La mujer para (y en) la Iglesia católica


10/03/2014

Hace pocos días se celebró el día de la mujer trabajadora. Han pasado, además, los ecos de la mascletà que, desde hace unos años, Reyes Martí luce en Valencia en tal día y, en fin, volvemos a la realidad en la que muchos creen, y tienen por buena la idea según la cual la mujer en la Iglesia católica tiene poco que hacer por una especie de misoginia extraña que presidiera las acciones de los “hombres” de la jerarquía vaticana y, en general, católica.

Sin embargo, las cosas son muy distintas. Y lo son desde el mismo principio, como vemos ahora.

Cuando María, la Madre de Jesús, en las bodas de Caná, obligó a su hijo, Jesús, a que convirtiera el agua en vino (aunque ella, claro, no sabía lo que iba a hacer) colaboró, con tal gesto, a hacer que la mujer ocupara un lugar muy importante en el seno de la Iglesia fundada por Jesucristo.

Luego, además, fue a una mujer, María Magdalena, a quien primero se apareció Cristo tras la Resurrección y, además, serían mujeres las, junto a Juan, el discípulo amado, las que le habían acompañado hasta los mismos pies de la cruz.

Por eso resulta de todo punto inaudito que pueda sostener que porque la mujer no pueda ser sacerdote (y, por eso, obispo o, incluso, Papa) la Iglesia la pretiere como si no fuera piedra viva que la constituya.

Nada más lejos de la realidad.

Ejemplo de esto, el tercer fin de semana del mes de marzo de 2009 se celebró en Roma una Conferencia que, con el lema “Vida, familia, desarrollo: el papel de las mujeres en la promoción de los derechos humanos” trató de hacer ver que la verdadera dignidad de la mujer se encuentra en el hecho mismo de ser persona y no en una malentendida emancipación de la misma.

En la citada Conferencia, el cardenal Renato Raffaele Martino, a la sazón presidente emérito del Consejo Pontificio “Justicia y Paz” dijo que “No había ningún nuevo feminismo sin Dios, sobre todo si no se descubre a Dios como Amor”.

Pero, abundando en la verdad de las cosas, sostuvo que “El viejo feminismo se fundaba en el individualismo egocéntrico y, a menudo, egoísta”. Muy al contrario, “El nuevo feminismo debe estar entretejido de amor por la vida, por la familia, por los demás; un feminismo regulado por la reina de las virtudes, la caridad”.

Por otra parte, abundando sobre el tema en cuestión, en el Discurso que el emérito Benedicto XVI pronunció en Luanda (Angola) el 22 de marzo del presente 2009 y, precisamente, relativo a la “promoción de la mujer”, atendió a la importancia que las hijas de Eva tienen en el mundo de hoy mismo, Así, dijo que “la historia habla casi exclusivamente de las conquistas del hombre, cuando, en realidad, una parte importantísima se debe a la acción determinante, perseverante y beneficiosa de las mujeres”.

Por eso, no es de extrañar que, en el mismo discurso, trajera a colación un escrito papal muy importante en relación con la mujer y que no es otra que la Carta apostólica “Mulieris dignitatem” escrita por su amado predecesor el beato Juan Pablo II Magno. Allí dejó escrito que “sobre el designio eterno de Dios, la mujer es aquella en quien el orden del amor en el mundo creado de las personas halla un terreno para su primera raíz” (MD 29)

Por tanto, no es que la Iglesia fundada por Cristo tenga a la compañera del hombre como a algo inferior sino que, muy al contrario, la considera como verdaderamente le corresponde y merece: como el origen mismo de la sucesiva vida humana.

Tampoco extraña, por otra parte, que el mismo Benedicto XVI dijera la verdad de las cosas. “En esas cosas” (se refiere a las migraciones forzadas, a las guerras, etc.) “casi siempre son las mujeres las que mantienen intacta la dignidad humana, defienden la familia y tutelan los valores culturales y religiosos”.

También tenía que hacer mención, el entonces Santo Padre, a las mujeres que “se han consagrado al Señor”. Ellas “apoyándose en Él, se han puesto al servicio de los otros” y con su “presencia y virtudes” hacen, sin duda alguna, una Iglesia católica, y un mundo, mejor.

Volviendo a la Conferencia sobre los Derechos Humanos (citada arriba), hizo referencia a la Carta a los obispos de la Iglesia católica, de la Congregación para la Doctrina de la fe (de fecha 31 de julio de 2004) y, en concreto, a su número 13. En tal Carta se habla de que “debido a que han sido dotadas por el Creador con una especial ‘capacidad de acogida del otro’, las mujeres tienen un papel crucial que desempeñar en la promoción de los derechos humanos”.

A continuación dice algo que resulta importante tener en cuenta y que ha de ir en el camino de romper con ciertos comportamientos ideológicos e, incluso, más allá de la ideología, simplemente personales: llama la atención sobre la importancia de “corregir toda idea errónea de que el cristianismo es, simplemente, un conjunto de mandamientos y prohibiciones”.

Pero ¿qué considera la Iglesia católica sobre lo sucedido en el ámbito femenino durante los últimos decenios?

Pues lo que sigue: “la emancipación femenina ha sido y es un evento histórico, marcado por significados ambivalentes y contrastados, sobre los que debe ejercerse un discernimiento cristiano constante, paciente, inteligente y sabio, para sacar lo bueno para combatir lo malo, para orientar lo incierto” (cardenal Renato Raffaele Martino)

Indica, el cardenal Martino, tres retos muy importantes a los que ha hacer frente (y debe hacer frente) con relación a la mujer:

1.-La relación entre naturaleza y cultura (diferencia sexual, identidad del matrimonio y familia…)

2.-La formación (evitando los lastres culturales que “mortifican la dignidad de la mujer”)

3.-Respuestas a la pobreza (importancia de fomentar un mundo “más justo y solidario”.

Y es que, al fin y al cabo, aquellas palabras de san Pablo en la Epístola a los Gálatas, 3, 28 (“ya no hay judío ni griego, ni esclavo ni libre; ni hombre ni mujer”) se han hecho ciertas, a lo largo de la historia de la Iglesia católica.

Como muy bien dijo el beato Juan Pablo II Magno en unas palabras que bien podremos traer a colación ahora: “Te doy gracias, mujer, ¡por el hecho mismo de ser mujer!”

Nada mejor, ni más cierto, es posible decir. Y esto, para que muchos dejen de equivocarse al respecto de este tema.

 

http://www.elperiodic.com/opinion/piedrasvivas/4209_mujer-para-iglesia-catolica.html

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: