Iglesia católica reconoce fallos en la detección de “terribles abusos”


EFE

Dublín, 30 nov (EFE).- El obispo de Raphoe (Irlanda) admitió hoy que, “durante décadas”, sacerdotes católicos cometieron “terribles” abusos sexuales contra menores en su diócesis y admitió que él mismo tuvo “errores de juicio” a la hora de gestionar las denuncias.
El prelado, Philip Boyce, efectuó estas declaraciones a través de un comunicado, en respuesta a la publicación hoy de un amplio informe de la Junta Nacional de Protección del Menor de la Iglesia Católica.
Este grupo, creado por las autoridades eclesiásticas para velar por la seguridad del menor, dio a conocer hoy sus conclusiones sobre una revisión de la medidas adoptadas en este país para evitar casos de abusos y abordar las denuncias lanzadas contra sus miembros.
Además de Raphoe (noroeste de Irlanda), el documento analiza la actuación de los responsables católicos en las diócesis de Derry, Dromore, Kilmore, Ardagh Clonmacnoise, así como en la archidiócesis de Tuam.
Boyce reconoció hoy que entre 1975 y 2010, él mismo y sus antecesores en el cargo cometieron graves “errores de juicio” a la hora de responder a las acusaciones de abusos sexuales sufridos por menores por parte de sacerdotes en su diócesis.
“Se cometieron actos de abusos terribles contra niños por parte de curas que nunca debieron suceder y, si hubo sospechas, deberían haber sido abordadas de manera apropiada”, declaró el obispo al aceptar las conclusiones del citado informe.
“No se puso suficiente énfasis en las necesidades de las víctimas, a menudo por culpa de la equivocada política de proteger la reputación de la Iglesia. Eran frecuentes los casos en que se retrasaban o no se denunciaban las acusaciones y quejas de abusos sexuales”, lamentó Boyce.
El obispo dijo sentirse “profundamente arrepentido” por el terrible dolor infligido a “tanta gente por una minoría de sacerdotes”.
“Ofrecemos nuestras más humildes disculpas una vez más y buscamos su perdón por el “espantoso daño” que se les ha causado a “ellos, sus familias y amigos”, agregó el prelado.
La investigación de la Junta Nacional de Protección del Menor representa uno de los primeros intentos de la Iglesia para reconocer su fracaso a la hora de atajar este problema en Irlanda.
Antes, el Gobierno de Dublín había conmocionado al país con varios informes que desvelaron su verdadero alcance.
En 2005, el “Informe Ferns” reveló que en la pequeña diócesis de Ferns (sureste de Irlanda) se produjeron más de cien casos de abusos sexuales cometidos entre 1962 y 2002 por sacerdotes católicos.
Cuatro años después, el “Informe Ryan” denunció que miles de menores fueron objeto de abusos sexuales y torturas físicas y psíquicas en instituciones estatales regentadas por religiosos en Irlanda entre 1940 y la década de los 90.
Ese mismo año, el “Informe Murphy” concluyó que en la archidiócesis de Dublín, la mayor del país, las autoridades católicas ocultaron el abuso de niños cometidos por curas entre 1975 y 2004.
El pasado julio, el “Informe Cloyne” estableció que las altas autoridades eclesiásticas en esta diócesis irlandesa obstaculizaron e ignoraron las denuncias sobre abusos sexuales cometidos contra menores por 19 clérigos.
Tras su publicación, el primer ministro irlandés, Enda Kenny, llegó a acusar al Vaticano de participar en esas maniobras de ocultación y calificar su actitud de “vergonzosa”, unas declaraciones que han deteriorado las relaciones bilaterales. EFE

“Somos un ejército pacífico”


COLOMBIA
Susan Abad desde Bogotá
Al menos 35 grupos indígenas se encuentran en peligro de extinción en Colombia debido a los permanentes conflictos sobre la tenencia de la tierra, la codicia de latifundistas, empresas y multinacionales, y las estrategias de control territorial de grupos fuera de la ley en medio del conflicto armado que se vive en Colombia hace más de 40 años.

En Colombia existen 1.3 millones de indígenas —2.8% de los 47 millones de habitantes del país— registrados en el último censo del 2005 por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), pertenecientes a 80 etnias repartidas por todo el territorio, a quienes la Constitución Nacional les reconoce derechos de propiedad y de posesión sobre las tierras que tradicionalmente ocupan.

“La población indígena se encuentra en medio de estos conflictos. Más de 1,500 miembros de nuestras comunidades han sido asesinados entre el 2002 y el 2010 en medio de esta problemática”, asegura a Noticias Aliadas Luis Evelis Andrade, presidente de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC). “Tanto civiles como los actores armados nos matan y nos desplazan. Quieren quitarnos las tierras que ancestralmente nos pertenecen”.

Frente a esta situación, y ante la falta de protección estatal, miles de indígenas en todo el país decidieron rescatar una vieja institución, ligada a su esencia misma, y que se remonta a la llegada de los colonos: la Guardia Indígena.

Una de las más destacadas es la guardia del suroccidental departamento del Cauca, creada en 1971 simultáneamente con el Consejo Indígena Regional del Cauca (CIRC), que agrupa a 112,000 indígenas de 29 cabildos, afirma el coordinador zonal del CIRC, Alberto Menza.

“Nosotros estamos en contra de todo lo que signifique despojo. Somos 2,500 guardias que cuidamos que la comunidad no se desplace, solucionamos problemas, ejercemos control territorial. Somos la resistencia porque no estamos dispuestos a desaparecer como pueblo”, dice Menza. “Así como nuestros mayores y espíritus han defendido y cuidado el territorio, la Guardia Indígena del Cauca vigila, protege y defiende nuestra tierra”.

El bastón, símbolo de resistencia
“Somos un ejército pacífico, que como única arma tenemos un bastón”, dice a Noticias Aliadas José Domingo Caldón, sabedor (hombre sabio) de la etnia kokonuka.

Explica que este “símbolo de la resistencia sin armas consiste en una vara de madera, que cada miembro trabaja con sus manos y luego le amarra cintas verdes y rojas. Las verdes significan la unión con la naturaleza y la diversidad de nuestro territorio. Las rojas es sangre derramada por nuestros antepasados”.

Los guardias son elegidos por la Asamblea (reunión de la comunidad) “pero cuando se necesita todos reaccionamos. Hombres mujeres, niños, ancianos, toda la comunidad es Guardia Indígena”, detalla a Noticias Aliadas Martha Cecilia Tunubalá, secretaria del Tejido Defensa de la Vida del CIRC.

Explica que los guardias “no son una estructura policial, sino un mecanismo humanitario y de resistencia civil. No reciben remuneración y su labor va más allá del cuidado territorial. Somos la mano derecha del gobernador del resguardo y le obedecemos, pero nuestra autoridad mayor es la comunidad y participamos en todas las actividades que realiza. Intervenimos en el Tejido Defensa de la Vida que vela por los derechos humanos; en el Tejido Pueblo y Cultura, que comprende los programas de educación, salud, mujer y jóvenes; en el Tejido Económico, Ambiental y Territorial, donde se maneja toda la parte económica, los proyectos productivos para la comunidad y las empresas comunitarias propias con respeto a la naturaleza; en el Tejido de Comunicación y Relaciones Externas para la Verdad y la Vida, donde funciona la emisora comunitaria Radio Payuma´t, y la página web del CIRC”.

Asimismo, “participamos en el Tejido Justicia y Armonía, donde funciona la Escuela de Derecho Propio, que estamos buscando sea reconocida por el gobierno; y manejamos el Tejido Regreso a Casa, que recibe y acoge a la gente que se ha ido a la guerrilla y que se arrepiente”, dice esta descendiente nasa y misak, que lleva ocho años en la Guardia Indígena, donde, asegura, “no existe diferencia entre hombres y mujeres. Todos trabajamos por igual”.

Agentes de paz
Como una demostración de que sí se puede establecer una lucha dentro de un espíritu pacífico, sin violencia y sin armas, la Guardia Indígena ha logrado rescatar a varios secuestrados por la guerrilla. Una de las más reconocidas liberaciones se dio en el 2004, cuando cientos de guardias se internaron en las selvas del Caquetá y trajeron de regreso vivo y sin ningún rasguño al entonces alcalde del municipio de Toribio, Arquímedes Vitonás Noscué, quien estuvo 15 días retenido por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el principal grupo guerrillero del país.

“También hemos evitado que el Ejército se lleve a varios de nuestros jóvenes, a los cuales las autoridades quieren involucrar en el conflicto”, asegura Tunubalá.

“Hace años el ELN [Ejército de Liberación Nacional] se tomó los cascos urbanos de Puracé y Kokonuko y las FARC se tomaron el municipio de Caldono. En ese momento, cuando los guerrilleros estaban dándoles plomo a la Policía, los indígenas salieron a la calle con sus bastones, y con música y cánticos lograron que los guerrilleros se retiraran y les transmitieron el mensaje de que ellos no tienen nada que ver con el conflicto que vive el país, y que es injusto que sea su territorio el que tenga que sufrir las consecuencias”, recuerda Caldón.

En otras ocasiones, la guardia indígena ha asumido la tarea de dar protección a la comunidad a la que pertenece cuando ésta se ve envuelta en el fuego cruzado entre actores del conflicto armado. Ese fue el caso de la Guardia Indígena de Cerro Tijeras, en el norte del departamento del Cauca, que frente a los 22 días de combate entre las FARC y el Ejército Nacional ocurrido en su comunidad a fines de setiembre último se encargó de reubicar a las familias desplazadas y de garantizar su protección en los refugios humanitarios.

La Guardia Indígena del Cauca “está orgullosa de ser reconocida por su papel dentro de su comunidad”, afirma Tunubalá, quien espera que pronto “más allá de controladores de territorio, nos convirtamos en un agente de paz en todo el país”. —Noticias Aliadas. 

http://www.comunicacionesaliadas.org

Irán declara que las casas iglesias son una amenaza para la juventud


Nettleton, portavoz de la organización cristiana La Voz de los Mártires explica que “el gobierno iraní ve el cristianismo como una herramienta de Occidente para tratar de llegar a Irán, crear falta de estabilidad, y en última instancia, debilitar al gobierno”.
Iran | Miércoles 30 de Noviembre, 2011 | Por Nínro Ruíz Peña |

El Gobierno de Irán declaró que las iglesias cristianas las cuales utilizan casas como templos son una amenaza para la juventud, según informa la agencia cristiana iraní Mohabat News y la revista norteamericana Charisma News.

Todd Nettleton, portavoz de la organización cristiana La Voz de los Mártires, dijo que “en los últimos años los líderes del gobierno iraní han cambiado su tono en sus discursos, en un tiempo habían hecho caso omiso al crecimiento de la iglesia, pero ahora hablan con más fuerza en contra de la iglesia y las personas que se están convirtiendo al cristianismo”, dijo Nettleton a Charisma News.

 

Nettleton, explica que “el gobierno iraní ve el cristianismo como una herramienta de Occidente para tratar de llegar a Irán, crear falta de estabilidad, y en última instancia, debilitar al gobierno”.

Como el gobierno piensa de esta manera, se ha dedicado a arrestar a los líderes cristianos iraníes que participan activamente en la evangelización y que están a cargo de las iglesias casas
“Esas son las personas que el gobierno de irán está encerrando en la cárcel”, dice Nettleton, afirmando que el gobierno no puede silenciar a todo el mundo, porque “cuando se habla sobre el crecimiento de la iglesia en Irán se están refiriendo al apoyo de los ministerios de televisión satelital, de los otros ministerios que proporcionan biblias para ayudar a Irán”.

La agencia Mohabat News, reveló que el año pasado, un 26 de diciembre, las autoridades iraníes asaltaron muchas casas iglesias y detuvieron a centenares de cristianos conversos. Este año, se cree que los ataques serán similares y más organizados.

“Podemos orar para que los cristianos sepan cómo responder a las preguntas de las autoridades iraníes. En segundo lugar, creo que podemos orar por el continuo crecimiento de la iglesia”, resaltó Nettleton, quien destacó que la Voz de los Mártires, seguirá proporcionando a las iglesias iraníes herramientas para difundir el evangelio, discipular a nuevos creyentes y materiales para la construcción de nuevas iglesias dentro de Irán”.

Foto: Mahmoud Ahmadinejad, presidente de Irán

Noticias Relacionadas:

  1. Iglesia en Irán crece a pesar de represarias y persecución

 

http://www.noticiacristiana.com/sociedad/persecuciones/2011/11/iran-declara-que-las-casas-iglesias-son-una-amenaza-para-juventud.html

Las mujeres que ingresan en un convento en EE UU tienen un «alto nivel educativo»


Los obispos de Estados Unidos han realizado un amplio muestreo para comprobar el nivel de cualificación de las religiosas… es muy alto.

Con licenciaturas y postgrados: perfil vocacional de las que entran al convento en Estados Unidos

Las mujeres que han ingresado a un convento o algún estilo de vida consagrada en la Iglesia católica de Estados Unidos en 2010 poseen un «alto nivel educativo», según el sondeo «The Profession Class of 2010: Survey of Women Religious Professing Perpetual Vows» («Clase 2010: Encuesta a las Religiosas que Profesaron Votos Perpetuos»), del Center for Applied Research in the Apostolate (CARA), con sede en la universidad de Georgetown.

El sondeo realizado a petición del Secretariado para el Clero, la Vida Consagrada y las Vocaciones de la Conferencia Episcopal Estadounidense, dice que un 25% de las religiosas «tiene al menos un título de postgrado antes de ingresar a su instituto religioso. Y seis de cada diez ingresaron a la vida religiosa con al menos una licenciatura o diplomatura universitaria (bachelor´s degree)».

El cuestionario para la realización de este estudio se mandó a mujeres consagradas de las dos conferencias nacionales de religiosas que hay en la Unión Americana: The Leadership Conference of Women Religious y The Council of Major Superiors of Womens Religious. También se mandó a conventos de clausura. El estudio abarca a 52 diferentes comunidades de religiosas.

«The Profession Class of 2010: Survey of Women Religious Professing Perpetual Vows» también aporta datos de relevancia como que la mitad asistió a un colegio católico, una activa participación en la vida parroquial, en grupos de apostolado y de oración, e incluso el 52% de las encuestadas afirmó que fue otra religiosa quien las alentó a considerar la vida consagrada como vocación específica.
Jorge Enrique Mújica/ReL

Publicado por Rosario en 00:52
http://conventos-clausura.blogspot.com/2011/11/las-mujeres-que-ingresan-en-un-convento.html

En Colombia no puede haber víctimas de primera y tercera categoría, donde los unos son más importantes que otros.


La hipocresía del gobierno colombiano con los militares muertos
Jhon Jairo Salinas/ Defensor de derechos humanos | 29-11-2011 a las 20:25 |
www.kaosenlared.net/noticia/hipocresia-gobierno-colombiano-militares-muerto
Quienes  nos ruborizamos frente a los hechos de guerra, como defensores de derechos humanos, donde la vida prima como un derecho natural. Creemos que la guerra lo único que trae es tristeza, dolor, rabia y miseria.Por eso de plano y categóricamente rechazamos como humanistas este acto connatural, de una sociedad cada día intolerante y mezquina. Donde desafortunadamente Colombia se debate en un conflicto interno de casi cincuenta años, que tiene unas profundas raíces, social, económica y política.

Este conflicto ha ocasionado una gran pérdida de vidas humanas, tratándose de cada vez más difícil y complejo, y presentando en los últimos años altos niveles de degradación, afectando cada vez más a la población civil, y obviamente en una mínima parte a los combatientes. Solo para citar el último caso de los cuatro militares muertos en las selvas del Caquetá, en hechos de guerra, donde el gobierno y los opinadores del régimen se rasgan las vestiduras, lamentando hipócritamente la muerte de quienes estaban como prisioneros de guerra por parte de las FARC.

Es obvio, como defensores de la vida y la libertad, también como constructores de paz, nos sumamos al dolor de sus familiares, que por azar del destino y como fuente de sustento económico para sus familias, decidieron hacer parte de la empresa más rentable, la guerra, ellos también son hijos del pueblo, de familias humildes. Que se fueron convencidos de que le iban, a, prestar un servicio a la patria, cosa que fue todo lo contrario terminaron siendo abandonados por esa misma patria que ellos juraron defender, donde se encontraron con el peor destino, el de la guerra, obteniendo como resultado la muerte, dejando viudas, huérfanos, por culpa de una maldita guerra, agenciada por los ricos y terratenientes  de este país, que lo único que les interesa es poner a carne de cañón a los más pobres, para que sigan cuidando solo sus intereses. A proposito las madres de los guerrilleros,lloran también a sus hijos que mueren en combate.

¡Vaya, vaya, los ricos ponen la plata para la guerra, y los pobres ponen los muertos!Si, los hijos de los obreros, de las trabajadoras sexuales, de los indígenas, y en especial los campesinos; son los que van al campo de batalla, y desde los clubes de la aristocracia criolla y a la mano de los dueños del capital privado, como emperadores al estilo del antiguo imperio romano observan como estos militares llegan mutilados, heridos y muertos al circo de la democracia colombiana. Para después mostrar hipócritamente ante el mundo el dolor, y con lágrimas de cocodrilo que fueron víctimas de los “terroristas” de las FARC.

Que tristeza y vergüenza que los adalides de la democracia más “perfecta”de América latina, no denuncian con la misma vehemencia los crímenes de lesa humanidad, de los paramilitares y de la fuerza pública, caso más específico los casi 5 mil mal llamados “falsos positivos”, estos son crímenes extrajudiciales, lo único que hacían era capturar jóvenes de los barrios marginales de algunas ciudades del país, trasladándolos a sitios fuera de su origen, fusilándolos con tiro de gracia, poniéndole prendas militares y brazaletes de las FARC, para después hacerlos pasar como guerrilleros dados de baja, vasta no más con recordar también, las masacres de Trujillo, Mapiripan, el Salado, el Naya; donde paramilitares en complicidad con el ejército descuartizaron a punta de motosierra a indígenas y campesinos.

Recordamos también otros hechos que son tipificados como crímenes de lesa humanidad:

“El día 14 de octubre 2010, en el Municipio del Tame, Departamento de Arauca, tres niños, Jefferson Jhoan Torres Jaimes (de 6 años), Jimmy Ferney Torres Jaimes (de 9 años) y Jenny Narvey Torres Jaimes (de 14 años), fueron secuestrados en su finca por soldados de la Octava división del Ejército colombiano, mientras su padre José Álvaro Torres se encontraba en labores agrícolas. Luego del plagio, los niños sufrieron horrendas torturas, fueron violados (hay evidencia de semen y marcas de abuso sexual en sus cuerpos y ropas) y luego asesinados por degollamiento con armas blancas (machetes). Sus cuerpos, posteriormente fueron arrojados a una fosa común.(José Antonio Gutiérrez).”

“Por la muerte de un niño, un bebé y tres adultos hace cinco años en el Tolima, un juez ordenó que cinco de los siete uniformados involucrados en la matanza deberán pasar entre 35 y 40 años en la cárcel.

(Martes 1 Septiembre 2009  justicia-Semana).”

“en Colombia varios jefes paramilitares han confesado como desde los altos mandos militares y políticos era enviada la orden que desaparecieran de cualquier manera a las víctimas para no dejar rastro y evitar las cifras de homicidios crecieran de manera desproporcionada en las zonas urbanas. Varios miembros de la estrategia paramilitar han confesado que implantaron la utilización de criaderos de caimanes, y de hornos crematorios ,en los que quemaban a las víctimas a veces vivas (…) échenlo vivo ahí (…) el horno lo manejaba un señor que le decían “funeraria”, creo que se llama Ricardo; dos señores le hacían mantenimiento a las parrillas y a las chimeneas por que se tapaban con la grasa humana. Confesión de un ex coronel quien pertenecía a grupos paramilitares de la costa” (azalea robles – Colombia es pasión).

En Colombia no puede haber víctimas de primera y tercera categoría, donde los unos son más importantes que otros. La muerte de centenares de soldados y policías en fragor del conflicto a diario, la mayoría son totalmente invisibilizados, y devueltos a sus familiares en un ataúd envuelto con el tricolor colombiano, impostado con un cheque, de una cifra irrisoria que no llega ni siquiera a los 10 millones de pesos, y con un pergamino en letras de molde“él era un héroe de la patria”. Sí, pero la patria de unos cuantos, que son los dueños del país, donde quieren a los jóvenes del pueblo en su ejército de muerte, a cambio de las migajas, de lo que, la misma burguesía y las multinacionales, con sus socios le  roban al país.

A propósito quienes regentan el poder en Colombia y aúpan la guerra no mandan un solo hijo al campo de batalla, donde lo único que hacen estos vástagos de la aristocracia  nacional, es utilizar las aeronaves del ejército colombiano para trasportarse y dirigiese a los casinos de las distintas guarniciones militares, con modelos prepago y beber whisky, a nombre de la democracia colombiana.

Que hipocresía frente a las víctimas del conflicto no se puede justificar lo uno y lo otro, pero tampoco podemos desconocer los orígenes, causas y efectos del conflicto armado interno de Colombia. Cuya resultante es la desesperanza y lágrimas de aquellas mujeres que ponen sus hijos, hermanos y esposos al servicio de una guerra injusta, que hace muchos años no la merecemos.

Triste y desafortunado el destino de estos militares prisioneros de guerra, después de tanto tiempo sin abrazar y sentir el calor de sus seres queridos, no pudieron cristalizar su máximo sueño, el de la libertad, que por mezquindad de un gobierno se le ocurrió hacer una operación de rescate a sangre y fuego. Truncando el éxito de una liberación que ya venía en camino, negando el principio constitucional “el estado deberá salvaguardar la vida y honra de los colombianos”.

A propósito si este caso fue un “crimen de guerra” como lo denuncia las Naciones Unidas, estarían reconociendo directamente a las FARC como un ejército combatiente, a la luz del derecho internacional humanitario se entiende que los únicos que pueden ser condenados por crímenes de guerra son militares de un ejército legalmente constituido. Esto quiere decir que en un eventual y futuro proceso de paz las FARC, reclamarían también como crimen de guerra, la muerte de Alfonso Cano, Raúl Reyes y el “mono jojoy”. Como excombatientes de un ejército revolucionario.

Con este antecedente del derecho internacional humanitario, las FARC no serían terroristas, sino un ejército. Debo aclarar, que esto es una interpretación de lo que es, y significa con todas sus connotaciones el derecho internacional humanitario.

Ninguna corte penal internacional condena por crímenes de guerra, a terroristas, delincuentes, narcoterroristas. Sorprende de que los áulicos del régimen político colombiano sigan insistiendo que las FARC son “terroristas”, cuando las Naciones Unidas los acaban de denunciar por crímenes de guerra, en hechos aún confusos.

Como defensores de derechos humanos humildemente exhortamos al estado, y a la insurgencia colombiana de “terminar la guerra y pactar la paz” y, no seguir abonando nuestro suelo de sangre y muerte a costa de los más pobres y débiles de esta sufrida patria.

Por la vida / la libertad / por el aire / la solidaridad / la justicia social / el amor / la ternura. Respiramos paz, negamos la muerte de la guerra, para dar un grito de valentía de quienes no poseemos las armas.

http://jhonjsalinas.blogspot.com

A %d blogueros les gusta esto: