Abya Yala: ¿Por qué nos inculcaron el miedo a la muerte?



Fotos: Ollantay Itzamná

Por Ollantay Itzamná*

11 de noviembre, 2013.- El mes de noviembre nos muestra destellos sobre la concepción precristiana de los pueblos y civilizaciones aborígenes de Abya Yala sobre la “muerte”.

Desde los pueblos indígenas de México, pasando por los de Centroamérica, hasta los pueblos indomestizos de Suramérica, celebran con algarabía y derroche de colores la fiesta de los difuntos. En algunos pueblos de Mesoamérica, desde finales de octubre las familias visitan con bandas de música a los panteones o cementerios para anunciar y convocar a los difuntos “que la fiesta está ya por llegar”. Los maya chortís de Honduras, hasta finales de noviembre aún continúan celebrando el siquín (altar y comida comunitaria): “Aunque ellos (los difuntos) siempre están con nosotros, todo noviembre especialmente ellos están en la comunidad”, indica Don Timoteo López.

Zapotecos (México), aymaras y quechuas (Bolivia y Perú) celebran la fiesta de difuntos entre calaveras y las cruces, pero con jolgorio, no acongojados. Entre finales de octubre y primeros días de noviembre, Oaxaca completa se inunda de calaveras, flores, chocolate, panes, tamales, música, comparsas en las calles. Allí no hay lugar para pensar la muerte como una pérdida o un final, sino como una fiesta que abre a la vida en un nuevo ciclo. En la Abya Yala profunda, la fiesta de los difuntos es uno de los actos de resistencia sociopolítica más asombra que aún persiste contra de la dominación cristiana-occidental.

Las crónicas de la Colonia indican que en la fiesta de difuntos las familias andinas subían a loschullpares o pukaras (lugares sagrados precristianos) para reencontrarse, celebrar, comer y beber chicha con sus seres queridos. Difuntos con más de tres años de antigüedad eran bajados a las casas, y en la fiesta de difuntos los sacaban en andas para hacerlos pasear por las calles y caminos de las comunidades. Siempre con abundante comida, bebida, música y baile. Hasta ahora, en la zona andina, se sigue sacando los cráneos (ñatitas) de los seres queridos para que escuchen la misa en las iglesias.

Pueblos como nahuas o zapotecos, en la fiesta de los difuntos, no sólo preparan altares nutridos de comida, bebida, candelas, etc., sino que también en los altares ofrecen regalos de ropa y alhajas para sus seres queridos. “Le compro, por ejemplo, la blusa que le gustaba a mi mamá, luego de la fiesta me la pongo yo”, indica Cleotilde Hernández, indígena nahua.

Las familias zapotecas, no sólo llevan comida y bebida al panteón para dejar a sus difuntos, sino que comen y beben con ellos alrededor de los nichos. La noche del 31 de octubre, y los días siguientes, ciudades, pueblos y familias se trasladan casi por completo a los cementerios, no para llorar, sino para comer, beber, bailar y reír entre “vivos” y con los “difuntos”. Allí, la línea (concepción) divisoria excluyente entre la “vida y la muerte” se anula casi por completo, dando lugar a la comunidad cósmica.

Es más, vi en algunos pueblos zapotecos (como Capulalpam) que la fiesta de difuntos se convierte en un carnaval lúdico que transgrede lo establecido. Organizan comparsas no sólo para burlase de la muerte y de los políticos corruptos, sino también rompen piñatas en los panteones, estimulan la erótica, la sensualidad y la fertilidad. Así, es casi difícil concebir la muerte como un castigo o como un fracaso.


Comparsa de difuntos

¿De dónde proviene el miedo a la muerte?

Nuestros abuelos nunca nos hablaron del wañuypacha (muerte como estado). Nos inculcaron el wiñaypacha (vida permanente). Por eso nos enseñaron que nosotros “somos como una semilla”. Que en un determinado momento, cuando cumplimos nuestro ciclo “sobre” la Pachamama nos reincorporamos al vientre o corazón fresco y fecundo de Ella para seguir subsistiendo en interrelación en todo y con todos. No existe la muerte como castigo o fracaso, sino como un “retorno” al útero materno para emprender otro ciclo de vida, y posibilitar así otras formas de vida. Por eso celebramos ese paso del cierre del ciclo de la vida “sobre” la tierra para reincorporarnos al vientre materno, sin separarnos de la comunidad humana-cósmica.

Pero, el cristianismo nos inculcó que la muerte es consecuencia del pecado. Que el pecado se castiga con el infierno. Por tanto, muerte e infierno son casi la misma tribulación. Para el cristianismo la muerte es un fracaso. Un final. Una anulación de la vida. La muerte es malo y la vida es bueno. Ambas, excluyentes entre sí.

Este maniqueísmo dualista, de origen platónico, fue trasplantado por San Agustín, en los primeros siglos, nada menos que en el corazón de la doctrina cristiana. Este maniqueísmo platónico les quita la paz interna a occidentales cristianos o no cristianos. Por más que hablen de la vida eterna (reservado sólo para santos-perfectos), los cristianos, asumen la muerte como el acabose, fracaso, tribulación. Un castigo, del cual intenta apartarse a toda costa.

De esta manera, la zozobra les habita porque intentan divorciarse o esconderse de la compañera más fiel y permanente de la vida, que es ese cierre de ciclo para retornar al vientre materno que llamamos muerte.

Lo más triste es que ese miedo a la muerte, implantado en la estructura psicológica individual y colectiva de las personas, es hábilmente utilizado por los administradores del miedo. Desde entonces, tienen casi de rodillas a pueblos enteros habitados por el miedo a la muerte, impotentes. Esperando sólo la milagrosa mano de Dios. Mientras tanto los doctrineros del miedo y de la muerte disfrutan la dolce vita, mientras sus fieles padecen en el laberinto del miedo. Honduras es un caso y consecuencia patética de este maniqueísmo cristiano.


Celebración con difuntos


En el mercado

__
*Ollantay Itzamná es indígena quechua. Acompaña a las organizaciones indígenas y sociales en la zona maya. Conoció el castellano a los diez años, cuando conoció la escuela, la carretera, la rueda, etc. Escribe desde hace 10 años no por dinero, sino a cambio de que sus reflexiones que son los aportes de muchos y muchas sin derecho a escribir “Solo nos dejen decir nuestra verdad”.

 

 

http://servindi.org/actualidad/96127?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+Servindi+%28Servicio+de+Informaci%C3%B3n+Indigena%29

El número dos de la Legión abandona la congregación


Deomar de Guedes abandonará la Legión

 

Deomar de Guedes se incardinará en la diócesis de Brasilia

El religioso brasileño sonaba como nuevo Director General tras la reforma ordenada por Roma

Jesús Bastante, 06 de noviembre de 2013 a las 13:46

(Jesús Bastante).- Es el número dos de la Legión de Cristo. Fue su máximo responsable durante años en España. Sonaba con fuerza para convertirse en el líder de la congregación fundada por el pederasta Marcial Maciel a partir del próximo mes de enero. Pero Deomar de Guedes,segundo consejero general de la congregación, abandonará la congregación para incardinarse en la diócesis de Brasilia.

Según confirmaron a RD fuentes cercanas al religioso, De Guedes renunciará tras constatar que «no hay esperanzas por el cambio» en la Legión. «Lo que se está haciendo es tratar de contentar a unos y otros para dejarlo igual que antes». Dichas fuentes apuntan a que la figura del cardenal De Paolis ha quedado reducida a un segundo plano por los superiores de la congregación. «El 70 por ciento de los que eran superiores antes de que se conociera el escándalo siguen estando en sus puestos», denuncian dichas fuentes.

Deomar de Guedes fue traído a Roma a inicios de 2012 directamente por el cardenal De Paolis para ocupar el cargo de Consejero General. Con gran carisma y querido por muchos, era uno de los impulsores de la renovación en la congregación. Tanto es así que su nombre sonaba con fuerza de cara al capítulo general que tendrá lugar el próximo enero y que servirá para aprobar las nuevas constituciones.

 

 

http://www.periodistadigital.com/religion/vida-religiosa/2013/11/06/el-numero-dos-de-la-legion-abandona-la-congregacion-religion-iglesia-deomar-de-guedes-maciel-francisco-paolis.shtml

México: Narcotráfico amenaza a obispos de la Iglesia Católica en Michoacán


 

nov102013

Adital

ReproduçãoLa Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) confirmó ayer (7) que el obispo de Apatzingán, Don Miguel Patiño Velázquez (foto), abandonó el estado de Michoacán, en México, por cuestiones de seguridad, después de haber recibido amenazas de la organización delictiva Caballeros Templarios en respuesta a las denuncias que venía haciendo en contra de las actividades del narcotráfico en la región. En la noche del último 3 de noviembre, una caravana de la Policía Federal llevó a don Patiño de la casa episcopal hacia un cuartel militar, después de constatar indicios reales de un ataque contra la vida del religioso.

La entidad también aprovechó para desmentir la información del portavoz del vicariato general de la Diócesis, Javier Cortés Ochoa, quien aseguró a la prensa local que el obispo “se encontraba tranquilo” y realizaba sus trabajos normalmente y fuera de peligro.

De acuerdo con informaciones del secretario general del organismo, Don Eugenio Andrés Lira, el obispo Patiño participará en la 96ª Asamblea Plenaria de la CEM que se realizará en los próximos días en Lago de Guadalupe, en el Estado de México, para hablar sobre el problema del narcotráfico y de la violencia en Michoacán. El evento tendrá como tema la “Nueva Evangelización” y contará con la participación de enviados personales del Papa Francisco.

Denuncias

El último 23 de octubre, la Conferencia del Episcopado Mexicano divulgó un comunicado público “por la paz en Michoacán y en México”, días después de que Don Miguel Patiño Velázquez denunció la situación de violencia provocada por el crimen organizado en el estado de Michoacán y, en especial, en el Valle de Apatzingán, de donde familias enteras están siendo obligadas a salir de sus casas debido al miedo y a la inseguridad provocada por los grupos criminales como La Familia, Los Zetas y Los Templarios en disputa por el territorio.

En el comunicado, la CEM lamenta el hecho de que las iglesias dejaron de ser “territorio sagrado” para el narcotráfico. “Los Obispos de México unimos nuestra oración, nuestra voz y nuestra acción a lo expresado por Monseñor Patiño. Nos duele el drama por el que están pasando muchas hermanas y muchos hermanos mexicanos. Nos aflige el hecho de que incluso la atención pastoral a los fieles se esté viendo afectada por las amenazas del crimen organizado, como también lo ha denunciado pública y valientemente Monseñor Javier Navarro Rodríguez, Obispo de Zamora”, expresa.

Debido a esta situación, los religiosos solicitaron a las autoridades una acción rápida y eficaz y pidieron estrategias para favorecer la calidad de vida de los ciudadanos. Ellos dijeron que ni la presencia del Ejército, la Policía Federal y la Marina resolvió el problema hasta ahora, pues lo que se observa es un constante aumento de raptos, secuestros, asesinatos y amenazas en la pelea de las facciones.

También convocaron a “todos los hombres y mujeres de buena voluntad a sumar esfuerzos para enfrentar positiva, creativa y solidariamente toda forma de violencia, a fin de edificar una sociedad justa, pacífica y próspera”.

El último lunes (4) el Ejército mexicano sustituyó a la policía en Lázaro Cárdenas, el principal puerto de cargas del país, ubicado en Michoacán, por sospecha de colaboración de los policías con el crimen organizado. El caso de Lázaro Cárdenas se suma a las denuncias del obispo Patiño sobre la actuación de los delincuentes.

Historial de violencia y amenazas

Ésta no es la primera vez que representantes de la Iglesia Católica son blancos de amenazas de las organizaciones delictivas de Michoacán. En 2009, tres obispos y varios sacerdotes fueron amenazados por el narcotráfico, debido a sus trabajos de prevención y denuncia contra estos grupos. El 11 de julio del mismo año, el estado registró uno de los peores incidentes de violencia cuando los cadáveres de 12 agentes de la Policía Federal fueron encontrados apilados y con señales de golpes, en represalia por la detención de un líder criminal.

Desde que el ex-presidente mexicano Felipe Calderón (2006-2012) declaró la guerra al narcotráfico, la violencia ha aumentado, principalmente en las zonas en disputa por los cárteles y afectando a otras ciudades como Monterrey y Cuernavaca, que hasta entonces estaban libres de estos problemas. Según datos oficiales, el número de la violencia como consecuencia del accionar del narcotráfico gira en torno de los 70 mil muertos y 30 mil desaparecidos.

Traducción: Daniel Barrantes – barrantes.daniel@gmail.com

 

http://www.redescristianas.net/2013/11/10/mexico-narcotrafico-amenaza-a-obispos-de-la-iglesia-catolica-en-michoacan/

 

ARGENTINA Atacaron histórico templo metodista en pleno centro porteño


ALC

Buenos Aires, domingo, 10 de noviembre de 2013 (ALC) – El pastor Frank de Nully Brown, Obispo de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina (IEMA), informó que sufrireron un ataque en la Primera Iglesia Metodista de Buenos Aires, en calle Corrientes-pleno centro porteño- con destrozos en el templo y en el histórico órgano de tubos.
La Primera Iglesia Metodista en Buenos Aires fue inaugurada el 3 de enero de 1843, siendo el primer templo metodista en América del Sur y también el lugar donde se predicó el primer sermón metodista en castellano (en América), el 25 de mayo de 1867. En 1874 se inauguró el nuevo edificio, que ha sido víctima de este ataque.

El Obispo convoca a la oración para que Dios les de discernimiento frente a este segundo destrozo que sufren, primero en Rosario y ahora en Buenos Aires. «En la certeza que el Señor nos sostiene y acompaña en esta dura prueba que se nos presenta como iglesia», dice.

El 27 de setiembre pasado sufrieron un vandálico atentado en uno de sus templos ubicados en la ciudad de Rosario. La así llamada Iglesia Norte, cita en la calle San Lorenzo 2722, fue ferozmente incendiada quedando consumidos por las llamas, los bancos, el piso de pinotea, el altar, el piano y produciendo la rotura de ventanas y puertas.

La congregación metodista de la porteña comunidad, está a cargo del pastor Eduardo Mariani quien está dando los primeros pasos de la denuncia esta tarde.
————————
Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)

CHILE: Michelle Bachelet quiere darle protagonismo a los evangélicos chilenos


 

ESCRITO POR ENTRECRISTIANOS

Publicado el 10 Noviembre 2013

Imprimir

 

bachelet2013-11La candidata presidencial Michelle Bachelet enfatizó este viernes que el mundo evangélico no sólo debe tener voz en la sociedad, sino también debería poder ser parte de las grandes definiciones del país, tras reunirse con el Consejo Nacional de Obispos y Pastores Evangélicos representados por su presidente Jorge Méndez.

 

La abanderada de la Nueva Mayoría recibió un documento con las propuestas que le hizo presente el Consejo Nacional de Obispos y Pastores Evangélicos, donde aseguró se trataron todos los temas, incluidos los llamados temas valóricos y las principales preocupaciones de este sector religioso.

«Creemos que el pueblo cristiano, más del 20%, realmente necesita tener por un lado todas las condiciones para llevar adelante las iglesias evangélicas y poder realmente ejercitar su culto en buenas condiciones en las distintas áreas, con templos, en las capellanías, sino además ser parte de las grandes definiciones de país, donde el pueblo cristiano juega hoy día un rol fundamental. Les he reconocido la labor que ellos han hecho históricamente en la educación, en las cárceles, en el apoyo a muchos sectores vulnerables, en el combate y tratamiento y rehabilitación de drogadictos», aseguró la presidenciable opositora.

Bachelet reafirmó que «si es que yo soy electa presidenta seguiremos trabajando como lo hemos hecho en el pasado, en que la voz del mundo cristiano pueda no sólo ser escuchada, sino considerada a la hora de la toma de decisiones, que puedan como lo hicimos en el pasado cuando discutimos importantes temáticas de Estado, como la comisión de Educación y una serie de otras comisiones».

Por su parte, el presidente del Consejo Nacional aclaró que «no es que venimos para comprometer nuestros votos, sino para decirle que estamos agradecidos y allí las personas que van a ver esto por televisión, se darán cuenta a quién tenemos que apoyar».

Méndez manifestó que «fue una reunión distendida, cordial y la candidata como es natural en ella acogió de muy buena forma nuestras inquietudes, muchas gracias candidata presidencial Michelle Bachelet».

Agregó que «por años hemos estado apoyando a los gobiernos de turno, porque así nos recomienda Dios, que debemos no solamente orar, sino que también actuar con ellos. Este consejo que viene desde Arica hasta lo último de nuestro país, y en cada aldea tenemos iglesia y somos la entidad más antigua de nuestro país y siempre que ha habido problemas, necesidades, este consejo ha ido en ayuda de los más necesitados y no sólo para los evangélicos, sino de toda la sociedad chilena».

 

 

http://www.entrecristianos.com/actualidad/michelle-bachelet-quier-darle-protagonismo-a-los-evangelicos-chilenos

 

Iglesia reclama reforma integral a la salud para acabar con el corrupto negocio y su connivencia con grupos ilegales


noviembre 10, 2013 1:57 pm

 

monseñor-ruben-salazar–La iglesia Católica colombiana terció en las últimas horas en el debate alrededor de la reforma a la salud que el gobierno nacional está impulsando en el congreso de la República y reclamó una transformación integral del sistema para acabar con “el predominio mercantilista que ha reducido el sistema sanitario a un negocio” y erradicar “la nociva existencia de intereses políticos, corruptos y corruptores, caracterizados por el abuso de poder, el tráfico de influencias, el enriquecimiento ilícito, la connivencia con grupos ilegales, la falta de transparencia en la contratación y otros numerosos hechos, delictivos e inmorales, que afectan gravemente la eficacia de la sanidad pública”.

Los duros pronunciamientos están contenidos en una carta que envió a la presidencia del Congreso el cardenal Rubén Salazar Gómez, presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana, Arzobispo de Bogotá y Primado de Colombia, tras desbrozar la crítica situación del Sistema General de Seguridad Social en Salud, creado por la Ley 100 de 1993.

El prelado advierte que el país carece “de un verdadero sistema de salud preventiva y de políticas de Estado coherentes para ello”, a tiempo que pone de presente el calvario a que están sometidos los usuarios por la excesiva tramitología y los obstáculos para acceder equitativamente a los tratamientos y medicamentos requeridos, además del “escandaloso desvío de cuantiosos recursos públicos destinados a la salud en favor de intereses privados”.

El Cardenal Salazar Gómez señala que la reforma debe reafirmar la responsabilidad del Estado frente al bienestar integral de los ciudadanos, donde “la salud no puede verse reducida a un negocio sometido a las leyes de la oferta y de la demanda”.

Igualmente a rechaza “enérgicamente cualquier tentativo de favorecer la injusta práctica del aborto o de cualquier otra disposición que viole el inalienable derecho a la vida, desde la concepción hasta su fin natural” y finalmente pide al Congreso de la República, encontrar mecanismos que ayuden al control de precios en los medicamentos.

Los términos de la carta del jerarca de la Iglesia al presidente del Senado Juan Fernando Cristo y a los demás congresistas, son los siguientes:

“Apreciado Senador:

En repetidas ocasiones, la Iglesia Católicaha manifestado su seria preocupación por la crítica situación del Sistema General de Seguridad Social en Salud, creado por la Ley 100 de1993. Con atención, hemos seguido el desarrollo de los debates parlamentarios para reformar el inequitativo sistema vigente.

En ese contexto, queremos poner en conocimiento del Honorable Congreso de la República, a través suyo, las siguientes consideraciones generales que no tienen otro fin que el de brindar a los Senadores y Representantes, especialmente a aquellos que profesan la religión católica, materia de reflexión ética y moral sobre la delicada responsabilidad que ahora les concierne:

1. La dignidad de la persona humana exige que la vida de cada hombre y mujer se desarrolle en el marco de unas condiciones materiales de vida que permitan el goce y el ejercicio plenos de sus derechos y de sus deberes fundamentales. De ahí que la Constitución Política de Colombia considere responsabilidad primordial e irrenunciable del Estado y de sus instituciones tutelar los derechos de sus ciudadanos, garantizándoles los medios suficientes e indispensables para llevar una vida digna. Esta responsabilidad del Estado incluye la tutela eficaz y prioritaria del derecho fundamental a la salud.

2. Aunque reconocemos claros avances en algunos frentes, los Obispos de Colombia no podemos dejar de evidenciar los problemas estructurales que aquejan al vigente sistema sanitario. Entre otros, nos parece oportuno mencionar ahora:

a) las serias dificultades, pese a la ampliación de la cobertura, de acceso efectivo a los servicios de salud por parte de los ciudadanos, especialmente de los más pobres y de aquellos que viven en regiones apartadas;

b) las condiciones lamentables de numerosas instalaciones sanitarias, especialmente estatales, su notable escasez en el ámbito rural y la carencia en ellas de las modernas tecnologías de la salud;

c) el escandaloso desvío de cuantiosos recursos públicos destinados a la salud en favor de intereses privados;

d) la carencia de un verdadero sistema de salud preventiva y de políticas de Estado coherentes para ello;

e) la excesiva tramitología a la que se ven expuestos los usuarios del actual sistema y los obstáculos para acceder equitativamente a los tratamientos y medicamentos requeridos;

f) la nociva existencia de intereses políticos, corruptos y corruptores, caracterizados por el abuso de poder, el tráfico de influencias, el enriquecimiento ilícito, la connivencia con grupos ilegales, la falta de transparencia en la contratación y otros numerosos hechos, delictivos e inmorales, que afectan gravemente la eficacia de la sanidad pública;

g) el predominio de una mentalidad mercantilista que ha reducido el sistema sanitario a un negocio;

h) la falta de garantías laborales para el personal sanitario;

i) la promoción, con dineros públicos y el apoyo de organismos internacionales, de una mentalidad abortista y eutanásica contraria a la dignidad humana, a los valores del pueblo colombiano y a los principios legales de nuestro ordenamiento.

3. Ante tales situaciones de injusticia y corrupción, los Obispos de Colombia renovamos nuestro apremiante llamado al Congreso de la República para que lleve a cabo una reforma sanitaria integral, que logre erradicar las causas profundas de la crisis del sistema vigente y permita una mejora sustancial de la prestación de los servicios sanitarios.

4. Con el deseo sincero de contribuir al bien común de la Nación e Inspirados en la Doctrina Social de la Iglesia que explicita los valores del Evangelio y que nos lleva a contemplar en cada hombre y mujer un ser creado a la imagen y semejanza de Dios, el Episcopado colombiano quiere brindar al Congreso de la República, en pleno respeto de su independencia y autonomía, las siguientes recomendaciones:

a) La reforma del sistema sanitario debe partir del reconocimiento de la salud como derecho fundamental y prioritario de los colombianos, y, además de la redefinición de estructuras, organismos y modelos técnicos de funcionamiento y de control, debe estimular y reflejar un profundo cambio de mentalidad ética que ponga el bien de la persona humana, del paciente, por encima de cualquier otro interés legítimo. Para ello, es necesario entender que la salud no se agota en la dimensión biofísica sino que incorpora también el bien emocional y espiritual de la persona.

b) La reforma del sistema sanitario debe reafirmar la insustituible responsabilidad del Estado frente al bienestar integral de sus ciudadanos. Para ello, la participación de entes gubernamentales y de entidades privadas en el sistema de sanidad pública debe estar supeditada a la tutela prioritaria del derecho a la salud del que el Estado debe hacerse eficaz garante. La salud no puede verse reducida a un negocio sometido a las leyes de la oferta y de la demanda.

c) En un país caracterizado por notorias e injustas desigualdades, la reforma del sistema sanitario debe favorecer la equidad y la integración, valores esenciales de un Estado social de Derecho. De ahí que los más pobres y desamparados, los menores de edad y los ancianos y toda persona colocada en situación de vulnerabilidad deban recibir una atención sanitaria prioritaria.

d) Es necesario que el sistema de sanidad pública incorpore la dimensión preventiva, hasta convertirla en el carácter definitorio de su modelo de funcionamiento.

e) Es también necesario establecer mecanismos efectivos de control de precios de los medicamentos, particularmente de los productos monopólicos, que en Colombia registran niveles muy superiores a los de países de América Latina e incluso de países desarrollados.

Es urgente dignificar el trabajo del personal sanitario, brindando estabilidad y garantías que permitan un ejercicio eficaz y competente de sus responsabilidades.

g) Es necesario administrar mejor los recursos públicos de modo que pueda invertirse en investigación y en la mejora sustancias de las instalaciones sanitarias.

h) La dimensión ética del personal sanitario y de las instituciones de salud debe ser una prioridad de la reforma del sistema. En efecto, solo un personal capacitado, no sólo en el campo técnico, sino también ético y moral podrá tomar conciencia de la dignidad humana del paciente, buscando los medios más adecuados para hacer frente a sus necesidades materiales y espirituales.

i) Por último, los Obispos de Colombia rechazamos enérgicamente cualquier tentativo de favorecer la injusta práctica del aborto o de cualquier otra disposición que viole el inalienable derecho a la vida, desde la concepción hasta su fin natural.

Ruego al Señor para que ilumine las deliberaciones del Honorable Congreso, de modo que sus resultados puedan responder al anhelo de justicia y de equidad del pueblo colombiano.

Agradecido por la atención que querrá brindar a la presente, aprovecho la ocasión para reiterarle mis sentimientos de estima y consideración,

Cardenal RUBÉN SALAZAR GÓMEZ
Arzobispo de Bogotá y Primado de Colombia
Presidente de la Conferencia Episcopal

 

http://www.radiosantafe.com/2013/11/10/iglesia-reclama-reforma-integral-a-la-salud-para-acabar-con-el-corrupto-negocio-y-su-connivencia-con-grupos-ilegales/

«Los judíos necesitan sentir la solidaridad de los católicos»


La Razon / El entendimiento del judaísmo con otras religiones, sobre todo con la católica, es una de sus prioridades y quizás por ello se ha revelado como una de las personalidades más notables e influyentes en este ámbito. El director internacional de Asuntos Interreligiosos del American Jewish Comité y del Instituto Heilbrunn para el Diálogo Interreligioso acude a menudo a reuniones y encuentros en el Vaticano y conoció de cerca a Juan Pablo II. Le une una amistad especial con Benedicto XVI y ya ha podido conversar con el Papa Francisco, al que admira profundamente.

−El Papa Francisco se caracterizó como arzobispo de Buenos Aires por su cercanía, amistad y cariño hacia el pueblo judío. Ahora, como obispo de Roma continúa con esta actitud. ¿Estamos ante una nueva etapa en las relaciones entre los dos pueblos?

−Las relaciones nunca han sido mejores que ahora. La diferencia no es sustancial respecto a años anteriores, pero el estilo de Francisco es diferente, es favorable. El Papa Benedicto XVI quería a los judíos y también era muy favorable a las relaciones entre los dos pueblos, pero Francisco tiene un fuerte compromiso que es único. Creo que incluso él mismo está sorprendido de ello. Puede ser el Espíritu Santo, pero el hecho es que ha dado una imagen nueva de la Iglesia, particularmente de la amistad con el pueblo judío.

−Muchos católicos aún desconocen la declaración Nostra Aetate. ¿Qué ha supuesto desde que Pablo VI la aprobase en el año 1965?

−Es una revolución y no es exagerado llamarlo así. Gracias a este documento los jóvenes de hoy no tienen el prejuicio hacia los judíos que sí existía antes. Durante casi 2.000 años el sentir ha sido que los judíos estaban malditos y condenados por Dios. Se les veía como a los enemigos de la Iglesia, incluso como aliados del demonio. Ha sido un cambio tremendo en la historia. Han pasado de ser vistos como la encarnación del demonio a hermanos queridos, sobre todo desde Juan Pablo II. No hay nada comparable en la historia del hombre a esto: de ser un tremendo enemigo a un querido hermano. Este camino se ha dado gracias a Juan XIII y al Concilio Vaticano II y por supuesto a Nostra Aetate. Juan Pablo II le dio el empuje final.

−El Papa Francisco ha afirmado en diversas ocasiones que no se puede ser cristiano antisemita. ¿Qué se puede hacer para erradicar este sentimiento?

−Lo primero que hay que hacer es dar a conocer Nostra Aetate. La gente tiene que conocer las enseñanzas del magisterio del Vaticano desde esta declaración. He conocido a algunos sacerdotes y obispos que no la conocían, lo que significa que no ha formado parte de su formación como sacerdotes y esto es una tarea fundamental. La formación no se puede dejar solo en manos de los sacerdotes y los obispos, la Iglesia es mucho más. Los movimientos y carismas de la Iglesia, especialmente el Camino Neocatecumenal, tienen y están desarrollando ya una responsabilidad fundamental en esta educación. Debemos superar las heridas de la historia, tenemos que «pasarlas» del mal hacia el bien, sobre todo porque es el deseo de Dios que nos queramos, que tengamos un amor especial entre los cristianos y los judíos.

−A finales de junio Auchswitz albergó una celebración en homenaje a las víctimas del Holocausto a la que acudieron importantes rabinos, cardenales y obispos y se interpretó una sinfonía sobre el sufrimiento. Usted también estuvo presente. ¿Qué ha significado este acto para los judíos?

−Se han hecho conciertos similares en otros sitios, pero el de Auchswitz ha sido el testimonio más poderoso del amor entre nosotros. Sin embargo, la mayoría de los judíos, sobre todo en Israel, no sabe todavía de estos cambios. La mayoría no ha conocido a un cristiano moderno. Cuando viajan fuera de Israel conocen a las personas como »no judíos» y no como cristianos modernos. Es muy importante que los judíos conozcan el verdadero mensaje de amor de los cristianos, pero no es sencillo porque hay mucho prejuicio en nuestra historia. Hay que hacerlo de forma inteligente para lograr el éxito, pero también para que no se vuelva contra nosotros como un boomerang.

−El sufrimiento es algo que tienen en común los dos pueblos. ¿Es uno de los puntos que está favoreciendo un mayor acercamiento?

−Para que yo pueda saber que tú entiendes mi sufrimiento tengo que estar abierto a ti. Y si yo pienso que tú has sido el origen en mi sufrimiento, en principio no puedo estar abierto a ti. Para llegar a este punto necesito sentir la solidaridad del otro. Especialmente en Israel necesitan sentir la solidaridad de los católicos y esto abrirá el camino a cuestiones más profundas.

http://www.entornointeligente.com/articulo/1591980/Los-judios-necesitan-sentir-la-solidaridad-de-los-catolicos-09112013

´He confesado en la barra de un bar a gente que nunca pisará una iglesia´


Luis Lezama levantó primero un albergue para marginados en Vallecas y luego alzó de la nada una cadena con 22 negocios

Natalia Vaquero/Epipress 09.11.2013 | 03:56

El párroco y hostelero Luis Lezama, en Madrid.

El párroco y hostelero Luis Lezama, en Madrid. N. V./EPIPRESS

Muchos feligreses del cura Lezama se sientan alrededor de una mesa en vez de reclinarse en el confesionario, reciben la absolución entre plato y plato y la penitencia llega en forma de factura. A la «parroquia» de Luis Lezama (Bilbao, 1936) acuden desde los marginados de la periferia de Madrid hasta el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. El sacerdote creó de la nada un imperio de restaurantes que ha dado empleo a miles de jóvenes y ha sido escenario de tertulias de políticos, intelectuales y toreros. Todo comenzó en 1974 con la Taberna del Alabardero. El éxito fue casi milagroso y Lezama exportó la idea a Málaga, Marbella, San Pedro Alcántara, Sevilla y Washington. Tiene 22 negocios y escuelas de hostelería, pero ahora, de vuelta al sacerdocio pleno, atiende la parroquia madrileña del colegio Santa María la Blanca, en Montecarmelo, y su sueño es retirarse para abrir un albergue dedicado a los marginados como el que levantó en 1965 en Vallecas. Allí daba cobijo a los cientos de jóvenes que se vieron atrapados por el infierno de las drogas.

¿Sacerdote, periodista, restaurador, empresario y guía de los más desprotegidos. ¿De dónde saca usted la energía?
Todo es cuestión de organizarse. Procuro tener disciplina en el orden sin obsesionarme y teniendo en cuenta cuáles son mis prioridades en cada momento. Ahora estoy colaborando en un reportaje sobre Juan Pablo II.

Un Papa al que usted sirvió como cocinero. ¿Cómo era Juan Pablo II?
Era una persona muy singular. Es santo porque tenía defectos. Los santos no pueden llegar a serlo si no tienen defectos.

¿Qué defectos tenía?
Era un hombre muy impulsivo y eso se reflejaba hasta en su forma de comer. Benedicto XVI comía de una forma más ordenada. Ahora lo que espero es dar de comer al Papa Francisco, al que ya le entregué el pasado 6 de junio una piruleta.

¿Una piruleta?
Suelo llevar piruletas para los niños. El Papa Francisco tiene un trato sencillo y concibe la comida como un acto social que aprovecha para convivir con los que le rodean. A mí me aterra comer solo. Las comidas tienen que ser también charlas y bullicio. Eso lo aprendí de pequeño.

¿Cómo fue su infancia?
Fui un niño de la guerra del 36 que nació en Bilbao en una familia del bando de los perdedores.

¡Vaya!
Crecí acostumbrado a que mi madre fuera tachada de roja. Era muy duro, pero en mi familia éramos cristianos y creyentes, así que vivimos en la fe de la esperanza.

¿Es bueno hablar en términos de vencedores y vencidos?
No y de eso hablo en el nuevo libro que estoy preparando El buque de Bilbao. Es muy duro olvidar ciertas cosas pero como cristiano que soy rezo el Padre Nuestro y trato de cumplirlo aunque a veces me cueste.

¿Cuándo escuchó la llamada de Dios?
En segundo de carrera. Iba para ingeniero pero lo dejé y entré en el Seminario de Madrid. Mis padres me dijeron que estaba loco. Mi primer destino fue Chinchón, en 1962. Es el pueblo más bonito de España y cuando voy no hago cola para comer en los restaurantes porque soy hijo adoptivo.

Eso se llama tráfico de influencias.
Sí, sí, total tráfico de influencias. Además casi siempre me invitan.

¿No es eso cohecho para ganarse el cielo?
¡Claro! Lo mejor que tienen todos los pueblos es el agua, el aire y el cura que se ha marchado. Yo me marché de Chichón porque en 1965 me destinaron a Vallecas. ¡Esa sí que fue una época dura!

¿Qué pasó?
Llegué a Entrevías Viejo, cerca del Pozo del Tío Raimundo, y ahí descubrimos el infierno de las drogas. La droga se inoculó en los jóvenes marginados para pasar luego a ser señorita de consumo de los pijos. ¡Cuántos chavales se quedaron por el camino! El Fafa, el Candy, el Panocho… Tuve que crear un albergue de jóvenes con problemas.

¿Atendía a estos jóvenes al mismo tiempo que asistía al cardenal Tarancón?
Sí. A Tarancón y a Martín Patino. Así estuve hasta 1974, cuando le pedí a Tarancón un año sabático para atender a los chavales. El albergue se me iba de las manos. Estaba lleno de chicos marginados, maletillas y aspirantes a toreros. Dormíamos en literas y nunca sabías a quien tenías debajo.

¿No le daba miedo?
¡Qué va! Yo era un insensato. Recogía a gente escapada, drogadictos, presos…¡Fue una época fantástica! Para mantener esa casa recogíamos chatarra y papel pero no nos daba.

Y se le ocurrió meterse a hostelero.
Efectivamente. Tarancón no sabía qué hacer conmigo. Me dio un año sabático que se convirtieron en 36. La idea de abrir la Taberna del Alabardero fue de un amigo. Empezó medio en broma y de repente fue todo un éxito. Aquella pequeña taberna en Felipe V, 6, junto al Teatro Real, fue el inicio de una empresa que hoy tiene 22 establecimientos y escuelas de hostelería de grado superior. Son escuelas para gente que se las pueda pagar porque nosotros no regalamos nada: en esta vida hay que trabajar y estudiar y nuestros estudiantes salen con trabajo seguro. Todos estos negocios los gestiona ahora mi gente, aquellos niños que empezaron conmigo en la Taberna del Alabardero.

¿Cómo era Tarancón?
Era un auténtico humanista que no se enfrentaba a las personas, sino a las ideas que iban en contra de la democracia. Hay una escena en la serie que se hizo hace poco sobre él que come en una taberna con Felipe González y Adolfo Suárez, como siempre, no deja de liar cigarrillos. Tenía los dedos totalmente amarillos de fumar.

¿Se desarrolla esa escena en la Taberna del Alabadero?
No seré yo quien lo diga. Allí estaba siempre José Bergamín, un enamorado de los toros. Él era el que traía a gente del exilio. Venían Rafael Alberti, Ernesto Giménez Caballero, Rafael de Paula o Manuel Fraga. Como está en una zona muy céntrica y cercana al Senado, la Taberna sigue siendo lugar de reunión de muchos políticos. Rajoy estuvo el pasado 1 de agosto, tras su comparecencia en el Senado por el «caso Bárcenas».

¿Es la mesa un lugar idóneo para cerrar negocios, definir políticas o hacer confesiones?
Sí, y también las barras de los bares. He confesado en la barra de un bar a gente que jamás pisará una iglesia. Los restaurantes y bares son además de lugares de tertulia lugares de confesiones.

Tertulias como las que se celebraban los lunes.
Sí. Era una tertulia de periodistas y dábamos cada año el premio del Tonto Contemporáneo. El galardón era una tiza.

¿A quién le daría usted hoy la tiza del Tonto Contemporáneo?
Hoy hay tal tontuna que serían muchos los premiados. Estamos en una crisis de liderazgo por el derrumbe de los valores éticos y morales. El oportunismo y la falsedad se han inoculado en políticos, empresarios, intelectuales y hasta en la iglesia. Falla el liderazgo y el compromiso para salir de esta crisis.

Crisis que parece no afectarle.
No se crea. He vivido muchos fracasos y momentos difíciles de manejar pero también reconozco que he creado muchos puestos de trabajo.

Se puede decir que es usted un cura que se ha forrado.
Estoy forradísimo porque tengo todo lo que uno puede desear. No tengo nada a mi nombre, todo pertenece a la fundación que presido, Santa María la Blanca. Mi capital es humano y mis deudas tan inmensas que no viviré lo suficiente como para poder saldarlas.

¡Pero si a sus restaurantes va hasta Obama!
Va a la Taberna del Alabardero de Washington, y su mujer, Michelle Obama, cenó en el que tenemos en Marbella.

¿Cómo son los Obama?
Ni idea. Yo ya estoy retirado de ese mundo. Son los chavales de mi equipo los que se encargan y saben de estas cosas. Fíjese si estoy desconectado que hace seis años le pedí al arzobispo Rouco Varela regresar a la actividad sacerdotal, ¡tras 36 años sabáticos!

Y le destinó a Montecarmelo.
Sí, a la parroquia del colegio de Santa María la Blanca. Hay 1.800 alumnos que siguen un programa educativo muy personalizado con la colaboración de Microsoft y el apoyo de una plataforma digital.

¿Educación personalizada para 1.800 alumnos?
Esa es la educación que funciona, la que tiene en cuenta a la persona, a la formación y a la innovación. La educación en España necesita un cambio de sistema y la privada ha sido un desastre en este país porque se convirtió en un nido de negocios, incluida la que imparten los religiosos.

¿Qué asignatura le queda pendiente?
Me apetece mandar todo al cuerno y empezar de nuevo con otro albergue para jóvenes necesitados y con problemas.

 

 

http://www.laopiniondemalaga.es/sociedad/2013/11/09/he-confesado-barra-bar-gente/630414.html

 

17 NOVIEMBRE/13. TIEMPOS DE CRISIS: J.A. PAGOLA


     

En los evangelios se recogen algunos textos de carácter apocalíptico en los que no es fácil diferenciar el mensaje que puede ser atribuido a Jesús y las preocupaciones de las primeras comunidades cristianas, envueltas en situaciones trágicas mientras esperan con angustia y en medio de persecuciones el final de los tiempos.

Según el relato de Lucas, los tiempos difíciles no han de ser tiempos de lamentos y desaliento. No es tampoco la hora de la resignación o la huida. La idea de Jesús es otra. Precisamente en tiempos de crisis “tendréis ocasión de dar testimonio”. Es entonces cuando se nos ofrece la mejor ocasión de dar testimonio de nuestra adhesión a Jesús y a su proyecto.

Llevamos ya cinco años sufriendo una crisis que está golpeando duramente a muchos. Lo sucedido en este tiempo nos permite conocer ya con realismo el daño social y el sufrimiento que está generando. ¿No ha llegado el momento de plantearnos cómo estamos reaccionando?

Tal vez, lo primero es revisar nuestra actitud de fondo: ¿Nos hemos posicionado de manera responsable, despertando en nosotros un sentido básico de solidaridad, o estamos viviendo de espaldas a todo lo que puede turbar nuestra tranquilidad? ¿Qué hacemos desde nuestros grupos y comunidades cristianas? ¿Nos hemos marcado una línea de actuación generosa, o vivimos celebrando nuestra fe al margen de lo que está sucediendo?

La crisis está abriendo una fractura social  injusta entre quienes podemos vivir sin miedo al futuro y aquellos que están quedando excluidos de la sociedad y privados de una salida digna. ¿No sentimos la llamada a introducir algunos “recortes” en nuestra vida para poder vivir los próximos años de manera más sobria y solidaria?

Poco a poco, vamos conociendo más de cerca a quienes se van quedando más indefensos y sin recursos (familias sin ingreso alguno, parados de larga duración, inmigrantes enfermos…) ¿Nos preocupamos de abrir los ojos para ver si podemos comprometernos en aliviar la situación de algunos? ¿Podemos pensar en alguna iniciativa realista  desde las comunidades cristianas?

No hemos de olvidar que la crisis no solo crea empobrecimiento material. Genera, además, inseguridad, miedo, impotencia y experiencia de fracaso. Rompe proyectos, hunde familias, destruye la esperanza.  ¿No hemos de recuperar la importancia de la ayuda entre familiares, el apoyo entre vecinos, la acogida y el acompañamiento desde la comunidad cristiana…? Pocas cosas pueden ser más nobles en estos momentos que el aprender a cuidarnos mutuamente.

Remitido al e-mail        

El Vaticano y los beneficios de la corrupción


1

Emilio Monjo Bellido

El Vaticano y los beneficios de la corrupción

 Todo esto, tan aberrante, ¿sería algo durante un corto periodo de tiempo, de especial corrupción? No; durante siglos.

09 DE NOVIEMBRE DE 2013

Seguimos con nuestro Constantino de la Fuente y sus sermones al Salmo 1, tomando sus advertencias respecto a los malos con sus consejos y asientos. Pero lo retomamos con una mirada en el pasado congreso sobre Reforma Protestante Española celebrado en la Complutense; que se inició acercándonos a la ciudad donde él predicó y publicó estos sermones, cuando en junio de 1391 la población común de Sevilla, nada de ejércitos o grupos de mercenarios o sicarios, cerró en su barrio a la comunidad judía y se dedicó a la degollina de hombres, mujeres y niños. Según crónicas fiables, 4000 muertos; el resto, vendidos como esclavos a los moros. Así somos de nuestro natural corrompido. Así se inició el camino a las persecuciones contra esas comunidades en otras localidades.Verdad es, y así se indicó en ese comienza del congreso, que el Mesías, el Cristo, del que había tomado el nombre el anticristo y los anticristianos que estas fechorías hicieron, a cuyo bautismo obligaron, bautizados en el anticristo, este Mesías, digo, se encontró con los suyos, tanto en un bando como en otro, y formó en Sevilla una congregación, su iglesia chiquita, que luego sería perseguida por el anticristo y sus anticristianos, de un bando y de otro, culminando con la misma quema de los restos de nuestro Constantino en auto de fe de 1560.

Impulsó el pogromo aquel miserable Arcediano, pero tenía mentores. Uno principal es, incluso, santo, Vicente Ferrer (1350-1419). En cualquier biografía de éste puede leerse que su padre compró un beneficio de la Capilla de Santa Ana en la parroquia de Santo Tomás (no importa mucho si son así los nombres), del que Vicente tomó posesión con once años. Por otros vericuetos de derechos familiares parece que podía haber accedido a otro beneficio por allí cerca. Beneficios.

De eso se trató en una conferencia en nuestro congreso. La presentó el investigador Antonio J. Díaz Rodríguez, que es la línea de trabajo que le ocupa desde su misma tesis doctoral.

Con el nombre de “beneficio” incluyo un modelo variado de actuación, no pongo aquí términos específicos ni variantes. Se trata, y así quedó patente, del sorprendente entramado financiero que el Vaticano, sí la Iglesia romana, tenía desde siglos. Indicó nuestro conferenciante que no se trataba de simonía. Eso también se daba, y es conocido ampliamente; pero la simonía supone un acto fuera del orden jurídico. Este entramado de beneficios y su conservación era, sin embargo, propio de derecho, del derecho vaticano. (El Derecho Canónico lo trata con amplitud, en el último ajuste de 1983 se menciona de pasada; hoy ya no es lo que era.)

Vean un esquema de la corrupción tremenda, pero que era legal, conforme a derecho, pues ese derecho se conforma a la corrupción. 

Primero; ¿qué es un  beneficio ? Resulta que los cabildos, bajo la autoridad de su obispo, disponen de un arca donde se ingresa el dinero que, por diezmos y primicias, los adscritos a su comarca tienen que pagar. Varía, pues, la dimensión de ese arca según sea un cabildo u otro. Algunos, como el de Toledo eran riquísimos; otros más menguados. Luego, de ese dinero que procede del pueblo (nobleza exenta) el obispo dispone un beneficio anual para asuntos propios de su territorio. Para tal capilla, para tal canonjía, para tal parroquia, etc. Y lo otorga a una persona concreta que debe, en teoría, “beneficiar” espiritual y religiosamente esa parcela de la que es responsable por su título. Esos beneficios están tasados (cada obispado tiene sus variables según sus riquezas), y se pagan por años (o medios años).

Como aquí se trata solo de pintar el esquema, supongamos, saltando el espacio temporal, que un beneficio le ha sido otorgado a Manrique, corresponde a la parroquia Esperanza, y está tasado en mil euros. Cada año, Manrique recibe de la “Iglesia” (del pueblo que pagó diezmos y primicias, claro) esos mil euros. Bueno, eso está muy bien; ¿qué tiene que ver el Vaticano con esto? Llega un momento en que el papa se autotitula única autoridad para otorgar beneficios. Los siguen otorgando los obispos en sus cabildos, pero ya con la nota de que el papa puede intervenir en cualquier momento (no se asusten, hoy el Derecho Canónico nombra al papa Administrador Único de todos los bienes de su Iglesia). Además, el Vaticano, el papado, interviene de otra manera, y esa es la fuente de la corrupción.

Resulta que ese Manrique, el del beneficio, que es todo un señor, no se le pasa por la cabeza siquiera saber dónde se encuentra esa parroquia Esperanza, menos todavía atenderla. Nombrará un vicario. De momento los mil euros van a las manos de Manrique, y éste le dará alguna cantidad mínima a su vicario. Nunca los parroquianos de esa localidad para los que teóricamente estaban destinados los mil euros verán en su parroquia más de unas monedas, si tienen suerte. Manrique vive (pongamos) en Barcelona, donde tiene su palacio y tierras y servidores; la parroquia de la que es “beneficiario” se encuentra en (pongamos) Sevilla. Legalmente no puede recibir el beneficio, pues se requiere por ley que esté en la localidad a la que debe “beneficiar”. Manrique debe comprar una bula de dispensa, simplemente. ¿Y dónde las venden? En el Vaticano. ¿A cuánto? Depende del beneficio; ésta pongamos que le cuesta cien euros. ¿Va personalmente al Vaticano a comprarla? No, allí hay oficinas de compraventa, que son las encargadas de estos trámites jurídicos conforme a derecho, no se olvide.

Este Manrique es hombre de negocios, sabe los riesgos de la vida. Si él muere, se pierde el titular del beneficio. Pues le pasa el título de ese beneficio a su hijo (pongamos) Pedro, para que no se pierda. ¿Entonces los mil euros ahora se los dan a Pedro? No, que Manrique es hombre de negocios. Se compra una bula de dispensa para que él siga recibiendo los euros (los nombres técnicos no los menciono para no liarnos). ¿Dónde? Sí, también, allí; ya saben. De manera que Pedro no recibe nada de momento, pero está ahí por si su padre se muere o lo mata alguien. De la parroquia de Sevilla ya ni nos acordamos; y era de donde procede el dinero.

Pero puede ocurrir que ese Pedro, que ahora es el titular del beneficio aunque el dinero lo siga recibiendo su padre, se muera. Entonces legalmente el beneficio no tiene titular y el obispo lo puede otorgar a quien disponga; y Manrique se queda sin sus beneficios dinerarios. Ya lo han adivinado; otra bula para que en ese caso el título vuelva a Manrique. ¿También hay que comprarla en el Vaticano? Claro. Pues allí debe haber un montón de servicios de compraventa. Un mercado.

Vale, ¿y qué pasaría si se mueren los dos, el padre y el hijo? Otra bula. Había la posibilidad de sumar a todo lo anterior un nuevo modelo, el de coadjutor, o podríamos llamarlo “repuesto provisor”. Se nombraba a un tercero, que era normalmente otro hijo o sobrino predilecto, quien se hacía con el beneficio (legalmente, no lo olvidemos, que esto no es simonía) en caso de fallecer todos los receptores.

Podemos ya hacernos un poco de idea de cómo quedaba al final ese beneficio “religioso” en cuanto a beneficio económico. Para garantizar su permanencia en la familia Manrique, éste se podría gastar al año entre bulas y bulas unos (digamos) cuatrocientos euros. Le quedan seiscientos que es su “renta”. (Puede que llegue algo a la parroquia de Sevilla, pero para eso no había bulas, solo un poco de suerte.) El tal Manrique dispone de esa renta fija cada año; es su “patrimonio”, tiene varios beneficios, que forman parte de su estatus de familia rica y poderosa. Si alguna vez pasa por la parroquia de Sevilla, le besarán la mano y le llamarán gran señor.

Como los malos consejeros, esos del Salmo 1, tienen entre ellos malos consejos también. Es la mafia, vamos. Pues había un procedimiento de obtener beneficios los de las familias del Vaticano, los que compraban y vendían. No era regular, pero estaba regulado. Se trataba de que cuando en alguna oficina recibían peticiones de comprar bulas por una persona que sabían tenía buenos beneficios, se planteaban cobrar algo más. Entonces le informaban al interesado que sobre el beneficio para el que pedía dispensa, tenían delante a otro personaje que reclamaba su titularidad. Esto se podía producir legalmente. Pero, además, como el papa era la suprema autoridad para decidir sobre esto, pues se tenía que dirimir el asunto en Roma. Un juicio en Roma era una ruina. Así que a Manrique le dicen que, sin embargo, el Fulano que reclama la titularidad es buena gente y por un precio razonable estará dispuesto a olvidar sus derechos. Ese año a Manrique le ha salido un gasto extra. Se paga y no pasa nada.

Harán mercadería de vosotros. Y todo esto en nombre del cristianismo. No es el cristianismo, sino el anticristianismo, del anticristo.

Este entramado de corrupción financiera, especulativa, de un capitalismo como el que ahora domina la economía mundial (nada que ver con el fruto del trabajo y del esfuerzo y del ahorro, el capitalismo protestante, bíblico), se fragua en medio del sucesor del de la bolsa, aquel de las treinta monedas. Y eso es el modelo externo que tanta gente y durante tantos siglos ha recibido como si fuere el cristianismo del que murió en la cruz. Miserables.

Pero todo esto, tan aberrante, ¿sería algo durante un corto periodo de tiempo, de especial corrupción? No; durante siglos. Y según derecho, del derecho vaticano, claro. ¿Y cuándo se terminó con esto? Pues la Revolución Francesa; las desamortizaciones, etc.

Una duda; y esas bulas ¿en qué moneda se pagaban? Pues no en las nacionales de los interesados, sino en una propia que establecía el Vaticano. Asombroso. ¿Y qué valor de cambio tenía? El que el Vaticano decidía. Increíble. Y con los bancos propios que el Vaticano decidía. Todo en casa. La casa que ya queda desierta. La piedra que desecharon los quiebra. Viene su quiebra. Ya.

Esto es solo una pincelada. Gracias al doctor Antonio J. Díaz por su conferencia. Estaremos al tanto cuando publique parte de sus investigaciones. (Al terminar su exposición dije, y lo reitero, que estaba muy cabreado por dos cosas. ¿Por qué un investigador joven, que lo hace con gran acierto, tiene que estar fuera para poder seguir investigando? ¿Y por qué una investigación así no la hemos hecho los “evangélicos”? Quizás algún día le demos importancia a lo que realmente lo tiene, y no a tantas cosas irrelevantes y secundarias.)

 Y la semana próxima, d. v., seguimos en Sevilla con nuestro Constantino y la Reforma Española.

Autores: Emilio Monjo Bellido
©Protestante Digital 2013

Creative Commons

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: