Mujeres Al Sacerdocio


Una experiencia personal

Por mis dolencias y mis años, que no son pocos, vivo de consultorio en consultorio, y mi vida transcurre de médico en médico por lo cual estoy capacitado para opinar sobre estos profesionales: Personalmente prefiero a las médicas sobre los médicos. Ellas me parecen mejores profesionales. Hace poco fui recibido y atendido primero por una médica. Me recibió sonriente, amable, me hizo algunas preguntas y me hizo un primer diagnóstico, con tanta amabilidad que hasta me hizo reir. Luego me remitió al médico, alto, joven, tan serio que parecía disgustado conmigo. Hacía preguntas como con mal humor y cuando yo intentaba hablarle cualquier asunto tocante a mi salud, no paraba mientes. Al fin escribió durante un buen rato y casi sin palabras me entregó unas órdenes de exámenes de sangre y otros y de algunas drogas. Le di las gracias al ogro y apenas sí me dijo que la orden”. Para ser atendido en asuntos de salud prefiero las médicas sobre los médicos.
Conozco otros profesionales, abogados, arquitectos, etc. También los abogados son muy serios, y muy poseídos de su profesión, pero las abogadas son más amables, siempre, y mucho más amables. Que lo diga si no la abogada que está llevando el caso de una demanda mía. Qué amabilidad, qué diligencia. Trata a la gente con humanidad y no como a cosas sino como a personas. Prefiero las abogadas por encima de los abogados. Y sin meternos en terreno ajeno, qué de seguridad no es la que se siente con la joven fiscal de la nación.
Esta introducción tan personal, es para decir que las mujeres de todas las profesiones, son tan profesionales como los hombres pero mucho más humanas y por supuesto, aun sin proponérselo mucho más tiernas.
La avalancha de mujeres en el campo de todas las carreras le ha dado un aspecto diferente a todas las profesiones.

La profesión vedada


Sin embargo hay una profesión que las mujeres no pueden ejercer y es el sacerdocio dentro de la Iglesia católica. ¿Por qué las mujeres no pueden ser sacerdotes?

Única y exclusivamente porque son mujeres. Otra razón no hay. No `pueden ejercer el ministerio presbiteral porque cargan con el estigma de ser mujeres. Yo les pregunto a mis lectores: ¿No es esto una flagrante discriminación?

El Papa les gasta toda una encíclica para alabarlas en todos los sentidos, pero a la hora que se le hable de que las mujeres desean acceder al ministerio, la repuesta es negativa. “La razón es porque Cristo no escogió apóstoles mujeres”.

Vaya una respuesta trivial pero certera: Tampoco Cristo escogió obispos…sino apóstoles. Tampoco escogió presbíteros, digo ancianos, tampoco escogió diáconos. Esgrimiendo el mismo argumento que se usa contra las mujeres deberíamos decir, que la Iglesia no puede escoger diáconos, ni presbíteros, ni obispos, porque Cristo no lo hizo. Estas tres categorías de ministros, son iniciativa de la primitiva Iglesia. Tal vez Pablo fue el primero en escoger presbíteros, les impone las manos y los pone al frente de las comunidades que va dejando a su paso. Fue, tal vez, también el primero en escoger epíscopos. Los siete primeros diáconos por su parte, fueron escogidos por los apóstoles, para que se hicieran cargo del servicio de las mesas, mientras ellos se dedicaban a la oración.

Un aclaración importante

En la nueva ley no hay sacerdotes como los hubo en el Antiguo Testamento. El único sacerdote es Cristo.(Ver Epístola a los Hebreos) , Los llamados sacerdotes en el Nuevo Testamento participan del sacerdocio de Cristo en el ejercicio de algunos ministerios. Esto es verdad. Pero facilitaría el acceso de las damas al ministerio. Si no se les puede elevar a ser otros cristos, bueno, que se les permita como presbíteras el ejercicio de algunos ministerios.

Las mujeres tienen derecho al sacerdocio.


El ministerio presbiteral en el Nuevo Testamento, se ejerce en la predicación de la palabra, en la celebración de la Cena del Señor, y en la administración de los sacramentos.
Pues bien, como bautizadas que son , las mujeres pertenecen al pueblo de Dios, “pueblo de reyes, asamblea santa, pueblo sacerdotal” (Pedro). Es decir, que como todo bautizado también las mujeres son partícipes del sacerdocio de Cristo. Y al tener por anticipado el sacerdocio general, por qué no pueden recibir la imposición de manos del Obispo para celebrar la Eucaristía, para predicar la Palabra de Dios, y para administrar todos los sacramentos.

¿Por qué aquello de Pablo que prescribe que las mujeres callen en el templo? “Vuestras mujeres callen en las congregaciones, porque no les es permitido hablar , sino que estén sujetas como también la ley lo dice. Y si quieren aprender algo, pregunten en la casa a los maridos porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación”(I Cor.34-35) Pablo en esta salida en contra de las mujeres, habla en la cultura de su tiempo, (cultura romana y oriental, cultura machista). Mas no de la palabra revelada. A todos los hagiógrafos les pasa esto en sus escritos, que hablan lo que les inspira el Espíritu Santo, pero lo que dicen y predican, lo dicen y predican en el idioma de su pueblo en los términos de la cultura imperante. Y el dato cultural, no opaca el fondo revelado. Esto lo explican los mejores hermenéutas y biblistas del momento. En cuanto que fue la mujer la que pecó, es necesario saber en términos de hermenéutica moderna, que el pecado original no es el pecado de Eva, ni siquiera el pecado de Adán, sino el pecado de la humanidad. (Cf. Mouritz ). Las culturas son el continente que no es revelación, la cosa revelada la verdad inspirada es el contenido. Confundir lo inspirado con lo cultural es tanto como confundir el buen vino con la vinajera.

Nada impide que las mujeres ejerzan los ministerios ordenados
Las mujeres sí pueden ejercer el ministerio de los presbíteros! Nada se los impide, ni por el lado de su personalidad, ni por prohibición de las Escrituras, como queda explicado:

-Ellas son la imagen de Dios, la cara hermosa del Creador. Ellas como los hombres, han sido creadas a imagen de su Verbo “Omnia per ipsum facta sunt et sine ipso nihil factum est” .Todas las cosas han sido creadas a imagen del Verbo, y sin el Verbo nada de lo que es hecho puede existir”, (Juan,1).
-Ellas como los hombres son hermanas del hombre Dios.
-Ellas como los hombres son racionales y tienen una inteligencia que las hace comprender las escrituras, la teología, y pueden ser portadoras muy dignas de la “Divina comisión”, aquello de “ir y enseñar a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”, pueden en la Cena del Señor “Hacer esto en memoria del Maestro” haced esto en memoria mía, pueden bautizar y administrar todos los sacramentos. Y tienen una voluntad que las puede hacer practicantes de todas las virtudes, sujeto de los dones del Espíritu Santo y verdaderos “vasos de elección”. Pueden absolver. Lo hacen en lo civil con impecable justicia, por qué no lo van a poder hacer en el campo de la religión,? si, “ a a quienes perdonareis los pecados le quedan perdonados.”

El cambio se viene como caído de su peso


-Donde entra la mujer las cosas cambian.…”Las cosas cambian en manos de una mujer” es la frase de Mouritz.
Todo cambia de bien en mejor. Tal vez con el ingreso de las mujeres al ministerio, todo en la iglesia de Dios se mejore y se vuelva más digno. Y sin duda los altares estarán embellecidos, y mucho más pletóricos de luz, de flores, y hagan brillar la ternura de Dios. Muchos sectores alejados pueden regresar a la Iglesia de Cristo porque el amor atrae. Y tal vez los oprimidos de todos los contornos, sientan mejor acogida por la incomparable acogida maternal.

Algunos piensan que las mujeres en el altar serán la seducción para los hombres, pero en la actualidad los hombres en la mesa Eucarística no son la seducción de las mujeres? Vaya argumentos sin piso, argumentos sin altura, argumentos peyorativos, argumentos que tienen sus raíces en un maniqueismo recalentado.

Las mujeres sí pueden ser presbíteras de la nueva ley. Sí pueden ser y ser honra de la mitad de la humanidad. Una congénere nuestra celebrando la fracción del pan, hará que las mujeres se sientan enaltecidas. Y la Iglesia de Cristo se verá duplicada o centuplicada. Por lo demás, se solucionará la escasez de vocaciones, y la escasez de sacerdotes que son una amenaza para la Iglesia del futuro. La Iglesia Crecerá en forma descomunal.

No haya miedo a la mujer


Dios no le tuvo miedo a la mujer…la hizo su retrato, en Eva prometió aplastar la cabeza del dragón, una mujer fue escogida para concebir en sus entrañas al Verbo de la vida y de la luz, una mujer fue llena de gracia a tal punto que las generaciones todas la llaman bienaventurada, una mujer da a luz al Redentor del mundo, y una mujer hace en su entraña lo que en el futuro será el pleroma. La unificación de Dios y el hombre y la reabsorción de todo lo creado en una sola persona, la de Cristo. No nos espeluznemos con aquello de la muerte de Dios, sino regocigémonos con la aparición del hombre Dios, síntesis de toda la creación.
-Cristo no le tuvo miedo a la mujer…una mujer lo gestó en su seno lo alimentó con su leche virginal, lo envolvió en pañales, lo guio en la adolescencia, y lo sostuvo al pie de la cruz y lo esperó hasta que volvió a la vida.

-Los apóstoles no le huyeron a la mujer…María llenó el vacío que ellos dejaron cuando entregaba su espíritu al Padre. “En tus manos Señor encomiendo mi espíritu”. Y los acompañó el día de pentecostés en el cenáculo
-La primitiva Iglesia no le tuvo miedo a la mujer: Los apóstoles fueron casados en su mayoría y Pedro llevó al Maestro para sanar a su suegra.
-Bien sabido es que Pedro era casado, e incluso tuvo una hija que se llamaba Petronila. San Hermisdas se había casado antes de ser Papa, y fue el padre del Papa san Silverio.(536-537). El matrimonio no desdijo de su gobierno como Papa, ni desdijo de su virtud pues era un santo.
Dice H.A. Mouritz,”No podemos separar la persona humana de su realidad masculina y femenina. Por eso en todo encuentro, lo masculino y lo femenino, y por lo tanto lo sexual, juegan un papel. Por eso las cosas cambian en manos de una mujer.(Los grandes temas del Catecismo Holandés, H.A Mouritz, pag 109)

Cada rey se siente más grande cuando tiene su mujer al lado, cada presidente, cada hombre famoso. Así la Iglesia se sentirá más iglesia reponiendo a la mujer en el sitio que le corresponde.

Conclusión


Para concluir aclaremos que no nos inclinamos por ordenaciones masivas de mujeres, ni mucho menos. Las damas que aspiran al ministerio, deben hacer todos los estudios que se requieren para el sacerdocio, teniendo en cuenta el cambio que ha habido en el pensum de estudios de los seminarios. Ahora se educa en orden no al sacerdocio tipo constantiniano, sino al sacerdocio de los presbíteros de la actualidad y el futuro. Estas mujeres que aspiran al ministerio presbiteral deben cursar las humanidades, la filosofía y la teología con énfasis en lo ecuménico, y estudiar a fondo la antropología que tanto se urge ahora para la encarnación en las culturas dentro de las cuales se ha de desarrollar una pastoral. El sacerdocio del pasado nimbado de aureolas y educado para ser un gamonal y un mandamás, ese sacerdocio principesco, sabelotodo y engreído, ha caído por tierra vuelto añicos.
Ahora el sacerdote del presente y más el del futuro se educan sin elevarse sobre el pueblo, estudian para marchar con los fieles en las buenas y en las malas, para dar testimonio de servicio, para liderar comunidades con amor y siempre marchando del lado de los oprimidos. Han de marchar dentro de la Iglesia de los pobres, y la opción por los pobres, debe ser más que su lema, su ruta de acción.

Gerardo Jaramillo González
Presbítero
Noviembre 18 de 2011

Fuente: http://gerardojaramillog.wordpress.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: