Ayuda pastoral para combatir la violencia de género


Evangélicos contra la violencia

Ayuda pastoral para combatir la violencia de género

La  Guía de Acción pastoral contra la violencia de género  es una herramienta útil para iglesias y organizaciones evangélicas.

25 DE NOVIEMBRE DE 2013, ESPAÑA

En febrero de 2011 se presentó la primera Guía de Acción Pastoral contra la violencia de género, editada por la Alianza Evangélica Española desde su Comisión de Familia.

Marcos Zapata, pastor evangélico, terapeuta familiar y Presidente de la Comisión de Familia de la Alianza Evangélica Española coordinó la elaboración de una guía profesional que intenta que se pueda afrontar este problema, que a veces se niega o se esconde, pero que está presente en la sociedad y puede tener respuesta en las iglesias evangélicas.

UN MANUAL NECESARIO
Este manual, a lo largo de sus 100 páginas, sirve de instrucción práctica para pastores y para todos aquellos relacionados con el trabajo familiar en la iglesia, así como para profesionales de sectores sociales. Desde una perspectiva protestante, busca ayudar y guiar al terapeuta a manejar adecuadamente una situación tan complicada como resulta ser la atención a una familia en la que se estén produciendo malos tratos.

Zapata afirma que si bien está guía es para utilizarla entre los evangélicos, lo puede hacer “cualquier persona que incluso no sea creyente”.

“Definimos el maltrato como lo contrario al buen trato. Si no estás recibiendo un buen trato, estás recibiendo maltrato. Por eso lo hay en las iglesias, porque muchas mujeres no son tratadas en nuestras congregaciones como hijas de Dios”, decía el pastor.

Entre estos aspectos más escondidos de violencia, Zapata destacó los que llama “machismos cognitivos”, como la intimidación, el concepto de la superioridad de la lógica varonil, la no participación en labores domésticas o el control del dinero por parte del hombre.

Unas actitudes que a veces se adscriben a un sesgo cultural para justificarse, aún en las mismas iglesias. Por eso, ante todo, la guía hace un primer llamado a cambiar la mentalidad para poder afrontar este problema con responsabilidad y llegar así a soluciones.

AFRONTANDO EL PROBLEMA
La guía comienza con una descripción del marco legal, algo “necesario” para entender que “una acción pastoral tiene una responsabilidad legal. Cuando haya una situación de maltrato, estamos legalmente sujetos y seremos responsables si aconsejamos en contra de lo que la ley establece”, avisa Zapata.

Este marco teórico aporta un modelo de actuación para los pastores “que no había sido escrito aún”. “¿Qué hacer? Nosotros indicamos el modelo de actuación, un mínimo modelo terapéutico, una serie de consejos, y una buena guía de intervención social, en casos como acompañar a una mujer al juez o a la policía. Y por último, unos apuntes pastorales que hablan de la realidad de la mujer y cómo la iglesia puede establecer una diferencia”.

La guía ofrece, sobre todo, unas herramientas “para que quien interviene no lo haga mal, no cometa errores”. Para ello se explica al detalle “el ciclo de la violencia, un ciclo que siempre funciona igual y hay que conocerlo, y sobre el que desarrollamos unos principios de actuación”. El más básico, no caer en consentir la violencia bajo ninguna causa: “la primera medida es la separación si es necesaria”.

VIOLENCIA TEOLÓGICA
La parte final de la guía contiene dos secciones: “La invisible realidad de la mujer cristiana” y “Las iglesias deben hacer la diferencia”, que son tanto una declaración de principios como una advertencia. “La advertencia tiene que ver con una mala formación de los agentes pastorales que llevan a mujeres que han sufrido abuso durante años con la fácil solución e volver a un matrimonio donde será nuevamente maltratada. La respuesta cae en convicciones aparentemente correctas, pero engañosas”, avisa Zapata.

En cuanto a lo que la iglesia puede aportar, el pastor explica que “tenemos la capacidad de influencia que no tienen psicólogos, médicos… Tenemos una ventaja porque somos personas de autoridad, podemos llegar a cualquier generación, podemos ser agentes de cambio dentro de la familia”. La iglesia evangélica “debe hablar sobre el maltrato, tenemos que estar a disposición de la mujer que sufre durante la crisis”.

La Alianza Evangélica Española ha puesto a disposición de todos aquellos que lo deseen el acceso a la guía, que puede descargarse desde la página web de la Alianza ( www.aeesp.net ), en la sección de la Comisión de Familia. Una guía editada con excelencia, que servirá de gran ayuda para la labor pastoral de las iglesias evangélicas y de todo aquel que quiera profundizar en la solución de esta lacra de la sociedad.

La guía puede  descargarse de forma gratuita aquí (PDF) .

Fuentes: Protestante Digital

Editado por: Protestante Digital 2013

Creative Commons

Domingo I de Adviento 1 diciembre 2013 Evangelio de Mateo 24, 37-44


 

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos:

— Lo que pasó en tiempos de Noé, pasará cuando venga el Hijo del Hombre.

Antes del diluvio, la gente comía y bebía y se casaba, hasta el día en que Noé entró en el arca; y, cuando menos lo esperaban, llegó el diluvio y se los llevó a todos; lo mismo sucederá cuando venga el Hijo del Hombre.

Dos hombres estarán en el campo: a uno se lo llevarán y a otro lo dejarán; dos mujeres estarán moliendo: a una se la llevarán y a otra la dejarán.

Estad en vela, porque no sabéis que día vendrá vuestro señor.

Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón, estaría en vela y no dejaría abrir un boquete en su casa.

Por eso estad también vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del Hombre.

 

******

 

ESTAR EN VELA PARA VIVIR LO QUE SOMOS

 

Tanto la referencia a la historia de Noé, como las dos breves parábolas que siguen, se presentan con un matiz de “urgencia”, que se traduce en una llamada a la “vigilancia”: “Estad en vela…, estad preparados”.

Indudablemente, es una invitación a permanecer despiertos, porque el “Hijo del Hombre” está viniendo, y solo la atención nos permite percibirlo.

En una lectura mítica (literalista), la “venida” se entendía como algo que habría de acontecer en un futuro más o menos próximo, y que comportaría un juicio con el correspondiente “premio” o “castigo”.

Sin embargo, todo ello puede leerse también desde otro “idioma” que, respetando la intuición de base, nos ofrece, sin embargo, una perspectiva amplia y actual.

 

Parece que Jesús utilizó la expresión “hijo del hombre” para referirse a sí mismo. Y que su primer significado –tal como lo entendía, entre otros, el experto Juan Mateos- era sencillamente “este hombre”.

Pero también esa misma expresión podría aludir al “hombre realizado”, al ser humano logrado o pleno. Y es de él de quien se afirma que “está viniendo”.

 

Así entendida, la expresión “hijo del hombre” sería, sencillamente, otro nombre más de nuestra verdadera identidad: cada uno y cada una de nosotros somos ya seres realizados, si bien todavía no nos hemos hecho conscientes de ello, por lo que permanecemos encerrados en la ignorancia acerca de nuestra verdadera condición.

En este sentido, “hijo del hombre” sería exactamente lo opuesto a “ego”. Y es precisamente nuestra identificación habitual con el ego lo que nos impide “ver” o reconocer al “hijo del hombre” que “está viniendo”, es decir, que está queriendo mostrarse.

De hecho, solemos tener una imagen de nosotros mismos como seres carenciados, que se sienten impulsados a buscar “fuera” de sí aquello que, supuestamente, colmaría la carencia.

Esa es la razón por la que el ego vive permanentemente proyectado hacia el futuro, en una carrera tan interminable como estéril, con una carga de ansiedad cada vez más insoportable.

Debido a esa misma dinámica, vivimos frecuentemente dispersos –“la gente comía, bebía y se casaba”-, entretenidos o distraídos. Necesitamos, según la palabra de Jesús, “estar en vela”.

Estamos entretenidos porque no sabemos “intratenernos”: nos resulta difícil permanecer a gusto con nosotros mismos porque probablemente no hemos aprendido a amarnos de un modo humilde e incondicional. No es raro que, al sentir malestar o miedo a nuestro mundo interior, optemos por la “distracción” o el “entretenimiento”.

Por otro lado, vivimos dispersos y ansiosos porque hemos crecido con la idea –alimentada por nuestra mente- de que nos falta “algo”, que supuestamente se halla “fuera” de nosotros, con lo cual lograríamos, finalmente, disfrutar de la felicidad ansiada.

Pues bien, frente a ambas tendencias, la palabra nos invita a “estar en vela”, es decir, a vivir en la atención o en la consciencia de quienes somos y de lo que hacemos.

Atención amorosa para poder reconciliarnos con toda nuestra verdad, vivirnos como amigos de nosotros mismos y experimentar el gusto profundo de habitarnos conscientemente.

Consciencia lúcida para reconocer que no somos el “yo carente” (o ego) que nuestra mente piensa, sino el “hijo del hombre”, la Plenitud ilimitada, la Vida sin límites que, temporalmente, ha tomado la forma de nuestro yo individual.

Esta consciencia lúcida equivale a “estar en vela”: estamos “despiertos” acerca de nuestra verdadera identidad. Y, desde ella, todo adquiere otro sabor. Es ahí precisamente donde “conectamos” hondamente con la Presencia de Jesús de Nazaret, con la Presencia de cada hombre y de cada mujer, ya que la identidad del “hijo del hombre” es una identidad compartida. Porque, como ha escrito Tomas Tranströmer, en una frase hermosa e inspirada, “cada persona es una puerta entreabierta que lleva a una común habitación”.

En efecto, la expresión “hijo del hombre” sería equivalente al “Yo Soy” universal, del que el sabio Vidyaranya afirmaba: “El conocimiento del Yo nos lleva a identificarnos con los demás de un modo tan intenso como uno se identifica con su propio cuerpo”.

 

http://www.enriquemartinezlozano.com

 

Trinidad y las mujeres que se crecen ante la adversidad


Manos Unidas, con las mujeres de Medellín

Manos Unidas trabaja con este colectivo en Medellín (Colombia)

25 de noviembre: Día Internacional para la eliminación de la violencia contra la mujer

Manos Unidas, 25 de noviembre de 2013 a las 10:10

 Manos Unidas quiso formar parte del proyecto de la fundación “Esperanza y Vida”, que pusieron en marcha las hermanas Franciscanas en el año 2002, con el fin de apoyar a familias desplazadas, provenientes de zonas rurales y marginales

Omella, en Mozambique con Manos Unidas/>

Omella, en Mozambique con Manos Unidas

Omella, en Mozambique con Manos Unidas/>

Omella, en Mozambique con Manos Unidas

(Manos Unidas).- Nuestra «Mirada a la igualdad» nos lleva este mes a la localidad de Medellín, en Colombia. Allí, donde el aire huele a conflicto y a violencia, hemos conocido a Trinidad Correa, mujer, cabeza de familia, víctima de un enfrentamiento que parece no tener fin, y capaz de triunfar frente a la adversidad.

Aprovechando que en el 25 de noviembre se conmemora el Día internacional para la eliminación de la violencia contra la mujer, y con motivo de nuestra campaña «No hay justicia sin igualdad», en Manos Unidas queremos dar a conocer un dato realmente espeluznante: hasta un 70% de las mujeres sufren algún tipo de violencia en su vida.

Con la denuncia de este mes, nos hemos centrado en los conflictos armados como fuente de violencia contra las mujeres. Una violencia que puede ejercerse de diferentes maneras; desde la agresión sexual hasta el desplazamiento forzado, pasando por el homicidio, la tortura, el despojo de bienes y el reclutamiento forzoso.

La protagonista de nuestra historia, Trinidad Correa, es una de esas víctimas de la guerra. Trinidad nos cuenta como, por causa del conflicto armado que afecta a Colombia desde hace más de treinta años, tuvo que dejar atrás su vida en el municipio de Ituango, huyendo de las Farc y de los paramilitares, para trasladarse a Medellín, ciudad conocida por la violencia que ejercen los narcotraficantes y las pandilla de jóvenes, los combos.

http://www.periodistadigital.com/religion/solidaridad/2013/11/25/trinidad-y-las-mujeres-que-se-crecen-ante-la-adversidad-religion-iglesia-solidaridad-manosunidas-.shtml

De tabúes al diálogo: VICTOR CODINA


 

Publicado: 25 de noviembre 2013 08:38 AM PST

Por Victor Codina (traducción Inglés por Rebel Girl)
Cristianisme i Justícia Blog
21 de noviembre 2013

Durante mucho tiempo ha habido un abismo – una verdadera brecha – entre la doctrina oficial del Magisterio de la Iglesia católica sobre el matrimonio y la familia, y la praxis diaria real. Hay un significativo silencio, un verdadero tabú, sobre temas tales como las cooperativas de derecho común, el divorcio y el nuevo matrimonio de los divorciados, los métodos anticonceptivos, las uniones homosexuales, las relaciones prematrimoniales, etc

Estos nunca antes imaginadas situaciones causan conflicto y perplejidad hoy tanto en los fieles como en los pastores. Algunas parejas han dejado la Iglesia, otros tienen graves problemas de conciencia, otros, después de un maduro examen, continúan practicando en la Iglesia, pero fuera de la enseñanza oficial. Muchos pastores – obispos, párrocos, teólogos y moralistas – también viven en una tensión entre el deseo de ser fieles al Magisterio y los problemas pastorales que contemplan todos los días. Pero en todo esto, se mantuvo un silencio reverencial respeto, que es perjudicial en el largo plazo.

Llama la atención que mientras que el Magisterio de la Iglesia ofrece en su mayoría principios rectores generales sobre cuestiones sociales y económicas, en temas de moral sexual y familiar que actúa de manera dogmática y prescriptiva. Por otra parte, muchos moralistas actuales pensar que la moral cristiana no tiene un contenido moral de su propia, excepto el de la moralidad humana (la llamada ley natural), que los cristianos viven fuera, iluminado y fortalecido por su fe en Cristo.

Consciente de la gravedad y la anomalía de esta situación, el Papa Francis ha convocado un Sínodo extraordinario de los Obispos sobre la familia en dos etapas, de 2014 y 2015, y ha puesto en marcha una encuesta con 38 preguntas, más un uno final sobre si hay otros retos o propuestas sobre estas cuestiones. Se pregunta acerca de la doctrina y las prácticas matrimoniales y familiares de los fieles cristianos, lo que piensan sobre uniones de hecho, sobre el divorcio y las nuevas parejas irregulares con las normas de la Iglesia que les prohibía participar en los sacramentos, su opinión sobre las uniones homosexuales y el adopción de los hijos, sobre la doctrina de la Iglesia sobre los métodos de control de la natalidad, la cohabitación prematrimonial ensayo (ad experimentum), etc ..

Todo ello, ha indicado, es más urgente hoy, cuando somos conscientes de la enseñanza de la misericordia divina, de ternura hacia daño a la gente en las periferias geográficas y existenciales.

El Papa ha abierto una puerta al diálogo y la consulta. Son las familias que tendrán que obtener sus opiniones a sus pastores y obispos, ya que ellos son los principales interesados ​​y responsables – que son los actores y víctimas. Esperemos que las voces de las familias sean escuchadas. Una nueva brisa pentecostal está sacudiendo a la Iglesia y le instaba a ir de tabúes al diálogo honesto y abierto.

FUENTE: http://www.iglesiadescalza.net

El papa tacha el capitalismo de «nueva tiranía» y cree que «no compartir, es robar»


Publicado: 26 nov 2013 | 20:33 GMT Última actualización: 26 nov 2013 | 20:34 GMT

AFP/ Andreas Solaro

El actual sistema económico es injusto y ‘mata’, afirmó el papa Francisco en un documento difundido este martes en el que describe al capitalismo sin límites como «una nueva tiranía invisible».

«Así como el mandamiento de ‘no matar’ pone un límite claro para asegurar el valor de la vida humana, hoy tenemos que decir no a una economía de la exclusión y la desigualdad. Esa economía mata», escribió el Pontífice en su primera exhortación apostólica ‘Evangelii Gaudium’ (‘La Alegría del Evangelio’).

Subrayó que “no compartir con los pobres los propios bienes es robarles y quitarles la vida. No son nuestros los bienes que tenemos, sino suyos”, manifestó en su escrito, según la agencia Reuters.

El sistema financiero actual, que favorece la distribución desigual de la riqueza y la violencia, debe cambiar, según advirtió el papa.

«No puede ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación de calle y que sí lo sea una caída de dos puntos en la bolsa«, denunció.

En el documento, de 142 páginas, el Pontífice instó a los líderes mundiales a intensificar sus esfuerzos contra la pobreza y la creciente desigualdad y exigió a las personas más adineradas que compartan su riqueza con los necesitados.

Además, pidió una renovación de la Iglesia Católica y abogó por una «conversión del papado». En su opinión, tanto el Vaticano como su jerarquía «necesitaban escuchar también la llamada de la conversión pastoral».

Desde su elección, el papa Francisco ha tenido numerosos gestos orientados a acabar con la imagen de opulencia que dio la Iglesia en otras ocasiones. Actualmente reside en una casa de invitados del Vaticano en lugar de hacerlo en el Palacio Apostólico y viaja en un Ford Focus. El mes pasado suspendió a un obispo que gastó millones de euros en una lujosa residencia.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/sociedad/view/112483-papa-francisco-capitalismo-tirania-economia

EVANGELII GAUDIUM. TEXTO COMPLETO


  1. Texto completo de la exhortación apostólica Evangelii Gaudium del 

    http://www.zenit.org/…/texto-completo-de-la-exhortacion-apostolica-evangelii-…

    hace 22 horas – EXHORTACIÓN APOSTÓLICAEVANGELII GAUDIUM (LA ALEGRÍA DEL  /texto-completo-de-la-exhortacion-apostolica-evangelii-gaudium-del-papa-francisco …. El libro de los Hechos de los Apóstoles cuenta que en la primera ….. Cristo llama a la Iglesia peregrinante hacia una perenne reforma, de la 

Papa descarta sacerdocio para mujeres, pero pide más participación en la Iglesia


FOTO ARCHIVO
  • Enviar a un amigo
Efe | Ciudad del Vaticano | Publicado el 26 de noviembre de 2013

El Papa Francisco cierra a las mujeres cualquier posibilidad de sacerdocio, pero considera «que deben tener mayor espacio y una presencia más incisiva» en la Iglesia católica.

Así lo recalcó en su primera exhortación apostólica Evangelii Gaudium (La alegría del Evangelio), el documento de 142 páginas, publicado este martes y que supone el primer texto personal de su pontificado.

El Papa asegura al introducir el tema que «la Iglesia reconoce el indispensable aporte de la mujer en la sociedad» pues «la sensibilidad, la intuición y unas capacidades peculiares suelen ser más propias de las mujeres que de los varones».

Entre ellas, el Papa cita la «especial atención femenina hacia los otros, que se expresa de un modo particular, aunque no exclusivo, en la maternidad».

Jorge Bergoglio, explica que ya hay mujeres que comparten responsabilidades pastorales junto con los sacerdotes, pero también reconoce que es necesario ampliar los espacios para una presencia femenina más incisiva en la Iglesia.

«Porque el genio femenino es necesario en todas las expresiones de la vida social, por lo que se ha de garantizar la presencia de las mujeres también en el ámbito laboral y en los diversos lugares donde se toman las decisiones importantes, tanto en la Iglesia como en las estructuras sociales», agrega el pontífice argentino.

Para el Papa «las reivindicaciones legítimas» de los derechos de las mujeres sobre su igualdad con los hombres plantean a la Iglesia profundas preguntas «que la desafían y que no se pueden eludir superficialmente».

Eso sí, Bergoglio subraya que lo que no se puede cambiar es que «el sacerdocio está reservado a los varones, como un signo de Cristo Esposo que se entrega en la Eucaristía» y que se trata «de una cuestión que no se pone en discusión».

El Papa recuerda que en la Iglesia las funciones (como el dar la Eucarístia, etc) «no dan lugar a la superioridad de los unos sobre los otros» y recuerda que «una mujer, María, es más importante que los obispos».

Cerrado el tema del sacerdocio, el papa lanza un desafío a los «pastores y a los teólogos» para que ayuden «a reconocer mejor lo que esto implica con respecto al posible lugar de la mujer allí donde se toman decisiones importantes, en los diversos ámbitos de la Iglesia».

En su exhortación, el Papa también dedica amplio espacio a los jóvenes y pide que se les dé más protagonismo.

El Papa explica que ante los cambios sociales que se han producido, los jóvenes no suelen encontrar en las actuales estructuras de la Iglesia católica respuestas a sus inquietudes, necesidades, problemáticas y heridas.

Explica que a los adultos les «cuesta escucharlos con paciencia, comprender sus inquietudes o sus reclamos, y aprender a hablarles en el lenguaje que ellos comprenden».

Por esa misma razón, «las propuestas educativas no producen los frutos esperados». 

Bergoglio pide escuchar a los jóvenes «porque llevan en sí las nuevas tendencias de la humanidad» y añade: «Nos abren al futuro, de manera que no nos quedemos anclados en la nostalgia de estructuras y costumbres que ya no son cauces de vida en el mundo actual».

 

 

http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/P/papa_descarta_sacerdocio_para_mujeres_pero_pide_mas_participacion_en_la_iglesia/papa_descarta_sacerdocio_para_mujeres_pero_pide_mas_participacion_en_la_iglesia.asp

Francisco: la alegría del Evangelio para reformar la Iglesia


Papa Francisco

PAPA FRANCISCO

¿De dónde nace y cuál dirección indica la Exhortación Apostólica “Evangelii Gaudium”? Estos son sus contenidos principales

GIANNI VALENTE
CIUDAD DEL VATICANO

Podía ser una “simple” exhortación apostólica post-sinodal, como muchas otras. Pero Papa Francisco escribió una que representa un documento clave de su Pontificado. La ruta que sugiere los «caminos para la marcha de la Iglesia en los próximos años». Casi la profecía de una renovación profunda propuesta a todos los cristianos. Un texto operativo, destinado a sacudir todas las instancias y todas las dinámicas de la Iglesia; una invitación a emanciparse de todo lo que entorpece la misión de anunciar el corazón palpitante del Evangelio entre los hombres de hoy, así como son.

Antes que nada está la «alegría del Evangelio», como dice la versión original escrita en español. «La alegría del Evangelio», se lee en las primeras líneas de la exhortación, «llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría». Mientras «el gran riesgo del mundo actual, con su múltiple y abrumadora oferta de consumo, es una tristeza individualista que brota del corazón cómodo y avaro, de la búsqueda enfermiza de placeres superficiales, de la conciencia aislada». Incluso muchos creyentes caen en esta trampa, «se convierten en seres resentidos, quejosos, sin vida». En cambio, «cuando alguien da un pequeño paso hacia Jesús, descubre que Él ya esperaba su llegada con los brazos abiertos».

Experimentar y proponer a los demás la salvación alegre que da Cristo resucitado y los medios de los que se sirve son la vocación de todos los cristianos, además de la razón de ser de la Iglesia. La experiencia del encuentro personal con Cristo es «el manantial de la acción evangelizadora. Porque, si alguien ha acogido ese amor que le devuelve el sentido de la vida, ¿cómo puede contener el deseo de comunicarlo a otros?». Por ello, la evangelización nunca debe entenderse como «una heroica tarea personal, ya que la obra es ante todo de Él, más allá de lo que podamos descubrir y entender. Jesús es “el primero y el más grande evangelizador”. En cualquier forma de evangelización el primado es siempre de Dios».

Si la misión propia de los cristianos es la de anunciar la alegría del Evangelio, el objetivo mismo configura también las formas en las que esta se manifiesta. Todos «tienen el derecho de recibir el Evangelio. Los cristianos tienen el deber de anunciarlo sin excluir a nadie, no como quien impone una nueva obligación, sino como quien comparte una alegría, señala un horizonte bello, ofrece un banquete deseable. La Iglesia no crece por proselitismo sino “por atracción”». La del Evangelio es una alegría misionera que «siempre tiene la dinámica del éxodo y del don, del salir de sí, del caminar y sembrar siempre de nuevo, siempre más allá». La Comunidad evangelizadora se sumerge «en la vida cotidiana de los demás, achica distancias, se abaja hasta la humillación si es necesario». Ella «acompaña a la humanidad en todos sus procesos, por más duros y prolongados que sean. Sabe de esperas largas y de aguante apostólico. La evangelización tiene mucho de paciencia, y evita maltratar límites. Fiel al don del Señor, también sabe “fructificar”. La comunidad evangelizadora siempre está atenta a los frutos, porque el Señor la quiere fecunda. Cuida el trigo y no pierde la paz por la cizaña».

El objetivo declarado de la exhortación apostólica es «proponer algunas líneas que puedan alentar y orientar en toda la Iglesia una nueva etapa evangelizadora, llena de fervor y dinamismo». Y en este recorrido que el Papa propone a todos «no es conveniente que el Papa reemplace a los episcopados locales en el discernimiento de todas las problemáticas que se plantean en sus territorios. En este sentido, percibo la necesidad de avanzar en una saludable “descentralización”». Además, la «transformación misionera de la Iglesia» prefigurada por Bergoglio, pasa a través de una renovación eclesial definida como «impororrogable». Se trata de una aventura que involucre a toda la Iglesia en «una conversión pastoral y misionera, que no puede dejar las cosas como están. Ya no nos sirve una “simple administración”. Constituyámonos en todas las regiones de la tierra en un “estado permanente de misión”».

El criterio principal de esta renovación no es una teología particular ni ninguna línea de pensamiento eclesial, sino «una opción misionera capaz de transformarlo todo, para que las costumbres, los estilos, los horarios, el lenguaje y toda estructura eclesial se convierta en un cauce adecuado para la evangelización del mundo actual más que para la autopreservación».

La pastoral ordinaria, las parroquias, los movimientos, la jerarquía han sido invitados a tener una actitud de “salida”. El mismo ejercicio del ministerio petrino, según Papa Francesco, está involucrado en el dinamismo de la renovación «en clave misionera»; Bergoglio anuncia también una «conversión del papado», para volverlo «más fiel al sentido que Jesucristo quiso darle y a las necesidades actuales de la evangelización». Y habla de la intención de descentralizar, dándoles un peso mayor, las conferencias episcopales y de atribuirles «alguna auténtica autoridad doctrinal», puesto que «una excesiva centralización, más que ayudar, complica la vida de la Iglesia y su dinámica misionera»

FILE

«Evangelii Gaudium» FRANCISCO

http://vaticaninsider.lastampa.it/es/vaticano/dettagliospain/articolo/francesco-francis-francisco-30114/

COLOMBIA: Dijin restableció correo electrónico del cardenal Rubén Salazar


Cardenal Rubén Salazar / Foto: Colprensa

La cuenta del arzobispo de Bogotá fue hackeada y los delincuentes estaban extorsionando a la comunidad religiosa.
CARACOL | NOVIEMBRE 25 DE 2013

El departamento de comunicación social de la Conferencia Episcopal de Colombia, informó que la cuenta del correo del cardenal Rubén Salazar Gómez fue restablecida luego que delincuentes informáticos robaron la contraseña.“Esto ha sido posible gracias a los buenos oficios de la Dirección de Investigación Criminal de la Dijin e Interpol”, dice el comunicado.

El cardenal Rubén Salazar Gómez ha hecho un llamado a la población que sea víctima este te tipo de delitos “para que denuncien inmediatamente a las autoridades y no deje en la impunidad a quienes cometan estos hechos”.

La cuenta de correo y el WhatsApp del arzobispo de Bogotá y presidente del episcopado colombiano fueron ‘hackeadas’ el pasado 21 de noviembre y los delincuentes estaban extorsionando a la comunidad religiosa.

http://www.caracol.com.co/noticias/actualidad/dijin-restablecio-correo-electronico-del-cardenal-ruben-salazar/20131125/nota/2024207.aspx

El Papa: Sacerdocio reservado a los varones “no se pone en discusión”


Imagen referencial. Foto: ACI Prensa

Imagen referencial. Foto: ACI Prensa

VATICANO, 26 Nov. 13 / 09:26 am (ACI).- En su primera exhortación apostólica titulada “Evangelii Gaudium” (El Gozo del Evangelio), el PapaFrancisco resalta que “el sacerdocio reservado a los varones, como signo deCristo Esposo que se entrega en la Eucaristía, es una cuestión que no se pone en discusión”.

En el numeral 104 del capítulo 2, el Santo Padre afirma que “las reivindicaciones de los legítimos derechos de las mujeres, a partir de la firme convicción de que varón y mujer tienen la misma dignidad, plantean a la Iglesiaprofundas preguntas que la desafían y que no se pueden eludir superficialmente”.

Seguidamente establece que “el sacerdocio reservado a los varones, como signo de Cristo Esposo que se entrega en la Eucaristía, es una cuestión que no se pone en discusión, pero puede volverse particularmente conflictiva si se identifica demasiado la potestad sacramental con el poder”.

“No hay que olvidar que cuando hablamos de la potestad sacerdotal ‘nos encontramos en el ámbito de la función, no de la dignidad ni de la santidad’. El sacerdocio ministerial es uno de los medios que Jesús utiliza al servicio de su pueblo, pero la gran dignidad viene del Bautismo, que es accesible a todos. La configuración del sacerdote con Cristo Cabeza –es decir, como fuente capital de la gracia– no implica una exaltación que lo coloque por encima del resto”.

En la Iglesia, explica luego el Papa, “las funciones ‘no dan lugar a la superioridad de los unos sobre los otros’. De hecho, una mujer, María, es más importante que los obispos. Aun cuando la función del sacerdocio ministerial se considere ‘jerárquica’, hay que tener bien presente que ‘está ordenada totalmente a la santidad de los miembros del Cuerpo místico de Cristo’”.

Francisco asegura asimismo que “su clave y su eje no son el poder entendido como dominio, sino la potestad de administrar el sacramento de la Eucaristía; de aquí deriva su autoridad, que es siempre un servicio al pueblo”.

Aquí, prosigue la reflexión, “hay un gran desafío para los pastores y para los teólogos, que podrían ayudar a reconocer mejor lo que esto implica con respecto al posible lugar de la mujer allí donde se toman decisiones importantes, en los diversos ámbitos de la Iglesia”.

Luego de meditar sobre la urgencia de una adecuada pastoral juvenil, especialmente cuando en muchos lugares escasean las vocaciones, el Papa recuerda que es importante seleccionar bien a los candidatos al sacerdocio.

“No se pueden llenar los seminarios con cualquier tipo de motivaciones, y menos si éstas se relacionan con inseguridades afectivas, búsquedas de formas de poder, glorias humanas o bienestar económico”, precisa.

Para leer la exhortación completa, ingrese a:http://www.aciprensa.com/noticias/descargue-aqui-la-exhortacion-apostolica-evangelii-gaudium-del-papa-francisco-18044/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: