RESCATANDO DESDE LA FE, LA IMAGEN DE NUESTRO DIOS PADRE-MADRE


logo-arcwp5 

Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP

 

 

 

Él/Ella no necesita que saquemos la cara para defenderle o protegerle. Aquí y en cualquier sitio del planeta siempre será: «Yo soy el que soy» (Ex 3,13-14).

La imagen de Dios es imborrable, es indeleble. Quienes lo han intentado, a pesar de los siglos de negarlo e ignorarlo, en medio de su triunfalismo imperial, no  han logrado, desdibujarle, sigue intacto.

Ver la imagen de Dios desde la fe, es disfrutarle en el gozo del misterio, real y presente!  Así fue, la fe de nuestros antepasados/as; Sara, Abraham. En Génesis 18, dice; que Sara “se rio”. Sara, gozó! Y su gozo, fue llamado Isaac que quiere decir: sonrisa de Dios!  Génesis 21:6.

Jesús, como judío que era, en sus enseñanzas, nos impulsa al crecimiento en la fe. No deja de asombrarnos con sus milagros realizados; así como a sus discípulos, sigue dándonos esperanzas de cambio social y religioso. Es esa relación íntima con el Padre-Madre, que el espíritu de Jesús hace que nos abracemos a su esperanza, de libertad y justicia propuesta en su Evangelio.

Jesús, no necesitó de dogmas, normas y credos, para entender y gozar el misterio pleno de la Vida, del Amor y la Paz. Fue precisamente  la época de los credos, normas, constituciones y leyes, la que ha tratado de desfigurar el mensaje de Jesús, iniciada por el emperador Constantino el Grande, (387)-siglo III- haciendo que su imperio sea “cristiano” y el “cristianismo” un imperio.

Lo anterior cogió mucho vuelo en el Occidente; descubrimientos y conquistas…

Indagar sobre la Verdad, es la delicia de la Libertad y el mismo Jesús nos incita a buscarla: “La verdad os hará libres”  Juan 8:32.

El conocimiento de la Verdad no nos hace perder la fe. Nos hace recuperarla al estilo de Jesús; buscándola, descubriéndola y dándola a conocer.

Estamos viviendo el inicio de una nueva época preciosa, que nos invita a “des-embobarnos”, a sacudirnos y renunciar a los flecos, inciensos y pompas constantinianas, que con su humo y hábitos talares han tratado de esconder y envolver y tapar sus tristes escándalos, hoy; al descubierto.

Lo más interesante de todo esto, es que a pesar de más de quince siglos, la fe sigue vive en medio de tantos huracanes y tormentas, sobre todo en el medio de la gente sencilla, campesina, analfabeta, porque las cosas de la Divinidad, no son para los grandes y sabios, sino para los humildes y sencillos (Mateo 13:25)

De manera lenta, pero segura, el ambiente que se respira es muy semejante a la vivencia del cristianismo en sus inicios. Muchos, no están de acuerdo y menos aceptar que es obra del Espíritu–Shopia –Ruahj.  “Sopla donde quiere” Juan 3:8. Esta actitud del Espíritu, es un hecho manifiesto, ante las ataduras eclesiales que intentan algunos jerarcas, tratando de ahogar el Espíritu, sobre todo mediante el miedo, haciendo  uso de la intimidación, amenazas, abusando del poder y autoridad al estilo de emperador Constantino.

“El Espíritu del Señor esta sobre mí” Lucas 4:18. Solo la experiencia personal en lo divino, es capaz de rebasar, dogmas, credos, teorías, esclavitudes psicológicas y todo aquello que se haya atrevido oprimir y negar la libertad a los hijos e hijas de la Divinidad.

Por mucho que traten de escondernos la imagen de Dios, somos muchos/as  los que andamos en su búsqueda. Esa búsqueda es parte del gozo del misterio que a todos/as nos atañe, porque somos Vida, no células muertas.

Queremos rescatar y dar a conocer aquel Dios Padre-Madre, Esencia Divina, que consuela a sus hijos; Isaías 66:13. A Aquel incapaz de olvidar a sus hijos: Isaías 49:14-25; A Aquel Dios capaz de amar a un pueblo sin reservas: Oseas 11:1-8; A Aquel Dios que goza con el misterio de la Vida; «¡Si es mi hijo Efraín mi niño mi encanto! Cada vez que lo reprendo, me acuerdo de ello, se me conmueven las entrañas y cedo a la compasión» Jeremías 31:20.

Un Dios tierno, capaz de llorar; Apocalipsis 5:1;4; capaz de manifestar sus sentimientos de tristeza, sus brazos de abren para arroparnos; Lucas 13:34; un Dios que asume la responsabilidad del misterio de la Vida, cuidando de sus hijos/as a través del alimento necesario; Juan 6:35.

Un Dios a quien no le estorban los niños/as:  «Dejen que los niños vengan a Mí» Lucas 18:16

Es el Dios amoroso y comprensivo que nos incita abrazar y dar el beso a un ser anciano, enfermo, y abandonado/a, al amigo/a golpeado por la tragedia, la crisis, la enfermedad y el dolor, es aceptar al otro/a aunque pensemos diferentes y no nos pongamos de acuerdo.

Solo nosotras/os viviendo al “espíritu de Jesús” hecho Evangelio, podemos cambiar el mundo hacia; un Cielo Nuevo, Una Nueva Tierra, una Nueva Humanidad.

Como dice la canción:

“No hay Dios tan grande como tú, no lo hay, no lo hay.

No hay Dios que pueda hacer las obras como las que haces tú.

No es con espada, ni con ejército, mas con tu Santo Espíritu.

Y esas personas se salvarán y esas personas se salvarán por tu Santo Espíritu”.

Dejémonos arropar, abrazar y cuidar del Espíritu del Amor Divino, que nos ama y está con nosotros/as, nos mueve y da su aliento.

Envigado, Julio 14/13

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: