¡Condénenme a mí!, en lugar de a Queiruga.


 Por Luis Ángel Aguilar Montero*.

http://luisangelaguilar.blogspot.com.es/

Bien podrán Udes, Sres Obispos de la Comisión para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española callando, prohibiendo, censurando y castigando a quienes saben que por su voto de obediencia, no suelen decir nada a menos que cuelguen los hábitos y renuncien a sus votos y opciones de Vida y de Fe, cosa que espero no haga su último ajusticiado.

Aún recuerdo como otros censores, tan poco fraternos -evangélicamente hablando- como Udes, acallaron al mismísimo Monseñor Alberto Iniesta, hasta volverlo medio cuerdo y tenerse que recluir a un monasterio catalán.

Aún me acuerdo de la condena a Misión Abierta, donde estaban mis amigosEvaristo Villar, Benjamín Forcano y Rufino Velasco junto a otros 3 claretianos a los que acabaron echándolos hasta de su orden por no admitir ni las acusaciones, ni el cierre de la revista, ni que los separaran por distintas partes del planeta.

Aun lamento lo perdido y trastabilleado que quedó Jose María Castillo, afortunadamente hoy vivo en su blog «Teología sin censura» y en sus comunidades, como aún siento los silencios impuestos a Juan Antonio Estrada, a Marciano Vidal por sus ideas sobre moral sexual o mas recientemente a Juan Masiá, a falta de dos meses para jubilarse.

Y como no, aún me duelen las últimas censuras que ya hemos denunciado, como la de Joseba Arregui, a quien finalmente obligaron a colgar los hábitos, cosa que hizo por no dañar a su comunidad, la persecución al bueno de Pagola, bienaventurado donde los haya, la llamada al orden y descalificación a nuestro querido amigo Juanjo Tamayo o ahora este atrevimiento con Andrés Torres Queiruga quien ya ha reconocido públicamente que la Comisión de la Fe le acusa sin la mínima seriedad teológica exigible y sin el mas mínimo rigor.

En tan solo tres días, ilustres teólogos ya han contestado con palabras fraternas y explicaciones más científicas. Pero yo no voy a dejar de dar mi opinión como cristiano de a pie o creyente de base, aunque sepa que no es muy entrañable ni “políticamente correcto” lo que voy a decir (ya hace tiempo que pase a ser “correctamente político”, que me deja mas en paz).

¿Cómo pueden -señores Obispos- ser tan torpes, ventajistas, cínicos e injustos?…
Las palabras evangélicas de “raza de víboras” creo que se les quedan cortas a quienes destrozan el prestigio y dañan – desde su atalaya inquisidora-, a los propios miembros de esta Iglesia, a la que Udes dicen defender.

Con la condena que Udes acaban de hacer al gran teólogo Andrés López Queiruga, creo que han colmado la paciencia de muchos creyentes que, tanto en él como en los teólogos anteriormente citados, también injustamente castigados, les teníamos por reflexivos expertos y servidores que siempre nos ayudaron a la profundización y actualización de la fe cristiana para actualizarla según los signos de los tiempos que nos pedía el Vaticano II.

Ustedes, los obispos del nuevo Santo Oficio, cual jerarquía mas rancia de las decimonónicas sectas de antaño, condenan a los justos, (que no dudo nos precederán en el Reino), pretendiendo dar culto a Dios; y lo hacen, en este caso, en la víspera de los acontecimientos que rememoramos la semana Santa donde otros jerarcas, tan cínicos e hipócritas como Udes, condenaran al propio Jesús de Nazaret.

Reflexionen, Sres Obispos porque no solo están dejando a la Iglesia como una de las instituciones que menos crédito tienen en España, sino que se están quedando más solos que la una. ¿Acaso no ven donde está la gente joven, ni quienes se sientan en los bancos -cada día- más yermos de sus templos?. Ustedes son quienes están vaciando las iglesias, quienes están haciendo perder la Fe a sus bautizados y los que no tienen rigor, ni sentido común, y creo que ni vergüenza.

Espero que finalmente medie Roma, para parar esta barbarie, como probablemente hiciera hace tres años. Al menos ella si suele escuchar a quien censura.

*LUIS ANGEL AGUILAR MONTERO, es miembro de REDES CRISTIANAS y de las Comunidades Cristianas Populares (CCP).

Remitido al e-mail

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Luz Elena Giraldo Zuluaga
    Abr 09, 2012 @ 14:02:51

    Estoy de acuerdo que con la postura del señor, Luis Ángel Aguilar Montero, creer en el resucitado es confiar en que nuestros esfuerzos por un mundo más humano y dichoso no se perderán en el vacío. Un día feliz, los últimos serán los primeros y las prostitutas nos precederán en el reino. Creer en el resucitado es saber que todo lo que aquí ha quedado a medias, lo que no ha podido ser, lo que hemos estropeado con nuestra torpeza o nuestro pecado, todo alcanzará en Dios su plenitud. Nada se perderá de lo que hemos vivido con amor o a lo que hemos renunciado por amor. (pagola)

    Sigamos celebrando la fiesta de la resurrección de Jesús!
    Animo Andrés Torres Queiruga que Dios es más que todos aquellos que buscar acallar a los verdaderos profetas, Dios bendiga todos estos hombres que han sido capaces de hablar por el bien de muchos que no tienes las mismas oportunidades, pero que son los predilectos de Dios.
    Fraternalmente,
    Luz Elena

    Responder

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: