CARTA ABIERTA AL SEÑOR JORGE HUMBERTO PELÁEZ PIEDRAHITA RECTOR UNIVERSIDAD JAVERIANA CALI


Las personas y grupos abajo firmantes (organizaciones feministas, mujeres, varones, caleños y caleñas, estudiantes de la Universidad Javeriana, comunidad en general) nos dirigimos a usted para manifestarle nuestro desacuerdo e indignación frente a sus declaraciones en relación con al arresto del profesor Ricardo Zuluaga Gil, el día 25 de Julio de 2013, y que se encuentra ya bajo la legítima imputación de cargos por violencia intrafamiliar y abuso sexual en menor de 14 años con agravante de incesto.

Consideramos que una persona que tiene la tarea de dirigir y representar una institución universitaria, como usted en su calidad de rector, debe desempeñar el cargo con responsabilidad ética y democrática de cara a la comunidad académica, pero también –y sobre todo- de cara a la sociedad y a la realidad. Por ello nos parece incorrecto que usted califique los hechos de violencia de género, intrafamiliar y el abuso sexual como asuntos concernientes al ámbito privado y no como problemas de interés público. Así consta en el comunicado oficial en el que expresó que “lamenta profundamente los hechos que se han presentado con el profesor Ricardo Zuluaga Gil, los cuales hacen parte de su esfera personal e íntima de carácter familiar”. Y en la entrevista, realizada por el noticiero del canal regional, en la que usted manifiesta esperar que el señor Zuluaga supere esta situación.

 

En primer lugar le recordamos que los hechos se han presentado sobre la humanidad de otras personas y no sobre la del señor Zuluaga, y que son las primeras, y no el segundo, las víctimas. O presuntas víctimas si usted prefiere.

 

Segundo: que, si bien usted apela a la figura de presunción de inocencia, las víctimas tienen derecho a ser oídas y a que su testimonio sea considerado como legítimo. Mucho más cuando se trata de crímenes que involucran la violación de los derechos humanos (vidas libre de violencias, derechos sexuales y reproductivos) y mucho más cuando se trata de niñas/o que por su misma condición son más vulnerables e indefensos.

 

En tercer lugar, que lo que usted señala como algo personal e íntimo, con la clara intención de restarle importancia a los hechos, es definido por la Ley 1257 de 2008 como actos de violencia que generan serios problemas en la salud física, emocional y psicológica de las víctimas, y que acarrean consecuencias penales en la persona del agresor. Además de reproducir condiciones históricas de desigualdad y agresión contra las mujeres.

 

Así mismo dicha ley, que es la Ley de La No Violencia Contra las Mujeres, establece como un asunto de interés público la violencia de género y la violencia sexual a que están expuestas constantemente las mujeres y las niñas, y llama a la urgente toma de conciencia y a la realización de esfuerzos multidimensionales, conjuntos y continuos para su erradicación.

 

En cuarto lugar, le recordamos que en Colombia, según el Observatorio de Asuntos de Género de la Presidencia de la República, entre 2007 y 2011, 84.894 mujeres fueron valoradas por abuso sexual; que se estima, también, que el 65% de las mujeres han sufrido algún tipo de violencia, que más del 30% de las mujeres ha sido agredidas de alguna forma por su cónyuge o compañero permanente y que en el 40% de los casos de abuso sexual el agresor es un familiar cercano, como el padre, padrastro, esposo, hermano, tío. En 2011, en cerca del 80% de los casos de abuso sexual la víctima fue una niña y su victimario alguien del ámbito familiar cercano.

 

Finalmente, le invitamos a que investigue sobre la aguda problemática de género que hay en la población colombiana y a que visualice su enorme trascendencia en la vida de millones de mujeres, niñas y en general de la toda sociedad puesto que  los  derechos de  las mujeres son derechos humanos y sin derechos humanos no hay paz ni justicia social.

Cali, 28 de julio de 2013.

Atentamente,

Melissa Rojas Molina

César Iván Osorio Díaz – Egresado Javeriana

Colectivo Editorial El Contubernio de las Cinéticas

Mariella  López

Diana Morales

Nathalia Bedoya

Luisa María Ramírez

Ana Lucero Oliveros Arboleda

Jonathan Suárez Montoya

Tatiana León Diaz

Christian Alexis Velasquez

Lizeth Trejos

Christian David Santacruz

Luisa María Ospina Muñoz

Angélica Guzmán

Angélica Yory

Lorena Rosero Daza

Keila Holguin Rosero

gisley vanessa peñafiel acosta

Yolanda Molina Franco

Lina María Ramírez Morales

Lucrecia Cardona Velez

Paola Clavijo González

Norma Lucía Bermúdez Gómez

Adriana Granados Barco

Martha Elena Giraldo Mendoza

María Jimena Bonilla Vivas

Maria Andrea Diaz

Sofi Ospina

Luisa Arias Barco

Ana Isabel Arenas Saavedra

Martha Cecilia Londoño López.

Yajaira Gaviria Almeida

Katherine Eslava Rivera

Maria Eugenia Betancur Pulgarín

María Asunción Pintó

Carmiña Navia Velasco

Eliana Scioville García

Karen Paola Castillo Molina

Lizeth Johana Henao Posso

Claudia Ramirez

Carolina Catacoli Camacho

Ana María Gómez Vélez

Gabriela Castellanos

María del Pilar Peralta Ardila.

Jhonny Alberto Ocampo.

Isabel López

 

Si la comparten, por favor suscríbanla aquí:
https://docs.google.com/document/d/1VOTf8g1FS6zeCZw4f0jBS-AcT2i4uNRhR-LESAPrSYA/edit

 

 

 

Remitido al e-mail

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. justicia y respeto
    Ago 15, 2013 @ 09:31:22

    Respetados Señores y Señoras firmantes de esta carta, igualmente como lo dicen ustedes, es indignante las posiciones que adopta la gente en este país…y más aun cuando se desconocen los temas, las situaciones y hasta las mismas personas en general. Pero esto es producto de nuestra cultura y falta de educación que adicional a nuestro afán de dañar y juzgar la gente se hacen comentarios como los de esta carta. Los invito a todos a informarse y conocer un poco del Dr. Zuluaga, su familia y sus principios… y ver a lo que es capaza de llevarlo una mala mujer… que en su afán de dañar y acabar con la integridad y prestigio de una persona hace comentarios como los que salieron a la luz publica. Espero que la justicia divina se encargue de aclarar todo… ya que en la humana no se puede confiar.
    Sres firmantes de esta carta… espero que cuando se aclaren todos estos temas… tengan la suficiente capacidad para sacar otro comunicado pidiendo disculpas, para las personas ofendidas y en especial a Dr. Zuluaga que es la victima aquí.

    Responder

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: