CADA EUCARISTÍA, UNA PASCUA! Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*


 

logo-arcwp5 

Son el Bautismo y la Eucaristía el centro viviente de nuestra fe.

Es la Eucaristía, una Pascua, en el vivir presente la inclusividad.  Es la Eucaristía la invitación de Jesús, a vivirla en su catolicidad, es decir en todo el sentido amplio de su universalidad; “Hagan esto en Memoria mía” Lucas 22:19, no dejo restricciones, quienes sí y quiénes no.

No ha sido por falta de aclaraciones, documentos y reflexiones por parte de la Iglesia, el que la Palabra de Dios no haya sido descubierta y encarnada en nuestros pueblos.

Desde Vaticano II, venimos escuchando acerca de la necesidad de la inculturación del Evangelio en nuestro medio, Gaudium et Spes  53-62, los documentos de Melgar-Colombia (1968), Iquitos-Perú, (1971), de nuestros obispos misioneros, reunidos con religiosas/os y seglares, nos fueron dejando las pistas para dar carta abierta a la creatividad, en las liturgias. Somos hijas/os de un Dios Creador, que quiere que seamos creativos, originales, y nos desafía a hacerlo.

En Evangelii  Nuntiandi, n.20 del Papa Paulo VI 1974 encontramos:   “…el Reino que el Evangelio anuncia, es vivido por hombres profundamente ligados a una cultura, y la construcción del Reino debe necesariamente servirse de los elementos de la cultura y de las culturas humanas. Independiente frente a las culturas, el Evangelio y la evangelización no son necesariamente incompatibles con ellas, sino capaces de impregnarlas todas, sin sujetarse a ninguna”

 

Contamos con la Carta Encíclica “Slavorum apostoli” 1985 de Juan Pablo II, el define así: “Encarnación del Evangelio en las culturas autóctonas, y a la vez, la introducción de estas en la vida de la Iglesia”.

Otra Carta Encíclica digna de mencionar: “Redemptoris Missio” 1990; “La inculturación es un camino lento que acompaña toda la vida misionera y requiere la aportación de los diversos colaboradores de la misión de gentes, la de las comunidades cristianas a medida que se desarrollan, la de los Pastores que tienen la responsabilidad de discernir y fomentar su actuación”.

Dichos documentos, después de leerlos y reflexionarlos, me impulsan y reafirman en la Pastoral y Ministerio Presbiteral, que vengo desarrollando, con entusiasmo y alegría, en medio de las comunidades.

Como latinoamericana, el conocer mi cultura, que es bien variada y original, se me permite cada vez que me solicitan, al celebrar la Eucaristía, hacer de ella una Pascua! Según la añoranza y el vivir de mi pueblo.

Desde su rito inicial hasta el final, la Eucaristía es una Acción de Gracias,  Es saber agradecer desde lo profundo de nuestro espíritu: 

Oremos: Pedimos permiso, para estar en tu Divina Presencia, invocamos a nuestros ancestros, (abuelos, abuelas, seres queridos, que ya brillan en Esencia Divina de la Vida) para que nos acompañen para bendecirte, alabarte  y darte gracias, por todo lo que has hecho, por todo lo que haces y por todo lo que harás. Perdónanos, por las veces que te hemos olvidado, te hemos ignorado y no te hemos buscado. Perdónanos, por no hacerte quedar bien y no darte a conocer.

“Desde el Corazón del Cielo, al Corazón de la Tierra, al Corazón de los Mares, al Corazón de los Aires” la Presencia de la Esencia Divina, nunca nos falte. En el nombre de Dios Padre-Madre+, del Hijo+ y del Espíritu Santo.+ Amén.

“Anunciamos tu muerte,                                                         Anunciamos la Vida,

proclamamos tu resurrección”                                              proclamamos la Vida.

“Ven, Señor Jesús”                                                                     Siempre estás presente en                                                                                                                      medio de nosotras/as

Cada Eucaristía es el anuncio de la Vida, no es el anuncio de la “muerte”, es la proclamación de nuestro Dios Esencia Divina de Vida, vivo, presente en medio de nosotras/os, nunca nos ha retirado su presencia, siempre ha estado y estará con nosotras/os.

«Si Cristo no resucitó, vacía es nuestra predicación, vacía es también nuestra fe» (I Corintios 15:14).

 

Aprendamos a agradecer y ofrendar nuestras vidas, haciendo de ellas, un ofertorio permanente junto con el pan y el vino, entregándonos al servicio de la Paz, a Solidaridad y el Amor. Ejercicio realizado en familia, en comunidad, en la Iglesia.

Hagamos de cada Eucaristía una verdadera Pascua!  Empecemos ya!

*Asociación Católica Romana Mujeres Presbiteras.

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. LEILA ROSA BETANCUR DÍEZ
    Feb 26, 2014 @ 00:33:21

    Tu artículo se me antoja un excelente aperitivo de lo que será desde la mujer, la predicación de los temas que llevamos toda una vida saboreando sin mucha novedad.r. Tu manera de predicar la pascua tiene identidad de género . Cuando dices que “No ha sido por falta de aclaraciones, documentos y reflexiones por parte de la Iglesia, el que la Palabra de Dios no haya sido descubierta y encarnada en nuestros pueblos”. Creo que con tu estilo pastoral y epistolar estás dando la clave: faltaba el aporte femenino para que la Palabra lograra calar encarnadamente en la sociedad,, pues al faltar el aporte femenino,faltaba el 50% del aporte que se necesita para ¡encarnar!,El patriarcado nos ha privado de esa completez durante milenios. Tu bendición “Desde el corazón del Cielo, al corazón de la Tierra, Al corazón de las Aguas….es una hermosa degustación de lo que nos espera con las ARCWP repartidas por los cuatro puntos cardinales.

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: