¿PREPARADOS/AS PARA REALIZAR LA PASCUA, EL CAMBIO ANUNCIADO EN EL EVANGELIO?


¿JUDAISMO=CRISTIANISMO?

 

Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP

 

 

¿Cuál es la semejanza entre el Judaismo y el Cristianismo?

¿Qué es el Reino de Dios?

¿Qué es el Cristianismo?

Vaya preguntas atrevidas!

Ofelia, inicia nuestra reunión con la siguiente pregunta: ¿Las reflexionamos ahora, o las dejamos para después?

Después de un momento de silencio, Leticia comenta: “La verdad, es que no tengo ni idea, sobre como responder a estas preguntas, oremos y reflexionemos”

Margarita dijo: “Ah, pues comentemos lo que hemos oído, y lo que se nos ocurra, no dudemos que el Espíritu Santo=Sophia esta en medio de nosotros y no es propiedad privada”

Reinaldo, Magolita, Gilma, Kevin, Ramiro, Samuel y todos los demás aprobamos.

“Empiezo yo” Dijo Kevin. “Para entender esto necesitamos conocer algo de Historia Sagrada. Entiendo, que tenemos que arrancar por la creencia que tenia el pueblo de Israel sobre el Mesías”. “Tienes toda la razón” aplaudió emocionado Ramiro.

“Claro, el Mesías, y la añoranza del Reino de Dios, ante la corrupción, e injusticias, sin estar muy lejos de la creencia judía, creo que todavía se sigue “esperando” al Mesías, sin necesidad de ser judíos”  dijo Margarita.

Magolita, afirma diciendo: “Lo esperan los judíos”.

“Aquí, si se puso bueno el asunto. Todos sentimos un vacío enorme, ante el Reino de Dios, los judíos todavía lo esperan, los cristianos, no. Pero vemos que estamos en el mismo punto”, reacciona Reinaldo.

Vuelve, Kevin y dice: “Jesús, era judío, nunca dejo de ser judío, esa es su identidad, así como yo soy colombiano, vaya donde vaya no dejo de ser colombiano. Según entiendo el cristianismo sale del judaísmo, como una secta que hoy le conocemos como “religión”. Cuando él  hablaba a sus paisanos, ellos sabían, de qué Reino de Dios les estaba hablando. Seremos los cristianos entonces los que tenemos el asunto del Reino de Dios, sin comprender y menos realizar?”

Parece nos vamos acercando al meollo de la cuestión. Como cristianos, y seguidores de Cristo, nos falta mucho para entender su mensaje. El Dios de Jesús, es el mismo para todos: gentiles, griego, judíos, y seguidores de Cristo.

Pero el Reino de Dios entre nosotros, ¿en qué queda? “Una cosa me va quedando clara, hacer solo obras caridad, no es construir el Reino de Dios”, dice Gilma. “Entonces, ¿qué es?”  Pregunta, Ramiro.

Silencio profundo…el Reino de Dios…muuu. ¿Qué es, cómo es? Recordamos algunos ejemplos de Jesús y él mismo preguntándose: “¿Con qué lo compararé? El Reino de Dios es semejante a un grano de mostaza… ¿Con qué lo compararé? Se parece a la levadura…”Lucas 13:18-20.

Hoy, ¿con qué lo compararíamos? ¿Qué interés tiene para nosotros el Reino de Dios? ¿Quién gobierna en el Reino de Dios? ¿Qué concepto tenemos de un Reino y su rey? ¿Suena esto a cuento de Hadas?  Todas la religiones se consideran únicas y verdaderas, si la tuya la consideras única y verdadera, crees que todos los demás qué?

¿Has visto en el cristianismo (iglesias) el Reino de Dios? ¿Qué ofrecemos? El Mesías vino a capacitarnos, a entrenarnos, a abrirnos los ojos, con sus parábolas, con sus comparaciones, de cómo realizar el Reino de Dios en medio de nosotros. Vino anunciando la Buena Nueva.

¿Qué será el Reino de Dios, para nosotros? Para nuestro país, para nuestra gente, para los indígenas, afros, mujeres, campesinos, abuelos, jóvenes y niños? No nos podemos quedar satisfechos,  que ya esta todo hecho para la salvación de la humanidad, porque Jesús, sufrió y murió por nosotros. Si seguimos pensando así, estamos estancados, estamos perdidos. Vaya! si esta situación si que es bien, cómoda para muchos. Cuál es pues, nuestro papel en el mundo?

Si, es cierto que seguimos a Cristo. El hecho de seguirle genera dinamismo, vida de cambio total y absoluto, porque su Buena Nueva=Evangelio, es eso, ser atrevidos en cambiar el mundo, si no lo hacemos, su Buena Nueva=Evangelio deja de ser Buena Nueva. El anuncio fue “Paz en la tierra”,  “derribo del trono a los soberbios y enalteció a los humildes, a los hambrientos los colmó de bienes y a los ricos los despidió vacíos” Lucas 1:51-53 Es aquí donde estamos, y encontramos la esperanza anunciada por el Mesías y esperado por el Judaísmo. Esperanza que sigue vigente.

El hacer realidad el Evangelio nos pertenece. El vivirlo, es hacer que el Dios realice “la promesa hecha a nuestros antepasados Abrahán y toda su descendencia para siempre” Lucas 1:55. Lo contrario es sentirnos engañados nosotros,  por más de 2000 años. El ser conscientes de ello y no hacer nada es prestarnos para el “juego” y continuar la “estafa”.

¿ Preparados/as para realizar la Pascua, el cambio anunciado en el Evangelio?

 

Remitido al e-mail

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: