HABLAR DE DIOS Y A DIOS EN CLAVE DE MUJER


Page 1
Una reflexión acerca del lenguaje sobre Dios1
Lic. Lucía Riba de Allione
Queremos comenzar comentando el por qué del título de nuestro trabajo, para plantear desde
el inicio cuál va a ser la perspectiva desde la cual reflexionaremos acerca del lenguaje sobre
Dios, tema que, por muy antiguo y meditado, no deja de ser fundamental para aquellos que nos
dedicamos al quehacer teológico. Decimos que lo haremos en clave de mujer2 porque nos
interesa plantearlo desde una óptica de género. Indudablemente, “la toma pública de la palabra
teológica por, desde y para las mujeres”3 puede ser tomada como consecuencia al interno de la
Iglesia de aquel “signo de los tiempos” al que hacía referencia el Papa Juan XXIII en su
encíclica Pacem in Terris al caracterizar a la época moderna: “el ingreso de la mujer a la vida
pública” (nº 41). No podemos negar que uno de los acontecimientos más significativos de la
modernidad ha sido la irrupción de la mujer en la historia como sujeto social, político y moral.
De allí que también en la Iglesia las mujeres queremos ser tratadas como personas adultas, con
voz propia, no para acallar la otra voz, la de los varones, sino para hacer tomar conciencia de
que
“la mayor parte del discurso público de inteligencia del mundo, de la fe, del misterio de
Dios, de la Iglesia, de la espiritualidad, ha sido hecho como si la mujer no existiera como
sujeto activo”.4
Creemos que necesitamos abrir el lenguaje, hacerlo más incluyente, ampliar espacios5,
para que las mujeres también podamos encontrarnos, vernos reflejadas, expresarnos y expresar
nuestros sentimientos6 y nuestra fe en un Dios que no tiene exclusivamente rasgos masculinos.
Hacemos esta afirmación porque estamos convencidas que el cristianismo carga con siglos de
una cultura patriarcal -y en muchos casos hasta misógina- ya desde cuando asumió la herencia
judía, aunque esta perspectiva contradijera la del mismo Jesús.7 Comenta Carlos Schickendantz:
1 Esta comunicación, ahora con algunas correcciones, fue publicada en C. SCHICKENDANTZ (Ed.): Lenguajes
sobre Dios al final del segundo milenio. Diálogos interdisciplinares, EDUCC, Córdoba, 2003. Dicho libro recoge
las conferencias y comunicaciones de las Jornadas Interdisciplinares que se realizaron en el mes de mayo de 2003
en la Facultad de Filosofía y Humanidades de la UCC, cuya temática fue, justamente, “Los lenguajes sobre Dios al
final del segundo milenio”. Por otra parte, supone una continuidad con lo que vengo trabajando sobre la reflexión
bíblica desde una perspectiva de género. De allí que retoma y profundiza trabajos anteriores, algunos presentados
en el marco de anteriores Jornadas de Teología, Filosofía y Ciencias de la Educación.
2 Esta expresión está tomada de una colección editada por Desclée de Brower, cuyo primer volumen fue Relectura
del Génesis. En clave de mujer…, Isabel GÓMEZ ACEBO (ed.), Bilbao, 1997.
3 GONZÁLEZ, M.: “Epílogo imposible” en: Proyecto 39: El lugar teológico de las mujeres, un punto de partida,
Don Bosco, agosto, 2001, (381-386), 382. La cursiva es del autor.
Idem. 383.
5 La categoría espacio es clave en la antropología de María Teresa Porcile Santiso al referirse a la mujer. Cf. La
mujer, espacio de salvación. Misión de la mujer en la Iglesia, una perspectiva antropológica, Trilce, Montevideo,
1991.
6 Dice Elsa Tamez: “A quienes hemos sido occidentalizados y educados en la academia clásica nos da vergüenza
hablar de Dios de manera ajena al discurso analítico. Nos cuesta hablar de sentimientos, pues creemos que eso es
asunto de poetas o mujeres, Sin embargo, si es cierto que los sentimientos y la pasión son más cercano a la
profundidad de lo humano que las ideas, -que también son humanas aunque etéreas-, entonces debemos teologizar
con los sentimientos, pues yo creo que mientras más humanamente hablamos de Dios más honestamente y desde la
desnudez nos acercamos a lo divino”. “Confesiones”, en Vida y pensamiento Vol. 17, nº 2: Dios en América
Latina, DEI, Costa Rica, 1997, (5-12), 8.
7 Cf. nuestro trabajo “Jesús y las mujeres. Las mujeres y Jesús. Una mirada desde los evangelios” en: C.
SCHICKENDANTZ (Ed.): Mujeres, género y sexualidad. Una mirada interdisciplinar, EDUCC, Córdoba, 2003,
(115-153).

Page 2
2
“El lenguaje de la predicación de la Iglesia surgió históricamente en el contexto de la
estructura patriarcal de Israel y estuvo regido en toda8 su tradición occidental por una
imagen ‘androcéntrica’ (es decir, proyectada desde el varón como el ‘verdadero ser
humano’) del mundo y de la realidad humana. Así, no es extraño que su lenguaje sobre
Dios utilice siempre, casi exclusivamente, analogías de carácter masculino: Padre,
creador, señor, soberano, juez, rey, etc”.9
Esta perspectiva quedó plasmada en la teología10 y en la praxis de la Iglesia, y fue
internalizada durante siglos por las mismas mujeres. Ahora bien, no se trata de dejar de lado las
enseñanzas que ya son patrimonio de la Iglesia, como por ejemplo, los nombres tradicionales de
Dios. De lo que se trata es de enriquecerlos con esta otra mirada para que la del varón no sea
exclusiva y excluyente y para hacer explícito, entonces, lo implícito, visible lo invisible.11
En nuestro estudio hemos privilegiado la Sagrada Escritura porque creemos que esos rasgos
de Dios que queremos destacar aparecen ya en la misma revelación. Por otra parte, lo
presentamos con un lenguaje más bien intuitivo y simbólico, no buscando precisiones y
certezas12, ya que estamos convencidas que nuestro lenguaje sobre Dios no podrá nunca definir o
agotar su misterio. Porque estamos hablando justamente de Aquel que nos trasciende
absolutamente, que no puede ser comprendido, “aprehendido” por nuestras limitadas
inteligencias y palabras, por eso afirmamos con Job: “…Sí, yo hablaba sin entender de maravillas
que me sobrepasan y que ignoro…” (42, 3b). En este sentido afirmamos que la temática del
lenguaje sobre Dios parece revelar cada vez con más fuerza la inadecuación de todo lenguaje
sobre Dios. Podríamos hablar, entonces, de una “teología apofática”, o, por lo menos, recordar
que no hay ninguna teología que pueda agotar desde su particularidad -de lenguaje, de
contexto histórico desde el cual se parte, de género, etc.- el misterio de Dios. Y que, por lo tanto,
serán muchos los rasgos, más aún, los rostros de Dios desde los cuales balbuceamos sobre dicho
misterio.
¿Y cuáles podrían ser, entonces, algunos de esos rasgos para hablar de Dios cuando lo
hacemos en clave de mujer? Cuando hablamos de Dios las mujeres partimos habitualmente de lo
experiencial, es decir, privilegiamos la experiencia como lugar hermenéutico. Es en la realidad
8 Al decir “toda la tradición occidental” entendemos no sólo el momento de fijación en el depósito revelado, en el
cual el lenguaje y los símbolos utilizados han sido puestos sólo por los varones, sino también en el proceso
hermenéutico posterior, ya que ellos se arrogaron el poder exclusivo de la interpretación. A modo de ejemplo, cf.
MARTÍNEZ RUIZ, C.: “La formación del discurso sobre el género en Occidente” en: Mujeres, género y
sexualidad. Una mirada interdisciplinar, o.c., (155-191).
9 “Modernidad, humanismo y religión. Reflexiones acerca del lenguaje sobre Dios” en: ¿adónde va el papado?
Reinterpretación teológica y reestructuración práctica, Ágape-Proyecto, Bs. As., 2001, (17-46), 33.
10
Dice Juan José Tamayo Acosta: “La historia de las relaciones entre las mujeres y la teología cristiana puede
resumirse en una palabra: desencuentro. Donde había teología no estaba la mujer; donde estaba la mujer no había
teología. Ésta era obra de los varones, que han pensado a Dios a su imagen y semejanza y han interpretado la
palabra de Dios conforme a su lógica, la patriarcal. Lo expresa muy atinadamente el título de un número de la
revista Concilium: ‘La mujer, ausente en la teología y en la Iglesia’. Al discurso teológico puede aplicársele con
toda propiedad lo que Celia Amorós dice del discurso filosófico: que es ‘un discurso patriarcal, elaborado desde la
perspectiva privilegiada, a la vez que distorsionada, del varón, y que toma al varón como destinatario en la medida
en que es identificado como género en su capacidad de elevarse a la autoconciencia”. “Los nuevos escenarios de la
cristología” en: 10 palabras claves sobre Jesús de Nazaret, (J.J. Tamayo Acosta director), Verbo Divino, Estella
(Navarra), 1999, (11-55), 40. La cursiva es del autor.
11 Para el tema de la invisibilidad en relación a las mujeres cf. SCHÜSSLER FIORENZA, E.: “Romper el silencio,
lograr un rostro visible” en: Concilium 202, Nov. 1985, (301-320). AZCUY, V.R.: “El lugar teológico de las
mujeres” en: Proyecto 39, o.c. RIBA DE ALLIONE, L.: “Canto a la vida que no se ve. Hacia una hermenéutica
incluyente e inclusiva” en: Anatéllei (en prensa).
12 Nos parece sugerente lo que propone Guillermo Fernández Beret cuando nos habla de una “Teología en cambio
de época: hablar de Dios desde la intemperie” en: Actas de las VII Jornadas de Teología, Filosofía y Ciencias de la
Educación, Córdoba, 2000, (11-16).

Page 3
3
cotidiana13, realidad que para tantas mujeres se presenta frecuentemente como historia de
marginación, de pobreza y de sometimiento, desde donde la vivencia de Dios se convierte en
experiencia de libertad y liberación, de amor y de ternura, de gracia y gratuidad. Por eso, muchas
teólogas parten de un lenguaje biográfico-narrativo14 para hacer teología desde la propia
experiencia, o, como dice Virginia Azcuy, recuperando lo vivido.15 Descubrimos a un Dios
experimentado en lo cotidiano, el mismo Dios que se mete en la historia para volverla historia
salvífica y que antaño se les reveló a otros hombres y otras mujeres como el Dios de la vida, que
protege la vida. Es, por ejemplo, desde esta experiencia del Dios que escucha el clamor y que ve
la opresión y no queda indiferente sino que viene y salva, la que impulsa a Agar -mujer, esclava
y extranjera- a ponerle nombre a Dios llamándolo “El Roí”, el que ve. Por todo esto, Mercedes
Navarro presenta a Agar como teóloga, ya que puede hablar de Dios, decir quién es cómo es,
desde su propia experiencia:
“Al poner nombre a Dios (El que ve) Agar se convierte en una intérprete de la
divinidad en su propia historia, es decir, se convierte en teóloga. Toma conciencia de lo
que ha sucedido y le pone nombre, utilizando la capacidad de sujeto parlante que el ángel
le dio, para poner nombre a la experiencia religiosa que había tenido.16
Desde esta misma experiencia las mujeres privilegiamos lo relacional cuando hablamos de
Dios. Más que intentar definir qué es Dios, cuál es su esencia inmutable, lo reconocemos como
una presencia cercana, como un tú que nos llama a un diálogo interpersonal. De aquí la segunda
perspectiva del título de este trabajo: no sólo hablar de Dios, sino también Dios como un
alguien. Como dice Esperanza Bautista:
“(el) lenguaje masculino parece olvidar que el creyente no sólo habla sobre Dios, sino
que también y sobre todo habla a Dios. Cuando hablamos sobre alguien, estamos
designando a un sujeto o realidad concreta a la que nos referimos y a la que atribuimos
unas cualidades. Esto significa que objetivamos un ‘tú’ […]; pero también es cierto que,
normalmente, cuando hablamos con alguien no se siente tanto la necesidad de objetivar a
nuestro interlocutor como el hecho de hablar con él”.17
Desde esta fe en un Dios que se experimenta de una manera distinta, próxima y relacional,
como un tú personal, entendemos, por ejemplo, las palabras de Ana, según el libro de Samuel:
“Mientras ella prolongaba su oración delante del Señor, Elí miraba atentamente su boca. Ana
oraba en silencio; sólo se movían sus labios, pero no se oía su voz. Elí pensó que estaba ebria, y
le dijo: ‘¿Hasta cuándo te va a durar la borrachera? ¡Ve a que se te pase el efecto del vino!’. Ana
respondió: ‘No, mi señor; yo soy una mujer que sufre mucho. No he bebido vino ni nada que
pueda embriagar; sólo me estaba desahogando delante del Señor” (1 Sam. 1,12-15). Más
adelante, habiendo sido escuchada, la misma Ana prorrumpe en un canto de alegría proclamando
la salvación de su Dios: “Mi corazón se regocija en el Señor, tengo la frente erguida gracias a mi
Dios […] porque tu salvación me ha llenado de alegría…”(2,1). Todo el relato da cuenta, en
definitiva, de una experiencia de profundo encuentro con un Dios vivenciado como un tú
personal.
13 Será por ser tan “cotidiana” que Elsa Tamez descubre a Dios como amor y pan: “Dios es amor y pan. Y confieso
que no puedo vivir sin Dios, porque no puedo vivir sin amor y sin pan. Para mí no hay manera más completa de
entender, percibir y sentir a Dios si no como amor-pan. Las imágenes: creador, juez, padre, madre, liberador,
guerrero, rey, señor y otras no son más que proyecciones de la matriz amor-pan, los nutrientes fundamentales para
la vida”. “Confesiones”, o.c., 6.
14 Cf. TAMEZ, E.: “La vida de las mujeres como texto sagrado”, en Concilium nº 276: Las Escrituras Sagradas de
las mujeres, Verbo Divino, Estella, Navarra, Junio, 1998, (83-92).
15 “Hacia una Iglesia más solidaria con las mujeres” en: Erasmus. Revista para el diálogo intercultural, III, 1/2001,
(77-95), 78, cf. nota 2.
16 NAVARRO, M. y BERNABÉ, C.: Distintas y distinguidas. Mujeres en la Biblia y en la historia; Claretianas,
Madrid. 1995, 22. El subrayado es de la autora.
17 BAUTISTA, E.: “Dios” en: 10 mujeres escriben Teología, o.c., (105-130), 111.

Page 4
4
Hablar de Dios en clave de mujer es también destacar el lenguaje de la debilidad y de la
impotencia, porque al ubicarnos en el lugar del marginado -y las mujeres podemos dar cuenta de
siglos de historia de exclusiones- descubrimos a un Dios cuyo poder es su compasión, cuya
omnipotencia se muestra en su vulnerabilidad. Podríamos decir que, en las vidas de muchas
mujeres y a través de ellas, Dios se revela como un Dios con entrañas18 maternas, que se pone en
el lugar del que sufre y no permanece indiferente frente al mismo, un Dios que posibilita y
amplia espacios de vida. Nos recuerda al Dios de Oseas, que, como una madre19, enseña a
caminar a su hijo, Israel, lo alimenta, lo alza contra su mejilla, lo perdona a pesar de sus
rebeldías (11,1-9. Cf. Is. 49,15; Jer. 31,20; Dt. 32,10).20 Pero más aún, al hablar del lenguaje de
la debilidad y la impotencia destacamos que el Dios bíblico llevó a plenitud la revelación en la
encarnación de su propio Hijo, y la encarnación nos habla, justamente, del misterio de la kénosis
-anonadamiento- de aquel que “era de condición divina y no consideró esta igualdad con Dios
como algo que debía guardar celosamente: al contrario, se anonadó a sí mismo, tomando la
condición de servidor y haciéndose semejante a los hombres. Y presentándose con aspecto
humano, se humilló hasta aceptar por obediencia la muerte y muerte de cruz” (Flp. 2,6-8). Así,
nos dice Esperanza Bautista:
“Para la mujer, Dios es […] también ese Dios oculto, escondido, que se muestra en
Jesús bajo una forma humilde, pobre, escarnecido, humillado y fracasado en la cruz, pero
que nos aclara algo del ser humano y que algo le aclara también a la mujer, pues ese Dios
que se revela en Jesús es una prueba de la riqueza en la pobreza, de la impotencia
humana, del amor en el abandono, de la plenitud en el vacío, de la vida en la muerte”.21
Al hablar de Dios las mujeres privilegiamos también un lenguaje holístico, que abarque
integrando todas las dimensiones y expresiones de lo humano: la razón y la intuición, la alegría y
la tristeza, la fuerza y la ternura, la acción y la contemplación, el juego, la risa, la danza…
También allí descubrimos al Dios de la vida y esos son nuestros caminos de encuentro con Él.
Por eso no nos extraña que, después del cruce del Mar Rojo, “Miriam, la profetisa…, tomó en sus
manos un tamboril y todas las mujeres iban detrás de ella, con tamboriles y formando coros de
baile. Y Miriam repetía: ‘Canten al Señor, que se ha cubierto de gloria: el hundió en el mar los
caballos y carros” (Ex. 15, 20-21). Cómo no cantar y bailar ante ese Dios que les dio semejantes
pruebas de su amor liberador. Elsa Tamez se refiere a esto cuando nos dice:
“Yo creo que cuando nosotras teólogas y teólogos construimos, pulimos y cultivamos
el discurso sobre Dios, Dios juega con nosotros: se ríe con y de nosotros. Porque hacer
teología es como jugar, y no lo digo irónica o despectivamente, sino como algo positivo y
con agrado. Pienso que cuando conscientemente se asume la teología como juego, lo
18 Dice Maurice de Cocagnac: “El simbolismo de las entrañas de Dios tiene, pues, una gran importancia en la
revelación del Señor de Israel. Su cólera es una acción que tiene un fin, pero la misericordia es la actitud radical, el
fondo de Dios, su corazón que no cesa de palpitar, su vigilancia amorosa que incuba por debajo de las cenizas del
pecado y del castigo”. Los símbolos bíblicos. Léxico teológico, Desclée de Brower, Bilbao, 1994 (2ª), 219.
19 Sobre la imagen materna de Dios destacamos el artículo de Mercedes NAVARRO: “El Dios de Israel: un padre
materno”, en donde a través de un detallado y profundo estudio, basándose en los primeros dieciocho capítulos del
libro del Éxodo, la autora nos muestra los orígenes de Israel en una triple secuencia cronológica: nacimiento,
cuidado y aprendizaje del pueblo. Señala cómo Dios concibe y da a luz a Israel; cómo lo alimenta, lo protege, lo
defiende y se le muestra como confianza básica; cómo enseña a andar a su pueblo, le enseña las primeras palabras y
lo conduce por un camino que es sendero de libertad. Todo esto está leído subrayando la dimensión relacional, en:
Ephemerides Mariologicae, Vol. XLI, Fasc. I-II: Dios y María de Nazaret en perspectiva feminista, Claretiana,
Madrid, 1991, (37-83). También se puede ver, entre otros, WACKER, M.T.: “¿Dios como Madre? Importancia de
una metáfora bíblica para la teología feminista” en: Concilium, Noviembre de 1989, (437-446). MC.FAGUE, S.:
“Dios Madre”, en la misma revista, (479-486). RIBA DE ALLIONE, L.: “Dios es padre, más aún es madre.
Reflexiones sobre la imagen femenina de Dios en el Antiguo Testamento”en: Anatéllei, Claretiana, Bs. As., Anuario
1998, (43-57).
20 Cf. RIBA DE ALLIONE, L: “Dios es Padre, más aún es Madre…”, o.c., 53-55.
21 BAUTISTA, E.: o.c., 127-128.

Page 5
5
humano ingresa placenteramente y con naturalidad al círculo del juego, saludando (con la
mano o con un beso en la mejilla, o quitándose el sombrero o las sandalias, dependiendo
del tipo y solemnidad del tema) las articulaciones que compondrán el cuerpo del discurso
que intenta exhibir a Dios a la racionalidad humana”.22
Ese lenguaje holístico nos recuerda que al hablar de Dios las mujeres buscamos un lenguaje
que sea incluyente e inclusivo, que supere las antinomias posibilitando integrar no sólo lo
diferente, sino hasta lo opuesto. Por eso mismo descubrimos, quizás con mayor facilidad, la
imagen de un Dios que tiene un proyecto de salvación universal, contra la tentación permanente
de todas las religiones de entender la elección como exclusiva y excluyente.23 Es interesante que
son muchos los pasajes bíblicos que nos muestran esta universalidad de la voluntad salvífica de
Dios a través del protagonismo activo de mujeres24, tales como Agar, la egipcia, a quien Dios le
hace una promesa paralela a la de Abraham: “Yo multiplicaré de tal manera el número de tus
descendientes, que nadie podrá contarlos”(Gn. 16,10); o las parteras egipcias25, Sifrá y Puá, que
con astucia y valentía se jugaron la propia vida para defender la vida de los niños hebreos (Ex.
1,15-21); o la misma princesa egipcia, que con sus gestos -bajar, oír, alimentar…- anticipa la
gesta del Dios del Éxodo para con el pueblo de Israel (2,5-10)26; o Rut, la moabita, que con su
fidelidad posibilitó la fecundidad y la continuidad de la historia de la salvación, una fidelidad
que le permitió ser contada entre las antepasadas de Jesús (Mt. 1,5 ; o la sirofenicia, que con su
fe porfiada consiguió no sólo la curación de su hijita, que tanto anhelaba, sino también que el
mismo Jesús ampliara las fronteras de su mesianismo hacia los paganos (Mc. 7,24-30).27 Esta fe
en un Dios que se nos revela con un proyecto universal nos compromete con el movimiento
ecuménico. En este sentido, es para destacar que frecuentemente la teología hecha en clave de
mujer se enriquece integrando desde sus diversas perspectivas a teólogas de diferentes iglesias,
lo cual queda plasmado, por ejemplo, en obras conjuntas, en asociaciones y grupos de
investigación, etc.28
Pero junto con esta universalidad, y aunque parezca contradictorio, el mismo lenguaje
incluyente supone también descubrir que Dios es un Dios “parcial”, con un amor preferencial
por el desvalido, el excluido. Claramente aparece en la Biblia como el defensor de los que no
tienen voz. Si pudiéramos preguntarle a Judit quién y cómo es el Dios que se le ha revelado,
quizás nos recordara estas palabras que expresan la experiencia del Dios liberador en una
situación límite: “Tú eres, Señor, el Dios de los humildes, el defensor de los desvalidos, el apoyo
de los débiles, el refugio de los abandonados y el salvador de los desesperados” (Jdt. 9,11). Es
más, hablar de este amor preferencial de Dios nos recuerda también el lenguaje de la gracia. El
Dios bíblico es el Dios de la gratuidad, el que le recuerda a Israel que “el Señor se prendó de
Uds. y los eligió, no porque sean el más numeroso de los pueblos. Al contrario, tú eres el más
insignificante de todos” (Dt. 7,7). Si Sara era “pequeña” en esa cultura, por su condición de
22 TAMEZ, E.: “Confesiones”, o.c., 10.
23 Estas posturas son las que llevan a los fundamentalismos de todos los tiempos y que tanto se nos presentan en
nuestros días. Cf. SARAMAGO, J.: “El factor Dios” en: El País, Madrid, 18/9/2001.
24 Lo que no significa que en la historia bíblica no haya también numerosos extranjeros que posibilitaron esa acción
salvífica universal.
25 Sobre la condición egipcia de las parteras cf. RIBA DE ALLIONE, L.: “Canto a la vida que no se ve”, o.c., cita
26.
26 Para las figuras de las parteras y de las princesa egipcia, cf. NAVARRO, M. y BERNABÉ, C.: Distintas y
distinguidas, o.c., 31-40. También RIBA DE ALLIONE, L.: “Canto a la vida que no se ve”, o.c.
27 Cf. nuestro trabajo “Jesús y las mujeres. Las mujeres y Jesús…”, o.c.
28 A modo de ejemplo, en el Proyecto Lahteo (Latinoamericanas haciendo Teología), proyecto de investigación y
publicación acerca del itinerario de las mujeres en la Teología Latinoamericana, si bien la mayoría de las mujeres
que participamos pertenecemos a la Iglesia Católica, no sólo participan teólogas de otras Iglesias cristianas, sino que
la referente del área bíblica es Mercedes García Bachmann, pastora luterana y doctora en Biblia, actual decana de
ISEDET, la Facultad evangélica argentina.

Page 6
6
mujer, si Eliezer lo era por ser el siervo de Abraham (15,2), Agar era la más pequeña por ser
mujer, esclava y extranjera, una combinación que en esa época suponía la total exclusión e
invisibilidad. Quién más que Agar sabe de su “insignificancia”, de su nada, de su falta de méritos
frente al Dios que la elige libremente, sin más motivos que su amor. Ésta será la experiencia
repetida de tantas otras mujeres en la historia que con María y como ella pueden decir: “Mi alma
canta la grandeza del Señor y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, porque él
miró con bondad la pequeñez de su servidora” (Lc. 1,46-48). Todas ellas nos recuerdan,
entonces, que el hombre no es ni ha hecho nada para “merecer” la elección de Dios. Él es
siempre el que toma la iniciativa, el que elige, llama y sostiene en la fidelidad.
Por otra parte, quizá porque desde tiempos inmemoriales las mujeres tuvimos una relación
más cotidiana y visceral con el cuerpo -a tal punto que numerosas veces se nos identificó con
él, en oposición al varón que fue identificado con el espíritu-, hemos incorporado con más
facilidad que los varones, el lenguaje de lo sensible y corpóreo, más aún, de lo erótico29, en
nuestro hablar sobre Dios. No podemos olvidar que el cristianismo arrastra una relación
difícil con el cuerpo, entendido como el lugar palpable y tangible de la pecaminosidad
humana, sobre todo, el cuerpo de la mujer visualizada como “la tentadora”. Sin embargo, las
mujeres proclamamos con alegría, en un credo confesado y vivido, “creo en Dios que se hizo
carne” (Jn 1,14), “creo en la resurrección de los cuerpos”. Afirmar a Dios que se revela
también en la bondad de la creación del cuerpo del varón y de la mujer, es, entonces, llevar a
las últimas consecuencias la fe en los misterios de la encarnación y de la resurrección del
Verbo, que un día se encarnó y no se desencarnó más. Por eso Nancy Cardoso señalaba:
“el cuerpo deja de ser lugar de negación y sufrimiento y se afirma como lugar de creación
y de placer. […] Afirmar la resurrección del cuerpo como plenitud erótica que nos
humaniza, trae desafíos para la teología y lo que decimos de Dios y cómo lo decimos”.30
Ivone Gebara, por su parte, comentaba:
“Se me ocurrió, para espanto de algunos teólogos, que la teología podría ser un clamor
erótico, un grito por el misterio, presente en las variadas situaciones de la vida e inclusive
en la búsqueda del gozo sexual. Dios se mezcla en nuestros suspiros, suspiros de los más
diferentes tipos. Es como si este ‘nombre’, pronunciado a oscuras y a las claras,
sustentara nuestros deseos más íntimos”.31
¿No es acaso el lenguaje de lo corporal y de lo erótico el que utilizaban los profetas
cuando simbolizaban la relación entre Dios e Israel? Así Oseas pone en boca de Yahvé, el
esposo abandonado, estas palabras: “¡Acusen a su madre, acúsenla! Porque ella no es mi mujer
ni yo soy su marido. Que aparte de su rostro sus prostituciones, y sus adulterios entre sus
senos” (2,4).Y utiliza el mismo lenguaje para hablar de la renovación de la Alianza: “Por eso,
yo la seduciré, la llevaré al desierto y le hablaré a su corazón” (2,16; cf. Jer.20,7). Y Jeremías
confiesa: “Tú me has seducido, Señor, y yo me dejé seducir” (20,7). Tanto es así, que
podríamos poner en su boca y la de muchos otros que tuvieron experiencias profundas de
Dios, las palabras de la Amada del Cantar de los Cantares cuando percibe que el Amado está a
su puerta: “¡Mi amado pasó la mano por la abertura de la puerta, y por él se estremecieron mis
entrañas!” (5,4).
29 Debemos distinguir entre erotismo y sexualidad. Mientras el acto sexual está biológicamente orientado a cumplir
una función ulterior en la medida que culmina o se realiza en la reproducción de la especie, el erotismo, en cambio,
es un acto absoluto que encuentra su finalidad en sí mismo: el placer puro. Para la distinción entre erotismo y
sexualidad, cf. PAZ, O.: La llama doble. Amor y erotismo, Seix Barral, Barcelona, 1994.
30 CARDOSO, N.: “Introducción. Sagrados cuerpos” en: RIBLA 38: Religión y erotismo. Cuando la Palabra se
hace carne, RECU-DEI, Costa Rica, 2001/1, (5-9), 6.
31 GEBARA, I.: “La danza de Eros o el deseo del Ser” en: RIBLA 38, o.c., (10-13), 11.

Page 7
7
Concluyendo: hemos planteado nuestra reflexión teológica en clave de mujer. Nos
sumamos así a lo mucho que se está elaborando en los últimos años con distintos nombres:
teología de género, teología feminista, teología desde la mujer, etc. Esta teología hecha por
mujeres surgió en los primeros tiempos como una reivindicación más, ahora dentro de la
Iglesia, del movimiento feminista. Por eso mismo, en algunos casos las posturas fueron
extremistas, quizás por un movimiento histórico pendular, comprensible después de siglos en
que las mujeres fueran acalladas. Así, por ejemplo, algunas abandonaron la Biblia como
referente normativo, ya que la consideraban un libro plasmado en una cultura patriarcal, que
llevaba al infantilismo y a la sujeción de la mujer; otras, se alejaron de la Iglesia, a la que
calificaban como un reducto patriarcal y misógino. Creemos que poco a poco, hoy se está
volviendo a un equilibrio, y las posturas ya no son tan extremas. De todos modos, esta teología
hecha por mujeres tiene algo de reivindicativo, de lucha no contra el varón sino contra el
machismo que impregna la cultura y la teología dominantes y que causa daño no sólo a las
mujeres sino también a los varones. De allí esta búsqueda del derecho a la palabra, de un
reconocimiento que la Iglesia como institución todavía no termina de realizar, aunque se den
algunos tímidos pasos.
Terminamos recordando algunas de las palabras del Documento final del Encuentro
Latinoamericano de Teología desde la perspectiva de la mujer, realizado en Buenos Aires del
31 de octubre al 4 de noviembre de 1985. Allí, estas mujeres teólogas afirmaban:
“Percibimos que la tarea teológica de la mujer intenta ser: – Integradora de las
diferentes dimensiones humanas: fuerza y ternura; alegría y llanto; intuición y razón.[…]
- Contextual y concreta: parte de la realidad geográfica, social, cultural y eclesial de
América Latina, percibiendo los interrogantes vitales de las comunidades. Se trata de un
quehacer teológico marcado por lo cotidiano como lugar de manifestación de Dios.[…] -
Marcada por el humor, la alegría y la celebración, virtudes que garantizan la certeza en la
fe de que Dios está con nosotras. – Libre, con la libertad del que no tiene nada que perder;
y abierta, con la capacidad de acoger diferentes aportes e interpretaciones.[…]
Descubrimos estas características conscientes de que es el Espíritu de Dios el que nos
despierta y nos mueve […] Nos damos cuenta de la necesidad de profundizar, a partir de
la óptica de la mujer, algunos temas como la imagen de Dios, la encarnación, la vivencia
de Dios, la Trinidad, la comunidad, el cuerpo, el sufrimiento y la alegría, el conflicto y el
silencio, lo lúdico y el poder, la ternura y la belleza”. 32
En la línea de este Documento programático del Primer Encuentro de teólogas
latinoamericanas, hemos intentando balbucear algunas palabras acerca del lenguaje sobre
Dios, al comienzo de este tercer milenio.
Córdoba, Abril de 2004.
32 BINGEMER, M.C., PORCILE, M.T y otras: “Encuentro Latinoamericano de Teología desde la perspectiva de la
mujer. Documento final” en: El rostro femenino de la teología, DEI, 1986, (205-208).
http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:http://www.ucc.edu.ar/paginas/filosofia/publicaciones/HABLAR_DE_DIOS_Y_A_DIOS.pdf

Concluye la Asamblea de los sacerdotes del Prado en España


Asamblea de los Sacerdotes del Prado

 

Nuevo responsable y nuevo Consejo

Prioridad: La evangelización de los pobres como fuente de espiritualidad

Antonio Gómez, 10 de agosto de 2013 a las 19:06

 Se caracteriza por “la contemplación de Jesucristo en la Palabra, la opción fundamental por los pobres y la vida en equipo y comunitaria”.

Lucio Arnáiz en la mesa de los curas de El Prado/>

Lucio Arnáiz en la mesa de los curas de El Prado

Asamblea de los Sacerdotes del Prado/>

Asamblea de los Sacerdotes del Prado

(Antonio Gómez).-Del 5 al 10 de agosto se ha celebrado en Ávila, en el Centro Internacional Teresiano Sanjuanista -CITeS-, la Asamblea Regional de sacerdotes del Prado en España. Se han dado cita un centenar de pradosianos para trabajar, entre otros temas, la evangelización de los pobres como fuente de espiritualidad. Al final, se ha presentado un texto de prioridades para los próximos cinco años, como instrumento de trabajo interno para orientar el Prado regional en la experiencia de hacer, de la evangelización de los pobres, fuente de espiritualidad.

A la Asamblea se han llevado los contenidos que se han trabajado durante el año, en especial los retos e interrogantes que plantea la misión de anunciar el Evangelio a los pobres. Durante estos días, además, se ha trabajado en lo que aportan Jesús, la Iglesia y el Prado para fortalecer esa espiritualidad que brota de la misión. Y se han establecido prioridades y compromisos que sirvan de orientación a los pradosianos en su misión.

Nuevo responsable Regional

También ha habido elección de nuevo Responsable Regional del Prado en España y de un nuevo Consejo. El miércoles 7 de agosto, fue elegido nuevo Responsable Regional el sacerdote Lucio Arnáiz Alonso, de la Diócesis de Orihuela-Alicante, que estará al frente de esta asociación durante los próximos cinco años. Sustituye Manuel Barco, sacerdote madrileño que lo ha sido durante el último lustro.

A la Asamblea ha asistido también el nuevo Responsable General del Prado, el francésMichel Delannoy, que fue elegido para este cargo el pasado mes de julio, en Limonest (Francia). También han asistido e, incluso, han aportado sus experiencias, miembros del Instituto Femenino del Prado y de los laicos asociados. El martes, además, recibieron la visita del Obispo de Ávila, D. Jesús García Burillo, que presidió la celebración de la Eucaristía.

Nuevo Consejo

Durante los días de la Asamblea, en diferentes votaciones, se ha elegido un Consejo, formado por seis pradosianos, que acompañará al Responsable Regional en las tareas de dirección. Los miembros del Consejo son los siguientes: José María Tortosa, de la Diócesis de Guadix; José Baena Iniesta, de la Diócesis de Terrasa; Juan Carlos Martín Muñoz, de la Diócesis de Ávila; Ángel Marino García, de la Diócesis de Burgos; Tirso Castrillo Amor, de la Diócesis de Palencia; y José Manuel de las Fuentes Calzada, de la Diócesis de Bilbao.

Nada más constituirse, este Consejo ha recibido el encargo de elaborar un programa de acciones y contenidos, a partir del texto de prioridades aprobado en la Asamblea, que ayude a los pradosianos a vivir la evangelización de los pobres no solo como misión sino, también, como fuente de espiritualidad.

Otros Temas

La formación de los pradosianos, tanto los que ya lo son como los que se están iniciando, ha sido otro de los temas que se han tratado en la Asamblea. El Responsable de Formación, José María Tortosa, hizo balance de los últimos años y de las experiencias vividas, algunas de reciente creación, como la escuela-taller pradosiana.

También se ha trabajado el tema de la pastoral vocacional en el Prado, consciente de la necesidad de hacer llegar a otros sacerdotes la gracia que supone vivir la vocación sacerdotal al estilo del Prado

La Asociación de Sacerdotes del Prado, fundada por el beato Antoine Chevrier a mediados del siglo XIX, es un instituto secular clerical de derecho pontificio, formado por sacerdotes diocesanos. La Asociación está presente en unos cincuenta países de todo el mundo.

En España, está presente en 37 diócesis y cuenta con unos 150 sacerdotes asociados. En palabras de su nuevo Responsable Regional, Lucio Arnáiz, la vocación del Prado se caracteriza por “la contemplación de Jesucristo en la Palabra, la opción fundamental por los pobres y la vida en equipo y comunitaria.” La vocación pradosiana es, así, fundamentalmente una vocación de compromiso con los más pobres y necesitados.

 

 

 

http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2013/08/10/concluye-la-asamblea-de-los-sacerdotes-del-prado-en-espana-iglesia-religion-curas.shtml

La lección de la sirofenicia y el sacerdocio femenino: Mateo 15:21-28


logo-arcwp5 

Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP

 

 

Este pasaje, creo, que cada vez me gusta más, me ánima, me da coraje, me da esperanza,  y nos enseña cómo, a través de la decencia, los buenos modales, la insistencia, así como lo hizo la mujer de la historia que nos narra Mateo, se puede lograr, no solo que se “abra una puerta”, sino que se abra la puerta de la Vida!

Jesús se atrevió a tratar de “perra” a esta mujer, que le suplicaba un milagro para su hija. Esta palabra era muy común entre los judíos, para referirse a los paganos. En nuestro medio, esta palabra suena más horrible todavía, no la podemos usar en el mismo sentido.

“Señor, Hijo de David, ten compasión de mí! Mi hija es atormentada por un demonio”. (Mateo 15:22).

Siguiendo el texto nos dice que; “El, no respondió una palabra” (Mat. 15:23).

Para quitársela de encima, como diríamos nosotros, los discípulos interceden por ella, pero para que deje gritar y se calle la boca: “Señor, atiéndela, para que no siga gritando detrás de nosotros” (Mat. 15:23).

A Jesús, se le saltó la piedra del orgullo judío y responde: “¡He sido enviado solamente a las ovejas perdidas de la Casa de Israel!”. La mujer, lo alcanza a escuchar y no quiso ni pensar, que esto era un caso perdido, no se inmutó, se le acerca y le insiste: “Señor, ayúdame” (Mat. 15:25).

Jesús, sigue con el orgullo judío subido y le dice: “No está bien quitar el pan a los hijos para echárselo a los perritos” (Mateo 15:26).

Aquí viene lo mejor del dialogo, entre Jesús y la mujer pagana: “Es verdad, Señor, pero también los perritos comen las migajas que caen de la mesa de sus dueños” (Mat. 15: 27).

Ni más ni menos, esta mujer pagana, ha dejado a Jesús sin argumentos, quién lo creyera? Increíble! Solo Jesús, con su mente y corazón abierto, impulsado por su Divinidad, es capaz de ser humano y hacer un acto humano, como el que hizo con la mujer pagana! Rompió todos los esquemas! Y aquellas ataduras, no liberadoras.

A pesar de las presiones de los discípulos, Él, no lo hizo para darles gusto. Lo hizo porque ya había “llegado su hora”, de manifestarse como el Hijo de Dios que todo lo puede! Aunque ahí no se los dijo, se los dio a entender cuando atiende a la mujer y le dice: “Mujer, ¡qué fe tan grande tienes! Que se cumplan tus deseos” (Mateo 15:28).

El ministerio sacerdotal femenino, no lo estamos pidiendo tanto para nosotras como para nuestra Iglesia.

A la mujer pagana, no le importó, que el mundo entero se le viniera encima,  me imagino que al ser una extranjera, cómo, sería la burla de los judíos, y cómo sería lo que se interpusieron a su paso evitando  se le acercara a Jesús y menos que Jesús la tratara como la trató. Aunque el texto no lo dice, no es difícil imaginar esta escena.

Quienes pedimos el sacerdocio femenino y su reconocimiento, no podemos seguir siendo tratadas como si fuéramos extranjeras o paganas. Las mujeres  hemos sido bautizadas, al igual que nuestros hermanos varones. El canon 1024 que supuestamente nos impide el sacerdocio, no tiene argumento bíblico ni teológico. Es como escuchar la palabra de nuestros hermanos jerarcas, contra la palabra de Dios. El mensaje de Cristo es muy diferente, a lo que vemos y vivimos: “Los que se han bautizado consagrándose a Cristo se han revestido de Cristo. Ya no se distingue judío y griego, esclavo y libre, hombre y mujer, porque todos ustedes son uno con Cristo Jesús”. (Gálatas 3:27-28).

 

Mujeres y hombres, tenemos un Padre-Madre, que se preocupa por todos/as, y cada uno en particular. Jesús conociendo esos sentimientos de la Unidad Divina, desde el fondo de su corazón, ora diciendo:

“Que todos sean UNO, como tú, Padre, estás en mí y yo en ti; que también ellos sean UNO en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste”. (Juan 17:21)

 

No serán los cánones, las  leyes, los dogmas, las reglas y constituciones, ni las normas, lo que nos harán libres. Jesús nos dice: “conocerán la verdad y la verdad los hará libres” (Juan 8:32). La verdad=libertad no nos vendrá, ni gratis, ni por sí sola, nos toca buscarla, ese “conocerán” es una invitación dinámica, a la búsqueda. Esa verdad=libertad que buscamos tampoco está muy lejos, ella está dentro de cada uno/a de nosotros/as.

Tanto la mujer sirofenicia como Jesús, en este texto podemos percibir que sin tanto bombo legalista, siguieron su voz interior, su intuición, que les hace libres ampliando su visión, que en medio, de la diversidad nos enseñan; llegar a ser  el  UNO en la UNIDAD, sin mayor discusión.

Este texto nos lleva a admirar ese Jesús-Dios humanado! Es el Hijo de Dios hecho humano,  Emanuel=Dios con nosotros y sobre todo capaz de romper las barreras del exclusivismo, sexismo, racismo y marginación de la Alianza haciendo que esta nos llegue con su mensaje de liberación a toda la humanidad! y solo para un grupo privilegiado.

Pastores con olor a oveja


 

Artículo de monseñor Jorge Lozano, obispo de Gualeguaychú, publicado en el diario La Nación el 4 de agosto de 2013

En diversas ocasiones el Papa Francisco ha acudido a esta expresión. Con ella quiere indicarnos estilos y actitudes de cercanía del pastor con su pueblo. Pero creo no equivocarme al suponer que en su mente está el Pastor que en el Evangelio carga sobre sus hombros a la oveja perdida para devolverla con ternura al redil.

Su contrario es la tarea tercerizada o digitada de lejos, o con asepsia hospitalaria. Pero sin compromiso vital.

Las ovejas reconocen el silbido y la voz del pastor cuando lo escuchan todos los días. Si la cercanía se hace intermitentemente, con un “toco y me voy”, casi como visita de compromiso, nuestra voz no se hace familiar, y entonces tampoco es confiable y seguible. Hoy se celebra en la Iglesia la memoria de San Juan María Vianney, patrono de los sacerdotes. Por eso quiero compartir con ustedes estas reflexiones.

 “Llamados por Dios”. Hay un gran misterio de amor en la vocación sacerdotal. A todos los cristianos Dios “nos eligió para ser santos y sin reproches por el amor” (Ef 1,4), nos enseña San Pablo. Ese llamado a la vida y a la santidad se despliega en los sacerdotes en esta particular vocación. Llamados en la fe para servir a la fe del pueblo de Dios que se nos confía.
No es un trabajo con horario, no es un hobby que nos resulta placentero, no es un pasa tiempo… es un llamado que nos toma la vida por amor a Dios y a los hermanos. Resuena en nuestro interior la palabra de Jesús a Pedro: “si me amas, apacienta” (Jn 21).

Llamados a la misión. El Señor eligió a los que quiso para que estuvieran con Él y enviarlos a predicar (Mc 3,14).

La comunión (estar juntos con Él) es para la misión (los envió a predicar). ¡Cómo necesita el mundo de nuestra predicación! Jesús Resucitado dijo a los Apóstoles: “Como el Padre me envió yo también los envío a ustedes” (Jn 20)El envío es fruto del amor de Dios. También había afirmado ante Nicodemo: “Sí, tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que crea en él no muera, sino que tenga Vida eterna” (Jn 3,16). Hoy como entonces, Dios sigue amando al mundo y nos envía a nosotros, los sacerdotes como hijos amados suyos.

Él quiere estar cerca especialmente de los pobres y excluidos, de los que no son tenidos en cuenta. Francisco nos alienta a “una Iglesia pobre y para los pobres”, y esta es una de las claves de la alegría que expresan cristianos y no creyentes por su ministerio.

La cultura del encuentro. El Santo Padre ha denunciado dos dogmas de esta sociedad: eficiencia y pragmatismo. Por eso debemos cuidarnos de “medir” la eficacia evangelizadora humanamente, con criterios mundanos, sin fe. La levadura en la masa parece perder el tiempo, sembrar y esperar requieren actitud contemplativa.

Tenemos que prestar atención a no funcionalizar las relaciones, ni entre nosotros sacerdotes, ni con los agentes de pastoral ni con la feligresía en general. Tampoco con la secretaría parroquial porque el trato debe ser cordial, y no de “aduana pastoral” como señalaba el Papa hace unas semanas. Si bien lo administrativo es importante, las personas lo son más que los papeles.

Para ir concluyendo. Te invito a alegrarte por la vocación de los sacerdotes y rezar por ellos. En septiembre tendremos la alegría de la beatificación del Cura Beato Brochero, un cura con gran fervor pastoral.

Hoy, 4 de agosto es aniversario de la muerte de monseñor Enrique Angelelli. Acerca de él predicaba el Cardenal Bergoglio: “recibía pedradas por predicar el Evangelio y derramó su sangre por ello”.

Los jóvenes en Río de Janeiro nos han dado un testimonio concreto de la belleza y felicidad de la fe. Francisco también nos ha pedido dedicar tiempo a estar entre los jóvenes, escucharlos, acompañarlos.

Recemos por las vocaciones sacerdotales, misioneras, al diaconado permanente, a la especial consagración. La Virgen María nos ayude cotidianamente a renovar el sí al Señor.
Mons. Jorge Lozano, obispo de Gualeguaychú

 

Fuente: http://www.aica.org/documentos-s-TW9ucy4gSm9yZ2UgTG96YW5v-2349

Bella decisión del papa: atractiva mujer, asesora al “banco vaticano”


[Foto:Especial]
Una mujer de pelo largo y bien acomodado, con apenas 30 años, bella y glamurosa, es la nueva asesora de El Vaticano para redimir sus emproblemadas finanzas.
sábado, 10 de agosto de 2013
Por: Irene Savio I Agencia Reforma

Una mujer de pelo largo y bien acomodado, con apenas 30 años, bella y glamurosa, es la nueva asesora de El Vaticano para redimir sus emproblemadas finanzas. 

Se trata de Francesca Imma-colata Chaouqui, quien acaba de ser nombrada miembro de la comisión de ocho expertos, siete laicos y un religioso, cuya tarea es la de hacer la economía vaticana más eficiente y transparente.

“Mi corazón, mi fe, mi compromiso y mi profesionalidad al servicio de la Iglesia y del Santo Padre. Siempre”, comentó Chaouqui al oficializarse su nombramiento, el 19 de julio, desencadenando la inmediata curiosidad de la prensa de su país, que le dedicó numerosos artículos.

No es para menos: la joven consultiora tiene ahora una tarea mayúscula.

Analizará, junto al resto de los especialistas que forman parte de la comisión, los balances económicos de El Vaticano y sugerirá qué dicasterios -ministerios- han de ser eliminados o dejados bajo el control de otras organizaciones.

Se trata de estudiar todos los departamentos y entidades dependientes, a fin de elaborar soluciones estratégicas de mejora.

“Para favorecer la transparencia en los procesos de adquisición de bienes y servicios, perfeccionar la administración del patrimonio mobiliario e inmobiliario y operar siempre con mayor prudencia en el ámbito financiero”, explicó El Vaticano.

La razón remite al papa Francisco, quien desde que fue elegido Pontífice en marzo no ha dejado de decir que es necesario reformar la administración vaticana.

Esto luego de que en los últimos años salieran a la luz numerosas irregularidades en la gestión de las finanzas, además de que tuviera lugar la filtración de documentos denominada Vatileaks, que puso en evidencia pugnas intestinas en la curia.

Para la labor que le fue encomendada, Chaouqui muestra un currículum impecable.

Es licenciada en Derecho en la Universidad de los Estudios de la Sapienza de Roma; ha trabajado como experta en comunicación y relaciones públicas en los últimos diez años, periodo en el que se ha desempeñado, entre otros, como colaboradora del bufete internacional de abogados Orrick, Herrington & Sutcliffe y de la consultora Ernst & Young.

De ahí, quizá, que sea la única mujer y la única italiana en la comisión, ya que, a pesar de ser hija de un inmigrante del norte de África, nació en la región de Calabria, en el sur de Italia.

“En diez años de experiencia he desarrollado las capacidades para crear modelos para una eficaz comunicación interna y externa (…) y un buen método para relacionarse con los medios de comunicación”, afirmó Chaouqui, a quien algunos medios ligan al grupo conservador del Opus Dei.

La especialista está casada con Corrado Lanino, un informático que trabaja desde hace tiempo para El Vaticano.

Con todo, por su aspecto llamativo, e incluso por ser mujer en un entorno de hombres, el nombramiento de Chaouqui no ha pasado inadvertido.

 

 

 

http://www.criteriohidalgo.com/notas.asp?id=185432

El Padre Helmut Shuller en Seattle


Católica Tipping Point de Schüller en Seattle: 05 de agosto 2013

Publicado el 10 de agosto 2013 por Romero

| Por Rosemary Hosie-Tackes | 10 de agosto 2013 | CCMT |

Helmut Schuller5

He leído su blog personal y cada artículo escrito por él en las últimas semanas. He visto el video de YouTube de él durante su gira por los Estados Unidos. La Audiencia del padre Helmut Schüller en persona en Seattle era un “punto de inflexión” de las clases para mí.Me he sentido muy frustrado y alienado de mi comunidad parroquial recientemente como resultado de algunos pequeños cambios en nuestra liturgia que sentí fueron reveses  reales .

Escuchar Helmut Schüller me dio un renovado sentido de esperanza. Habló con la casa llena en la Primera Iglesia Metodista Unida en Seattle de “re-imaging gobierno de la iglesia” y hacer oír la voz de los laicos no sólo escuchar, sino la responsabilidad de tomar parte en ese gobierno.

Fuimos recibidos por Betty Hill, el presidente del Llamado a la Acción para el oeste de Washington, quien nos recordó que la CTA se inició en 1976 por los obispos! Betty fue seguido por la Hermana Helen Brennan, SP, que nos guió en una oración de apertura.Padre Schüller se introdujo por Pat Callahan, Corpus Representante y Secretario WW CTW.

Como Helmut Schüller fue el centro de la compostura calma y de manera coloquial desmentían su profunda convicción y pasión por su “Llamado a la desobediencia”. Él nos dio las gracias por haberlo invitado a hablar y también la bienvenida indirectamente sus compañeros sacerdotes en la Iniciativa de los sacerdotes. A pesar de que tiene un fuerte acento austríaco, el Inglés es excelente y nos mantuvo cautivados con su sentido del humor y sus graves censuras de la estructura de la iglesia.

Después de haber servido como vicario general de Viena y de ser el jefe de un grupo de investigación de las denuncias de abuso en la archidiócesis de Viena, Schüller aboga firmemente por los cambios que él cree que resolver los problemas. Estos cambios incluyen la apertura del sacerdocio a las mujeres y los hombres casados, lo que permite divorciados vueltos a casar personas y nuestros hermanos y hermanas LGBT para recibir la Eucaristía y lo más importante empoderar a los laicos a desempeñar un papel más importante en el gobierno de sus parroquias locales. “Una religión que dice que los hombres y las mujeres están hechos a imagen de Dios debe reflejarse en la estructura ministerial,” dijo.

Un reciente artículo de NCR dijo lo siguiente: “Schüller tiene la rara visión de alguien que ha servido tanto en la jerarquía y en la parroquia. Más raro aún, él ha arriesgado su posición y el privilegio de ser en su totalidad, la solidaridad abierta con laicos reformadores católicos “.

Schüller también postula que hay muchos sacerdotes que están “en silencio la práctica de algunos de los desobediencia” que aboga por dar la bienvenida a la comunidad LGBT y se divorció y se volvió a casar a los feligreses a la mesa. Muchos de ellos lo hacen con un “guiño-guiño” de los obispos, pero no hablan de ello, dijo.

Habló sobre el hecho de que los sacerdotes están sobrecargados de trabajo y como resultado de la escasez, sus comunidades están bajo servidos. Y con la disminución del número de nuevos sacerdotes y seminaristas, que está muy seguro de que a menos que el cambio se produce (en breve), nos estamos dando cuenta de un futuro de menor acceso a los sacerdotes en el ministerio de las principales comunidades y ser verdaderos compañeros feligreses es aún más en peligro de que es hoy. También hizo hincapié en que en la actualidad al menos el 80% del trabajo realizado en las parroquias de todo el mundo se lleva a cabo por los laicos y al menos el 80% de los laicos son mujeres.

Reconoció que era más fácil para los sacerdotes en Austria a hablar porque no dependían de los obispos o diócesis para sus salarios y prestaciones como lo son los sacerdotes de Estados Unidos.

Schüller habló apasionadamente sobre el Concilio Vaticano II, donde había una “re-descubrimiento del Pueblo de Dios” real. “En Guadium et Spes”, dijo, “Juan XXIII declaró que la iglesia debe ser un compañero de la humanidad – no un controlador”. Reconoció que los últimos 30 años han dejado de lado la visión del Concilio Vaticano II y lo reemplazó con una visión de (en sus palabras) de la muerte. Él dice que esto ha provocado un profundo dolor por la iglesia. Él siente que es una verdadera responsabilidad de los sacerdotes y laicos de hablar y poner el poder al pueblo de Dios.“Tenemos que volver a los orígenes y dejar que los orígenes nos inspiran”, afirmó.

Habló sobre el movimiento Iniciativa sacerdotes y en tono de broma dijo que el Vaticano había ninguna necesidad de investigarlos porque habían puesto todo sobre la mesa. Se tomaron su petición al obispo que los envió al Vaticano. Se tomaron su petición a la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) en el Vaticano, que luego los envió de vuelta a sus obispos. No se han producido resultados significativos mediante el cumplimiento con la jerarquía, pero también no han sido censurados. Dedujo que tienen un número suficiente de sacerdotes a bordo y son compatibles con la mayoría de los laicos austríaco que les proporciona una pequeña medida de la seguridad de la censura.Yo diría que, desde la iniciativa de los sacerdotes ha estado en esto desde 2006, que obviamente tienen algo a su favor.

Una de las declaraciones que hizo que la mayoría resonó conmigo y debe convertirse en una cita citable: “La obediencia es algo peligroso en un sistema fascista donde las personas no tienen los derechos fundamentales.” Él parafraseado de obediencia de Stanley Milgram a la autoridad. “En la historia se dará cuenta de que hay más víctimas de la obediencia que la desobediencia”, dijo.

“La jerarquía debe ser facilitadores – no controladoras”, dijo. Él continuó diciendo que el actual sistema de gobernanza es un sistema disfuncional y que depende de nosotros para exigir la gobernabilidad democrática y responsable dentro de nuestra iglesia. Concluyó subrayando que “Los movimientos de reforma deben mantener el impulso y seguir luchando por los derechos del pueblo de Dios”.

Recordó a los asistentes que no son laicos, pero los ciudadanos de la iglesia, y debe hacer su parte para cambiar la institución. Asistieron a esta reunión junto con el Padre Jim Hogan homilía de esta semana me ha revitalizado con un apasionado deseo de continuar la obra “Pueblo de Dios” ha comenzado!

 

 

 

http://concernedcatholicsmt.org/schullers-catholic-tipping-point-in-seattle-august-5-2013/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=schullers-catholic-tipping-point-in-seattle-august-5-2013

Carta al papa Francisco: Maria Pilar Garcia


 10-Agosto-2013

Pilar

¡Bienvenida, Pilar, como autora! ¡Que te vea y lea Francisco!

Estimado papa Francisco:

Desde muy niña, gracias a la formación de mis padres, tengo un deseo (que hoy sigue más vivo aún): un conocimiento de Jesús de Nazaret; reconozco que el espíritu de Ignacio de Loyola me  ido ha facilitando de manera expresa este “conocimiento interno de Jesús”… para amarle y seguirle.

 

He ido creciendo y aprendiendo con el Evangelio en mi corazón. Aprendí a leerlo desde la vida ¡nodesde la letra! dado que hay que discernir y limpiar los escritos de criterios añadidos. Vd. lo sabe mucho mejor. Experimentarlo en mi propia vida y sobre todo, mirando el dolor de las demás personas.

He pasado por varias y ricas fases interiores, he ido limpiando de polvo y paja cuanto aprendí en boca de los representantes de la iglesia. los sacerdotes –“tuve director espiritual desde los 8 0 10 años”– y seguí caminando y viviendo mi vida… Fui haciéndome responsable de mis actos, discerniendo personalmente la formación recibida de religiosas-profesoras, religiosas en sus trabajos de apostolado, amigas y amigos con raigambre creyente, otras no, acompañantes de EE. jesuitas amigos muy buenos compañeros y otros muchos no, laicos/as… De todo ha pasado por mi vida y casi todas ellas buenas personas a las que les estoy muy agradecida porque me ayudaron a crecer humana e interiormente.

Estudié teología en mi Centro Pignatelli de Zaragoza, tuve y tengo excelentes amigos, en especial, quien me acompañó en este caminar durante muchos años, a mí y a alguno de mis hijos/as, hasta que acabó su camino y ahí donde esté será querido y abrazado por tanto bueno como entregó.

Pero ahora, a mis 73 años de edad, miro a “mi” iglesia… y siento una gran pena; llega Vd. y parece que ¡al menos! utiliza¡otro lenguaje! Pero hay tánto que hacer…

A mí me causa mucha tristeza, que mientras tres cuartas partes del mundo pasan hambre, los altos representantes de la iglesia: ¡Siguen vistiendo como los reyes antiguos!

 

 

¿Cuánto cuestan sus vestiduras sus adornos, sus lujos, sus ritos y vasos “sagrados”…?

¿Cómo predicar-enseñar que esta nuestra iglesia ¡Sí está con los pobres!? cuando los que a ella pertenecemos. empezando por sus dirigentes y muchos de sus seguidores. están sentados en el dinero, la pompa, el poder (sea cual sea), hasta llegar a enseñar que fuera de ella no hay salvación… ¡esto es un atrevimiento!

¿Qué es la salvación? Sea lo que hubiere al final de nuestro camino será el resultado de cómo hemos vivido y a pesar de nuestros tropiezos… lo que fuere se nos dará por añadidura, porque así Dios (se le llame como cada cual lo experimente) lo ha querido en cualquier parte del mundo, que se viva respetando lo que Él esculpió a fuego en nuestras entrañas:

“El respeto a lo que todo ser nacido ¡siente en su interior!” (si no lo mata claro, siguiendo a otros dioses para propio beneficio).

¿Cuándo dejarán de sentirse príncipes de la iglesia (vistiéndose como tales), presidente de un país mínimo, que no debería de ser si seguimos las enseñanzas del Maestro y Señor.

Nos pide constantemente que recemos por Vd. ¡No suelo rezar! Lo que hago es, guardar silencio, contemplar La Palabra y… ¡Escuchar lo que me dice! en cada momento y situación personal o ajena.

Pido para Vd. sabiduría, amor, decisión, de verdad ¡pobreza! ¡no de espíritu! pobreza real, no harapos, sino, compartir la vida de los más empobrecidos de este mundo, por la desmedida riqueza de unas pocas personas; que para conseguirlo, no dudan en llagar por los medios más infames y crueles, a quitar la vida, la honra, la libertad.

 

Cambiar la liturgia, hacerla cercana, comprensible, cambiar como se trasmite la Palabra, no convirtiéndola en represalia (efectivamente somos muy tacaños al vivirla) y aún así, “Dios” nos espera ¡¡¡siempre!!! nos ama, nos acoge (como hizo el padre del hijo pródigo) no lleva cuentas de nuestro mal solo pide que remediemos todo el dolor que vamos causando, primero a los cercanos y después hasta donde sea necesario.

No le doy importancia a los dogmas, cartas, mandatos… La mayoría de ellos salen de un temor a perder… ante otras maneras de mirar, ver, vivir, los caminos infinitos que hay en el mundo, a las personas que “atamos como nuestras”.

Solo debería amarrarnos el Amor que “Dios” nos tiene; y si otras personas lo encuentran fuera, pues ¡Bendito sea! “Él” no es propiedad de nadie y todo ser nacido, ha salido de sus “manos”; y si vive conforme a las leyes de la creación, volverá a Él, si no… ¡Solo la Esencia de la Vida lo sabe!!! El resto ¡No sabemos nada!

Hablemos como Jesús, vivamos como Él, busquemos lo que nos dijo deberíamos buscar… el resto, todo: “Se nos dará por añadidura” Sea lo que sea y fuere lo que fuere.

¡Por favor! Bajen de sus tronos y dominaciones, regalen sus vestiduras talares… Por ejemplo a África, allá les sacarán un gran aprovecho; con casi nada, visten que da gozo verlas/os.

Y no vistan de negro… lo siento, pero me parecen cuervos de mal agüero; Vd. se libra ¡va de blanco! que llena de alegría y paz.

Vistan como todo ser humano, que se les conozca ¡no! por cómo visten…:

Sino por cómo: ¡¡¡Viven!!!

Un gran abrazo muy entrañable, lleno de respeto, aliento, cercanía, gozo… todo cuanto deseo para Vd.

Atentamente y respetuosamente.

 

 

 

 

http://www.atrio.org/2013/08/9268/

ARGENTINA: OTRO NIETO ENCONTRADO, EL 109


Encontramos otro nieto, el 109

Abuelas de Plaza de Mayo anuncia con enorme felicidad la restitución de la identidad de Pablo Germán Athanasiu Laschan, otro de nuestros nietos robados por el terrorismo de Estado, secuestrado junto a sus padres el 15 de abril de 1976 cuando tenía solo cinco meses y medio.

11 DE AGOSTO/13 IGLESIA CATÓLICA INCLUSIVA “SAN ROMERO DE AMÉRICA”


Iglesia Católica Inclusiva Oscar Romero 
Boletín para el Domingo, 11 de agosto 2013 
19 º Domingo del Tiempo Ordinario 
Fiesta de Santa Clara de Asís 

 

 

 

Amigos, amigas:

Hace dos veranos, cuando comenzamos la celebración de la Misa Migrante, solía 
despertar en un pánico jueves por la mañana. “¿Qué estoy haciendo?!!” Me 
me pregunto. “Yo no hablo español!” 

Sin embargo, todos los viernes por la mañana que iba a escribir en mi diario: “Gracias, Señor, por 
que hermosa misa de anoche! “Siempre salió bien, y mejor 
que bien. Algo comenzó a crecer. Los visitantes hablar de 
dulzura. En el otoño, las noches terminaban con una alegre procesión a cabo 
al coche. “Me gustaría que fuera todos los lunes y los jueves” el niño 
en nuestra comunidad, dijo una noche. 

Este año, ya que la misa ha comenzado de nuevo, me parece algo similar. No 
tanto pánico, pero intimidada. ¿Qué estoy haciendo? Creo que, una vez más. ¿Qué hago si 
conducir todo el camino y nadie quiere la misa? 

Ayer por la noche, cuando llegamos allí, el altar ya estaba establecido. Nuestro nuevo bebé 
estaba sentado en el regazo de su abuelo. Yo entregué una camiseta que había estado ahorrando 
desde enero, que perteneció a mi tío Juan: “El mundo de grande 
Abuelo. “Le expliqué lo que significaba y lo puse en forma inmediata. Los otros
se reunieron alrededor y comenzó la misa. 

Los insectos cantaban en los árboles. En un momento de la homilía hablé de 
dando gracias a Dios todos los días por las cosas buenas de la vida “, así 
bebé hermoso y saludable “- Miré hacia el cielo – fue manchada con 
rojo – “o de este hermoso cielo” y todo el mundo miró hacia arriba, en el magnífico 
cielos. Oramos por nuestros amigos que tiene una orden de deportación este 
semana, y el hombre que estaba en el hospital hace unas semanas. Compartimos 
comunión, y cuando todo había terminado, cookies=galletas. Nos quedamos ahí hablando, 
disfrutando el momento. Alguien sacó jugo y soda. Me dieron un recorrido por 
la nueva situación de vida: una hilera de viviendas de dos habitaciones, con un colectivo 
cocina y baños comunales, sólo dos de la docena de personas que viven 
allí. —- Pero no había bichos. No hay chinches, no hay cucarachas. Y la gente está 
juntos que no esperes a ser, este verano. Así que hay mucho que agradecer.
 

De camino a casa, me detuve para llamar a Santiago una vez que estaba en una zona donde mi 
teléfono funcionaba – que vive demasiado lejos para unirse a nosotros – y realmente, creo que 
debe ser sobre el sacerdote más afortunada del mundo. Y parte de la “luckiness” 
se está en el exterior. ¿Cuántos sacerdotes son libres de hacer lo que estoy haciendo? 
La iglesia RC pudo haber cerrado la puerta en la ordenación de las mujeres, pero 
Dios está sosteniendo la puerta de atrás abierta, y hay trabajo por hacer. Todo lo que 
tiene hoy en día es la gratitud. 

Vale, bien, la gratitud y preocupación. Como ya he dicho, dos de nuestros amigos – madre 
y el hijo 11 años – recibió una orden de deportación esta semana. Ella 
llevaba un brazalete en el tobillo por lo que ahora sabe dónde está todo el tiempo. Nosotros 
están tratando de averiguar si hay cualquier cosa que hacer, pero que 
no se ve bien. Estoy triste por nuestro joven amigo. Es resistente y como 
siempre y cuando él está con su mamá creo que va a estar bien. En los dos años 
Lo conozco desde que él se ha trasladado cinco veces y siempre lo toma con calma. 
Lo he visto dejar cosas atrás que sería traumático para la mayoría de los niños - 
su bicicleta, su gato – como alguien señaló, él sabe que no se apegan a la 
cosas. Pero va a ser un gran ajuste de ir a México. Este 
país, el estado de Nueva York, es todo lo que ha conocido. Mantener los dos en su 
oraciones, por favor. 

Tienen una semana. Voy a visitar el martes para decir adiós. 
La Cámara de Representantes está en receso en este momento. Este es el momento de 
escribir, llamar, correo electrónico y hacerles saber lo importante que es que tenemos 
reforma de inmigración con un camino claro a la ciudadanía, y mantener a las familias 
juntos. Nuestro joven amigo es sólo uno de los cientos de miles de niños 
en la misma posición, dejando atrás todo lo que saben, separados de los 
han conocido como la familia. Por lo menos él estará con su mamá. Pero, por favor, 
escribir, llamar. Este chico se merece algo mejor. Todos lo hacen. Lo mismo ocurre con los adultos! Nosotros 
están en el medio de una tremenda situación de injusticia y que cada uno tiene un 
responsabilidad de usar nuestra voz para desafiar a nuestro gobierno, para hablar 
para los que no tienen voz, sin poder político. 

Recuerde, estas son las mismas personas de las cuales Dios habló una y otra vez 
en la Biblia hebrea: “No privar a un extranjero residente de la justicia” 
(Deuteronomio 24:17), “El inmigrante que resida con vosotros os será como 
el ciudadano medio de ti, amarás al inmigrante como a ti mismo, porque tú fuiste un
inmigrantes  en la tierra de Egipto. “(Levítico 19:34). Nuestro conjunto 
La fe judeo-cristiana tiene sus raíces en la hospitalidad ofrecida a Abraham 
extraños (Génesis 18). ¿Cómo podemos hacer de otra manera? En la dulzura de los 
noches de verano, la celebración de la misa en un altar hecho de cajas de granja, podemos 
de hecho la bienvenida ángeles sin saberlo. 

Bendiciones y amor a todos, 

Chava+ RCWP 

 

Iglesia Católica Inclusiva Oscar Romero  
Una comunidad inclusiva de la liberación, la justicia y la Alegría 
La adoración en la tradición católica 
Misa: Domingos de 11 am 
Casa de San José de la Hospitalidad, 402 South Ave, Rochester NY 14620 

CONTINUIDAD Y DECEPCIÓN: Juan José Tamayo


 

 

(EL País, 10 de agosto de 2013)

            ¡Continuidad! Es la palabra que, tras la haber asumido el papa Francisco como propia la encíclica Lumen fidei, escrita casi en su totalidad por Benedicto XVI, mejor expresa el tránsito del pontificado “benedictino” al “franciscano” tanto en los destinatarios de la encíclica, a quienes cita manteniendo la estructura jerárquica de la Iglesia (obispos, presbíteros, personas consagradas, fieles laicos), como en su contenido teológico academicista. Continuidad que confirmó el presidente de la Congregación para la Doctrina de la Fe Gerhard L. Müller en la presentación: “Quien lo lea podrá notar enseguida –más allá de las diferencias de estilo, de sensibilidad y de acentos- la continuidad sustancial (subrayado mío) del mensaje del papa Francisco con el magisterio de Benedicto XVI”.

            ¡Decepción! Es la palabra que mejor refleja mi actitud intelectual tras la lectura de la encíclica, que recoge en su integridad la teología del cardenal Ratzinger inspirada en San Agustín y San Buenaventura. Somos muchas las personas -cristianas o no- que esperábamos si no una ruptura de Francisco con los dos pontificados anteriores, sí, al menos, cierto distanciamiento, un nuevo rumbo y una nueva manera de hablar de la fe y de presentar el cristianismo en sintonía con sus palabras, actitudes, gestos e iniciativas de reforma de la organización eclesiástica, así como con su compromiso de construir una Iglesia de los pobres y para los pobres, su defensa de los derechos de los inmigrantes y sus severas denuncias contra el capitalismo y la corrupción en la Iglesia.

            A mi juicio, la encíclica no toma en serio la crisis de la fe cristiana y de las religiones en general en el mundo contemporáneo, y no analiza sus causas con la profundidad y el rigor que merecen. Tampoco asume responsabilidad alguna en ella, ni propone respuestas acordes con la trascendencia del fenómeno. La encíclica parece no ser consciente del cambio de era que estamos viviendo e, insensible a los nuevos desafíos, sigue dando respuestas del pasado a preguntas del presente. En este aspecto se aleja del Concilio Vaticano II (1962-1965), que en la Constitución sobre la Iglesia en el mundo actual analiza el fenómeno del ateísmo, sus distintas formas, raíces y causas, y asume la parte de responsabilidad no pequeña que corresponde a los cristianos en la génesis del ateísmo moderno. Entonces Joseph Ratzinger era un joven teólogo asesor del Concilio; hoy es un papa emérito obsesionado con la dictadura del relativismo y aferrado a verdades dogmáticas.

            La encíclica apenas toma en serio la crítica moderna de la religión en sus diferentes manifestaciones: filosófica, política, económica, científica, psicológica. Se limita a una cita tópica de Nietzsche, a otra de Wittgenstein sacada de contexto y a una tercera de Dostoievski. No tiene en cuenta la crítica radical e iconoclasta que hacen a los monoteísmos, y especialmente a la fe cristiana, los nuevos ateísmos de determinados sectores filosóficos y científicos muy influyentes en los actuales climas culturales.  Tampoco contempla el radical cuestionamiento que hace al cristianismo el mundo de la pobreza estructural y de la injusticia del sistema, que afecta a dos terceras partes de la humanidad, cuando es de ese mundo de donde vienen las voces, a veces en forma de silencio sufriente, más interpelantes, la crítica más severa de la fe cristiana y la más difícil de refutar.  

            La preocupación fundamental de la encíclica se centra en la relación entre fe y razón, fe y verdad, amor y conocimiento de la verdad, unidad e integridad de la fe, sacramentos y transmisión de la fe, dimensión eclesial de la fe, etc. Es una problemática ciertamente importante, pero en buena medida europea y poco relevante en otros entornos geo-culturales, como las comunidades indígenas y afrodescendientes de América Latina, el cristianismo africano y su relación con las religiones originarias y el cristianismo asiático en diálogo con las religiones orientales.

            La encíclica deja de abordar la relación entre cristianismo y liberación, fe y lucha por la justicia, esperanza teologal y compromiso, fe cristiana y opción por los pobres, la fe en el diálogo interreligioso, la interculturalidad de la fe, etc. En ella no aparecen los pobres, la liberación, la opción por los pobres, que constituyen la más genuina “luz de la fe” y son verdades teológicas y actitudes éticas radicales.

            La encíclica ofrece una exposición doctrinal androcéntrico con un lenguaje patriarcal. Habla constantemente de “hombre contemporáneo”, “hermano”, “Dios como Padre común”, “fraternidad universal entre los hombres”, “amor inagotable del Padre”,  etc. Solo en una ocasión se refiere al hombre y a la mujer: en el apartado sobre “Fe y familia”. Y lo hace para referirse al matrimonio como “unión estable de un hombre y de una mujer” y a “la bondad de la diferenciación sexual, que permite a los cónyuges unirse en una sola carne y ser capaz de engendrar una nueva vida”. Estamos ante una concepción homófoba de la fe y del amor, de la familia y del matrimonio.  

Juan José Tamayo es director de la Cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones de la Universidad Carlos III de Madrid. Sus últimos libros son Otra teología es posible. Pluralismo religioso, interculturalidad y feminismo (Herder, 2012, 2ª ed.) e Invitación a la utopía (Trotta, 2012).

 

 Fuente: http://www.elpais.es

Anteriores Entradas antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 257 seguidores

%d personas les gusta esto: