Mujeres reivindican sus derechos con una marcha en Guatemala


Mujeres con estandartes de varios colores marcharon el 8 de marzo en la ciudad de Guatemala para reivindicar derechos de las mujeres. Según las convocantes, entre mil y 2 mil mujeres cubrieron el recorrido por el centro histórico.
Audios disponibles:
Sandra Morán, integrante del Sector de Mujeres. (derechos) – 47 seg. (371 Kb.)
María José Herraiz, de la colectiva La Cuerda. (día de la mujer) – 25 seg. (199 Kb.)
En el mar de colores se podía apreciar, además, la diversidad de feminismos presentes para llenar la arteria principal de la capital guatemalteca.

Los mensajes fundamentales fueron contra la violencia machista y la necesidad de que las autoridades reconozcan el genocidio que se produjo durante los 36 años de guerra interna.

Además, las mujeres reclamaron la generación de garantías para el ejercicio de los derechos humanos.

María José Herraiz, de la colectiva La Cuerda, reflexionó que el espacio de reivindicación de las mujeres “cada día es más concurrido”.

La representante de La Cuerda enfatizó que el Gobierno nacional no reconoce que hubo un genocidio y está incrementando la militarización. Herraiz señaló que “incluso en un contexto como ése”, las mujeres celebran con alegría.

Sandra Morán, lideresa del Sector de Mujeres, coincidió en destacar que “la marcha estuvo muy concurrida, por sectores diferentes”.

La militante expresó que “con este Gobierno muchos de los espacios que estaban ganando, se están cerrando, como el de la Secretaría Presidencial de la Mujer”.

“No sólo estamos en la demanda, estamos también en la construcción de propuestas, en la construcción de ese sujeto político plural que, finalmente, logre cambiar este país”, expresó Morán.(PÚLSAR)

www.agenciapulsar.org

LA PENITENCIA Y EL AYUNO EN LA IGLESIA PRIMITIVA



“Quien desea verdaderamente el reino de Dios, hace penitencia”  (SAN JERÓNIMO, siglo IV)

Los primeros cristianos procuraron revivir en sus vidas la Pasión de Cristo, tomando la propiacruz para seguirle, identificándose con Él mediante el espíritu de sacrificio y de penitencia. Supieron encontrar la mortificación en su vida ordinaria, en el cumplimiento de sus deberes, en lo pequeño de cada día. Vivían la sobriedad.

La Iglesia de los primeros tiempos también conservó la práctica del ayuno, siguiendo el ejemplo de Jesús en el desierto. Los Hechos de los Apóstoles mencionan celebraciones de culto acompañadas de ayuno. San Pablo, en su misión apostólica, no se conforma con sufrir hambre y sed cuando las circunstancias lo exigen, sino que añade repetidos ayunos. La Iglesia ha permanecido fiel a esta tradición, procurando mediante el ayuno disponernos a recibir mejor las gracias del Señor. 

Presentamos a continuación algunos textos de los primeros escritores cristianos que reflejan cómo vivían el ayuno y la penitencia.

 

Necesidad de la mortificación

El alma se perfecciona con la mortificación en el comer y beber; también los cristianos, constantemente mortificados, se multiplican más y más. Tan importante es el puesto que Dios les ha asignado, del que no les es lícito desertar.

(EPÍSTOLA A DIOGNETO, 5-6)

Hermoso es mortificar el cuerpo. De ello te persuada Pablo, que sin cesar lucha y se sujeta con violencia (cfr. 1 Cor 9, 27), e inspira santo temor, con el ejemplo de Israel, a cuantos confían en sí mismos y condescienden con su cuerpo. Que te persuada el mismo Jesús, con su ayuno, su sometimiento a la tentación y su victoria sobre el tentador (cfr. Mt 4, 1 ss).

(SAN GREGORIO NACIANCENO, Discurso 14, 2-5)

No creamos que es suficiente un fervor pasajero de la fe, porque es preciso quecada uno lleve continuamente su cruz, para dar a entender de este modo, que es incesante nuestro amor a Jesucristo.

(SAN JERÓNIMO, Comentario a San Mateo, 10, 96)

El camino por el que viene el Señor, penetrando hasta dentro del hombre, es la penitencia, por la cual Dios baja a nosotros. De aquí el principio de la predicación de Juan: haced penitencia.

(SAN JERÓNIMO, Comentario sobre el libro del profeta Joel, 25)

(La mortificación…purifica el alma, eleva el pensamiento, somete la carne propia al espíritu, hace al corazón contrito y humillado, disipa las nebulosidades de la concupiscencia, apaga el fuego de las pasiones y enciende la verdadera luz de la castidad.

(SAN AGUSTÍN,  Sermón 73, 5)

  Si eres miembro de Cristo, tú, quienquiera que seas […], debes saber que todo lo que sufres por parte de aquellos que no son miembros de Cristo es lo que faltaba a la pasión de Cristo. Por esto la completas, porque faltaba; vas llenando la medida, no la derramas; sufres en la medida en que tus tribulaciones han de añadir en parte a la totalidad de la pasión de Cristo, ya que Él, que sufrió como cabeza nuestra, continúa ahora sufriendo en sus miembros, es decir, en nosotros.

(SAN AGUSTÍN, Comentario sobre el Salmo 61, 7)

Sobre el Ayuno

(El libro del Pastor de Hermas refleja el estado de la cristiandad romana a mediados del siglo II. Tras una larga pausa de tranquilidad sin sufrir persecución, parece que no era tan universal el buen espíritu de esos primeros tiempos. Junto a cristianos fervorosos, había muchos tibios; y esto en todos los niveles de la Iglesia. No es de extrañar, pues, que el libro gire en torno a la necesidad de la penitencia y el ayuno…)

Los ayunos agradables a Dios son: no hagas mal y sirve al Señor con corazón limpio; guarda sus mandamientos siguiendo sus preceptos y no permitas que ninguna concupiscencia del mal penetre en tu corazón […]. Si esto haces, tu ayuno será grato en la presencia de Dios.

(HERMAS, “El Pastor”, Comparaciones, 3)

Este ayuno es sobremanera bueno, a condición de que se guarden los mandamientos del Señor. Así pues, el ayuno que vas a practicar lo observarás de este modo: ante todas las cosas, guárdate de toda palabra mala y de todo deseo malo y limpia tu corazón de todas las vanidades de este siglo. Si esto guardares,este ayuno tuyo será perfecto.
    (HERMAS, “El Pastor”, Comparaciones, 4)

Por lo demás, lo harás de esta manera: después de cumplido lo que queda escrito, el día que ayunes no tomarás sino pan y agua, y de la comida que habías de tomar calcularás la cantidad de gasto que correspondería a aquel día y lo entregarás a una viuda, a un huérfano o a un necesitado. Y te humillarás de manera que quien tomare de tu humillación sacie su alma y ruegue por ti al Señor.

(HERMAS, “El Pastor”, Comparaciones, 5, 1-4)

Alegrad, pues, vuestros rostros. (…) ayuna, y ayuna con alegría.

(SAN BASILIO EL GRANDE, Homilía sobre el ayuno, 1)

Así como es peligroso pasar los límites de la templanza en el comer, también está fuera de razón abatir demasiado el cuerpo con abstinencias excesivas, inutilizándole para todo lo bueno por haberle enflaquecido demasiado. Estamos, pues, obligados a cuidar de nuestros cuerpos.

(SAN BASILIO EL GRANDE, Sobre la verdadera virginidad, 27)

En otros tiempos del año hay algunos ayunos por los cuales se merece premio si se observa: mas en Cuaresma peca el que deja de ayunar. Los otros ayunos son voluntarios; pero los de Cuaresma son de obligación: a los otros nos convidan; pero a estos nos obligan: y no tanto son precepto de la Iglesia, como del mismo Dios.

(SAN AMBROSIO, Sermón 3, 148)

Hablaba del ayuno del alimento como una práctica necesaria para ser caritativo, del ayuno constituido por la continencia con vistas a la santidad, del ayuno de las palabras vanas o detestables, del ayuno de la cólera, del ayuno de la propiedadde los bienes con vistas al ministerio, y del ayuno del sueño para dedicarse a la oración.

(BENEDICTO XVI presenta a San Afraates el Sabio, 21 noviembre 2007)

Del libro:
ORAR CON LOS PRIMEROS CRISTIANOS
Gabriel Larrauri  (Ed. Planeta)

Fuente: http://www.primeroscristianos.com/index.php?/news/view/la_penitencia_y_el_ayuno_en_la_iglesia_primitiva/

Encuentro internacional por la paz y la solución política al conflicto colombiano


Adital

Los asesinatos en Colombia por razones políticas, las personas desaparecidas, desterradas y los costos de la guerra serán heredada por las nuevas generaciones de esta nación latinoamericana. Convencidos que la paz es un asunto de todos y todas, se hace imprescindible que la sociedad en su conjunto participe y genere alternativas que dinamicen su búsqueda. Con este propósito, queremos organizar enLausana,Suiza, un “Encuentro internacional por la paz y la solución política al conflicto colombiano”, a celebrarse entre los días 23-25 Marzo 2012.

Están entre los objetivos del encuentro: ayudar a visibilizar internacionalmente la realidad colombiana y promover la solidaridad en torno a la búsqueda de una salida política al conflicto, establecer las bases para generar un proceso que permita crear escenarios para la salida política al conflicto contribuyendo en los esfuerzos en esa dirección, sentar bases para que los y las colombianas en Europa participen como sujetos colectivos de un proceso encaminado a buscar la paz con justicia social, entre otros.

Según la ACNUR, Colombia ocupa el primer lugar en desplazados internos en el mundo, con aproximadamente 5 millones de personas, sin embargo la tragedia no se detiene allí. Al hablar por ejemplo de la desmovilización de los paramilitares, del silencio y/o la negación del conflicto y de las reinterpretaciones actuales de la realidad colombiana, el periodista Alfredo Molano hace una comparación terrible cuando dice que si se alinearan para ser fusiladas las 135’000 personas asesinadas por los paramilitares entre junio de 2006 y diciembre de 2010 (Periodo del proceso de “Justicia y Paz”) la fila sería de 173 kilómetros, es decir; la distancia que hay de Bogotá a Tunja, o de Cali a Popayán, o mucho mayor que la distancia entre Berna y Ginebra.

Fuente: Comité organizador

http://www.adital.com.br/site/noticia.asp?boletim=1&lang=ES&cod=65168

José Oscar Beozzo: ‘Tenemos que alentar, en vez de matar, la profecía dentro de la Iglesia’


Emilia Robles
Coordinadora de Proconcil
Adital

09.03.2012


Teólogo y experto en el Concilio Vaticano II
Fotos: Luis Medina

Nacido en São Paulo, Brasil, en 1941, José Oscar Beozzo es sacerdote, teólogo, reconocido historiador de la Iglesia y de Brasil, asesor de obispos y experto en el Concilio Vaticano II. Precisamente, la entrevista se realiza camino de Bolonia, donde presenta una ponencia en el marco de un curso sobre este acontecimiento eclesial, de cuya apertura se cumple este año su cincuenta aniversario. Cercano y sencillo en el trato con todos. Sensible al “grito de los pobres”, se percibe, a ojos vista, su talante contemplativo y pacificador. Y no pierde la esperanza en una Iglesia que se mire más en el Evangelio y que escuche y dé participación a todo el Pueblo de Dios.

¿Qué imagen de la Iglesia Católica Romana proyectó en el mundo el Vaticano II?

– Muchos lo sentimos, tanto en su preparación como en su realización, como un “tiempo de primavera” y deaggiornamento, de “ponerse” al día la Iglesia con el mundo. De una parte, significó la apertura de la Iglesia a la ciencia, a la técnica; y, en el plano político y económico, un reconocimiento positivo de la democracia, con escucha de las propuestas de más igualdad social. De otro lado, significó volver a las fuentes. Juan XXIII decía que la Iglesia tenía que mirarse otra vez en el Evangelio. Significaba volver a la Palabra de Dios, a los Santos Padres y a la Gran Tradición, en contraposición a estar más atentos a pequeñas tradiciones recientes.

Significó también el fin de la reforma tridentina, no en lo más positivo que esta tuvo, de plantear necesarias reformas de la Iglesia, sino en la parte dura de la Contrarreforma. Al proponer eldiálogo ecuménico, Juan XXIII creaba un clima muy distinto al de Trento. Esto fue percibido por los observadores de las distintas Iglesias cristianas; y, este clima pronto se extendió al judaísmo, a las grandes religiones y, por ende, al ser humano, a todos los hombres de buena voluntad que quisieran comprometerse por la Justicia y por la Paz.

– ¿Cómo cree que fue la recepción del Concilio?

– Yo diría que, en general, hubo una buena recepción inicial del Concilio, con alegría. Pero, mirando ya al final, una sola Iglesia, la brasileña, salió del Concilio con un plan pastoral aprobado por todos los obispos. En él se tomó el conjunto del Concilio y se definieron seis prioridades pastorales, y con esto quedó claro para toda la gente en nuestra Iglesia brasileña lo que había que hacer. De manera que, en diez años, las exigencias inmediatas de toda la Iglesia en todos sus planes, actividades y acciones, fueron desarrollar las grandes líneas del Concilio. Mientras tanto, otras Iglesias tardaron mucho, entraron en peleas, hubo mucha división… y no lograron, yo diría, crear una visión clara, para toda la gente, de por dónde había que seguir.

También es cierto que, para toda América Latina, la Conferencia de Medellín fue una bendición, en el sentido de que había que desmenuzar el Concilio frente a los problemas del continente. Y este era uno de los problemas del Vaticano II: que en el momento de pensar la Iglesia en el mundo de hoy, se pensó mucho más en reconciliar a la Iglesia con la modernidad, que plantear críticamente que esta modernidad tenía dos caras: de un lado, esta cara atractiva de ciencia y técnica, y de otro, una modernidad que representaba colonización, rapiña, guerras…

Fue difícil abordar esta en el Concilio. La Populorum Progesssio fue en algún modo la respuesta a este grito; y Medellín sí fue capaz de afirmar que, en este mundo dividido, el lugar de la Iglesia es con los oprimidos y con sus esfuerzos por liberarse. Medellín tradujo el Concilio, pero innovó además al contextualizar los problemas y al apuntar por dónde debería caminar la Iglesia de forma mucho más clara.

Sin embargo, por ejemplo África pidió durante 30 años un concilio africano, justamente para repensar lo a la luz del los problemas del continente, con su rostro y su voz propios. Y no lograron más que un Sínodo para África en Roma, muy controlado. Este es un ejemplo de un déficit importante en el posconcilio.

– ¿Qué grandes ejes del Concilio pueden seguir siendo “brújula” hoy?

– El mundo ha tenido un cambio mayor y más vertiginoso en estos últimos 50 años que en los veinte siglos anteriores. Esto nos exige repensar el Concilio. Hay que diferenciar cuáles son las intuiciones y líneas del Vaticano II que hay que seguir desarrollando y apuntar otras nuevas. Creo que algunas de las que se deben continuar son las siguientes.

Para empezar, la Iglesia como “Pueblo de Dios”. Ahí estaríamos todos aquellos que por el Bautismo fuimos injertados en Cristo, como dice san Pablo. Sin olvidar que Cristo murió por toda la Humanidad. Y, desde esa perspectiva, el concepto Pueblo de Dios se extiende a toda la familia humana. Hoy día, el reto del ecumenismo se debe orientar a la transformación de una sociedad que no se puede aceptar. Hay que volver a un ecumenismo que mire a toda la humanidad y que mire a los problemas más graves de hoy. Que la cuestión de las religiones se plantee también en el sentido de qué pueden hacer las religiones en la tarea de construir la paz, la justicia, en el cuidado de las personas y en la salvaguarda la Creación.

Otra, para mí muy importante, es que el Concilio puso de nuevo la Palabra de Dios en el centro de la vida de la Iglesia. Para nosotros, en América Latina fue fundamental poner la Biblia en manos del Pueblo, con un método de lectura popular de la Biblia, que se hace en comunidad, vinculando la propia experiencia a la Palabra de Dios y pensando en todo aquello que en el mundo debe ser transformado, porque no está de acuerdo con lo que Dios sueña para sus hijos e hijas, ni para la Creación en su conjunto. Esto no debe servir, en modo alguno, para menospreciar el inmenso aporte de las ciencias bíblicas, sino para resaltar que el lugar primero de la palabra de Dios es entre las manos del Pueblo, para dar sentido a la esperanza y a la vida de las personas.

Por otra parte, tuvimos una reforma de la liturgia, de la celebración; y en ella lo importante fue la participación de las personas en la celebración y que es todo el Pueblo quien celebra. Es un pueblo sacerdotal el que está celebrando. Claro que hay funciones dentro de la celebración: uno que va a presidir, otro que va a leer, otro que va a cantar… pero es la Asamblea la que celebra. Esta liturgia debe ser también inculturada. Debe arrancar de las tradiciones, las costumbres, el arte, la danza, la creación de cada pueblo.

Y, por último, quiero resaltar que es preciso hoy rescatar y seguir desarrollando la opción preferencial de la Iglesia por y con los pobres, porque en esta gran crisis económica volvemos a crear millones de pobres. Aquí estamos de nuevo ante una cuestión clave a desarrollar, cuestión de la que ya se habla en el Concilio y que desarrollan Medellín, Puebla y, más recientemente, Aparecida.

– ¿Cómo refuerza el Vaticano II el papel de las Iglesias locales y qué evolución ha tenido ese intento?

– En el Concilio se volvió a subrayar una antigua tradición de que la Iglesia particular, la Iglesia local, alrededor de su obispo, es verdadera Iglesia. Se le da un papel importante a cada obispo en relación con su Iglesia. Ahí se avanzó mucho, queda patente en Christus Dominus, en Lumen Gentium, al hablar de la Iglesia local, en comunión, todas ellas, con sus obispos como sucesores del Colegio Apostólico y en comunión con Pedro. Lo que pasa en este momento, quizá por el temor de que se mermara la unidad de la Iglesia con la inculturación, es que se volvió a reforzar el centro romano, buscando una uniformidad, que no era lo que pensaba el Concilio para las Iglesias.

Pienso que las estrategias para asegurar la interrupción de una larga tradición de centralización, reequilibrando las relaciones internas en la Iglesia entre lo local y lo universal, no fueron suficientes. Lo que se añoraba en el Concilio es que en el centro romano hubiera una actuación más colegiada del ejercicio de la autoridad. Para lograrlo, se pensó en un sínododonde se retomara la función deliberativa del Concilio. Pero cuando Pablo VI creo el Sínodo, lo creo como una instancia meramente consultiva, lo que le resta poder y eficacia.

No obstante, en la Iglesia de América Latina sí existe una experiencia de tener asambleas episcopales deliberativas (Medellín, Puebla, Santo Domingo y Aparecida). Esta es una contribución clave (aunque no sea la única experiencia a poner en marcha) para pensar otra Iglesia posible, donde las Iglesias locales tengan su manera de analizar las cuestiones, sus maneras de deliberar; y finalmente, bajo la asistencia del Espíritu Santo, decidir los caminos pastorales, en clave de comunión con toda la Iglesia, pero con decisiones y magisterio propio.

– ¿Qué nuevos temas señalaría hoy para trabajar en clima conciliar?

– Uno de ellos es la grave crisis ambiental, la contaminación atmosférica, la destrucción de las florestas, fuentes de agua y recursos; gastamos más de lo que la naturaleza pueda reponer en su sistema. Esta conciencia es reciente. Esta crisis amenaza a toda la humanidad, pero en particular a los más pobres. La crisis ambiental genera hoy más desplazados que las guerras o la política. Y, sin embargo, la apertura de puertas se suele reducir al plano político. Esto es chocante, porque nuestra responsabilidad en la crisis climática es mayor, por esta sobrexplotación de los recursos económicos, sobre todo en los países ricos.

Otra cuestión que empezó a ser discutida en el Concilio, pero que hoy alcanza dimensiones intolerables, es la desigualdad dentro de la Iglesia entre laicos y clérigos, pero mucho másentre mujeres y hombres. Aunque el Concilio proclame la total igualdad entre hombres y mujeres y la igual dignidad entre todos los seres humanos, en la práctica la Iglesia continúa marginando hoy a las mujeres al prohibirles la entrada en los ministerios ordenados. Esta es una grave cuestión que ya no se puede dejar de lado.

– ¿Hay temas candentes hoy que, aun planteados en el Concilio, no pudieron ser adecuadamente debatidos?

– Así es. Para mí, uno de los principales fuela discusión sobre la guerra y la paz. Estábamos de lleno en la Guerra Fría, tuvimos la crisis de octubre del 62, de los misiles soviéticos en Cuba, el bloqueo norteamericano y llegamos al borde de la guerra nuclear. En la discusión sobre este capítulo, había tres posiciones distintas. Estaban quienes defendían aún el antiguo concepto de ‘guerra justa’, es decir, que los inocentes agredidos tienen derecho a defenderse. Ya Pío XII, sin embargo, ante las guerras mundiales, viendo que ya no eran ejércitos los que combatían y que había bombardeos sobre población civil, quiso superar ese concepto, diciendo que cualquier guerra total que afecta a la población civil es inmoral. Juan XXIII fue más allá, diciendo que, frente a las armas de destrucción masiva, ninguna guerra podía ser una guerra justa, y que se debían de armar mecanismos de negociación o lograr el concurso de una autoridad internacional.

Y por último, un grupo de obispos, entre ellos Helder Camara subrayaban que la gran guerra de hoy era la guerra contra el hambre, la guerra contra el subdesarrollo, y que la carrera armamentística era una carrera contra los pobres. Desgraciadamente, no se consiguió hacer una síntesis de intereses compartidos, y en la Gaudium et Spes aparecen, yuxtapuestos, elementos de las tres posiciones. Este es un tema candente que hoy exigiría ser repensado de una manera integradora, pero resaltando que todos los recursos tendrían que ser utilizados para luchar contra la pobreza, contra el hambre y las enfermedades.

Otro tema bloqueado fue la cuestión familiar. Es cierto que hubo un gran avance en el Concilio, al salir de la trampa histórica de los dos supuestos fines del matrimonio: la finalidad principal, se decía, que era la procreación, y la secundaria, que se decía –a mi entender, de una manera muy mala– que era para salvar la concupiscencia, algo que venía desde san Agustín. El Concilio acogió de una manera muy clara la posición de decir que el fin del matrimonio es el amor entre los esposos y la constitución de la sociedad familiar, y que, dentro de esta sociedad, los hijos eran un bien, que debe estar orientado, en su planificación, por la maternidad y paternidad responsable. El problema y la contradicción se generaron cuando se entró en el tema de los medios para la limitación de la natalidad. En este momento, el enfrentamiento creció.

Pablo VI retiró este tema de la discusión conciliar y constituyó una comisión plural que examinara estas cuestiones de manera más tranquila. Esta comisión trabajó varios meses, y, en sus conclusiones, más del 95% de los miembros asumieron la posición de que era lícito el uso de la píldora y de otros medios artificiales. El Papa se conturbó y aumentó la comisión con personas que pensaban de otra manera. Esa comisión volvió a trabajar, y al final se convencieron, incluso también estos últimos, de la posición contraria. Pablo VI parece que finalmente pasó la cuestión a dos moralistas de Washington que pertenecían al grupo minoritario de la comisión. Estos le dijeron al Papa que si él permitía que se legislara en contra de lo que decía la Casti Connubii (1932), estaría desacreditando el magisterio pontificio. Algo que, de hecho, entiendo que no habría sido así, porque las condiciones eran otras y la situación era otra de la época de la Casti Connubii –por esa regla de tres, la Iglesia y el Magisterio no avanzarían–.

Sin embargo, Pablo VI quedó atrapado en la contradicción y cedió a estas presiones. Y así, la Humanae Vitae integra las principales intuiciones del Concilio respecto a la familia y a la responsabilidad de los cónyuges, pero condena todos los medios artificiales. Esto creó un abismo y una fractura dentro y fuera de la Iglesia. Cincuenta años después, seguimos pendientes de abrir un debate claro y saludable sobre estas cuestiones.

Desde mi punto de vista, otra cuestión muy actual y deficientemente zanjada fue la discusión que se armó alrededor de la vida y ministerio de los presbíteros, cuando los obispos entraron al tema del celibato eclesiástico. El primero en abrir el debate con una crítica a la posición de la Iglesia latina fue el patriarca Máximos IV, para recordar que en la Iglesia Católica Romana había una tradición de un clero con familia: es decir, las 22 Iglesias católicas en Oriente están abiertas a que su clero tenga familia. Y, de acuerdo con esto, recordaba Maximos IV, en la tradición latina no debemos hablar de este tema como si hubiera una única tradición en la Iglesia.

Así se inició el debate, pero otros obispos de las Iglesias occidentales entraron en él expresando también que las comunidades tenían derecho a la Eucaristía y a su acompañamiento pastoral por los presbíteros, y que esto no se verificaba. Entonces, un camino sería admitir que personas como los viri probati –hombres casados reconocidos dentro de la comunidad– pudieran recibir el ministerio presbiteral dentro de la comunidad y seguir casados. Otros entraron también al tema, diciendo directamente que había que separar la vocación al ministerio y la vocación al seguimiento de Jesús en el celibato. Y había también, por otra parte, una denuncia expresa de situaciones escandalosas en la Iglesia relacionadas con un celibato impuesto y que había que poner fin a esto.

Es decir, varios coincidían en que la cuestión era importante y debía ser tratada de otra manera. Pero antes de que se entrara al debate teniendo en cuenta todas estas consideraciones, Pablo VI lo suspendió. Pidió que le escribieran a él las sugerencias y propuestas, que las tendría en cuenta, y después escribió la encíclica Sacerdotalis Caelibatus. De nuevo, esto produjo una gran crisis, porque incluso el cardenal Suenens le dijo al Papa que había traicionado la propuesta de sinodalidad y colegialidad y que toda la Iglesia debía haber sido consultada en este tema. A pesar de que Pablo VI volvió a retomar el tema, esta es una cuestión que no se resolvió. A mi modesto parecer, no estuvo bien retirar estas cuestiones del debate conciliar, y hoy deberían ser necesariamente retomadas de una manera adecuada.

– ¿Cómo hoy, en un nuevo y renovado proceso conciliar, se podrían superar bloqueos y mejorar la comunicación y la búsqueda de consensos?

– Sin duda, se deben implementar cambios en diferentes niveles. Y esta es una tarea colectiva. Pero yo me voy a limitar a señalar algunos importantes. Creo que habría que retomar una gran intuición primera. Cuando se empezó a preparar el Concilio, llegaron desde la Curia romana con una propuesta de consulta, con cuestionarios largos, larguísimos [risas], para que cada obispo contestara, sobre diversos puntos: liturgia, vida religiosa, la vida de los presbíteros, la formación de los mismos… Y entonces, Juan XXIII, les dijo: “No, hagamos algo distinto. Pregunten solo a los obispos cuáles son las cuestiones que ellos creen que se deben tratar”. Y así se hizo, de una manera totalmente abierta, una consulta hecha a toda la Iglesia y que incluyó también a facultades de Teología, universidades… Esta intuición de ponerse a la escucha es hoy es más necesaria que nunca, pero a una escucha de todo el Pueblo de Dios. Habría que escuchar cuáles son los gritos, las angustias, las cuestiones, las propuestas, no solo de obispos y de universidades. Hacer esto hoy día es mucho más fácil que en la época del Concilio. Hay más medios.

Y hay que sacar, asimismo, conclusiones de la propuesta mayor de la Lumen Gentium: de un lado, tener en cuenta al Pueblo de Dios y de otro, un ejercicio colegial y comunitario de la vida de la Iglesia. Tendríamos que encontrar y tener una manera más sinodal, más conciliar, que atravesara todas las instancias de vida de la Iglesia: conferencias episcopales, asambleas de presbíteros, conferencias de religiosos y religiosas.

Y hay otra experiencia muy rica: en torno a temas concretos, la Iglesia local con su representación debe hablar; es lo que llamamos Asamblea del Pueblo de Dios. En ella participa el Obispo, pero acude con laicos, con su Consejo Pastoral, con algunos presbíteros. Ellos mismos deben ponerse de acuerdo sobre cómo van a votar las cuestiones.

En resumen,debemos buscar fórmulas participativas, donde todos y todas tengan voz y voto. La manera de hacer tenemos que buscarla, pero que esté inspirada en la noción de Pueblo de Dios y de ejercicio colegial de la autoridad y de la toma de decisiones dentro de la Iglesia.

Una tercera cuestión, desde mi punto de vista, es que no podemos matar la profecía dentro de la Iglesia. La profecía quiere decir que más allá de todas las formulas que encontramos, hay un momento profético de decir que ‘esto que está pasando va en contra del Plan de Dios’, porque oprime a los pobres, porque margina a personas, porque daña la Naturaleza… Entonces hay que dejar siempre espacio abierto a la profecía, que representa la irrupción de Dios en la Historia.

Y aún señalaría otra cuestión: en este momento, tres cuartos de los miembros de la Iglesia Católica Romana están en Asia, África y América Latina, y es, quizá, una quinta parte de la Iglesia la que está en Europa. Pero para los católicos, las estructuras de decisión y poder están en Roma. Están en Ginebra para el Consejo Mundial de Iglesias, que afecta a los evangélicos; están en Londres para los anglicanos, mientras que un 60%de los anglicanos están en África… Hay que cambiar estas estructuras, porque hoy el mundo es otro; y la agenda de las comunidades eclesiales de estos países no coincide con la agenda de los centros de poder.

Hemos de enfrentamos a dar voz a todas estas comunidades en el mundo, porque quieren tener esperanza, caminar, y en cambio, son cada vez más controladas, más contestadas, menos oídas… Pienso, sin ir más lejos, en los 22 nuevos cardenales, ninguno de África, ningún cardenal residencial en toda América Latina (hay un cardenal latinoamericano, pero que está de residencial en la Curia romana). Esto no debe ser así, porque este Colegio es el que va a escoger el nuevo papa. Así que es un insulto a todas estas Iglesias el hecho de que no estén debidamente representadas. La Curia no es la Iglesia, es un servicio dentro de la Iglesia, pero no puede acumular tanto poder.

Por tanto, concluyo diciendo que hay que escuchar más ampliamente, hay que democratizar las estructuras de Iglesia, encontrar fórmulas de participación, dejar espacio a la profecía; estos son aspectos, a mi entender, muy importantes a cuidar, para avanzar mejor en el camino conciliar.

[Publicada el 9 de marzo de 2012 en el nº 2.792 de Vida Nueva].

http://www.adital.com.br/site/noticia.asp?boletim=1&lang=ES&cod=65145

Lexington: Rvdo Nelson French apoyo para el P. Roy Bourgeois


De: “Nelson French”
Asunto: RE: Las Mujeres Sacerdotes en Solidaridad con el Padre. Roy Bourgeois
Fecha: 12 de marzo 2012 08:22:48 PM EDT
Para: “‘Janice Sevre-Duszynska”

Lo más relevante, a mi amiga Janice!

Ciertamente, “el Padre Roy” es digno de alabanza por sus fuertes convicciones de la dignidad de la mujer en los ojos de Dios, tanto en condiciones de igualdad con el hombre en los ojos de Dios, y en particular su mérito para ocupar el cargo sagrado de los sacerdotes por igual con los hombres, de nuevo en la plena y completa “visión” de Dios.

También es digno de ser alabado por su coraje al enfrentar no sólo la posible pérdidade sus facultades eclesiásticas de oficio dentro de la “Santa” Iglesia Católica Romana, sino también por su valentía en la cara de perder su medio de vida en los que respecta, así como su el futuro merecido de pensiones como un oficial de esa misma iglesia.

Coloco mis alabanzas para ti, mi hermana, y todas sus hermanas, que siguen hablando acerca de las muchas injusticias planteadas por el Vaticano, así como cierta jerarquíade esa iglesia a nivel local. No pierdas la esperanza, la solución final a todo esto no puede venir en la vida de Padre Roy, ni en la tuya, pero yo creo con todo mi corazón y el espíritu que Dios prevalecerá, y el plan de Dios para todos sus hijos a triunfar.

Tu amigo y hermano en Cristo,

Rev. Nelson French

Remitido al e-mail

400 millones de niños esclavizados, un holocausto del que políticos y poderosos no hablan


por Kaos. Derechos Humanos

Lunes, 12 de Marzo de 2012 09:38
Compartir redes sociales

400 millones de niños esclavizados, un holocausto del que políticos y poderosos no hablan

La esclavitud infantil es un problema político. Como consecuencia de ella, cada minuto muere en el mundo un menor por accidentes, enfermedades o graves traumas psicológicos, íntimamente relacionados con el problema. Lo reconoce la OIT que dice que esas muertes están ligadas a esas actividades.

En 2008 hicimos algún comentario sobre la ONG Save the children (Salvar a los Niños) que acababa de publicar un informe sobre el trabajo infantil, y la esclavitud doméstica de los niños y niñas.

La introducción del trabajo ya producía escalofríos: pero una observación, en solo 5 años los niños esclavos han aumentado su número de 218 millones a la actual cifra de 400 millones. De edades comprendidas entre los 5 y los 17 años. Más de la mitad de ellos, unos 136 millones, realizan trabajos peligrosos y unos 10 millones y medio se ven atrapados en las peores formas de trabajo ilegal, degradante y peligroso, en condiciones consideradas como esclavitud.

El aumento de niños esclavos sube en progresión geométrica, según los organismos internacionales formalistas y nuestra experiencia. Ningún partido político en ninguna parte del mundo hasta ahora, los ha tenido en cuenta, más que de pasada. O demagogia. Prefieren más bien aprovecharse de los grandes problemas de la humanidad: el hambre, el paro y la esclavitud infantil. Importa la crisis aunque no se rebajen los salarios de muchos ceros.

Pero todos los empobrecidos de la Tierra tienen derecho a dejar de serlo. No hay razón para que existan y menos para que haya 5.000 millones de habrientos. Hambre, paro y esclavitud infantil pueden y deben desaparecer.

La esclavitud infantil es sin embargo un problema político. Como consecuencia de ella, cada minuto muere en el mundo un menor por accidentes, enfermedades o graves traumas psicológicos, íntimamente relacionados con el problema. Lo reconoce la OIT que dice que esas muertes están ligadas a esas actividades, (el trabajo de menores).

Las labores de riesgo pueden tener un impacto muy severo en los cuerpos y mentes frágiles de los niños y los sectores donde esto es más común son la agricultura, la pesca, el servicio doméstico, la minería a cielo abierto, en las canteras y en la venta ambulante.

Esto explica que todas las informaciones reunidas de distintas partes del mundo del trabajo por la OIT indiquen que la tasa de accidentes y muertes relacionadas con el trabajo sea mucho más alta entre los niños que entre adultos. Los niños pagan el pato. No estaremos de acuerdo con esa organización, pero eso se lo reconocemos.

Del informe de la OIT y de otras organizaciones ortodoxas hay algo con lo que Diáspora nunca comulgará y es con la manipulación del lenguaje. De la hipocresía de las instituciones y los organismos oficiales, cifras aparte, es preciso desmarcarse. La desinformación que entraña el no querer dañar a entes “respetables” o tratar con guante de terciopelo a las multinacionales es algo atroz. En los documentos de la OIT, UNICEF y otras organizaciones de la ONU nunca se ha hablado ni se hablará de niños esclavos sino de niños trabajadores.

“Crimen Vergonzoso para los organismos internacionales (ONU, UNICEF, FMI-Fondo Monetario Internacional-, BM-Banco Mundial-, OIT-Organización Internacional del Trabajo-, …), que están incapacitados por los enriquecidos para dar respuestas reales a este problema” -dice con razón la web Solidaridad.net

Y, así fue -sin comprometerse a fondo, ni llamar esclavo al niño esclavo- el llamamiento que la OIT (Organización Internacional del Trabajo), hizo en 1999 el último año del siglo pasado:

“La organización llama a combatir con decisión el trabajo infantil.

Un acuerdo ratificado por 173 de los 180 miembros de la OIT prohíbe ese tipo de trabajos peligrosos para niños menores de 18 años. Gobiernos, empresarios y organizaciones de empresarios deben colaborar para desarrollar condiciones para acabar con el trabajo infantil”, dijo el director de la OIT, Juan Somavia. “La continuación del trabajo infantil es una prueba de la falta de sostenibilidad del modelo de crecimiento predominante” agregó. ¿Es que la OIT acoge y protege a esos millones de niños que, aunque según sus vocabulario sean también trabajadores? ¿Es que hay previsto un paquete de sanciones por parte de las 173 países firmantes del documento de fin del siglo XX de la OIT?

Aunque de vez en cuando hay valientes excepciones. Y así la Corte Comunitaria de Justicia de la Comunidad de Estados de África Occidental (ECOWAS) declaró al Estado de Níger culpable por no haber protegido a la africana Hadijatou Mani de la esclavitud. Eso fue saludado como un gran triunfo en toda África. Pero el ejemplo no cunde y en Asia aún menos.

Hablar técnicamente o disponerse a impartir información sin estar dispuesto a cuestionarse la infravida de otros seres humanos, es basura. Debemos hablar de rostros, manos, nombres y vidas reales que están sufriendo atrozmente ahora. Es difícil transmitir siquiera un poco del drama de los niños esclavos. Podemos recordar al usuario a niños que fabrican nuestra ropa, que han recolectado el café que tomamos todas las mañanas, o confeccionado juguetes mecánicos baratos “Made in China”. Muchos de ellos víctimas de nuestra falta de acción política solidaria. Lo pensemos o no, formamos parte del pie que les está aplastando.

Los organismos internacionales coinciden en admitir que aumentan las cifras que hemos dado al principio. Los números no se pueden ocultar. Terminan por salir. Aumenta la esclavitud infantil en cifras y en la gravedad de las condiciones de explotación. Esto es lo verdaderamente importante: los de la OIT han visto la tendencia, el dinamismo galopante del mundo de la esclavitud infantil, aunque se sirvan de eufemismos para condenarla. Según toda predicción, aumenta.

Las organizaciones están de acuerdo en algo: esos niños son menores de 7 años, trabajan más de 8 horas diarias, más del 90% se ocupan en oficios peligrosos o vejatorios que no vamos a nombrar otra vez, aunque se les llame de otra manera.

Así que DIASPORA ha preferido utilizar el lenguaje de los sin voz: son niños y niñas esclavos, violados sistemáticamente a cambio de un plato de lentejas, o de nada. Lo que eufemísticamente se llama turismo sexual no es sino legiones de niñas o niños violados por turistas occidentales. ¿Qué otra cosa son los viajes turísticos de amigotes a Singapur o Vietnam o Santo Domingo?. ¿Van a ver el paisaje…?

Un mundo en guerra

Lo que está pasando con millones de niños en este planeta es un auténtico holocausto. El holocausto que perpetraron los nazis con 6 millones de judíos fue horrible. Y así aparece en los libros de historia y en películas y DVD en los que se denuncia y se da a conocer el sufrimiento de las víctimas. Ante este hecho la gente se pregunta ¿cómo pudieron volverse locos pueblos enteros bajo la batuta nazi para cometer y apoyar aquella salvaje e inhumana masacre? ¿Cómo podían haberlo perpetrado quiénes eran ciudadanos más bien indiferentes y pacíficos que se plegaron a las crueldades de sus jefes y de los dictadores y copiaron sus métodos?.

No vamos a hacer comparaciones, el holocausto de la infancia esclava hoy supera en mucho, en cifras, al holocausto nazi. 400 millones de niños esclavos. La crueldad es incontestable no idéntica. Nadie se siente el patrono que utiliza el látigo sobre un niño exhausto de 7 años. Pero estamos en el mismo bando que ese señor, el bando vencedor, el que necesita al niño para poder tener artículos baratos en “todo a 100″.

En Asia está el 60% de los niños esclavos del planeta, que trabajan para todos nosotros

Por poner algunos ejemplos más conocidos, en Pakistán los niños tejedores de alfombras se pasan horas y días en posturas que les impiden el desarrollo normal y terminan deformados. Sufren tortura física y psicológica, son niños como los nuestros o como nuestros hermanos menores… La mayoría padecen problemas respiratorios por inhalación de polvo de fibra y algodón.

En Pakistán es común la venta del niño a los más acomodados o ricos patrones, supuestamente a cambio de una vida mejor y una formación profesional. El niño va acumulando con el dueño del taller o fábrica una deuda en concepto de alojamiento, manutención… que no puede pagar en vida y se perpetúa en la familia, incluso por generaciones o entre hermanos. Hacen alfombras para nuestros países, para que nosotros pisemos mullidamente.

Hoy vamos a contar el caso de Roshni, una niña de diez años de un pueblo de la región Thar, Pakistán. Tras sufrir problemas financieros, su padre se vio obligado a pedir un préstamo a un patrón y tuvo que dejar a Roshni, a su hermano y a su hermana trabajando en el telar de alfombras del prestamista-patrón.

“Quería recibir educación a toda costa y convertirme en médico. Desgraciadamente, esto no ocurrió. Trabajamos en el telar, de sol a sol. Al principio fue muy difícil tener que estar sentada tanto tiempo sin cambiar de postura, pero ya estoy acostumbrada. Después de trabajar en el telar durante ocho meses mi sueldo por día de trabajo es de 40 rupias (menos de 40 céntimos de euro). También hacía bordado por la noche. Todos mis ingresos se destinan a cubrir los gastos de los nueve miembros de mi familia”. Roshni intentó ahorrar un poco para ayudar a uno de sus hermanos pequeños para que estudiase pero no pudo. La única salida para ganar algo era la prostitución, pero ella sigue tejiendo.

En Arabia Saudita los niños se importan de otros países cercanos para hacer sirvientes o de jockeys en las carreras de camellos. Niños de 6 años convertidos en jockeys, atados fuertemente al camello, sosteniendo el equilibrio como pueden, con sus gritos y patadas, medio muertos de miedo, obligan al animal para que corra más deprisa y llegue primero a la meta. A veces antes de la carrera, si el niño se niega o se muestra reacio se le somete a descargas eléctricas para excitarlo o se le dan unos latigazos.

Niños con tanta dignidad como nuestros hijos, pero ningún gobierno o político del país saudí lo ha denunciado. Ningún escritor lo ha siquiera novelado aunque sea medio ficción. Un best seller que ponga en peligro a un sultán o a sus matones sería temerario. La ficción se reserva para los harem, para los afrodisíacos, para el número de esposas del jeque de las que se muestra orgulloso. Ningún organismo oficial se atrevería a hablar de los niños-jockey o… de las prostitutas de 13 años del harem. Forbidden.

En Nepal, India, Tailandia, los niños engordan las arcas de los mercaderes del sexo, sirviendo los placeres de los nativos y también de los turistas occidentales. Niñas de 7 años esperan a que se acabe su jornada laboral para ir a jugar a las muñecas. Exhaustos, agotados, nos recuerdan a los presos de campos de concentración nazis. Así están 400 millones de niños. El capítulo de la explotación sexual es de los más terribles y extendidos. En Asia hay más de un millón de niños esclavos sexuales. Camboya, China, Laos, Vietnam… cuentan con redes en las que más que a menudo están implicados la policía y los políticos. En países de Europa se anuncia en folletos turísticos que las mujeres más sexys del Brasil y verdaderos bombones siempre a la orden…

En Camboya el 35% de los explotados sexualmente son niñas entre 12 y 17 años. Gracias al proceso de paz y la demanda de gente afín a la ONU, en Phnom Penh (la capital) de 1991 a 1992 se multiplicó por más de tres el número de prostitutas (de 6.000 a 20.000).!!! El Pol-Pot se acabó¡¡¡. No hay nada que temer.

En Santo Domingo tampoco hay que temer a dictadores como” el “Benefactor” Rafael Leonidas Trujillo y hay libertad incluso para acostarse con niñas como las que a él (o su extensa corte de lacayos les gustaban). El 25% de los turistas de países europeos o norteamericanos prefieren Sto. Domingo como destino y se inclinan, según ellos mismos, por la oferta turístico-sexual de menores latinoamericanas que antes eran exclusivas de Trujillo o de Somoza o Pérez Jiménez.

El papel activo para nuestro consumo, nuestras agencias y nuestros políticos es de nuevo, propio del bando más fuerte en esta guerra sucia. Sus mujeres y sus niñas, para nosotros, los hoy vencedores. España es el 4º importador mundial de niños para el comercio sexual (detrás de Alemania, Italia y Canadá). Pero las mafias están en el mercado con sobre todo niñas brasileñas, dominicanas, portuguesas, checas, marroquíes o de Europa del este.

En la industria se explota a miles de niños. En muchos lugares de Latinoamérica e India los niños fabrican ropa. En nuestros armarios cuelgan prendas de Zara, Levi Strauss, Nike, Lee… y muchas otras marcas que fabrican en el tercer mundo para abaratar costos y conseguir mayor oferta y sometimiento de sus empleados.

Para muchos niños del mundo los juguetes son una pesadilla. En China se fabrican juguetes de marcas como Mattel, Chicco o Lego, siendo conocidos casos de explotación y condiciones infrahumanas, como en una fábrica de Chicco que ardió, muriendo allí cientos de trabajadoras en su interior. Horas y horas empastando el plástico, vertiéndolo en moldes vigilados por capataces. Las pagas son miserables. Los niños esclavos que cosen balones Nike, Adidas, Reebok en Pakistán cobran 75 ptas al día por fabricar balones que se venden a 10.000.

También los niños hacen calzado en India, Indonesia, Tailandia… En las estanterías de los grandes almacenes lucen orgullosas etiquetas de estas empresas. Nosotros, como ciudadanos tenemos en las manos con indiferencia sus productos. En nuestros medios se permiten los anuncios de las multinacionales que se enriquecen a costa de la esclavitud.

Pero en China las cosas van por mal camino -según parece- peor que antes. Un informe de The New York Times asegura que varias de las principales empresas norteamericanas fabrican sus productos en ese país abusando de condiciones laborales extremas de la juventud. Los empleados trabajan más de 12 horas diarias, 7 días a la semana, y tienen una alta tasa de suicidios. Jóvenes de todas las edades.

Según el informe del NYT, uno de los proveedores de Apple en el este de China sufrió dos explosiones por no aplicar las medidas de seguridad necesarias en la utilización de un tóxico para pulir las pantallas de los iPhones. Uno de estos accidentes dejó un saldo de cuatro muertos y 77 heridos.

Sin embargo, Apple no es el único gigante tecnológico señalado en el preocupante informe, sino que el periódico norteamericano también nombra a Dell, Hewlett-Packard, IBM, Lenovo, Motorola, Nokia, Sony y Toshiba, entre otros.

Por su parte, la ONG China Labour Watch investigó las condiciones de trabajo en la fábrica Merton (situada en la ciudad de Sangyuan, este) y que abastece a McDonald´s, Disney, Mattel y Warner Brothers. En la sección de coloreado, por ejemplo, las jornadas eran de 14 horas diarias de media. Los equipos de pulverización del ´Buzz Lightyear´ ganaban unos 13 centavos de dólar por hora (0, 1 euro), y durante las entrevistas los empleados se quejaron de quemaduras en las manos, causadas por disolventes químicos, y de mareos crónicos..

Miles de niños dejan su vida en las terribles minas y canteras de África, Asia y América. Como los prisioneros del campo de concentración de Austzwitch, que picaban piedra o construían carreteras. Estos niños no suelen llegar a viejos.

Fuente: es.globedia.com

http://elnuevodespertar.wordpress.com/2012/03/07/400-millones-de-ninos-esclavizados-un-holocausto-del-que-politicos-y-poderosos-no-hablan/

VATICANO II SIGUE SIENDO EL MODELO A ABRAZAR,EN EL MINISTERIO, A PESAR DE LOS REVESES.


 

12 de marzo 2012

P.. David Pettingill (Leyner Parra)

Como las bodas de oro de la apertura del Concilio Vaticano II el 11 de octubre de 1962, los enfoques, los hombres ordenados en los años bookending el consejo predominantemente abrazar “el espíritu del Concilio Vaticano II” como una boca de pozo para salvar sus vidas y ministerio, incluso que los demás católicos que menosprecian “espíritu”.

Al mismo tiempo, muchos de estos “sacerdotes del Concilio Vaticano II” – ya que los investigadores llaman – la preocupación expresa de que las ventanas de la iglesia icónicos abrió por el consejo están cerradas y aseguradas. Plantean preocupación por líderes de la iglesia ecuménica, la apatía, el colapso de la colegialidad, el papel de las mujeres, la reforma litúrgica y mucho más.

“A veces pienso que el Concilio Vaticano II es la iglesia el secreto mejor guardado”, dijo el padre. David Pettingill, un sacerdote retirado de la arquidiócesis de San Francisco, que sigue activo en el trabajo de retiro y los cursos de enseñanza en el consejo de ministros eclesiales laicos.

“Lo que veo es un esfuerzo concertado para retirarse del Concilio Vaticano II, con una línea de partido, y que línea del partido es que el consejo era simplemente en continuidad con la enseñanza de la Iglesia y que simplemente evolucionó”, dijo Pettingill, un ex pastor, la universidad Seminario maestro y administrador de la escuela secundaria que fue ordenado sacerdote en 1962.

“Sin embargo, cuando se actúa así, y puede ser válida”, agregó, “también hay que hacer otra pregunta, si usted va a ser históricamente exactos: ¿Qué hizo que el consejo de hacer por la iglesia?

“A menos que quieras decir que fue una pérdida de tiempo, hay algunas cosas que sucedieron allí, que nunca había sucedido en los 20 concilios ecuménicos otros, y los documentos presentados están en una forma literaria diferente, y son el consenso de los más grandes número de obispos en todo el mundo se haya reunido jamás, y que estaban tomando una nueva mirada a la iglesia porque Juan XXIII dijo: “Vamos a tener aggiornamento. Vamos a llevar a la iglesia hasta la fecha. ”

“Así que me parece la línea del partido”, dijo Pettingill, “un reconocimiento real de que el hecho de que estamos tirando” de la renovación en curso. “Me parece muy triste.”

Muchos entrevistados señalaron que la tensión entre la interpretación del Concilio como una inauguración de una iglesia abierta y colegiada frente viéndolo como “el final de un proceso, no el comienzo”, en palabras del jesuita. Thomas Reese.

Jesuita.  Thomas Reese en Woodstock Theological Center, la Universidad de Georgetown en Washington (© Rick Reinhard 2012)Jesuita. Thomas Reese en Woodstock Theological Center, la Universidad de Georgetown en Washington (© Rick Reinhard 2012)Fue ordenado sacerdote en 1974, Reese entró en los jesuitas del año, el Consejo abrió. “Estábamos encerrados en el seminario y no sabía lo que estaba pasando”, dijo riendo. “No teníamos acceso a los periódicos o la televisión o las revistas-o de The New Yorker ., que, por supuesto, estaba corriendo las piezas por FX Murphy ”

P. Redentorista. Francis X. Murphy utilizó el seudónimo de Xavier Rynne presentar detrás de las escenas de los informes sobre los trabajos del Consejo.

“De alguna manera u otra me enteré del Consejo, y dos de nosotros fuimos a la superiora y le pidió permiso para tener copias de los documentos del Concilio Vaticano II. Tuvo una reunión con sus consultores para decidir si podemos o no podría tener copias. La decisión fue que los dos pudieran tener, porque habíamos pedido, pero no sería puesta a disposición de los otros seminaristas.

“Dentro de un mes eran de lectura obligatoria”, se rió de nuevo Reese.

“A pesar de que hubo luchas y discusiones y peleas” durante el concilio, Reese dijo que “había un sentimiento de que la historia estaba en el lado de los progresistas y que estábamos avanzando, que era casi imparable y las cosas iban a mejorar en el año de la iglesia tras año. ”

Reese dijo: “Esto casi se detuvo con el papado de Juan Pablo II,” que vio “los documentos del Vaticano II, como lo que era importante, no el espíritu.”

Actualmente, un alto miembro del Centro Teológico Woodstock de la Universidad de Georgetown en Washington, Reese fue una fuente de preocupación para el Vaticano durante sus siete años como editor en jefe de la revista de los jesuitas por semana, los Estados Unidos . Renunció a ese cargo en 2005 tras las críticas curia de su apertura a la exploración de temas sensibles de la iglesia, a partir del mismo sexo el matrimonio y la investigación con células madre en la recepción de la Comunión de políticos católicos que apoyan el aborto legal.

Antes de convertirse en Papa, el cardenal Joseph Ratzinger, como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y el Papa Juan Pablo II “poner su interpretación en los documentos … y, a menudo era la interpretación conservadora, la minoría del consejo “, dijo Reese.

“Hoy el miedo no es sólo que los frenos se han puesto, pero que la palanca de cambios se ha puesto en marcha atrás. Vemos cambios en los ámbitos de la colegialidad, la liturgia y el ecumenismo, donde ni siquiera podemos llamar a las comunidades protestantes iglesias más “.

Mientras tanto, los críticos de “el espíritu del Concilio Vaticano II” acusación de que se juega como una tarjeta conseguir-hacia fuera-de-doctrinal, la ortodoxia libre.

Ratzinger, ahora Benedicto XVI como Papa, envía el argumento a favor de una “hermenéutica de continuidad” que pone de relieve la interpretación de los mismos documentos conciliares.

Los expertos católicos como Russell Shaw son explícitas: “Creo que el” espíritu del Concilio Vaticano II “a ser bastante divertida y sincera. ¿Se líderes de la iglesia después de Constantinopla añadir una cuarta persona de la Trinidad en el “espíritu de Constantinopla? Consejos de seguridad tiene los tonos y los espíritus, pero estos se basan en las enseñanzas y decretos del propio Consejo, y no en ideas y prácticas que el Consejo específicamente se negó a aprobar. En otras palabras, creo que el argumento de que desde el Concilio Vaticano II hizo cambios a la iglesia, entonces es lógico que el Consejo nos llama a hacer cambios mucho más radicales e innovadores es falso. ”

P..  J. Severyn Westbrook (Mitch Finley)P.. J. Severyn Westbrook (Mitch Finley)Tales postulados salir de aquellos que, como el padre. J. Westbrook Severyn meneando la cabeza: “Si la iglesia es esencialista, lo sabemos todo y no hay nada más que ser conocido y todos los asuntos que ya están establecidas. La gente tiene que aprender lo que se establezca la verdad. Ya terminado. Sólo tenemos que llevarlo a cabo. Y creo que es más o menos la visión que reina hoy en día. ”

Ordenado sacerdote en 1962 para el Spokane, Washington, diócesis, Westbrook continuó: “En una iglesia existencialista, escuchar y prestar atención a cómo el espíritu se mueve entre la gente, especialmente en las comunidades de fe. Se aprende de eso.La iglesia tiene que ser la vida, la respiración, el sentimiento, la oración organismo. ¿Vamos a ser un organismo o tenemos que ser una organización? ”

Westbrook admitió: “A veces me siento muy desanimado. Es como las personas a cargo-a los que genéricamente llamamos a las autoridades del templo – están ganando. Están ganando por desgaste. Y se han cuidado formó lo que se avecina en el futuro. ”

Recordó una presentación de 1982, relativa a la necesidad de sacerdotes casados que él le pidió que hiciera a los obispos del noroeste del Pacífico. “Me sorprendió que ninguno de ellos se opuso”, dijo.”Algunos incluso entusiasta. Hubo un consenso virtual “.

Sin embargo, “hace mucho tiempo he quedado perplejo por qué nunca vi el tema de su camino a la agenda de la conferencia nacional de obispos. Sin duda, plantea la cuestión de hasta qué punto los obispos pueden ejercer la colegialidad, o incluso estar a cargo de su propia agenda. ”

El diálogo abierto, franco “no es la forma en que es más”, denunció Westbrook, un pastor jubilado estudioso, y Newman y el capellán. “Las posiciones se han determinado y que se les permita votar a favor.Se cerró. ¿Hemos de ser un monolito o estamos de ser como seres humanos que piensan y sienten? Y eso significa que puede estar en desacuerdo, y tal vez podamos llegar a un consenso. Pero tenemos que escucharnos unos a otros. ”

“No he perdido la esperanza y confío en el Espíritu Santo”, añadió, “pero el juego está amañado”.

Westbrook, Reese y Pettingill son lo que los sociólogos estudian las tendencias de la iglesia término “sacerdotes del Vaticano II”. Un importante estudio de los sacerdotes y su ministerio programado para su estreno en abril se define el término como los hombres nacidos entre 1943 y 1960.

Por encargo de la Federación Nacional de Consejos de Sacerdotes y ejecutado por el Centro de Investigación Aplicada en el Apostolado (CARA) con sede en Georgetown, la investigación sostiene que los sacerdotes formados en la inmediatez del Concilio Vaticano II tienden a considerar el sacerdocio, ministerio y la iglesia de manera diferente en muchos aspectos que los hombres mayores y menores.

Entre otras cosas, estos sacerdotes del Concilio Vaticano II se ven más como “líderes de servicio” dentro de la comunidad que como “un hombre aparte”, al igual que el anterior “pre-Vaticano II, los sacerdotes”, y más reciente “post-Vaticano II, los sacerdotes” y “del milenio sacerdotes “.

Vaticano II, los sacerdotes son más propensos a apoyar el principio de consultoría líderes laicos y sus congregaciones.

Titulado misma llamada, hombres diferentes: la evolución del sacerdocio desde el Concilio Vaticano II , el nuevo estudio también informa de que los hombres ordenados, más recientemente, tienden a subrayar la ortodoxia y la tasa de la iglesia a sí mismos más felices en el ministerio de los sacerdotes del Vaticano II.Ellos también sienten el apoyo episcopal y papal, con más fuerza que los hombres del Vaticano II.

A un apasionado de diciembre 2010 ensayo titulado “Reflexiones en torno a un aniversario de ordenación de Oro”, un sacerdote australiano muy conocido, el padre. Eric Hodgens, declaró: “Nos tomamos muy en serio el Concilio Vaticano II. Hemos pasado de ser sacerdotes llamados y consagrados por Dios a los presbíteros son llamados y ordenados por la iglesia -. El Pueblo de Dios ”

“Nosotros somos los Gaudium et Spes sacerdotes “, escribió Hodgens, en alusión a la Constitución pastoral del Concilio sobre la Iglesia en el mundo moderno, que proporciona un marco teológico llamando a la iglesia a la participación global en cuestiones de justicia social y la tecnología a la economía y el ecumenismo.

Un sacerdote de la arquidiócesis de Melbourne, Hodgens criticó lo que considera preocupantes del Vaticano después de las tendencias II en el ecumenismo, en la timidez episcopal y el cumplimiento, en la falta liderazgo de la iglesia de perspicacia científica, en estrecha composición erudición teológica y bíblica, en la mal concebida litúrgica de regresión, en la falta de discusión la colegialidad, la transparencia y abierta, y en las costumbres sexuales “de ser promovido a la plataforma superior” de la atención de la iglesia.

“Las decisiones discordantes se bajaba de la Papa”, escribió Hodgens. “El celibato sacerdotal, a pesar de ser muy polémico, ha sido reafirmada por Pablo VI en 1967 sin discusión. En 1968 la encíclica Humanae Vitae fue una decepción terrible. La mayoría de nosotros nunca lo aceptó. Pablo VI comenzó a nombrar obispos se oponen a la ética del consejo. … La tendencia general fue desmoralizante. ”

Sin embargo, Hodgens también hizo hincapié en lo que el estudio encontró CARA NCR y entrevistas confirmó: el Vaticano II los sacerdotes están en general muy satisfechos con su vida y ministerio, si no incluso en el mismo nivel que los mayores y los grupos más jóvenes.

Hodgens llama el fenómeno de “ser felices en su propia parcela.”

P..  Gary Lombardi (Leyner Parra)P.. Gary Lombardi (Leyner Parra)Fue ordenado sacerdote en 1969, el Padre. Gary Lombardi es feliz en su “parche”, San Vicente de Paúl en Petaluma, California, pero estaba claro que podría estar más feliz con el lugar donde se ve a la iglesia se dirigió.

“En muchos sentidos, las cosas han vuelto al autoritarismo, el modelo jerárquico e institucional. Las cosas son mucho más de arriba hacia abajo “, explicó. “Todo parece venir de Roma. Los obispos son nombrados sin consultar tanto con los obispos de la región. Hay una especie de énfasis en la ortodoxia y de la fidelidad y el magisterio y la lealtad al Santo Padre que es el mismo que ante el consejo. ”

Se ha producido un retorno a la “rigidez” y el énfasis en “las personas que miden hasta la iglesia en lugar de la iglesia ministrar a la gente”, dijo Lombardi, quien dirigió la oficina de la diócesis de Santa Rosa del clero la educación durante 16 años. “A veces he visto a personas buenas sufren a causa de que la rigidez.”

Lombardi recuerda que luchan en los últimos años de su formación en el seminario de “si me iba a servir a la iglesia o si me iba a servir a la gente.”

“Entonces se me ocurrió”, dijo. “La iglesia es el pueblo de Dios. El Vaticano II lo hizo. ”

Aunque dijo que la iglesia “sin duda necesita una autoridad de gobierno”, subrayó Lombardi subrayó que el Vaticano II la iglesia “en contacto con las vidas de las personas” y abiertos a “colegialidad y consulta en materia de vida de la iglesia y la enseñanza.”

“Ese fue un operativo dinámico fundamental en el Consejo”, dijo. Esto condujo a “una especie de mayor facilidad” con que los pastores como él podía “mirar directamente a la vida del pueblo” y “ayudar a la enseñanza de la iglesia tienen sentido para ellos.”

La Gaudium et spes generación no ve cambios en la perspectiva pastoral.

Lombardi dijo simplemente: “Parece que hay un anticlericalismo creciente por parte de los clérigos menores”.

Y con el apoyo oficial de la iglesia, Pettingill señaló. “No me parece que en algunos documentos de que el sacerdote está siendo gradualmente exaltado por encima de la gente que va servir – cosas como sólo el ordenado que se les permita a limpiar los vasos sagrados, el énfasis en la sacerdotal hasta el punto de que un hombre casi se puso en un pedestal. Y eso es peligroso tanto para el sacerdote y el pueblo, porque todos somos humanos, y es que la humanidad que nos hace capaces de tratar unos con otros. ”

P..  Norbert Dlabal (Kevin Bottrel)P.. Norbert Dlabal (Kevin Bottrel)Otros, entre ellos el P. Norbert Dlabal, estuvo de acuerdo. “La nueva generación de sacerdotes parece que quiere mantener la distinción entre sacerdocio y laicado”, dijo Dlabal, párroco de Nuestra Señora de la Parroquia Perpetuo Socorro en Goodland, Kansas

El nuevo estudio se hace eco de CARA su lenguaje. Los sacerdotes recientemente ordenados “parece muy importante … haciendo una clara distinción entre ellos y los laicos “, escriben los autores.

De acuerdo con la investigación de 2009-2010, más de dos tercios de los sacerdotes del milenio – los ordenados después de que el punto medio de 1978-2005 de Juan Pablo II el papado – de acuerdo “con fuerza” con la afirmación: “Ordenación confiere al sacerdote un nuevo estatuto o un carácter más permanente que lo hace esencialmente diferente de los laicos en la Iglesia, “en comparación con 48 por ciento de pre y post-Vaticano II y los sacerdotes 36 por ciento de los sacerdotes del Vaticano II.

Aunque Dlabal, un director de vocaciones de la antigua Salina, Kansas, diócesis y un misionero en Perú durante cinco años, dijo que intenta “hacer luz de ella”, cuestionó que los católicos “impresionado por las apariencias”, que otorga la “nobleza” a ” cualquier clérigo comprometido a vestir de negro. ”

“La autenticidad? ¿Qué es eso? “, Preguntó Dlabal, que fue ordenado sacerdote en 1972. “La madurez, la generosidad, la sabiduría, la bondad, la abnegación, la paciencia, la responsabilidad personal, la longanimidad, la amistad, el respeto y el amor? ¿Cuáles son esas cosas? … Sólo hay que poner una sotana con un cuello romano y usted es un fiel, leal, siervo dócil y confiable. Dicho de otro color de la camisa y usted es sospechoso. Deje la vieja sotana en el armario y se puso una camisa de color y usted es un traidor “.

Asimismo, señaló, “los sacerdotes más jóvenes realmente no siento la necesidad de colaborar todos los que de cerca. No es una especie de idea general de que ellos son los líderes de la parroquia y todo el mundo puede bailar al ritmo de su música. ”

Evitando el Concilio Vaticano II “líder servidor” modelo de sacerdocio en favor de un más autoritarios de uno va en contra de ambos el espíritu del Vaticano II y el Catecismo de la Iglesia Católica, monseñor. Ralph Kuehner acusado en recientes reflexiones sobre sus 60 años como sacerdote.

El catecismo, dijo, “dirige a los sacerdotes ministeriales al servicio del sacerdocio de los laicos:” Mientras el sacerdocio común de los fieles se realiza en el desarrollo de la gracia bautismal … el sacerdocio ministerial está al servicio del sacerdocio común. ”

Kuehner, un defensor de alto perfil de la justicia social en la arquidiócesis de Washington, dijo que le preocupa que “muchos aspectos de nuestra iglesia reflejan un monarca en lugar de un siervo.” Él contó la historia de sus 3 años de edad, sobrina que, cuando se le preguntó acerca de una misa en la que un obispo ofició, dijo que vio “un rey con un palo amarillo”.

El sacerdote agregó una “visión personal para el futuro de la iglesia”, que incluye servicio de la iglesia alentador para “sacerdotes que han dejado para casarse” y la ampliación de la ordenación sacerdotal de hombres casados y las mujeres.

Otros sacerdotes del Vaticano II, también apoyan esta llamada para discutir abiertamente el papel de la mujer en la iglesia, así como otros temas, de los católicos gays y lesbianas a la fertilidad de la ciencia.

“Decir sólo que no hablamos de estas cosas” no funciona, dijo Westbrook.

Reese dijo: “La iglesia no ha descubierto la manera de tratar con un laicado educado. Se sigue pensando que todo lo que tiene que hacer es para los obispos y el Vaticano para actuar como padres de hijos adolescentes. Ellos piensan que si ellos gritan un poco más fuerte que los niños se comportan. Dicen cosas el equivalente de ‘no en mi casa “o” no lo hará porque yo lo digo “. Cualquier persona con hijos adolescentes sabe que el éxito de esa estrategia es “.

Él dijo: “Lo que la Iglesia tiene que desarrollar un nuevo estilo de enseñar el Evangelio, que es comprensible por el pueblo en el siglo 21. No sólo tiene que repetir las fórmulas del siglo 13. ”

Pettingill se esfuerza por lograr que en sus clases para los laicos católicos que se preparan para el ministerio parroquial. “Voy a hacer todo lo posible para hacer las riquezas del Vaticano II se conocen. La teología se supone que ser creativos “, dijo a NCR . “Por ejemplo, en el Nuevo Testamento cada uno de los autores de los evangelios volver a contar y re-adapta su mensaje, cada uno con un énfasis diferente, para satisfacer las necesidades de sus oyentes.”

Con demasiada frecuencia, comentó, “la teología de hoy parece ser una exégesis de los documentos papales. Me pregunto dónde está la creatividad. Si no lo tiene, no crecemos “.

Westbrook dijo que él ve como el abandono institucional de diálogo. “He tenido sacerdotes en realidad me dicen que la colegialidad tiene que ser suprimida”, dijo.

“Hay gente como yo que todavía están tratando de vivir en el espíritu de la Gaudium et Spes “, dijo,” y hay personas que están tratando de poner fin a la misma. Desde su punto de vista, la iglesia había estado en forma de cola y, por razones desconocidas, incluso caprichosa, Juan XXIII puso todo patas arriba. Un electorado se siente seguro de que la edad debe ser restituido. No hay duda. No hay duda. Autoridad se encargará de todo. ”

Un ejemplo del uso erróneo de la autoridad que surgió como un irritante frecuente de los sacerdotes del Vaticano II es el desarrollo e implementación de la nueva traducción Inglés del Misal Romano.

Dlabal considera la traducción como un “ejemplo de hacer un tema de un tema no para algún otro fin” – que la finalidad es “para que la Iglesia sabe que está a cargo” y para vaporizar la traducción cada vez mayor del Concilio Vaticano II.

Pettingill, que daba clases de inglés de la escuela secundaria como un joven sacerdote, señaló: “Nadie le preguntó al pueblo de Dios si les gustaría una nueva traducción en Inglés. Hecho de dos, o tal vez esto es más de una sospecha, los obispos locales no fueron consultadas en el sentido de que se les preguntó si sentía que era apropiado en este momento en particular. En tercer lugar, si usted tiene alguna relación con la enseñanza de Inglés, te das cuenta de que la traducción no es el Inglés. Se trata de un Inglés latinizado, que es muy complicado y muy difícil de anunciar. ”

Desprecio por el diálogo y el desprecio por la consulta varias veces llamar la ira de los hombres educados y ordenados dentro de la sombra por debajo del Concilio Vaticano II. Durante el consejo, dicen, la fórmula operativa para la búsqueda de la verdad fue el Papa que trabajan en concierto con el colegio de los obispos.

Ellos estarían de acuerdo con un joven teólogo consultor del Consejo, que escribió en 1963, “La formulación de las leyes litúrgicas para sus propias regiones es ahora, dentro de los límites, la responsabilidad de las distintas conferencias de los obispos. Y esto no es por delegación de la Santa Sede, sino en virtud de su autoridad independiente. ”

Según el biógrafo de John L. Allen Jr., que el teólogo, el padre. Joseph Ratzinger y el futuro Papa Benedicto XVI, también iba a escribir durante los días del Concilio, “Para muchas personas hoy en día la iglesia se ha convertido en el principal obstáculo para la creencia. Ya no pueden ver en él otra cosa que la lucha del hombre por el poder, el espectáculo mezquino de los que, con su pretensión de administrar el cristianismo oficial, parece que la mayoría de interponerse en el camino del verdadero espíritu del cristianismo “.

Y que el verdadero espíritu del cristianismo, los sacerdotes del Vaticano II dirá, era – y es – muy iluminado por “el espíritu del Concilio Vaticano II”.

[Dan Morris-Young es uno de NCR West corresponsal de la Costa.]

En este paquete:

 

http://ncronline.org/news/theology/vatican-ii-priests-still-embrace-councils-model-despite-reversals

La demanda ética, responsabilidad ciudadana.



Por Domingo Riorda.

“La protesta es un principio, necesario, pero un principio. Hay que despertarse, tener ganas de que las cosas cambien” sostiene Stéphane Hessel, el ex diplomático  autor del  panfleto ¡Indignaos!

Preocupado por el éxito mundial de su manifiesto, Hessel comenta que se dijo a sí mismo “no podíamos quedarnos ahí” por lo que escribió ¡Comprometeos! Casi al mismo tiempo el sociólogo y filósofo francés Edgar Morin publicaba La vía, “donde hacía un sombrío análisis de la realidad mundial y apuntaba la necesidad de tomar un nuevo camino para evitar la catástrofe”

Los jugosos datos son suministrados en una nota de La Vanguardia, España, publicada el domingo 11 de marzo, en el formato de un diálogo entre Hessel y Morín,  el primero con 94 años y el segundo cumplidos los 90. De ese encuentro nació el libro  El camino de la esperanza, de Ediciones Destino, que es “un llamamiento a la movilización de la ciudadanía para cambiar el mundo”, una apasionada y comprometida apelación con el propósito de  ”dar un paso adelante si queremos cambiar aquello que no nos gusta de nuestra realidad social y política”

Morín está convencido de la importancia de los movimientos de la juventud en Europa, en Estados Unidos, en los países árabes, pero al mirar detrás de ellos constata que “Falta un pensamiento político que reflexione sobre la crisis profunda de nuestro siglo” que no es sólo económica, demográfica, ecológica, moral sino ·una crisis de civilización, una crisis de la humanidad” por lo que “Si no pensamos en este marco, estamos condenados a la impotencia. Hay que pensar en otra vía, lanzando reformas múltiples, hay que preparar un nuevo camino”

Hessel, quien fue uno de los redactores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU en 1948, acuerda en lo positivo de esos movimientos porque “Hay que despertarse, tener ganas de que las cosas cambien”, pero “después ha de venir una reflexión sobre los cambios que son necesarios…las grandes reformas indispensables para superar la crisis, para salir de la tristeza, del desaliento” En ese paso  la acción de los gobiernos es necesaria “pero también de los ciudadanos. Nosotros creemos que hay que movilizar a los ciudadanos en todos los países para llevar a cabo las reformas que son ­fundamentales”

Al alertar que “El capitalismo no es eterno, pero tampoco está muerto, se transforma” y que “ha adoptado formas perversas con la especulación financiera” que “nos ha conducido a esta crisis económica”, los dos nonagenarios afirman que “tenemos la obligación de reaccionar con firmeza” reconociendo que “existen algunas cosas, la democracia, los derechos del hombre, valores fundamentales sobre los cuales construir”, y elaborar  “una nueva visión de la sociedad”

Resulta sugestivo que ante la pregunta “¿El cambio está en manos de los ciudadanos?” Hessel responda que  ”Los ciudadanos deben ser alentados a utilizar su poder, que puede ser decisivo para devolver a los gobiernos la capacidad de resistir a las fuerzas económicas y financieras” y Morín agregue que “Hay cambios posibles en todos los terrenos. Si se hacen juntos, podemos progresar por la buena vía”.

Ambos reflexionan dentro del contexto europeo. Por ello es que  hablan de que “Hay que hacer decrecer la economía del despilfarro, de la futilidad”, una exhortación que dice poco o nada a continentes como el africano, asiático o latinoamericano/caribeño, pero la visión de la responsabilidad ciudadana es pertinente para todos.

“No hay que tener miedo del espectro que nos agitan para reducirnos a la impotencia” sentencia Morín activando las neuronas que asocian ese pensamiento a diarios como La Nación Clarín Perfil, que se solazan en armar campañas catastróficas para conducirnos a la impotencia y al todo siempre es igual que apunta al caos.

Oportuno es el aporte de Hessel al señalar que “Es muy importante no quedarse sólo en la catástrofe posible, sino ver también el inicio de una mejora real sobre la que se puede fundar una nueva esperanza” porque “.Las cosas no son tan homogéneas como pudiéramos temer” agregando que “Hay muchas cosas que van mejor. Hay ejemplos alentadores”

En Latinoamérica sabemos de eso pues hay ejemplos alentadores. Es responsabilidad personal y grupal tomar nota de lo que ocurre en Bolivia, Ecuador, Venezuela, Brasil, Uruguay, Argentina, superando las ediciones catastróficas de los medios  hegemónicos, pero también las de organizaciones sectoriales atadas a la repetición monotemática calamitosa como si nada hubiera pasado en la historia humana. Hay que  barajar y dar de nuevo.+ (PE)

PreNot 9874
120312

Agencia de Noticias Prensa Ecuménica
54  291 4526309. Belgrano 367.
Cel. 2914191623
Bahía Blanca. Argentina.
www.ecupres.com.ar
asicardi@ecupres.com.ar

He Visitado Las Cuevas Secretas Del Vaticano


 

Florence Evin.
Francia.

¿Es el frío lo que te mantiene inmóvil frente a esos pergaminos agrietados? O ¿son los dolorosos secretos de la Iglesia, los de la Inquisición por ejemplo y del trágico fin de los herejes, que hielan la sangre? Visitar el bunker subterráneo de los archivos secretos del Vaticano, en Roma, intriga y oprime.

Estanterías metálicas y hormigón hasta la pérdida de la vista: este edificio climatizado y desierto, inaugurado por Juan Pablo II en 1982m se halla construido bajo el patio del museo vaticano. Cinco mil metros cuadrados en dos pisos, enterrados bajo el jardín que transitan diariamente los turistas que visitan la Capilla Sixtina, sin imaginar  el tesoro sobre el que caminan. Lejos de las miradas, dentro del mayor secreto, 85 kilómetros de documentos de entre los siglos VIII al XX, se conservan aquí. Detrás de una jaula de hierro se encuentran los volúmenes de consulta prohibida por Juan Pablo II, documentos a los que ni siquiera los investigadores acreditados tienen acceso.

Benedicto XVI autorizó recientemente la « apertura » de los documentos relacionados con el período de entre guerras 1920-1939. En lo que se refiere a los posteriores a 1939, monseñor Sergio Pagano, prefecto de los archivos, nombrado por el Papa, es optimista: “Se viene hablando desde hace nueve años. Sería beneficioso para la Iglesia para mostrar los esfuerzos que hizo Pío XII para detener la guerra”

Una voluntad de apertura que se manifiesta en Roma, en el Museo del Capitolio, donde se realiza  la primera presentación pública de cien documentos autorizados por el Vaticano- La exposición fue inaugurada el 29 de febrero, bajo el nombre de “Lux in Arcana”. Monseñor Pagano explica la decisión papal: “hemos estado reflexionando sobre esto desde hace muchos años, realizando muchas reuniones con este objeto. Decidimos, finalmente, ser valientes y sacar a la luz todos estos documentos. Ciento cincuenta personas trabajaron para concretar este proyecto. La elección del Museo del Capitolio  garantiza horarios de visita más amplios y permitirá acoger a una mayor cantidad de visitantes.

Pergaminos, manuscritos, antiguos volúmenes  encuadernados en cuero o en madera, bulas papales, esta exposición que quiere “echar luz en los arcanos” muestra los archivos secretos del papa. Se entiende por “secreto” de acuerdo con el calificativo usado desde el siglo XVII, la traducción de la palabra latina secretum,es decir “privado”

En el museo del Capitolio, la escenografía en la penumbra, ilumina los documentos que se muestran bajo vidrio, acompañado de un instrumental puntiagudo numérico que permite desplazarse por los textos, agrandándolos y ubicarlos en el hilo de la historia. Entre las siete secciones que jalonan el recorrido, “Tiaras y coronas”, “Diálogo entre religiones”. “Secretos de los cónclaves” “Ciencias”, filósofos e inventores, la más concurrida es la consagrada a los heréticos,

La pieza más espectacular es un rollo de pergamino de 60 metros de la largo en el que se relata el proceso a los Templarios. Se mencionan las 231 deposiciones recogidas por la Inquisición, entre 1301 y 1311, en respuesta a la bula Faciens Misericordia de Clemente V. Un pergamino de 50 cm con hojas cosidas con escritura pequeña y regular en tinta negra. Los Templarios habían sido arrestados en Francia el 13 de octubre de 1307, por orden de Felipe el Hermoso. Acusados de herejías, sodomía, besos inmorales, idolatría, 54 de ellos fueron quemados vivos. El pergamino del interrogatorio de Jacques de Molay, el gran maestro que se retractó  bajo tortura en Chinon, en 1308, se muestra aparte mostrándolo en la hoguera en una estampa de 1314, espalda contra espalda  con su “cómplice” Geoffroy de Charney.

Otros documentos conmovedores  son  los del proceso a Giordano Bruno, 1593/1597 “el hereje impenitente, pernicioso y obstinado” cuya lengua fue puesta en una morsa y su cuello apresado en un anillo metálico, o la bula de León X en 1521, pronunciando la excomunión de Martín Lutero.

Muchas cartas testimonian  los avances de las ciencias y los desvelos de los sabios por hacer aceptar sus nuevas teorías. El pedido de Nicolás Copérnico a Pablo III, cuando tenía 69 años, es decir en 1542, de que autorizara a Jan Loytz a trabajar con él. Galileo tendrá menos suerte: solo pudo escapar a la condena retractándose. Es necesario ver las palabras escritas en forma segura matizadas con arabescos por Galileo o redactadas  en forma mucho más moderna por Erasmo quién en 1524, en una carta dirigida a Gian Mateo Giberti, obispo de Verona, lamenta los violentos ataques contra Lutero.

Pueden verse también majestuosos sellos en cera roja o hasta en oro como el que acompaña la ratificación del concordato con Napoleón Bonaparte sellando la libertad de cultos en Francia. O el de oro de Clemente VII para la coronación de Carlos V que acababa de ser coronado emperador del Sacro Imperio- Una ocasión seguramente única para admirar esos frágiles tesoros. La enumeración de los archivos secretos del Vaticano está en marcha+ (PE/Le Monde)

Traducción Susana Merino
 
N.de T.: En la pequeña ciudad de Carcassone en el sur de Francia región en la que se desarrolló el movimiento de carácter religioso  de los cátaros, una comunidad que pretendía instalar un nuevo orden social, partiendo de la pureza y del ascetismo y que fue condenado y perseguido por la Inquisición hasta desaparecer, existe un Museo en el que se conservan y exhiben los instrumentos de tortura precisamente utilizados por la Inquisición. “Podemos decir, lógicamente, que éstos estaban diseñados para causar al prisionero el máximo dolor posible. Y, para tal fin, los mismos inquisidores solían intercambiar fórmulas o técnicas de tormento. Algunos papas como Pío V (1566-72), incluso “enriquecieron” este aspecto de la Inquisición inventando ellos mismos algunos instrumentos de tortura. Y, por increíble que esto parezca, durante las sesiones de tortura los instrumentos también eran rociados con agua bendita”. Leer más en: 
http://paseandohistoria.blogspot.com/2011/06/instrumentos-de-tortura-utilizados-por.html

 

PreNot 9876
120312

 

Agencia de Noticias Prensa Ecuménica
54  291 4526309. Belgrano 367.
Cel. 2914191623
Bahía Blanca. Argentina.
www.ecupres.com.ar
asicardi@ecupres.com.ar

Y si este año, las mujeres ….


Lunes, 05 de marzo 2012

Por el Comité

Sí, si este año, las mujeres estaban anunciando la resurrección en la Pascua?Esta es la propuesta que hizo hoy el Comité de la falda. ¡Oh, no es una idea loca, un “capricho feminista”, un traje litúrgico. No, es simplemente renunciar al honor de una de las más antiguas de nuestras prácticas de la Edad Media, las mujeres visitan la tumba, o Visitatio en América, pequeño drama litúrgico de invitar a las mujeres, el umbral de la liturgia El día de Pascua (o Eva) para ascender al altar, mientras buscan a Jesús que fue crucificado. Allí, se oye el ángel que está vivo y debe anunciarlo a todos. Y lo hacen! Eso es todo. Eso es todo. La Visitatio , eso es todo. Cuatro bocados de nada, pero que han dado vida a sus sentidos …. Se supera la muerte, el Crucificado ha resucitado! Esto es lo que la Comisión le gustaría ver la falda de nuevo en gracia en nuestras parroquias, el 8 de abril. Tal medida se repetirá mejor que un montón de hablar cómo las contribuciones de las mujeres ante el anuncio de la resurrección es esencial. Los cuatro evangelios no les dicen que son los primeros en haber visto a Jesús vivo y que se anunció? Para dar una mejor cuenta de lo que Visitatio , su historia, su propósito, su curso real, que escribió un pequeño libro que puede imprimir (formato A5). Esta iniciativa ya ha recibido un valioso apoyo: el de la Conferencia de la llamada-es, sino también las del Hermano André Gouzes de la Acción Católica y las mujeres, que nos acompañaron con el voto unánime de su junta directiva. En concreto, este caso puede ser débil, debe preparar. Equipos litúrgicos, sin duda, ya están desarrollando la celebración de la Vigilia y la mañana de Pascua. Si esta propuesta hace un llamamiento a usted, no hay tiempo que perder: descargar el documento adjunto, titulado “La visita de las mujeres,” que reenviar el correo a sus parientes y amigos, y hablar con su pastor, por lo que el documento impreso. La Mesa de la falda (Caclin Francoise, Sylvie de Chalus, Michelle COLMARD Dubois Drouault-Claude, la hermana Michele Jeunet, Gonzaga Jobbé Duval-, Christine Pedotti, Estelle Roure, Anne Soupa)

Contacto: comitedelajupe @ laposte . en

Este artículo fue escrito Lunes, 05 de marzo 2012 a 22 h 55 min y está clasificada bajo: Las mujeres y los laicos de la Iglesia . Puedes seguir cualquier respuesta a través de la RSS 2.0 feed .

Fuente: http://partenia2000.over-blog.com/article-les-femmes-dans-l-eglise-catholique-100873985.html

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: