tras comparar los textos. Entre ellos encontramos: un periodo de 40 días de instrucciones finales, un último discurso antes de ascender, una ascensión que tiene lugar durante el discurso, la expectación escatológica, la oración de la comunidad a Dios y el uso libre de ciertos elementos comunes presentes en historias de ascensiones, como montañas, ángeles, carros o nubes.

 

Muchos de estos elementos aparecen en los relatos de la ascensión de Jesús en la Biblia. Limitándonos al evangelio de Lucas y al libro de Hechos, resulta chocante comparar estos dos textos. Nos podríamos preguntar, por ejemplo, qué llevaría a un mismo autor (si es que ambas fueron escritas por el mismo autor) a añadir 40 días entre resurrección y ascensión en uno de estos dos relatos con respecto al otro. O qué le llevaría a añadir una nube a la historia, o dos ángeles, o la promesa del retorno del profeta. Y no tendríamos una respuesta obvia de no ser porque disponemos de un conjunto de elementos tradicionales que los autores de la época podían usar para crear sus relatos de la ascensión de Jesús. En el caso de Hechos, hay pocas dudas de que el autor utilizó, entre otros, el texto de 2 Reyes como fuente principal. Mihoc, citando a M.C. Parsons, confirma esta dependencia:

 

“La ascensión de Jesús en Hechos se parece mucho a la literatura greco-romana en cuanto a cierto elementos característicos – nubes, ángeles y montañas parecen ocupar un papel mucho más significativo en textos paganos que en la literature judía. Sin embargo, en términos de terminología, este relato es mucho más cercano a la literatura judía, particularmente a los textos de Elías.”

 

Es particularmente interesante la inserción de la nube en el texto de Hechos. Algunos autores comparan esta nube con la de la transfiguración, un relato en el que Elías aparece de nuevo. Otros hablan de la necesidad literaria de la nube como elemento de separación entre la tierra y el cielo, o quizá como conexión con la “futura” venida del Hijo del Hombre del libro de Daniel. Sin embargo, lo que tiene que quedarnos claro es que lo verdaderamente importante de esta nube no es su presencia real, literal e histórica, sino su conexión simbólica con los otros elementos escatológicos relacionados con las ascensiones mostrados más arriba. Así lo entendieron al menos los antiguos cristianos: “él [Mesías] montará en las nubes y viajará a la casa celestial dejando al mundo el relato del evangelio” (Oráculos Sibilinos 1:379-382). La nube se convierte aquí en vehículo de transporte, un elemento común en este tipo de historias de la época.

 

Todos estos elementos apuntan a un entendimiento del autor de Hechos un tanto separado del que a menudo los cristianos literalistas de hoy tienen. No vemos aquí a un autor que relata eventos de forma literal e histórica (en el sentido moderno de la palabra), sino a un autor que crea un texto “parecido a la verdad” con la intención de persuadir a los lectores acerca del mensaje que quiere transmitir. Mihoc lo expresa bien, usando palabras tomadas del autor C.H. Talbert:

 

“Cualquier explicación que considere a Lucas como un historiador en el sentido moderno de la palabra cuya preocupación principal es la precisión de los eventos relatados ha de ser abandonada. Como tampoco es probable que el autor de Lucas-Hechos pueda ser entendido como una especie de historiador que incluya todas las tradiciones que conozca para ser justo con ellas. Desde luego esta no fue la forma en la que trató al evangelio de Marcos. A la luz de los estudios modernos de los textos de Lucas, la explicación más factible es aquella que considera al autor como un escritor creativo.”

 

Quizá esta sea la mejor conclusión. Desde este entendimiento los problemas expresados por J.A.T. Robinson o H. Kung desaparecen. Es cierto que esto no responde a todas las preguntas. Aún nos queda la duda: si Jesús resucitó corporalmente, ¿qué ocurrió con él? En esta columna no he intentado responder a esto. Lo más probable es que nadie pueda. Quizá lo máximo que podemos hacer es lo que el autor de Hechos hizo, acercarnos a estas preguntas con poesía más que con prosa. Quizá tengamos que aprender a vivir sin conocer todas las respuestas. Pero lo que el Cristianismo no nos pide es que convirtamos la poesía en prosa.

Fuente: http://www.lupaprotestante.com

Lamenta Solalinde que Iglesia esté perdiendo carisma y actitud misionera


El líder de la Caravana «Paso a Paso por la Paz», dijo que a la Iglesia no lo callará porque ya son otros tiempos que en la Inquisición, cuando no había derechos humanos, «hoy sí y capaz que los acuso»

Escrito por Miguel Ángel Contreras Mauss/ElGolfo.Info
Tamaño del texto

 

1 de 1

La Patrona, Amatlá de los Reyes, Ver.- El padre Alejandro Solalinde, líder de la Caravana «Paso a Paso por la Paz», lamentó que la Iglesia Católica está teniendo omisiones en algunas partes.

“A la Iglesia le está faltando carisma y labor misionera. A mi la Iglesia no me callará, porque antes  callaban a la gente, pero yo no me callo, porque lo estoy haciendo desde mi conciencia y desde ésta nadie puede intervenirla, además ya son otros tiempos que en la Inquisición, cuando no había derechos humanos, hoy sí y capaz que los acuso”, dijo.

La Caravana arribó alrededor de las 22:00 horas de este sábado a al albergue de la Patrona, en las calles de este municipio se pudieron ver veladoras y mensajes de bienvenida realizados por los pobladores en petición del padre de la comunidad.

Solalinde se congratuló con el trabajo que realizan 10 mujeres de este municipio, al dar muestra de entrega hacia el prójimo, alimentando a migrantes de paso en el tren.

Asimismo, sostuvo que no le teme al infierno ni a la excomunión, porque cree que es un amor de padre que no hace caso de eso, lo que dijo que le asusta es que no sea obispo, pero tampoco lo ha deseado ser.

Por la mañana, a pesar de la lluvia, los 300 centroamericanos que viajan en la caravana tomaron un desayuno en el albergue. Con café y pan, huevos hervidos, arroz y frijoles.

Jóvenes, mujeres y hombres compartieron los alimentos unidos, sin importarles la lluvia ni el frío. Todos querían ayudar en la cocina, todos ayudaban a dar los alimentos.

Alrededor de las 10:30 se condujeron a la Iglesia donde se les ofreció una misa y se pidió por ellos y sus familias desaparecidas.

Pedofilia: clero irlandés comparte la ira de la opinión pública (arzobispo)


AFP | Fecha: 07/31/2011

El clero irlandés «comparte la cólera» de la opinión pública por la forma en que la Iglesia católica manejó los casos de pedofilia en los que estaban implicados algunos de sus miembros en este país, declaró el domingo uno de sus altos representantes.

«Es comprensible que muchos buenos y honestos católicos sientan desconcierto y desaliento después de las revelaciones hechas sobre la manera como se manejaron esos casos», declaró el arzobispo de Tuam, Michael Neary, a los miles de peregrinos que cumplieron la ascención anual de la montaña Croagh (oeste) en honor a San Patricio, patrón de Irlanda.

«Muchos están iracundos y aterrados por lo que han sabido. Esos sentimientos son realmente compartidos por los sacerdotes, los religiosos y, sí, también por los obispos», destacó.

En los últimos años, Irlanda, un país mayoritariamente católico, se vio traumatizada por una serie de escándalos de abusos sexuales cometidos a menores por miembros del clero que luego fueron protegidos por su jerarquía.

El 20 de julio, el primer ministro Enda Kenny había acusado a la Iglesia católica, y al Vaticano en particular, de haber obstaculizado la investigación sobre un nuevo caso de pedofilia después de la publicación de un informe sobre actos cometidos en 1996 y 2009 por 19 sacerdotes de la diócesis de Cloyne (sur).

Dicho informe concluyó que la respuesta de las autoridades católicas irlandesas había sido «inadecuada e inapropiada».

«La violación y la tortura de menores fueron subestimadas o ‘tratadas’ para proteger a la institución, su poder y su reputación», había declarado Enda Kenny, estimando que el informe dejaba claro «la disfunción, la desconexión (de las realidades), el elitismo, el narcisismo que dominan en la cultura del Vaticano actualmente».

El 25 de julio, luego de estas críticas, el Vaticano decidió llamar «a consultas» a su nuncio apostólico en Irlanda.

ab-na/feff/acc

http://feeds.univision.com/feeds/article/2011-07-31/pedofilia-clero-irlandes-comparte-la?refPath=/noticias/ultimas-noticias/

Dos detenidos tras toma de rehenes en iglesia salvadoreña


POR DIEGO MENDEZ

THE ASSOCIATED PRESS

GUAZAPA, El Salvador — La policía capturó a un hombre y su hijo, menor de edad, que habían tomado como rehenes la madrugada del domingo a unos 30 evangélicos que realizan una vigilia en una iglesia en la periferia norte de la capital salvadoreña.

«Felizmente al amanecer hemos tenido un fin exitoso de esta operación, rescatando a todos ilesos y capturando también a estos delincuentes ilesos», dijo en rueda de prensa el director de la policía, comisionado Carlos Ascencio.

El incidente ocurrió en la iglesia evangélica templo de Dios, en las afueras de la localidad de Guazapa, a unos 20 kilómetros al norte de la capital salvadoreña, a la cual los dos hombres «incursionaron de manera violenta y armados con fusiles M-16 mantuvieron toda la madrugada a unas 30 personas como rehenes. Entre las víctimas habían mujeres y menores», dijo el jefe policial.

Uniformados convencieron a los sujetos a que liberaran primero «a las mujeres, los menores y al final quedaron nueve personas en calidad de rehenes», que también fueron liberados al amanecer, señaló Ascencio.

Los secuestradores fueron identificados como el agricultor José Miranda de 50 años y su hijo, de 17 años, quien vestía con uniforme militar. Se desconoce cómo obtuvieron el armamento.

Miranda dijo brevemente a la prensa y sin detallar que fueron motivados «por las injusticias que se viven, porque nada están haciendo (en el país) por la niñez». Dijo que una de sus hijas fue recientemente enviada a la cárcel sin precisar detalles.

Read more: http://www.elnuevoherald.com/2011/07/31/994217/dos-detenidos-tras-toma-de-rehenes.html#ixzz1Tizmf8QD

El papa dice que está prohibido quedarse indiferente ante el drama del hambre


31-07-2011 / 12:50 h
Así lo explicó en el mensaje durante la tradicional ceremonia dominical del rezo del Ángelus, que se celebró en Castel Gandolfo (cerca de Roma), donde el pontífice está de vacaciones.

Benedicto XVI, que dedicó su reflexión de hoy al milagro de los panes y los peces, agregó: «Debemos ser sensibles a la pobreza de los pueblos» y exhortó a «compartir el pan con los necesitados».

El papa volvió a recordar la situación en el Cuerno de África, donde «se sufren las dramáticas consecuencias de la carestía, agravadas por la guerra y la falta de sólidas institucionales».

El pasado 17 de julio, el papa hizo durante el Ángelus un llamamiento a la comunidad internacional para que llevasen ayuda urgente a la población afectada por la grave sequía en el Cuerno de África. EFE

http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=890274

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: