Sucumbíos pide a Francisco el regreso del obispo Marañón


Sucumbíos escribe al Papa

 

«Han pasado casi tres años y seguimos a la espera de nuestro Obispo definitivo»

Los carmelitas reclaman el fin del conflicto con los Heraldos del Evangelio

Sucumbíos, 12 de julio de 2013 a las 08:16

 . Esta situación produjo división, sufrimiento y sigue causando mucho dolor, confusión, escándalo y desánimo, no sólo al interior de la Iglesia sino también en la sociedad de Sucumbíos, con debilitamiento del tejido social

Diócesis de Sucumbios/>

Diócesis de Sucumbios

(Comunidades de Sucumbíos).-  QueridoHermano Papa Francisco, Obispo de Roma. Muy querido Hermano mayor en la fe: nos dirigimos a usted de parte de las comunidades eclesiales y de los agentes de pastoral del Vicariato Apostólico de Sucumbíos -Misión Carmelita-, ubicado en la provincia de Sucumbíos, en la zona nor-oriental del Ecuador, en frontera con Colombia y Perú.

Saludos en Cristo Jesús Resucitado desde este rincón de la Amazonía Ecuatoriana, llena de sol y de agua, de verdor y biodiversidad; entretejida y enriquecida por nacionalidades autóctonas y pueblos migrantes de todo el Ecuador y de la vecina Colombia; desde esta tierra afectada por la falta de planificación en su colonización iniciada hace poco más de 40 años, situaciones complejas como la presencia de refugiados/as, la contaminación petrolera, la deforestación, la violencia, pero a la vez con enormes fortalezas y con grandes y renovadas esperanzas.

Queremos decirle que sentimos una inmensa alegría por tener un Obispo de Roma«venido del fin del mundo», nuestra querida Argentina, lo cual significa un cambio de perspectiva en la Iglesia universal; porque ha escogido el nombre de Francisco, muy inspirador en este momento eclesial; porque es un pastor sencillo de larga experiencia, que sueña con «una Iglesia de los pobres y para los pobres»; porque ha realizado gestos de acogida, cercanía e inclusión, con los que nos identificamos plenamente. El mundo y nosotros/as esperamos mucho de Ud. para que la Iglesia, más que mirarse a sí misma, mire al mundo y al proyecto del Reino del cual es servidora por mandato del Señor. Por eso, hemos orado por usted desde el inicio de su elección y especialmente el 19 de marzo, día de su posesión.

Somos la Iglesia que peregrina en Sucumbíos y queremos hablarle con el corazón: desde nuestra pequeña experiencia que ha intentado desde principios de los años 70, hacer un camino poniendo en práctica lo que nos dice el Concilio Vaticano II, en sintonía con la Iglesia Latinoamericana desde Medellín hasta Aparecida. Nuestro caminar misionero nos ha llevado a crear y acompañar pequeñas comunidades eclesiales en todos los rincones de nuestra selva a partir de los asentamientos de colonos/as y de las comunidades indígenas; nuestra Iglesia se esfuerza por encarnar el Evangelio en la vida de indígenas, afro descendientes, campesinos/as y de la gente humilde de los barrios en las ciudades, respetando y valorando su cultura, promoviendo la formación y la participación local; es una Iglesia que promueve y valora la participación de los laicos/as, las mujeres, los/as jóvenes y los/as niños/as; es una Iglesia que «camina con los dos pies»: uniendo fe y vida, evangelización y pastoral social, espiritualidad y compromiso transformador de la vida y la sociedad; así hemos caminado como Pueblo de Dios con el Evangelio de Jesús y su pasión por el Reino.

Tenemos como Iglesia, lo reconocemos, también muchas carencias, debilidades y errores en este camino, pues llevamos este tesoro en vasijas de barro (2 Cor 4, 7). Y a partir de esa misma experiencia, nos hemos esforzado por no condenar a nadie (Jn 3, 17; 8, 15), por acoger con cariño a todos/as en las comunidades, por incluir en la marcha de la Iglesia especialmente a pobres y sencillos; por solidarizarnos con los grupos más vulnerables y apoyar todos los esfuerzos por tener una vida más digna y feliz para todos/as.

En octubre del 2010 recibimos una comunicación de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, firmada por su Presidente el Cardenal Iván Dias. En dicha comunicación se pedía a nuestro Obispo Mons. Gonzalo López Marañón OCD, quien había estado al frente de la Iglesia en los 40 últimos años, y había renunciado como es lo estipulado, a salir de inmediato y que si fuera posible incluso del país, y se encargaba la administración de la misma a los Heraldos del Evangelio. Al tiempo que se pedía «el nuevo Administrador Apostólico tendrá que organizar el Vicariato e implantar de manera diferente todo el trabajo pastoral», cosa que quisieron cumplir rápidamente, intentando desmontar toda la estructura en que se había cimentando el modelo de iglesia que ha permitido una participación activa y comprometida de los laicos/as.

Esta situación generó un conflicto no sólo de tipo religioso, sino social, por el nexo tan estrecho que había existido entre la Iglesia y la construcción de un tejido social basado en la solidaridad y en la unión, ejes fundamentales para la creación y desarrollo de la Provincia de Sucumbíos, lo que puso en riesgo la estabilidad de esta Provincia fronteriza. Por la presión existente, el 19 de mayo de 2011, se dispuso que salieran de la Provincia los Heraldos, pero también el Vaticano exigió la expulsión de los Padres Carmelitas, de la Provincia, donde estaban al frente de la Iglesia como Misión Carmelita desde el 1937.

Es por eso que se nos hace muy difícil vivir y entender lo que estamos experimentando a partir de la salida violenta de nuestro Obispo Monseñor Gonzalo López y de los Padres Carmelitas (OCD). «Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas» (Mt 26, 31): como consecuencia de esta intervención eclesial, a la que se suman determinados intereses económicos y políticos locales que no tenían acogida en nuestras comunidades por los valores contrarios al Evangelio y al interés comunitario que hemos defendido siempre. Esta situación produjo división, sufrimiento y sigue causando mucho dolor, confusión, escándalo y desánimo, no sólo al interior de la Iglesia sino también en la sociedad de Sucumbíos, con debilitamiento del tejido social. Sin embargo, y a pesar de muchas dificultades, la legítima tradición eclesial de Sucumbíos sigue viva, sufrida y esperanzada, mártir y siempre en trance de resurrección.

Han pasado casi tres años y seguimos a la espera de nuestro Obispo definitivo. Esperamos que sea un pastor, que venga a ayudarnos a sanar heridas y a reconciliarnos, a retomar creativamente el camino en fidelidad a Jesús y su Evangelio, a las opciones fundamentales del Vaticano II y al Magisterio Latinoamericano, a fortalecer nuestra esperanza para que nuestra Iglesia Local vuelva a ser «Casa y Escuela de Comunión» y a seguir soñando que «La liberación integral de hombres y mujeres, desde los pobres, por la causa del Reino» -nuestra utopía- es posible.

Hermano Francisco, confiamos en su amor a la Iglesia. Ud. puede ayudarnos con su sabiduría y su apuesta por una Iglesia de los/as pobres y para los/as pobres, como hemos pretendido hacer en la nuestra, nombrando un Obispo definitivo, hombre de Dios y «con olor a oveja», y levantando la prohibición de que Mons. Gonzalo López Marañón, regrese a la Iglesia a la que entregó 40 años de su vida y le gustaría seguir haciéndolo hasta el final , pues creemos que es su legítimo derecho, como ciudadano ecuatoriano y Obispo Emérito de Sucumbíos.

Agradecemos la acogida favorable que pueda dar a nuestras peticiones y quedamos disponibles a cualquier requerimiento de su parte. Reciba todo nuestro cariño y gratitud, y nuestra oración comprometida para que el Espíritu del Señor y la protección de nuestra madre María estén con Ud. en el ejercicio de su importantísimo ministerio.

 

 

 

http://www.periodistadigital.com/religion/america/2013/07/12/sucumbios-pide-a-francisco-el-regreso-del-obispo-maranon-religion-iglesia-peru-papa-heraldos-carmelitas.shtml

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: