El Papa se siente abrumado


EN VOZ BAJA

Lo han contado algunas personalidades eclesiásticas que acaban de llegar de Roma, y que allí han estado en contacto con instancias del Vaticano. Lo que cuentan es que el Papa se siente abrumado. Abrumado y apesadumbrado tras haber descubierto determinados ambientes malsanos que existen en la Santa Sede y entre su personal, también en niveles elevados. Incluso en entornos cercanos al propio Pontífice.

http://www.religionconfidencial.com/en_voz_baja/073188/el-papa-se-siente-abrumado

Anonymus ataca por segunda vez la página del Vaticano


Por segunda vez en cinco días la organización Anonymus ha bloqueado la página web del Vaticano. Esta vez ha sido un ataque más breve pero que también ha afectado a la página de Radio Vaticana.

Anonymus ataca otra vez la página web del Vaticano, que ha estado deshabilitada escasas horas. A lo que la organización dice “vuestros sistemas son menos seguros de lo que os gustaría creer”.

Esta vez el ataque se extiende a Radio Vaticana, de la que Anonymus apunta en su blog italiano que “es tristemente conocida la relación entre la exposición a las ondas electromagnéticas de elevada intensidad y la proliferación de graves enfermedades como la leucemia, el cáncer o malformaciones terribles”. “Anonymus no puede tolerar que estos crímenes continúen impunes”, y por lo que continuarán en sus ataques al Vaticano, aseguran en su página web. Por eso, Anonymus ha accedido a la base de datos de Radio Vaticana y haber robado algunos datos y contraseñas.

En estos días Anonymus Italia no se ha limitado a bloquear la página del Vaticano sino también ha atacado otras webs como las de trenitalia o equitalia.

http://www.religionconfidencial.com/cronica_de_roma/073187/anonymus-ataca-por-segunda-vez-la-pagina-del-vaticano

“Estamos en una sociedad patriarcal que nos está usurpando nuestros puestos”


REGINA GOBERNA, BENEDICTINA EN EL MONASTERIO DE MONTSERRAT

CHARO MÁRMOL

Martes 31 de enero de 2012
Publicado en alandar nº285

Todas las versiones de este artículo: [català] [castellano]

Hay una primera impresión cuando conoces a una persona y es a través de su rostro. Un rostro que, a veces, en las personas mayores, puede aparecer duro, surcado por las heridas que el dolor y el sufrimiento han ido dejando a través de los años. Por el contrario hay otras personas que transmiten paz, serenidad. Rostros que hablan de una vida plena, de años de coherencia, de felicidad, de plenitud… y este es el rostro de Regina Goberna, monja benedictina de 77 años.

Mi encuentro con ella fue en Salamanca en agosto pasado. Se celebraba el XIV Congreso Internacional de la Asociación Europea de Mujeres Para la Investigación. El tema del congreso era La teología feminista: escuchar, comprender y responder en un mundo secular y plural. Y me sorprendió en este ámbito y con este tema encontrarme con “una monja de clausura o contemplativa”, término este que ya se encargó de corregirme cuando conversamos. “De clausura nos molesta enormemente que nos llamen. No nos gusta porque contemplativa es la que sólo contempla y nosotras ora et labora. Somos monjas porque monja es aquella que está dentro de un monasterio”. Pues esta monja entró a los 20 en el convento. Su familia tuvo una cierta resistencia, pero les dijeron que tranquilos, que antes de un año estaría en casa, “porque soy muy movida, muy charlatana” añade… y ya lleva 57 años de vida conventual.

Tiempos de cambios

Durante estos años ha habido muchos cambios, aunque ella asegura que “En el fondo para mí no hay cambios, cuando te coges al Evangelio, al absoluto y a las raíces, las cosas no cambian tanto, cambian las formulaciones, pero tú eres feliz con todo; externamente ha habido cambios y yo los celebro”. El convento tenía rejas, pero en cuanto pudieron las quitaron. Cuando comenzó eran 80 monjas, hoy son 37. Además, hoy Internet ha entrado en el convento y el convento tiene una preciosa web, www.benedictinescat.com, de la que ella es la principal autora.

Un día escuchó a un monje de Montserrat decir: “San Benito no inventó la imprenta pero los benedictinos a través de la imprenta evangelizaron Europa. Ahora los benedictinos no hemos inventado Internet pero a través de Internet podemos evangelizar.” Y ella se dijo “Esto es lo mío” y empezó a pensar en la web. Me cuenta que no sabía escribir a máquina porque ella es artista y lo suyo es lo manual. Es una de las creadoras de la artesanía que venden en el convento y que se puede ver en su web. “Yo trabajo en cerámica, soy la que lleva los diseños. La abadesa y yo hicimos el estilo y ahora ya rueda sólo. Cada una tiene algo de margen hacia la izquierda, hacia la derecha. Yo soy más abstracta. Cuando tengo que crear disfruto creando y cuando tengo que hacer una cosa monótona digo ‘Ay, Señor, hoy estaremos tú y yo aquí, porque no me pide mucha atención’, pero normalmente hago creación, porque tenemos muchos encargos”.

Comparte la artesanía con la oración: “Rezo cinco horas diarias, pero no es aquello de decir oraciones y salmos y dale que te pego. Es ir conociendo los salmos uno a uno, la Eucaristía que cada día es nueva, porque el Evangelio siempre es nuevo”.

Y desde 1997 la abadesa le dio la oportunidad de introducir el ordenador en su vida. Al principio no pensó en entrar en Internet, sino en utilizarlo para escribir, porque también escribe libros, pero la abadesa le dijo que, utilizase Internet o no, pagarían lo mismo porque tenían tarifa plana y entonces comenzó a pensar en la web.

Tenía 66 años cuando le regalaron un ordenador viejo. Pidió ayuda a las más jóvenes, incluido al chico que hace de cartero, que fue quién la ayudó en el primer diseño de la web, porque ella no tenía idea de cómo funcionaba el tema. Me asombro de que pueda hacer una web tan bien hecha una persona con una cierta edad y ella me dice: “Para Internet no hay edades ni fronteras… ¿Sabes de qué depende? De la ilusión. Cuando quieres una cosa todo te es fácil”.

Como a Teresa de Lisieux, el convento no le sirve para huir del mundo sino que se siente misionera del mundo. “Escogí ser monja para el mundo, yo no escogí santificarme yo sino pensando que quería ser misionera y me dije ‘las misiones es convertirte tú, irte convirtiendo y a medida que tú te conviertas colaborar con los demás, compartir, pero no de palabra ni de libros, sino compartir la vida’. Me pidieron que escribiera libros y los he escrito. Cuando rezas el mundo se te mete dentro. Hace muchos años que lo que pasaba fuera del monasterio lo empecé a recoger por países, primero pobres y después ricos, porque me dije ¿por qué tengo que excluir a los ricos? Tengo montañas de carpetas que las tirarán cuando yo me haya muerto porque no sirven para nada, pero a mí me han servido para ver las caras de las personas que son mis hermanos: ¿qué pasa en Ruanda? Estos días estoy con mucha pena porque no sé que ha pasado con Libia. Somalia me interesa mucho, pero no ahora sino desde hace años. Y Sudán lo llevo en el corazón hace tantos años. Lo que pasa me afecta. Es algo propio. Ahora por las tardes hago la web y a través de Internet me llega todo lo que pasa en el mundo”.

La mujer en la Iglesia

Y no podemos olvidar que estamos en un congreso de teología feminista. Le pregunto por lo que opina de la mujer en la Iglesia. “Estamos en una sociedad patriarcal que nos está usurpando nuestros puestos. No somos sacerdotes ni ocupamos cargos cuando las mujeres somos multitud. Basil Hume, monje benedictino y cardenal inglés que murió en 1999, dijo ‘Si sacerdotes y obispos no, al menos démosles (a las mujeres) cargos en la curia’. Si no nos los dan nos los tenemos que tomar, pero sin violencia. Rovira Belloso dice sobre las guerras y los cambios dictatoriales que los cambios que permanecen son los que vienen desde abajo. Yo en esto veo trazas de cambio. Que cambiemos los de abajo es fundamental.”

Hablamos sobre el convento, sobre cómo se desarrolla el día, las nuevas vocaciones, la gente más joven y la pregunto sobre el futuro. “Me parece que seremos muchos menos pero seremos auténticos. Para mí es muy importante ser auténtico, ir al Evangelio…”

Y acabamos la conversación con una pregunta cuya respuesta casi ya sabía: ¿Te arrepientes del paso que diste hace 57 años? Sonríe y contesta: “Ni pensarlo. Al contrario, pienso en la suerte que he tenido. Hoy quizá soy más consciente que cuando entré. Cuando profesé no me di cuenta. He ido hacia la felicidad pero en aumento. Dios me la da. Lo siento. Es mi responsabilidad. Me obliga a ser feliz.”

http://www.alandar.org/spip-alandar/?Estamos-en-una-sociedad-patriarcal

Una alumna ciega inicia estudios de teología en EFETA


MERCEDES LÓPEZ HERRERA, COORDINADORA DE GESTIÓN, EFETA

Domingo 1ro de enero de 2012
Publicado en alandar nº284

La EFETA (Escuela Feminista de Teología, de modalidad online www.efeta.org) incorpora en su sexto curso a una alumna ciega, Estíbaliz Feijóo. Nos enfrentamos así con un nuevo desafío. Es el reto y también la satisfacción de una experiencia de integración normalizada de toda persona, superando así las variadas discapacidades personales hacia un trabajo o tarea.

Desde nuestra sede de Sevilla nos pusimos en comunicación con la ONCE -que respondió con una magnífica acogida- y lo primero fue realizar un reconocimiento de todos los contenidos de la web de EFETA para comprobar que la alumna podría entrar y salir de todos los rincones de nuestra escuela sin dificultad. Realizada la inspección, pedimos a la ONCE la adaptación de los Manuales de teología feminista que deberá estudiar nuestra alumna y estamos a la espera de su realización por el equipo de la ONCE de Bilbao.

La comunicación con Estíbaliz Feijóo es más que sorprendente. Su fuerza, su coraje, su alegría, su apuesta por el conocimiento profundo de las cosas y su resolución son de una valentía sin parangón. Trabaja, vive sola, es una joven mujer mileurista a la que “ser ciega” no le ha impedido luchar por su independencia ni le impide seguir buscando el conocimiento y el saber; su amor y su alegría por la vida tienen la frescura del rocío de una mañana de primavera. Su experiencia de catequesis, de oración y de fe han sido el itinerario de búsqueda que le trajo a nuestra escuela. Nos ha puesto en movimiento a todo el equipo de secretaría, gestión, coordinadora on line y docentes, intentando resolver cuantos obstáculos son señalados por ella y que afrontamos como reto con ilusión, intentando desarrollar con destreza todos los recursos de los que somos capaces, contando para ello con la complicidad y cooperación de la ONCE. EFETA inicia “una nueva incorporación en su mirada”, unos ojos de mujer que buscan verdades en la teología feminista, en su hermenéutica que ofrece respuestas serias y profundas desde las fuentes, el estudio, la reflexión y la experiencia histórica de salvación de las mujeres. Si bien es cierto que la lectura y el estudio se inicia con los ojos, es todo nuestro cuerpo quien se informa e informa nutriéndose de todo ello, esta recepción de información requiere una disposición y búsqueda en la que entra en juego todo nuestro ser y para la que indudablemente la espiritualidad, que procede de más allá de lo intracelular, tiene ojos que trascienden los límites de nuestro cuerpo.

Estíbaliz describe así su experiencia: “Entré en EFETA animada por personas amigas que sabían que yo buscaba algo más, una visión más inclusiva y aperturista de las cosas. Empezar en EFETA me ha dado la oportunidad de concienciarme del problema real de exclusión de las mujeres, pero también de ver las enormes posibilidades que esta teología nos ofrece, también a los discapacitados, para sentirnos identificados con ella e iniciar así una lucha contra nuestra situación de exclusión. Aunque la llaman teología feminista, yo la llamaría teología universal, porque cualquier sector excluido de la sociedad podría identificarse con los problemas y dificultades que plantea e iniciar su propio camino hacia la inclusión.

Me he pasado la vida abriendo nuevos caminos. Este es uno más que inicio con la fuerza que me da encontrarme personas auténticas, coherentes con su trabajo, con ganas de enfrentar las dificultades. Muchísimas gracias a todo el equipo de EFETA”.

http://www.alandar.org/spip-alandar/?Una-alumna-ciega-inicia-estudios,1804

“Debe terminar la Iglesia de los noes y del miedo, donde no hay pluralismo”


JAVIER PAGOLA

Martes 31 de enero de 2012
Publicado en alandar nº285

Todas las versiones de este artículo: [català] [castellano]

Foto. Mikel SaizJosé Manuel Vidal, doctor en ciencias de la información y licenciado en sociología y teología, dirige Religión Digital el portal de referencia para la información religiosa en lengua castellana, que recibe cerca de tres millones de visitas al mes. Habló en el Foro Gogoa, con una mirada de periodista, sobre “Los 50 años de recepción y distanciamiento del Concilio Vaticano II en la Iglesia de nuestro país”.

¿Cómo describiría la situación de la Iglesia en España?

En la Iglesia católica en España se hace cada vez más difícil respirar. El control y el poder de la alta jerarquía es muy fuerte y quienes lo ejercen no admiten el pluralismo, de tal forma que quienes no son de los suyos no salen en la foto. Hay sectores sometidos a una tensión aguda, lo que ha hecho que baje en calidad buena parte del pensamiento religioso y teológico. Existe también una ola mística de resistencia activa en el laicado, clero y órdenes religiosas donde muchas personas se desviven por construir una Iglesia plural y servidora de la humanidad. La más alta jerarquía pretende copar, con los movimientos conservadores, todo el espacio eclesial que ocupan y heredan por cooptación. Las autoridades están escoradas hacia posiciones de poder muy conservadoras. Es decisivo el nombramiento de obispos grises, doctrinalmente seguros, particularmente en aspectos de moral sexual y que aspiran a subir en el escalafón, cuando lo normal debería ser que permanecieran largo tiempo en las iglesias locales que se les confían.

¿Qué ha pasado durante los 50 años posteriores al concilio?

Venimos de una primavera luminosa, ilusionante y seductora. A veces excesiva, pero primavera. En todo caso en nuestro país la recepción del concilio se hizo demasiado deprisa, en solo unos diez años, mientras que en otros países europeos el cambio se venía haciendo, paulatinamente, desde unos 40 años atrás. En tiempos de los cardenales Tarancón y Díaz Merchán y del nuncio Dadaglio, la Iglesia en España adoptó una línea conciliar y, separándose marcadamente de cualquier opción partidista, se convirtió en un referente moral y fue una de las instituciones más valoradas. A partir de 1982, año de la visita del papa Wojtyla y los gritos de “totus tuus” y luego con los cardenales Suquía y Rouco y el nuncio Tagliaferri llegaron los tiempos de una “larga noche oscura de piedra”, de combate contra el laicismo, persecución de teólogos progresistas y alineamiento claro de la jerarquía con la derecha política. Hoy la Iglesia es una de las instituciones peor valoradas por la población de nuestro país y va a ser muy difícil que recupere aquel capital simbólico, de prestigio y consideración como referente moral, que antes tuvo.

Lo que pasa aquí tiene mucho que ver con lo que pasa en Roma. ¿Se observa algún signo de cambio?

Empecemos por decir que mucho peor estuvo la Iglesia católica en tiempos de Pío XII y llegó Juan XXXIII, el papa bueno, que quiso poner a la Iglesia en diálogo con el mundo y hacer suyos los gozos y las esperanzas de la humanidad. Desde luego, Benedicto XVI no es Juan Pablo II. El papa polaco se rodeó en su curia de colaboradores que procedían únicamente de los movimientos conservadores: Comunión y Liberación, Opus Dei o el Camino Neocatecumenal (los “kikos”). El papa Ratzinger ha llamado a la curia a miembros de órdenes religiosas: salesianos, jesuitas, franciscanos, que son mucho más abiertas en su pensamiento y en su praxis. Pero sería preciso impulsar un cambio combinado desde arriba y desde abajo. En la conferencia episcopal, cuando acabe el mandato de Rouco, puede haber un relevo que gire a posiciones más templadas. Hay que terminar con la Iglesia de los noes y del miedo, demasiado vinculada a una opción política partidista conservadora. Pero, sobre todo, ésta es la hora de que hombres y mujeres laicos, bien formados, se corresponsabilicen, digan a sus pastores que las cosas deben cambiar y presionen, de buenas y eficaces maneras, para lograrlo. Es particularmente intolerable la situación de las mujeres en la Iglesia. Solo se me ocurre el nombre de otra institución donde se ningunea a las mujeres: el Comité Olímpico Internacional.

¿Cómo está la información en el interior de la Iglesia?

Los canales de televisión confesionales y los semanarios diocesanos responden fielmente a las directrices de una conferencia episcopal muy conservadora. Hay un grupo notable de revistas y editoriales de información y pensamiento católicas en una línea de fe comprometida, progresista y liberadora, pero atraviesan momentos económicos difíciles y varias de ellas orientan su producción hacia América Latina, donde encuentran otras posibilidades de mercado. Pero, en lo que hace a la información religiosa en general, el chiringuito silenciador, el manual del inquisidor, se ha venido abajo desde hace unos diez años con la extensión de internet, que es un medio libre, eficaz, rápido y directo de intercomunicación. Hay páginas excelentes de información religiosa.

¿Cómo tratan los medios de comunicación la información religiosa?

Creo yo que los medios locales y autonómicos dan buena entrada a una información plural sobre la Iglesia. Es una pena que las Iglesias locales sean a veces torpes o faltas de iniciativa para presentar a la sociedad las muchas buenas cosas que hacen o los testimonios ejemplares de servicio, a veces abnegado, de muchas personas o grupos cristianos. Habría que encontrar titulares expresivos y ser capaces de contar noticias de manera escueta, por ejemplo, usando solo los 140 caracteres de un mensaje en twitter. Y cuidar la relación con los medios a los que nunca la Iglesia debería de mirar con miedo, como si fueran enemigos.

¿Y qué pasa en los medios estatales?

A parte de que existe un anticlericalismo cierto, los medios de comunicación estatales suelen ser alérgicos a dar informaciones de tipo religioso porque suscitan polémica o bloquean sus buzones electrónicos, pues hay un grupo muy bien organizado y activista de gente ultraconservadora que manda correos. Pero la información, en general, se ha convertido en contenido banal, mercancía o espectáculo y la información religiosa importa poco. Cuando yo mismo, como redactor del diario El Mundo, he de informar sobre el contexto y contenido de una encíclica del papa me conceden, como máximo, 15 líneas. El diario referencial El País ha maltratado durante mucho tiempo la información religiosa. Desde hace unos años ha rectificado algo su línea, tras comprender que a una parte importante de lectores de su espectro ideológico de centroizquierda esos temas le interesan y no solo atiende a la inmediata actualidad sino que retoma temas que responden a una actualidad más difusa, en reportajes, informes o entrevistas. Su redactor especializado, Juan G. Bedoya, borda la redacción de sus artículos, pero El País sigue siendo selectivo y sesgado al referirse a temas religiosos. No se atiende únicamente a criterios periodísticos y profesionales, a veces parece que hay una voluntad decidida de “dar caña” a la Iglesia católica. Otro problema es que en los medios de comunicación de nuestro país escasean los periodistas profesionales bien formados sobre el hecho religioso y la información se confía a becarios o principiantes muy inexpertos.

http://www.alandar.org/spip-alandar/?Debe-terminar-la-Iglesia-de-los

“El Reino consiste en hacer el cielo en la tierra, que los bienes sean de todos y no de unos cuantos”


DIEGO ESCRIBANO

Jueves 1ro de marzo de 2012
Publicado en alandar nº286

 

Foto. D.E.El pasado mes de enero apareció mi primer texto en alandar. Secuela escrita de mi encuentro con Pedro Casaldáliga. Una llamada de atención sobre palabras necesarias y distorsiones, olvidos. Otro Brasil menos luminoso existe. Otra América también.

El pasado mes de diciembre pasé varias semanas en Bolivia, viajé hasta allí interesado en conocer un país mayoritariamente indígena, en proceso de cambio, de “empoderamiento” de mayorías históricamente excluidas. Estado plurinacional de gran belleza. Arrastra lastres, diversas discriminaciones: fuerte machismo, racismo extendido entre buena parte de la élite de origen español, discriminaciones entre grupos indígenas.

En un país con cientos de miles de niños y niñas que trabajan, el gobierno da pasos en la buena dirección con el establecimiento de bonos escolares o la construcción de miles de escuelas en los últimos años. Las cifras de pobreza en Bolivia se han reducido en un doce por ciento en menos de cinco años. Poblaciones y regiones históricamente maltratadas reciben inversiones necesarias. También hay numerosas actitudes que resultan criticables en el actual Gobierno, actitudes erróneas a las que ha contribuido el contexto polarizado en el que ha vivido el país, donde buena parte de las críticas no tenían el mínimo espíritu constructivo.

Después de unos días conociendo diferentes partes de Bolivia y el trabajo de diferentes organizaciones sociales, llegué a Santa Cruz de la Sierra. Mi objetivo principal: conocer al obispo emérito Nicolás Castellanos y el trabajo que ha realizado en esta ciudad. Este sacerdote campechano y hospitalario, nacido en tierras castellanas en tiempos difíciles, llegó hace dos décadas a Bolivia. Su objetivo: ser fiel a lo que había predicado tantos años, la opción por los y las pobres.

La pequeña iniciativa que comenzó bajo los auspicios de un reducido grupo de personas se ha convertido en una potente organización que cuenta con numerosos recursos; entre otros, decenas de colegios que ofrecen educación de calidad para jóvenes de sectores desfavorecidos, una escuela de teatro, comedores escolares y centros de atención para menores que trabajan.

Nicolás convive en el mismo hogar con un grupo heterogéneo de voluntarios, la mayoría jóvenes bolivianos. El trabajo que realizan en el Plan 3000 de Santa Cruz de la Sierra, zona donde muchos sufren grandes limitaciones, es una muestra de coherencia con el horizonte que persiguen, el de un mundo más justo. El Reino de justicia que Jesús nos anunciaba. En palabras del obispo emérito, “el Reino consiste en hacer el cielo en la tierra, que los bienes sean de todos y no de unos cuantos”.

En el tiempo que compartí con quien fuera Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1998 y el grupo de voluntarios que le acompaña, mientras me preocupaba por intentar no interferir en el trabajo de cada uno, me dediqué a hablar con toda persona que quisiera contarme algo, a intentar comprender un poco más sobre una situación compleja.

Un vecino del lugar me contó una historia que refleja un cúmulo de injusticias en las que todos y todas tenemos parte de responsabilidad. Dos jóvenes, hermanos, se ven obligados a acudir cada día a un basurero, en busca de un sustento mínimo. Parece que ellos sean molestos para la sociedad, igual que los restos inútiles entre los que intentan buscar un medio para sobrevivir. La situación es indignante, evitable, recordatorio de la avaricia, del egoísmo de otros. Castellanos lo expresó perfectamente en una frase: “El cristiano no solo tiene que compartir lo superfluo sino hasta lo necesario. San Agustín vendió los vasos sagrados. El compartir debe ser parte esencial del proyecto cristiano”.

Un día, la vida de estas víctimas de un orden asesino se rompe. Uno de los hermanos muere aplastado entre desechos. El otro hermano sufre una alteración psicológica. No recibe asistencia de ningún tipo. Últimamente acaba en estado de embriaguez cada vez con más frecuencia.

Hay también historias de esperanza en el Plan 3000, como la ilusión de una adolescente de fuerte personalidad y viva inteligencia que sueña con formar parte del cuerpo diplomático boliviano después de cursar estudios en la universidad pública. Foto. D.E.En mis conversaciones con Nicolás Castellanos en los días que pasé en Santa Cruz pudimos compartir preocupaciones y reflexiones. Hablamos del sinsentido de la pena de muerte, de la necesidad de reformas radicales en un sistema penitenciario que castiga y cercena las posibilidades de reinserción: “El que no era delicuente lo acaba siendo”. De la “fraternidad universal” como plasmación del Reino. Del éxodo silencioso de miles de cristianos y cristianas que abandonan las iglesias ante las actitudes de una jerarquía que no sienten que les represente.

Le hago llegar mi incomprensión ante la actitud de quienes vociferan hablando del aborto, a menudo con intereses partidistas detrás, mientras olvidan que el hambre es la causa evitable que más muertes sigue causando cada año. Le digo que creo que los cristianos y cristianas debemos defender la vida. Debemos oponernos decididamente a la pena de muerte, denunciar a aquellos que especulan con el hambre ajena. Debemos trabajar por que toda persona tenga unas condiciones de vida dignas, oportunidades para desarrollar su pleno potencial.

Me responde: “Yo estoy en contra de que se acabe con la vida antes y después de nacer”. Me recuerda la frase de Jean Ziegler: “Un niño que muere de hambre, muere asesinado”.

Comulgo con una Iglesia que trabaja con los seres humanos más vulnerables, sea en el Plan 3000 en Bolivia o en el poblado de El Gallinero en Madrid. Jesús hoy estaría con ellos y no en palacios episcopales. La jerarquía debería sentirse en comunión con quienes trabajan por un mundo mejor, poniendo en primer lugar a las personas que la sociedad relega al último, bien sea desde parroquias ejemplares como las madrileñas de San Carlos Borromeo y Santo Domingo de la Calzada, ONGD o partidos políticos.

Los cristianos y cristianas deberían ser identificados por su compromiso con las personas más débiles, las oprimidas, las marginadas. Hay, sin duda, muchos ejemplos, referentes a seguir. Sin embargo, debemos preguntarnos cuál debería ser la actitud de quienes ocupan posiciones de poder y pretender ser coherente con los valores cristianos.

¿Por qué no hemos leído aún una declaración conjunta de los obispos españoles posicionándose ante situaciones intolerables en los Centros de Internamiento de Extranjeros y en La Cañada Real en Madrid?

http://www.alandar.org/spip-alandar/?El-Reino-consiste-en-hacer-el

La metáfora del Dios encarnado


John Hick , 1993

Koinonía

El presente texto está formado por los capítulos III y IV del libro de John Hick, La metáfora de Dios Encarnado, publicado por la editorial Vozes, Petrópolis 2000, pp 43-67. Agradecemos a la editorial el permiso para esta publicación telemática, y a María Josefina Pla por su traducción del portugués. Recomendamos a los lectores la lectura de la obra completa. Título original: The Metaphor of God Incarnate.

··· Ver noticia ···

http://www.redescristianas.net/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: