XXIV ANIVERSARIO DE LOS MÁRTIRES DE LA UCA


 

Inicio / Historia del martirio /

Jueves 16 de noviembre

Noche del crimen: sede del Estado Mayor Conjunto

El jefe del Conjunto III, coronel Joaquín Arnoldo Cerna Flores, estuvo en el puesto de mando hasta la una o dos de la madrugada, según declaró en el juzgado el 21 de septiembre de 1990. Dos asesores militares norteamericanos permanecieron en ese mismo lugar durante la noche. Los miembros del Alto Mando estuvieron allí hasta las dos de la madrugada, cuando los asesinos estaban ya en el campus.

El estrépito producido por la operación del asesinato de los jesuitas (fuego de ametralladora y de fusiles de asalto automáticos, explosiones de granadas y de cohetes LAW) se oyó perfectamente desde el Estado Mayor. “Al oír esas explosiones hubo preocupación extrema en el Estado Mayor”, recuerda el coronel Carlos Armando Avilés. “Fue la primera vez que se temió un ataque a los centros vitales de la Fuerza Armada, el Estado Mayor y el Ministerio de Defensa”.

Otro oficial que estaba presente esa noche, el jefe del Departamento de Contrainteligencia, “escuchó fuertes detonaciones y explosiones cerca del Estado Mayor (…) y las ubicó por el sector de la UCA”.

Después de la reunión del Estado Mayor, el coronel Benavides regresó a la Escuela Militar y reunió a sus oficiales. Benavides informó a los diez que asistieron de las decisiones tomadas en la reunión del Estado Mayor.

Reunión en la Dirección Nacional de Inteligencia

Otra reunión mencionada repetidas veces como clave para el caso es la que fue celebrada en la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI), situada cerca del Estado Mayor y de la Escuela Militar.

La CIA norteamericana compartía sus oficinas con la DNI, y los agentes de la CIA solían asistir a sus reuniones. Un agente de la DNI manifestó al Lawyers Committee que la reunión diaria de las ocho de la mañana se adelantó a las siete y media durante la primera semana de la ofensiva guerrillera.

El 16 de noviembre por la mañana, los agentes de la DNI se reunieron como de costumbre. Entre otras cosas, iban a recibir un informe de su jefe, el coronel Carlos Mauricio Guzmán Aguilar, sobre las decisiones tomadas la noche anterior en la reunión del Estado Mayor.

La primera versión de lo sucedido en dicha reunión situaba su inicio a las cinco de la mañana. Empezada la reunión, un oficial, identificado más tarde como el capitán Carlos Fernando Herrera Carranza, interrumpió ésta para anunciar que a Ellacuría lo habían matado “cuando se resistió al arresto”. Dijo que lo había oído por la radio.

Otro de los que asistieron a la reunión manifestó al Lawyers Committee que ésta había empezado a las siete y media, y que sólo estaban presentes los oficiales superiores cuando el capitán Herrera Carranza había entrado en la habitación. Según dijo, en el lugar no había ningún agente de la CIA cuando se hizo el anuncio de la muerte de los jesuitas.

El periódico San Francisco Examiner informaba en febrero de 1990 que habían circulado varias versiones contradictorias acerca de la reunión. Una fuente manifestó al Examiner que la CIA estaba presente, mientras que otra fuente cercana a la CIA negó que sus agentes hubieran asistido.

Según las versiones que aparecieron en la prensa de los Estados Unidos, los asistentes a la reunión “celebraron y aplaudieron” cuando el capitán Herrera anunció que Ellacuría había muerto. Un oficial de la CIA, que negó defensivamente haber reaccionado de esa manera, manifestó al Lawyers Committe que no veía por qué lo de aplaudir podía ser relevante para saber quién mató a los sacerdotes. Añadió, sin embargo, que no quería tampoco dejar la impresión de que ellos lamentaban la muerte de Ellacuría, por las repercusiones que esto habría tenido con los demás militares. Dijo que, aunque no hubiera dicho nada explícito, él se había quedado con la clara impresión de que los militares podían ser los responsables de los asesinatos.

Posterior a esto, varias versiones testimoniales aseguran que el jefe de la Dirección Nacional de Inteligencia, coronel Guzmán Aguilar, se enzarzó en una acalorada discusión con el coronel Roberto Pineda Guerra, porque a su juicio estas muertes tendrían repercusiones seriamente negativas para la Fuerza Armada.

El crimen

Siguiendo el relato de las confesiones extrajudiciales de los ocho acusados llevados ante el juez, a las once de la noche del 15 de noviembre, Espinoza recibió la orden de presentarse ante Benavides en la Escuela Militar. En la Escuela se encontró con el teniente Yusshy Mendoza Vallecillos, quien le repitió que el coronel lo quería ver a él y al subteniente Guevara Cerritos.

Encontraron al coronel en una sala de oficiales y se encaminaron al despacho de este último, donde el coronel dijo: “Esta es una situación donde son ellos o somos nosotros; vamos a comenzar por los cabecillas. Dentro del sector de nosotros tenemos la Universidad y ahí está Ellacuría”.

Inmediatamente señaló a Espinoza y continuó: “Tú hiciste el registro y tu gente conoce ese lugar. Usa el mismo dispositivo del día del registro y hay que eliminarlo. Y no quiero testigos. El teniente Mendoza va a ir con ustedes como el encargado de la operación para que no haya problemas”.

Espinoza añadió que le dijo al coronel que “eso era un problema serio”. A lo cual el coronel contestó: “No te preocupes, tienes mi apoyo”.

Los otros dos tenientes difieren en algunas cosas de esta versión. El subteniente Guevara coincide con Espinoza, pero añade, poniéndolas en boca del coronel, estas palabras: “Éstos han sido los intelectuales que han dirigido la guerrilla por mucho tiempo”. En cambio, Yusshy Mendoza afirma que cuando lo llamaron al despacho del coronel ya estaba allí Espinoza, y que el coronel sólo dijo: “Mira, Mendoza, vas a acompañar a Espinoza a cumplir una misión. Él ya sabe qué es”.

Posteriormente, y antes de salir de la Escuela Militar, Espinoza le pidió a Yusshy Mendoza una barra de camuflaje para pintarse la cara. El teniente Espinoza se había graduado como bachiller en el Externado San José siendo rector de dicho colegio el padre Segundo Montes. Durante el registro, Montes no lo reconoció, pero no es difícil pensar que el teniente sí lo había reconocido. Por su parte, Espinoza afirma que fue Mendoza quien le ofreció la barra de camuflaje para el rostro.

Ya listos para salir, el teniente Mendoza ofreció un fusil AK-47 a quien lo pudiera manejar. Óscar Mariano Amaya Grimaldi, soldado del Atlacatl encargado de usarlo, no recuerda quién de los dos tenientes (Espinoza o Mendoza) se lo dio, pues ambos estaban juntos. Pero sí dijo haber recibido la información de que iban a matar “a unos delincuentes terroristas que se encontraban en el interior de la UCA”.

Todos coinciden, sin embargo, en que poco después de recibir la orden del coronel, salieron de la Escuela Militar en dos camionetas y llegaron y se concentraron en unos edificios de apartamentos que en aquel entonces estaban abandonados, a medio construir, al costado oeste de la UCA.

Los distintos testimonios indican que los tres tenientes dieron instrucciones sobre el operativo que iban a llevar a cabo. Dentro de éstas se incluía, por supuesto, la cobertura y seguridad para quienes iban a matar a los padres. Decidieron quiénes ejecutarían el crimen, y todo el grupo en columna se desplazó hacia la UCA. El soldado Amaya Grimaldi recuerda que, antes de salir de los edificios abandonados, el teniente Mendoza le dijo: “Tú eres el hombre clave”.

Amaya Grimaldi, conocido entre sus compañeros como “Pilijay”, entendió que él era el que se encargaría de matar a las personas que se encontraban en ese lugar. En el camino, al lado de los tenientes Espinoza y Mendoza, Pilijay oyó que el primero de ellos le dijo, refiriéndose al fusil: “Escondé esa mierda”.

En la UCA

Lo soldados entraron por el portón para peatones de la UCA, e incomprensiblemente, esperaron un rato junto al aparcamiento de automóviles. En ese momento pasó un avión a muy baja altura sobre la UCA, el cual despertó al padre Fermín Sainz y a varios vecinos.

Frente al aparcamiento, los soldados fingieron el primer ataque, dañando los vehículos estacionados, y lanzaron una granada. Uno de los vigilantes de la Universidad, que dormía en uno de los edificios enfrente del aparcamiento, dijo haber oído dos frases: “Ahí no vayan, que sólo hay cubículos” y “es hora de ir a matar a los jesuitas”.

El operativo se desarrolló formando tres círculos concéntricos. Un grupo de soldados permaneció en zonas distantes al Centro Monseñor Romero; otros rodearon el edificio y algunos de ellos se subieron a los tejados de las casas vecinas; por fin, un grupo más pequeño, “selecto”, participó directamente en los asesinatos. De ellos, solamente algunos han sido acusados y llevados ante la justicia.

Rodeada la casa, los soldados comenzaron a golpear las puertas. Simultáneamente, penetraron en la planta baja del edificio del Centro Monseñor Romero y destruyeron y quemaron lo que encontraron. Los que rodearon la casa de los jesuitas les gritaron que abrieran las puertas. Óscar Amaya (“Pilijay”) recuerda haber dicho junto a la puerta trasera de la residencia de los padres: “A ver a qué hora salen de ahí. Según ustedes tengo tiempo para estarlos esperando”. Entonces vio a una persona parada frente a la hamaca que colgaba en el corredor, quien le dijo: “Espérense, ya voy a ir a abrirles, pero no estén haciendo ese desorden”.

Pilijay dijo que “este señor vestía un camisón de dormir color café”. En efecto, Ellacuría llevaba puesta, en el momento de ser asesinado, una bata de ese color. Antonio Ramiro Ávalos Vargas, subsargento de alta en el batallón Atlacatl, atestiguó que por esa puerta había un soldado golpeando con un tronco. Que después de diez minutos de estar golpeando esas puertas y ventanas, abrió el portón “un señor chele que vestía pijama, quien les dijo que no continuaran golpeando las puertas y ventanas porque ellos estaban conscientes de lo que les sucedería”.

Este padre (tal vez Segundo Montes, el único de los asesinados que estaba con pijama y sin bata) fue llevado al jardín en la parte de enfrente de la residencia, opuesta a la fachada del Centro Monseñor Romero. Allí estaban ya Amando López, Ellacuría, Martín-Baró y Juan Ramón Moreno. Probablemente, mientras llegaba Segundo Montes, Martín-Baró fue con un soldado a abrir la puerta que comunica la residencia con la capilla de “Cristo Liberador”. Ahí fue donde la testigo Lucía Barrera vio a cinco soldados y donde probablemente Martín-Baró le dijo a uno de ellos: “Esto es una injusticia. Ustedes son carroña.” Esta frase la oyó perfectamente Lucía,mientras que otra vecina, algo más lejos, sólo alcanzó a escuchar las palabras “injusticia” y “carroña”.

Haciendo cábalas, puede ser también que Martín-Baró dijo estas palabras al ver que un soldado tenía apuntadas con su fusil a Elba y a su hija Celina. En efecto, para abrir la puerta mencionada, hay que pasar enfrente de la habitación donde ellas fueron asesinadas. Tomás Zarpate Castillo, subsargento de alta en el batallón Atlacatl, estaba de guardia en la puerta de esa habitación por orden del teniente de la Escuela Militar, que es como llamaban a Yusshy Mendoza los soldados y clases que han declarado.

Antonio Ávalos y Óscar Amaya dicen que dieron la orden de tirarse al suelo cuando se quedaron solos con los padres; tuvieron miedo de perder el control de la situación. Mientras tanto, continuaba el registro de la casa. Joaquín López y López había conseguido esconderse en alguno de los cuartos.

Poco tiempo estuvieron tirados en el suelo los cinco padres. Algunos vecinos oyeron cuchicheos, sin entender lo que se decía. Justo antes de que los asesinos dispararan, una vecina asegura haber oído una especie de cuchicheo acompasado, como salmodia de un grupo en oración.

La hora de matar

Antonio Ávalos dice que el teniente Espinoza, con el teniente Mendoza a su lado, lo llamó y le preguntó: “¿A qué horas va a proceder?”. El subsargento declara que entendió esa frase “como una orden para eliminar a los señores que tenían boca abajo”. Se acercó al soldado Amaya y le dijo: “Procedamos”.

Y comenzaron los disparos. Ávalos se ensañó con los padres Juan Ramón Moreno y Amando López. Pilijay disparó contra Ellacuría, Martín-Baró y Montes. A diez metros de distancia permanecieron Espinoza y Mendoza, según las declaraciones de los dos verdugos. Pilijay recuerda que entre los tres señores a los que les disparó primero (después dio el tiro de gracia a cada uno) se encontraba el que vestía camisón café.

Entre los disparos, considerando el testimonio de Pilijay, Martín-Baró sólo recibió el tiro de gracia. La entrada y la trayectoria de las balas hacen pensar que algunos de los padres trataron de incorporarse al comenzar la ejecución. Otros, como Martín-Baró, parecen no haberse movido para nada, manteniendo incluso los pies cruzados hasta el final, como quien se tumba en el suelo y busca una posición cómoda.

Mientras ocurría esto, Tomás Zarpate “estaba dando seguridad” (según sus propias declaraciones) a Elba y Celina. Al escuchar la voz de mando que dice “¡ya!” y los tiros subsiguientes, “también le disparó a las dos mujeres” hasta estar seguro de que estaban muertas, porque “éstas no se quejaban”.

En ese momento, cuando cesaron los tiros, apareció en la puerta de la residencia Joaquín López. Los soldados lo llamaron, y Pilijay dijo que él respondió: “No me vayan a matar, porque yo no pertenezco a ninguna organización”. Y en seguida entró de nuevo a la casa. La versión del cabo Ángel Pérez Vásquez, de alta en el batallón Atlacatl, coincide en parte con lo anterior. El P. Joaquín López salió de su escondite al oír los disparos, vio los cadáveres e inmediatamente se metió en la casa. Los soldados de afuera le dijeron: “Compa, véngase”.  Luego, “el señor no hizo caso, y cuando ya iba a entrar en una habitación, hubo un soldado que le disparó”. Pérez Vásquez continúa su relato diciendo que al caer el P. López hacia adentro de la habitación, él se acercó a inspeccionar el lugar. Y que, “cuando pasaba por encima del señor a quien habían disparado, sintió que éste le agarró de los pies, a lo que él retrocedió y le disparó haciéndole cuatro disparos”.

Concluido el crimen, se lanzó una bengala: era la señal de retirada. Y como algunos no se movieron, se volvió a disparar una segunda bengala. Cuando se iban, Ávalos Vargas, apodado por sus compañeros “Sapo” o “Satanás”, al pasar frente a la sala de visitas, donde fueron asesinadas Elba y Celina, oyó jadear a unas personas. Inmediatamente pensó en heridos a quienes había que rematar y “encendió un fósforo, observando que en el interior (…) se encontraban dos mujeres tiradas en el suelo y quienes estaban abrazadas pujando, por lo que le ordenó al soldado Sierra Ascencio que las rematara”. Jorge Alberto Sierra Ascencio, soldado de alta en el batallón Atlacatl, “disparó una ráfaga como de diez cartuchos hacia el cuerpo de esas mujeres hasta que ya no pujaron”, recuerda Ávalos. (Tiempo después, cuando Sierra Ascencio percibió que la investigación se estaba orientando hacia su grupo, desertó.)

Amaya Grimaldi escuchó a Espinoza Guerra dar la siguiente orden al cabo Cotta Hernández: “Metelos para adentro, aunque sea de arrastradas”. Entonces el cabo Cotta arrastró el cadáver del P. Juan Ramón Moreno hasta el segundo cuarto del lado oriental de la residencia, y lo dejó ahí tirado. Al salir, Cotta se dio cuenta de que todos se habían ido, y él hizo lo mismo, dejando los otros cadáveres en la grama.

Había pasado una hora desde que entraron y fingieron un enfrentamiento frente al aparcamiento próximo a la capilla de la Universidad.

Como despedida, los soldados fingieron un ataque al Centro Monseñor Romero. Era parte del plan. En el libro de operaciones del Estado Mayor se lee textualmente: “A las cero horas treinta minutos del dieciséis, delincuentes terroristas, mediante disparos de lanzagranadas desde la Quebrada Arenal San Felipe, en las proximidades y al costado Sur Oriente de la Universidad en mención, dañaron el edificio de Teología de ese centro de estudios, sin reportarse bajas”. El coronel sólo se equivocó en el lugar desde el cual fue atacado el edificio y en la hora, adelantada en realidad casi dos horas exactas.

En las puertas y paredes de la planta baja del Centro Monseñor Romero, los soldados escribieron las siglas “FMLN”. Al salir de nuevo por el portón para peatones de la UCA, uno de los criminales escribió: “El FMLN hizo un ajusticiamiento a los orejas contrarios. Vencer o morir. FMLN”. Los análisis grafológicos demuestran que la escritura del subteniente Guevara Cerritos y la del subsargento Ávalos Vargas presentan características similares. Algunos soldados recuerdan haber visto a Guevara escribiendo algo en aquel rótulo.

El Centro Monseñor Romero ya estaba quemado por dentro. Supuestamente, Guevara Cerritos, quien en ningún momento estuvo presente en el sitio del múltiple asesinato, dirigió la quema. Después se instaló una ametralladora M-60, traída desde la Escuela Militar, frente al edificio del Centro de Información, Documentación y Apoyo a la Investigación (CIDAI), apuntando al edificio del Centro Monseñor Romero. Pilijay llegó a tiempo para disparar su AK-47 y su cohete antitanque, el cual estalló contra la verja de hierro del corredor de la residencia de los padres. Otros soldados también dispararon, y uno de ellos lanzó dos granadas contra el edificio.

Cotta Hernández, quien colaboró en el asesinato al arrastrar el cadáver del P. Juan Ramón Moreno, murió pocos días después en combate en la Zacamil. El subsargento Eduardo Antonio Córdova Monge (apodado “Salvaje”) y su patrulla, quienes dispararon contra el edificio, y los soldados que entraron en el Centro Monseñor Romero e incendiaron y destruyeron sus pertenencias no fueron llevados a juicio.

En el testimonio del teniente Yusshy Mendoza hay un último recuerdo del escenario del crimen: “Un soldado desconocido llevaba una valija color café claro”: los cinco mil dólares del premio Alfonso Comín, otorgado pocos días antes a Ellacuría y a la UCA, desaparecieron para siempre.

De nuevo en la Escuela Militar

El teniente Espinoza Guerra dice en su declaración que salió del lugar con los ojos llenos de lágrimas. Volvió a llorar una vez más al dar su declaración.

La operación había sido un éxito. En ella habían participado las patrullas de “Satanás”, “Maldito”, “Rayo” y “Acorralado”, apodos de guerra de los jefes que las comandaban. Las patrullas de “Nahum”, “Salvaje”, “Sansón”, “Hércules” y “Lagarto” anduvieron en los alrededores, y al menos la de “Salvaje” se incorporó activamente al operativo contra el Centro Monsenor Romero.

Espinoza Guerra, apodado “Toro”, cuenta en su declaración que acudió, tan pronto como llegó a la Escuela Militar, al despacho del coronel Benavides “con el fin de reclamarle, ya que se encontraba indignado por lo que había sucedido”. No lo encontró. Cuando por fin apareció, el mismo coronel tomó la iniciativa:

-¿Qué te pasa? ¿Estás preocupado?
-Mi coronel, no me ha gustado esto que se ha hecho.
-Calmate, no te preocupés. Tenés mi apoyo. Confiá en mí.
-Eso espero, mi coronel.

Esa noche, en torno a la UCA, en lugares muy próximos, había más de trescientos militares entre oficiales y soldados, sin contar con quienes participaron en el operativo asesino. Y ninguno de ellos se extrañó, ni se preocupó, ni informó o intentó averiguar lo que pasaba en la UCA.

Los soldados del batallón Atlacatl que participaron en el asesinato fueron enviados a las seis de la mañana del día 16 a combatir en el sector de Mejicanos y Zacamil, incorporados a su batallón. Allí lucharon junto con los soldados de la Primera Brigada. Ese mismo día, entre las dos y las tres de la tarde, monseñor Rivera Damas y monseñor Rosa Chávez escucharon una voz que, desde un vehículo militar con altavoces, decía: “Seguimos matando comunistas. Ya han caído Ellacuría y Martín-Baró. Ríndanse. Somos de la Primera Brigada”. A pesar de la denuncia de monseñor Rosa y otros, el hecho nunca fue investigado.

Comienza el encubrimiento

Los primeros intentos de ocultar el papel de los militares en los asesinatos de los jesuitas se produjeron, como hemos visto, incluso antes de que los soldados abandonaran el campus, atribuyendo el hecho al FMLN en rótulos y pintadas.

El Gobierno salvadoreño también se apresuró a desarrollar su propia campaña de encubrimiento. A finales de 1989, unos grupos de “emisarios”, relacionados con Arena y con el Ejército, fueron enviados a Europa, Sudamérica y los Estados Unidos en una ofensiva diplomática que tenía por objeto combatir la publicidad negativa que los asesinatos le estaban produciendo al Gobierno a nivel internacional.

Un miembro del personal del Congreso de Estados Unidos, que se reunió en Washington con la delegación salvadoreña, recuerda que el grupo argumentaba que el FMLN quería matar a Ellacuría porque el presidente Cristiani le había pedido que participara en la investigación del atentado contra la sede de la federación sindical Fenastras en octubre de 1989. Según ellos, el propio FMLN había dinamitado la sede de Fenastras, considerada “fachada” de la guerrilla por el Gobierno y el Ejército salvadoreños, para intentar crear mártires y así desencadenar la ofensiva guerrillera. Al pedirle que formara parte de una comisión para investigar el atentado, Ellacuría habría descubierto el papel del FMLN en el mismo, por lo que había que matarlo antes de que publicara la verdad.

Unas instrucciones preparadas por el Ministerio de Relaciones Exteriores para las delegaciones proporcionan ejemplos de preguntas y respuestas. Si les preguntaban por las amenazas emitidas por la radio contra los jesuitas durante las horas anteriores a los asesinatos, los miembros de las delegaciones tenían que describir el “micrófono abierto” como “una manifestación más de la libertad de prensa que existe en El Salvador”. A propósito de la gran cantidad de pruebas circunstanciales que implicaban a la Fuerza Armada en el crimen, el Ministerio de Relaciones Exteriores ofrecía lo siguiente: “No debe olvidarse que en cualquier caso, la atribución de tal hecho al gobierno o al ejército salvadoreño carece de todo fundamento moral y jurídico y no debe tomarse más que como una estrategia de los grupos terroristas tendiente a desestabilizar la democracia de la Nación. Debemos tomar en cuenta asimismo, que el beneficiario inmediato de este crimen es el FMLN que lo utiliza internacionalmente en su favor”.

El Gobierno de El Salvador mantuvo esta versión de los hechos durante todo el mes de diciembre de 1989, hasta que, a principios de enero de 1990, su posición se hizo ya totalmente insostenible.

Universidad Centroamericana ”José Simeón Cañas”
Dirección de Comunicaciones y Publicaciones
(503) 2210-6600 • ofi-com@uca.edu.sv

COLOMBIA: Ruta Pacífica mención premio nacional de Paz


La Asociación de Campesinos de Buenos Aires (Asocab), que agrupa a las familias de la Hacienda de Las Pavas, en el sur del departamento de Bolívar, ganó el Premio Nacional de Paz, galardón otorgado por Caracol RadioCaracol Televisiónel diario El TiempoProantioquiaFescol y el PNUD.
 Los organizadores del Premio Nacional de Paz también otorgaron menciones especiales a laRuta Pacífica de las Mujeres por la Solución Negociada de los Conflictos y al Proyecto Utopía de la Universidad de La Salle.

La primera es una propuesta política feminista, con presencia en 9 regiones del país, que trabaja por la salida negociada del conflicto armado. El proyecto Utopía forma profesionales competentes en el trabajo rural y permite a los bachilleres de zonas campesinas, de bajos recursos y afectadas por el conflicto, formarse como ingenieros agrónomos, en un campus dedicado exclusivamente para este proyecto.

Desde aquí felicitamos a la arquitecta María Teresa Arizabaleta, en Cali, a las mujeres de Cali y el Valle del Cauca, por su cercanía. A todas las dirigentes desde las 9 regionales y a todas las mujeres de base que sustentan este proyecto. Que hacen la paz desde sus espacios cotidianos.
Ayer estábamos celebrando la presentación de la Agenda de las mujeres de la Ruta Pacífica para la
negociación política del conflicto colombiano en la biblioteca departamental, con un panel en el que estuvieron
además de la arquitecta, Carmiña Navia y María Elena Unigarro y la sala completamente llena de personas y
de preguntas. Adjunto unas pocas imágenes de la presentación del libro.
Ana María Gómez
Celular 310 390 5205

http://circulosmatriarcales.blogspot.com/

Cuando la denuncia no protege


Publicado en La Marea el 15 de noviembre de 2013

Ya forma parte de la retórica sobre la violencia de género pedir a las mujeres maltratadas que denuncien porque ésta es la única manera de entrar en el sistema de protección. Sin la denuncia, se escucha habitualmente, el sistema no puede detectar el maltrato y tampoco ponerse en marcha.
La denuncia de la violencia de género es importante, sin duda, para acabar con la impunidad de los agresores, para saber a qué magnitudes nos enfrentamos, para visibilizar esta forma de tortura que las mujeres sufren en sus propios hogares, en las relaciones de pareja. Unos delitos tan silenciados como tolerados socialmente. Pero todos los estudios, así como el porcentaje de mujeres que son asesinadas todos los años sin que hubiesen interpuesto ninguna  denuncia contra los asesinos, coinciden en que la violencia escondida, la que no se denuncia, supone alrededor del 73% de la violencia real que sufren las mujeres. Un porcentaje que refleja, además de otras realidades, la poca confianza de las mujeres en la justicia.
En los últimos años, mientras el número de denuncias desciende aumenta el número de sobreseimientos, el número de solicitudes de protección denegadas a las mujeres así como el número de sentencias absolutorias para los agresores. La falta de respuesta de los juzgados frente a la violencia de género –también de los juzgados especializados- explica esa falta de confianza de las mujeres en la justicia. Las razones son numerosas: falta de formación del personal de los juzgados especializados (desde jueces y juezas hasta equipos psicosociales), carencia total de investigación en estos delitos que se convierten en la palabra de una contra el otro, resistencias machistas en una sociedad que prefiere creerse el mito de las denuncias falsas a remangarse para acabar con una violencia que solo en contextos de pareja ha asesinado en los últimos diez años (desde que tenemos cifras oficiales) a 702 mujeres -una cifra tan bárbara como incompleta porque nadie sabe el número de mujeres que se suicidan por no soportar más violencia ni el número de mujeres que fallecen por las enfermedades y lesiones que les provocan los malos tratos-; y las estrategias de los maltratadores que en los últimos años practican la denuncia cruzada, así, muchas mujeres acuden a denunciar y salen denunciadas. O los que utilizan las facilidades que les da la custodia compartida en manos de jueces que no tienen formación en violencia de género para seguir maltratando a sus parejas a través de los hijos y las hijas.
Frente a esta realidad, el gobierno prefiere la propaganda a las soluciones. Esta semana, por ejemplo, se anunciaba en los medios de comunicación, con amplio despliegue informativo en la televisión pública, un protocolo de actuación para el seguimiento por medios telemáticos (brazaletes) de las medidas de alejamiento. Y se daba una cifra triunfalista: 721 dispositivos están funcionando, lo que supone que 721 mujeres están mejor protegidas. Sin embargo, nada se decía sobre la cifra real: existen desde julio del 2009, tres mil brazaletes a disposición de los jueces (que son los únicos que pueden ordenar su uso). Es decir, que 2279 dispositivos permanecen guardados en cajas, sin que los jueces consideren que son necesarios, mientras 44 mujeres ya han sido asesinadas en lo que va de año.
Y la pregunta más demoledora, ¿cómo es posible que a pesar de haber denunciado no se consiga salvar la vida? Esta semana, una mujer de 36 años era asesinada por su pareja en Torremolinos. La víctima contaba con dos denuncias previas por malos tratos respecto a dos parejas anteriores, en 2004 y 2011. En ambos casos las agresiones se judicializaron y dieron lugar a órdenes de protección. La última de estas denuncias, fechada en 2011, dio lugar a una orden de alejamiento que continuaba vigente. Sin embargo, la Policía no consideraba a la víctima como de alto riesgo, ya que no se producían visitas ni amenazas de su pareja anterior, y no constaban denuncias al que después sería su asesino. Tres relaciones de maltrato. Es obvio que el espíritu de la Ley Integral no se aplicó con ella. A pesar de haber “entrado en el sistema de protección”, nadie trabajó para que se pudiera recuperar y rehacer su vida. Una relación tras otra con las mismas características. En cuanto al asesino, con él también fallaron los sistemas de valoración de riesgo puesto que tenía una denuncia por malos tratos, fechada el pasado 3 de junio, y una orden de alejamiento respecto a su anterior pareja que continuaba vigente.
En 2011 fueron asesinadas 65 mujeres, dieciséis habían presentado denuncia. La memoria de la Fiscalía de Violencia de género del ese año relata qué ocurrió, que? respuesta obtuvieron de los juzgados:

SMGA asesinada en Málaga el 15 de febrero de 2011. Había convivido cinco años con el asesino y habían tenido una hija en común. Se separaron en abril de 2010. En julio, tres meses después de la separación, él fue condenado por dos delitos de amenazas y uno de maltrato. La condena se suspendió y en su lugar, el 8 de noviembre se aprobó un curso de igualdad. La pena de alejamiento se encontraba en vigor. La asesinó en la vía pública con un hacha.

MW asesinada el 7 de marzo de 2011 durante el proceso de divorcio de su asesino. El 9 de noviembre de 2010 se dictó sentencia condenatoria por delitos de amenazas que fue recurrida aunque la medida de alejamiento se encontraba en vigor. El 13 de enero fue condenado por delito de quebrantamiento de pena. Tenía suspendida esta condena al no tener antecedente penal computable. La mató apuñalándola en el jardín de la vivienda.

PAV fue asesinada el 25 de marzo de 2011. Matrimonio en trámites de separación. El asesino había sido condenado en tres ocasiones, sin embargo, las penas de alejamiento se encontraban canceladas y la que estaba en vigor era una pena de aproximación al agresor que recaía sobre la víctima, condenada por sentencia del 17 de marzo de 2010 a tres años de alejamiento. Le cortó el cuello y la golpeó con un martillo.

AEN fue asesinada en Almería el 8 de mayo de 2011. Mantenían una relación de pareja con dos hijos en común, aunque no convivían desde un mes antes. No existía en vigor ni medida cautelar ni pena de prohibición de aproximación. Sí existía una denuncia interpuesta por la víctima en el año 2002 que fue sobreseída. Por su parte, el agresor había denunciado a la víctima el día 24 de abril de 2011 por delito de coacciones. La asesinó en la calle asestándole 19 puñaaladas.

IDR asesinada el 27 de diciembre de 2011. El 13 de abril de 2009 el asesino había sido condenado por malos tratos. Posteriormente fue absuelto por sentencia de la Audiencia Provincial en junio de 2010. Le asestó 15 puñaladas.

La Fiscalía no ha vuelto a incluir en su memoria de los años posteriores, las circunstancias que rodearon los asesinatos de las mujeres que sí presentaron denuncia.

 

http://nuriavarela.com/cuando-la-denuncia-protege/

 

´Jesús le diría al papa que va bien, pero falta ´un creyente, un voto´´: Juan José Tamayo


“Todos los Gobiernos han sido rehenes de la Iglesia y quedan restos de nacionalcatolicismo”, afirma el teólogo

15.11.2013 | 05:30

Tamayo-Acosta, en Valencia.

Tamayo-Acosta, en Valencia. germán caballero

PACO CERDÀ | VALENCIA Referente de la Teología de la Liberación en España, Juan José Tamayo-Acosta ofreció una conferencia en el Club de Encuentro Manuel Broseta de Valencia.

Usted predica la Teología de la Liberación. ¿Pero hay mayor liberación que despojarse del yugo de la religión?
Buena parte de la vida nos la pasamos liberándonos de yugos y presiones. El primero es la familia, con sus normas y controles. Y otro yugo importante es la religión, que impone el control sobre la mente con ciertos dogmas, sobre el cuerpo con su moralina sexual, y sobre las costumbres con sus rituales. En países donde la religión ha tenido poder, como España, ese yugo es mayor.

¿Aún es posible una Iglesia de izquierdas?
No sólo es posible, sino que realmente existe. Porque se tiende a confundir la Iglesia con el clero o la jerarquía. Eso es una parte minoritaria de la Iglesia y hay que desmitificar su poder. Tienen poder, no autoridad. Porque el poder no lo otorgan los creyentes, como ocurre en una democracia. Por eso, la reforma de la Iglesia requiere su democratización: un creyente, un voto. Así era el origen de la Iglesia cristiana. Los primeros obispos y papas eran nombrados por los propios creyentes. Hay que aplicar la vieja máxima: «Quien gobierna a todos debe ser elegido por todos».

Si Jesús de Nazaret viera al papa Francisco, ¿qué pensaría?
Jesús le diría: «Vas por buen camino, Francisco. Estás siguiendo los pasos que aparecen en el Evangelio. Pero no te desvíes, no te dejes llevar por la pompa del poder ni por corifeos y aduladores. No caigas en el peligro del culto a la personalidad. Y no quieras hacer tú solo el cambio en la Iglesia. Han de concurrir todos los creyentes». Porque Jesús se escandalizaría del ejercicio del papado de los pontífices anteriores.

Usted fue muy crítico con Juan Pablo II y Benedicto XVI.
Sí, porque se alejaron del Concilio Vaticano II, que puso las bases para reformar la Iglesia y liberarla del peso y la injerencia de los poderes públicos, y del autoritarismo. Pero ellos escogieron el camino del autoritarismo y la jerarquía, negando toda capacidad de participación de la comunidad cristiana.

¿Y hay mucho «Judas» de la reforma dentro de la curia vaticana?
(Sonríe). Digamos que es el lugar donde más patologías hay dentro de la Iglesia. Es donde más alejado se está de los principios evangélicos de pobreza, humildad y servicio al prójimo. Allí se mueven más por criterios de poder y control.

Si usted fuera mujer, creería en una Iglesia que la margina y la «humilla», según sus palabras.
Si yo fuera mujer, y conste que soy un teólogo feminista, seguiría luchando por una Iglesia paritaria. Lucharía por lograr una comunidad de iguales donde el sexo no fuera motivo de discriminación, sino elemento de pluralismo. Combatiría ferozmente toda la masculinidad y el patriarcado que predomina en la Iglesia. Ha de existir una Iglesia igualitaria en el acceso a lo sagrado, en la toma de decisiones, en las responsabilidades o en la elaboración de la doctrina. Si no, la Iglesia discrimina a más de la mitad de sus miembros.

Y así, difícilmente puede la Iglesia aspirar a ser universal…
Exacto: ésa es la mayor contradicción. La Iglesia católica no puede considerarse universal si adopta una actitud de exclusión sistemática y por ley a una parte de sus miembros. La universalidad de la Iglesia es negada por sus propios comportamientos excluyentes: de las mujeres, de los homosexuales, de los divorciados que se han vuelto a casar, de otras etnias, de sindicalistas de clase, de opciones políticas de izquierdas…

Si los cristianos apoyan en su mayoría el laicismo del Estado, ¿por qué España no es laica?
¡Ésa es la eterna preguntando que llevo haciéndome hace muchos años! Las dificultades para un Estado laico en España no provienen de los cristianos de base, sino de una alianza explícita o tácita entre el poder de la Iglesia y los diferentes gobiernos. Todos los Gobiernos de España, hayan sido de izquierdas, de derechas o de centro, han sido rehenes de la Iglesia y se han plegado a sus reivindicaciones para que no haya un Estado laico. Por eso, quedan restos de nacionalcatolicismo.

¿Hay restos nacionalcatólicos?
¡Claro! Quedan muchos restos.

¿Como cuáles?
Los funerales de Estado, las juras del Gobierno ante la Constitución, la Biblia y el crucifijo; la casilla de la renta sólo para la Iglesia católica; o la enseñanza de religión confesional en la escuela pagando «sus» profesores.

 

 

http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2013/11/15/jesus-le-diria-papa-falta/1051072.html

Sombrear el ministerio de sanación y presencia con las Rvdas Lee y Beaumont


Imagen

Esto es la rvda Judy Lee con Joann en el Hospital de jue 11/13/13- La imposición de manos

A veces la enfermedad golpea duro y estamos preparados. ¿Cómo podemos estar preparados para aquello que es desconocido y tal vez la vida mortal? En ese momento es tan bueno hacer un llamamiento a aquellos que pueden rezar con nosotros y simplemente estar con nosotros.Cuando llegan  esas llamadas en estos días, después de que mi propia pelea con un cáncer de crecimiento lento del estómago y rara cirugía afortunadamente con éxito en febrero de este año, respondo con empatía desde el nivel más profundo dentro de mí. Yo respondo en el Espíritu de nuestro Dios amoroso. La rvda Judy B.  que ha tenido que pasar, y gracias a Dios a través de tres tipos de cáncer responden del mismo lugar. Tal vez ese era el verdadero bien que Dios nos ha dado como nos costó y venció con nuestras propias enfermedades,

Nuestra primera llamada el jueves era de Joann, casi 80 años, que ha sufrido con muchas enfermedades. Hemos ministrado y con ella y su familia desde hace casi quince años. Nos pusimos de pie juntos en este mismo hospital hace unos años, cuando su amado esposo se despidió de ella y abrazó la vida para siempre con Dios. Agotado y deshidratado fue ingresada en el Hospital para la hidratación y el estudio. Ella se asustó, pero una mujer de fuerte de fe. Permanente le visitó y habló de su condición y sus preocupaciones. Nosotras le ungimos con el rito de la Iglesia y le esto trajo su gran confort. En el profundo silencio de la oración silenciosa en la imposición de las manos hay un poder indescriptible. Las capturas de imagen anteriores son un poco de ella. No es un ser con que supera todas las palabras. La ansiedad se volvió hacia la paz ante nuestros ojos.

La lectura del libro de Santiago (Capítulo 5: 14-15)   es compartida al principio del rito de la unción. Es un buen ejemplo para que nos guíe en esto: “¿Está alguno enfermo entre vosotros? Luego llame a los presbíteros (ancianos o sacerdotes traducidos) de la iglesia, y hacer que oren por los que están enfermos, y ungir con aceite en el nombre de Cristo. Y esta oración de fe hará bien, y Cristo resucite … “Cristo es el que levanta a los enfermos y a todos nosotros.

Nuestra segunda llamada del hospital fue un año difícil como joven estaba involucrado, que habíamos conocido desde que tenía doce años y ministró en las escuelas medias. Ella es ahora de 22 años y recientemente diagnosticada con VIH +. Ella y su familia se siente abrumado por la noticia.Y mientras que las personas ahora viven con VIH + como una enfermedad crónica pero tratable, esta joven se ha vuelto muy enferma y ya es sintomático. Los adultos de la familia están de luto y algunos están en negación. Los jóvenes y los niños son ansiosos y preocupados a pesar de toda la familia comparte una fe fuerte. Oramos y mantuvimos presencia de esta mujer joven y valiente a pesar de que apenas podía hablar. Cogimos la familia en nuestros brazos y oramos con ellos. La oración y la presencia hace la diferencia en la esperanza y la desesperación. Que cada uno  sienta nuestro amoroso Dios esté con ellos en cada momento del día.

Antes de que nos fuimos a nuestra última visita en otro hospital nos paramos a visitar a algunos de nuestros hijos. El mantenimiento de la presencia amorosa con nuestros hijos es una prioridad para nosotros.”Entonces los niños pequeños fueron traídos a Jesús para que pudiera poner las manos sobre ellos y orara  los discípulos comenzaron a regañar a los padres, pero Jesús le dijo: Deja que los niños vengan a mí y no se lo impidáis, el Reino de Dios es de quienes son como estos. Y después de poner las manos sobre ellos, Jesús salió de la ciudad “” (Mateo 19: 13-15). Una vez más, vemos y sentimos el poder de la imposición de manos y la oración. Los trillizos acaban de tener a su quinto cumpleaños y estaban contentos de vernos. Keion estaba descansando después de la escuela, pero su sonrisa hizo feliz  nuestro día!

ImagenImagen

Nuestra última visita fue a Tania en el Hospital Psiquiátrico. El martes pasado se le ayudó en su ingreso allí y ahora seguimos con la posible planificación del alta. Ella ahora está sin hogar y no tiene donde ir y así como estaba luchando con la aceptación de la medicación de nuevo.Después rezamos sintió la felicidad y la paz. Ella tomó su medicamento para el alivio  personal y participan en el planificador de descarga en discutir sus opciones. Tenemos la esperanza de que va a aceptar y disfrutar de la vivienda que hemos encontrado para ella.

La oración y la presencia, estar con y levantando. ¡Gracias a Dios!

Pastor Judy Lee, ARCWP

14/11/13

 

http://judyabl.wordpress.com/2013/11/15/shadowing-the-ministry-of-healingw/

ARGENTINA Mujeres de Latinoamérica están más expuestas al desempleo advierte la ONU


Viernes, 15 de noviembre de 2013 (ALC) – Las mujeres de América Latina están 1,4 veces más expuestas al desempleo que los hombres y reciben menores sueldos que sus compañeros, según un informe redactado por cinco agencias de la ONU que llamó a los países a adoptar la igualdad de género como prioridad de las políticas sociales. El estudio fue presentado durante la XVIII Conferencia Interamericana de Ministros del Trabajo que se realiza en Medellín.

Las mujeres de América Latina están 1,4 veces más expuestas al desempleo que los hombres y reciben menores sueldos que sus compañeros, según un informe redactado por cinco agencias de la ONU que llamó a los países a adoptar la igualdad de género como prioridad de las políticas sociales.

El documento “Trabajo decente e igualdad de género: políticas para el acceso y la calidad del empleo de las mujeres en América Latina y el Caribe” , fue presentado en el marco de la XVIII Conferencia Interamericana de Ministros del Trabajo (CIMT) que concluye este martes en la ciudad de Medellín.

De acuerdo con este documento, la tasa de desempleo de las mujeres en la región (9,1 %) es 1,4 veces mayor que la de los hombres, que es del 6,3 %, fenómeno que contrasta con la incorporación de unos 22,8 millones de mujeres a la fuerza laboral en la última década, hasta lograr un mercado de 100 millones de trabajadoras.

El 44 % de las mujeres trabajadoras procede del entorno urbano, mientras que el 36 % viene del campo, y en promedio tienen edades comprendidas entre los 25 y los 45 años de edad.

Ellas están mejor preparadas que sus compañeros de trabajo, pues según las cifras que revela este informe, mientras el 53,7 % de las empleadas tenÍa una educación de más de diez años, en los hombres sólo alcanza ese nivel el 40 %.

Otro obstáculo que afrontan las mujeres de América Latina y el Caribe es la precariedad laboral, pues mientras ellas tienen un 60,7 % de probabilidades de conseguir un trabajo como asalariadas, ellos cuentan con un 68,5 % de opciones.

Además, suelen desempeñar más actividades no remuneradas que los hombres.

La brecha salarial es uno de los principales elementos que marcan la desigualdad de género, pues mientras en el año 2000 ellas ganaban el 66 % de lo percibido por los hombres, en 2010 este porcentaje creció hasta el 68 %.

En el momento de entrar a trabajar en una misma empresa los salarios son equilibrados, pero según el informe estos se van descompensando a medida que los hombres tienen acceso a ocupar mayores cargos en responsabilidad e ingresos.

La directora regional de OIT para América Latina y Caribe, Elizabeth Tinoco, afirmó durante la presentación del informe que “es hora de colocar la igualdad de género como un objetivo general y transversal de polÍticas sociales y económicas” , ya que “los avances en igualdad de los últimos 30 años han sido importantes, pero insuficientes” .

Tinoco resaltó además que “no sólo hay desigualdad de género, se observan también enormes desigualdades entre las mujeres” , y anotó que “no es lo mismo ser una mujer indÍgena o afrodescendiente, ser joven, residir en áreas urbanas o rurales, vivir en su paÍs o ser migrante, tener o no hijos, o estar en la tercera edad” .

Las agencias que elaboraron este informe son la Organización Internacional del Trabajo (OIT) , la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) , la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) , el Fondo de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y ONUMujeres.

Fuente: El País, Colombia

————————
Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)
Edición en español: Combatientes de Malvinas 1230, 3190 La Paz, Entre Ríos, Argentina

COLOMBIA: EL NEGOCIO DEL AGUA


 

En Colombia los políticos encargados de dirigir el estado no han reconocido el agua como un derecho fundamental para la vida y sus connacionales, el señor Roy Barreras fue el encargado de sepultar la iniciativa de la ciudadanía para que el congreso convocara a los ciudadanos a un referendo, donde se aprobara o improbara el agua como un derecho fundamental , quedando plasmado en la constitución de nuestro país ; primera reforma de la constitución, partiendo desde la ciudadanía.
El agua se ha convertido en el negocio más lucrativo y los HonorablesPadres de la patria con los administradores de los territorios (presidente, gobernadores y alcaldes) han realizado las leyes y concesionado el manejo de los servicios públicos a los privados incluyendo el agua potable.
La libertad de negocio con este elemento vital para la vida ha posibilitado que existan marcas, hasta con el nombre de los supermercados.   El agua que nos llega a la casa se empaca o envasa y se nos vende como un elixir, con nombres seductores para su consumo, y  nos acostumbraron a tener una botella en la mano y consumirla a sorbitos para estar en la onda de la hidratación. ver cómo nos manipulan para su consumo  en
En Cali, un metro cubico de agua que equivale a 1.000 litros no  vale más de 1.300 pesos, (1 litro nos cuesta  un peso con treinta centavos).
Empacar el agua de la llave no necesita una gran infraestructura y han proliferado los envasadores y las marcas que le han quitado el mercado a las grandes vendedoras de agua y gaseosa lo que los ha llevado a prender las alarmas para recuperar la concentración del negocio. ( ver el informe_queja de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia ANDI)

Revelan bacterias fecales en el agua envasada

13 noviembre 2013

Ninguna de las muestras evaluadas pasó los exámenes de laboratorio para evaluar la presencia de contaminantes.

Revelan bacterias fecales en el agua envasada. De las 102 marcas y 162 presentaciones evaluadas, ninguna pasa la inspección ante un laboratorio acreditado.

De las 102 marcas y 162 presentaciones evaluadas, ninguna pasa la inspección ante un laboratorio acreditado.

Foto: Stockxchng.

Según un análisis de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI), múltiples marcas de agua potable destinada al consumo de las personas están contaminadas con bacterias provenientes de la materia fecal. Santiago López, director de la cámara de bebidas de la ANDI, le dijo a Semana.com que la contaminación en el agua envasada debe ser nula

Con estos resultados, la ANDI radicó una queja ante el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) en abril de este año, dado el riesgo de intoxicación y brotes diarrea que supone la ingesta de estos contaminantes que obedecen a aguas negras u otro tipo de desechos.

Entre las 102 marcas y 162 presentaciones de productos, ninguno pasó la inspección ante un laboratorio acreditado por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (Ideam). Según la queja presentada al ente regulador, los problemas van desde la contaminación por microorganismo hasta deficiencias en el contenido neto.

Según un documento revelado por el portal de Caracol Radio, el número de muestras de agua en bolsa donde se encontraron coliformes fecales -bacterias provenientes de las heces- son: Embotelladora san Sebastián (420), El Manantial (140), Agua de alta pureza Cordillera (72), Agua pura Primavera (68), Agua pura Origen (46), Agua Marín (44), Oro (38), Agua pura Súper Fresca (24), La Kelicia (20), Agua Refresk (18), Agua Frescura (16), Agua Cumbre (16), Agua Villa S. A. S. (8), Agua pura La Cascada (8), Oro (4), River (4), Agua pura Polar (4), Agua purificada Cielo (4), Agua purificada Superior (4), Nueva Agua Mineral Fontana (4), Fontana del Valle (2) y Agua pura Polar (2).

En cuanto a las regiones, el Norte de Santander (6), Tolima (5), Córdoba (4), Montería (3), Cesar (2), Huila (1), Risaralda (1) y Cundinamarca (1) encabezaron la lista en la presencia de estos microorganismos según las muestras analizadas.

Por otro lado, de las 12 empacadoras de agua en Montería y Cartagena visitadas por la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), 11 de ellas no cumplieron las normas del contenido del producto empacado.

Estas empresas en montería son Aguas Aquamarín, Aguas Brisas del Ártico, Agua Pura y Jugos Compartir, Agua Pura Universo Real, Agua pura La Gota Fría, Agua Pura del Valle, Agua Madrigal, Envasadora de Agua El Diamante, Agua Purificada Superior, Embasadora Agua Cielo y Agua Pura Polar.

En algunos casos, esa presencia de coliformes totales superó en miles de unidades formadoras de colonias de bacterias en las muestras tomadas, si se tiene en cuenta que la contaminación debe ser nula.

Este fue el caso de la marca Oro, en la cual una bolsa se encontraron 9.200 unidades; Embotelladora San Sebastián con 6.600, La Kelicia con 5.600, El Ruiz con 3.100, Agua Natural El Bosque con 2.600, Agua Pura Súper Fresca con 2.400, Agua pura Compartir con 2.300, Agua Fric con 2.100 y Agua Villa S.A.S. que presentó 2000 unidades.

Según el acta de la SIC, hubo obstaculización en la inspección la Comercializadora Alcatraz Ltda.

Además, Santiago López de la ANDI comenta que hace dos semanas hubo un brote de intoxicación en Barranquilla que se manifestó con enfermedad diarréica, al parecer debido a aguas contaminadas. Sin embargo, el origen aún es objeto de estudio por parte de las autoridades competentes.

Diarrea del viajero

La E. coli normalmente vive en el intestino humano de forma inocua. Sin embargo, ciertos tipos de esta bacteria pueden ocasionar intoxicación alimentaria, en algunos casos grave.

Para evitar brotes de esta infección, el Ministerio de Salud recomienda medidas básicas de higiene como el lavado de manos después de ir el baño y antes de manipular los alimentos, puesto que la bacteria se puede transmitir de persona a persona, a través de los alimentos mal procesados, el agua y el contacto directo con los animales.

La enfermedad se manifiesta cuando el germen entra al intestino y se caracteriza por diarrea abundante, de comienzo súbito y a menudo con sangre. También puede haber fiebre, dolor abdominal, inapetencia y náuseas o vómitos.

Otra recomendación oficial tiene que ver con la cocción de los alimentos a una temperatura de 70º C para destruir las bacterias y que ante la presencia de diarrea con sangre y dolor abdominal, se acuda al médico.

ver en anexo los resultados de los analisis de las aguas escogidas

Analisis de laboratorio de las aguas y queja de la andi.pdf Analisis de laboratorio de las aguas y queja de la andi.pdf
1918 kb   Ver   Descargar
YouTube – Videos de este mensaje de correo electrónico

 

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: