ARGENTINA Se dio el último adiós al Obispo Joaquín Piña, quien motivó la derrota electoral del kirchnerismo en su provincia


Viernes, 12 de julio de 2013 (ALC) – En la Catedral de la Virgen del Carmen, donde ofició durante 20 años, se le dio el último adiós a los restos del obispo emérito del Puerto Iguazú, monseñor Joaquín Piña Batllevell, quien falleciera el lunes a los 83 años en un hospital de Argentina, a causa de problemas cardíacos y vasculares reiterados, despidiéndole con una misa exequial que oficiara el actual obispo diocesano monseñor Marcelo Martorell.

La sociedad, en la norteña provincia de Misiones, se congregó para despedir a quien fuera ejemplo de honestidad y el religioso que venció en 2006, por más de 12 puntos, al gobernador misionero Carlos Rovira, quien gozaba de la preferencia del entonces presidente Néstor Kirchner, el cual pretendía modificar la Constitución de la provincia para poder aspirar a una reelección indefinida, lo cual atentaría contra la democracia.

La muerte del jesuita tuvo lugar en el Hospital Austral de la localidad bonaerense de Pilar, a donde había sido llevado desde Puerto Iguazú, Misiones, el pasado domingo, tras un ataque cardiaco y no haber resistido la intervención quirúrgica a que fuera sometido.

Durante las exequias, monseñor Martorell dijo que el obispo emérito Piña había sido un pastor para ese pueblo que no tuvo fronteras, cuando sus reclamos llegaban más allá de los límites de esa diócesis. “En tus estructuras mentales, estabas convencido de estar prestando un servicio a la Iglesia y a la sociedad y así fue: defendiste la justicia y la igualdad”, expresó.

De igual modo el oficiante destacó el compromiso social de su predecesor y las distintas acciones de promoción humana que llevó a cabo y dijo que había que comprometerse a darle continuidad a su legado en favor de los pobres y los más necesitados. Y agregó que para darle continuación a su labor se sigue trabajando en el proyecto de Cáritas, que Piña iniciara, llevándolo a todas las parroquias y comunidades más urgidas, además de afirmar que era un hombre profundamente religioso y no “mundano ni temporal” como algunos le habían acusado.

El sepelio fue acompañado por el arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik; el obispo de Oberá, monseñor Damián Santiago Bitar; y el obispo emérito de Quilmes, monseñor Luis Teodorico Stöckler.

Nacido el 25 de mayo de 1930, en Sabadell, monseñor Piña fue ordenado como sacerdote jesuita en 1961. Estuvo destinado por más de 20 años en Paraguay hasta que, en 1986, es designado obispo de la nueva diócesis de Puerto Iguazú, que comprende la parte septentrional de la provincia de Misiones.

 

FUENTE: DIARIO LA PRENSA.COM

 

 
————————
Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: