“Tenía ocho años cuando fui violado por el padre Basilio”


 

Óscar Montero, habitante de Nueva Jerusalén, acusa al obispo Martín de Tours como cómplice “de todas las fechorías”.

Rodolfo Montes

Nueva Jerusalén • Óscar Montero Arreola tenía ocho años de edad cuando el padre Basilio, vinculado con el grupo del obispo Martín de Tours —que destruyó la escuela primaria en esta región antes de iniciar el presente ciclo escolar— abusó sexualmente de él.

Así lo denunció a MILENIO el mismo Óscar Montero, quien ahora tiene 22 años de y que adelanta que presentará una denuncia formal ante las autoridades correspondientes de Michoacán y ante la PGR en la Ciudad de México.

“Yo tenía ocho años y al igual que dos de mis compañeros que estudiábamos catecismo fuimos violados por el padre Basilio, quién se llama Enrique Gómez Gómez y es hijo del vidente Agapito”, narra Montero.

Y agrega: “Hoy lo digo públicamente, recibí tratamiento psicológico. Siempre he recibido burlas de quienes conocen mi caso y aunque me he sentido mal, lo he venido superando con el tiempo”.

Montero, quien encabezó las clases extramuros de los 200 alumnos que se quedaron sin escuela, señala a Martín de Tours como el personaje que siempre estuvo al tanto “de las fechorías del padre Basilio, que encabezó en su momento el grupo de doctrina”.

Recuerda que fue durante un enero cuando él y otros niños de Nueva Jerusalén fueron premiados por ser los más destacados en el catecismo. “Él nos llevó a su cuarto que está en la iglesia principal en Nueva Jerusalén y ahí abusó de mí sexualmente”.

En la entrevista, realizada en la escuela primaria José María Morelos y Pavón, ubicada en la comunidad de La Injertada, Montero dijo que si bien no le guarda ningún rencor a Enrique Gómez Gómez, su intención es que se haga justicia.

Este habitante de Nueva Jerusalén refiere que los actos de pederastia del padre Basilio se han extendido a la ciudad de Cuernavaca, Morelos, ya que con el pretexto de ser misionero ha violado a más niños.

—¿Qué pasó en tu caso en particular cuando tenías ocho años?

—Cuando llegué a mi casa yo grité como nunca, pero mi abuela materna y mi tía me callaron a golpes y me decían que no pensara más en eso y que se lo dejáramos a Dios, pero no puedo callar más, porque no fui el único niño que fue abusado sexualmente. No sé más del padre Basilio.

—¿Hablas de un tratamiento psicológico a tu persona?

—Me atendió una psicóloga de Monterrey que vivía en Uruapan, pero ahora que me he dado valor para denunciarlo ante el Ministerio Público, me han dicho que no puedo denunciar a nadie, porque ha prescrito el (delito de) abuso sexual en mi contra.

Yo les pregunto a las autoridades de Michoacán y del gobierno federal ¿por qué después de 40 años se le juzgó al padre Maciel por actos de pederastia?, ¿porqué me dicen que ya no se puede hacer justicia en mi caso?

En consecuencia, Montero anunció que viajará a Morelia y de ser necesario al DF para presentar una denuncia formal ante el MP y los medios de comunicación masiva, “porque no voy a dejar que mi caso se quede en el olvido, sin justicia”.

Milenio
04 de octubre de 2012

Monseñor Vera López, entre los finalistas al Nobel de la Paz


Religión Digital  América

Raúl Vera

 

La ganadora del galardón fue la Unión Europea

Hace dos años ya ganó el premio Rafto, considerado una antesala del Nobel

Redacción, 12 de octubre de 2012 a las 11:42

 «Ataca tanto a las poderosas bandas de narcotraficantes como a las autoridades, pidiendo un trato justo de los centroamericanos pobres que viajan de forma ilegal a través de México a EEUU»

Monseñor Raúl Vera López/>

Monseñor Raúl Vera López

El obispo mexicano José Raúl Vera Lópezfue uno de los aspirantes a ganar hoy elNobel de la Paz, según la televisión pública noruega NRK, que también nombra a los cubanos Óscar Elías Biscet y las Damas de Blanco en sus especulaciones.

NRK apunta no obstante a que el premio podría recaer en Europa y señala que tiene «motivos para creer» que será entregado a una sola persona u organización y no a tres como el año pasado, cuando lo recibieron la presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf; la también liberiana Leymah Roberta Gbowee y la yemení Tawakul Karman.

Los grandes favoritos para NRK son la Unión Europea, que podría ganar por su papel como elemento pacificador en Europa; el disidente bielorruso Ales Beljatskij y varios activistas rusos como Ludmila Alexejeva, líder del Comité de Helsinki; y Svetlana Gánushkina, fundadora de la organización de derechos humanos Memorial.

Entre los candidatos alternativos nombra NRK a Vera López, que hace dos años recibió el premio de derechos humanos que entrega la fundación noruega Rafto, considerado una antesala del Nobel.

Ganadores del Rafto como la activista birmana Aung San Suu Kyi; el ex presidente de Timor Oriental, José Ramos Horta; el coreano Kim Dae-Jung y la abogada iraní Shirin Ebadi fueron premiados años después con el Nobel de la Paz.

El factor tiempo podría beneficiar a Vera López, o a los cubanos, ya que desde que la guatemalteca Rigoberta Menchú lo hizo en 1992, ninguna persona de Latinoamérica ha ganado un premio que el Comité Nobel quiere hacer universal.

«Ataca tanto a las poderosas bandas de narcotraficantes como a las autoridades, pidiendo un trato justo de los centroamericanos pobres que viajan de forma ilegal a través de México a EEUU y que son víctimas de una violencia brutal y de explotación», señala NRK sobre Vera López.

Entre quienes figuran bien situados en las casas de apuestas aparecen, además de los activistas rusos, el filósofo estadounidense Gene Sharp, la egipcia Maggie Gobran y Sima Samar, presidenta de la Comisión Afgana Independiente de los Derechos Humanos (AIHRC).

El filántropo paquistaní Abdul Sattar Edhi, el activista turco Ragip Zarakolu, la india Anna Hazare, la emisora Democratic Voice of Burma y el soldado Bradley Manning, que filtró documentos de la inteligencia estadounidense a WikiLeaks, también suenan en Oslo.

WikiLeaks y su fundador, Julian Assange, están entre los nominados, al igual que el vicepresidente de Ecuador, Lenín Moreno; el venezolano José Antonio Abreu; el ex director general de la UNESCO, Federico Mayor Zaragoza; la Fundación Vicente Ferrer y las Abuelas de la Plaza de Mayo.

La presencia en la lista de candidatos -que pueden ser nominados por catedráticos de Universidad en Derecho o Ciencias Políticas, parlamentarios o antiguos laureados de todo el mundo- sólo se puede conocer si quienes lo han propuesto lo hacen público.

El Comité Nobel no difunde la lista hasta pasados 50 años, y lo único que confirma ahora es el número de candidatos, que este año ha alcanzado la cifra de 231, de ellos 43 organizaciones. (RD/Agencias)

 

http://www.periodistadigital.com/religion/america/2012/10/12/monsenor-vera-lopez-entre-los-finalistas-al-nobel-de-la-paz-iglesia-religion-noruega-saltillo.shtml

«Soy el superviviente de los obispos españoles que asistimos al Concilio»


Gabino Díaz Merchán, con Tarancón, en la actualidad y en su visita a las minas

 

 

Gabino Díaz Merchán: «Necesitamos que renazca en la Iglesia la alegría»

«Se juzgan como robos lo que muchas veces eran soluciones a los abandonos de niños no queridos»

José Manuel Vidal, 30 de mayo de 2012 a las 16:49

 La nueva evangelización ha de situarnos en un plano de mayor humildad, pero de más atrevida misión y de mayor compromiso

Gabino Díaz merchán el día de su entrada en Oviedo/>

Gabino Díaz merchán el día de su entrada en Oviedo

A sus 86 años, Gabino Díaz Merchán sigue lúcido, sereno y esperanzado. Sin renunciar al pasado, no en vano se siente orgulloso de ser el «único obispo español vivo que asistió al Concilio». Pero mirando al futuro. Hacia una Iglesia «en la que renazca la alegría». Una Iglesia «de mayor humildad», pero más comprometida y más atrevida en la misión.

¿Es usted el único prelado español vivo que asistió como obispo a las sesiones del Concilio Vaticano II? ¿Desde el principio?

Soy el superviviente de los Obispos españoles que asistimos al Concilio Vaticano II. Asistí a la Cuarta sesión solamente.

¿Con qué sentimientos recuerda haber vivido aquellos momentos?

Fue para mí la preparación inmediata al apostolado episcopal y constituyó una preciosa vivencia de la Iglesia, que orientó toda mi vida de Obispo en Guadix-Baza y más tarde en Oviedo.

Dicen que el Concilio o, al menos, algunas de sus Constituciones, cogieron a contra pié a muchos obispos españoles.

La teología en España no estaba en la línea de la renovación iniciada en otras naciones de Europa. Cuando me incorporé al episcopado español encontré obispos de gran preparación en derecho canónico y en catequesis, y todos vivían con gran fidelidad la adhesión a la enseñanza oficial de la Iglesia. Esta fidelidad les ayudó a sintonizar con las enseñanzas conciliares a medida que se perfilaban sus documentos con la mayoría requerida y la aprobación del Papa. Como ejemplo de esta fidelidad pondría la aceptación de la Declaración sobre la libertad religiosa, Dignitatis humanae, que el episcopado español asumió sin reservas al aprobarse en el concilio, aunque hubiera discrepancias sobre cómo aplicarla en España por la situación política y social de nuestra nación en aquellos días.

¿Qué siente por Juan XXIII y por Pablo VI, los dos Papas del Concilio?

Tengo gran veneración por ambos. A Juan XXIII no le traté personalmente, pero acogí su decisión de convocar el concilio con alegría y esperanza. Seguí los pasos del Concilio desde Toledo, diócesis en la que ejercí el sacerdocio durante trece años dedicado a tareas pastorales de renovación, como la Acción Católica, Cursillos de Cristiandad y preparación de candidatos al sacerdocio. Con Pablo VI tuve frecuente trato. Viví sus primeros pasos de Papa en el mismo Concilio y luego mantuve con él varios encuentros personales en la Visita «ad límina», siendo Obispo de Guadix-Baza y más tarde como Arzobispo de Oviedo. Admiré a Pablo VI por su fina espiritualidad y admirable altura intelectual. De su encuentro siempre salí orientado y confortado en mi tarea episcopal. Vivía el espíritu conciliar con serenidad y esperanza. Su estilo literario (cuando escribía o cuando hablaba sin papeles, improvisando) era diáfano, siempre instructivo y sugerente. Ejercía su misión de Papa con naturalidad y cercanía a la realidad de cada persona. Nunca le vi temeroso del futuro de la Iglesia. Vivía con profundidad la esperanza, aunque era consciente de las realidades concretas de la Iglesia, no siempre positivas, en aquellos primeros años del postconcilio.

¿Se cometieron demasiados abusos en la aplicación y recepción del Concilio en España?

La recepción del Concilio en España fue buena en muchos aspectos, pero no lo suficientemente serena y amplia al llevar a la práctica sus decretos. El Vaticano II fue un Concilio atípico, por proponerse con un nuevo estilo como eminentemente pastoral, sin pretender nuevas definiciones de fe y sin anatemas. En España se leían sus documentos desde la particular problemática socio-política de la transición social y política por la que estábamos atravesando. Ello fue causa principal de la falta de unidad y de equilibrio a la hora de leer los documentos conciliares e interpretarlos.

¿Sufrieron mucho tanto el cardenal Tarancón como usted, para conseguir que el ‘ala tradicionalista’ de la jerarquía aceptase la aplicación del Concilio?

El papel del Cardenal Enrique Tarancón, a mi parecer, fue providencial. Tenía una amplia formación y experiencia eclesial. Además era rápido para leer las circunstancias del momento y para conocer a las personas. Siempre le admiré y le acompañé con mi humilde apoyo. Me tocó sucederle en la presidencia de la CEE y en la diócesis asturiana. 
Me han catalogado como seguidor de su escuela, pero no creo acertada esta catalogación. Primero, porque no fui su discípulo a pesar de sucederle en dos importantes cargos. Éramos muy diferentes y nos separan muchos años de edad. Carezco yo de su altura intelectual y de su pericia práctica. Por otra parte, en la Conferencia Episcopal hemos actuado siempre con independencia y libertad personal. Y en la Diócesis ovetense traté desde el principio de actuar según me parecía lo más acertado, con el asesoramiento de sacerdotes, religiosos y seglares. Fui consciente de estar comenzando un itinerario pastoral en una nueva etapa. El Cardenal no tuvo tiempo de desarrollar las orientaciones conciliares en Asturias por haber sido promocionado a la archidiócesis primada a la muerte del Cardenal Pla y Deniel. En Oviedo pasó unos pocos años agobiado por las huelgas laborales. En sus Confesiones su pontificado en Asturias desgraciadamente sufre un total eclipse.

¿Cuándo y por qué se puso «freno» al «espíritu del Concilio»?

Cuando reflexiono sobre el postconcilio en España veo el mayor obstáculo para su plena recepción en la división de pareceres en la interpretación de sus documentos. Para unos y otros, el Concilio ofrecía carta blanca a sus propias ideas de reforma eclesial. Se aferraban a algunos textos conciliares, interpretándolos con una hermenéutica parcial, conservadora o de «discontinuidad y ruptura» (Benedicto XVI); y silenciaban lo que no se ajustaba a su ideal de reforma. Obraban unos como si carecieran de valor las enseñanzas anteriores de la Iglesia, como si todo empezara de nuevo. Otros por el contrario que con el Concilio nada cambiaba, todo seguía igual, se adherían a las enseñanzas de siempre juzgando extraviados plenamente a los primeros. Unos y otros trataban de imponer sus preferencias a toda la Iglesia, sin tener en cuenta a los que pensaban de modo diferente.

Este clima fue el que vivimos en los treinta primeros años del posconcilio. Fueron tiempos agitados, que nos privaron de una recepción conciliar serena y plena, aunque dejaron su fruto que la historia juzgará cuando se contemplen con mayor distancia temporal.

Desde hace años hemos entrado en una nueva etapa posconciliar. Sinceramente no veo freno al espíritu conciliar, sino una nueva situación sociocultural en España en la que se puede avanzar en la orientación de la nueva evangelización con mayor serenidad y fidelidad a las orientaciones conciliares, aunque muchos lamentablemente se han apartado de la fe y de la misma Iglesia.

¿Es posible conciliar la hermenéutica de la continuidad con la de la ruptura o la reforma?

Es absolutamente necesario conjugar continuidad y reforma sin rupturas. Más aún, creo que el Concilio Vaticano II se propuso superar incluso las rupturas antiguas que aún perduran en los cristianos, conjugando la fidelidad al mensaje recibido de Jesucristo con la renovación exigida por al cambio cultural, acelerado y profundo del mundo contemporáneo.

¿Es cierto, como dicen algunos, que vivimos tiempos de involución conciliar?

Ningún Concilio se puede aplicar de inmediato a la vida de la Iglesia. Todos han necesitado mucho tiempo para pasar a la vida de la comunidad eclesial. El Vaticano II está comenzando su camino pastoral en la Iglesia y estoy seguro de que seguirá orientándola en la dirección de una nueva evangelización, que necesita la Iglesia, especialmente en las naciones de antigua cristiandad para vivir en el mundo moderno y para cumplir su misión de anunciar en él a JC. Las dificultades en los cambios culturales siempre son dolorosas y difíciles, pero la Iglesia ha salido de ellos purificada y con nuevos arrestos para su misión. Son testigos de esto los mártires y los santos.

¿Cómo conseguir que renazca la ilusión que prendió en el clero y los fieles en aquella época del postconcilio?

Es cierto que hoy algunos respiran desaliento. Necesitamos que renazca en la Iglesia la alegría, que se alimenta de la realidad de la acción salvadora de Dios Padre, por medio de la presencia de Jesús resucitado en la Iglesia, y por la efusión de su Espíritu Santo. Esta alegría renace en cada generación de cristianos, cuando se vive la fe y se abre el corazón a la esperanza, trabajando comprometidamente en la misión evangelizadora. 
Estoy seguro de que el progreso en la pastoral de la nueva evangelización hará brotar en muchos cristianos el gozo de pertenecer a la Iglesia y de contribuir a su misión evangelizadora en el mundo contemporáneo. La paciencia y la conversión a la llamada, que Dios nos hace a ser santos, siempre es fuente de alegría. Espero que en España la nueva evangelización prenda en muchos cristianos adormecidos. El soplo del Espíritu Santo avienta las cenizas y descubre el fuego de los verdaderos creyentes.

¿A qué se debe que la Iglesia española institucional haya perdido la credibilidad social que tenía en la época de Tarancón y en la suya al frente del episcopado?

Me gustaría saber con precisión las causas del rechazo de la Iglesia en amplios sectores de los españoles, incluso entre los que se consideran cristianos. Este fenómeno ya se daba en otras épocas de nuestra historia y por supuesto en la reciente de los primeros años del posconcilio. En la segunda asamblea del Sínodo extraordinario sobre Europa pedí en mi breve intervención ahondar en las causas de este fenómeno, que hoy se reviste de nuevas formas, no solo en España, sino también en otras naciones de tradición cultural cristiana de la Europa occidental.

Para España la nueva evangelización debe comenzar por reconocer la realidad de nuestro pueblo. La Iglesia ha dejado de ser una institución de extraordinario poder social. Al mismo tiempo, la nueva evangelización ha de situarnos en un plano de mayor humildad, pero de más atrevida misión para suscitar la fe de los bautizados y de mayor compromiso en la construcción de una sociedad más justa y libre de las opresiones de las ideologías materialistas.

Usted se distinguió por sus denuncias en favor de los trabajadores y de los mineros. ¿Por qué guarda silencio la CEE ante la supresión de derechos básicos a los más pobres, como la privación de la asistencia sanitaria a los inmigrantes irregulares?

Es deber del que ama a Dios interesarse por los más sufridos, pobres y marginados de la sociedad. Creo que todos los obispos así lo sienten y tratan de vivirlo en sus diócesis. Debería ser también una preocupación preferente de todos los cristianos, de su vida personal, de sus familias y de su apoyo a una política que aspire a la justicia social. La razón de ser de la política es procurar el bien común de todos los ciudadanos. 
Sin embargo las declaraciones episcopales sobre estos temas son a menudo contraproducentes, porque muchos las interpretan desde una lectura meramente política. En cada momento es difícil saber si nuestro magisterio se recibe como una voz evangélica o como apoyo a una determinada política.
No obstante en estos años no ha faltado la orientación pastoral de los Obispos en los momentos especiales de la sociedad. Habría que investigar en cada caso si orientan evangélicamente a los católicos, o se reciben como una manera de inclinar crípticamente a los cristianos hacia unos determinados partidos, aunque los Obispos no lo pretendan.

¿La reforma laboral le parece justa, según los criterios de la Doctrina Socia de la Iglesia?

El juicio sobre la reforma laboral que necesita hoy España es uno de esos complejos problemas a los que los cristianos podemos iluminar desde la perspectiva del evangelio, del amor cristiano y de la justicia. Los cristianos fieles al evangelio y a la Doctrina Social de la Iglesia (DSI) pueden discrepar en la respuesta técnica y política que deba aplicarse. Pero pueden y deben aplicar esa luz, conscientes de que las respuestas políticas se fraguan en otro foro de la sociedad en la que colaboran con personas que no participan en nuestra fe. La DSI no ofrece soluciones concretas. No es una ideología social ni política. No es tampoco ese su campo propio.

¿El caso de los «bebés robados» puede afectar negativamente a la Iglesia española?

En los casos en que se trate de bebés robados nuestra repulsa es clara y contundente. Pero cada caso debería ser estudiado objetivamente para enjuiciarlo con verdad. Y cuando se trata de hechos que pertenecen a épocas pasadas, se han de situar en las circunstancias concretas en que se produjeron. Me da la impresión de que hoy algunos juzgan como robos lo que muchas veces eran soluciones a los abandonos de niños no queridos. En todo caso no sería justo achacar a la institución eclesial los pecados y equivocaciones de los cristianos del pasado. La Iglesia nunca puede aprobar el robo de niños, como no aprueba su matanza en el seno materno, aunque un sector de la sociedad hoy lo apruebe.

Se extiende la percepción de que la jerarquía enmudece a la hora de la denuncia social y sólo habla de temas de moral sexual. ¿Cómo remediarlo?

Creo que esa percepción está bastante distorsionada. Sería bueno repasar los escritos episcopales recientes, para ver que ese juicio no es objetivo. Un repaso de los Boletines diocesanos y de los documentos y notas de la CEE bastaría para comprobarlo.

Algunos titulares:

El Concilio fue una preciosa vivencia de la Iglesia, que orientó toda mi vida de obispo

Eel episcopado español asumió sin reservas la Declaración sobre la Libertad religiosa

Admiré a Pablo VI por su fina espiritualidad y admirable altura intelectual

Pablo VI ejercía su misión de Papa con naturalidad y cercanía a cada persona

Nunca vi a Pablo VI temeroso del futuro de la Iglesia

El Vaticano II fue un Concilio atípico, por proponerse con un nuevo estilo como eminentemente pastoral, sin pretender nuevas definiciones de fe y sin anatemas

El papel del Cardenal Enrique Tarancón, a mi parecer, fue providencial

El mayor obstáculo para la plena recepción del Concilio fue la división de pareceres en la interpretación de sus documentos

Para unos y otros, el Concilio ofrecía carta blanca a sus propias ideas de reforma eclesial

Sinceramente no veo freno al espíritu conciliar, sino una nueva situación sociocultural en España

Todos los Concilios han necesitado mucho tiempo para pasar a la vida de la comunidad eclesial

Es absolutamente necesario conjugar continuidad y reforma sin rupturas

Necesitamos que renazca en la Iglesia la alegría

Espero que en España la nueva evangelización prenda en muchos cristianos adormecidos

La Iglesia ha dejado de ser una institución de extraordinario poder social

La nueva evangelización ha de situarnos en un plano de mayor humildad, pero de más atrevida misión y de mayor compromiso

Es deber del que ama a Dios interesarse por los más sufridos, pobres y marginados de la sociedad

Algunos juzgan como robos lo que muchas veces eran soluciones a los abandonos de niños no queridos

La Iglesia nunca puede aprobar el robo de niños, como no aprueba su matanza en el seno materno

 

 

http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2012/05/30/gabino-diaz-merchan-arzobispo-emerito-de-oviedo-iglesia-religion-papa-concilipo-vaticano.shtml

Ecumenismo: ni todo es igual ni da lo mismo


Vaticano II, 50 aniversario

Ecumenismo: ni todo es igual ni da lo mismo

Imagen del encuentro de Asís en 1986
Hemos confundido diálogo con fusión, y lo espiritual con lo moral.

12 DE OCTUBRE DE 2012

Se cumplen 50 años del inicio del Concilio Vaticano II. Para su análisis les recomendamos  un excelente artículo del italiano Leonardo de Chirico  con la opinión de tres expertos evangélicos al respecto.

 Sin embargo, queremos hacer una breve reflexión sobre el actual ecumenismo que se realiza desde el protestantismo, curiosamente coincidente en dos líneas borderline  como es la teología liberal y la fundamentalista evangélicas.

 La línea ultraliberal, absolutamente contraria a aspectos básicos de la propia fe protestante  y de la misma forma de la católica , a la que le da todo lo mismo con tal de una relación amigable . La unidad es estar juntos y llamarse hermanos; y a ser posible llevar negocios juntos adelante.

Y luego que cada cual se aplique el cuento (nunca mejor dicho) a nivel particular. Una misma fachada, y detrás que cada cual construya un chamizo, un  templo eurovegas  o una tienda de toda bendición espiritual a un euro.

 Por otro lado tenemos al fundamentalismo. Se centra en un debate moral en el que parece que toda la realidad social y ética del ser humano se centra en el no nacido  (al nacido que le den dos euros, al año claro)  y el matrimonio homosexual  (el heterosexual ni tocarlo, tampoco para afrontar el maltrato,  la pornografía online , el machismo y el divorcio virtual).

Esto es un hecho en las elecciones en EEUU, donde un mormón y un católico representan a  la mayoría moral protestante (que ya es minoría social, aunque son el 48% de los creyentes) , y que cree que una sociedad mejor depende sólo de impedir el aborto y el matrimonio homosexual.

 Sinceramente, sería desalentador el panorama si no tuviésemos en Jesús un paradigma que nos sirve de referente.

 Frente a los moralistas fundamentalistas  que querían apedrear a la mujer sorprendida en adulterio les dijo que arrojasen la primera piedra si se consideraban ellos mismos libres de error (o pecado). Nos preguntamos a quienes levantan bandera como Romney & cía ante el aborto si tienen el mismo interés por el ser humano nacido: léase inmigrantes, clases sociales desfavorecidas, y personas que mueren por falta de recursos porque en EEUU la sanidad es un negocio que tiene que ser rentable; algo que en esta España tan llena de defectos y pecados –incluyendo una permisiva ley del aborto- nunca ocurriría.

 Y frente a los liberales  para los que todo es relativo, la declaración de Jesús a la mujer. “Vete y no peques más”. Hay que hablar con claridad lo que es claro, lo que tenemos claro y lo que debe exponerse a la luz. Como decir no desde una perspectiva ética al matrimonio homosexual. No basta decir “Sigo a Jesús”, hay que pisar donde él pisó, como él pisó, y asumiendo el precio que a él le costó recorrer ese camino.

Si queremos evitar estos dos extremos, y aplicar el equilibrio de verdad y amor de Jesús a la vida personal, social y política, sin duda la práctica será compleja y no exenta de errores. Pero hay que intentarlo con todas las fuerzas.

Pero  por favor, dejemos el ecumenismo hueco, fatuo, ambiguo, amañado bien sea por liberal o por fundamentalista. El único ecumenismo posible está en el Jesús histórico revelado en la palabra que es la Biblia  (no sólo en sus principios básicos éticos, sino también teológicos).  Esto ni es relativista ni fundamentalista, es el eje en el que debemos movernos nosotros y el Universo.

Editado por: Protestante Digital 2012

Creative Commons

El Concilio de los que no vivimos el Concilio


Posted on octubre 13, 2012

Nací en 1976. No tengo, pues, experiencia directa del Concilio Vaticano II. Como, por otro lado, la gran mayoría de los fieles católicos del mundo. No sentí la emoción por la procesión de las antorchas, el «Discurso de la Luna» o el «Pacto de las Catacumbas», aunque mucho he leído, y escuchado, de boca de algunos de sus protagonistas, y de mis padres, que vivieron con ilusión y esperanza lo que muchos denominaron «primavera de la Iglesia».

Crecí en una parroquia de barrio obrero en Getafe, cuando era impensable ver a un sacerdote con alzacuellos o sotana. Las misas siempre fueron en castellano, con el cura de frente al pueblo, sin hisopos exagerados ni paseos con el Evangelio en alzas. Sin ancianas con artrosis y las rodillas destrozadas de tanto agacharse y levantarse. Las misas eran participativas, incluso en alguna ocasión se nos cedía el puesto a los jóvenes para «hacer la homilía». Los consejos pastorales funcionaban, cantábamos en el coro la Misa campesina, el Alegre la mañana, el Pescador de hombres o el Alabaré.

Vivíamos de lleno en la parroquia, que a muchos salvó de caer en las drogas o en el alcohol. Los grupos de jóvenes, desde catequesis a postconfirmación, estaban repletos, y monitores y catequistas eran laicos de todas las edades, hombres y mujeres, que colaboraban con los sacerdotes en el día a día. La parroquia no era propiedad de los curas, sino de la comunidad. Íbamos de campamento, peregrinábamos a Lourdes o Santiago, descubríamos la fe, el compartir, la sexualidad -¿por qué no hablar de sexo en una iglesia?-, la maravilla de perdonar y ser perdonado, el trabajo por los demás (ancianos, drogadictos, pobres, presos, inmigrantes…), la sensación de que Jesús nos amaba y estaba entre nosotros, en cada uno de nosotros.

Pertenezco a una generación que vive su pertenencia a la Iglesia en cuesta abajo. Muchos de los que en estos días hablan del Concilio y de la «restauración» lo hacen desde la esperanza y la fuerza que otorga haber vivido en una Iglesia apegada a Trento y olvidada de la sociedad, y haber disfrutado otra Iglesia -la misma, en realidad- más abierta, más cercana, más solidaria, menos «friki». Y por eso luchan, sueñan y continúan trabajando. Han visto que era posible. Han vivido un camino en sierra, y saben que hay cotas de libertad, y descensos a los abismos, y por ello confían en que el Espíritu volverá a dar la vuelta. Les admiro por ello.

Mi generación, en cambio, sólo ha vivido en tiempo de recortes. Se acabaron las confesiones comunitarias, los curas que se manchaban las manos. Regresaron (nunca los habíamos visto) los alzacuellos, la liturgia eterna, los rituales, el aburrimiento. Se acabó la corresponsabilidad real, la toma de decisiones en común, las canciones alegres, los discursos encendidos.

Nos cuentan los libros, y los testigos, y los medios, que el Concilio supuso un antes y un después en la historia de la Iglesia, y los que no vivimos el «antes» tal vez no sepamos valorar qué supuso ese «después». Porque nos lo arrebataron. Poco a poco, como si no fuera nuestro. Y nos quedamos anestesiados, pensando, como Bertold Brecht, que el peligro nunca llegaría a nosotros. Hasta que acabó por llegar. Y no hicimos nada, sino retirarnos y quedarnos con las amistades, la fe compartida y buenos recuerdos.

No sé si nos robaron el Concilio. Ni siquiera si era nuestro. Lo que sí sé es que, después de 36 años, mis amigos crecieron, se desarrollaron y se convirtieron en personas estupendas, equilibradas, sensatas y comprometidas, en buena medida gracias a la vida, y a los valores, ofrecidos en aquella parroquia. Y que, en su gran mayoría, dejaron de ir a misa, bautizar a sus hijos o participar en alguna actividad parroquial. A veces nos juntamos a rezar, y nos sentimos -porque también lo hemos leído- como aquellos que oraban en las Catacumbas en memoria del Resucitado, del dador de Vida.

Y, sin embargo, algunos, seguimos luchando. No somos «progresaurios», sino probablemente demasiado jóvenes para perder definitivamente la esperanza. Aunque los años nos hayan demostrado que la tendencia continúa siendo hacia abajo. Hace unos meses regresé a la que fue mi parroquia hasta que me mudé de población. El inmenso Cristo de madera era el mismo de siempre. Era lo único que no había cambiado.

Jesús Bastante

http://teologialibre.wordpress.com/2012/10/13/el-concilio-de-los-que-no-vivimos-el-concilio/

EL CASO DE LA NIÑA ABALEADA POR LOS TALIBANES: SOLIDARIDAD!


 

ES UNA MUJER CUYO CUERPO HA SIDO HERIDO, HIRIENDO SU HISTORIA QUE ES LA NUESTRA.  ES NECESARIO PUES PRONUNCIARNOS ANTE ESTOS ACONTECIMIENTOS QUE AUN HOY SIGUEN TENIENDO LUGAR.
El siguiente pronunciamiento fue escrito por Verónica Naranajo Quientero, coordinadora de la ACT Sede Medellín y considero FUNDAMENTAL compartirlo con ustedes.

«Parece increíble que en nuestra época aun no se considere a la mujer como persona activa, es el caso de Malala –ella tiene 14 años de edad- la cual los Talibanes la atacaron por luchar por la educación de las mujeres. Ella se encuentren en situación trágica, ya lograron extraer la bala que tenía alojada en el cuello, muy cerca de la espina dorsal.
El caso de Malala es un motivo para continuar con el discurso femenino, discurso que necesita avivar las voces que temen hablar o que no saben hacerlo; en el caso de la hermosa Pakistán se refleja una ignorancia de la equidad de sexos.
Les envío esto para que por favor nos pronunciemos –desde nuestro grupo de estudio Talita kumi ubicando esto en la página- en nuestras clases, con nuestros amigos; además que logremos expresar que nuestra época no puede admitir más maltrato y fragmentación del rol femenino. Definitivamente el caso de Malala quita cualquier miedo que tengamos para hablar desde el lenguaje femenino y discursos que se puedan dar desde el mismo.
Traducción de un párrafo de su diario:
Tuve un sueño terrible ayer con helicópteros militares y los talibanes. He tenido sueños de este tipo desde el lanzamiento de la operación militar enSwat. Mi madre me hizo el desayuno y me fui a la escuela. Tenía miedo de ir a la escuela debido a que el Talibán había emitido un edictoprohibiendo todas las niñas asistan a la escuela.

Sólo 11 estudiantes asistieron a la clase de los 27. El número se redujo a causa de edicto talibanes. Mis tres amigos se han trasladado a Peshawar, Lahore y Rawalpindi con sus familias después de este edicto.

En mi camino de la escuela a casa, escuché a un hombre decir «te voy a matar ‘. Me apresuré el paso y después de un rato miré hacia atrás si el hombre se acercaba a mi espalda. Pero, para mi alivio total que estaba hablando por el móvil y debe haber estado amenazando a alguien por teléfono.»

Millones de escolares rezan hoy por la recuperación de la joven activista Malala Yusufzai, tiroteada esta semana por los talibanes http://cort.as/2bVx en Pakistán en represalia por su defensa de la educación femenina. (Foto: REUTERS, NASEER AHMED)
Foto del mensaje
Isabel Marin Restrepo
Secretaria ACT -sede Medellín-

¿Por qué una ex monja será ordenada presbitera.


Publicado a las 07:23 PM ET, 10/12/2012

Por Diane Dougherty

Soy una apasionada de la visión de Jesús por las discípulas  mujeres en nuestra iglesia — tanto es así que el 20 de octubre, voy a ser ordenada sacerdote en Atlanta junto con cinco mujeres que serán ordenadas diáconos. La reciente papiro del siglo III descubrimiento anunciado por el Dr. Karen L. King confirma lo que siempre he conocido en mi propio llamamiento: «Ella va a ser mi discípula.»

En la década de 1960, había pocas opciones para las mujeres que exploran su vocación. El catolicismo fue uniforme y pintado en o / o s ‘, pero mi amor a Dios y los ministerios primeros con la gente alimenta mi deseo de servir. Entré en la vida religiosa esperando para salir en seis meses, porque yo creía que Dios no se limitó la visión uniforme presentado por la iglesia en esa época. Mi experiencia de la vida conventual ha superado con creces esos estereotipos.

Al día siguiente que entré en el convento, empezamos cursos universitarios.Se estudia, ora, trabaja y se rie. Las hermanas inmediatamente nos dedicamos a renovar nuestra constitución y terminando pre-Vaticano prácticas. Por el bautismo fuimos llamadas todos a servir.

Nos mudamos de las nociones de espacio que nos separaban de la gente a vivir el mandato evangélico en los hogares, vecindarios y donde los marginados viven. Yo estaba en mi gloria. Durante los primeros 12 años como una hermana, he trabajado en los sistemas operados por esas «mujeres católicas renovadas». Nunca se le negó el acceso a cualquier institución de educación superior. Para mí, la educación Católica fue definida como la crianza de cada persona a niveles de excelencia en un discipulado de iguales.

Sin embargo, durante los últimos 10 años de vida religiosa, me encontré con una cultura clerical que vieron las religiosas y los laicos como prescindibles, especialmente desafiado las actuales prácticas sistemáticas. Cuando hablamos de equidad salarial, se nos pidió  salir. Cuando se solicitó a los hispanos usar la iglesia en vez de un restaurante,  fueron desalojados. Con Todo el personal de la parroquia vecina, trabajé pero me  vi obligada a dimitir cuando el nuevo pastor se hizo cargo. Estos eventos me dejaron psicológicamente devastando y decidí salir y trasladarme  a Atlanta, la esperanza del Sur.

Para los próximos 14 años, trabajé en una escuela católica, así como para la Arquidiócesis de Atlanta como director de la catequesis de los niños. Cómo que sentí,  no tengo palabras para describirlo, era la política del creciente clericalismo arrastrándose por todo el Sur por el nombramiento estratégico de obispos y sacerdotes. Tan pronto como nos habían establecido sistemas de toma de sonido vibrante enseñanza católica accesible a una amplia gama de los adultos, nuestro departamento fue reestructurado totalmente. Este motivo se repite y por pasó todo el Sur. Fue entonces cuando me di cuenta, después de 37 años de servicio, yo, como mujer religiosa y / o ministro laico, era prescindible. Era mi «ah-ha» momento.

Vi que de generación en generación clericalismo de todos los hombres de la élite que domina la jerarquía católica. Actúa como un virus, extendiéndose a través de las personas y comunidades saludables, dividiéndoles, el establecimiento de una persona o un grupo contra otro, trabajando para que el grupo más pequeño y más fácil de controlar. Se superpone sus hechos a sí mismos reglas sobre el evangelio confundir al pueblo de Dios. Debido a que es dominada por los hombres, las mujeres y los laicos educados son una amenaza para la cultura y su influencia debe ser minimizado. Una vez nombrada, me di cuenta de que no se podía razonar, colaborar, negociar, desafiar o controlarlo.

Cuando descubrí la Asociación de Mujeres Sacerdotes católicos que tiene la intención de desarrollar un criterio inclusivo, el presbiterado renovado en una comunidad de iguales, encontré mi verdadera vocación. Aunque he sufrido y aguantado todos los esfuerzos internos para «conseguir que me vaya» me niego y uno a los católicos ya 33 millones los desplazados en los EE.UU., . Yo elijo ser «católica» presbitera porque he sido llamada a trabajar con otros que entienden que «católico» es más acerca a vivir el evangelio auténtico que las razas y nociones falsas del clericalismo.

 

Por Diane Dougherty  |  19:23 ET, 10/12/2012

 

http://www.washingtonpost.com/blogs/guest-voices/post/why-a-former-nun-will-be-ordained-a-priest/2012/10/12/237856f8-14c2-11e2-ba83-a7a396e6b2a7_blog.html

Eduardo A. Domínguez Vilar, consagrado Obispo por la Anglican Orthodox Church


En la Convención Mundial celebrada en EEUU

Eduardo A. Domínguez Vilar, consagrado Obispo por la Anglican Orthodox Church

Acto de ordenación como obispo Anglicano de Eduardo Andrés Domínguez Vilar.
El Obispo gallego se ocupará de la nueva Diócesis Latina, que cuenta con parroquias en Argentina, Brasil, Venezuela, Perú y Cuba.

13 DE OCTUBRE DE 2012, STATESVILLE (EEUU) / SANTIAGO DE COMPOSTELA (ESPAÑA)

 El pasado día 5 de octubre el Reverendo español Eduardo Andrés Domínguez Vilar fue consagrado como Obispo en la Iglesia Anglicana Ortodoxa de la Comunión Mundial Anglicana Ortodoxa, quien en el pasado mes de mayo había sido propuesto como Obispo Electo por la Diócesis Latina y ratificado como tal por el Obispo Presidente y Metropolitano de la citada Iglesia Anglicana Ortodoxa, el Dr. Jerry Levon Ogles de Alabama (EE.UU.).

Los tres obispos anglicanos que formaron el Colegio de Obispos consagrantes lo presidió el propio Obispo Metropolitano Jerry Levon Ogles, acompañado de los Obispos Robert Dennis Campbell de Virginia (EE.UU.), y Garth Richard Neel de Canadá.

La ceremonia litúrgica de Consagración al Episcopado se llevó a cabo en el transcurso de la celebración de la Santa Cena el último de día de la Convención de la Comunión Mundial Anglicana Ortodoxa, que este año tuvo lugar del 1 al 5 de octubre en la ciudad de Statesville (Carolina del Norte, EE.UU).

 La Consagración al Episcopado del Revdo. Eduardo Andrés Domínguez Vilar tuvo lugar en el templo de la St. Peter´s Church de Statesville.  En el transcurso del acto le fue entregada al nuevo Obispo un ejemplar en edición facsímil de la conocida como la Biblia del Oso de Casiodoro de Reina, recibiendo también al final una cruz celta pectoral, un regalo del Reverendo Ken Johnson, de Weldon (Carolina del Norte; EE.UU.), así como un anillo de oro con una piedra amatista, regalo del Obispo Garth Richard Neel de Canadá. Ambos Obispos son de procedencia irlandesa y escocesa, al igual que el Obispo Robert Dennis, y destacaron su procedencia de países de cultura celta, recordando que dichos países poseen además de su cultura común una misma “Alma Mater” que ha quedado reflejado hasta el presente tanto en su folclore, música y costumbres, afines con el lugar de origen del nuevo Obispo Eduardo, que es de Galicia.

 MISIÓN EN LATINOAMÉRICA
 El ya nuevo consagrado Obispo,  Eduardo Andrés Domínguez Vilar, llega al episcopado a los setenta años.  A la edad a la que otros obispos se jubilan, el ha aceptado el reto que le presenta el nuevo oficio y ministerio como Obispo, aun a pesar de determinadas secuelas que un accidente de tráfico le ocasionó en noviembre de 1999, del cual tardó más de dos años en restablecerse, y tras un largo proceso de rehabilitación mediante el que tuvo incluso que aprender a caminar de nuevo,  este gallego no sólo no perdió sus ilusiones y esperanzas, sino que en un afán ejemplar de ansias misioneras, ha sabido encauzar su ministerio hacia América Latina.

El Obispo gallego  se ocupará de la nueva Diócesis Latina de la Iglesia Anglicana Ortodoxa, establecida hace unos años y que cuenta con parroquias en Argentina, Brasil, Venezuela, Perú y Cuba, de la que tomará de posesión a mediados de enero de 2013,  ya que ahora ha regresado a su pueblo natal de Burela en Galicia, para someterse a una nueva intervención quirúrgica en su rodilla izquierda.

 TRAYECTORIA
En su municipio natal de Burela (Lugo) donde el ahora Obispo Eduardo Andrés Domínguez cuenta con muchos amigos y familiares, le tributarán un sentido homenaje con un almuerzo. Cabe recordar que el ahora nuevo Obispo  fue concejal por Burela, durante la primera legislatura democrática a las municipales, allá por los años 1979 a 1982,  y posteriormente ocupó el cargo de presidente de la Asociación de Vecinos O´Vencello, cuando esa localidad contaba con una población de 6.000 habitantes. Durante su presidencia al frente del ente vecinal fue uno de los propulsores del proyecto para que Burela fuese un Ayuntamiento propio, lo que se logró en 1995.

Aquel “concejal protestante”, como le denominaban sus vecinos en aquellos primeros años de democracia en España, y que recién llegaba a su pueblo natal de Burela tras haber vivido durante casi 14 años como emigrante en Suiza,  fue también quien reclamó en aquellas ahora lejanas fechas de los comienzos de la democracia, que se construyera el cementerio municipal,  no sólo en Burela, sino también en otras localidades de A Mariña Lucense, en la que solamente existían cementerios parroquiales propiedad de la Iglesia Católica Romana en el que tras algunas dificultades solían ser enterrados los suicidas y los “herejes protestantes”.

 HISTORIA DE LA ANGLICAN ORTHODOX CHURCH
La Iglesia Anglicana Ortodoxa (más conocida con su nombre en inglés,  The Anglican Orthodox Church) se formó en en el año 1963, siendo la primera Iglesia Anglicana que se escindió de la Iglesia Episcopal Protestante  de los Estados Unidos (ECUSA), debido a la preocupación de algunos destacados clérigos de dicha Iglesia que formaron la “Asociación de Clérigos Anglicanos Preocupados” ante los derroteros que estaban tomando la Iglesia en 1963: la infiltración de la teología liberal en varias diócesis, así como la revisión que se había hecho del Libro Común de Oración, lo que ocasionó la protesta de algunos importantes clérigos comprometidos de clara orientación cristiana evangélica.

Entre ellos estaba el Obispo James Parker Dees, fundador de la Anglican Orthodox Church con el fin de retornar a “las enseñanzas y principios de los antiguos caminos por las que transitaron nuestros padres”, siendo por ello la Iglesia Anglicana Ortodoxa, no solamente una Iglesia genuinamente evangélica, sino también una Iglesia de tradición Anglicana verdadera dentro de la linea más fiel y ortodoxa, propia de lo que se conoce como “la Baja Iglesia Anglicana” o Evangélica y que no tiene vinculación actual con la Iglesia Anglicana liderada por el Arzobispo de Canterbury.

Editado por: Protestante Digital 2012

Creative Commons

RECUPERANDO NUESTROS VÍNCULOS TEOLOGICOS.


 

 

  Un nuevo Encuentro de Mujeres y Teología está por nacer. Nosotras, que sabemos lo que supone “dar a luz”, aunque no todas biológicamente, creemos que la Vida es posible si la gestamos desde lo esencial de nuestra entraña. En esta clave de nueva gestación arranca nuestro XIX Encuentro en Vitoria-Gazteiz 2012. Os proponemos unos días que serán un paseo por nuestra historia, un anclaje en nuestro presente y una apuesta firme por nuestro futuro. Descubriremos y nos afianzaremos en nuestros “vínculos teológicos”, recuperaremos un espacio, tantas veces arrebatado, donde “la palabra” pueda hacerse carne en cada mujer que está determinada a vivir desde su verdadera identidad y visibilidad. Compartir, crecer juntas, estrechar lazos, acercar posturas, saborear nuestra pluralidad, establecer nuevos retos…. Todo será posible si “lo hacemos posible”.

¡¡Ánimo a todas y ojalá volvamos a experimentar la comunión de sabernos mu

VIERNES, 5 DE OCTUBRE DE 2012

(Pincha en el cartel para aumentar la imagen)

Inscripciones:
Con los precios actuales la fecha tope de inscripción es el 31 de Octubre.

 
Hospedaje:
Hotel Canciller Ayala
Contactar con:
Mila: dirección de correo: m.gildegomez@yahoo.es,  tlfno: 605757589.

Para llegar al hotel: 
MAPA (pinchar bajo el E-mail del Hotel donde pone -Mostrar Mapa)
Lugar de la acogida del viernes:
Salón del Hotel Canciller Ayala.
Lugar de Realización del Encuentro:
Seminario Diocesano, c/ Beato Tomás de Zumárraga. 

Para llegar al seminario:  
MAPA

Suscribirse a: Entrada

ULTRACATÓLICOS ARGENTINOS IMPIDEN UN ABORTO CON LA MUJER YA EN EL QUIRÓFANO


LA MUJER, VIOLADA Y VÍCTIMA DE TRATA DE BLANCAS, SE ACOGIÓ A LA NUEVA LEY DE INTERRUPCIÓN DEL EMBARAZO
Alejandro Rebossio
Buenos Aires
12 OCT 2012
La secuestraron el pasado 28 de julio; la llevaron a la Patagonia y la obligaron a prostituirse. Logró escapar de la red de trata de blancas, pero había quedado embarazada. Quiso abortar porque ahora la ley de Argentina lo permite. Pero el alcalde de Buenos Aires, el conservador Mauricio Macri, anunció el día —el pasado martes— y el hospital en que se iba a llevar a cabo la interrupción del embarazo —Ramos Mejía— en un intento de boicotear la intervención, la primera que iba a practicarse con la nueva normativa. Un grupo ultraconservador católico recogió el guante: interpuso una orden judicial que logró paralizar la intervención cuando la paciente ya estaba en el quirófano después de entrar de malas maneras en su habitación del hospital.
Esta insólita situación ha generado múltiples problemas añadidos a la víctima, de 32 años. De entrada, ella quería guardar el anonimato, entre otras cosas porque su familia no estaba enterada, pero al pregonar el alcalde los detalles su intimidad ha quedado expuesta a la vista de todos.
Al día siguiente del anuncio del alcalde, la asociación católica Pro Familia acudió a un juzgado para impedir el aborto. También organizó manifestaciones en los domicilios del director del hospital y de la propia joven, pero ella estaba ingresada en el hospital y en su casa estaban sus padres, que hasta entonces no sabían que su hija estaba embarazada, según reveló su abogado, Carlos Lucero Paz. “El capellán del hospital, el padre Fernando, entró con la gente de Pro Familia a la habitación de la víctima, que está muy afectada por lo sucedido”, comentó el letrado. Este periódico llamó a Pro Familia para conocer su versión de los hechos, pero no recibió respuesta.
más información
La legalización del aborto continúa encendiendo polémica en Argentina. Desde 1920 el Código Penal permite las interrupciones voluntarias del embarazo en caso de peligro para la vida o la salud de la madre o si el embarazo proviene de una violación a una mujer “idiota o demente”. Hasta marzo pasado, además, las embarazadas por una violación y con alguna discapacidad mental o menores de edad debían recurrir a la justicia para pedir permiso para la operación. Pero desde entonces ha dejado de ser así porque la Corte Suprema determinó que podía practicarse el aborto sin trámite judicial en todos los casos de violación, incluidas las de mujeres mentalmente sanas e incluso menores de edad. A partir de la sentencia del máximo tribunal de Argentina, la capital y cada una de las 23 provincias debían redactar sus protocolos para los llamados abortos no punibles.
De momento, solo cuatro provincias han redactado protocolos que se adecuan de forma correcta al fallo de la Corte Suprema, según la Asociación por los Derechos Civiles (ADC). Otros seis distritos, incluida la capital, redactaron los suyos, pero restringen lo estipulado por el tribunal, en el sentido de que limitan el aborto a las mujeres con incapacidad mental, según la ADC.
La oposición al alcalde Macri, integrada por el kirchnerismo, el centro y la izquierda, promovió una ley en el Poder Legislativo de Buenos Aires para permitir los abortos por violaciones en cualquier plazo y establecer que las menores de edad podían interrumpir sus embarazos sin consentimiento de sus padres. La ley se aprobó por 30 votos a favor y 29 en contra. El pasado día 4 Macri anunció que vetaría la norma.
Un juez porteño rechazó el mismo día 5 la petición de Pro Familia, pero el pasado martes, el mismo día en que debía practicarse el aborto, una juez federal, Miriam Rustán de Estrada, lo frenó. “Fue un desastre. El daño psicológico y moral que le están provocando a mi cliente es inmenso”, opina Lucero Paz. “Hay una cadena de responsabilidades y la hemos denunciado ante la justicia. La primera irresponsabilidad la cometió el alcalde, que para justificar el veto a la ley hizo público los datos del primer aborto no punible, y así incumplió los deberes de funcionario público. El director del hospital también los incumplió porque, ante las amenazas de Pro Familia, dio los datos de la paciente o permitió que se filtraran. La juez ha sido igualmente denunciada por prevaricación (al haber dictado presumiblemente una sentencia arbitraria a sabiendas de que lo es) y la asociación Pro Familia, por las amenazas contra la paciente cuando entraron en su habitación”, detalló Lucero Paz.
El capellán de la clínica facilitó la entrada de los antiabortistas
Finalmente, la Corte Suprema autorizó el pasado jueves la operación, que se realizará en los próximos días. También insistieron los jueces en que estos casos no requieren trámite judicial.
La vicealcaldesa de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, defendió a su jefe: “Macri habló en términos generales, nunca dio el nombre de la víctima, no violó la confidencialidad de la paciente. Probablemente esta organización antiabortista hubiera presentado igualmente una petición de medida cautelar”, comentó.
Mientras tanto, en el Congreso argentino siguen paralizados los proyectos de ley para ampliar la despenalización de la interrupción del embarazo. El Poder legislativo nacional está dominada por el kirchnerismo, algunos de cuyos representantes apoyan las iniciativas, pero no todos, incluida la propia presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, quien, en el libro La Presidenta, de Sandra Russo, confiesa que se resiste porque padeció un aborto espontáneo cuando llevaba seis meses de embarazo: “Algo como eso no se lo deseo ni al peor de mis enemigos. El recuerdo de ese embarazo que perdí me moviliza mucho. Pero tampoco me pongo en una cruzada, hay que respetar las opiniones de todos. Yo no estoy de acuerdo con el aborto, pero no digo que tengo razón”.
Tomado dehttp://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/10/12/actualidad/1350066593_617358.html

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: