17 NOV/14 IGLESIA CATÓLICA INCLUSIVA «SAN ROMERO DE AMÉRICA»


Iglesia Católica Inclusiva Oscar Romero 
Boletín para el Domingo, 17 de noviembre 2013 
33 º Domingo del Tiempo Ordinario 

descarga

Queridos/as amigos/as:

De vez en cuando me hacen hablar a grupos de personas sobre las experiencias
estos últimos dos años y medio de nuestro ministerio migrante, Iglesia de San
Romero (o como un panfleto reciente lo puso, Iglesia de Sam Remero, sea quien era!) Mi favorito es ser invitado a hablar a los estudiantes. He hablado con clases en Nazaret y RIT, y la próxima semana se hablará en Daemon College en Buffalo, junto con Lory Ghertner y Peter Mares. En declaraciones a los estudiantes me da esperanza.

Cuando hablé en RIT mes pasado como parte de un panel sobre temas de inmigración, un estudiante me preguntó, en relación con la reforma de inmigración, lo que pensé que sería la cosa más importante que ayudar a nuestros feligreses. No lo hice hay que pensar mucho, porque la respuesta es simple. Ellos necesitan una forma de estar aquí legalmente, algo que no castigarlos, pero mira a su años de trabajo aquí y les da permiso para quedarse sin más acoso o miedo.

Eso no va a resolver todos sus problemas, pero es el más grande y el primer
Lo que necesitan ahora mismo. Un camino a la ciudadanía sería precioso. La
transformación de las leyes laborales que les permitan ser explotadas sería
grande. Asegurarse de que tengan una vivienda digna y el acceso a la atención médica. Así mucho las cosas, pero en este momento lo que más necesitan es que no sea «Sin papeles» más.

Tuvimos un respiro de ver feligreses recogido por «la migra» durante
la temporada de crecimiento. El invierno pasado, cuando el país empezó a hablar en serio sobre la reforma de inmigración, era como si estuvieran tratando de captar cada México en el estado de Nueva York, mientras que todavía podía. Ocho personas de nuestro pequeña iglesia se levantó entre febrero y junio. Entonces, de repente, es detenido. Hace poco me enteré que estaba mal de nuevo, pero en este momento en nuestra pequeña iglesia casi cada uno o bien ya ha sido capturado, o han abandonado la zona para pasar el invierno. O regresado a México.

Si usted no ha llamado o enviado por correo electrónico a su congresista – y el representante de la la Cámara – para compartir su opinión sobre la reforma migratoria, este es el momento para hacerlo. Tu voz importa, realmente!

Esta tarde me senté en el inacabado «sala de estar» en casa de Capo,
esperando que se instale el teléfono. Nuestra pequeña iglesia continúa
proporcionar teléfonos de línea terrestre para que la gente no tiene que usar el tobillo gps pulsera que mantendría «la migra» al tanto de su paradero. En
casas que ha vivido en el pasado, en ese momento me habría ocupado a la humanidad yo lavando los platos o de otra manera de limpiar un poco, pero en este medio casa terminada es diferente. Por un lado, todo está cubierto con una fina capa de aserrín de la obra que alguien ha estado haciendo (cuando se hace será preciosa, estoy seguro. Pero se hace en ninguna parte cerca). Por otro, se no se siente seguro, deambulando por la casa sin paredes interiores. Por lo tanto, siente tanto ligeramente peligroso y abrumador. Lo más preocupante es
la falta de una luz exterior. Cuando está oscuro ahí fuera, es muy, muy
oscuro. A veces, conducir de noche voy a pensar, «Oh, debo poner en mi
brights «- y luego darse cuenta de que ya estamos en la razón no hay.
fuera de la luz es que no hay que cambiar, sólo un montón de cables que salen de la pared donde debería estar el interruptor.

Ellos fueron trasladados a esta casa para dar paso a algunos trabajadores H2A, que son aquí trabajando legalmente y se debe dar vivienda digna. Por lo tanto, se debe su situación de indocumentados que llegaron arrastrando los pies a este medio terminar casa. Nunca se le ocurriría quejarse, porque no tienen ningún derecho, ningún poder, ninguna voz, y la última cosa que quiere hacer es hacer a nadie loco.

Pero usted tiene el poder. Tienes una voz. Yo también permite usar la voz para gritar por la  justicia!

Bendiciones y amor a todos,
Chava+RCWP 

 

 

 Iglesia Católica Inclusiva Oscar Romero
Una comunidad inclusiva de la liberación, la justicia y la Alegría 
La adoración en la tradición católica 
Misa: Domingos de 11 am 
Casa de San José de la Hospitalidad, 402

South Ave, Rochester NY 14620 

EL SILENCIO DE LOS BUENOS


 

JAVIER PALACIO, sacerdote, japalmar@gmail.com

MADRID.

 

ECLESALIA, 15/11/12.- Cuántas veces en la vida nos lamentamos, -y no sin razón-, del mal llamado «silencio de los buenos»… Ese «silencio cómplice»… que genera tanto sufrimiento…, tanto dolor…, tanta violencia…, y tanta muerte… Silencio que, sin aparentemente causar daño, va dejando el espacio donde la palabra, podría ser como un «dique» para abortar la barbarie… y el estado de destrucción provocado por tantos «mercaderes de la muerte»…

Pensándolo bien, muchas de las situaciones dolorosas… que vivimos actualmente, podrían haberse evitado si, tú y yo, hubiésemos intervenido más decididamente sin temor a «perder amigos»…, sin miedo alguno a defender los derechos de los más débiles, y sin «casarnos» con los poderosos o influyentes en nuestro mundo.

Cuán diferentes serían las cosas si todos los seres humanos, allí donde nos encontrásemos nos convirtiéramos en defensores a ultranza, de los más débiles…, de aquellos que son pisoteados…, de los masacrados…, de quienes no cuentan para nada…, porque son ninguneados… o amordazados… por quienes se creen amos y señores de un mundo que ha sido creado hermoso para todos y cada uno de los hijos de Dios.

Amigo, amiga: nos ha sido dada la palabra… y la sensibilidad del corazón…, para «comulgar» con todas las situaciones que, de alguna manera, deberían hacernos reaccionar dando valor a esa palabra cuando sea necesario, y al silencio cuando pueda ser más constructivo que la misma palabra.

Un día tú y yo, seremos juzgados, tanto por el mal que hayamos hecho…, como por las actitudes cobardes y cómplices… con las que permitimos que cualquier ser humano fuese pisoteado sin que reaccionáramos en su favor. Y es que, solemos olvidar con frecuencia que allí donde un hombre sufre, Dios sufre en él…

Y, hablando en cristiano -pues tú y yo lo somos-, no podemos inhibirnos frente a tantos y tantos problemas que agobian al ser humano…, porque, ¡no hacer el bien… es un mal muy grande! (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

 

El Papa se mezcló entre el tránsito romano para visitar a Napolitano


En un auto común y con una escolta reducida, Francisco llegó al Palacio del Quirinale para reunirse con el presidente italiano.
El auto del Papa Francisco en las calles romanas rumbo a la visita oficial con el presidente Giorgio Napolitano (ANSA)
RELACIONADAS

14/11/13 – 09:34

Dejando de lado ciertas cuestiones protocolares para hacer la visita sin tantos formalismos, el papa Francisco visitó hoy en el Palacio del Quirinale, antigua residencia de verano de los pontífices y actual Casa de Gobierno italiana, al presidente Giorgio Napolitano.

Con una escolta reducida, Francisco llegó al Palacio tras mezclarse entre el tránsito romano con el Ford Focus azul que los trasladaba. Los transeúntes, sorprendidos, lo saludaban atónitos. Luego, sin guardia de honor, fue recibido por Napolitano.

Es la tercera vez que el Papa y Napolitano se ven, pero la primera de Francisco al Quirinale, una visita en respuesta a la que realizó el presidente Napolitano al Vaticano el pasado 8 de junio. Es además la quinta visita que realiza un pontífice a este palacio romano desde el nacimiento de la República.

El encuentro privado tuvo lugar en el estudio del presidente Napolitano, al  tiempo que se reunieron las dos delegaciones, encabezadas por el presidente del gobierno Enrico Letta, por Italia, y monseñor Angelo Becciu, sustituto de la Secretaría de Estado, por parte del Vaticano.

Luego siguió el intercambio de dones en la Sala de los Tapices. El presidente Napolitano regaló al Papa una estampa del pintor Giovanni Battista Piranesi, mientras que el Pontífice donó al jefe del Estado italiano dos bronces del escultor Guido Veroi.

Luego el Papa rompió el protocolo y saludo a empleados del palacio ejecutivo y algunos de sus familiares que estaban allí para conocerlo.

 

 

http://www.clarin.com/mundo/Papa-mezclo-transito-visitar-Napolitano_0_1029497298.html

El papa no quiere escolta presidencial


 

El presidente Giorgio Napolitano recibe al papa Francisco en el palacio presidencial en Roma el 14 de noviembre del 2013
El presidente Giorgio Napolitano recibe al papa Francisco en el palacio presidencial en Roma el 14 de noviembre del 2013

ALESSANDRA TARANTINO / AP FOTO

BY POR NICOLE WINFIELD

ASSOCIATED PRESS

ROMA — El papa Francisco rechazó el jueves la escolta presidencial para su primera visita estatal al presidente italiano en una nueva infracción al protocolo y seguridad, incluso mientras algunas voces manifiestan preocupación por su seguridad en su campaña reformista.

El sencillo Ford Focus de Francisco y el pequeño convoy del Vaticano llegaron discretamente al Palacio del Quirinal sin las sirenas que suelen acompañar a políticos y dignatarios extranjeros cuando transitan por el centro de Roma.

Una vez en el interior de lo que fue en el pasado residencia papal, Francisco caminó lentamente frente a la guardia de honor y después saludó al personal y sus hijos, en una nueva evidencia de la sencillez e informalidad del papa argentino «de las villas miseria».

El desapego de Francisco a la pompa de su dignidad —incluso su aparato de seguridad— ha definido su papado hasta ahora. Pero su deseo de estar próximo a la grey y su propósito de luchar contra la corrupción en el Vaticano han planteado nuevos temores a su seguridad, más allá de la ocasional aglomeración de fieles en torno de su automóvil abierto.

Un fiscal antimafia, Nicola Gratteri, planteó esta semana la alarma de que la limpieza de las finanzas del Vaticano hicieran al papa blanco de las iras del hampa italiana, aunque no suministró evidencias de que existiera dicha amenaza ni de que el crimen organizado planeara un golpe.

La semana pasada, Francisco denunció a los padres que alimentan a sus hijos con el «pan impuro» ganado por medio de soborno y corrupción por considerar que el trabajo deshonesto priva de dignidad a padres e hijos.

Los comentarios de Gratteri, en una entrevista con el periódico Il Fatto Quottidiano, se relacionan con su reciente libro «Agua bendita», que detalla la alianza innoble entre la Iglesia católica y la mafia calabresa n’drangheta.

En la entrevista, Gratteri dijo que el pontífice hacía lo correcto al «quebrar el centro del poder económico en el Vaticano».

«Los que se han nutrido por medio del poder y la riqueza directamente derivada de la Iglesia están nerviosos», dijo Gratteri. Agregó que no sabía si la mafia podía atacar al Papa, «pero por cierto lo estará pensando. El podría representar una amenaza».

El vocero del Vaticano, reverendo Federico Lombardi, afirmó que la Santa Sede no estaba prreocupada.

«Estamos absolutamente tranquilos», dijo a The Associated Press. «Todo funciona normalmente y no parece haber motivos para alarmarse».

http://www.elnuevoherald.com/2013/11/14/1614295/el-papa-no-quiere-escolta-presidencial.html

El movimiento feminista y la Iglesia


Ante «Cásate y sé sumisa»

«No somos un sub género de la raza humana»

Isabel Gómez Acebo, 13 de noviembre de 2013 a las 12:43

 La teología católica se enfrenta a este reto de un cambio difícil de anclar en el pasado y con la carga de una reflexión previa que se ha quedado desfasada y anacrónica

Cásate y sé sumisa/>

Cásate y sé sumisa

Cásate y da la vida por ellaCásate y da la vida por ella

(Isabel Gómez Acebo).- Elmovimiento feminista llegó a todos los sectores del mundo civilizado durante el siglo pasado, pero las comunidades y los credos que se basan en la tradición, tienen problemas para asumir las exigencias igualitarias de las mujeres.

Es algo normal ya que en su tradición el sexo femenino se ha pensado y se ha movido siempre en papeles subordinados. El caso del reciente libro de la diócesis de Granada con el título provocativo de Cásate y sé sumisaes un ejemplo patente pues se puede apoyar en la Biblia y en muchos autores cristianos para fundamentar su tesis. La teología católica se enfrenta a este reto de un cambio difícil de anclar en el pasado y con la carga de una reflexión previa que se ha quedado desfasada y anacrónica. Estoy pensando en algunas declaraciones papales relativamente recientes.

El papa Francisco ha expresado varias veces el deseo de ampliar las posibilidades para que exista una mayor presencia femenina en la Iglesia pero le va a resultar difícil conseguir su propósito. Las mujeres han estado en los hospitales, en los colegios, en la catequesis, en misiones… en un número mayor que los varones y recientemente han dirigido esos centros. Donde se nota su falta es en el altar y en los órganos directivos de la comunidad católica pero si éstos están reservados a los varones ordenados ¿cómo se puede resolver el problema? A la corta le veo poca solución.

Para leer el artículo completo, pincha aquí:

 

 

http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2013/11/13/el-movimiento-feminista-y-la-iglesia-religion-iglesia-opinion-gomez-acebo-casate-se-sumisa.shtml

El Papa no se opone a las misas en latín. Mientras respeten el Concilio Vaticano II


Mensaje a la Fraternidad San Pedro

Redacción, 14 de noviembre de 2013 a las 18:00
Misas en latín 

 El Papa considera posible una pluralidad de expresiones litúrgicas si parten de un movimiento que obedece a la Iglesia

El latín, ¿todavía en uso?/>

El latín, ¿todavía en uso?

El Papa Francisco dio a conocer que no tienenada que objetar a la misa en latín cuando es celebrada en el marco del respeto al Concilio Vaticano II, en un mensaje a una comunidad.

Dirigiéndose a la Fraternidad San Pedro(244 sacerdotes y 153 seminaristas en el mundo), les escribió que «celebrando los misterios sagrados según la forma extraordinaria del rito romano» (misa en latín), sus miembros «contribuyen, en la fidelidad a la tradición viviente de la Iglesia, a una mejor comprensión y aplicación del Concilio Vaticano II» (1962/65), reveló Radio Vaticano.

El Sitio Vatican Insider también reportó el miércoles las declaraciones del cardenal conservador colombiano Darío Castrillón Hoyos, recibido en audiencia por Francisco el 31 de octubre.

«Recientemente me entrevisté con el Papa y me dijo que no había ningún problema con el antiguo rito, y que no había tampoco problema con grupos de laicos y asociaciones como la vuestra que lo promueven», afirmó Castrillón.

En agosto, una congregación tradicionalista, los Franciscanos de la Inmaculada, que celebraba con frecuencia la misa en latín, fue llamada al orden por Francisco. El uso de la misa del Concilio se hizo obligatoria y la misa en latín era solo posible con autorización en esta congregación.

Se trató de una sanción para poner fin a las divisiones. Pero causó una gran emoción en todo el movimiento tradicionalista, ya desconfiado con Francisco y fue percibida como una ruptura con la actitud más comprensiva de Benedicto XVI.

La crisis tradicionalista data de los años 70, cuando algunos movimientos tradicionalistas que no reconocen las conquistas del Concilio –en especial la misa en lengua vernácula– crearon una disidencia.

Por deseo de búsqueda de unidad, el Papa alemán, en su motu proprio «Summorum Pontificum» de 2007, reautorizó el rito preconciliar, para calmar a los integristas. El rito ordinario seguía siendo la misa conciliar.

Desde los años 70, algunos grupos –como la Fraternidad San Pedro– regresaron de nuevo a la Iglesia, aceptando la autoridad del papa.

Pero los integristas puros y duros, encabezados por monseñor Marcel Lefebvre, siguieron ignorando los llamados de la Iglesia.

Francisco critica la actitud de los católicos que miran hacia el pasado, pero es sobre todo muy reticente a la indisciplina. El Papa considera posible una pluralidad de expresiones litúrgicas si parten de un movimiento que obedece a la Iglesia.

(Rd/Agencias)

 

 

http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2013/11/14/el-papa-no-se-opone-a-las-misas-en-latin-religion-iglesia-francisco.shtml

PERÚ El Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina repudia muerte en operación antiminera


Jueves, 14 de noviembre de 2013 (ALC) – El Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina -OCMAL-, reunido en su V Encuentro en la peruana ciudad de Lima, manifestó su total repudio a la cadena de asesinatos que ha tenido lugar en las últimas semanas en América, y que el 8 de noviembre cobró una nueva víctima en Ecuador.

Fredi Ramiro Taish Tiwiram, de la comunidad indígena Shuar, fue asesinado en un confuso operativo del ejército ecuatoriano frente a la llamada minería ilegal. Es de resaltar que el pueblo Shuar está siendo doblemente atacado, por la presencia de la minería trasnacional, y la pequeña minería existente en la zona, informa el Observatorio en una Declaración pública. La Coalicion Ecuménica en Chile es miembro de este Observatorio.

Este nuevo crimen se suma al que recientemente tuvo lugar en Colombia, donde se segó la vida de César García quien oficiaba como integrante del Comité Ambiental y Campesino de Cajamarca, reconocido líder de la oposición al proyecto minero la Colosa -impulsado por la trasnacional Anglo Gold Ashanti. Asesinatos que recuerdan los perpetrados también en Bolivia contra José Mamani, y el que tuvo lugar en Malku Qota y los ocho heridos por balas el pasado año en ese mismo país; la represión, judicialización y muertos en el Perú por la oposición a la minería en el proyecto Conga, de la empresa Yanacocha, y en la Provincia de Espinar con el proyecto de la empresa Glencore Xstrata, entre muchos otros casos, recuerdan.

Para el OCMAL, “estos asesinatos no pueden ser entendidos de manera aislada a la imposición del modelo extractivo minero en la región. Al contrario, hacen parte de un escenario de conflictividad agenciado por la irrupción corporativa en territorios hoy disputados por empresas que despliegan estrategias de despojo comunitario. Si estos agentes externos no hubiesen llegado con sus proyectos a los territorios, seguramente las esposas, los hijos, las familias y las comunidades de nuestros compañeros hoy continuarían contando con su compañía, con sus enseñanzas y sus sonrisas”.

Manifiestan su profunda preocupación e indignación por la creciente criminalización de los defensores de la naturaleza en la región, “estrategia que está siendo utilizada por las empresas y los gobiernos latinoamericanos, incluso por algunos de aquellos que se autoreferencian como progresistas o alternativos.”

Entienden, dicen, “estas estrategias de criminalización en un sentido amplio, pasando por la estigmatización, la invisibilización, las amenazas individuales y colectivas, la judicialización, la represión y la militarización de los territorios, y que incluso desembocan en asesinatos, como lo hacen manifiestos las recientes muertes que hemos señalado, y las que históricamente han tenido lugar en nuestros países. En última instancia, la criminalización en nuestra región hoy pretende anular la posibilidad de ser diferentes, de ejercer libremente la oposición y la denuncia de la destrucción, y la posibilidad de mantener relaciones armónicas con la naturaleza”.

Exigen a las instituciones competentes de los países en los que han sido perpetrados los crímenes, celeridad y esclarecimiento de los móviles, y la identificación y captura de los autores intelectuales y materiales de los ataques. Piden que se respeten los regímenes constitucionales y los tratados internacionales para la garantía del derecho a un ambiente sano como condición necesaria para proteger el derecho a la vida. Y exigen también la revisión de los marcos normativos y legislaciones “que favorecen la impunidad de los crímenes económicos y ecológicos de las empresas y corporaciones, y que se hacen manifiestas, entre otras, en la ley minera en trámite en Bolivia, y la ley de resguardo del orden público en Chile, despropósitos que además profundizan la represión social”.

Foto: Sepelio de Freddy Taish. (EL COMERCIO)
————————
Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)
Edición en español: Combatientes de Malvinas 1230, 3190 La Paz, Entre Ríos, Argentina

Homilía semanal del Padre Jim Hogan para el 17 de noviembre 2013


Publicado el 14 de noviembre 2013 por Romero
| Malaquías 3: 19-20 | 2 Tesalonicenses 3: 7-12 | Lucas 21: 5-36 | 33 Ordinaria C’13 |

Lecturas bíblicas:  Trigésimo tercer Domingo del Tiempo Ordinario 

Imprimir PDF:  Homilía Weekly 17/11/2013

Jim HoganEstamos a mitad de camino hasta el mes de noviembre.Para aquellos que aprecian las consecuencias del Misterio de Cristo, del alcance de noviembre es aún más amplio. Somos conscientes de nuestras familias, amigos y todos en la gran asamblea de buenos y santos los que nos precedieron en la vida y en la muerte.

Funcionarios estadounidenses afirman nuestra presencia militar en Afganistán es necesaria para proteger a las mujeres y los niños. Recordamos y oramos por las más de 5.000 soldados estadounidenses muertos en Irak y 2.000 muertos en Afganistán!Deseamos expresar nuestro amor fuera más que eso.Fuentes confiables estiman que cientos de miles de civiles inocentes han muerto en dos guerras más recientes de nuestro país.

En septiembre del año pasado, a principios de la mañana, un grupo de ocho mujeres y sus hijos estaban caminando en las duras montañas rocosas, cerca de su aldea. Ellos estaban recogiendo leña para cocinar un poco de alimento para sus familias el desayuno. De pronto, inesperadamente, literalmente, del cielo azul, las ocho mujeres y sus hijos fueron voladas.Otras ocho mujeres y sus hijos resultaron gravemente heridos y hospitalizados.

En este punto medio, en noviembre te invito a pensar en las víctimas inocentes que caminan en la oscuridad antes del amanecer, y otros como ellos, de repente muerta! * También son parte de nuestra familia y la muerte nos llama de nuevo al Evangelio, al Dios de la paz.

Creo que soy capaz de conectar esos recuerdos con el evangelio del evangelio de Lucas proclamado hoy aquí. La versión final de este Evangelio se terminó a mediados de los años 80. Los hechos descritos ocurrieron por lo menos 15 años antes de que el evangelio fue escrito. Algunas dan a este y erróneamente afirman que Jesús está prediciendo diversos eventos futuros. Eso no es así.

«Vendrán días en que no quedará piedra sobre piedra que no sea derribada.»   Lucas está describiendo lo que pasó quince años antes. En los años 70 los romanos habían destruido tanto Jerusalén y el Templo Mayor.   «Van a aprovechar y os persigan, se entregarán a las sinagogas ya las cárceles … y matarán a algunos de vosotros a la muerte.»  Lucas describe lo que estaba pasando a su comunidad en ese momento se escribió el evangelio.

Lucas cree que la destrucción de Jerusalén estaba conectado con la muerte de Jesús.Cuando los habitantes de la ciudad rechazaron mensaje de la no violencia de Jesús crearon su propio destino. En lugar de aprender de Jesús el no violento y amar a sus enemigos sin condiciones, se dirigieron a la rebelión violenta, un poco como lo vemos hoy en Siria. Eso llevó al desastre y aún quince años más tarde, la ciudad y el templo eran más que un montón de ruinas.

Ese es el contexto en el que este Evangelio fue compuesto. Además la comunidad de Lucas esperaba que Cristo regresara. Ahora bien, contrariamente a las expectativas, el Resucitado no había regresado y estaban «siendo aprovechado, perseguido y condenado a muerte.»   Él los está preparando para el largo plazo.  «Verán al Hijo del hombre venir en una nube con poder y gran gloria. »  Eso fue un simple reconocimiento a este evento muy esperado está todavía en el, futuro indeterminado distante.

Entonces, ¿qué dicen estos textos para nosotros hoy? Quizás esto. Jesús de Nazaret llama a todos los que le siguen a una nueva forma de relacionarse con todo el mundo en el planeta.La violencia en cualquier forma y por cualquier razón va en contra y es una negación de la forma no-violenta de Jesús. No causa la pena de la muerte de un solo ser humano. Ninguna causa vale la pena el asesinato de ocho mujeres, sus hijos y cientos de miles de víctimas inocentes. Nosotros, los que afirman y creen en la comunión de los santos son llamados a practicar el amor sin violencia universal.

Así que ahora, a mitad de noviembre, le insto a que llegue con el corazón a todos en la gran asamblea de buenos y santos los que nos precedieron en la vida y en la muerte. Recuerde a nuestras familias, amigos, y todas las personas inocentes que caminan en la oscuridad antes del amanecer, de repente muerta. Los recuerdos de ellos nos llevará de vuelta al evangelio y al Dios del, amor universal y no violenta por la paz.

El día en que Jorge Bergoglio criticó a Cáritas


Jueves 14.11.2013 – Actualizado Hace 6 Min.
Popular TV

NO TIENE DESPERDICIO!!!
Cuánta verdad encierran sus palabras 
 
 
 
ABRAN ESTE LINK Y EMOCIÓNENSE…

En España, mejor negro que protestante … o aténgase a las consecuencias


César Vidal Manzanares

En España, mejor negro que protestante
En la España de inicios del siglo XXI, el protestante puede ser tolerado sólo si acepta el papel sumiso –y agradecido– de “hermano separado”.

13 DE NOVIEMBRE DE 2013

 El otro día Pedro Tarquis tuvo la gentileza de  entrevistarme con ocasión de la próxima publicación de mi libro  No vine para quedarme: Memorias de un disidente. En el curso de la conversación apareció un tema que me parece oportuno señalar con más detenimiento desde este lugar. Por esta semana, voy a dejar la economía del Reino reposar y me voy a centrar en la cuestión. 

Cuenta Malcolm X en sus  Memorias  que cuando estaba a punto de concluir la escuela primaria el profesor le preguntó qué deseaba ser. El pequeño Malcolm le respondió que deseaba estudiar una carrera universitaria, pero, en seguida, el maestro le dijo que se olvidara del tema. Dado que parecía tener muy buenas manos, lo mejor que podía hacer era ser carpintero. No era mal hombre aquel docente, según Malcolm, pero la simple idea de que un negro, por muy rojizo que pudiera tener el pelo, alcanzara un título y llegara a la altura de un blanco le resultaba imposible de asumir. Al negro se le podía apreciar e incluso respetar, pero nunca, bajo ningún concepto, podía pasar de una cierta situación. Así de sencillo.

En mi libro  No vine para quedarme: Memorias de un disidente , publicado el pasado 7 de noviembre, creo haber señalado varios ejemplos de cómo, con todos los matices que se desee, no es muy diferente la situación de los protestantes en España. Puede que le aprecien, le respeten e incluso le den palmaditas en la espalda, pero, chico (o chica), bajo ningún concepto se le ocurra cruzar la raya que un protestante nunca debe pasar o aténgase a las consecuencias.

Un protestante puede ser funcionario, pero no llegará jamás a director general. Un protestante puede ser juez, pero no será designado nunca como miembro del Consejo general del poder judicial o del tribunal constitucional. Un protestante puede conseguir su inclusión en las listas de algunas elecciones, pero jamás será alcalde – hubo un solo caso durante la Transición y antes de que las maquinarias de los partidos funcionaran – ni, por supuesto, ministro. Un protestante puede ser profesor universitario – cada vez más difícil – pero no llegará jamás a jefe de departamento. Un protestante puede escribir en un periódico, pero nunca será nombrado director. Un protestante puede ser un magnífico profesional, pero jamás se permitirá que entre en la Academia correspondiente de su disciplina.

Podría multiplicar todos estos ejemplos, y señalar que, incluso en los puestos tolerados a regañadientes, ya puede irse haciendo a la idea de que tendrá que atenerse a las consecuencias.Con frecuencia he escuchado las quejas de los que decían que algunos de los protestantes que han logrado alcanzar ciertos puestos no se identifican públicamente como tales. No ha sido ésa nunca mi conducta ni la comparto lo más mínimo, pero no seré yo quien arroje contra ellos la primera piedra. Saben los riesgos que corren, tienen que mantener una familia y son conscientes de que tendrían que atenerse a las consecuencias.

Las razones para semejante situación son diversas, pero, como no podía ser menos, hunden sus raíces en una Historia de intolerancia y castas privilegiadas creada y modelada durante siglos por la iglesia católica y mantenida durante el Régimen de la Transición. Creada y modelada no de manera sutil o persuasiva. Para imponerse, la citada institución no dudó jamás en recurrir a la hoguera o a la horca, a la confiscación de bienes o a la destrucción de reputaciones, todo ello además en la convicción de que, al realizar la obra de Dios, cualquier medio quedaba legitimado por vil que fuera.

A día de hoy, los protestantes en España pueden llegar hasta ciertos lugares que les han sido vedados durante siglos, pero, bajo ningún concepto, más allá. De hecho, basta contemplar el panorama académico, político o mediático para percatarse de que minorías más reciente y mucho más diminutas han conseguido incrustarse donde la presencia de un solo protestante constituiría un escándalo aunque sus méritos fueran, objetivamente hablando, mucho mayores.

Si un protestante pasa la raya chocará con la oposición de una izquierda sectaria que no está dispuesta a dejar respirar a alguien que defiende la vida o la familia; pero es más que posible que encuentre una oposición no menos encarnizada procedente de no pocos católicos. Yo mismo he sido testigo de la manera, verdaderamente fanática e irritada, con que esos católicos observan el éxito, por limitado que sea, de un protestante. Bien pensado quizá tenga cierta lógica. ¿Acaso no nos parece bastante para conformarnos el que no nos detengan, no nos torturen y no nos quemen como ha sucedido en España durante siglos? ¿Encima queremos más? ¿Es que no sabemos quedarnos en nuestro sitio?

¿Cree alguien que exagero? Obsérvese la manera en que ciertos foros católicos se utiliza la palabra “protestante” y sustitúyase en esos mismos comentarios ese término por el de “judío”. Nos encontraremos entonces con textos que habría suscrito entusiasmado el mismísimo Goebbels. Ha pretendido ser igual… pues que se atenga a las consecuencias.

No cabe engañarse. En la España de inicios del siglo XXI, el protestante puede ser tolerado si acepta el papel sumiso – y agradecido – de “hermano separado”, pero si, en algún momento, tiene la ocurrencia, por ejemplo, de señalar lo que señalaron Alfonso de Valdés y Leopoldo Alas Clarín, Benito Pérez Galdós y Miguel de Unamuno, Cervantes y Mateo Alemán, Arturo Barea y más recientemente Arturo Pérez-Reverte, es decir, la pésima manera en que la iglesia católica ha influido en nuestra Historia patria, las fuerzas del infierno se desatarán sobre él. Todo eso sin entrar incluso en cuestiones teológicas. Deberá callar sobre la manera en que la iglesia católica creó los nacionalismos que amenazan con acabar con el orden constitucional, sobre cómo ha defendido desde su creación a la banda terrorista ETA o sobre cómo disfruta de privilegios escandalosos en una nación democrática que se precie de serlo. No recibirá más compasión si señala la desvergüenza ética de la izquierda o la verdadera naturaleza de los nacionalismos. A otros se les podría consentir con muchos límites – no son los españoles, educados durante siglos en el catolicismo, un pueblo dispuesto a escuchar a los demás –pero no será el caso de un protestante. Si osa romper el silencio que se atenga a las consecuencias.

Como aquel negro del  Deep South  en los años cincuenta del siglo pasado, del que se esperaba que fuera carpintero si tenía buenas manos, pero no que fuera más allá, el protestante que llegue a ciertos lugares en España se enterará del coste. Podría citar docenas de ejemplos a cual más siniestro. Yo mismo he sido testigo de lo que significa entrevistar a un evangélico en algún medio de comunicación por razones que son no confesionales sino de interés general. Cuando eso sucede, las miradas rezumantes de resquemor, los comentarios negativos, los bisbiseos indignados, las preguntas punto menos que coléricas se suman en agrio y repugnante remolino porque cualquiera debería saber que los negros sólo pueden aspirar a ser carpinteros y que los evangélicos –salvo algún representante oficial que es la viva imagen de los animales, perdón, protestantes, domesticados- no pueden aparecer en un medio. No sucede sólo en medios católicos o de la derecha. También en los estatales, en los de la izquierda y en aquellos donde puede dirigir un programa de éxito e incluso formar parte del consejo de administración. ¡Habrase visto atrevimiento! Atrévete a pasar la raya y los emails, los sms y las cartas lloverán como un diluvio de sucia y enconada intolerancia sobre la dirección que, como mínimo, se sentirá inquieta. Has puesto el pie donde no deberías y, por lo tanto, atente a las consecuencias.

Se me dirá que ciertos individuos son incómodos – es cierto, lo son – pero que no sucede con las entidades. Incluso algunos defenderán la tesis de que mejor nos iría si algún protestante se callara de una vez por todas. ¡Ja! Yo he sido testigo en multitud de ocasiones de la bochornosa discriminación, cuando no abierto desprecio, a que sometían las más variadas instituciones a las entidades protestantes. Son muchos, muchísimos los que pueden decir cómo, aunque fueran con el respaldo de la FEREDE o del consejo regional de turno, no han conseguido ser recibidos por las autoridades, atendidos mínimamente o considerados dentro de los límites de la cortesía debida a cualquier ciudadano. Una ciudad española puede paralizarse para las celebraciones del día del orgullo gay o para una visita papal, pero lograr un permiso para que un predicador reconocido internacionalmente pueda dictar una conferencia se convierte casi en misión imposible, misión que sólo llega a buen término cuando el político de turno teme que quizá algún protestante con peso en los medios de comunicación lo pueda utilizar en su contra. Por supuesto, incluso si se consigue esa autorización oficial, ningún medio querrá dedicar un segundo o una línea a lo que ha sucedido.

Por lo que se refiere a las concesiones, obligadas en España para televisión o radio, pierdan toda esperanza los protestantes de contar con una sola aunque también en la más que legítima aspiración aparezcan la FEREDE o los consejos evangélicos. Si hoy en día hay una televisión evangélica – ¡una! – en toda España es sólo porque, de manera providencial, un holding de medios se vio obligado a venderla, un evangélico estaba en el consejo de administración y éste se veía forzado a contar con liquidez. Esa misma cadena, a pesar de su relevancia internacional, a pesar de la intervención de una importante embajada extranjera, nunca consiguió alcanzar esa meta con anterioridad. No es casual. Es que no se trata sólo de individuos, pues, sino de una discriminación injusta, indigna e inmoral que afecta también a las entidades y que, salvo excepciones muy dignas, no ha desaparecido en todos estos años. Dígase algo al respecto y aténgase el que ha abierto la boca a las consecuencias.

Con semejante panorama que yo mismo he contemplado, vez, tras vez, tras vez, tras vez, cabe preguntarse por qué los protestantes españoles no han reaccionado durante décadas ante lo que constituye una injusticia sistemática. Hay varias razones. La primeraes que muchos no llegan a una situación tan relevante socialmente como para percatarse de esta innegable realidad. Si sus compañeros del banco, del instituto o del hospital no lo miran bien, el protestante medio lo atribuye a cualquier cosa menos a la intolerancia generalizada. Demasiado que sea profesor, jefe de planta o redactor después de lo que ha sido la Historia del protestantismo en España. En cuanto a los medios o la administración, simplemente piensan que así es España. Efectivamente, así es.

La segunda razónes que, la verdad sea dicha, a pesar de todo, en términos comparativos, hemos avanzado mucho en las tres últimas décadas. Durante los siglos XVI, XVII y XVIII, quemaban a los protestantes. Todavía en el siglo XIX, el último ajusticiado por la Inquisición fue Cayetano Ripoll, un protestante y, por supuesto, la iglesia católica –cuyos papas se declaraban vez tras vez enemigos de libertades elementales como la de expresión o la religiosa– no dejó de presionar sobre los gobiernos para que no pudiera haber un átomo de tolerancia para cualquier disidente religioso. Obispos, sacerdotes y fieles, siempre con el respaldo de la Santa Sede, aplastaron la labor de los liberales de Cádiz; hicieron la vida imposible a los revolucionarios de 1868; levantaron partidas carlistas con las que ensangrentar la piel de toro en pro de una visión teocrática; lograron que el sistema canovista sólo permitiera la libertad de culto dentro de las casas, pero jamás fuera de ellas, una verdadera vergüenza en la Europa de la época; machacaron a todos los dirigentes liberales que pretendieron hasta avanzado el siglo XX que los protestantes españoles pudieran, al menos, respirar y, por supuesto, decidieron que la república era una amenaza antes de que, efectivamente, acabara siendo un caos que terminó en un enfrentamiento fratricida. En 1953, esa misma iglesia, gran vencedora de la guerra civil, se convirtió jurídicamente en un estado dentro del estado que disponía hasta lo que tenía que hacer el dictador… por supuesto, hasta que el dictador ya no le fue útil y comenzó a proporcionar abrigo en las parroquias a gente que iba de los terroristas de ETA a los sindicalistas de CCOO o a los Kumbayás de los que procede el actual nacionalismo catalán. Durante la Transición, supieron – la experiencia era de siglos – presionar a gobiernos asustados para que se pergeñaran unos acuerdos con el estado que determinaron el articulado constitucional antes de su discusión en congreso y que son, en no escasa medida, inconstitucionales. Que nos dejaran respirar un poco – no sorprende – a algunos de nosotros simplemente les pareció el cielo en la tierra. No se les puede reprochar, pero tampoco se puede caer en la equivocación de asumir ese mismo punto de vista.

Finalmente– llevo diciéndolo décadas – el que el protestantismo español aceptara la firma de un acuerdo articulado en torno a la FEREDE constituyó un error terrible de dimensiones descomunales. No niego la buena de fe de algunos –de otros sé que nunca la tuvieron– al optar por ese camino, pero ese paso consagró la existencia de una confesionalidad encubierta de un Estado que permite exenciones fiscales de la iglesia católica por encima del 1 por ciento del producto interior bruto; que tolera desde ZP que un 0,7 por ciento de la declaración del IRPF vaya a la iglesia católica marcando la casilla y que, incluso si se señala la otra casilla, una buena parte del dinero del contribuyente acabe también en entidades católicas porque se las considera de “interés social”. Añádase a todo esto que –gobierne la derecha o gobierne la izquierda– el estado ha dado siempre dinero del contribuyente por millones a entidades relacionadas con la iglesia católica y que, desde 1996, soporta una Ley Hipotecaria que autoriza que cualquier obispo pueda certificar que un bien inmueble es de la iglesia católica e inmatricularlo a su nombre. Así, por ejemplo, en 2006, la mezquita de Córdoba, patrimonio nacional que pagamos entre todos, fue inscrita a nombre de la diócesis de Córdoba. Una más, por otra parte, entre varios millares de propiedades que desde 2003 la iglesia católica ha inmatriculado a su nombre de manera más que discutible y ciertamente inconstitucional. Dígase algo al respecto y te dirán que también las otras confesiones tienen pactos con el estado – su contenido, obviamente, es lo de menos – dígase algo siendo protestante y aténgase a las consecuencias.

Para ser honrados, soy el primero en reconocer que esta situación no sólo la sufren los protestantes sino también ese otro enemigo histórico que durante siglos ha perseguido la iglesia católica con verdadera saña. Me refiero, como habrá podido adivinar el amable lector, a los judíos. Los que yo conozco en España tienen más que asumido que cuanto menos se les vea, mejor. No creen una sola palabra de la supuesta tolerancia católica y saben que, lamentablemente, la izquierda española abriga en su seno enormes zonas de antisemitismo. Por su propio pie, procuran dar un perfil bajo, se dediquen a lo que se dediquen. Como alguno me ha llegado a decir: “en Argentina, yo iba con kippah por la calle. En España, no se me ocurriría ni loco”. No pude rebatirle. Si un judío –como un protestante– llega a ser muy visto en la realidad española actual que se atenga a las consecuencias.

Por supuesto, me consta que hay excepciones. Conozco católicos que sienten vergüenza ante estas situaciones y que no terminan de comprender cómo puede estar en su misma iglesia gente que, desde sus páginas webs, organizan el boicot contra los libros de los que no comulgan como ellos o no pierden ocasión de agredir a todos los que se atreven a señalar alguno de los muchísimos e injustos privilegios de que disfruta la iglesia católica en España.

También están los que aprecian a un judío o a un protestante de corazón y deploran sinceramente la manera en que su iglesia se ha comportado históricamente con ambos. Incluso no faltan los católicos que han llegado a defender a protestantes a los que desean eliminar de la vida pública simplemente porque les parece que esa conducta sería inmoral e injusta y porque creen que hay que considerar a las personas no por la confesión a la que pertenecen sino por su valía como ser humano.

A todos ellos les estoy agradecido porque sé que sufren un profundo bochorno viendo a muchos de sus correligionarios tan fanáticos como siempre; a los obispos catalanes apoyando la independencia o al clero vasco logrando de Benedicto XVI una declaración pública en favor del mal llamado “proceso de paz”. Su solidaridad se agradece –yo, personalmente, muchísimo- pero no cambia, por desgracia, la situación general salvo en casos muy puntuales y si la expresaran de manera que se oyera también tendrían que atenerse a las consecuencias.

A pesar de que no es agradable reconocerlo y de que es muy políticamente incorrecto decirlo, en la España actual, tras varias décadas de régimen democrático, es mucho mejor en términos de aceptación y presencia sociales ser negro, gay e incluso inmigrante que protestante. Que alguien saque los pies del plato, que cruce la raya y que se atenga a las consecuencias.

Pues bien, lo que no ha funcionado hasta ahora para cambiar esa situación es obvio. Precisamente por eso, no lo es menos que constituye tarea ineludible e inaplazable de la presente generación acabar con ese estado de cosas y avanzar para que esta nación –quede lo que quede de ella– por primera vez en su Historia consiga llegar a ser una nación de ciudadanos libres e iguales donde un protestante o un judío no tengan que seguir soportando la intolerancia no pocas veces violenta de los fanáticos ni tenga que mendigar la realización práctica de unos derechos que se le reconocen con facilidad a cualquiera. O eso o tendremos, nosotros y nuestros hijos, que atenernos a las aciagas consecuencias.

Autores: César Vidal Manzanares

©Protestante Digital 2013

Creative Commons

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: