Colombia, las mujeres de las liberaciones


Casi desde el anonimato un grupo de mujeres trabajó durante más de un año para conseguir la libertad de los diez últimos uniformados, militares y policías colombianos, que de acuerdo con lo acordado con las Farc serán liberados a partir de la próxima semana.

Revista Semana, Colombia, 27/3/2012

Detrás de cada historia de los diez uniformados secuestrados que, según el anuncio de las FARC, la próxima semana volverán a la libertad, hay una mujer. El relato de lo que ha sido la ausencia, en algunos casos de hasta 14 años, en la mayoría de las veces ha sido contado por una madre, por una hija, por una hermana, por una esposa. Pero ellas no son las únicas mujeres que aparecen en este duro episodio de la vida nacional que, si todo sale como se espera, llegará a su fin en pocos días.

Desde hace más de un año, por varios países del mundo ha estado circulando una carta que empezó con un par de firmas y que hoy, después de ese recorrido, cuenta con el apoyo de mujeres como la Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú y la escritora mexicana Elena Poniatowska. Se llaman Mujeres del Mundo por la Paz.

¿Quiénes son  ellas?

El grupo de mujeres reúne a Lucía Topolansky (Senadora de Uruguay), Jody Williams (Premio Nobel de Paz -Estados Unidos), Alice Walker (escritora – Estados Unidos), Elena Poniatowska (escritora-México), Mirta Baravalle (Madres de la Plaza de Mayo), Isabel Allende (senadora-Chile), Rigoberta Menchú (Premio Nobel-Guatemala), Elsie Mongue (defensora de derechos humanos-Ecuador), Socorro Gomes (presidenta Consejo Mundial por la Paz – Brasil), Margarita Zapata (dirigenta política – México), Xiomara Castro de Zelaya (Dirigenta política – Honduras) y Nidia Díaz (diputada de El Salvador).

El grupo no tiene una líderesa única. Pero fueron la exsenadora Piedad Córdoba, Olga Amparo Sánchez, directora del centro feminista la Casa de la Mujer, quienes con carta en mano se fueron a recorrer el mundo para conseguir más voces (de mujeres) que se unieran a su petición, que no era otra cosa que buscar una liberación unilateral de los secuestrados uniformados que permanecían en manos de las FARC.

“Lo más difícil para lograr convencer a algunas fue hacerles entender que apoyar un llamado a la guerrilla no las ligaba con las FARC. Y que era solamente un mensaje para aportar al clamor de las familias de los secuestrados”, dijo Piedad Córdoba.

¿Qué las impulsa?

La idea de unir a mujeres líderesas de varios países surgió en febrero del 2011.”Después de concluida la liberación de seis uniformados el 16 de febrero del año pasado, tuvimos reuniones con Colombianos y Colombianas por la Paz en donde pensamos en lo bueno que sería dirigirnos a mujeres del mundo, con relevancia en el tema de derechos humanos, para hablar del tema de secuestrados, ponernos como garantes y enviar un mensaje a las FARC”, señaló la exsenadora.

Para Olga Amparo Sánchez, quien forma parte del grupo de mujeres, la idea de unirse era  “mostrar que las mujeres hemos jugado y jugamos un papel importante en la construcción de la paz en el mundo”.

“Nosotras, mujeres que desde nuestras responsabilidades políticas hemos apelado al ejercicio de la razón, el derecho y la ética para la solución de graves problemas en nuestros países y en el mundo, valoramos positivamente la liberación el pasado mes de febrero de seis personas que estaban en su poder”, señalaba la carta que le dio la vuelta al mundo, que terminó en manos de las FARC y a la que las familias de los secuestrados, cada vez que hablaban de las liberaciones, se referían.

“Las mujeres a lo largo de la historia nos hemos comprometido en la búsquda de vías de diálogo para la conseguir la paz. La idea de esta unión y de esta tarea común es también dar testimonio de la fuerza y de la solidaridad de las mujeres en lo internacional y lo nacional…Queremos invitarles a anunciar igualmente su disposición a la liberación de los restantes miembros de las Fuerzas Armadas y de Policía”, decía otro aparte de la misiva.

Superando las dificultades

Al grupo de mujeres se dirige las FARC en uno de sus últimos comunicados, cuando acepta la liberación unilateral de los uniformados: “Informamos al grupo de Mujeres del Mundo por la Paz, coordinado por Piedad Córdoba, y a la organización Asfamipaz, que estamos listos para iniciar el proceso de liberación, en dos jornadas, de diez prisioneros de guerra en nuestro poder”, señaló el grupo guerrillero.

En la tarde del lunes se conoció justamente que una de las garantes de la liberación sería Rigoberta Menchú, como miembra de este grupo de mujeres. Sin embargo, horas después, el viceministro de Defensa, Jorge Enrique Bedoya, lo negó.

“En lo que hace referencia a la liberación y a los protocolos, eso es muy claro, ahí solo participan el gobierno de Colombia, el gobierno de Brasil, el CICR y Colombianos y Colombianas por la paz. El Gobierno agradece el interés que puedan tener gobiernos de otros países, personalidades, organizaciones sociales pero ya está definido quienes son los únicos que pueden participar en este proceso”, dijo Bedoya.

Pero la exsenadora Piedad Córdoba se mantiene. Y dice que no sólo será una mujer la que la acompañará en el proceso. Según ella, serán dos. Una sería Menchú y la otra la presidenta del consejo mundial de pazSocorro Gomes.

”La próxima semana la mayoría de ellas estarán presentes en Villavicencio. Una me acompañará en un proceso, la otra estará en el otro, pero todas harán parte de los eventos que se organicen después de las liberaciones, por ejemplo un foro sobre derechos humanos que se espera hacer un día después de que estén libres los uniformados y en el que participará el expresidente Ernesto Samper”, dijo Piedad Córdoba.

Su trabajo no ha terminado

La exsenadora asegura que después de las liberaciones, el trabajo del grupo de mujeres continuará. “Vamos a presentar un informe de lo que significó trabajar para contribuir a la liberación de estos últimos secuestrados, hubo una persecución muy difícil hacia nosotras, que quizá fue lo más duro, pero además después del cuatro de abril empezaremos con las visitas a las cárceles, continuaremos hablando del anuncio de las FARC sobre el fin del secuestro extorsivo”, dijo la exsenadora, quien sin embargo, se negó a confirmar si ya había recibido el aval del presidente Juan Manuel Santos para realizar dichas visitas, a las que las FARC hicieron mención, casi como una condición, para dar cumplimiento a las liberaciones.

”Esperaremos a que culmine el proceso de liberación para tocar ese tema a fondo. Por ahora la prioridad es que los diez uniformados regresen sanos y salvos a sus casas”, señaló Piedad Córdoba.

Artículo editado por Palabra de Mujer.

Fuente:www.palabrademujer.wodpress.com

Colombia, Exposición de máscaras hechas por mujeres víctimas de la violencia


‘AGONÍA’, EL DOLOR DE MUJERES HECHO ARTE

En Cartagena, en el  Palacio de la Inquisición, desde el 16 de marzo hasta el 29 de abril,  un grupo de mujeres, víctimas del desplazamiento forzado, se decidieron a narrar sus memorias a través del arte.  Con pinceles lograron encontrar los colores de sus tristezas y sus miedos, pero sobre todo los colores de sus sueños y sus esperanzas. Y contarlo, contar todo lo que vivieron desde antes del desplazamiento, contar la melancolía por sus pueblos en ruinas, contar cómo extrañan a sus familiares vivos y muertos.

Teresa Sosa

Ante todo, una breve semblanza del emblemático lugar donde se presenta la exposición que llega a nuestra edición de hoy. En Septiembre de 1610, fue inaugurado el hoy día nombrado Palacio de la Inquisición de Cartagena de Indias, ya que allí funcionó el Tribunal del Santo Oficio, que dictaba los autos de fe, contra los/las presuntos herejes.

Además de aplicar la justicia en términos religiosos, fue un instrumento de la Corona Española para poder ejercer una presión e influencia política en todos los sectores.Su jurisdicción abarcaba el Nuevo Reino de Granada y Venezuela hasta Nicaragua, Panamá, Santo Domingo y las Islas de Barlovento.

La Inquisición funcionó en Cartagena de Indias hasta la revolución del 11 de noviembre de 1811, regresando en 1816 con el Pacificador Pablo Morillo para luego ser desterrada definitivamente en 1821 con la liberación de Cartagena de Indias por parte del ejército patriota. En este sitio numerosas mujeres de la jurisdicción fueron torturadas y asesinadas acusadas de brujas.

En otro contexto histórico,  y en esta oportunidad, la violencia contra las mujeres, víctimas del conflicto armado que vive Colombia desde hace más de 50 años, toma de manera simbólica el Palacio de la Inquisición, para denunciar. Mujeres de El Salado, de Santander, de Chocó, de Montecristo, de las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta, de Caucasia, de muchos rincones de Colombia, que se vieron obligadas a desplazarse a Cartagena, son las autoras de la exposición ‘Agonía, un tránsito hacia la construcción de la paz’. Es una muestra emotiva que desde el 16 de marzo hasta el 29 de abril, de este año,  está presente en el Palacio de la Inquisicón de Cartagena.

Los testimonios hacen parte de las historias de una veintena de mujeres que aceptaron retratar sus dolores y la agonía que vivieron, cuando comandos paramilitares o guerrilleros llegaron a sus pueblos, amenazando y disparando

La violencia a través del arte

Las piezas centrales son unas máscaras de yeso intervenidas con técnicas mixtas, cada una nace sobre el rostro de su autora, guarda su expresión y la alimenta, hasta configurar una propia personalidad y ser capaz de contar una historia. Obras como La ley del silencio, Desarraigo, No más derrame de lágrimas, El Salado que vive en mí, Huyendo del espejo, Viva la vida, Salir adelante y La sufrida, entre otras, se constituyen en una forma valiente de hermanar el arte con el acto político de la memoria histórica.

Una de estas mujeres duró tres años sin poder mirarse al espejo, luego de ser violada y golpeada por paramilitares. Otra, tuvo que hacerse la muerta por dos horas al lado del cadáver de su hermano, para que no la remataran. Otra más, recuerda que pudo ver, escondida, y mirando por un sólo ojo, lo que pasaba en su pueblo.

Pero, esta vez no contaron lo que les pasó: lo dibujaron en máscaras de yeso hechas sobre sus propios rostros. Unas tienen vendas en la boca, otras están llenas de cruces, otras lloran por un sólo ojo, otras tienen el lado izquierdo repleto de armas y el derecho de corazoncitos; en otras, el rojo inunda un lado y el blanco o el azul, el otro. Otras se ven con signos de interrogación y con arco iris en el derecho, y un negro profundo en el izquierdo; pero todas, todas tienen una línea en la mitad del rostro que sólo simboliza una cosa: antes y después.

Representación simbólica

“El arte posibilita narrar estas historias sin representar mayores riesgos, pues se abandonan las palabras, tan amenazadas en Colombia, para llevarlas al color, el pincel, el collage, el papel maché”, así lo dice en sus propias palabras Claudia Ayóla, psicóloga y columnista cartagenera, creadora de esta muestra y quien se dio a la tarea de juntar a estas mujeres, y convencerlas de que una forma de superar el dolor es contarlo o, mejor, dibujarlo, pintarlo.

Y eso fue precisamente lo que hicieron. Se llenaron de confianza cuando descubrieron que a todas les había pasado lo mismo: las violaron, las amenazaron, les intentaron quitar a sus hijos, les mataron a sus hermanos, a sus padres o a sus maridos, y no tuvieron más opción que coger lo poquito que tenían e instalarse en las ciudades a merced de que un pariente les diera la mano. De allí en adelante su vida es el mismo libreto: sin trabajo y con la tierra perdida.

“En el momento en que a mí me suceden los hechos yo no sabía ni a dónde acudir, porque en el estado en que me dejó ese paramilitar yo quedé inconsciente, no sabía nada de mi vida. Cuando éste hombre abusó de mí, quedé con un ojo que casi no lo podía abrir. Entonces, decidí usar un turbante que me tapara parte de la cara. Me encerraba en la amargura, en la soledad, en el dolor. No quería hablar con nadie. No quería comentarle nada a nadie. Hace poco fue que mis hijos vinieron a saber lo que me sucedió”. Este es el escueto relato de Estebana, quien tiene aún temor de decir su propio nombre, como la mayoría de ellas.

“Yo he hecho esta máscara reflejando todo el sufrimiento, el dolor sobre el desplazamiento. Le hice unas moñitas representando a mi departamento, el Chocó, y el color azul lo pinté por la esperanza que tengo de que lo que yo quiero se haga realidad. Le puse estas lágrimas porque son las que he botado aquí, y que siempre he tenido durante el desplazamiento. Yo llegué con cinco hijos a una ciudad donde uno no conoce a nadie. No tenía trabajo, no tenía nada, y ¿se puede imaginar todo lo que uno tiene que sufrir para alimentar a los hijos? Yo extraño mi tierra, y sobre todo el chontaduro, que no se consigue aquí. El borojó sí lo consigo en el mercado, pero el chontaduro no”. Es Victoria la que habla. Una chocoana que aún no se acostumbra a ser una desterrada.

“Si uno tenía una tienda y le vendía a los paramilitares, la guerrilla no quería. Y si uno le vendía a los paramilitares, a la guerrilla no le gustaba, también lo mataban a uno. Uno qué podía hacer, si había que venderle al que viniera a comprar. Los paramilitares y la ley eran cómplices. Yo me vine huyendo porque amenazaron a mis hijos, los iban a matar porque, siendo la Policía cómplice, lo llevaron a uno a declarar, y fue cuando yo salí y dije que no regresaba nunca, porque allá la ley es corrupta. No se puede vivir así. Doy gracias a Dios que mis hijos están vivos, estamos juntos, conocí a otras mujeres y aprendí, y ahora siento que puedo ayudar a otras mujeres que están igual que yo. He aprendido a valorarme a mí misma y a subir mi autoestima. También a defenderme de mi esposo que ha sido tan malo conmigo”. Este, como tantos otros, son sólo algunos de los testimonios pertenecientes a mujeres vulneradas, consignados en estas máscaras.

FuentesMaría del Rosario Arrázola, ‘El dolor hecho arte’ El Espectador, Cartagena, Colombia. ‘/Claudia Ayola Escallón, ‘Agonía’  El Universal, Cartagena, Colombia.

Fuente: http://www.palabrademujer.wordpress.com

Las hijas de la diosa chibcha ‘Huitaca’


Sus rostros fueron retratados y logran impacto internacional

El fotógrafo colombiano Carlos Saavedra recorrió pueblos y veredas de su país durante dos años en busca de los rastros ancestrales y primigenios de Huitaca la diosa antipatriarcal del pueblo chibcha y los presenta actualmente en una exposición que contiene imágenes de mujeres y niñas que viven en diversas regiones del país, retratadas en escenarios naturales

Teresa Sosa

Muchos de los mitos de las culturas prehispánicas sobre la creación del mundo y de los seres humanos hablan de un primigenio estado femenino del universo. La Diosa Madre gobernaba desde las entrañas de la tierra. Pero luego, cuando el patriarcado se impuso sobre las sociedades que se regían por el derecho materno y la descendencia matrilineal, surgieron otras diosas irreverentes ante el patriarcado como Huitaca, que se opuso al orden del dios patriarcal Bochica

Veamos lo que sucedió. Durante el proceso de la colonización de las Américas, la evangelización católica realizó un sincretismo cultural de las religiones indígenas y las monoteístas de occidente en torno al eurocentrismo. Este proceso de sincretismo buscó fundamentar la evangelización de los pueblos nativos, haciéndoles percibir la iconografía cristiana como algo ya inculturado y conocido en su propia civilización, a partir de las equivalencias entre una iconografía y otra. Los mitos inculcados por la evangelización católica en las Américas guardan similitud con algunos mitos de la cultura griega.

En cuanto a lo que a la cultura chibcha o muisca se refiere, ésta se ubicó en el altiplano cundiboyacense, Colombia. Constituyó uno de los pueblos más avanzados en la zona nor-oriental de Sudamérica y desaparecieron con la conquista española en el siglo XVI. Roberto Restrepo, investigador colombiano, dice que los chibchas se regían por el derecho materno y la descendencia matrilineal, y los mitos cosmogónicos de la creación del mundo y del hombre descansaban sobre el papel protagónico de la Diosa Madre, pero posteriormente la sociedad se reorganizó y el culto patriarcal apareció a finales del neolítico y comienzo de la edad de los metales, desplazando la organización matriarcal, signada por las diosas Chía y Bachué,  mitos que estaban en relación con la fertilidad de los campos, las cosechas y la influencia de la mujer, tan importantes para la supervivencia de la especie humana.

Lucha entre el matriarcado y el patriarcado

El culto patriarcal trajo consigo al predicador, dios Bochica, un hombre “no conocido de nadie”.Las características del dios patriarcal Bochica, descritas en textos consultados para esta crónica de hoy, responden a valores estéticos e ideológicos de los líderes religiosos católicos, presentes en la literatura de cronistas de la colonia; se tiende a describirlo físicamente de conformidad con los cánones estéticos europeos en cuanto al color de piel, de ojos y cabello.

Era un anciano venerable de larga barba blanca hasta los pies, piel blanca y ojos azules, vestido con una manta grande, que lo cubría casi hasta los pies;  el relato lo describe como un dios que quería mucho a los indios, les enseñó virtudes, como trabajar la tierra, los metales, las piedras preciosas.

Bochica le aseguró  a los chibchas que en cuanto viviesen de acuerdo con lo que les había enseñado, serían felices y gozarían de la protección y bendiciones de Zoé, el  dios supremo gobernador del mundo; y que, al contrario, si no eran justos y virtuosos, si olvidaban el culto de Zoé, si eran crueles y orgullosos y perversos, el castigo de Zoé recaería sobre ellos.

Ante la nueva situación que dio un mayor poder al hombre, apareció la diosa Huitaca, esposa rebelde de Bochica, hermosísima y de grandes resplendores, poseedora  de los misterios de la maternidad. Dice el relato que ésta  predicaba a su pueblo la necesidad de una vida ancha, alegre, llena de juegos, placeres y borracheras, precisamente contra todas las predicaciones de Bochica.

Bochica castigó a Huitaca por sus malas enseñanzas, de persuadír  a la gente de oponerse a su poder y control patriarcal, el organizador social de esa cultura, por eso, “le dio plumas y transformó sus miembros en lechuza e hizo que anduviera sólo de noche como guardiana de la oscuridad”.

Este mito para algunos autores representa la lucha entre el matriarcado y el patriarcado.

Exposición Las Hijas de Huitaca

El fotógrafo colombiano Carlos Saavedra, que ha sido llamado por muchos como un “Retratista de la realidad”, quiso revelar el influjo de la diosa Huitaca que aún pervive en estos días en la mirada y en el rostro de sus descendientes. “Durante los viajes que hacía por carretera de Cartagena a Bogotá, me causó curiosidad la transformación y la intensidad de los rostros que encontraba en las distintas veredas y zonas rurales”, dice. Saavedra se interesó así en visibilizar la fuerza de las mujeres que habitan y avivan el campo y los pequeños pueblos del territorio colombiano.

“Antes de la llegada de los europeos y el catolicismo, los nativos adoraban a la naturaleza y a la Madre Naturaleza representada por la diosa Huitaca.  Yo quería desprenderlas de las capas de los estereotipos que las mujeres colombianas han sufrido y volver a los valores simples de la tierra y la belleza natural de las mujeres que la trabajan”  (Carlos Saavedra)

Para esta muestra, que estará hasta finales de abril de este año en el corredor de exposiciones de la Cinemateca Distrital de Bogotá, el fotógrafo cartagenero, que recorrió  el país durante dos años, acompañado por una cámara de medio formato y una gran carpa blanca que utilizó como estudio fotográfico ambulante. En esa especie de caja de luz donde los rayos del sol se difractaban y creaban un ambiente de ensueño, retrató a decenas de mujeres, entre niñas y ancianas.

“Utilicé la técnica análoga porque da una textura especial que no tienen las fotos digitales”, afirma Saavedra, quien capturó la alegría, el dolor y los secretos indescifrables en las miradas de estas mujeres que fueron elevadas a diosas. Con fotografías de 110 centímetros por 110, cada arruga, cada sombra y cada accidente sobre la piel cuenta una historia.

Entre ellas hay “ancianas con un brillo casi pueril en su mirada de ilusión o en su mohín de enfado. Niñas que en sus ojos parecen reflejar secretos ancestrales. Algunas con los rostros acanalados por arrugas que recuerdan raíces centenarias o las cansadas marcas de los surcos del arado. Otras lucen francas sonrisas cuya dentadura recuerda los torcidos e intrincados senderos del destino”, dice la escritora bogotana Susana Castellanos de Zubiría.

Algunas de las fotografías ya han sido exhibidas en Londres y una de ellas resultó seleccionada en el concurso anual de fotografía de la National Geographic. Después de su paso por Bogotá, Saavedra expondrá su serie de imágenes en Washington y Nueva York. “Si nos acercamos con cuidado a cada uno de estos rostros descubriremos que en lo profundo de sus miradas puede verse el brillo de los ojos de la Madre Tierra”, asegura.

FUENTES:

1-PaulaSantana, El Espectador, Colombia/ 2. Carlos Saavedra /www.septima.com.co/3- María Claudia Munévar,”Transición al patriarcado en los mitos cosmogónicos chibchas”.

Fuente: http://www.palabrademujer.wordpress.com

¿El «verdadero Ratzinger sale a jugar?


por John L. Allen Jr. en el 29 de abril 2012

Por John L. Allen JR. Roma

Cuando el cardenal Joseph Ratzinger fue elegido al papado en abril de 2005, la previsión popular llamado de tormenta por delante. Esta era, después de todo, el inspector del Vaticano que había estado liderando un «justo abajo en la herejía desde 1981», en palabras de camisetas y tazas de café comercializados por un club de fans de Ratzinger. Su ascenso provocó temor en algunos sectores y la alegría en los demás, pero casi todos están de acuerdo las cosas grandes se encontraban en las obras.

Durante la mayor parte de los últimos siete años, sin embargo, que la agitación anticipada ha parecido muy parecido al perro que no ladró. Ya en febrero de 2006, el difunto Padre. Richard John Neuhaus famoso expresó su «inquietud palpable» entre los más eufóricos por la elección de Ratzinger, y que sufrió la decepción en una franja de la opinión católica, que había comenzado a desesperar de que el Papa jamás imponer el orden.

En los últimos tiempos, sin embargo, muchos observadores creen que el «Ratzinger real» por fin ha llegado a jugar. Considere el tumulto del mes pasado:

  • El 18 de abril, la Congregación para la Doctrina de la Fe decretó una reforma radical de la Conferencia de Liderazgo de Mujeres Religiosas, el principal grupo paraguas de Estados Unidos para los superiores de las órdenes de las mujeres, para corregir lo que la congregación describió como «la disidencia de las empresas» LCWR en temas como la ordenación de las mujeres y la homosexualidad, y su contaminación por el «feminismo radical».
  • Por lo menos cinco sacerdotes irlandeses se han enfrentado Vaticano inspirado en la disciplina, con la implementación de izquierda a sus órdenes religiosas. Dos Redentoristas han visto sus escritos para una revista de la iglesia sea retirado o limitado (una también fue enviado a un monasterio para un período de seis semanas de «reflexión»), un destacado Pasionista en los medios de Inglés ahora está sujeto a censura previa, y ambos marista y un capuchino han dicho que dejara de escribir y hablar sobre ciertos temas candentes.
  • El 5 de abril, Benedicto XVI incluyó un lenguaje formación de ampollas en su homilía del Jueves Santo de una «llamada a la desobediencia», emitido por más de 300 sacerdotes y diáconos en Austria que se oponen al celibato y la ordenación de mujeres de apoyo popular. El Papa pidió el esfuerzo de «un intento desesperado de hacer algo para cambiar la iglesia de acuerdo con (su) propias preferencias e ideas.»
  • El 14 de abril, Benedicto XVI ordenó a los obispos alemanes para traducir la tradicional frase latina pro multis , de las palabras pronunciadas por Cristo en la Última Cena, en referencia al derramamiento de su sangre, ya que «por muchos» en vez de «para todos». (El Vaticano había hecho anteriormente lo mismo con Inglés.) En la política de traducción litúrgica, «para todos» ha sido el preferido post-Vaticano la elección entre los progresistas, los conservadores suelen preferir «para muchos,» preocuparse de que «para todos», sugiere una falsa promesa de la salvación universal.
  • El 25 de abril, Benedicto XVI creó una comisión de tres cardenales veteranos para investigar el reciente escándalo de las fugas del Vaticano, como complemento de otras dos sondas internas. La sugerencia fue que los topos del Vaticano, en el supuesto que están identificados, se enfrentará a severo castigo.

Se podría añadir a esta lista un nuevo episodio a partir de marzo: la dirección de los Padres y Hermanos de Maryknoll votar sobre el despido del padre. Roy Bourgeois, un activista por la paz que ha estado bajo escrutinio del Vaticano por su defensa de la ordenación de mujeres.

Para poner todo esto en contexto, el veterano escritor italiano Andrea Tornielli desempolvó una homilía de 1979 Ratzinger: «Decir que la opinión de algunos, no se corresponde con la doctrina de la Iglesia Católica no significa violar sus derechos humanos», dijo entonces . «Todo el mundo debería tener el derecho de expresar libremente su propio punto de vista, que la Iglesia Católica reconoce de manera decisiva en el Vaticano II y lo sigue haciendo hoy en día. Esto no significa, sin embargo, que toda opinión debe ser reconocido como católico «.

El hecho de que Tornielli se sintió obligado a llegar a lo largo de tres décadas para encontrar que la mot juste captura perfectamente el «regreso al futuro», la sensación del mes pasado.

Todo esto, por supuesto, se está desarrollando al mismo tiempo que el Vaticano está negociando un acuerdo con la tradicionalista Sociedad de San Pío X, popularmente conocido como los Lefebvrites, lo que podría allanar el camino para la reunión. En 2009 junto con la decisión de Benedicto XVI al recibir a los anglicanos tradicionalistas, es tentador concluir que sus cantidades de política de acoger a la disidencia a la derecha y que acallar a la izquierda.

Por lo tanto, es la tan esperada «revolución de Reagan» en el catolicismo a la mano? Al pensar que a través de cinco bits de punto de vista puede ser útil.

En primer lugar, una cascada de movimientos de disciplina a la vez puede producir una sensación engañosa de la proporción. Medido a través de los siete años completos de papado de Benedicto XVI, el número total de ocasiones en las que Roma ha llamado a alguien en la alfombra sigue siendo relativamente limitada. No sólo ha sido un teólogo les regañaba públicamente por el Vaticano el reloj de Benedicto XVI, el liberacionista jesuita. Jon Sobrino de El Salvador en 2007. Un puñado de otros casos, como Sor Elizabeth Johnson en los Estados Unidos o el padre. Andrés Torres Queiruga en España, han sido tratados por los obispos locales, y algunos escritores de las publicaciones patrocinadas por órdenes religiosas han tenido sus alas cortadas a instancias de Roma.

En segundo lugar, cuando la disciplina se ha impuesto, incluso para los estándares históricos recientes que ha sido a menudo bastante ligero. Nadie tenía su licencia para enseñar teología públicamente un tirón, como le ocurrió a Hans Küng en 1979, y nadie ha sido despedido de un puesto de profesor en la dirección del Vaticano, como le sucedió a Charles Curran de la Universidad Católica de América en 1987. En su mayor parte, la censura oficial de los teólogos en estos días por lo general toma la forma de reseñas de libros malos.

A partir de la década de 2000, la Congregación para la Doctrina de la Fe informalmente adoptado una política de preferir dirigirse a las ideas en lugar de personas, en la creencia de que las órdenes de mordaza o despidos a menudo toman el foco del contenido de la caja y lo puso en el proceso. En general, este enfoque ha continuado bajo Benedicto XVI. (En el caso de Sobrino, la congregación criticó el contenido de dos de sus libros, pero no imponer medidas disciplinarias.)

En otras situaciones, tanto en Roma como parte de la Papa protegidos en todo el mundo han mostrado moderación. En Austria, por ejemplo, ni el Vaticano ni el cardenal Christoph Schönborn de Viena, un intelectual dominicano que estudió con Ratzinger en Ratisbona, han impuesto ninguna penas canónicas en el movimiento de los sacerdotes disidentes. El líder del grupo, el Padre. Helmut Schüller, básicamente, restó importancia el jueves Santo Benedicto XVI reprende, diciendo: «Yo no lo puede ver como una expresión muy fuerte.»

En tercer lugar, algunos movimientos recientes son el resultado de circunstancias únicas, en lugar de una decisión sistemática de poner encima de la inquisición. La ofensiva contra los sacerdotes irlandeses es parte de las consecuencias de una visita apostólica de Irlanda motivada por la crisis masiva de abuso sexual de ese país. La comisión de cardenales nuevo ‘refleja el hecho de que el escándalo del Vaticano fugas ha sido una causa célebre en Italia, lo que genera noticia de primera plana y dominar el tiempo de conversación primer muestra de gran parte de febrero y marzo. Ambos eran «tormentas perfectas» poco probable que se repita pronto.

En cuarto lugar, tal vez sea demasiado pronto para decir exactamente cómo draconianas las nuevas medidas resultan ser. A primera vista, por ejemplo, el decreto del Vaticano sobre la LCWR parece dejar espacio valioso poca capacidad de maniobra. Sin embargo, en una visita de barrido de las órdenes religiosas femeninas en los Estados fue anunciado hace cuatro años, provocó inquietudes similares, pero ahora que se acabó, no parece haber producido bastante la opción nuclear algunos predijeron – por lo menos, no todavía.

En quinto lugar, algunos de los fermento reciente puede tener una explicación burocrática prosaica. Jefes de las oficinas del Vaticano tienden a ser inusualmente activas justo antes de su jubilación, por un sentido de la obligación de abandonar el escritorio limpio para el tipo de al lado. La sincronización de los movimientos recientes de la Congregación para la Doctrina de la Fe puede ser explicable desde esta perspectiva, teniendo en cuenta que el cardenal William Levada a su vez, cumple 76 el 15 de junio.

En otras palabras, los acontecimientos del mes pasado no necesariamente pueden ser los primeros temblores de un terremoto mayor.

En general, Benedicto XVI es una enseñanza, en lugar de un gobernante, el Papa. Especialmente a los 85, que tiende a dejar las cuestiones administrativas en las manos de otros. Sin duda, el Papa no se ha mostrado indeciso sobre aprobar una medida disciplinaria, cuando aterriza en su escritorio. Sin embargo, hay pocos indicios de que Benedicto XVI este personalmente en la búsqueda de nuevas ocasiones para derribar un martillo.

Las principales prioridades de Benedicto XVI para 2012 incluyen un sínodo de obispos en octubre en la «Nueva Evangelización», que significa la reactivación de las energías misioneras de la iglesia, y la declaración de un «Año de la Fe» para comenzar el 11 de octubre de 2012, el 50 º aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II. Cualquiera que sea el impacto real de estas iniciativas puede ser, se parecen más a una invitación a la catequesis y la pastoral de la herejía de caza ejercicios.

Lo que todo esto sugiere es que si hay de hecho una purga de desarrollo, es probable que sea esporádica y desigual, impulsado más por algunos departamentos del Vaticano y de algunos obispos locales o las órdenes religiosas, que en otros. Una manera de leer que sería como la consecuencia natural de treinta años de citas de los líderes más «evangélico» en la iglesia Juan Pablo II y Benedicto XVI, figuras significado profundamente preocupados por la identidad católica y las supuestas amenazas a la misma en un ambiente secular, que cualquier nueva campaña orquestada del apartamento papal.

Sin embargo, con todos los que se advierte en el expediente, la línea de fondo en abril de 2012 sigue vigente: el «pastor alemán», al parecer, todavía tiene cierto efecto.

Colombia: Rechazo de la Iglesia a considerar familia a las parejas del mismo sexo


Según un fallo de la Corte Constitucional

BOGOTÁ, lunes 23 abril 2012 (ZENIT.org).- La Iglesia católica en Colombia rechazó este sábado un reciente fallo de la Corte Constitucional que consideró como familia a una pareja del mismo sexo.

“Es un adefesio jurídico”, consideró el secretario general de la Conferencia Episcopal Juan Vicente Córdoba, sobre el fallo que señala que las parejas del mismo sexo constituyan una familia.

“La Constitución dice que la familia es el núcleo de la sociedad y será compuesta solo entre hombre y mujer, y la Corte, por arte de magia, sacó un as debajo de la manga, y porque dos o tres de ellos quisieron cambiarla, lo cambiaron para 45 millones de colombianos, es un adefesio jurídico”, insistió monseñor Córdoba.

La Corte Constitucional señaló en un fallo difundido esta semana que “el vínculo familiar se logra a partir de diversas situaciones de hecho, entre ellas la libre voluntad de conformar la familia, al margen del sexo o la orientación de sus integrantes”.

El mismo fallo añadió que resultaba claro que “la heterosexualidad o la diferencia de sexo entre la pareja, e incluso la existencia de una, no es un aspecto definitorio de la familia, ni menos un requisito para su reconocimiento constitucional”.

Pero, según el obispo, la Corte debe cuidar la Constitución, nadie puede cambiarla en una sola letra, y en este caso, la Corte no está cumpliendo esa función.

“Ellos [los magistrados] no pueden cambiar la ley, eso solo lo puede hacer el Congreso, ‘zapatero a tu zapato’, la Corte que cumpla su función”, subrayó el secretario de la Conferencia Episcopal.

Con la decisión, agregó monseñor Córdoba, “se empieza a decir que ya hay varias formas de familia y una vez que ya aceptan eso, entonces viene la adopción”. La Corte Constitucional en otros fallos ha reconocido la pensión de sobreviviente a las parejas del mismo sexo en igualdad de condiciones a las heterosexuales pero hasta ahora acepta que los homosexuales pueden constituir una familia.

El Constitucional colombiano reconoció como familia a esas parejas al fallar un recurso de amparo de dos casos de personas cuyas parejas del mismo sexo fallecieron y no les fueron reconocidas sus respectivas pensiones.

Fuente: http://www.zenit.org

Apoyo a sacerdote del Maryknoll, el reverendo Roy Bourgeois


NCAN ha emitido el siguiente comunicado de prensa en relación con la censura del Vaticano del reverendo Roy Bourgeois. Apoyar el trabajo de NCAN por  donar a través de Paypal .

Divisor

Más de 100 monjas católicas provenientes de 22 congregaciones religiosas han escrito el Vaticano en protesta por la amenaza de la excomunión Rev. Roy Bourgeois, un sacerdote de Maryknoll que públicamente a favor de la ordenación de mujeres. En julio, participó en la ceremonia de ordenación de una mujer sacerdote.

El 21 de octubre de 2008, la Congregación para la Doctrina de la Fe dio Bourgeois de 30 días para retractarse de su fe y las declaraciones públicas de apoyo a la ordenación sacerdotal de las mujeres o la excomunión cara. El 7 de noviembre, Bourgeois respondió que no podía, en conciencia, que lo hagan.

Las monjas de 12 de diciembre la carta dice que la acción del Vaticano «ha disminuido nuestra Iglesia». Ellos creen que «las excomuniones no dependen de decretos o leyes, sino en el cumplimiento» de los fieles. Si los fieles no excluir o rechazar a alguien de la comunidad, no están excomulgados. La carta afirma que el burgués no es fuera de la comunidad, ya que «darle un abrazo de todo corazón.» La carta fue organizada por la Coalición Nacional de Monjas Americanas (NCAN).

«En el primer siglo, los cristianos resolvieron sus desacuerdos acerca de seguir las tradiciones como la circuncisión y las leyes dietéticas kosher por el diálogo y la discusión», dijo la hermana de Beth Rindler, hablando en nombre de NCAN.»Tenemos que seguir su ejemplo y promover el debate público sobre la ordenación de mujeres», dijo la hermana franciscana.

«Esperamos que la excomunión no se emite», dijo la Hermana Donna Quinn Dominicana, uno de los coordinadores de NCAN. «El castigo medieval de la excomunión sólo sirve para avergonzar a nuestra Iglesia en los ojos del mundo y de los combustibles aún más la ira y el resentimiento entre los fieles EE.UU.».

«Muchos de los firmantes han servido a la Iglesia durante más de 40 o 50 años. Muchos de ellos son líderes destacados en sus respectivos campos», dijo la hermana Jeannine Gramick Loretto, otro coordinador NCAN. Señaló a la Misericordia Sor Teresa Kane, quien fue noticia en todo el mundo cuando ella le preguntó el Papa Juan Pablo II para abrir todos los ministerios para las mujeres con motivo de su primera visita a los EE.UU. en 1979, y la República Dominicana Hermana Carol Coston, que fundó la Red, un católico social, la justicia del vestíbulo. Ella también tomó nota de las firmas de los benedictina sor Joan Chittister, un prolífico escritor en el campo de la espiritualidad, Notre Dame, la hermana Ivone Gebara, teóloga feminista un destacado brasileño, y Loreto hermana Maureen Fiedler, anfitriona de la radio pública muestran Voces Interfaith.

Declaración de las monjas dijeron que «reúnen con el Padre. Roy Bourgeois y la mayoría de los católicos de los EE.UU., que creen que las mujeres están llamados a la ordenación sacerdotal en la Iglesia Católica.» Ellos «Esperamos el día en que las mujeres católicas, siguiendo los pasos de María Magdalena, quien anunció la resurrección a los apóstoles masculinos, se completa ministro como iguales en nuestra iglesia.»

Declaración de las monjas, junto con 113 países signatarios, está por debajo.}

Divisor

Coalición Nacional de Monjas Americanas
FUNDADO DE ESTUDIAR Y HABLAR SOBRE TEMAS DE JUSTICIA
EN LA IGLESIA Y SOCIEDAD
12434 Klinger St., Detroit, MI 48212,             313-891-2192       Número de Fax: 06.69.88.34.09                                                                                      12 de diciembre de 2008 el cardenal William Joseph Levada Congregación para la Doctrina de la FePiazza del S. Uffizio once 00.193 Roma, Italia Estimado Cardenal Levada: la excomunión del Vaticano amenaza del padre. Roy Bourgeois, debido a su creencia en la ordenación sacerdotal de las mujeres ha disminuido nuestra Iglesia. Como mujeres religiosas que aman a nuestra Iglesia y que han servido al pueblo de Dios desde hace décadas, apoyamos a nuestro hermano Roy. Como sacerdote de Maryknoll durante 36 años, ha seguido el Evangelio de Jesús en su ministerio para la paz y la justicia por hablar en contra de la guerra en Irak y en contra de la tortura de innumerables seres humanos, con la complicidad de la Escuela del gobierno de EE.UU. de las Américas . Él ha sido una voz profética para miles de personas en nuestra sociedad.Roy es ahora una voz profética en la iglesia a causa de su apoyo a la igualdad de la mujer en todos los ministerios de la Iglesia. Excomuniones no dependen de decretos o leyes, sino en el cumplimiento. No creemos que Roy se encuentra fuera de la comunidad y darle un abrazo de todo corazón. Al igual que Roy, sabemos que las mujeres que dan testimonio que están llamados al sacerdocio. Sabemos que Jesús no discrimina en llamar a hombres y mujeres al ministerio. Y sabemos que nuestra iglesia necesita los dones de todo el mundo llamaba. Así que nos reúnen con el Padre.Bourgeois y la mayoría de los católicos de los EE.UU., que creen que las mujeres están llamados a la ordenación sacerdotal en la Iglesia Católica Roy. Esperamos con interés el día en que las mujeres católicas, siguiendo los pasos de María Magdalena que anunciaron la resurrección a los apóstoles masculinos, se completa ministro como iguales en nuestra iglesia.

Atentamente,

Jean Ackerman, OP
Akers Louise, Carolina del Sur
Alice Baker, IHM
Barbara Battista, SP
Barbara Beesley, IHM
Marlene Bertke, OSB
Ruth Bockenstette, SC
Mary A. Bodde, SC
Mary E. Boesen, SL
Mary Ellen Brody, RSM
Julie Brown, RSM
María Peter Bruce, SL
Jeri Cashman, OP
Joan Chicoine, IHM
Joan Chittister, OSB
Benita Coffey, OSB
Carol Coston, OP
Mary Ann Coyle, SL
Mary Ann Cunningham, SL
Bet Davies, la Comisión de Estupefacientes
Marie Cyril Delisi, IHM
Kathleen Desautels, SP
Jo Ann Dold , OP
María S. Dowhaniuk, SFCC
Suzanne Dunn, SFCC
Gwen Farry, BVM
Maureen Fenlon, OP
Sheila Ferraz, SC
Maureen Fiedler, SL
Mary Kay Finneran, SC
Arlene Flaherty, OP
María Victoria Forde, SC
Susan Fortier, OSB
Ivone Gebara, la Comisión de Estupefacientes
Rita Clara Gerardot, SP
Marian Gibbons, OP
Joan Glisky, IHM
Paula González, SC
Jeannine Gramick, SL
Joan Groff, SC
Katrinka Gunn, Carolina del Sur
Patricia A. Haire, CSJ
Ann Halloran, OP
Doris Hamerl, CSC
Mary Harvey, RSM
Eileen Haugh, OSF
Joan Henehan, CSJ
Grace A. Hogan, OP
Margaret Hughes, IHM
Ruth Hunt, SC
Marion Irving, OP
Florencia Izzo, SC
Teresa Jilk, OSF
Deidre G. Jordy, SP
Elizabeth Joyce, SP
Theresa Kane, RSMFuente: http://www.cncan.us
Connie Kelly, Carolina del Sur
Esther Kennedy, OP
Betty Kenny, OSF
: Pamela S. Kobasic, IHM
Kathy Komarek, OP
Anna Koop, SL
Kors Linda, CSC
Janet Kramer, SOSF
Marie LaBollita, Carolina del Sur
Cita Cordero, SND
Jean Ann Ledwell, OSU
Janet Limón, IHM
Rose Annette Liddell, SL
Denise Lonergan, SFCC
Listra largo, OP
Marian McAvoy, SL
Anne McCarthy, OSB
Kathleen McClelland, RSM
Bridget Mary Meehan, SFCC
Virginia Miller, SP
Mary M. Miner, RSM
Kate Moriarty, RSM
Maureen Murray, RSCM
Patricia Nagle, IHM
Betty Olley, OP
Michele Olley, OP
Madonna Oswald, IHM
Patricia Otillio, RSM
Elizabeth Pardo, IHM
Claudine Picard, RSM
Pinto Catalina, SC
Helen Marie Plourde, SSND
Quenneville Marie-Anne, OSU
Meg Quinlan, RSM
Donna Quinn, OP
Susan Rakoczy IHM
Diane Rapozo, BVM
Marie Regine Redig, SSND
Roberta Richmond, IHM
Carol L. Ries, SNJM
Marie Romejko, SND
Dolores Russo, SCH
Christine Seghetti, RSM
Gerry Sellman, SCMM
Ann Shaw, CSC
Maureen Sinnott, OSF
Julie Slowik, IHM
Rita Specht, RSM
Florencia Speth, SC
María Sugrue, SC
Lenore Sullivan, IBVM
Maureen Tobin, OSB
Susan Vickers, RSM
Jacquie Wetherholt, CSJ
Rebecca White, OSU
Alice Zachmann, SSND
Joanne Marie Zavadsky, SSND 

APOYO DEL COMITÉ DE DEFENSA PARA ASUNTOS DE LA MUJER DE LA IGLESIA PRESBITERIANA DE LOS EE.UU. A LAS RELIGIOSAS CATÓLICAS ROMANAS.


Una carta abierta a las mujeres católicas romanas religiosas

Queridas hermanas,

Nos dirigimos a usted como hermanas en la fe que no pueden expresar nuestra vocación en la misma comunidad de fe en particular, pero que tienen mucho en común, como creyentes, como defensores, y como constructores de paz. Escribimos en un espíritu de solidaridad y como testigos de la autenticidad de sus ministerios, en particular la Conferencia de Liderazgo de Mujeres Religiosas, en un momento en que la integridad de su testimonio ha sido cuestionada por el Vaticano.

Si bien no son todos de la misma comunidad cristiana en particular, nosotras, como mujeres, comparten una historia común. La lucha por la autoridad de las mujeres es una cuestión de vejez para los cristianos.Iglesias cristianas siempre han sido ambivalentes acerca de nosotros.El Papel de la mujer han sido acogido en privado, no en foros público. Las mujeres líderes se afirman, siempre y cuando se les ve, pero no se escucha (al menos no demasiado). Durante siglos, las mujeres han sido vistos como profetas, soñaban con nuevas realidades, sino que han sido despedidos con demasiada frecuencia y afirmó que sólo cuando sus visiones no contradice las creencias de las personas en posiciones de poder. Somos conscientes de que aun cuando las iglesias nos ordenan para servir en posiciones de liderazgo, que a menudo no son de confianza para identificar las necesidades más urgentes de nuestras congregaciones deben abordar o diseñar a la forma de nuestros propios ministerios.

La difícil situación de los desposeídos es familiar para las mujeres de la iglesia. Nosotras, sin embargo, no creemos que las autoridades de cualquier iglesia nos puede quitar el poder de las mujeres a determinar por nosotras mismas una visión de nuestros ministerios y vocaciones.Muchas, muchas mujeres se han planteado cuestiones similares a las planteadas por la Conferencia de Liderazgo de Mujeres Religiosas.¿Es el diseño de Dios para que exista un sacerdocio exclusivamente masculino? ¿No son la justicia económica y el acceso a la atención de la salud no sólo los aspectos más necesitados de ser tratados en nuestra sociedad actual, sino también las preocupaciones en el núcleo de la fe católica, así como la buena noticia del mensaje del evangelio?Lo que vemos en esta lucha no es una falta de integridad de nuestras hermanas y el testimonio auténtico de la fe cristiana, sino una lucha que ha sido muy familiar para todas las mujeres de la fe-una lucha por el poder y que debe tener el poder de definir la verdadera fe .

Las mujeres en las iglesias han dedicado sus vidas al servicio de las necesidades del mundo de la gente durante siglos. Hoy en día, nuestras hermanas católicas romanas vivir en comunidad y servir a la iglesia reflexiva y creativa a través de innumerables actos de amor, la hospitalidad, y la promoción social. Nuestras hermanas católicas romanas a menudo son firmes defensores de las personas que viven en la pobreza, las personas que están en la cárcel, las personas que carecen de acceso a la atención de salud asequible, las personas que no tienen acceso a agua limpia, las personas que están enfermas, y las personas que han sido víctimas de la violencia de los demás. Su servicio y la defensa es similar a la de muchos de nosotros que por propia experiencia como mujeres les resulta fundamental para poner las necesidades de las personas que son pobres, a un lado, y sin poder en el punto focal de nuestros propios ministerios.

Todos hemos sido cuestionada por la sabiduría de las mujeres religiosas aprendidas que son expertas en la enseñanza en la universidad, universidad, seminario, y en las aulas la iglesia. Nuestras hermanas nos han enseñado a realizar nuestra imaginación acerca de la tradición cristiana que compartimos. Estamos especialmente agradecidos por la sabiduría de la Hermana Elizabeth Johnson y la hermana Joan Chittister. Nuestras hermanas a menudo han llevado a las historias de muchas, muchas mujeres y las heridas de los marginados en sus oraciones y en sus escritos.

Las religiosas han reconocido la necesidad de cuidar de la persona humana. Hay muchas hermanas fieles que nos ayudan a recordar a la humanidad de las personas que están encerrados en la cárcel o se considera intocable, a causa de sus enfermedades. Hay muchas hermanas fieles que se niegan a aceptar la legitimidad de un sistema económico que permite que los pocos a ser fabulosamente ricos, mientras que los muchos permanecen sumergidos en perpetua necesidad y la pobreza. Algunos de nuestros los nombres de nuestras hermanas que han dado a conocer por su defensa son fácilmente reconocibles, la hermana Helen Prejean y la Madre Teresa vienen a la mente. También somos muy conscientes de que los nombres de muchos de nuestros hermanos en la fe y los miembros de las comunidades católicas romanas de las mujeres religiosas no están grabados en nuestra memoria. Y, sin embargo, nuestras hermanas viven una vida auténtica de la fe y el testimonio de nuestra creencia común de que Dios sigue creando una visión de un cielo nuevo y una tierra nueva.

¿Dónde cualquiera de nuestras iglesias sin líderes las mujeres?¿Dónde estaría la Iglesia Católica Romana sin las comunidades religiosas de mujeres? ¿Cómo será el testigo social de la iglesia más grande en temas de la pobreza y la justicia económica se ve obstaculizada por no respetar la autoridad de estas mujeres de fe?

Nos unimos a las manos con ustedes, nuestras hermanas. Estamos muy agradecidas por su disposición a asumir riesgos de participar en actividades de promoción y establecimiento de la paz. Estamos con ustedes en solidaridad y seguirá caminando con ustedes como testigos de nuestras luchas comunes y nuestra fe común en este viaje.

En la paz y la misericordia de Cristo,

El Comité de Defensa para Asuntos de la Mujer de la Iglesia Presbiteriana de los EE.UU.

Remitido al e-mail

Misionera afrocolombiana con el pueblo afrocolombiano


Ayda Orobio Granja

Publicado el 27.04.2012

El 14 de mayo de 1914, tras un largo proceso de gestación, la beata Laura Montoya funda la Congregación Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Sena, más conocidas como Misioneras de la Madre Laura (Lauritas). El celo y la osadía de esta mujer antioqueña, nacida en Jericó y maestra de profesión, ayudó a configurar una nueva primavera misionera en Colombia, penetrando selvas, ríos y montañas, para llegar a los más remotos rincones, habitados por pueblos indígenas, afros y mestizos.

Casi un siglo después, la Hna. Ayda Orobio Granja, afrocolombiana, nacida en Buenaventura y Superiora General de las Misioneras de la Madre Laura, continúa animando la obra iniciada por su fundadora. En diálogo con Vida Nueva Colombia, comparte algunos trazos de su itinerario vocacional, estrechamente vinculado al pueblo afrocolombiano.
¿Por qué optó por ser “Laurita”?
La piedad de mamá influyó directamente en mi deseo de ser religiosa desde niña; papá me enseñó indirectamente a contemplar la naturaleza, no era amigo de oraciones, ni de la misa, pero atendía con mucha solicitud a las religiosas, los sacerdotes y especialmente a Monseñor Gerardo Valencia Cano, cuando necesitaban transporte por el mar o por los ríos.
¿Sobre la costa del Pacífico?
Así es. Mi padre, Arcesio Orobio, era oriundo del río Micay, y mi mamá, Paula Granja, del río Saija. Por eso mi niñez y juventud están ligadas a los ríos, al mar y a mi cultura afrocolombiana. Disfruté del ambiente campesino y sencillo donde papá nos enseñaba a recrearnos con la naturaleza, a sacar de ella lo necesario para la vida, en armonía y sentimiento de gratitud. Mamá era la encargada del comisariato, la tienda que surtía todas las necesidades de la familia y de los trabajadores. Con su trato amable y su generosidad, se ganaba el cariño de todos los pobladores del sector, que ella aprovechaba para  convocar a  la formación religiosa, sobre todo al rezo del Rosario.
¿Cómo era la vida en familia?
En la costa pacífica hablamos de familias extensas porque los abuelos y los tíos están integrados de forma directa al núcleo familiar. En mi caso la mayor vinculación fue con los abuelos maternos, pues con mamá María y papá Abelardo, como les llamábamos, pasamos varias temporadas de vacaciones. Ellos vivían en Puerto Merizalde, una hermosa población fundada por Mons. Bernardo Merizalde, para congregar a los campesinos, afrocolombianos e indígenas de los ríos Naya, Yurumangüi, Cajambre y Micay.
Los abuelos tenían una casa grande de madera. En el primer piso funcionaba el almacén y en el segundo la vivienda, que tenía capacidad para albergar a toda la familia extensa. Cuando la abuela sabía que pasaríamos las vacaciones con ellos, empezaba a recolectar todo lo que sabía  nos gustaba y a separar del almacén los regalos correspondientes. Algunas veces coincidíamos con otros primos. Todos disfrutábamos las provisiones de mamá María: cocos, cangrejos, tortugas, iguanas, gallinas, chontaduro, papachina y demás productos de la región. Ella misma dirigía la cocina para hacer de cada comida una fiesta.
Unido al compartir familiar estaba la formación práctica en la vivencia de la fe, especialmente la celebración del domingo. Desde muy temprano empezaban a llegar las canoas cargadas con los productos para vender, pero no empezaban el comercio hasta no participar en la misa. En la casa de los abuelos, desde que sonaba el primer repique de las campanas, se debían acelerar los arreglos para salir con la ropa apropiada para participar en la misa.
Volvamos a la pregunta inicial, ¿cómo descubrió su vocación?
Cuando estudiaba en Quibdó, las Lauritas que venían de Juradó y de Bahía Solano, se hospedaban en la Normal y casi siempre traían niños indígenas, unos para llevarlos al médico y otros para buscarles facilidades de estudio. Varias internas aprovechábamos para dialogar con ellas sobre su estilo de vida y sus ideales, su afán por ayudar a los más necesitados. Así comprendí que mi vida podía ser útil para apoyar a las personas excluidas por la sociedad. Posteriormente encontré en la biblioteca del colegio el libro: “Aventura Misional de Dabeiba”, donde la Madre Laura narra la fundación de la Congregación. Su experiencia me cautivó y desde ese momento decidí terminar la Normal y luego hacerme Laurita.
Entonces después de la Normal, ¿continuó su formación con las Lauritas?
En efecto, terminé mis estudios como normalista en el Instituto Femenino Integrado de Quibdó, con las Hermanas de la Presentación. Ya con las Lauritas, realicé el  noviciado en Medellín y posteriormente hice la Licenciatura en Misionologia en la Universidad Urbaniana de Roma y estudié Ciencias Religiosas en la Javeriana. Para fortalecer la Pastoral Misionera, realicé el Diplomado para Agentes Multiplicadores de Formación Interétnica, del Centro de Estudios Étnicos, y el Diplomado en Estudios Afrocolombianos en la Universidad del Cauca.
Siendo religiosa, ¿alguna experiencia particular fortaleció su identidad afrocolombiana?
El encuentro que fortaleció mi identidad y compromiso con el pueblo afro, fue la Misión de Noanamá, Chocó, entre los años 1987 y 1993, cuando se empezaba a trabajar con el pueblo negro la defensa del territorio. Las hermanas acompañábamos en el río San Juan el proceso de la Organización Indígena OREWA, y algunos líderes y asesores del movimiento indígena comprendieron que si el pueblo negro no se organizaba sería presa fácil de las multinacionales que empezaban a llegar al Pacífico. Para defender el territorio había que analizar la cultura y las tradiciones. Yo empecé a ver mi historia personal y familiar, reflejada en la historia y la cultura del pueblo que acompañaba. Entonces fue fácil fortalecer los temas de capacitación  al incluirme en el proceso. Recuerdo algunas consignas que proclamábamos: “Defendamos nuestra cultura y nuestro territorio”. “Oiga, mire, vea, métase a la pelea pa’ que el negro  si se vea… ¿y cómo?… ¡Luchando, creando conciencia de pueblo negro!”.
También empecé a participar en la pastoral Afrocolombiana, reforzando mi  experiencia con la de otros agentes de pastoral de Buenaventura, Quibdó, Guapi y  Tumaco, que venían rescatando las expresiones religiosas afrocolombianas: la forma de orar, los cantos (alabaos y arrullos), las reflexiones… Posteriormente participé en el V Encuentro de Pastoral Afroamericana (EPA), que se realizó en Quibdó con el tema de la etnoeducación para el pueblo Negro, allí se amplió mi horizonte y comprendí la urgencia de apoyar el Movimiento Afroamericano.
¿Alguna conquista memorable?
La participación activa en el nacimiento del Consejo Comunitario General del San Juan (ACADESAN) que logró la titulación colectiva de su territorio (683.591 hectáreas), y sigue luchando por la defensa de sus derechos. El fortalecimiento de la Corporación Centro de Pastoral Afrocolombiana (CEPAC), que ha logrado reconocimiento eclesial, social y jurídico, y ha publicado algunos libros como “Historia del pueblo afrocolombiano – perspectiva pastoral”, “Tradiciones religiosas afrocolombianas”, “Sazón del Pacífico – un homenaje a nuestros ancestros africanos”; y desde estos dos espacios, haber participado en el Movimiento Afrocolombiano que logró el Artículo Transitorio 55 en la Constitución Nacional de 1991 y la Ley 70 de 1993.
¿Qué se necesita para trabajar con el pueblo afro en estos tiempos?
Ubicarse bien en la historia del pueblo afro, sin agresividad pero con realismo, pues muchas dificultades personales de hoy son secuelas de las opresiones de ayer. Para los afro lo primero es el proceso de sanación con la  historia y la identidad personal, para los no afro lo esencial es llegar con la metodología de Jesús de Nazaret: acercarse al pueblo afro sin prejuicios, conocerlo, respetarlo, amarlo y, desde dentro, reconocer lo positivo y sugerir lo que se puede mejorar. El pueblo, que es supremamente intuitivo, dará el diploma de aprobación, aceptación e integración, como un miembro querido del grupo.
Por otro lado, para que el aporte sea efectivo, se necesita estar bien informado: conocer la reglamentación existente tanto nacional como internacional, las causas de la violencia en los territorios titulados y los que aun no se han podido titular, los temas actuales que siguen generando desplazamiento y muerte, entre otros la minería, el territorio, la biodiversidad y las carencias en educación, salud, servicios básicos, que impiden las condiciones de vida digna.
¿Qué le ha dejado el trabajo pastoral con las/os afrocolombianas/os?
El fortalecimiento de mi propia identidad como mujer afrocolombiana, que se integra, sin dicotomía, a mi opción de vida religiosa Laurita. La satisfacción de poder ayudar a otras personas y a mi pueblo a ponerse de pie para autoreconocerse, asumir la propia historia y buscar alternativas de vida digna.
Y como Superiora General, ¿qué significa ser afrocolombiana?
Significa la apertura que vive la Congregación, la valoración de la diversidad cultural y un gran desafío para apoyar el fortalecimiento de comunidades misioneras, espirituales y fraternas, con capacidad para responder a los retos actuales de la Iglesia y los pueblos indígenas, afros y urbanos marginados. Siento la responsabilidad de apoyar a cada Laurita en su proceso personal, concibo la responsabilidad particular de respaldar la caminada de las hermanas indígenas, africanas y afroamericanas.
¿Alguna utopía?
La conformación de una Red que convoque a las organizaciones afrocolombianas y el fortalecimiento de las vocaciones indígenas y afro. VNC

Fuente: http://www.vidanueva.com.co

INTENTARÉ SER UN BUEN PASTOR


IV Domingo de Pascua (Jn 10. 11-18) – Ciclo B: 

Aunque subrayemos el adjetivo “buen”: buen pastor, esta imagen, que empleó Jesús para decirnos quién era él, cómo era él y que resultaba muy querida para Jesús y para el cristianismo de los primeros siglos, se nos atraganta un tanto a los hombres, incluso a los cristianos, del siglo XXI. Pues entre nosotros la figura del pastor evoca manada, rebaño, obediencia, seguimiento … Y esto no gusta nada al ciudadano actual, aunque luego, en la vida diaria, sea manejado por la publicidad y por las corrientes de opinión creadas y alimentadas por otros. En cambio, en los tiempos de Cristo, el pastor estaba bien considerado. No en vano, Abrahán, Moisés y David, los tres personajes históricos judíos más famosos y más admirados, fueron pastores.

Por eso es necesario profundizar en la figura del buen pastor, atravesar la corteza de esta imagen para tocar la realidad. El evangelio de hoy repite varias veces que el buen pastor “da la vida”, le “importan” las ovejas, “entrega” la vida por ellas. Pone como contrapunto al mercenario, que “cuando ve venir al lobo”, abandona a las ovejas, huye. El buen pastor “cuida” de las ovejas. Este verbo lo utilizamos hoy con mucha frecuencia. En muchos casos se ha convertido en la fórmula de despedida. Y se trata de una expresión que me cae bien: una mezcla de cariño, de protección, de consejo. Así se entienden los testimonios de dos obispos: el primero corresponde al discutido prelado francés, Jacques Gaillot, quien al entrar en su diócesis declaró: “Yo no seré ni un Gobernador, ni un hombre de expedientes. Intentaré ser un buen pastor atento a todo el mundo, en especial a los más desfavorecidos, a los más pequeños”. El segundo aparece más claro y pertenece a Mons. Romero, arzobispo de San Salvador (América Central), quien pocos días antes de matarle mientras celebraba la misa en un hospital confesó: “Como pastor de esta comunidad estoy obligado a dar la vida por los que amo, que son todos los salvadoreños, aun por aquellos que vayan a asesinarme”.

Una observación importante. Nosotros cuando hablamos de pastores, pensamos en el Papa, en los obispos, que en las ceremonias solemnes se acompañan del báculo, remedo del cayado del pastor, en los sacerdotes. Pero, en realidad, todos tenemos, no en la misma proporción, momentos, circunstancias en las que nuestro papel es el de pastor y otros momentos en los que ejercemos de oveja. Al profesor, a los padres y madres de familia, al líder del grupo de amigos,… al dirigente político, … las palabras y el testimonio de Jesús deben afectarles.

No entre nosotros, pero en otros lugares hoy suele ser el día del párroco, de los sacerdotes. Entre los protestantes al encargado de la comunidad le llaman “pastor”. De cualquier forma, hoy es un día para agradecer a los sacerdotes su entrega, su cuidado, su disponibilidad, porque los hay serviciales, trabajadores y atentos. Una jornada para la reflexión, sobre su papel sacerdotal. Fue Juan el Bautista el que dio la fórmula acertada del comportamiento del sacerdote: “Conviene que yo (el Bautista) disminuya y él (Cristo) crezca”. Esto supone que la presencia del sacerdote debe ser discreta, no todo tiene que pasar por él y que anime y facilite el crecimiento de sus fieles. Es también una jornada para admitir que puede haber y de hecho hay mercenarios, que son los que en vez de servir a los demás se sirven de los demás. Una jornada para rechazar a los lobos con piel de pastores, representados por los pederastas y que tanto daño hacen. Afortunadamente entre nosotros no se han dado casos. Al menos no se han conocido. Sobre las noticias que han versado sobre este asunto hay que anotar que suceden más en otros ambientes. Si bien en este asunto siempre son demasiados. Lo justo hubiera sido que no hubiese ocurrido ningún caso.

En el evangelio de este domingo Jesús manifiesta una inquietud: “Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; también a esas las tengo que traer y escucharán mi voz y habrá un solo rebaño y un solo pastor”. Difícil tarea, pues de los siete mil millones que habitan en nuestro planeta, solo unos dos mil trescientos millones conocen a Jesús. Juan Pablo II comentó a principios de este siglo que en el primer milenio se hizo cristiana Europa, en el segundo América y África y en el tercer milenio, es decir, en el actual, será Asia. En este continente es donde más gente vive y donde, a pesar de que Corea del Sur y Filipinas cuentan con una mayoría católica, los católicos-cristianos no llegan al cinco por ciento. Esto nos lleva a una pregunta ¿ya facilitamos el camino para que quienes conviven con nosotros se pregunten en algunos momentos por Jesús de Nazaret?.

http://caminomisionero.blogspot.com/2012/04/iv-domingo-de-pascua-jn-10-11-18-ciclo_2213.html

JESÚS, MODELO DE DESVIVIRSE POR LOS DEMÁS


Posted: 28 Apr 2012 04:19 PM PDT


Por Fray Marcos
Domingo IV de Pascua – Ciclo B (Juan 10, 11-18) – 29 de abril de 2012
CONTEXTO

El texto que acabamos de leer está enmarcado en un contexto más amplio de polémica entre Jesús y los judíos (fariseos), después de la curación del ciego de nacimiento. Quien no entra por la puerta, es ladrón y bandido. Quien no es dueño de las ovejas, sino asalariado, no está dispuesto a dar la vida por ellas.
No se trata de una propuesta anodina sino de una denuncia en toda regla. Todo poder que no se pone al servicio del pueblo es contrario a Dios.
Hemos abandonado los relatos pascuales, pero no nos salimos del tema pascual. El único mandato que Jesús recibe del Padre es dar Vida.

EXPLICACIÓN

El problema que tenemos hoy nosotros para comprender la alegoría del buen pastor, es que apenas sabemos lo que es un pastor; mucho menos podemos hacernos la idea de lo que sería un «buen pastor».

En nuestro tiempo un pastor no conoce a cada oveja por su nombre, ni las ovejas reconocen a su pastor. En tiempo de Jesús, el pastor era, casi siempre, el dueño de un pequeño número de ovejas, a las que cuidaba como si fueran miembros de la familia, incluso, cobijándolas bajo el mismo techo, llamándolas por su nombre propio. Es natural que así fuera, porque de ellas dependía el sustento de la familia; lana, leche, carne, piel, abono, contribuían a la subsistencia de sus miembros.

La figura del pastor modelo está en contraposición con la figura del mercenario. El pastor que es dueño de las ovejas, actúa por amor y no le importa arriesgar su propia persona para defenderlas de cualquier peligro. El mercenario actúa por dinero, las ovejas le traen sin cuidado.

En 4 Esd 5,18 se dice: “No nos abandones como un pastor su rebaño en poder de lobos dañinos”. La figura del lobo está en paralelo con la del ladrón y bandido, (de la que habla un poco más arriba) que arrebata y dispersa. Precisamente lo contrario de lo que hace Jesús, reunir las ovejas dispersas (11,52)

La imagen del pastor fue muy utilizada en el AT. Se aplicó a los dirigentes, muchas veces para llamar la atención de que no cumplían con su deber de cuidar como debían del pueblo. También se aplicó al mismo Dios que, cansado de los malos pastores, terminaría por apacentar Él mismo a su rebaño.

La única idea totalmente original de Juan es la de dar la vida por las ovejas. Seguramente es una interpretación de la vida y muerte de Jesús como servicio total a los hombres. Hay que recordar una vez más, que no se trata de un discurso de Jesús, sino de una manera de trasmitir lo que los cristianos de aquella comunidad pensaron sobre él durante setenta años.

Yo soy el buen pastor. No se trata de resaltar el carácter de bondad y de dulzura. Con la traducción oficial queda devaluada la expresión. Además “bueno” en griego, sería ‘agathos’. ‘Kalos’ significa bello, ideal, excelente, único en su género o modelo de perfección. Denota perfección suma. No se dice solo de las personas (el vino en la boda de Caná (2,10).

Sería el pastor por excelencia, único. Pastores “buenos”, puede haber muchos. Pastor ideal solo puede haber uno. El tomar el evangelio que acabamos de oír como excusa para hablar de los obispos y de los sacerdotes como pastores, no tiene ni pies ni cabeza. La tarea de los dirigentes religiosos no tiene nada que ver con lo que nos quiere decir el evangelio sobre Jesús. Todos somos ovejas de Jesús, no del obispo o del párroco; mucho menos si siguen empeñados en que, en vez de ovejas, seamos borregos.

El buen pastor se entrega él mismo por las ovejas. La vida (psukhên) se identifica con la persona. En griego existen tres palabras para designar vida: ‘bios’, ‘zoê’ y ‘psukhên’. No significan exactamente lo mismo, y por eso pueden causar confusión. ‘Psukhên’ significa persona, es decir, capacidad de sentimientos y afectos.

‘Tithesin’ no significa dar, sino poner, o mejor, exponer, arriesgar. Como pastor excelente, Jesús pone su persona al servicio de los demás durante toda la vida. Jesús se desvive por los demás.

Dice el DRAE: “Desvivirse: mostrar incesante y vivo interés, solicitud o amor por una persona”. Es exactamente lo que queremos decir aquí de Jesús. La entrega de la vida física, es la manifestación extrema de su continua entrega durante su vida. Quien no ama hasta dar la vida no es auténtico pastor.

El máximo don de sí es la comunica­ción plena de lo que él es. No se trata de que, por su muerte, se nos conceda algo venido de fuera. Se trata de que su Vida, puesta al servicio de los demás, prende y se desarrolla en los demás. Cuando seamos capaces de darnos sin límites, será la prueba de que su Vida está en nosotros.

Conozco a las mías y las mías me conocen. No se trata de un conocimiento a través de los sentidos o de la razón. En el AT el conocimiento y el amor van siempre juntos. Ese conocimiento mutuo es una relación íntima, por la participa­ción del Espíritu. Esta reciprocidad nos lanza a años luz de la simple imagen de oveja y pastor. Este mutuo conocimiento-a­mor, lo compara con el que existe entre Jesús y el Padre.

La comunidad de Jesús no es una filiación externa, sino una experiencia-vivencia de amor. No se trata de la pertenencia a una institución, sino de la unidad de ser y acción en el mismo Espíritu. El descubrimiento vivencial del amor de Dios al hombre lleva a dar la vida.

Tengo otras ovejas que no son de este atrio. Sitúa Juan su evangelio en el amplio contexto de la creación. De ahí deduce la visión universalista de la misión de Jesús. Los supuestos privilegios del pueblo de Israel, desaparecen en beneficio de una comunidad universal. Ya en el prólogo habla de la “luz que ilumina a todo hombre”.

Es una pena que nos hayamos olvidado de esta visión. Todos los seres humanos pertenecen al mismo dueño y de todos cuida con la misma solicitud. Tal vez la idea religiosa que más daño ha hecho a nuestro cristianismo, es la de creernos elegidos, y que Dios era propiedad exclusiva nuestra. Todas las religiones han caído en esa trampa; la nuestra ha sido la más exagerada en esa reivindicación de una exclusividad de Dios. «Fuera de la Iglesia no hay salvación».

Aún hoy, la idea que tenemos de ecumenismo es raquítica; unirnos todos los que creemos en Cristo. ¿Para hacer frente a los adversarios de una manera más eficaz? La imagen que damos de Dios es lamentable y mezquina. Para nada es la del Dios de Jesús.

Un solo rebaño, un solo pastor. La ausencia de conjunción «y» o preposición «con» entre los dos términos, indica que la relación entre Jesús y el rebaño no es de yuxtaposición ni de compañía.

Jesús como fuente de Vida es el aglutinante que constituye la comunidad como tal, que no puede ser encerrada en institución alguna, ni nacional ni cultural ni religiosa. Su base es la naturaleza del hombre acabado por el Espíritu que da cohesión y unidad interior.

Jesús no ha creado un corral (la Iglesia) donde meter a sus ovejas, todos los hombres forman parte de su rebaño. Esto seguimos sin entenderlo, después de dos mil años. Va siendo hora de que abandonemos la seguridad de nuestros supuestos privilegios.

APLICACIÓN

La disposición a dar Vida, es la categoría intelectual que empalma estos relatos con el tiempo de Pascua que estamos celebrando. Decíamos que la raíz de la experien­cia pascual era que Jesús seguía vivo y estaba comunicando Vida a la comunidad.

Es mucho más que celebrar la muerte y creer en una vuelta a la vida. Se trata de descubrir que Jesús comunica a otros lo más valioso de sí mismo. Como los primeros cristianos, nosotros tenemos la misma posibilidad de hacer nuestra esa Vida.

Se trata de la misma Vida de Dios, de su amor que se nos entrega incondicionalmente. «El Padre que vive me ha enviado y yo vivo por el Padre; del mismo modo el que me come vivirá por mí». ‘El que me come’, quiere decir ‘el que me hace suyo, el que se identifica con mi manera de ser, de pensar, de actuar, de vivir’.

Si Jesús es pan de Vida, no es porque lo podemos comer a él, sino porque nos capacita para dejarnos comer. Si no me desvivo por el otro, es que su Vida aún no se ha desplegado en mí.

En la medida que cada uno de nosotros hayamos hecho nuestra esa Vida, estaremos dispuestos a desvivirnos por los demás. Como la vida biológica, esta Vida es un “movimiento desde dentro”. El salir de sí mismo e ir a los demás para potenciar su misma Vida, no debe depender de las circunstancias; es un movimiento que tiene su origen es esa misma Vida que se me ha comunicado y que no tiene más remedio que manifestarse en la entrega a lo otros, sin ninguna clase de distinción.

El amor que nos pidió Jesús, está reñido con cualquier clase de acepción de personas. No estamos acostumbrados a tener este detalle en cuenta, y así creemos que es amor lo que no es más que recíproco interés o simpatía visceral.

Amar y servir al que me ama y sirve, no es garantía ninguna del amor cristiano. El ayudar al que puede ayudarte y ser amable con la persona que puedes necesitar no es más que un sutil despliegue de egoísmo. Si no atendemos a este detalle en nuestras relaciones con los demás, fácilmente podemos creernos en la cima del cristianismo, simplemente porque somos capaces de sacrificarnos por aquellos de los que dependemos.

Meditación-contemplación

“Yo doy mi vida por las ovejas”.
Trata de descubrir el verdadero sentido de esta frase.
No es cuestión de dar la vida muriendo,
sino de poner toda tu vida al servicio de los demás.
…………………..

Solo lo que se da, se gana.
Todo lo que se guarda, se pierde.
Si te empañas en salvaguardar a toda costa tu vida,
habrás desperdiciado tu existencia.
……………….

Nadie va a exigirte que entregues tu vida muriendo,
pero de tu vida solo permanecerá lo que entregues.
No pienses en grandes sacrificios y renuncias.
Date poco a poco en las cosas más sencillas de cada día.
……………….

Fray Marcos

Blog católico de oraciones y reflexiones pastorales sobre la liturgia dominical. Para compartir y difundir el material brindado. Cremos que Dios regala Amor y Liberación gratuita e incondicionalmente.
 

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: