Increíblemente actual


Escrito el 22 abril 2012 por Juan María Tellería Larrañaga
Print Friendly

He aquí, Yo mismo establezco mi pacto con vosotros y con vuestra descendencia después de vosotros, y con todo ser vivo que está con vosotros.(Génesis 9, 9-10a BTX)

Juan María Tellería LarrañagaDentro del gran conjunto escriturístico que es Génesis 1-11 hallamos un texto realmente importante por su contenido, el capítulo 9, versículos 1-17, que en muchas versiones de la Biblia tiene el título de El pacto de Noé, La alianza con Noé o similares. Y sin embargo, pese a su trascendencia y su extraña modernidad, no se menciona ni una sola vez en el resto del Antiguo Testamento, como si hubiera pasado completamente desapercibido para los autores de la Biblia. En realidad, la recopilación definitiva de todas las a veces antiquísimas tradiciones sagradas (orales en algunos casos y escritas en otros) que conforman el Pentateuco actual y se hallaban dispersas en Israel, se realiza históricamente en un tiempo posterior a la caída de Jerusalén en manos de los babilonios. Algunas tradiciones judías atribuyen al escriba Esdras y a la Gran Sinagoga la edición definitiva de los cinco libros de la Ley de Moisés, lo cual no deja de ser un dato harto interesante y muy a tener en cuenta, máxime si nos percatamos de cómo los materiales propios del libro del Génesis rezuman una Teología de la Gracia que no se encuentra en otras partes del Antiguo Testamento. El Génesis, tal como nos ha sido transmitido, está todo él inmerso en la atmósfera del Nuevo Pacto y representa un pensamiento religioso muy avanzado, fruto de una intensa reflexión teológica sacerdotal y levítica bien dirigida por el Espíritu Santo, tanto que una simple lectura nos da la impresión de que entre la Era Patriarcal y la Era Mosaica haya una especie de “corte”, de “frenazo en seco”, casi de “marcha atrás”. Así lo entendía el apóstol Pablo, como bien expone en los capítulos 3 y 4 de su epístola a los Gálatas. De ahí que la lectura del primer libro de la Biblia se nos haga a los cristianos de hoy más agradable y más llevadera que la de otros documentos del Pentateuco o los libros que le siguen en el Antiguo Testamento.

El texto del llamado Pacto de Noé es un buen ejemplo de lo que acabamos de decir. Nos sorprende su inusitada actualidad, enmarcado como está en un escenario muy antiguo y en un estadio de la civilización humana muy alejado del mundo que hoy conocemos. Dejando de lado su aspecto más pintoresco y casi folclórico —la hermosa figura del arco iris en las nubes como “el arco de Dios”, que leemos en los últimos versículos y no es sino una deliciosa reminiscencia de una concepción muy primitiva del mundo natural—, este texto sagrado contiene uno de los alegatos más extraordinarios jamás escritos en el mundo antiguo sobre el respeto a la vida y la dignidad humana.

Y lo más importante: es el mismo Dios quien lo exige.

Frente a las condiciones que nos describe el relato marco (una tierra recién devastada por una catástrofe sin precedentes, como fue el Diluvio) se alza la voz del Creador para recordar que el hombre está hecho a su imagen (v. 6), y como tal su vida es sagrada. Nadie puede quedar impune derramando sangre humana, ni hombre ni bestia (v. 5). Como todos sabemos bien, las situaciones caóticas suelen engendrar casi siempre más desorden, de tal manera que la integridad de las personas deviene un concepto demasiado frágil y susceptible de ser pasado por alto con excesiva facilidad. El conocido refrán castellano a río revuelto, ganancia de pescadores acostumbra a hallar un desgraciado cumplimiento en los centenares y miles de personas que se ven perjudicadas a diario y en cualquier latitud en beneficio de sujetos sin escrúpulos, para quienes los demás no son sino objetos más o menos productivos. El respeto a la vida y la dignidad del individuo humano que Dios exige en el Pacto de Noé va, por lo tanto, mucho más allá del simple derramamiento literal de la sangre, toda vez que implica también el derecho del hombre al alimento, animal o vegetal.

Nadie puede jugar impunemente con la subsistencia de nuestra especie, de la que el propio Señor y Creador del universo sale garante, según leemos en este texto. Sinceramente, no me gustaría estar en los zapatos, no ya de asesinos o terroristas profesionales de la muerte, sino de quienes especulan sin el más mínimo pestañeo con las vidas y las circunstancias de los demás, o las reducen a simples cifras con las que se puede jugar. A la luz de este extraordinario pasaje de las Sagradas Escrituras entendemos que ningún ser humano nace o muere en vano. Todo cuanto existe en el planeta tierra tiene una clara finalidad en el designio divino, que es servir de sustento a aquellos que hemos sido creados a la imagen del Supremo Hacedor, no por un derecho “natural” inherente a nuestro género, sino por una especialísima disposición de la misericordia de Dios. De ahí la necesidad de conservar y utilizar todos esos bienes de forma conveniente, de manera racional. Que hoy existan —como desgraciadamente han existido a lo largo de la historia— ingentes cantidades de seres humanos en nuestro mundo que carezcan de los medios mínimos para una subsistencia digna (y estas situaciones no se dan exclusivamente en lo que llamamos el Tercer Mundo) no es culpa del Creador. No es que la tierra sea un planeta insuficiente o que carezca de recursos en sí. No, no ha habido errores en la creación; Génesis 1, 31 nos recuerda que todo cuanto Dios ha hecho es bueno en gran manera (RVR60). El mundo que pisamos tiene abundantes fuentes de subsistencia para nosotros, tanto en lo referente a la vida animal como a la vegetal, y no por su propia fuerza inherente o su capacidad productora intrínseca, sino porque así lo ha decidido el Creador. El Pacto de Noé exige a gritos hoy, pues constituye una alianza permanente con toda la especie humana, a quienes tienen la responsabilidad de gestionar y administrar los recursos terrestres un cuidado y una distribución equitativa del alimento.

Hay en principio para todos —¡tiene que haberlo!— porque toda vida humana es sacratísima a los ojos de Dios y nadie ha sido dejado de lado en el designio divino.

Sobre Juan María Tellería Larrañaga

El pastor Juan María Tellería Larrañaga es en la actualidad profesor y decano del CEIBI (Centro de Investigaciones Bíblicas),Centro Superior de Teología Protestante.

http://www.lupaprotestante.com/lp/increiblemente-actual/

Esperanza ante la crisis: JOSÉ ARREGI


 25-Abril-2012

Eutsi berrituz”, movimiento renovador de cristianas y cristianos de Gipuzkoa, nos convoca a una mañana de reflexión y oración para el próximo sábado 28 de abril en el Colegio Santa Teresa. “La esperanza nos sostiene en la crisis”, reza el lema de la jornada.

 

La crisis. El panorama es desolador: espantosas cifras de paro, recesión económica, préstamos que solo sirven para pagar intereses de préstamos anteriores, espiral del desastre. Dramas personales, dramas familiares, dramas de pueblos y de estados enteros. Bajan los salarios, pero suben los precios. Se abarata el despido, pero no se crean empleos. Quieren activar la economía empobreciendo a la gente. ¿Se ha vuelto loca esta economía?

Crece la desolación. Crecen el miedo y la incertidumbre. Nadie sabe dónde parará todo esto, o tal vez alguien lo sabe y nos oculta, y esto nos asusta más todavía. Nos asusta y nos indigna. El temor es bueno, si no paraliza. Es buena también la indignación, pero no basta. Hemos de pasar del temor y de la indignación al compromiso inteligente y solidario. Y solo la esperanza lo hará posible.

Cuando, ante esta crisis, el aliento se nos corta y el desánimo cunde, es bueno que nos juntemos para recobrar el aliento, para reanimar la esperanza. Para respirar, inspirar, esperar. Sí, “la esperanza nos sostiene en la crisis”. Sin esperanza, no podremos seguir adelante.

La esperanza nada tiene que ver con “esperar que la situación mejore”: esperar sentados. La esperanza tampoco tiene nada que ver con “esperar que Dios vendrá en nuestra ayuda, cuando Él lo quiera”. Dios es el corazón de todas las criaturas amenazadas por la crisis, y necesita ser ayudado. Dios es el ánimo, el alma, el respiro que alienta en todos los seres, y necesita ser liberado. Esperar es hacer nuestro el aliento divino y espirarlo como una brisa, como un viento que transforma el mundo. Ayudaremos a Dios.

Esperar es abrir los ojos y ver la realidad como es, y exigir que nos digan la verdad de esta crisis. Hablan de “ajustes” –divisa sagrada–, pero tienen muy poco de justo. Son puros y duros “recortes”, y hay que preguntarse: ¿quién los impone y para qué? ¿A quién benefician? Seguro que los que imponen recortes no los padecen.

Esperar es abrir los labios y tomar la palabra, y denunciar cuando hace falta. La vida está cada vez más cara, pero vale cada vez menos. ¿Qué vale la vida de un parado, de un desahuciado o de un trabajador que gana 600 euros para la familia? En Grecia se cuentan por millares los hombres y las mujeres que se han suicidado a causa de la crisis, y pronto serán muchos más, mucho más cerca. La Goldman Sachs, el Morgan Stanley, la Deutsche Bank…, la agencia Moody’s y todos los especuladores ¿no son los responsables de tanta muerte?

Esperar es creer que es posible transformar este sistema perverso, y querer transformarlo, movilizarnos coordinadamente para que la economía deje de ser el oficio siniestro de ganar más, y pase a ser el arte de distribuir con justicia los frutos santos de la tierra de todos.

Estamos dispuestos a que nos bajen los salarios y nos suban los impuestos, pero no para que los grandes bancos ganen más todavía. Estamos dispuestos a dar de lo que tenemos, pero no a los que ya tienen demasiado, sino a los que no tienen para vivir. Hagamos como Jesús. O hagamos como Islandia. O como Argentina. La esperanza nos empuja.

Para orar

“DE VUELTA VOY”

Discretamente sordo a los agudos,
nuevas me llegan las vivencias graves:
los cantos de la paz, los llantos mudos,
el vuelo independiente de las aves,

la trama del pecado y su reverso,
la soledad de todos tan cercana,
la síntesis del mundo como un verso,
la voz de Dios más otra y más humana.

Suelta la crin y la ternura suelta,
la libertad por brida entre los dientes,
ya en la recta final, estoy de vuelta
de ciertas cabalgadas impacientes.

No he de colgar la lira ni la espada,
no negaré mi brazo a quien lo quiera,
pero se pone el sol en la calzada
y abro de par en par la antigua espera.

(Pedro Casaldáliga)

Fuente: http://www.atrio.org

La Pascua: JOSÉ ARREGI


12-Abril-2012

No sé qué es la Pascua para ti, pero déjame escribirlo con mayúscula y decirte lo que es para mí.

 

La Pascua es la bondad y la belleza como origen de cuanto es a pesar de todo. Todo está bañado en gracia, aunque no lo parezca, como esta mañana azul y verde. El azul del cielo más arriba de todas las nieblas. El verde de la vida que florece en la tierra sin ningún por qué: en el chopo junto al Narrondo, en el diente de león, las prímulas y las margaritas, llamadas también belloritas o pascuetas (¿a quién se le ocurrió este nombre?). La belleza y la bondad en todo: eso es Dios, es la Pascua florida. Abre los ojos y mira: todo vive y es milagroso, ¿no lo ves?

La Pascua es el “primer verdor” de la vida en la primavera. Desde hace diez mil años, los agricultores y los pastores lo han celebrado. El cereal crecía en los campos, los corderos corrían en los prados, la vida volvía, poderosa y bella. Todo era regalo bueno del Cielo y de la Tierra, de Dios o del Misterio, y había que agradecerlo. Los agricultores lo celebraron amasando el pan nuevo sin levadura vieja; los pastores, comiendo el primer cordero del rebaño (¡pobre corderillo,  que a todos nos recuerda que solo es justo vivir si estamos dispuestos a dar, incluso hasta morir!).

La Pascua es la fiesta de la libertad, siempre en camino. Hace más de tres mil años, un grupo de hebreos, esclavos del faraón egipcio Ramsés II, rompieron el yugo de la servidumbre. Y se pusieron en camino a través del desierto hacia la tierra soñada. Y desde entonces cada año, en la primera luna llena de la primavera, han celebrado el recuerdo de la liberación y el sueño de la tierra comiendo pan sin levadura y carne de cordero. “Pascua” en hebreo significa “paso”: paso de la muerte a la vida, de la servidumbre a la libertad, del exilio a la tierra. Pero es una tierra que ha sido prometida a todos y que nadie ha de conquistar a costa de otros. Una tierra que aún no hemos alcanzado.

La Pascua es la memoria de Jesús, el profeta de la gracia y de la libertad, que pasó la vida curando y librando, y arriesgando la vida. Los poderes de la religión y del imperio tuvieron miedo. Y en la víspera de la pascua judía del año 30 lo mataron cruelmente, clavándolo en una cruz. Pero la libertad no la clavaron. La vida no la mataron. La bendita luz azul y verde, que emanaba de su cuerpo llagado, no la apagaron. La presencia de Jesús, nueva como la primavera, no la sepultaron. La bondad de Jesús no la pudieron vencer. La esperanza de la tierra sin males no la pudieron enterrar.

Muchas discípulas y discípulos lo siguieron amando. Y dijeron: “Ha resucitado”. Pero, tenlo por seguro, esa confesión nada tuvo ni tiene que ver con sepulcros milagrosamente vacíos ni con milagrosas apariciones físicas, diga lo que diga la Comisión episcopal española para la Doctrina de la Fe en su Notificación, tan antipascual, contra el gran teólogo Torres Queiruga. ¿A qué llamáis “milagro”, hermanos obispos? ¿Y a qué llamáis “Pascua”? Preguntad a los discípulos de Emaús cómo les ardió el corazón en el camino de la vida con todas sus decepciones. Preguntad a María de Magdala cómo vieron al Viviente los ojos de su amor, en la luz de sus lágrimas. Eso es la Pascua.

Para orar

Yo dancé al amanecer, al empezar el mundo,
y dancé en la luna y en las estrellas y en el sol,
y bajé del cielo y bailé en la tierra:
nací en Belén.

ESTRIBILLO:
“Danza, pues, dondequiera que estés.
Yo soy el Señor de la Danza”, dijo Él.
“Os ayudaré a todos, dondequiera que estéis,
y a todos os sacaré a danzar”, dijo Él.

Yo dancé para el escriba y el fariseo,
pero ellos no quisieron danzar y no quisieron seguirme.
Dancé para el pescador, para Santiago y Juan:
ellos vinieron conmigo y danzamos. (Estribillo…)

Yo dancé en sábado y curé al paralítico.
La gente santa dijo que era una vergüenza.
Me azotaron y me desnudaron y me colgaron,
y me dejaron morir allá en la cruz. (Estribillo…)

Yo dancé el viernes, cuando el cielo se volvió negro.
Es difícil danzar con el demonio detrás.
Sepultaron mi cuerpo y pensaron que había acabado,
pero yo soy la danza y todavía sigo. (Estribillo…)

 

Ellos me tumbaron, pero yo salté.
Yo soy la vida que nunca, nunca muere.
Viviré en vosotros, si vivís en mí.
“Yo soy el Señor de la Danza”, dijo Él. (Estribillo…)

(Sydney Carter, traducido del inglés)

 

Fuente: http://www.atrio.org

Recuerdo de dos padres del Vaticano II


 

Redacción de Atrio, 23-Abril-2012

Helder Camara Jerónimo Podestá, dos obispos que participaron en todas las sesiones del Concilio Vaticano II y que fueron promotores de laIglesia de los pobres, sufriendo ambos por las dictadures cuyos crímenes denunciaron, van a ser recordados especialmente en el homenaje que el municipio de Quilmes rinde al Concilio Vaticano II en su 50º Aniversario, dentro del contexto de la 38ª Feria Internacional del libro de Buenos Aires.

 

Helder Camara (Fortaleza 1909-Recife 1999) y Jerónimo Podestá(Ramos Mejía 1920-Buenos Aires 200) fueron muy buenos amigos, vivieron estrechamente unidos toda su vida, a pesar de sus diferentes itinerarios, y nos dejaron casi al mismo tiempo al acabarse el siglo pasado. Clelia Lulo, la viuda de Jerónimo que sigue siendo el alma de muchas iniciativas renovadoras, va a presentar mañana el libro que ha escrito sobre Helder y que se titula HELDER CAMARA. EL MÁRTIR QUE NO MATARON. Este libro, junto con los otros que ella ha escrito presentando el espíritu y los escritos de su obispo y marido, se exhibirán en diversos stands y pabellones de la Feria.

Al reproducir las invitaciones recibidas para estos eventos queremos asegurar a Clelia que ella y el recuerdo de Jerónimo y de Helder van a estar especialmente presentes en Atrio durante estos días. Sintámonos todos invitados a hacer memoria de estas dos grandes figuras de la Iglesia postconciliar.

Camara

 

Podesta 1

 

Podessta 2

 
 
http://www.atrio.org/2012/04/6423/

40 aniversario del Primer Encuentro Latinoamericano de Cristianos por el Socialismo


SICSAL
Servicio Internacional Cristiano de Solidaridad con los Pueblos Oscar Romero
Adital

Entre los días 23 y 30 de abril de 1972, se realizó en Santiago de Chile el Primer Encuentro Latinoamericano de Cristianos por el Socialismo. Se postulaba, entre otros aspectos, que dicho evento «debía impactar la conciencia cristiana latinoamericana y mundial, contribuyendo a destruir la aparente legitimidad religiosa del capitalismo”.

Aparte de todas las vicisitudes de este Encuentro –tales como invitaciones a obispos que fueron rechazadas; cartas confidenciales de obispos chilenos a Conferencias Episcopales de América Latina sobre el carácter «político” del Encuentro; fría entrevista de los participantes con el entonces Arzobispo de Santiago-, el Encuentro entregó un Documento Final que, a grandes rasgos, podría sintetizarse en que el problema sustantivo de aquel momento era el de la liberación, para lo que se requería la ruptura del sistema capitalista a fin de crear las condiciones de un proceso de construcción del socialismo, renunciándose a las «terceras vías” postuladas por la democracia cristiana.

El Documento Final establecía que «nuestro compromiso revolucionario nos ha hecho redescubrir la significación de la obra liberadora de Cristo. Ella da a la historia humana su unidad profunda y nos permite comprender el sentido de la liberación política, al situarla en un contexto más amplio y radical. La liberación de Cristo se da necesariamente en hechos históricos liberadores, pero no se reduce a ellos; señala sus límites, pero sobre todo, los lleva a su pleno cumplimiento. Los que operan una reducción de la obra de Cristo son más bien aquellos que quieren sacarla de donde late el pulso de la historia, de donde unos hombres y unas clases sociales luchan por liberarse de la opresión a que los tienen sometidos otros hombres y clases sociales; son aquellos que no quieren ver que la liberación de Cristo es una liberación radical de toda explotación, de todo despojo, de toda alienación”.

Han pasado 40 años y estos conceptos mantienen plena vigencia, como también continúa viva la palabra de Salvador Allende, cuya conducción de la Vía Chilena al Socialismo fue respaldada por este sector de sacerdotes, religiosos(as) y laicos(as), y que nació desde un grupo de consagrados(as) que habitaban sectores populares, o trabajaban como obreros, o simpatizaban con este tipo de experiencias.

Al inicio del proceso de construcción del socialismo en Chile que, innegablemente, abrió mayores horizontes a la clase trabajadora, los citados discípulos del «Hijo del Carpintero” se reunieron a reflexionar sobre su situación y su acción en aquella nueva realidad, de la que nadie puede desconocer que significaba una nueva concepción del hombre, de un empuje de la humanidad hacia delante, de una superación del capitalismo para hacer brotar una nueva sociedad, concordando con el Concilio Vaticano II que postula que «la Iglesia (…) se siente íntima y realmente solidaria del género humano y de su historia”. («G. et S.”, 1).

En medio de las cenizas dejadas por el golpe de Estado de 1973, la dictadura militar de diecisiete años, la ambigüedad de los grupos políticos que han continuado administrando el neoliberalismo y la involución de la jerarquía de la Iglesia Católica , el Movimiento Cristianos por el Socialismo debería renacer para transmitir esperanzas a los jóvenes; entregar visiones de futuro que inunden las mentes y la imaginación de las escuelas, de las Universidades, de los medios de comunicación; despertar utopías que abran caminos; descubrir valores que den sentido a la vida; presentar prácticas nuevas que cambien las relaciones sociales; señalar cuidados con la naturaleza; enseñar a usar las tecnologías sin olvidar la poesía y la gratuidad; desarrollar vínculos de fraternidad entre las culturas y los pueblos.

Es aquella solidaridad liberadora que emana del Evangelio (tan distante de Karadima, de su círculo social y de toda la decadencia moral que esos sectores representan), lo que posibilitará que nuevamente, tal como hace casi medio siglo, podamos «esperar contra toda esperanza” que «sobre estas ruinas brillará la gloria de Dios”. (Romero, 7-1-79).

Hervi Lara B.
Comité Oscar Romero- SICSAL Chile.
Santiago de Chile, 16 de abril de 2012.
Comite Obispo Oscar Romero. Chile
www.sicsal.net/chile

«Es el Evangelio, quien reclama al cristiano-a más compromiso con la Historia» (San Romero de Améric

Viudo y padre de cuatro hijos fue ordenado sacerdote en Corrientes


Antonio Salvador De Iacovo, de 62 años, tiene 4 hijos

Estuvo casado 30 años, enviudó en 2007 y en 2009 decidió volver a la vocación que sintió de joven

Valores Religiosos, 21 de abril de 2012 a las 18:44

 El arzobispo Andrés Stanovnik, que lo ordenó, había sido compañero suyo en el Seminario

Ordenación sacerdotal de Antonio Salvador/>

Ordenación sacerdotal de Antonio Salvador

Ordenación de Antonio SalvadorOrdenación de Antonio Salvador

(Valores Religiosos).- El arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés StanovnikOFMCap, ordenó sacerdote al diáconoAntonio Salvador De Iacovo, de 62 años, en la parroquia Nuestra Señora del Carmen, de la ciudad correntina de Bella Vista.

El nuevo sacerdote estuvo casado 30 años y tiene 4 hijos, enviudó en 2007 y en 2009 decidió volver a la vocación que había sentido de joven. El actual pastor correntino, quien presidió la ordenación, fue su compañero en los primeros años de estudio en el seminario entre 1968 y 1972. Se volvieron a encontrar, uno ya siendo arzobispo y el otro retomando sus estudios de Teología, con la firme decisión de entregar su vida al sacerdocio.

El nuevo presbítero manifestó que «si uno sabe escuchar y está atento, Dios te lleva con suavidad, invitándote entre muchas opciones a seguirlo y no se enoja ante las decisiones que uno elija» y agregó que «a todos Dios nos quiere santos, desde el lugar en el que estamos».

En la homilía, monseñor Stanovnik señaló que «en el llamado de Jesús, nuestro diácono encontró la respuesta a su honda inquietud de buscar al Señor y serle fiel. Esto nos hace pensar que hay dos inquietudes que se encontraron: la de Jesús que llama y el hombre que le responde. No sólo nosotros, sino también el corazón de Dios está inquieto por el hombre. Él nos espera, nos busca, sale incluso ya al caer la tarde, no vaya a ser que aún se encuentren hombres y mujeres a quienes nadie hubiera invitado».

«Las manos del sacerdote, y su vida entera, se ponen a disposición de las manos de Jesús, manos que perdonan, consuelan y alimentan; manos fraternas que se desgastan para construir la comunión en la Iglesia y entre todos los hombres», afirmó el arzobispo y agregó que «por eso, tienen que ser manos ungidas en la misma unción de Jesús, unción que se distingue porque son manos llagadas y abiertas a todos. Las manos del sacerdote conservan su unción en la medida que las ponga siempre en las manos y en el costado abierto de Jesús».

Como conclusión, el prelado pidió: «Recen por todos los sacerdotes de nuestra arquidiócesis, pero especialmente por el diácono Antonio, a quien vamos a conferir el ministerio sacerdotal en unos instantes más. Que sus manos y toda su vida esté siempre a disposición de Cristo y de su Iglesia, para que muchos puedan experimentar con toda confianza el perdón y la misericordia de Dios».

http://www.periodistadigital.com/religion/america/2012/04/21/viudo-y-padre-de-cuatro-hijos-fue-ordenado-sacerdote-en-corrientes-iglesia-curas-freligi

El Papa recuerda el papel histórico de las mujeres en la construcción de la Iglesia en América


Escrito por Redactora
lunes, 23 de abril de 2012
Benedicto XVI recibió este mediodía, en la Sala Clementina del Vaticano, a los miembros de la «Papal Foundation», durante su visita anual a Roma.

La “Papal Foundation” es una asociación católica estadounidense instituida en Filadelfia (EE.UU.) en 1990 por el fallecido cardenal John Krol, que financia todos los años las necesidades de la Iglesia en el mundo.

Después de agradecer la ayuda de la fundación a una amplia gama de apostolados, el Papa señaló que en los próximos meses canonizará a dos nuevas santas de América del Norte, las beatas Kateri Tekakwhita y Marianne Cope, “ejemplos impresionantes de santidad y caridad heroica que recuerdan también el papel histórico de las mujeres en la construcción de la Iglesia en América. Que su ejemplo y su intercesión os confirmen en la búsqueda de la santidad y en vuestros esfuerzos por contribuir al crecimiento del Reino de Dios en las gentes de nuestra época”.

“En estos momentos os pido que recéis sin tregua por las necesidades de la Iglesia universal y, en particular, por la libertad de los cristianos para proclamar el Evangelio y alumbrar con su luz las urgentes cuestiones morales de nuestra época”, concluyó el pontífice.

Ciudad del Vaticano, 21 abril 2012 (VIS)

http://revistaecclesia.com/content/view/34439/64/

EN LA SUPERVISIÓN. LCWR, LAS PREGUNTAS SIGUEN SIENDO CLAVE.


Los obispos, los portavoces de permanecer en silencio

24 de abril 2012

Obispo Leonard Blair, el arzobispo Peter Sartain, y el obispo Thomas Paprocki (fotos del sistema nervioso central)

Casi una semana después de que el Vaticano ordenó a la mayor organización de liderazgo de las mujeres religiosas de Estados Unidos para reformar y ponerse bajo la autoridad de un arzobispo, quedan muchas preguntas sobre el origen de la orden y el proceso por el cual se comunicó.

Central en esas preguntas es ¿qué papel la conferencia de obispos de Estados Unidos podría haber tenido en la conformación del movimiento y cómo se planea trabajar con el Arzobispo de Seattle Peter Sartain como él se compromete a su papel como «arzobispo delegado» de la Conferencia de Liderazgo de Mujeres Religiosas.

La conferencia de obispos de Estados Unidos emitió un comunicado de prensa en horas del mediodía EST 18 de abril, anunciando que la Congregación para la Doctrina de la Fe, que se inició una «doctrina de evaluación» de LCWR en 2009, había ordenado que el grupo de reforma de sus estatutos, programas de y de las afiliaciones y había nombrado a Sartain para supervisar los cambios.

Según esa versión, que fue acompañado por un documento de ocho páginas de la Congregación para la Doctrina y la declaración de una página de su cabeza, el cardenal William Joseph Levada, el obispo Leonard Blair de Toledo, Ohio, y el obispo Thomas Paprocki de Springfield, Illinois, trabajará con Sartain.

Los portavoces de la Conferencia Episcopal, Sartain, Blair y Paprocki arrojar poca luz sobre el fin del Vaticano. Cada proporcionan pocos comentarios acerca de cómo la conferencia y los obispos individuales ver sus roles en la revisión LCWR. Cada una de ellas no responden a las preguntas sobre la participación de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos en el asunto.

Al preguntársele sobre los obispos de Estados Unidos la participación, la Misericordia Sor Mary Ann Walsh, director de relaciones con los medios de la Conferencia Episcopal, respondió: «El documento vino de la Congregación para la Doctrina de la Fe».

En respuesta a una solicitud de comentario de Sartain sobre cómo ve su nuevo papel, Greg Magnoni, director de la oficina de comunicaciones de la Arquidiócesis de Seattle, dijo que «el arzobispo no está haciendo ningún comentario público hasta que haya tenido la oportunidad de reunirse con los líderes LCWR «.

En un informe el lunes, Sartain dijo a Catholic News Service que pensaba que su papel principal en la revisión de LCWR sería la de «facilitar las relaciones y el entendimiento.»

El portavoz de Blair se refiere a todas las preguntas sobre el asunto a Sartain «porque él es el delegado» y portavoz Paprocki a que se refiere a todas las preguntas a Walsh, diciendo «que se encarga de las relaciones con los medios sobre este tema.»

Walsh, en respuesta a preguntas sobre el proceso de notificación a LCWR del orden del Vaticano y en la forma en Sartain y los obispos que funcionaría, habló despacio, midiendo sus palabras con claridad.

Walsh no se expandiría al compromiso de los obispos de Estados Unidos en el orden, pero dijo que esperaba que un equipo de asesores el documento del Vaticano sugirió la forma Sartain haría el trabajo principal de la supervisión LCWR. Ella dijo que lo lógico sería que un comité que se desarrolló en la conferencia de los obispos para apoyar el trabajo.

«Habrá un comité y es probable que se conectará a la Comisión de la doctrina», dijo Walsh. «Pero el comité – o lo que sea que va a ser llamado – el comité o subcomité, claramente depende directamente de la Santa Sede».

El comité de obispos de Estados Unidos la doctrina generado controversia el año pasado cuando condenó 2007 San José, Sor Elizabeth Johnson del libro En busca del Dios vivo: Fronteras de asignación en la Teología de Dios .

Esa condena fue criticado por algunos, entre ellos la dirección de la Sociedad Teológica Católica de América y la Sociedad de la Teología de la universidad, cuando llegó, sin diálogo con Johnson, al parecer, en contraste con las normas de los obispos de Estados Unidos propias en cuanto al manejo de los conflictos entre los obispos y los teólogos.

En una llamada telefónica el viernes, el padre capuchino. Thomas Weinandy, un miembro del personal de dicha comisión, no respondió a preguntas sobre el documento del Vaticano sobre LCWR, diciendo que la oficina de comunicaciones de los obispos querían prensa que «pasar por ellos en vez de empezar a salir conmigo.»

Preguntado cuál es la contribución del Comité Episcopal de Estados Unidos la doctrina puede haber tenido a la orden del Vaticano, Weinandy respondió: «No puedo responder a estas preguntas.»

Walsh también aclaró el proceso por el cual la Conferencia Episcopal de Estados Unidos y el Vaticano había decidido notificar al público de nombramiento Sartain. Un correo electrónico el jueves de la LCWR a los jefes de las congregaciones religiosas a las mujeres dijo que aunque el grupo se le dijo en una reunión de 18 de abril con miembros de la congregación vaticana en Roma que la orden sólo inicialmente se hará público a los obispos de Estados Unidos, se hizo público de inmediato .

Walsh dijo que «se acordó» entre los miembros de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos y de la congregación vaticana que el anuncio «sería pública al mediodía del miércoles. Y que los obispos, como el que más o menos es la costumbre aquí, recibirían los materiales antes de tiempo «.

Al preguntarle qué el protocolo es por cuánto tiempo los obispos se sabe de un documento como este antes de que el público fue informado, Walsh contestó: «Unas horas más».

Magoni y los portavoces de Blair y Paprocki no quiso responder preguntas acerca de cómo los obispos se dieron cuenta de su papel para ayudar a revisar LCWR.

Al preguntarle qué la Conferencia Episcopal podría decir a aquellos que ven el fin del Vaticano hacia el LCWR negativamente, Walsh dijo: «Creo que la Conferencia Episcopal no tiene nada que decir al respecto.»

«Todo está en la declaración», dijo. «Si usted lee la declaración, es bastante claro cuáles son las preocupaciones del Vaticano eran. Y el Vaticano les ha estado discutiendo desde el año 2008 más o menos. Y lo que se trasladó la discusión sobre».

En respuesta a un comentario que, como una mujer religiosa y como un portavoz oficial, que debe encontrarse a sí misma en una posición difícil, Walsh contestó:.. «Sí, lo soy y amo a mis Hermanas y yo estoy tratando de explicar a ellos lo que el Vaticano hace «.

De acuerdo con el documento de 18 de abril de la congregación vaticana, Sartain es que se le dio autoridad sobre LCWR en cinco áreas, incluyendo:

  • La revisión de los estatutos LCWR;
  • Revisión de los planes y programas LCWR;
  • Creación de nuevos programas para la organización;
  • Revisar y ofrecer orientación sobre la aplicación de los textos litúrgicos, y
  • Revisión de las afiliaciones LCWR con otras organizaciones, citando específicamente RED y el Centro de Recursos para los Institutos Religiosos.

La congregación doctrinal vaticana evaluación de LCWR comenzó poco después de la Congregación vaticana para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica ha anunciado una visita apostólica de los Estados Unidos por separado las órdenes religiosas. Los resultados de ese estudio fueron sometidos a Roma en enero.

Una Hermana que trabaja como defensora de los temas católicos en Washington dijo que pensaba que el documento del Vaticano «ciertamente» fue influenciado por los miembros de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos.

«Está claro que los obispos de Estados Unidos están involucrados en esto», dijo la Hna Simone Campbell, un miembro de las Hermanas de Servicio Social y director ejecutivo de la RED, un grupo católico cabildeo político. «Es evidente que la política eclesiástica, así como creo que algunas políticas seculares, estaban jugando en esto.»

En lo que algunos ven como una referencia al apoyo LCWR de las iniciativas de red para avanzar en EE.UU. la reforma de salud, documento de la Congregación vaticana que anuncia el fin de LCWR dijo que «si bien ha habido una gran cantidad de trabajo por parte de LCWR promover las cuestiones de justicia social en armonía con la doctrina social de la Iglesia, no dice nada sobre el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte natural, una cuestión que forma parte del intenso debate público sobre el aborto y la eutanasia en los Estados Unidos. »

Campbell dijo que cree que hay un choque cultural entre las Hermanas y los miembros del episcopado que no entienden la naturaleza del discurso político de EE.UU., en referencia al apoyo LCWR de la reforma de salud y si se hizo el juego a la orden del Vaticano.

«La ironía es que somos nosotros los que ejercer un derecho democrático, que la enseñanza social católica deja muy claro que se supone deben hacer, sería interrogado por una organización canónica», dijo Campbell. «¿Eso significa que toda actividad política y democrática ha de estar limitado por los obispos?»

«La iglesia no está acostumbrado a una cultura democrática, lo cual me lleva a pensar que la verdadera lucha es por la inculturación de la fe en una cultura democrática», continuó. «Porque la cultura en Roma es una monarquía, y en una monarquía, se puede controlar lo que dice todo el mundo. Pero en una democracia, experimentamos la verdad, y se encuentra en que hemos cuestionamiento y el debate vigoroso. Y al final, la verdad emerge «.

«El valor profundo para mí en nuestra cultura en los Estados Unidos es que nos esforzamos por valor de la contribución de todos», dijo Campbell. «No somos perfectos. Tenemos un largo camino por recorrer. Pero en realidad es una pieza clave de lo que somos, que luchan para que la voz de todos involucrados.»

[Joshua J. McElwee es una NCR escritor del personal. Su dirección de correo electrónico esjmcelwee@ncronline.org .]

http://ncronline.org/news/women-religious/lcwr-oversight-key-questions-remain

China y el Vaticano comienzan a ponerse de acuerdo


 

Por una vez, ambas partes aceptaron el nombramiento como obispo de Joseph Chen Gong’ao.

El pasado 19 de abril seis obispos ordenaron a Joseph Chen Gong’ao como nuevo obispo de la diócesis de Nanchong, una ciudad en el suroeste de China. En cualquier otro país una ordenación pasaría desapercibida, pero en China no.

La situación para los católicos en ese país es altamente delicada. Desde la perspectiva europea pensar que los católicos deben esconderse para profesar su fe es casi impensable. Sin embargo en muchos países del mundo es así. Y el caso de China va más allá porque el gobierno comunista quiere controlar los movimientos de la Iglesia. No la deja operar en libertad y quiere controlar a quienes la dirigen en su país. Quieren que la iglesia secunde lo que el gobierno considere oportuno, para ello crearon la Iglesia nacional china en la que están, por así decirlo, los títeres del gobierno. Sin embargo el Vaticano no quiere pasar aceptar este control. No quiere subyugarse a ningún poder que no sea el del Papa y así lleva luchando años en la clandestinidad, para mantenerse fiel al verdadero y legítimo sucesor de Pedro y a su magisterio.

Por eso, el recién nombrado obispo Chen Gong’ao ocupa un cargo histórico. Tanto el Vaticano como el gobierno chino no sólo vieron con buenos ojos sino que aceptaron su nombramiento.

Cinco de los obispos que participaron en esta ceremonia histórica son fieles a la Iglesia católica, mientras que uno de ellos fue excomulgado por participar en otras ordenaciones sin el consentimiento del Papa. Sin embargo la ordenación como obispo de Chen Gong’ao fue multitudinaria, la catedral del Sagrado Corazón de Jesús de la ciudad de Nanchong estaba abarrotada y es que la población católica china sabe lo que es sufrir la falta de libertad religiosa en carne propia, y ve en esta ordenación un discreto pero decisivo paso adelante en el camino hacia la normalización de las relaciones entre el Vaticano y la República Popular China.

Un camino, que con el tiempo puede acabar en la libertad de religión y la libertad de culto. A lo que se llegará no sin esfuerzo y sin lucha pacífica y paciente por parte de los cristianos católicos de China.

http://www.religionconfidencial.com/cronica_de_roma/074237/china-y-el-vaticano-comienzan-a-ponerse-de-acuerdo

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: