Lanzamiento del libro De Camilo a Golconda


Más de trescientas personas, entre académicos, dirigentes políticos, defensores de derechos humanos, religiosos, religiosas y laicos católicos, asistieron el pasado 14 de febrero al auditorio de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional para el lanzamiento del libro De Camilo a Golconda. Junto a un seminario, una toma cultural y otros eventos, la actividad formó parte de una serie de acciones organizadas para conmemorar la muerte de líder político Camilo Torres Restrepo y analizar la influencia de su pensamiento en la historia de Colombia.

Enriquecido por la interpretación musical de los miembros de la Red Teo-artística Kaired, el encuentro contó con las palabras de Javier Giraldo, S.J., Consuelo Leonor Esguerra, Javier Darío Restrepo, entre otros. Ayudados por sus intervenciones, los asistentes pudieron hacer memoria crítica de los procesos sociales adelantados en nuestro país entre las décadas de los sesenta y setenta, atendiendo al papel desarrollado por miembros Iglesia en el rumbo de los acontecimientos.

El P. Javier Giraldo, S.J., recordó el surgimiento de Golconda. Años atrás había tenido lugar el Concilio Vaticano II, y la recepción de su espíritu renovador aún estaba por hacerse, cuando en 1968 cincuenta sacerdotes católicos, aún impactados por la muerte de Camilo Torres Restrepo, se reunieron en Viotá para compartir los trabajos que cada uno llevaba a cabo en el campo social, estudiar la encíclica Populorumm progressio de Pablo VI, y reflexionar en torno a su ejercicio pastoral. Dicha reunión les llevó a constatar la necesidad de organizarse para intercambiar experiencias y coordinar trabajos, al tiempo que les exigió programar un segundo encuentro. Realizado en Buenaventura, éste último se llevó a cabo entre el 9 y el 13 de diciembre. El objetivo se circunscribió a la problemática social colombiana, punto de vista a partir del cual se estudió la acción pastoral. Como fruto de su segunda reunión el grupo redactó un documento que hizo eco de algunos planteamientos de la Conferencia del Episcopado Latinoamericano, reunida en Medellín unos meses atrás. No pasaría mucho tiempo antes de que las presiones se hiciesen sentir en respuesta a las posturas políticas y a las implicaciones sociales del texto. La mayoría de quienes lo firmaron sufrieron sanciones por parte de sus superiores, mientras que tres de ellos optaron por la vía armada.

Consuelo Leonor Esguerra, autora de un libro autobiográfico titulado La búsqueda, recordó a los asistentes que las preocupaciones de Golconda y el pensamiento de Camilo Torres favorecieron el surgimiento de movimientos que no sólo involucraron a sacerdotes, sino también a religiosas y a laicos. Luego de recordar a Isabel Restrepo, madre del bogotano, subrayó el importante papel del compromiso de las mujeres, tanto en Colombia como en toda América Latina. Muchas de ellas murieron por optar conscientemente en favor de la causa de la transformación. Finalmente, hizo un llamado a lo femenino en todos: “hay que reconquistarlo, sacarlo adelante”, afirmó, “pues ello nos ayudará a preservar y a respetar la vida”.

Javier Darío Restrepo, autor de La revolución de las sotanas, compartió de forma puntual una serie de reflexiones. Su libro sobre Golconda fue escrito veinticinco años después de la aparición del grupo, y según el autor fue una experiencia de suma importancia que le enseñó más de lo que pudo imaginar en un primer momento.

Según recordó el periodista, mientras a finales de los sesenta a una parte de la Iglesia la abrumaban el pasmo, la indecisión y los esfuerzos para sacarle el cuerpo al ímpetu renovador del Concilio, los sacerdotes del Golconda “vieron con claridad lo que Germán Zabala y otros estudiosos estaban proclamando: «los curas no van a hacer la revolución, pero la revolución no se podrá hacer sin los curas». Para estos sacerdotes no se trataba de subir a la Iglesia a los vagones del movimiento, sino de echarle combustible a la caldera para que el tren acelerara a su marcha”.

Tiempo después, cuando el camino de la mayoría de los miembros del grupo había tomado rumbos muy diversos, encontrando cada quien un sentido más amplio para su vida, e incluso para su sacerdocio, “un sentido distinto del que hasta entonces le habían dado”, el periodista pudo identificar, gracias a los apasionantes diálogos que con algunos de ellos tuvo, que algo semejante también había ocurrido a la Iglesia cuando en Medellín afirmó en 1968 su opción preferencial por los pobres: ésta “le trazó nuevas tareas, y le dio una nueva dimensión a las actividades pastorales de siempre”.

“Cuando los curas de Golconda se reunieron en Cartagena, para plantearse con toda crudeza el dilema «la pastoral social o la guerrilla», y tres de ellos, puestos contra la pared, no tuvieron otra salida que las armas, entonces todo el grupo debió sentir que se les había desaparecido la distancia que separa la teoría de la praxis, los discursos de la acción. Ese fue, sin duda, el punto de partida para una de las ideas que hoy están en la base de “La nueva evangelización”. Y es que la misión debe dejar atrás la etapa de los sermones y los ritos para asumir resueltamente la del testimonio de vida. Es posible que a partir de esa reunión, en que se decidió el ingreso de Manuel Pérez, Domingo Laín y José Antonio Jiménez a la guerrilla, los curas de Golconda hubieran comprendido, sin dudas posibles, qué significaba llenar el vacío dejado por Camilo Torres. Camilo nunca habló de opción preferencial por los pobres, pero en sus cartas al Cardenal Concha y al Arzobispo Isaza su discurso giró alrededor de la realización eficaz del precepto del amor al prójimo y de la suprema medida de las decisiones humanas que es la caridad. El encuentro con esa idea le quitó el sosiego y cualquier clase de calculadas teorías a Camilo, y fue lo que movilizó a estos intérpretes de la Populorum progressio reunidos en la finca Golconda, y es lo que mantiene viva y paciente y urgida a la Iglesia de hoy. Si Golconda activó esa energía transformadora, o simplemente co-ayudó en ese dinamismo, no parece un asunto importante: es asunto de teorías. Lo que sí sé es que después de esos años la Iglesia en Colombia y en el continente no pudo volver a ser la misma. Observar el cambio producido en esa vieja institución desde los años sesenta es un apasionante tema intelectual y un estimulante emotivo para la entrega”.

Miguel Ángel Estupiñán

 

http://amerindiaenlared.org/noticia/250/lanzamiento-del-libro-de-camilo-a-golconda/

 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: