La primera zancadilla al Papa


Pablo Ordaz
jul202013

 

El País

El Vaticano ocultó a Bergoglio el oscuro pasado de un prelado al que designó para limpiar las finanzas
Al papa Francisco ya le han puesto la primera zancadilla. El pasado 15 de junio, y dentro de su plan para limpiar las finanzas de la Iglesia, Jorge Mario Bergoglio nombró a monseñor Battista Ricca, de 57 años, como prelado interino en el Instituto para las Obras de Religión (IOR), el banco del Vaticano. Ricca, originario de la diócesis de Brescia, procede de la carrera diplomática, ha pasado 15 años en distintas nunciaturas antes de llegar a la Secretaría de Estado y en los últimos tiempos ejerció como director de la céntrica residencia donde el anterior cardenal de Buenos Aires se alojaba en sus visitas a Roma.

Allí lo conoció el ahora Papa, le causó buena impresión y, después de pedir los preceptivos informes y no ser advertido de ninguna irregularidad, lo nombró como su incorruptible representante en el interior del siempre polémico banco de la Iglesia. El problema es que, a la vuelta de un mes, las guerras de poder que provocaron la renuncia de Benedicto XVI, vuelven a reproducirse, con idénticas dosis de veneno y en forma de filtraciones periodísticas. Monseñor Battista Ricca sí tenía pasado. Un polémico pasado que los altos representantes de la Curia conocían, que ocultaron al papa Francisco y que ahora sacan a la luz para, según todos los indicios, hacerle pagar su furor reformista.

Vuelve la guerra de poderes que provocó la renuncia de Benedicto XVI

Nada más nombrar a monseñor Battista Ricca, quien fue presentado como una prueba de los deseos del Papa argentino de iluminar las oscuras finanzas del Vaticano, Jorge Mario Bergoglio empezó a recibir indicios de que había metido la pata. Distintos nuncios de visita en Roma le comunicaron —según publica el semanario L’Espresso— que el currículo de monseñor Ricca tiene diversos puntos oscuros, entre los que destacaron su paso por la nunciatura de Montevideo. El prelado italiano llegó a Uruguay en 1999 procedente de Suiza y después de haber prestado servicio en las nunciaturas del Congo, Argelia y Colombia. Pero fue en Berna donde, según los informes surgidos del Vaticano, monseñor Ricca conoció y trabó estrecha amistad con un capitán del Ejército suizo, Patrick Haari, a quien se llevó a Uruguay, alojó y empleó en la nunciatura.

Pero la conducta poco ortodoxa de Battista Ricca no quedó ahí. Según relata de forma prolija el semanario, el prelado se aficionó a la noche uruguaya y en los primeros meses de 2001 tuvo un altercado en un tugurio, llamó pidiendo socorro a la nunciatura y fue rescatado con el rostro magullado por unos sacerdotes. Pero al margen de las andanzas de monseñor Ricca —un incidente en un ascensor, un misterioso baúl de su propiedad conteniendo una pistola y abundante material pornográfico…—, lo cierto es que la guerra de poderes en el Vaticano que provocó la renuncia de Benedicto XVI, aquel “pastor rodeado por lobos”, vuelve a reproducirse. Tal vez ahora el objetivo sea distinto. Si entonces el problema era quién se hacía con el mando tras la muerte del anciano Papa alemán, ahora los tiros parecen ir en una única dirección: frenar la veloz carrera de Francisco por reformar el Vaticano.

Ayer mismo, el Papa creó otra comisión para reformar la estructura económica de la Santa Sede. El grupo está formado por siete laicos y el sacerdote español Lucio Ángel Vallejo Balda, que actuará de secretario. La comisión viene a sumarse a la ya creada por el Papa para intentar limpiar el IOR. Un difícil camino sembrado de informes secretos dispuestos a explotar.

 

 

 

http://www.redescristianas.net/2013/07/20/la-primera-zancadilla-al-papapablo-ordaz/

Papa hallará en AL un catolicismo diezmado


Alejandro Palafox B. para Alianzatex
Publicada: Julio 20, 2013

La fe católica ha perdido una cantidad considerable de seguidores en las últimas décadas en América Latina . GETTY / TEXCOCO PRESS

Agrandar esta imagen 

Aunque el catolicismo es todavía predominante en América Latina, la religión protestante se abre paso rápidamente entre la población, en parte, según expertos, debido al estancamiento en la forma de predicar de la Iglesia católica FOTO: ESPECIAL / EL UNIVERSAL / TEXCOCO PRESS

Agrandar esta imagen 

Población católica por país en 2010 (millones de personas y porcentaje que representan del total) FOTO: ESPECIAL / EL UNIVERSAL / TEXCOCO PRESS

Texcoco, México.- (Texcoco Press).- El papa Francisco arribará este lunes a Brasil para encontrarse con un catolicismo diezmado en América Latina debido a los escándalos de pederastia, las posturas conservadoras de la Iglesia frente a temas como los matrimonios gay, la fecundación in vitro y la participación de la mujer en el sacerdocio, así como al alejamiento entre los sacerdotes y la feligresía, mientras que aumentan los seguidores de la religión protestante o evangélica.

La estancia del Pontífice en tierras cariocas se extenderá hasta el 29 de julio, días en los que encabezará la Jornada Mundial de la Juventud.

Especialistas consultados consideran que la Iglesia católica no cuenta con una estrategia de proselitismo como la emprendida por las iglesias cristianas-evangélicas, mientras obispos reconocen un choque de la institución con “un paradigma de valores secularizados que está rigiendo al mundo moderno y el paradigma de la Iglesia es el del cristianismo que enfatiza en la dignidad de la persona y los principios morales”.

En la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano (2007), celebrada en la ciudad de Aparecida, Brasil, el entonces papa Benedicto XVI hizo un llamado urgente a evangelizar en Latinoamérica para enfrentar la disminución de católicos, y alertó del avance de “secularismo hedonista” y la penetración de otras religiones. Ahí se dio a conocer que el número de personas que reciben sacramentos como el matrimonio o el bautizo también va en descenso.

Sólo en Argentina se afirma que la elección de Francisco, el primer Papa argentino, ha revitalizado la presencia de la Iglesia y las expresiones de fe. Aunque todavía es prematuro para que se consolide una tendencia definitiva, un informe del Centro de Estudios sobre las Nuevas Religiones (Censur) revela que 53% de los sacerdotes percibe en su propia comunidad un aumento de las personas que se acercan a la Iglesia.

En México, la mayoría de la población practica la religión católica. No obstante, su descenso ha sido notable en las tres últimas décadas. De acuerdo con los Censos de Población y Vivienda que elabora cada década el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en 1990, 89.7% de los mexicanos se declararon católicos, en 2000 ese porcentaje se redujo a 88% y en 2010 disminuyó a 83.9%.

En cambio, en 1990, 4.9% de la gente dijo ser protestante o evangélica. Para 2000, este porcentaje subió a 5.2% y en 2010, 7.6% de los mexicanos declaró profesar uno de estos cultos religiosos.

En un documento producto de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, la jerarquía católica reconoció que no eran las sectas, ni la sociedad moderna, ni mucho menos el relativismo o secularismo lo que había orillado a la pérdida de fieles, sino más bien que el monopolio religioso se encontraba “sin argumentos y sin creatividad”.

Luego de Aparecida se propuso una Gran Misión para acercar la fe al mundo, pues, de acuerdo con datos de la propia institución católica, de 100 católicos sólo 25 acuden a las iglesias.

El número de católicos que reciben sacramentos también ha disminuido en los últimos 30 años. El Anuario Estadístico de la Iglesia Católica, editado en El Vaticano, señala que en 1980 se realizaron 378 mil matrimonios en México. En 2008 sólo se casaron por esta religión 310 mil parejas.

Además, en 1980 se bautizaron 2.2 millones de mexicanos; 26 mil lo hicieron luego de cumplir cinco años. En 2008, sólo 1.8 millones de personas recibieron el primer sacramento; 107 mil lo hicieron después de los cinco años.

Jorge Traslosheros, del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), afirma que “desde la jerarquía católica no existe un plan de acción específico para la recuperación de fieles o su no deserción. Lo que sí existe es un protagonismo que han trasladado a los laicos en movimientos eclesiásticos a nivel parroquial”.

Como ejemplos de estas organizaciones tenemos a los Focolares, los Caballeros de Colón, la Escuela Pastoral, Acción Católica, Cadena, Escuadrón, que son apostolados que pretenden llevar a la práctica del Evangelio a la vida cotidiana. Dentro de esos movimientos se encuentra el Regnum Christi, brazo laico de los Legionarios de Cristo, cuyo fundador, el padre Marcial Maciel, fallecido en 2008, fue acusado de pederastia.

Manuel Corral, secretario ejecutivo de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), la organización que aglutina a todos los obispos del país, reconoce que la Iglesia católica no ha sabido utilizar un lenguaje más emotivo y menos rígido con los fieles. También en Aparecida se acordó cambiar el discurso de los obispos. Antes su estrategia era descalificar a las iglesias cristianas evangélicas o de alguna otra denominación para evitar la huida de feligreses. Les llamaban de manera despectiva “sectas”. Hoy la Iglesia católica le apuesta a un ecumenismo, es decir, a un trabajo conjunto social entre todos los grupos religiosos.

En agosto de 2012, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) de Ecuador presentó las primeras estadísticas oficiales sobre filiación religiosa en el país, el cual reveló que 91.95% de los 14.3 millones de habitantes tiene una religión. Y, de este porcentaje, 80.44% es cristiana católica.

En Puerto Rico, el panorama parece no ser diferente. Para asumir sus postura conservadora, en general los obispos de la isla usan de referencia el llamado para hacer una nueva evangelización que hiciera el papa Juan Pablo II hace 30 años y que en 2007 retomó el ahora retirado papa Benedicto XVI.

Y es precisamente un llamado desde El Vaticano al que se aferran algunos líderes católicos para oponerse a medidas que extienden derechos a la comunidad gay, como es el derecho de adoptar hijos, la protección de una ley contra la violencia doméstica y la protección contra la discriminación en el empleo por motivo de su identidad sexual.

El obispo Eusebio Ramos Morales, titular de la Diócesis Fajardo-Humacao, dijo que la nueva evangelización trata “de que la Iglesia se haga más efectiva, más pastoral, más misionera y pueda corresponder a las grandes necesidades que tienen la mujer y el hombre, y concretamente la familia”.

Sobre los cambios que se le piden a la Iglesia, el obispo de Caguas, Rubén González, dijo que los líderes religiosos son custodios de los postulados de la Iglesia católica, pero no los pueden cambiar.

“Hay cosas que nosotros no vamos a cambiar, y esto tiene que estar bien claro, como el caso del matrimonio. El matrimonio no lo inventó la Iglesia católica. Jesucristo elevó el matrimonio a sacramento. ¿Cuál es la definición de matrimonio? La unión de un hombre y una mujer. Eso no nos lo inventamos nosotros, nosotros defendemos eso porque ese es el postulado inicial. Que dos personas del mismo género se aman y se quieren, yo no me voy a meter en eso, ni la Iglesia, pero eso no es matrimonio”, comentó.

En el caso del reclamo por el sacerdocio de las mujeres, el obispo de Ponce, Félix Lázaro, sostuvo que “la dignidad más grande la tiene una mujer, que fue escogida para ser madre de Dios, ¿qué más busca una mujer?”.

Enid Miranda Matos, doctora en filosofía y antropología de las religiones y directora de la Oficina de Relaciones Internacionales de la Pontificia Universidad Católica de Paraná, es parte de los católicos que exigen cambios.

“Tenemos que resolver el problema de los divorciados. Tenemos que resolver el problema de los gays. Tenemos que resolver el problema de los matrimonios que, aunque no los reconozcamos, se dan. Conozco muchos divorciados que hace años no pueden tomar la comunión precisamente porque son divorciados y me parece que esa penalización es injusta”, declaró la profesora.

Panorama latinoamericano

En Brasil, el catolicismo romano se redujo 8.94% en 10 años, según datos comparativos de los censos de 2000 y 2010. Aun así, es la mayor y más fuerte religión del país. De los 190 millones 755 mil 799 habitantes, 64.63% son católicos romanos. Otros 560 mil 781 son católicos brasileños y 131 mil 571 son católicos ortodoxos. Los evangélicos forman el segundo gran bloque, con 22.16% de la población, siendo un 13.30% pentecostal.

El profesor de Teología de la PUC-Río, Paulo Fernando Carneiro de Andrade, explica que en Europa la secularización llevó al crecimiento del ateísmo, pero en Brasil se dio la diversificación: “Aunque haya en el imaginario un país religiosamente plural, en verdad Brasil continúa siendo un país fuertemente cristiano. Sumando el catolicismo, las religiones evangélicas y los sin religión, da en torno a un 95% de la población”.

En Colombia, una encuesta contratada por El Tiempo en diciembre de 2011, y realizada por la firma Datexco, concluyó que ocho de cada 10 colombianos se proclamaron católicos. Sin embargo, la misma investigación, realizada en las principales ciudades del país, reveló que sólo 45% va a misa los domingos, 20% acude a la iglesia sólo a actos especiales y apenas 28% lee la Biblia.

En Argentina, pese al llamado “efecto Bergoglio”, el estudio más amplio sobre las “Creencias y actitudes religiosas en la Argentina” de 2008 establece que 91.1% de la población se considera creyente, aunque sólo 76.5% se definió católico, 9% evangélico y 11.3% manifiesta ateo, agnóstico o sin ninguna religión. El 1.2% adhiere a los Testigos de Jehová y el 0.9% se proclamó mormón.

La Iglesia católica chilena ha vivido en carne propia las dificultades que se han expresado en todas partes del mundo. Los últimos años han sido un tiempo de tensiones en el interior del clero y también entre el clero y sus fieles. De hecho, el papel jugado por los obispos de Chile en términos de orientación respecto de demandas cívicas, sociales e incluso políticas ha sido respaldado históricamente hasta por sectores no creyentes. Tras el censo de 2012 se estableció que el declive en la proporción de católicos es inferior al registrada en el censo anterior, cuando hubo siete puntos porcentuales de caída (de 77 a 70), registrándose esta vez un descenso de dos puntos.

Esas mismas cifras indican que aumentó el porcentaje que dice no identificarse con ninguna religión.

Por más de un siglo, Uruguay, donde se venera la palabra laico, ha mostrado un extraordinariamente bajo nivel de religiosidad. Una encuesta de 2008 estableció que 51.9% se decía católico romano, 13% protestante, 3.7% cristiano, 0.2% judío, 0.8% afro y 29.4% no creyente.

En Venezuela, la institución no ha abandonado su vocación pastoral ni se ha alejado de la comunidad, pero la comunidad sí ha migrado hacia otros credos. Un estudio del Laboratorio de Ciencias Sociales mostró que, en 1987, 85% de los venezolanos era católico y, en 2011, la cifra había bajado a 75%. A la par, los cristianos evangélicos crecieron de 7% a 14% en el mismo periodo.

La historia se repite en Costa Rica, donde de acuerdo con una reciente encuesta de la empresa consultora Unimer, 57% de la población mayor de 18 años se declara católica. No obstante, los seguidores del catolicismo han disminuido en los últimos años, pues en 1999 representaban 73% de la población. La caída fue más abrupta a mediados de esa década producto de escándalos económicos y sexuales de la Iglesia que llevaron a dos sacerdotes famosos a la cárcel.

Para atraer a fieles, la Iglesia católica costarricense ha emprendido una labor de renovación acercándose a la gente y creando una idea de comunidad. “Es algo que la Iglesia no hacía antes, estamos impulsando diálogo y acercamiento”, dijo el sacerdote Roberto Salazar, de la parroquia San Juan de Tibás.

“El error de la Iglesia es que por muchos años ha sido de puertas cerradas”, afirmó José Pablo, un joven de 26 años que ha puesto su grano de arena en este proyecto a través de “misiones evangelistas” que consisten en salir a los parques y aceras a repartir volantes, predicar y dar testimonio de su fe.

Los datos de Unimer muestran que para 96% de la población Dios es importante en su vida, lo cual indica que muchas personas aunque no pertenecen a ninguna religión sí tienen alguna creencia espiritual. “El tema de Dios no es el problema, la gente cree en Dios. El tema es la Iglesia”, concluye el presbítero Roberto Salazar.

(Con información del Grupo de Diarios América (GDA): La Nación, Argentina; O Globo, Brasil; La Nación, Costa Rica; El Tiempo, Colombia; El Comercio, Ecuador; El Nuevo Día, Puerto Rico; El Nacional, Venezuela; El País, Uruguay; El Mercurio, Chile y EL UNIVERSAL, México.)

 

http://www.alianzatex.com/nota.php?nota=N0024859

 

 

El Papa crea el cuerpo para renovar la contabilidad del Vaticano, la responsabilidad fiscal


Publicado el 20 de julio 2013 por Romero

| Por Carol Glatz | 19 de julio 2013 | Catholic News Service |

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) – El Papa Francisco ha nombrado a una nueva comisión para investigar las prácticas contables actuales entre todas las oficinas y organismos del Vaticano y para ayudar a diseñar nuevas estrategias para una mayor responsabilidad y transparencia fiscal.

La nueva comisión pontificia de negocios y expertos legales se «ofrecer apoyo técnico» y «desarrollar soluciones estratégicas» para ayudar a simplificar el Vaticano y coordinar mejor sus recursos dispersos, presupuestos, propiedades y bienes, y crear «una organización más cuidadosa de las actividades económicas de todas las oficinas administrativas del Vaticano «.

El Vaticano anunció la creación de la nueva comisión de 19 de julio diciendo que sus ocho miembros serían «comenzará su trabajo tan pronto como sea posible», con su primera reunión programada inmediatamente después de la papa regresa de Brasil 29 de julio.

El Papa autorizó la creación de la Comisión Pontificia para la Referencia de la Estructura Económica-Administrativa de la Santa Sede, 18 de julio con un documento llamado «quirógrafo», un breve escrito sobre un tema muy limitada.

El Vaticano dijo que el objetivo de la comisión es encontrar formas que ayudan a que el Vaticano «para evitar el mal uso de los recursos económicos, para mejorar la transparencia en el proceso de compra de bienes y servicios, para perfeccionar la administración de los bienes y de bienes raíces, para trabajar con cada vez mayor prudencia en el ámbito financiero, para garantizar la correcta aplicación de los criterios contables;. y para garantizar la atención médica de la seguridad social a todas las personas elegibles »

La comisión también «poder colaborar, a petición, con el Grupo de trabajo de ocho cardenales en la elaboración de un plan para la reforma» de la curia mediante la revisión de la constitución apostólica «Pastor Bonus».

La nueva comisión, que se compone de expertos en el campo del derecho, la economía, los negocios y las finanzas, es el tercer organismo independiente, el Papa ha creado desde su elección de marzo para ayudarle en sus esfuerzos de reforma de las oficinas centrales de la iglesia.

Él creó un panel internacional de cardenales, el llamado «Grupo de los Ocho», en abril para que le asesore en la reforma de la burocracia del Vaticano, y nombró una comisión papal de cinco miembros en junio para revisar las actividades y la misión del banco del Vaticano .Los tres órganos consultivos se encargan de estudiar los problemas y preocupaciones específicas, la elaboración de soluciones concretas, a continuación, transmitir todas sus estudios y resultados directamente al Papa.

Los grupos no sustituyen o anulan autoridades supervisoras actuales del Vaticano. Sin embargo, tienen amplios poderes en esa política hay una oficina del Vaticano de confidencialidad u otras restricciones legales se le permitirá limitar o impedir cualquier derecho de los grupos para acceder e investigar los «documentos, datos e información necesarios para llevar a cabo las funciones encomendadas a ella «, han dicho los documentos papales.

El padre Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, dijo a periodistas que la nueva comisión estará cubriendo «una muy amplia» gama de las oficinas del Vaticano, incluyendo la comisión de supervisión de Ciudad del Vaticano, la agencia de inversiones del Vaticano (APSA), la basílica del Vaticano, así como cada oficina individual y organización dentro del Vaticano.

La nueva comisión está formada por ocho personas: Todos menos uno son laicos, uno es una mujer, y dos ya consultar o proporcionar supervisión financiera para el Vaticano. Todos menos uno, un ex ministro del gobierno de Singapur, son de Europa.

Msgr. Lucio Vallejo Balda, secretario de la comisión, es delegado del grupo encargado de la recogida de la información y los documentos necesarios para su trabajo, sino que también es secretario de la Prefectura para los Asuntos Económicos de la Santa Sede, la oficina de gestión del presupuesto de la Santa Sede.

Maltese economista Joseph Zahra es presidente de la comisión y ya es un auditor de la oficina de gestión del presupuesto de la Santa Sede.

Algunos de los otros miembros son: Francesca Chaouqui, un italiano que trabaja en relaciones públicas y comunicaciones de Ernst & Young Italia, y George Yeo, un ex ministro del gabinete del gobierno de Singapur, quien se desempeñó en distintos momentos como ministro de la salud, de la información y las artes, el comercio y la industria y de relaciones exteriores.

El documento papal dijo que la comisión se formó después de «reflexiones sobre los números positivos», es decir, los excedentes, en los informes presupuestarios del Vaticano de este año y después de obtener aportaciones de muchos de los cardenales, obispos y consultores del mundo.

El Papa había hablado de la idea de la creación de la nueva comisión cuando se reunió 03 de julio con el Consejo de Cardenales para el Estudio de los Problemas Organizativos y Económicos de la Santa Sede, que revisa regularmente los presupuestos del Vaticano.

South African cardenal Wilfred Napier F. de Durban, un miembro del consejo, dijo que el Papa dijo a los cardenales que quería un grupo de estudio para examinar cuestiones como la transparencia y la rendición de cuentas y llegar a formas del Vaticano mejor podía manejar «qué, por qué y cómo «Los recursos monetarios están siendo utilizados por las distintas dependencias y entidades.

Cardenal Napier dijo a  Catholic News Service el  04 de julio que el Papa dijo que «ciertas cosas que se necesitan para poner bien» después de que un grupo externo de los auditores internacionales encontraron que «un buen número de cosas que necesitan atención.»

El cardenal de Sudáfrica dijo que el mayor problema es la falta de un «controlador financiero unificado y la política» en el Vaticano. Algunas oficinas de trabajar juntos y algunos son independientes a la hora de presupuestación y supervisión. El enfoque fragmentado, dijo, significa «nadie sabe lo que está pasando» en el cuadro grande.

Dijo que viene de una cultura anglosajona significaba que se utiliza para un enfoque presupuestario que implica la asignación de una cantidad fija de recursos, junto con una revisión de cómo se utilizan los recursos y por qué.

Sin embargo, dijo que encontró el método de contabilidad utilizado en el Vaticano parecía implicar simplemente calcular las ganancias y las pérdidas anuales, y la comparación de las cifras de años anteriores.

«Para nosotros es un poco extraño. No me parece normal, «dijo él, pero hasta ahora nadie en el Vaticano pareció entender por qué él y otros cardenales encontró que extraño.

Sin embargo, dijo, «Es muy claro el Papa Francisco estaba escuchando con mucha atención» durante las reuniones previas al cónclave en marzo, durante la cual el cardenal del mundo hizo fuertes recomendaciones de mayores reformas. El Papa «va a asegurarse de que algo va a suceder», dijo el cardenal.

 

 

http://concernedcatholicsmt.org/pope-creates-body-to-revamp-vaticans-bookkeeping-fiscal-responsibility/

Papa Francisco nombra nuevo obispo en Ecuador


BY ASSOCIATED PRESS

THE ASSOCIATED PRESS

CIUDAD DEL VATICANO — El papa Francisco nombró obispo de Machala, Ecuador, a monseñor Angel Polivio Sánchez Loaiza, informó el sábado la oficina de prensa del Vaticano.

Sánchez Loaiza, quien era obispo de Guaranda, Ecuador, nació el 10 de septiembre de 1946 en Ayapamba, diócesis de Machala.

Estudió Filosofía en el Seminario de Ambato, continuó su formación sacerdotal en el seminario mayor de San José de Quito y estudió Teología en la Pontificia Universidad Católica de Ecuador.

Fue ordenado sacerdote el 3 de agosto de 1975 en Machala. Posteriormente fue enviado a la Pontificia Universidad Gregoriana, donde obtuvo el título en Teología Dogmática (1985-1987).

Como sacerdote ha sido vicario parroquial, párroco, vicario general de Machala y director de la comisión para la pastoral social.

El 25 de noviembre de 2004 fue nombrado obispo de Guaranda. Recibió la ordenación episcopal el 18 de diciembre del mismo año.

Desde el 2008 es secretario general de la Conferencia Episcopal ecuatoriana. Desde el 16 de marzo de 2011 al 10 de febrero de 2012 fue delegado pontificio para el Vicariato Apostólico de Sucumbios.

 

 

 

http://www.elnuevoherald.com/2013/07/20/1525566/papa-francisco-nombra-nuevo-obispo.html

ARGENTINA Conferencia en Buenos Aires honra la memoria de la teóloga argentina Marcella Althaus-Reid


Buenos Aires, sábado, 20 de julio de 2013 (ALC) – Del 9 al 11 de julio se reunieron en el Instituto Universitario ISEDET, en esta ciudad, un grupo de cientistas sociales y de la religión para honrar la memoria de la teóloga argentina Marcella Althaus-Reid.

 

por Hugo Córdova Quero para ALC

La conferencia, organizada por Postcolonial Networks, GEMRIP y el Instituto Universitario ISEDET, contó con la asistencia de 20 participantes entre los que se destacó la presencia de una nueva generación de académicas y académicos que han hecho de la obra de Althaus-Reid su base para la tarea docente e investigativa.

Bajo el tema “Persistiendo: el legado de Marcella Althaus-Reid” participantes de Argentina, Colombia, Honduras, México y Estados Unidos iniciaron un diálogo interdisciplinario entre la teología sistemática, las teologías queer, la teoría queer, los estudios postcoloniales/decoloniales y la teología poscolonial en sintonía con la obra de Althaus-Reid. Los ponentes se centraron en temas tales como una “teología poscolonial, posmoderna y posliberadora”, una “deconstrucción de la noción de minoría como concepto colonial”, una “santidad queer”, el “movimiento de Pussy Riot en Rusia” y su conexión con una “teología indecente”, el “matrimonio igualitario en Argentina y las iglesias evangélicas”, una “relectura queer de Jueces 19 a partir de los feminicidios en Ciudad Juárez (México)”, una “ética de la perversión a partir de la indecencia como virtud”, y el “desafío epistemológico a la corporalidad de las teologías latinoamericanas”, entre otros temas.

Marcella María de los Angeles Althaus-Reid nació en Rosario el 11 de mayo 1952, hija de Ada y Alberto Althaus. Cursó el Bachillerato en Teología en el Instituto Superior Evangélico de Estudios Teológicos (ISEDET), del cual se graduó en 1986. Recibió su doctorado (Ph.D.) de la Universidad de San Andrés, Escocia, en 1994. Esposa de Gordon Reid, con quien residía en Edimburgo, Escocia. Al momento de ser nombrada como Profesora de Teología Contextual en New College, la Facultad de Teología de la Universidad de Edimburgo, Althaus-Reid se convirtió doblemente en la primera mujer enseñando teología en una universidad escocesa y la primera profesora de teología en New College en sus 160 años de historia.

Dotada de una profunda inteligencia y poder analítico, Althaus-Reid no tardó en ser reconocida en el mundo académico como un referente de una nueva generación de teólogas y teólogos de la Liberación, especialmente luego de la publicación de su primer libro, Teología Indecente, en el año 2000. Fue este libro el que produjo un cambio de paradigma en la teología mundial, ya que su contribución fue que el cuerpo, el género y la sexualidad son fundamentales para una teología encarnacional y liberadora.

Su crítica fue que el concepto de “los pobres” que construyera la Teología de Liberación en los ‘70s y los ‘80s no solo eran varones y mujeres heterosexuales, maridos y esposas “decentes”, sino toda persona que se encuentra alienada por un sistema opresor, sea este político, económico, cultural, social, religioso, sexual o corporal. Los “indecentes” son aquellos que no encarnan los sistemas rígidos de códigos morales que, en muchos casos, han sido construidos para limitar la vida de las personas. Su denuncia sobre el papel fundamental que las Iglesias Cristianas en general, y la teología en particular, han ejercido en la opresión, represión y culpabilización de millares de seres humanos en nombre de Dios, fue una voz profética en medio del mundo académico y religioso.

Prolifera escritora, docente y conferencista, Marcella publicó dos libros de su autoría, editó ocho colecciones en donde le dio la oportunidad a nuevas y nuevos pensadores para dar a conocer su producción académica, y publicó más de cincuenta artículos y capítulos en revistas especializadas y libros.

El fallecimiento de Althaus-Reid el 22 de febrero de 2009 dejó un vacío profundo pues su voz profética emergió como un icono de las teologías queer. Con la muerte emerge el mismo sentimiento que tenemos al leer el testimonio de los Evangelios sobre la experiencia de las y los discípulos frente a la muerte de Jesús. Ese sentimiento cuestionador de por qué las personas buenas mueren pronto; sin embargo, rápidamente nos surge la conexión con la resurrección, no como un dogma que haya de ser creído y repetido porque simplemente se nos lo ha enseñado, sino porque es la esperanza de que en Dios, de alguna manera, de algún modo, volveremos a vivir otra vez en comunidad. De esto Althaus-Reid supo escribir en su libro De la Teología Feminista a la Teología Indecente:

El hecho es que la resurrección de Jesús fue también un evento comunitario: mujeres y hombres fueron testigos de como él volvió de la muerte, caminó entre ellos y continuó el diálogo que existiera antes de su crucifixión. Cada muerte cambia la vida de quienes perviven, porque algo de humanidad les es removida, por lo tanto es legítimo pensar que, comenzando con la resurrección de Jesús, toda una comunidad de personas que sufrió su perdida cuando el fue crucificado, volvió a la vida. Sus ojos fueron abiertos en el sentido que la muerte cobró otro sentido; la resurrección se transformó en paradigma, mostrándonos la durabilidad e indestructibilidad de la vida y de la justicia (2004: 113, traducción nuestra).

Para quienes asistimos a la conferencia y tuvimos el privilegio de conocer a Marcella Althaus-Reid de una manera u otra, ese sentido de que la vida vale la pena ser vivida, pero que para vivirla hay que luchar, era una marca distintiva de su vida, fe, espiritualidad y obra. Su participación activa en la Comunidad de los Cuáqueros en Escocia es una muestra más de su compromiso profundo con una vida espiritual en comunidad. Su obra y legado pervive en quienes asistieron a esta conferencia y quienes alrededor del mundo continúan “persistiendo” en que un mundo mejor es posible.

Referencia

Althaus-Reid, Marcella. 2004. From Feminist Theology to Indecent Theology. Londres: SCM Press.

El autor es Doctor en Estudios Interdisciplinarios en Migración, Etnicidad y Religión (2009) por el Graduate Theological Union, en Berkeley, California, Estados Unidos, donde también recibió su maestría en Teología Sistemática, Estudios (Post)Coloniales y Teoría Queer (2003). Egresado del Instituto Superior Evangélico de Estudios Teológicos (ISEDET) en Buenos Aires, Argentina (1998). Profesor Adjunto en el Starr King School for the Ministry, en el Graduate Theological Union. Miembro del Grupo de Investigación Transpacífico sobre Religión y Sexualidad (EQARS). Doctorando en antropología social, tesista de la Maestría en Comunicación y Cultura Contemporánea y licenciado en Comunicación Social.
————————
Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)

Un estudio de contrastes: La Iniciativa Pfarrer y la Asociación de Sacerdotes Católicos EE.UU.


 

Publicado: 19 de julio 2013 13:38 PDT

Fr. Helmut Schüller, el fundador de la AustriaIniciativa Pfarrer , un movimiento de sacerdotes católicos de ese país que piden reforma de la Iglesia, está de gira por los Estados Unidos en una serie de charlas apodado The Tipping Point católica . Antes de la visita, el Padre. Schüller se dirigió a laAsociación de Sacerdotes Católicos EE.UU. (AUSCP) reunión en su segunda asamblea general en Seattle en junio a través de Skype. AUSCP celebró una teleconferencia similares a través de Skype con el Padre. , Tony Flannery de los irlandeses Asociación de Sacerdotes Católicos . Los sacerdotes estadounidenses grupo tomó su inspiración inicial de estos dos sacerdotes europeos grupos … pero eso es donde termina la similitud.

Considerando que el Padre. Schüller ha sido tan valiente en su llamado a la reforma y una mayor participación de laicos en la iglesia que dos arzobispos de América, Monseñor. Charles Chaput en Filadelfia y el cardenal Sean O’Malley de Boston , le han negado el permiso para hablar en cualquier parroquia católica en sus jurisdicciones, el AUSCP mostró mucha cautela en los acuerdos adoptados por los 140 delegados que se reunieron en Seattle el mes pasado.

De acuerdo con el Informe Blog Pray , AUSCP aprobó resoluciones:

    • favorecer el ejercicio de la autoridad en forma colegiada a través de consenso en la toma de decisiones con los consejos y juntas;
    • apoyo Papa Francis en la reforma de la Iglesia para restaurar la credibilidad, con la participación de los laicos y el clero en la selección de obispo;
    • refrendar el Cardenal Bernardin Iniciativa terreno común para promover el diálogo incluyente y colaboración;
    • el apoyo a la ordenación de mujeres al diaconado permanente;
    • fomento de la reintroducción de la absolución general;
    • apoyar el proyecto de Sacerdotes del Trabajo de la Federación Nacional de Consejos de Sacerdotes y el establecimiento de su propio Caucus Priest-Trabajo-Union-Friendly.

Sin embargo, el grupo votó en contra de las resoluciones:

    • pidiendo a los obispos de Estados Unidos a trabajar para resolver el problema de la caída en picado del número de sacerdotes activos;
    • hacer la selección de los obispos más transparente, con la selección general del presbiterio local y los procedimientos no se hace en secreto.
    • pedir permiso para usar el Misal 1974;
    • pidiendo a los obispos de Estados Unidos para designar un enlace a AUSCP e incluir un delegado AUSCP como auditor en su reunión de noviembre;
    • apoyo a un plan para la evangelización incluyendo el diagnóstico de por qué dejan los católicos;
    • llamando para el estudio y la discusión abierta de las mujeres y los hombres casados ​​en el sacerdocio;
    • promoción de tiempo suficiente para presbiterio para determinar su propio líder provisional cuando un obispo llega a la edad de renuncia / jubilación.

Se retiraron las Resoluciones sobre la selección de un sacerdote del mes y una oposición a la colecta anual de la Arquidiócesis para los Servicios Militares. El texto íntegro de todas las propuestas de acuerdos – aprobado, rechazado y retirado – están disponibles aquí .

Rechazo de la resolución sobre el uso opcional del Misal de 1974 AUSCP es particularmente irónico teniendo en cuenta que en su primera reunión en 2012, el grupo pidió a los obispos para abordar los problemas de la nueva traducción, que la mayoría de ellos no les gusta. Obviamente, no ha habido ningún movimiento de los obispos de hacer algo acerca de la nueva traducción y las respuestas individuales sacerdotes van desde una aceptación cansado de lo inevitable a la negativa tranquila usar las peores partes de la nueva liturgia.

Si bien el apoyo del AUSCP para la admisión de las mujeres al diaconado permanente es loable, es decepcionante que no se atrevieron incluso a llamar para el estudio y la discusión de abrir el sacerdocio a las mujeres y los hombres casados ​​- especialmente teniendo en cuenta el hecho de que la mayoría de los sacerdotes católicos apoyar esto. Esto contrasta con la postura «Llamado a la desobediencia» de la Iniciativa Pfarrer que dice que los firmantes «tendrá todas las oportunidades para hablar públicamente para la admisión de las mujeres y los casados ​​al sacerdocio.» Como paso intermedio, los firmantes se comprometen también a permitir que personas no ordenados, tanto hombres como mujeres, para predicar y llevar liturgias en ausencia de un sacerdote.

En explicación de voto contra el discutir la expansión de los sacerdotes, el Padre. David Cooper, director de AUSCP dijo que el objetivo del grupo era el diálogo con los obispos y «encontrar puentes de hacer eso.» El grupo había adoptado la resolución sobre la ordenación de mujeres sacerdotes, dijo, «se habría convertido en un obstáculo, un barrera, en lugar de un puente. «Cooper llama el rechazo de la resolución de un acto de sabiduría más que de falta de valor.» Sabiduría «, tal vez, pero lo más probable es que la» sabiduría «de la auto-protección, ya que los sacerdotes austriacos no han tenido la experiencia de tener a uno de ellos de-frocked tema sobre la ordenación de las mujeres, como sucedió al padre. Roy Bourgeois en los Estados Unidos.

Y, por supuesto, toda la Pfarrer-Initiative comenzó, y es informado por la preocupación de los sacerdotes austriacos sobre la creciente escasez de sacerdotes en su país y los diversos medios de hacer frente a ella, incluyendo fusiones parroquiales que Fr. El grupo de Schüller se opone vigorosamente. Cuando el Padre. Schüller habló en contra de la Arquidiócesis de plan de reestructuración de Boston esta semana, que él comparaba con «downsizing una corporación», la Arquidiócesis se apresuró a defender su programa.

Por el contrario, AUSCP negó a pasar incluso una resolución ligeramente redactado pidiendo a la organización para expresar a los obispos «su preocupación pastoral por la abrupta caída de los sacerdotes activos disponibles para servir al Pueblo de Dios. Pedimos a nuestros Obispos, como pastores del pueblo de Dios , para emplear el poder y la autoridad de su oficina y trabajar para resolver los desafíos pastorales y sacramentales significativos resultantes de una Iglesia en expansión y una disminución del sacerdocio «.

Y, a diferencia de la Iniciativa Pfarrer, la AUSCP ni siquiera comenzar a abordar temas de la reforma la iglesia más amplios, como la comunión a los católicos divorciados y casados ​​de nuevo, mientras que los sacerdotes austriacos han declarado públicamente que «no van a negar la comunión a los fieles de buena voluntad , sobre todo a casar personas, miembros de otras iglesias cristianas, y en algunos casos los que han abandonado oficialmente la Iglesia Católica «(esta última categoría se refiere principalmente a los que han salido oficialmente de la Iglesia para no tener que pagar el impuesto sobre la iglesia de Austria).

Incluso de AUSCP objetivos se expresan de una manera vaga y perspicaz y el énfasis parece estar más en proporcionar apoyo espiritual y emocional a los propios sacerdotes que ser una voz profética en la Iglesia en general:

1.Establish un foro reconocido a través del cual los sacerdotes pueden relacionarse entre sí.

2.Be un defensor de las necesidades espirituales, físicas y psicológicas de los sacerdotes.

3.Foster un diálogo sacerdotal con las religiosas, los laicos, los obispos y sus organizaciones nacionales.

4.Be una voz profética de esperanza.

5.Continue para celebrar y poner en práctica los conceptos visionarios del Concilio Vaticano II.

La Asociación Irlandesa de sacerdotes católicos, en cambio, detalla una serie de iglesia muy específicas y objetivos de la reforma la sociedad en suConstitución :

2. Propósito de la Asociación: Promover los fines y objetivos, tal como se establece a continuación:

Proporcionar una voz para los sacerdotes católicos irlandeses en un momento en que la voz es en gran medida en silencio y tiene que ser expresado.

Dar una oportunidad a los sacerdotes irlandeses a participar activamente en los debates cruciales que tienen lugar en la sociedad irlandesa

La plena aplicación de la visión y de la enseñanza del Concilio Vaticano II, con especial énfasis en:
* La primacía de la conciencia individual.
* El estado y la participación activa de todos los bautizados.
la tarea de establecer una Iglesia donde todos los creyentes serán tratados como iguales.

Un rediseño del Ministerio en la Iglesia, a fin de incorporar los dones, la sabiduría y la experiencia de la comunidad de fe, hombres y mujeres.

Una re-estructuración del sistema de gobierno de la Iglesia, basándose en el servicio y no en el poder, y alentar a todos los niveles una cultura de consulta y transparencia, sobre todo en el nombramiento de los líderes de la Iglesia.

Una cultura en la que el obispo y los sacerdotes se relacionan entre sí en un espíritu de confianza, apoyo y generosidad.

Una re-evaluación de la enseñanza católica y la práctica sexual que reconoce el profundo misterio de la sexualidad humana y de la experiencia y la sabiduría del pueblo de Dios.

Promoción de la paz, la justicia y la protección de la creación de Dios a nivel local, nacional y mundial.

El reconocimiento de que la Iglesia y el Estado están separados y que, si bien la Iglesia debe predicar el mensaje del Evangelio y tratar de vivir con autenticidad, el Estado tiene la tarea de promulgar leyes para todos sus ciudadanos.

Las celebraciones litúrgicas que utilizan rituales y lenguaje de fácil comprensión, inclusivos y accesibles a todos.

Fortalecimiento de las relaciones con nuestros hermanos cristianos y otras religiones.

La aceptación completa que el Espíritu habla a través de todas las personas, incluidos los de las religiones que no sean cristianos y los que no tienen fe religiosa, de modo que el soplo del Espíritu fluya más libremente.

Para poner las cosas en perspectiva, es importante darse cuenta de que la asociación de sacerdotes estadounidenses es el más joven de los tres. Y los números también cuentan. La primera vez que escribimos sobre las distintas asociaciones sacerdote en 2011, se estima que el 6% de los sacerdotes austriacos habían adherido a la Iniciativa Pfarrer y ese número ha aumentado. El ocho por ciento de los sacerdotes irlandeses pertenecía a la ACP de ese país. Menos del 3% de los sacerdotes americanos (aproximadamente 985, según su sitio web) pertenecen a AUSCP. Sólo podemos esperar que a medida que se vuelve más establecido y su membresía crece, AUSCP adoptará las posiciones más audaces de sus homólogos europeos y convertirse en una voz fuerte para la reforma de la Iglesia Católica.

Fuente: http://www.iglesiacalzada.net

El papa y los derechos sexuales y reproductivos


 

por Diana Maffía

Sábado, 20 de Julio de 2013 15:37
El papa y los derechos sexuales y reproductivos

La posición de la Iglesia Católica no ha sido uniforme en América Latina en relación a los derechos humanos, como bien lo ilustra el diverso compromiso que sus representantes asumieron en relación a las sangrientas dictaduras de la segunda mitad del siglo XX.

Desde las posiciones cercanas al marxismo que inspiraron formas novedosas de desarrollo teológico, hasta afirmaciones preconciliares que en lenguaje y acción emulan a la Inquisición, encontramos una Iglesia que acompaña los movimientos populares emancipatorios y también una que establece alianzas criminales con los genocidas. No es sencillo entonces responder cuáles son los cambios que en derechos humanos implica un papa latinoamericano. Pero quizás es más uniforme la postura en relación a los derechos sexuales y reproductivos, ya que incluso la Teología de la Liberación tiene posiciones tradicionales y misóginas sobre el papel de las mujeres y su autonomía.

Cuando en 1995 la ONU realizó la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing, hubo un profundo quiebre geopolítico en las demandas. El liderazgo de los reclamos en derechos sexuales y reproductivos lo llevaba Europa, pero con una clausura sobre cualquier debate en relación a las diferencias económicas de las distintas regiones para responder a las obligaciones estatales que significaba la plenitud de esos derechos. América Latina, en cambio, llevaba el tema de la pobreza; y en la preparación de los contingentes de mujeres tuvo mucha incidencia la Iglesia Católica, que se negó a incluir las demandas de derechos sexuales y reproductivos. Allí se vivió entonces la tensión de no poder discutir los derechos al propio cuerpo y a la propia autonomía en contextos de pobreza y opresión. Una tensión que expresa la complejidad del continente en el reclamo de sus derechos, que atraviesa su feminismo con demandas de clase, de etnia, de color, de edad, y que no puede reclamar asépticamente derechos desencarnados. El papa Francisco con sus gestos personales de austeridad pone en cuestión los privilegios desmesurados, reniega de la distancia de un protocolo costoso y estéril, produce un fuerte descentramiento del sujeto europeo como representante de la humanidad, llama a los sacerdotes a compartir las condiciones de vida de su grey, todos efectos que están conmoviendo a la comunidad católica sacudiendo un hábito que al criticarlo se muestra como injusto. También explicita que dos de las principales lacras no serán toleradas: el silencio y el encubrimiento frente a los escandalosos abusos sexuales, y la corrupción económica y alianzas mafiosas de las finanzas del Vaticano.

En relación a las mujeres, el actual papa reafirmó las críticas del Vaticano formuladas por su antecesor Benedicto XVI hacia la Conferencia de Liderazgo de Mujeres Religiosas, que representa a más del 80 por ciento de las 57.000 monjas católicas en Estados Unidos. Se las acusó de tener “graves problemas doctrinales” y promover “temas feministas radicales incompatibles con la fe católica”, criticando especialmente su postura flexible en temas como anticoncepción y homosexualidad. Las monjas, que gozan deun amplio apoyo entre los católicos norteamericanos, tuvieron una entrevista con el actual director de la Congregación para la Doctrina de la Fe (ex Inquisición). El departamento doctrinal criticó a la Conferencia por desafiar a obispos y por permanecer “callada sobre el derecho a la vida”, diciendo que no había tenido una “visión bíblica de la vida familiar y la sexualidad humana” como tema central en su agenda.
Las monjas apoyaron la reforma de salud del presidente Barack Obama, en la que se incluye un seguro obligatorio de cobertura de métodos anticonceptivos, mientras que los obispos del país se opusieron a ella (lea más). Obispos que, es bueno resaltar, encubrieron graves casos de pedofilia y produjeron un enorme desgaste de la investidura religiosa ante la opinión pública. En su llamado de atención a las monjas para que permanecieran bajo la autoridad de los obispos, el Vaticano reconoce y resalta su trabajo pastoral con los pobres y enfermos.

Este episodio nos muestra con claridad el lugar de las mujeres en la iglesia, que por motivos dogmáticos no forman parte del sacerdocio y no participan por tanto en igualdad de condiciones con los varones en la interpretación de los preceptos bíblicos y las reglas pastorales. También muestra la reluctancia del actual papado a reconocer los derechos sexuales y reproductivos como derechos humanos. Y por último, ilustra la separación entre el tema de la pobreza y el de los derechos sexuales que casi 20 años después de Beijing sigue fracturado en los discursos pero trágicamente unido en los cuerpos de las mujeres de América Latina. Esta dicotomía entre el compromiso con los pobres y la oposición al ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos se expresa en el apoyo enfático del obispo Bergoglio a los llamados “curas villeros”, que trabajan en los asentamientos urbanos con aquellos olvidados de la política pública tales como los jóvenes sin educación ni empleo adictos al paco, y la oposición activa y simultánea al reconocimiento de derechos vinculados al cuerpo, los arreglos afectivos, las configuraciones familiares.

En Argentina el Episcopado tiene funcionarios que participan de las deliberaciones legislativas e incluso de reuniones con el poder ejecutivo para incidir en las normas y en su reglamentación y aplicación. Y esos funcionarios y sus asesores han presionado fuertemente para impedir que se legisle sobre derechos sexuales y reproductivos. Una vez promulgadas las leyes, presionan para que no se distribuyan los métodos anticonceptivos (y en algunas provincias lo han logrado, asociadas con sus gobernadores). Presionan a los profesionales médicos para que no se realicen los abortos que la ley contempla como no punibles, a los jueces para que reciban amparos a favor del “niño por nacer” y rechacen aquellos a favor de la interrupción del embarazo; y a los docentes para que no se aplique la enseñanza de educación sexual en las escuelas.

El poder de la Iglesia en Argentina se debilitó por sus antagonismos con el poder ejecutivo en la persistente denuncia de la pobreza, y posibilitó el avance de leyes progresistas como la de matrimonio igualitario y la de identidad de género. Pero la entronización de Francisco significó un acercamiento explícito de la presidenta al Vaticano, que tuvo como inmediata consecuencia la visita del nuevo Arzobispo de Buenos Aires (que reemplaza a Jorge Bergoglio en este cargo) para pedir que no se avance con la reforma del Código Civil que contemplaba una ampliación del derecho de filiación para las parejas tanto en la adopción como en el uso de técnicas de reproducción asistida, derechos ambos que alcanzan la ampliación de las familias bajo la ley de matrimonio igualitario.

En la sociedad argentina, el impacto de la elección de Francisco es muy fuerte y está acompañado por una enorme cobertura en los medios de comunicación. La población es tradicionalmente católica pero con poco compromiso por las observaciones doctrinales. El hecho de que el nuevo papa expresara una postura opositora políticamente al gobierno nacional mientras se desempeñaba como Arzobispo, tiñe este impacto comunicativo de otras intenciones en la tensión de poder en un año electoral. De hecho, los principales alfiles políticos del ejecutivo nacional tuvieron una reacción muy crítica ante la elección de Francisco, y luego debieron desdecirse cuando la Presidenta Cristina Kirchner elogió y acompañó el proceso de entronización.

Un antagonismo explícito de Bergoglio con la ley de Matrimonio Igualitario que permitió la unión de parejas homosexuales, fue un punto de contraste muy fuerte entre la política de apertura del kirchnerismo con los derechos de la diversidad y la demonización de la homosexualidad que hizo la jerarquía eclesiástica. En cambio, dado que la propia Cristina Kirchner impide el debate del derecho al aborto legal, este no es un punto de fricción y por el contrario, es un reaseguro para la oposición de la iglesia a la ampliación y ejercicio del derecho a la interrupción voluntaria del embarazo.

En este contexto, que Abuelas de Plaza de Mayo (que nunca tuvo un acercamiento a Bergoglio en Argentina, y fue una de las instituciones críticas a su asunción) haya visitado al papa , sólo indica la expectativa de que el Vaticano abra sus archivos y permita el acceso a la información de la iglesia sobre los años sangrientos de la dictadura. Algo que en Argentina nunca se hizo, a pesar incluso de los juicios por delitos de lesa humanidad.
La iglesia es muy desigual en la sanción a sus ministros, como puede verse en tres casos emblemáticos:

El sacerdote católico Christian Von Wernich fue condenado por el Tribunal Oral Federal número Uno de La Plata a reclusión perpetua por haber participado en 7 homicidios, en 31 delitos de tormento (o sea que torturaba a sus víctimas) y en por lo menos 42 privaciones ilegales de libertad (participó en el secuestro de muchas de sus víctimas). Carlos Rozanski, presidente del tribunal, subrayó que los crímenes de este cura fueron “delitos de lesa humanidad” cometidos en el marco del genocidio que tuvo lugar entre 1976 y 1983, en la dictadura militar argentina. A pesar de la sanción, Von Wernich goza del privilegio de ejercer el ministerio sacerdotal.

Julio César Grassi es un sacerdote católico, director de una Fundación llamada “Felices los Niños” que alojaba niños separados de sus familias, y fue denunciado por algunos de esos menores por abuso sexual. La causa contra Julio César Grassi se inició en 2002 y llegó a juicio en 2009. Se lo acusó por 17 hechos de abuso sexual y corrupción de menores en perjuicio de tres chicos de la Fundación que conducía. Fue condenado a 15 años de prisión. Solicitó la prisión domiciliaria que implicaba impedimento de contacto con la Fundación, pero incumplió las restricciones. Grassi mantiene el privilegio de dar misa y ejercer el ministerio sacerdotal.

Nicolás Alessio se ordenó sacerdote el 3 de diciembre 1981. Desde entonces ejerció un ministerio con fuerte compromiso pastoral. En 2010 se lo acusó por impartir el sacramento del matrimonio, en forma contraria a lo que dice la doctrina católica. Concretamente, por habercasado a parejas del mismo sexo o divorciadas (según sostuvo el Obispado de Córdoba, donde ejercía su ministerio). El Vaticano, a través de la Congregación para el Clero, decidió el 6 de febrero de 2013 que Alessio ya no tenga más los derechos propios del sacerdocio. Por incluir dentro del ministerio de la fe a homosexuales y divorciados, el Vaticano le quitó el estado clerical, por lo cual dejó de estar en la lista de curas católicos. Desde el 6 de febrero de 2013, ninguna de sus acciones tendrá legitimidad en el marco del dogma de fe.

El tratamiento de estos casos muy resonados en la opinión pública ilustra los compromisos de la jerarquía católica – casi siempre antagónicos de los movimientos sociales emancipatorios en materia de sexualidad y autonomía personal- y nos recuerda que el esfuerzo tranformador es tan necesario como antes de la entronización del papa Francisco. La política de austeridad y la visibilización del Sur global que encarna Francisco de ninguna manera implica un avance en la agenda de los derechos sexuales y reproductivos en nuestra región. Es necesario tejer estrategias múltiples y variadas para sostener avances y ganar terrenos frente al nuevo papado.

 

 

 

 

 

http://www.kaosenlared.net/america-latina/item/63575-el-papa-y-los-derechos-sexuales-y-reproductivos.html

AMÉRICA LATINA: Mirando al cielo


El primer papa latinoamericano llega a Brasil y busca cambiar una tendencia clara: la cantidad de fieles viene bajando desde hace años en todos los países, mientras crecen las iglesias evangélicas.

FOTO

Natalia Gómez y José Guaderrama | El Universal-México/GDA

La religión católica, aunque predominante con 80% en promedio de la población de América Latina, registra un descenso de fieles, mientras crece paulatinamente el número de seguidores de la fe protestante o evangélica.

Quizás sea, dicen especialistas, que la Iglesia Católica no cuenta con una estrategia de proselitismo como la emprendida por las iglesias cristianas-evangélicas, mientras que los obispos reconocen un choque de la institución con un paradigma de valores secularizados que rige al mundo moderno y el paradigma de la iglesia cristiana que enfatiza en la dignidad de la persona y los principios morales.

Durante la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano (2007), celebrada en la ciudad Aparecida, en Brasil, Benedicto XVI hizo un llamado urgente a evangelizar en América Latina para enfrentar la disminución del número de católicos, el avance de «secularismo hedonista» y la penetración de otras religiones.

En ese entonces, se supo que el número de personas que reciben sacramentos como el matrimonio o el bautismo va en descenso.

En Argentina -y tras la elección de Francisco, el primer papa argentino y latinoamericano- se ha revitalizado la presencia de la Iglesia y las expresiones de fe. Aunque es prematuro para que se consolide una tendencia definitiva, un informe del Centro de Estudios sobre las Nuevas Religiones (Censur) revela que 53% de los sacerdotes percibe en su propia comunidad un aumento de las personas que se acercan a la Iglesia y se confiesan. El «efecto Bergoglio», reflejado en un sondeo entre 200 sacerdotes y religiosos, muestra que ese crecimiento es «consistente» para el 43,8% de los curas consultados.

En el documento surgido de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, la jerarquía católica reconoció que no eran las sectas, ni la sociedad moderna, ni mucho menos el relativismo o secularismo lo que había llevado a la pérdida de fieles, sino más bien que el monopolio religioso se encontraba «sin argumentos y sin creatividad».

Luego de Aparecida se propuso una Gran Misión para acercar la fe al mundo, pues de acuerdo con datos de la propia institución católica, de 100 católicos solo 25 van a las iglesias.

El número de católicos que recibe sacramentos también ha disminuido en los últimos 30 años. El Anuario Estadístico de la Iglesia Católica, editado en el Vaticano, señala que en 1980 se realizaron 378.000 matrimonios en México. En 2008 sólo se casaron por esta religión 310.000 parejas.

Además, en 1980 se bautizaron 2,2 millones de mexicanos; 26.000 lo hicieron luego de cumplir cinco años. En 2008, sólo 1.8 millones de personas recibieron el primer sacramento; 107.000 lo hicieron después de los cinco años.

Jorge Traslosheros, del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), afirma que «desde la jerarquía católica no existe un plan de acción específico para la recuperación de fieles o su no deserción. Lo que sí existe es un protagonismo que han trasladado a los laicos en movimientos eclesiásticos a nivel parroquial».

Como ejemplos de esas organizaciones están los Focolares, los Caballeros de Colón, la Escuela Pastoral, Acción Católica, Cadena, Escuadrón, apostolados que pretenden llevar la práctica del evangelio a la vida cotidiana. También dentro de esos movimientos se encuentra el Regnum Christi, brazo laico de los Legionarios de Cristo, cuyo fundador el padre Marcial Maciel fallecido en 2008, fue acusado de pederastia.

Elio Masferrer Kan, antropólogo de las religiones, asegura que la Iglesia Católica no ha logrado una estrategia inteligente para evitar que sus fieles huyan a las filas de nuevas manifestaciones religiosas.

Manuel Corral, secretario ejecutivo de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), organización que aglutina a todos los obispos del país, reconoce que la Iglesia Católica no ha sabido utilizar un lenguaje más emotivo y menos rígido con los fieles.

«En el ámbito litúrgico no hemos sabido utilizar las expresiones de los sentimientos», dice Corral. No obstante de ese acto de contrición, asegura que los fieles desertan del catolicismo por el desconocimiento profundo de la práctica.

Tras la conferencia de 2007 la gran misión para acercar la fe al mundo consistió en cambiar el discurso de los obispos. Antes su estrategia era descalificar a las iglesias cristianas evangélicas o de alguna otra denominación para evitar la huida de feligreses. Les llamaban, de manera despectiva, sectas. Hoy la Iglesia le apuesta a un ecumenismo, es decir a un trabajo conjunto social entre todos los grupos religiosos.

En agosto de 2012, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) de Ecuador presentó las primeras estadísticas oficiales sobre filiación religiosa en el país, el cual reveló que el 91.95% de los 14.3 millones de habitantes tiene una religión. Y, de este porcentaje, 80.44% es cristiana católica. Eso sí, solamente tres de cada 10 personas que se identifica con una creencia asiste a servicios religiosos una vez a la semana.

Tanto el INEC como un reporte de Prolades (Programa Latinoamericano de Estudios Sociorreligiosos), citado en el Reporte de Libertad Religiosa 2011, coinciden en que la religión protestante es la que ocupa un segundo lugar, con una preeminencia del Cristianismo Evangélico y la iglesia de los Testigos de Jehová. Hay un 5.92% que se identifica con credos como islam, hinduismo, religiones indígenas y afroamericanas e iglesias pentecostales, entre otras.

En Puerto Rico, el panorama parece no ser diferente. Para asumir su postura conservadora, en general, los obispos de la isla usan de referencia el llamado para hacer una Nueva Evangelización que hiciera el Papa Juan Pablo II hace 30 años y que en 2007 retomó el ahora retirado papa Benedicto XVI. Y es precisamente un llamado desde el Vaticano, al que se aferran algunos líderes católicos para oponerse a medidas que extienden derechos a la comunidad gay, como es el derecho de adoptar hijos, la protección de una ley contra la violencia doméstica y la protección contra el discrimen en el empleo por motivo de su identidad sexual. Esto, por ejemplo, ha llevado al obispo de la Diócesis de Arecibo, Daniel Fernández, a participar de marchas en defensa de la familia tradicional.

El obispo portorriqueño Eusebio Ramos Morales, titular de la Diócesis Fajardo-Humacao, explicó que la Nueva Evangelización se trata «de que la Iglesia se haga más efectiva, más pastoral, más misionera, y pueda corresponder a las grandes necesidades que tienen la mujer y el hombre y concretamente a la familia. Urge afirmar la doctrina, la naturaleza, la identidad de la familia según el evangelio, hombre mujer».

Sobre los cambios que se le piden a la iglesia, el obispo de Caguas, Rubén González, dijo que los líderes religiosos son custodios de los postulados de la Iglesia católica pero no los pueden cambiar.

«Hay cosas que nosotros no vamos a cambiar, y esto tiene que estar bien claro, como el caso del matrimonio. El matrimonio no lo inventó la Iglesia Católica. Jesucristo elevó el matrimonio a sacramento. ¿Cuál es la definición de matrimonio? La unión de un hombre y una mujer. Eso no nos lo inventamos nosotros, nosotros defendemos eso porque ese es el postulado inicial. Que dos personas del mismo género se aman y se quieren, yo no me voy a meter en eso, ni la iglesia. Pero eso no es un matrimonio».

En el caso del reclamo por el sacerdocio de las mujeres, el obispo de Ponce, Félix Lázaro, sostuvo que «la dignidad más grande la tiene una mujer, que fue escogida para ser madre de Dios, qué más busca una mujer».

Mientras que González manifestó que aunque reconocen «que la dignidad de la mujer y del hombre son iguales» la limitación de las mujeres en el sacerdocio es «un asunto fundamentalmente etiológico y de la tradición de la iglesia».

Enid Miranda Matos, doctora en filosofía y antropología de las religiones y directora de la Oficina de Relaciones Internacionales de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico (Pucpr), es parte de los católicos que exigen cambios.

«Tenemos que resolver el problema de los divorciados. Tenemos que resolver el problema de los gays. Tenemos que resolver el problema de los matrimonios que, aunque no los reconozcamos, se dan. Conozco muchos divorciados que hace años no pueden tomar la comunión precisamente porque son divorciados y me parece que esa penalización es injusta», declaró la profesora.

«Lo que me interesa más es el papel de la mujer. ¿Por qué no podemos acceder al sacerdocio? ¿Porque Cristo escogió a 12 apóstoles? Sí, pero detrás de cada apóstol había unas mujeres y sin las mujeres no hubiesen podido hacer lo que hicieron», reclamó.

Miranda dijo que tiene fe en que el nuevo papa tenga una voz cantante en hacer cambios y mencionó la necesidad de que la iglesia se involucre más con los problemas sociales del país.

Brasil.

En Brasil, el catolicismo romano encogió 8,94% en 10 años, según datos comparados de los censos de 2000 y 2010. Aun así, es la mayor y más fuerte religión del país. El investigador y profesor de Teología de la PUC-Río, Paulo Fernando Carneiro de Andrade, explica que la reducción del catolicismo en el mundo está conectada a la pluralización y a la secularización, fenómeno en que el hombre vive en un mundo muchas veces prescindiendo de la religión.

Según él, mientras en Europa la secularización llevó al crecimiento del ateísmo, en Brasil llevó a la diversificación: «Aunque haya en el imaginario un país religiosamente plural, en verdad Brasil continúa siendo un país fuertemente cristiano. Sumando el catolicismo, las religiones evangélicas y los sin religión, da en torno a un 95% de la población», explica.

Además considera, que aunque los principios sean los mismos, la diferencia para el catolicismo está hoy en la forma de comunicarse con los fieles. «Este es el desafío pastoral, como evangelizar esa sociedad ahora plural. Es algo sobre lo que el papa Benedicto XVI ya insistía, que la Iglesia necesita también hablar para fuera, desarrollar la capacidad de escuchar. El diálogo ha sido también tema muy importante en las homilías del papa Francisco», comentó.

En Colombia, una encuesta contratada por El Tiempo en diciembre del 2011, y realizada por la firma Datexco, concluyó que ocho de cada 10 colombianos se autoproclamaron católicos. Sin embargo, la misma investigación, realizada en las principales ciudades del país, evidenció que muy pocos viven una fe realmente comprometida y que la religión católica es, en la mayoría de casos, simplemente, una herencia familiar que no siempre se lleva a la práctica.

Por ejemplo: sólo el 45% va a misa los domingos, 20% acude a la iglesia únicamente a ceremonias especiales y apenas el 28% lee la Biblia, y de vez en cuando.

En Argentina, pese al llamado «efecto Bergoglio», el estudio más amplio sobre las «Creencias y actitudes religiosas en la Argentina» de 2008″ establece que el 91,1% de la población se considera creyente, aunque sólo 76,5% se define católico, 9% evangélico y 11,3% manifiesta ser ateo, agnóstico o sin ninguna religión. El 1,2% adhiere a los Testigos de Jehová y el 0,9% se proclama mormón.

La Iglesia Católica chilena ha vivido en carne propia las dificultades que se han expresado en todo el mundo. Los últimos años han sido tiempo de tensiones al interior del clero y también entre el clero y sus fieles. Sin embargo, la institución misma, aunque puesta a prueba y cuestionada, se ha mantenido en alto, dando cuenta de la raigambre que tiene al interior de la sociedad nacional y del valor que ésta le asigna.

De hecho, el papel jugado por los obispos de Chile en términos de orientación respecto de demandas cívicas, sociales e incluso políticas, es respaldado históricamente hasta por sectores no creyentes.

En este punto cabe señalar que los datos obtenidos tras el censo de 2012 demuestran que la explosión de denuncias por abusos sexuales -con el caso del sacerdote Fernando Karadima como emblema de ese tiempo oscuro-, no ha provocado en el país una debacle religiosa, como algunos temieron. El conflicto se resolvió más como una «crisis de confianza» que como una «crisis de identificación religiosa», de manera que el declive en la proporción de católicos es inferior a la registrada en el censo anterior, cuando hubo 7 puntos porcentuales de caída (de 77 a 70), registrándose esta vez un descenso de dos puntos.

Esas mismas cifras indican que aumentó, en todos los grupos de edad registrados, el porcentaje que dice no identificarse con ninguna religión. Entre los jóvenes, por ejemplo, uno de cada cinco se declara no pertenecer a ninguna religión. En total, el 67% se declara católico y el 11,58% no se identifica con ninguna creencia.

En abril de 2013, además, otra noticia causó inquietud: las vocaciones sacerdotales, según cifras de 18 de 33 seminarios, fueron un tercio de las que había en 2002. Ese año, 71 jóvenes ingresaron a 18 casas de formación mientras que en 2013 ingresaron apenas 24. En un período de 11 años, de 634 estudiantes, sólo 56 llegaron al sacerdocio o a los votos perpetuos (en el caso de las congregaciones religiosas). Entre 1985 y 2000, en cambio, el 33% de los postulantes fue ordenado sacerdote, lo que concuerda con las cifras internacionales de ese período (datos entregados por el rector del Seminario Pontificio Mayor, padre Fernando Ramos).

En Venezuela, la institución no ha abandonado su vocación pastoral ni se ha alejado de la comunidad, pero la comunidad sí ha migrado hacia otros credos. Un estudio del Laboratorio de Ciencias Sociales mostró que, en 1987, 85% de los venezolanos era católico y, en 2011, la cifra bajó a 75%. A la par, los cristianos evangélicos crecieron de 7% a 14% en el mismo período. El Reporte de 2010 del Centro Pew señala que el 89% de la población es cristiana; de ellos, 86% es católica y 11% evangélica. Los judíos, musulmanes e hindúes no tienen más de 1%.

La historia se repite en Costa Rica, donde de acuerdo con una reciente encuesta de la consultora Unimer, 57% de la población mayor de 18 años se declara católica. Los seguidores del catolicismo en Costa Rica han disminuido en los últimos años: en 1999 representaban el 73% de la población. La caída fue más abrupta a mediados de esa década producto de escándalos económicos y sexuales de la Iglesia que llevaron a dos sacerdotes famosos a la cárcel.

Este credo es el practicado por 86% de la población de clase alta, 76% de los adultos mayores de 50 años y 80% de quienes tienen educación universitaria. Para atraer a fieles, hoy la Iglesia católica costarricense ha emprendido una labor de renovación acercándose a la gente y creando una idea de comunidad. «Es algo que la Iglesia no hacía antes, estamos impulsando, diálogo y acercamiento», dijo el sacerdote Roberto Salazar, de la parroquia San Juan de Tibás.

La iniciativa se ha implementado de forma diferente en las comunidades. Así, por ejemplo, en el barrio Cuba, una zona marginal de la capital, el presbítero Alfredo del Toro decidió hacer las misas en la calle y hasta llevar mariachis para incentivar la participación de los vecinos.

Por su parte, en la iglesia de Tibás utilizan pantallas planas dentro del templo para proyectar videos del Evangelio, letras de las canciones e imágenes del sacerdote mientras oficia la misa.

«El error de la Iglesia es que por muchos años ha sido de puertas cerradas», afirmó, José Pablo, un joven de 26 años que ha puesto su grano de arena en este proyecto a través de las «misiones evangelistas», que consisten en salir a los parques y aceras a repartir volantes, predicar y dar testimonio sobre su vida dentro de la Iglesia.

Los datos de la consultora Unimer muestran que para el 96% de la población, Dios es importante en su vida, lo cual indica que muchos no pertenecen a ninguna religión pero sí tienen alguna creencia espiritual. «Dios no es el problema, la gente cree en Dios. El tema es la Iglesia», concluye el presbítero Roberto Salazar.

RELIGIONES-GDA

BAJA EN LOS CULTOS EN URUGUAY

En 1989 hubo 4.357 bautismos, el sacramento de iniciación por el cual se pasa a integrar la iglesia. Y en 2010 esa cifra bajó a 2.947 bautismos, según las estadísticas de la Arquidiócesis de Montevideo, publicadas en marzo por el diario El Observador.

Eso implica un descenso del 55%. Las comuniones se redujeron un 32% (de 4.357 a 2.947) en dos décadas, mientras que las confirmaciones bajaron un 22% (de 933 a 721).

Los matrimonios, por último, fueron los que tuvieron la caída más pronunciada: 68%. Mientras que en 1989 se celebraron 3.562 matrimonios, en 2010 fueron nada más que 1.120.

«WOODSTOCK CATÓLICO»

Una reunión con jóvenes

El papa Francisco visitará Brasil desde el próximo lunes 22 y hasta el 28 de julio en su primer viaje internacional. El viaje papal tiene lugar en un momento en el que América Latina, la región con más católicos en el mundo, registra un crecimiento de las iglesias evangélicas, como se reseña en la nota principal.

Francisco, 76 años, cumplirá una agenda cargada durante la semana que permanecerá en Brasil, un país sacudido por masivos movimientos de protesta contra la corrupción, los pésimos servicios públicos y sobre todo el aumento de la brecha entre los ricos y los pobres.

El papa ha cosechado en sus primeros cien días de pontificado una sorprendente popularidad en todo el mundo, mostrando el rostro humilde y sencillo de la Iglesia. Hijo de inmigrantes italianos, Francisco, que conoce bien los problemas e injusticias de América Latina, no teme que las manifestaciones de protesta perturben su visita.

El motivo principal del viaje es presidir en Río de Janeiro la Jornada Mundial de la Juventud, que suele llamarse «el Woodstock católico». También visitará a los pobres de una favela, enfermos en un hospital, recibirá presos y peregrinará al santuario de Aparecida.

AFP

 

 

http://www.elpais.com.uy/que-pasa/mirando-cielo.html

A %d blogueros les gusta esto: