Atrio- Comentario de Tamayo a la entrevista “Las religiones han maltratado a las mujeres”


Juan José Tamayo, teólogo

LAS RELIGIONES CONTRA LAS MUJERES
ADIÓS A LA TEOLOGÍA DOGMÁTICA
SIGUE EN ESPAÑA LA CONFUSIÓN IGLESIA-ESTADO
Deseo expresaros mi agradecimiento por el interés que ha suscitado la entrevista telefónica que me hizo Inés Gallastegui en el IDEAL de Granada y que ha recogido ATRIO tan generosamente en su integridad, tal como tuvo lugar telefónicamente, sin que yo le añadier.

Como muy bien nos ha recordado el moderador Antonio Duato, con el fin de facilitar el debate, en torno al conjunto de la entrevista y no quedarse solo en uno de los temas tratados en ella, he elaborado una síntesis de la misma en forma de decálogo resumiendo las principales cuestiones que se abordan.

La teología católica oficial no está ubicada en los nuevos climas culturales: teoría crítica de la sociedad, movimientos alterglobalizadores.., ni tiene capacidad de responder a los desafíos de nuestro tiempo. De ahí su irrelevancia cultural. La teología dogmática conforma un pensamiento único y una manera de entender la realidad muy esquemática, que no es fácilmente compatible con la teoría de la complejidad.

Yo creo que la teología debe ubicarse en el lugar social de la marginación y de la exclusión, hacerse fuera de los espacios sagrados y partir de una espiritualidad endogámica, sino abierta al mundo de la increencia.

La teología feminista parte de las experiencias de sufrimiento y de lucha de las mujeres y constata que las religiones han tratado a las mujeres despectiva e incluso violentamente y lo siguen haciendo hoy, sometiéndolas a violencia moral, psicológica, ética e incluso física. Primero constato un hecho histórico incuestionable: “las religiones se llevan muy mal con las mujeres, a las que han tratado siempre….”.

A continuación me refiero a la violencia de la que son objeto actualmente.: “las religiones son maestras en la práctica de la violencia contra las mujeres… La violencia contra las mujeres la ejercen…”

El titular de la entrevista no lo he dictado yo, es de libre elección de la periodista, que está en su derecho a destacar lo que considera más relevante de la conversación. Podía haberla titulado en presente: “Las religiones se llevan mal con las mujeres” o “Las religiones son maestras son maestras en la práctica de la violencia contra las mujeres” (que son frases literales mías).

Yo no propongo los titulares, ni tengo por qué hacerlo. Esa es tarea de los profesionales de la comunicación, a quienes respeto profundamente. En este caso también.

Jesús no valora y reconoce a las mujeres en función de madres, esposas…, sino que reconoce su dignidad como seres humanos y como personas: nunca ejerce marginación contra ellas, y menos aún violencia. Más aún, denuncia comportamientos violentos y de humillación contras ellas como eran el “libelo de repudio” y “la lapidación”.

Ninguna religión detenta en exclusiva la verdad. El cristianismo tampoco La cultura occidental no puede presentarse como el único criterio de verdad. Si el cristianismo quiere ser universal, ha de vivirse y expresarse a través de las experiencias y las categorías de las diferentes culturas.

Las movilizaciones populares en el mundo árabe, en las que están comprometidos preferentemente jóvenes y mujeres de diferentes tendencias ideológicas y creencias religiosas, y los movimientos de los Indignados, en los que participan sobre todo jóvenes de distintas ideologías, creencias y no creencias son signos esperanzadores de transformación y posibilitan, desde una perspectiva religiosa, la elaboración de una teología islamo-cristiana de la liberación.

Me gustaría que, tras el derrocamiento de los autócratas y dictadores –de todos- en el mundo árabe se crearan Estados laicos que propicien la separación entre religión y Estado, ética cívica y ética religiosa, derecho civil y derecho religioso, comunidad política y comunidad religiosa, la igualdad (no clónica) de los hombres y de las mujeres y el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos de éstas. Pero no podemos imponer nuestro modelo de Estado que, por lo demás, es plural y varía de un país occidental a otro.

La elección de la vicepresidenta del gobierno como pregonera de la semana santa de Valladolid por parte del alcalde constituye el mejor ejemplo de confusión de lo religioso y lo cívico, de lo político y lo sagrado, que recuerda los tiempos del nacional-catolicismo y la alianza del poder político y del poder religioso.

Además, el malestar del arzobispo monseñor Blázquez, no porque la pregonera sea la vicepresidenta, sino porque está casada por lo civil, es una muestra de esa alianza. Es todo un cúmulo de despropósitos.

En la crisis actual no se está aplicando una política de austeridad compartida, ni de solidaridad con los sectores más vulnerables de la sociedad, ni hay un reparto equitativo de las consecuencias negativas de la crisis. Quienes salen beneficiados son los poderes financieros, mientras que los perjudicados son los sectores más depauperados de la sociedad.

Al tiempo que muchos de los sectores sociales sufren en sus propias carnes la crisis y se ven sometidos a todo tipo de recortes y privaciones, la Iglesia católica sigue con sus privilegios incólumes y recibe del Estado apoyos de todo tipo que, lejos de reducirse, se incrementan cada año.

Fuente: http://www.redescristianas.net

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: