¿Nos cuentas un cuento?


HACE 5 MINUTOS
por Nuria Varela en 

Viernes, 12 de julio.

Ayer, un poquito antes de la hora de cenar, llaman a la puerta de mi habitación. Abro y veo una retahíla de peques comandada por Alicia, 9 años: “¿Nos cuentas un cuento?”, me dice. Ummm, me pillan por sorpresa. “Vale -les contesto- después de cenar… ¡cuento!”

No se les olvida, ni de broma. Ahí estuvieron, vigilantes toda la cena, no fuese que se me olvidara la promesa. Salimos al patio, ya era de noche, hacemos un corro, nos peleamos por los sitios, por hablar primero, por recibir la atención… por recibir cariño… Asi son los niños y las niñas que viven en esta casa, como sus madres, no tienen un perfil. Algunas niñas son tímidas, otras espontáneas, unos niños son muy reservados, otros muy traviesos… como todos los niños y niñas del mundo, distintos entre sí y como todos los niños y niñas del mundo, reclaman cariño, cuidados y atención. Algunos de los que viven aquí tienen los ojos tristes, otros y otras levantan la mano con mucha facilidad, unos van muy bien en el cole y otros tienen retrasos importantes para su edad, otros tienen miedo:

_¿Cómo os gustan los cuentos? -les pregunto.

_De princesas, de animales, de perros, de la selva…-me responden.

-¿De miedo?-vuelvo a preguntarles.

-¡Nooooooooooooo! -gritan a coro.

Al final, les cuento uno que escribí para mi hijo hace algún tiempo.

-¿Cómo se llama tu hijo? ¿Lo escribiste tú? ¿Le gustó? Nos tienes que escribir uno a nosotros, uno en el que estemos todos.

-Os lo prometo. Escribiré un cuento en el que estéis todos.

Esta mañana ya lo estaban reclamando, claro. Como no me había dado tiempo, les propuse un juego: ellos lo comenzaban y yo seguía.

Esto es lo que me acaba de traer Alicia:

LOS DUENDES Y LAS HADAS VALIENTES DE LA CASA GRANDE

Había una vez unos duendes y unas hadas que vivían en una gran casa. Los duendes querían aprender muy, muy bien, a cuidar la naturaleza y las hadas querían aprender a organizarse entre ellas a cuidar la gran casa.

Siempre estaban ocupados con sus tareas pero un buen día, llegó un ogro que quería destruir la casa pero los duendes y las hadas, como eran muy valientes, no lo iban a permitir. Los duendes taparon con sus plantas la gran casa pero no sirvió para nada. Así que las hadas, con sus varitas mágicas, hicieron una gran barrera encima.

El ogro intentó romper la barrera, no podía y siguió y siguió intentándolo hasta que se rindió. Y desde aquel día, los duendes y las hadas siempre tuvieron puesta la barrera para que ningún ogro pudiera destruir su gran casa y siempre pudieron hacer bien sus tareas.

 

 

 

 

http://nuriavarela.com/

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. turismo rural la rioja
    Jul 24, 2013 @ 00:53:18

    ¿Nos cuentas un cuento? | Evangelizadoras de los apóstoles , es interesante, desde que os recibo no puedo parar de mirar todas vuestras sugerencias y me alegra cuando recibo uno más, sois lo mejor en español, me encata vuestra presentación y el curre que hay detrás. Un beso y abrazo,GRACIAS POR VUESTRO TRABAJO, nos alegrais la vida. turismo rural la rioja http://www.senoriodemoncalvillo.com/turismo-rural-en-la-rioja-el-entorno/index.html

    Responder

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: