Los amotinados de la barca de Pedro


Con la fuga de los documentos reservados se ha roto el pacto de lealtad que une a los miembros de la curia vaticana. Las consultas para un cambio de gobierno han iniciado. Una carta del papa al cardenal Bertone

de Sandro Magister

ROMA, 6 de julio de 2012 – El punto crítico de este pontificado no es la contestación, incluso desabrida, que lo martillea ininterrumpidamente en varios terrenos, sino la ya acaecida ruptura de ese pacto de lealtad interno de la Iglesia de sus más altos cargos, que se manifiesta con la fuga de documentos reservados.

El  papa Joseph Ratzinger no se deja intimidar por la contestación. No la sufre; más bien al contrario, en los casos cruciales la provoca a sabiendas. Y no retrocede ni siquiera un paso cuando la reacción se hace exasperada y feroz, más allá de lo previsto.

La memorable lección de Ratisbona fue la primera demostración de ello. Benedicto XVI puso al descubierto la carga de violencia presente en el islam con una claridad que asombró al mundo y escandalizó, en la Iglesia, a los amantes del abrazo entre las religiones. Invocó para los musulmanes la revolución ilustrada que el cristianismo ya ha vivido. Años más tarde, la primavera de libertad florecida, e inmediatamente deteriorada, en las plazas árabes ha confirmado que acertó, que el futuro del islam se juega verdaderamente allí.

Los abusos sexuales cometidos por sacerdotes sobre niños y adolescentes son otro terreno sobre el cual Benedicto XVI se ha movido contra corriente, antes incluso de haber sido elegido papa. Ha introducido en el ordenamiento de la Iglesia procedimientos de estado de excepción. Por expreso deseo suyo, desde hace una decena de años, tres de cada cuatro causas han sido afrontadas y resueltas no por la vía del derecho canónico, sino por la más directa del decreto extrajudicial emitido por una autoridad de mayor grado. Marcial Maciel, el diabólico fundador de los Legionarios de Cristo, fue sancionado así, cuando aún era universalmente reverenciado y exaltado, jamás cogido en falta, con todos los números para salir indemne de un regular proceso no sólo canónico, sino también civil. Toda una Iglesia nacional, la irlandesa, ha sido puesta por el papa en estado de penitencia. Varios obispos ineptos han sido destituidos. Es un hecho que hoy, en el mundo, no hay ningún gobierno, institución o religión que esté más adelante que la Iglesia de papa Benedicto en contrastar este escándalo y en la protección a los menores de estos abusos.

Y además la revocación de la excomunión  a los obispos lefebvrianos y los esfuerzos para que vuelvan al redil; la liberalización de la misa en rito antiguo; la admisión en la Iglesia de las comunidades anglicanas filo-católicas, con sus obispos, sacerdotes y fieles: también en estos terrenos Benedicto XVI ha creado conflictos de forma deliberada, aún hoy muy animados, atrayendo hacia él avalanchas de críticas. No sólo desde la izquierda, sino también desde la derecha, como cuando en su libro entrevista “Luz del mundo” abrió un resquicio al uso lícito del preservativo.

Es un error confundir la mansedumbre de este papa con su sumisión. O con su abstraerse de las decisiones de gobierno. También la borrasca que afecta al Instituto para las Obras de Religión, el “banco” vaticano, tiene su primer origen en él, en su orden de asegurar la máxima transparencia financiera.

No hay gobierno en el mundo cuyas decisiones no sean discutidas o contrastadas, antes y después de que se hayan convertido en leyes, en público o en privado. También para la Iglesia el papa Benedicto quiere que sea así. Los conflictos internos probados por los documentos robados del Vaticano son parte de la fisiología de toda institución llamada a tomar decisiones.

Por lo tanto, no es el contenido de los documentos, sino su fuga, la espina de este pontificado. Es traición a ese pacto de lealtad que mantiene juntos a quienes son parte de una institución, con mayor razón de la Iglesia, donde la inviolabilidad del “foro interno”, y aún más del secreto de la confesión, inspira una general discreción en los procedimientos.

Los amotinados sostienen, anónimos, que lo hacen por el bien de la misma Iglesia. Es una justificación recurrente en la historia. Del escándalo dicen que quieren obtener una regeneración del cristianismo. Pero a muchos de sus defensores “laicos” les interesa que la Iglesia se colapse. No que sea regenerada, sino humillada.

Los conflictos dentro de las instituciones se gobiernan. Pero la traición mucho menos. Ésta es señal, más bien, de un gobierno que no existe, que ha dejado crecer en la curia romana la rebelión oculta de algunos de sus “civil servant” y no ha sabido hacer nada para neutralizarla.

La secretaria de Estado vaticana, que desde Pablo VI en adelante es el primer actor del gobierno central de la Iglesia, es inevitablemente también la primera responsable de esta deriva.

Benedicto XVI es tan consciente de esto que, para poner orden en los Sagrados Palacios, no lo ha encomendado a su primer ministro, el cardenal Tarcisio Bertone, sino que ha llamado a consulta a un colegio de sabios entre los más alejados de él: para empezar, los cardenales Ruini, Ouellet, Tomko, Pell, Tauran.

Para un cambio de gobierno en la curia vaticana las diligencias ya han iniciado.

__________

Esta nota ha sido publicada en “L’Espresso” n. 28 del 2012, en venta a partir del 6 de julio, en la página de opinión titulada “Settimo cielo”, confiada a Sandro Magister:

> L’Espresso

Las precedentes notas publicadas en el semanario, en la misma página de opinión:

> Ejercicio de escuela sobre quién será el próximo Papa (10.6.2012)

> Después de siete años. El secreto del Papa Ratzinger
 (27.4.2012)

> Se Obama vuole un papa donna (30.3.2012)

__________

Esta nota estaba ya en la imprenta en “L’Espresso” cuando la sala de prensa vaticana ha hecho pública la carta que Benedicto XVI ha escrito el 2 de julio al cardenal Tarcisio Bertone, su secretario de Estado, antes de ir a Castel Gandolfo, donde permanecerá hasta el otoño.

La carta empieza así:

“En víspera de la partida para la estancia estiva en Castel Gandolfo, deseo expresarle mi profunda agradecimiento por su discreta cercanía y por su iluminado consejo, que ha sido de particular ayuda en estos últimos meses.

“Habiendo observado con pesar las injustas críticas que se han alzado hacia su persona, pretendo renovarle el testimonio de mi personal confianza, que ya tuve ocasión de manifestarle en la Carta del 15 de enero de 2010, cuyo contenido permanece para mí inmutable”.

La precedente carta del 15 de enero de 2010 citada por el papa fue también hecha pública a su tiempo.

En ella, el papa tomaba acto de la dimisión que le presentó Bertone al cumplir los 75 años de edad.

Y proseguía explicando porqué había querido nombrarlo secretario de Estado y porqué pretendía mantenerlo en su puesto:

“Siempre he admirado su ‘sensus fidei’, su preparación doctrinal y canónica y su ‘humanitas’, que nos ha ayudado mucho a vivir en la Congregación para la doctrina de la fe un clima de auténtica familiaridad, unida a una decidida y determinada disciplina de trabajo. Todas estas cualidades son el motivo que me llevó, en el verano de 2006, a la decisión de nombrarlo mi secretario de Estado y son la razón por la cual en el futuro tampoco quiero renunciar a su valiosa colaboración”.

El “contenido” de esa carta del 2010, escribe hoy el papa: “permanece para mí inmutable”.

Sin embargo, mientras tanto, las “cualidades” que propiciaron el nombramiento de Bertone han tenido en él unos hundimientos visibles para todos, sobre todo en estos últimos tiempos.

La “humanitas” ha sido rotundamente contradicha, por ejemplo, por la inaudita brutalidad con la que, el pasado 24 de mayo, fue expulsado Ettore Gotti Tedeschi de la presidencia del Instituto para las Obras de Religión.

En cuanto a la “disciplina de trabajo”, la continua fuga de documentos reservados de las oficinas vaticanas es el perfecto mentís.

“Humanitas” y “disciplina” son más bien las virtudes de las cuales está dando suma prueba Benedicto XVI, en su afectuoso acompañamiento del cardenal Bertone hacia el retiro.

_________

Sobre la fuga de documentos reservados de las oficinas vaticanas, y del mismo apartamento del papa, el más agudo análisis sociológico aparecido hasta ahora es el del profesor Pietro De Marco, publicado en el diario on-line “l’Occidentale” el 25 de junio:

> I “vatileaks” ci dimostrano che un funzionario non è sempre fedele

A juicio de De Marco, el estado de crisis de la curia romana, que se manifiesta en la fuga de documentos reservados, “parece deberse, en síntesis, a fuertes disonancias internas, transformadas en traición por la presión y fascinación de agentes externos”.

La motivación “para el bien de la Iglesia” que se da a este acto de deslealtad – explica De Marco – “es la más insidiosa; cubre la ruptura del pacto con la invocación de valores superiores y da ventaja a las distintas oposiciones antiromanas, tanto internas como externas a la Iglesia, que la estimulan. Los pequeños ‘Savonarola’ laicos y los teóricos de los gobiernos ‘sinodales’ de la Iglesia, en sedes periodísticas prestigiosas y no, trabajan juntos en esta dirección”..

__________

Todos los servicios de http://www.chiesa referidos al gobierno central de la Iglesia Católica:

> Focus al VATICANO

__________

Traducción en español de Helena Faccia Serrano, Alcalá de Henares, España.

__________

 

http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1350282?sp=y

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: