BRASIL: CARTA DEL 15 ° ENCUENTRO NACIONAL DE SACERDOTES


«No permitas que nadie te robe la esperanza» (EG 86)

  Como hijos de Dios y hermanos en Cristo, nosotros, 531 sacerdotes, 10 obispos y otros invitados, en representación de 224 de nuestras 274 iglesias individuales que forman la Iglesia en Brasil, nos reunimos en la Casa de la Madre Aparecida, entre 05 a 11 de febrero 2014, a orar, socializar y reflexionar sobre nuestra vida y misión como sacerdotes hoy.

  Los ancianos hermanos y sus presbiterios de este inmenso Brasil

 

1.   Testigos fe, la esperanza y la caridad

  Como hijos de Dios y hermanos en Cristo, nosotros, 531 sacerdotes, 10 obispos y otros invitados, en representación de 224 de nuestras 274 iglesias individuales que forman la Iglesia en Brasil, nos reunimos en la Casa de la Madre Aparecida, entre 05 a 11 de febrero 2014, a orar, socializar y reflexionar sobre nuestra vida y misión como sacerdotes hoy.

Nuestro encuentro tuvo como tema: «El Vaticano II y los sacerdotes en Brasil testigo de la fe, esperanza y caridad», y el lema: «Estad siempre dispuestos a dar razón de la esperanza a los que piden» (1 Pedro 3:15). El gran marco de esta reunión,   para celebrar el 50 aniversario del Concilio Vaticano II nos pone en comunión con todo el pueblo de Dios y nos llevó a renovar nuestra esperanza en la construcción de una Iglesia verdaderamente ministerial y misionera.

Y este 15 Ancianos de la PEV recuerdan algunos ejemplos de testigos que nos inspiran en la caminata:   Padre Gabriel Malagrida, Frei Joaquim de la taza del amor, Padre Diogo Antonio Feijoo, el padre José Antonio Pereira Ibiapina Padre Cícero Romão Batista, el Padre Julio María, el padre Juan Bosco Penido Burnier, el padre Antonio Henrique Pereira da Silva Neto, Ezequiel Ramin Padre, Padre Josimo Morais Tavares, Padre Alberto Antoniazzi, Padre Juan Bautista Libanio   y otros que se encuentran actualmente en pleno ejercicio de su ministerio para el pueblo de Dios.

2.   Esperanza contra la realidad desafiante

Sacerdotes

  En el primer día de la reunión tuvo el análisis del contexto socio-económico-político y eclesial. Ayudado por   Dr. Peter Gontijo, Secretario Ejecutivo de la Comisión Brasileña de Justicia y Paz,se zambulló en el mundo, América Latina y la realidad brasileña.

Informado de que nos   reciente informe de la ONG británica Oxfammuestra que el patrimonio de las 85 personas más ricas del mundo es igual a las posesiones de la mitad de la población mundial. Los poderes económicos y políticos están produciendo un mundo «apartheid», lo que hace probable que las tensiones sociales y un mayor riesgo de trastornos sociales es inevitable.

Nos dimos cuenta de que en América Latina, el modelo neo-desarrollista adoptado por varios países, entre ellos Brasil,   hace prácticamente imposible la vida de las comunidades tradicionales, como los pueblos indígenas, cimarrones, ribereños y otros pescadores.

Observamos también   el fracaso del sistema penitenciario,   todavía no despertó significativamente la solidaridad de la sociedad civil. Ciertamente, necesitamos crear una cultura de rechazo   «Cáncer social» que es la corrupción   (EG 60). Como advirtió el Papa Francisco, nosotros no podemos ser rehenes de la globalización indiferencia.

La inclusión de muchos pobres en la sociedad de consumo no es suficiente para decir que no era en realidad una movilidad social importante en el país.  Esto sólo será real cuando estos pobres están incluidos en un sistema digno de la salud, la educación, el saneamiento, el ocio, la seguridad, la movilidad urbana.   El ejemplo de Jesús, el Buen Pastor, sufría cuando se dio cuenta de que las personas, especialmente los pobres, siguen como ovejas que no tienen pastor.

Adelante a los nuevos acontecimientos que salen a las calles de nuestro país, desde junio de 2013, nos corresponde, Ancianos, una pregunta fundamental: ¿qué tienen que ver con el ejercicio de nuestro ministerio? Esperamos que a la gente en la calle realmente tiene un poder constituyente?

El análisis de la situación eclesial estaba bajo el consejo del Padre Thierry de Linard Guertechin, SJ, del Instituto Brasileño de Desarrollo (IBRADES).

Observamos con alegría, en las últimas décadas, el crecimiento numérico de los sacerdotes (22.119), las parroquias (10.720) y las diócesis (274). Nuestra iglesia está viva y dinámica, con muchas iniciativas de evangelización en todas las regiones de nuestro vasto country.For otro lado, nos damos cuenta de que muchos católicos han abandonado nuestras comunidades, en busca de soluciones a menudo mágicas e inmediatas a sus problemas.

Esto nos desafía, como sacerdotes, a buscar nuevas formas de presencia y de la comunicación, el lenguaje, los símbolos que facilitan el contacto con la gente, no ceder a las soluciones fáciles, pero que creen que debemos intensificar nuestra proximidad, sumergirnos en la vida de los nuestro pueblo, que abarca tanto su causa como pastores.

Siento que sirve comportamiento por parte de algunos sectores de los medios de comunicación que vienen trivializar los valores humanos y cristianos esenciales para la vida social sana, y especialmente los sacramentos de la Iglesia Católica, con caricaturas de mal gusto extremo de nuestras celebraciones.

Frente a todos estos retos, surgen con fuerza las palabras de Dom Helder Camara: «Que no caiga la profecía.» ¿Podemos, en frente de tantas cruces y sufrimientos de nuestro pueblo, que dicen ser testigos de la fe y de la caridad, no permitiéndoles robar nuestra esperanza?

3. Esperanza Reanudación de la recepción del Vaticano II en la vida y el ejercicio del ministerio sacerdotal

Concilio Vaticano II-

Motivados por el 50 º aniversario de la conclusión del Concilio Vaticano II, desde la preparación para este nuestro 15 PEV, estamos reflexionando sobre cómo ser verdaderamente Presbítero, en el espíritu y los textos conciliares, bajo el consejo de nuestros hermanos de la Arquidiócesis de São Paulo, sacerdotes Ney de Edson Souza y Donizete Toneti.

Tomamos nota de que hay muchas maneras de ejercer el ministerio sacerdotal, para ser sacerdotes, pastores y profetas en la Iglesia-Pueblo de Dios, en comunión con nuestros Pastores y todos los bautizados, sacando la cara de un ministerio de la iglesia entera, lo que también favorece la Actividad de nuestros hermanos y laicos.

Tal eclesiología de comunión y participación que nos llega a través  Constitución Dogmática   Lumen Gentium   nos sumerge en el misterio de la Trinidad, entra en la vida de nuestras Iglesias particulares (LG 22) y hace que los Padres de la universalidad de la Iglesia, tanto en la experiencia de los sacramentos como las virtudes (LG 11).

Por lo tanto, debemos ser sacerdotes de una iglesia de la producción en el espíritu de   Decreto   Ad gentes,   que lanza en el maravilloso y desafiante aventura de la misión inculturada, discernir las semillas del Verbo difundir entre todos los pueblos de todas las naciones (AG11; 26).

La misión es intrínseca a la Iglesia, porque su naturaleza es misionera, y nos desafía a ser discípulos y misioneros del único Maestro del Reino. Nuestra necesidad de tener pie ministerial con la transparencia, la centralidad de la Palabra de Dios, como lo indica el   Dei Verbum, una sincera búsqueda de equilibrio entre el Pan de la Vida de la Palabra y el Pan de Vida Eucaristía (DV 21). Palabra de Dios que nos acerca al corazón de la gente que tanto ama y tiene su asiento. Sacerdotes por la Vida y ser el corazón de oración y de celebración, a la luz de   Sacrosanctum Concilium,   nos hace considerar seriamente la Eucaristía como fuente y culmen de toda la Iglesia (SC 10).

Además de estar abierto a la presencia de semillas de la Palabra en otras iglesias cristianas y de otras religiones en Dios Padre, una perspectiva ecuménica y de diálogo interreligioso, de acuerdo con   Nostra Aetate y unitatis redintegratio?   Y los hombres de la defensa incondicional de la libertad religiosa y los derechos humanos a la luz de  DignitatisHumanae?

Y ser sacerdotes conciliares, los profetas y los testigos serán que otro mundo es posible, por lo que las alegrías y las tristezas, angustias y esperanzas de todos, especialmente de los pobres, nuestras alegrías y tristezas, nuestros miedos y esperanzas, iluminados por la Constitución Pastoral   Gaudium et Spes (GS 1).

Este es el punto de vista de la formación de nuestro ministerio con los grandes inspiraciones conciliares que queremos formar nuevos sacerdotes como verdaderos pastores, como se muestra en   Optatam totius, cuando dice que el ministerio debe ser la base de toda la formación sacerdotal (4 OT).

Todo esto nos da la oportunidad de ser identificado con Elders conciliares sacerdotes eclesiología Decreto   Presbyterorum Ordinis,profundamente arraigado en nuestros presbiterios y la vida centrada en la caridad pastoral (PO 8,14-16). Así que viven en la casa parroquial en nuestras Iglesias particulares que enfrentan nuestras ambigüedades y contradicciones, y la cosecha de los frutos de tanto trabajo desinteresado, nadie nos robe la esperanza.

4. Fundada esperanza en Jesús y las palabras y las actitudes del Papa Francisco

Experimentado manera fuerte y profético de nuestro retiro de un día bajo la dirección de Don Bernardino Angélico Sándalo, lo que nos llevó a huir de la tentación de ser sacerdotes o menos. Él, una vez más, emerge con fuerza en cuenta que el principal fundamento de nuestra esperanza viene de la certeza de que Jesús camina con nosotros, porque lo siguen debe ser la fuente y el nivel máximo de nuestros ministros a pie ordenado.

Francisco, pecador

Por lo tanto, no estamos sólo en la Iglesia, debemos estar en Cristo. Como sacerdotes, tenemos que ser hombres del sacrificio eucarístico, el intercambio y la profunda intimidad con Dios y la unión con su pueblo. A partir de la consideración de la «presbiterio» Jesús dijo que, como obispo, habría disparado al menos un seis, pero que Nuestro Señor no es así: por el contrario, aún con tantos hombres débiles, continuó su misión y se basó que continúen ella.

Nos recordó también que en nuestras numerosas reuniones, tanto los sacerdotes, los obispos son, no son tratados con transparencia los problemas reales que afectan a nuestra vida y ministerio. Sin ser ingenuo y audazmente nos llena de esperanza de que es posible vivir en comunión sacerdotal, aunque no amarnos a nosotros mismos lo suficiente. Estamos, por todo lo que, impulsados ​​a diario por las palabras y los gestos del carpintero de Nazaret, que se atrevió a hacer la voz de la periferia de la capital de su país, en contra de los poderes políticos, económicos y religiosos de su tiempo.

Hoy en día, también se instigada por las palabras y acciones del Papa Francisco que ha llamado la atención de todos en su forma normal de ser pastor y profeta entre la gente, inspirándonos en nuestra conducta y en el ejercicio de nuestro ministerio sacerdotal como discípulos misioneros el Reino del Padre

Especialmente resonar en nuestros oídos sus palabras desafiantes, la apertura de la Iglesia para hacer frente a los principales conflictos en el mundo, cuando dice:   «Prefiero un accidentado, Iglesia fangoso y terminé de haber regresado a la carretera, una iglesia viciada por el cierre y la comodidad de aferrarse a su propia seguridad. Yo no quiero ser una iglesia del centro con problemas, y él simplemente atrapado en la maraña de las obsesiones y los procedimientos «   (EG 49).

Con Jesús y las nubes de testigos que tenemos, lo que podemos decir que nadie va a robar nuestra esperanza (Hebreos 12:1).   «Y la esperanza no defrauda. Porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado «(Romanos 5:5).

5.   Espero que el compañero constante de María

  Esta casa de María, que brilla como modelo de virtud (LG 65) y es aquí llamado Madre Aparecida, tierra amada de nuestro pueblo peregrino, volvimos a nuestras Iglesias particulares, de nuestros presbiterios, nuestras comunidades eclesiales, algunos de su bendición maternal para nuestra vida y ministerio sacerdotal, donde nos comprometemos a ser testigos de las virtudes teologales de la razón y dan esperanza a los que piden.

 

Fuente: Se envía por e-mail, por don Manuel Godoy:mgmanologodoy@gmail.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: