MINISTERIO DE OBEDIENCIA PROFETICA: Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP


Celebrando el misterio de la vida

Celebrando el misterio de la vida, con el pequeño Samuel quien a sus tres meses, nos acompaña.

 

Olga Lucia Álvarez Benjumea   ARCWP

 

Desde muy niña, sin mucha consciencia en ese entonces, voy descubriendo que la Divinidad siempre me estuvo guiando con cariño y mano tierna, haciéndome sentir que soy su hija muy amada, para una misión, dentro de su Iglesia, y me hace parte de Ella, a través de mi Bautismo.

No teníamos T.V. ni Play Station, ni celulares, ni computadores. Nos encontrábamos, por la tarde, después de hacer las tareas, con los niños/as vecinos de la cuadra, teníamos un pequeño altar improvisado hecho por mamá, los ornamentos eran de periódico. También jugábamos  a la familia, por supuesto, nuestros muñecos/as los llevábamos a la “iglesia” para bautizar. En aquel espacio, entre mis hermanos (hoy sacerdotes) y mis amistades, nunca me sentí rechazada y me involucraban en la liturgia, varia veces me tocó hacer las homilías.

Con el tiempo, fui descubriendo, que las mujeres estábamos discriminadas dentro de la Iglesia jerárquica, y supuestamente nada se podía hacer. Quedaba un recurso: “salvar el mundo, y si ayudas a salvar a uno/a, tu estas salvo, esto es lo que importa”. Lo escuchaba en homilías, en retiros espirituales, en conferencias…

No veía ninguna referencia a la vida de Jesús, y su Evangelio, era más importante; imitar santas/os. Es como si me hubiera quedado en el aire!  Entre el cielo y la tierra. El miedo, y el pánico eran los agentes dominadores. No alcanzas a percibir la diferencia entre el obrar bien para sentirte buena, cosechar la gloria y llegar a ser un mártir o un héroe aunque sea “por Dios”.

Queriendo salvar el mundo, buscando almas para el Cielo, fui llevada por el Espíritu, a trabajar como misionera seglar, en los llamados Territorios Misionales, con los “infieles” mis hermanos indígenas y hermanos afro. No convertí ni uno! Conocí, sus sufrimientos, persecuciones, sus cuestionamientos a la jerarquía. Les vi indefensos, y aprendí de ellos a liberarme del miedo! Su Dios, era mi Dios, su Espíritu, era mi Espíritu. (Rut 1:16)

Esto que aprendí me quemaba adentro, tenía que compartirlo, tenía que gritarlo, enseñarlo, decirlo, vivirlo. Fue descubrir “las semillas del Verbo” que se hacían manifiestas entre ellos. Eran los albores del Concilio Vaticano II y Medellín (1968).

Trabajando en las comunidades campesinas y en el sector popular en las ciudades, es donde comparto, comentamos y reflexionamos estas experiencias a través de la Lectura Popular de la Biblia. Esto, hace que vaya sintiendo el llamado al ministerio de obediencia profético. Es aquel buscar las huellas de Jesús en su Palabra, para curar, sanar, liberar en la equidad del Evangelio!

Es descubrir que el pueblo tiene “sed de Dios” y su sed tengo que calmar. Buscan un Dios de Amor, de Ternura, que les arrope y proteja. Me piden que les atienda, que celebremos que hagamos sacramentos. No puedo, no estoy ordenada…

Es el Espíritu de la Comunidad, que me lleva y me hace buscar y solicitar el sacramento del orden. Lo busco, toco puertas…y he aquí algunas respuestas de la jerarquía:   “A Ud. No le está llamando el Espíritu Santo, Ud. Se está llamando a sí misma”.  Otro jerarca, me dijo: “Nunca ordenaré una mujer en mi Iglesia, porque las que han sido ordenadas, no han dado resultados”.

Insisto en buscar el Sacramento del Orden, como mujer, como bautizada, miembro de la Iglesia.Es así como el 11 de Diciembre del 2010, en Sarasota, Fl. recibo el poder sacramental solicitado por mi comunidad, de manos de la obispa Bridget Mary quien aprueba y confirma la petición del Pueblo de Dios. En Hechos 5:29 la Palabra nos dice: «Es nuestro deber obedecer primero a Dios, que a los hombres»

Compartiendo la celebración Eucaristica en una pequeña comunidad en Bogotá.

Compartiendo la celebración Eucaristica en una pequeña comunidad en Bogotá.

Nada, ni nadie me hará echar marcha atrás. Siento que ha llegado la hora de “Hacer quedar bien a Dios” como dijo; Madre Laura Montoya (primera mujer colombiana, elevada a los altares, Mayo 12/13). Rescatar la imagen de Dios!

Mi ministerio en obediencia profética es al Espíritu, la Ruah, a Sofía. Tengo y tenemos que rescatar el mensaje de su Evangelio, de la barbarie, de quienes por siglos, han deteriorado, su Palabra, secuestrándola, para su conveniencia.

Cada celebración, es la Comunidad, la que celebra, niños y jóvenes rodean el altar, las homilías, no son monólogos, todos/as participan, la Plegaria Eucarística es conjunta. Lo que hace que cada uno/a nos sentimos responsables y comprometidos en entregarnos a la construcción del Reino de los hijos/as de Dios. Han sido las abuelas/os, los que han dado la comunión, recordando que ellas en sus casas, con su familia, han cuidado de la fe y de la vida espiritual, vibrando en su sentir de Iglesia. Han sido los maestros del Colegio, quienes han repartido la eucaristía, es su desafío responsabilidad y compromiso, con sus alumnos, cuidando de la fe y la vida espiritual de sus alumnos. Según la ocasión cada vez, es diferente.

Me he atrevido a compartir mi experiencia humana de fe, porque creo que otra sociedad e iglesia es posible,  viviendo con honestidad la propuesta evangélica de Jesús, capaz de transformar el mundo!  (Fil. 3:17) Este es mi compromiso en el ministerio de obediencia profética!

Llevando la Comunión a los enfermos.

Llevando la Comunión a los enfermos.

PUBLICADO EN EL BOLETIN DE WOMEN ORDINATION CONFERENCE (WOW). vOL 36 nRO.1 «UNA VOZ POR LAS MUJERES EN LA IGLESIA CATÓLICA. SPRING/SUMMER 2013  EN iNGLÉS.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: