Monja USA de 84 años encarcelada por pacifista ¡Una vergüenza!


08.03.14 | 15:52.

 

Se llama Megan Rice, es monja de la Congregación del Santo Niño Jesús… Tenían que haberle dado una condecoración en USA, y un Diploma de Honor en el Vaticano, simplemente por ser coherente, por mostrar la mentira de los sistemas de seguridad atómicos, por apoyar a los más pobres y por ser fiel al evangelio…

Pero le han condenado a 35 meses de cárcel, lo mismo que a otros dos pacifistas, por entrar en un complejo atómico de “alta seguridad” de USA (de donde “salieron” las bombas atómicas arrojadas sobre Japón), mostrando el riesgo que ellas implican (¡burlando la vigilancia!) y protestando contra la injusticia que suponen.

El “delito” lo cometieron hace dos años… Y han sido juzgados y condenados hace un mes, a 35 meses de cárcel. Una vergüenza sin nombre para el sistema político-militar de USA y para su forma de administrar justicia

Vergonzoso, sin paliativos para el sistema… ¡A los 84 años a la cárcel, por un “delito” como ése! ¡Y casi nadie ha protestado en los medios católicos! Heroico para la monja y sus dos compañeros.

Yo esperaba que los “medios católicos” destacaran el caso, pero pocos lo han hecho. Por eso me atrevo a presentarlo, tras casi un mes (la sentencia se dictó el 18.2.14).

Vergüenza que USA y otros países gasten miles de millones en armamento atómico, mientras millones de personas mueren de hambre. ¡Damos más importancia a las armas que a la vida de la gente!

Vergüenza que USA y otros países (¡”amigos” nuestros!) dicten lecciones de moralidad a otros estados, impidiéndoles tener armas nucleares, mientras ellos la tienen para dominar sobre el mundo con terror.

Vergüenza que USA y otros países vayamos dando normas de democraciadiciendo qué han de hacer otros, cuáles pueden ser “independientes” y cuáles no… tras imponernos nosotros por las armas.

‒ Vergüenza que las iglesias no apoyen más a esta monja ejemplar con sus compañeros… Vergüenza que no condenen el militarismo de los estados (desde USA a Rusia)… vergüenza que pacten y pacten con los poderes atómicos… y hablen de evangelio, cuando el evangelio está de parte de esta monja.

Quiero que los lectores de mi blog que no saben aún la noticia puedan conocerla y juzgar, a pesar de que ha pasado ya casi un mes desde la condena. Desde la perspectiva de la Merced, quiero decir que ella ha “preferido” sufrir la cárcel… por servir a la justicia y a la paz del evangelio. Presento a continuación el hecho… y después una entrevista a la monja. Buen domingo a todos.

Megan Rice, la monja que irrumpió en el Sanctum Nuclear
https://evangelizadorasdelosapostoles.wordpress.com/2014/02/19/

La Hna. Megan Gillespie Rice nació en Manhattan el 31 de enero de 1930. Su padre fue un médico obstetra, su madre una inquieta historiadora, cuya tesis en sus doctorado fue sobre “las opiniones católicas sobre la esclavitud”. Es la menor de las tres hijas del hogar de los Rice. Su familia la formó en los principios tradicionales y valores cristianos.
La Hna Rice fue a la escuela católica en Manhattan, y siendo muy joven ingresó a la Congregación del Santo Niño Jesús (18 años) graduada en Biología de Villanova y Boston College, donde sus estudios incluyeron trabajos de clase en la Escuela de Medicina de Harvad sobre el uso de radioactivos.Ha sido maestra de niñas en la primaria. De 1962 a 2004, con interrupciones ocasionales , ella sirvió a su orden como una maestra de escuela en Nigeria y Ghana.

No es la primera vez que la Hna Megan se ha visto involucrada en protestas por la Paz y la Vida, lo que ha hecho, le ha llevado a prisión varias veces por “desobediencia” y “desórdenes callejeros”.

La condena contra la Hna Megan Rice, 35 meses de prisión y sus compañeros, 62 meses, son hoy una vergüenza y deshonra para la “Justicia”.

Con su actitud la Hna Megan está denunciando: ”Es la criminalidad de esta industria de 70 años”, dijo, ” Gastamos más en armas nucleares que en los departamentos de educación, salud, transporte…, atención de desastres y un número de otras agencias del gobierno que no puedo recordar.

Megan y sus compañeros han llevado a cabo lo que los expertos nucleares han llamado la brecha de seguridad en la historia del complejo atómico de la nación, les acusan de dirigirse al sancta sanctórum del sitio donde Estados Unidos mantiene las piezas de bombas nucleares cruciales y su combustible.
No nos queda ninguna duda, que este atrevido y buen equipo trinitario, con su coraje han mostrado la vulnerabilidad de la que adolece la “seguridad” de un Estado, 
y del peligro que corre el género humano. Ellos traspasaron, los letreros que anuncian: “Alto” con las imágenes de los cráneos que hacen hincapié del peligro mortal, que todos/as corremos.

Han desafiado el peligro, han ofrecido su vida a fin de proteger la nuestra! Se han apropiado y hecho realidad las palabras de nuestro hermano Mayor: “Nadie tiene mayor amor que éste, que uno ponga su vida por sus amigos” Juan 15:13.

Megan Rice, Michael R. Walli y Gregorio I. Boertje-Obed, no solo han hecho historia, ellos sí que han hecho Eucaristía! Ellos nos invitan a defender la vida del planeta, obra maravillosa de la Esencia Divina de la Vida! Realizando la Eucaristía de manera permanente, en la unidad del UNO.

Tiene sentido evocar, “convertir las espadas en arados”…. “no se amenazarán las naciones con la espada, ni se adiestrarán para la guerra” según el profeta Isaías 4:4.

Una monja radical dice que responder a su vocación cristiana le ha llevado a la cárcel

5 enero, 2014 by desveladas,por Lisa De Bode @lisadebode

http://www.desveladas.org/b/desv/

La hermana Megan Rice saluda presionando la palma de la mano contra el cristal, dando la bienvenida con sus ojos azules a un visitante de la celda que está frente a la suya. Las lámparas iluminan su rostro oval enmarcado por un pelo corto blanco, semejante a un halo. Su uniforme –un mono de color verde, a rayas, zapatillas de deporte y una manta gris por encima de sus hombros– no es el típico de una monja católica romana, pero ella ve su estancia en el Centro de Detención del Condado de Inwin de Georgia como la respuesta a su vocación cristiana.

Con 83 años, Rice ha elegido las rejas para pasar el último capítulo de su vida.

Se enfrenta a una posible condena de 30 años de prisión por los cargos de interferencia en la seguridad nacional y daño a una propiedad federal, resultado de un acto de desobediencia civil cometido por ella en julio del año pasado.

Cansados tras la caminata por los bosques adyacentes al Y-12 National Security Complex, en Oak Ridge, Tennessee, que un día proveyó el uranio enriquecido para la bomba de Hiroshima, Megan Rice, Michael Walli y Gregory Boertje-Obed salpicaron de sangre las paredes, pusieron pancartas y golpearon con martillos “en rejas de arados”, una referencia bíblica de Isaías 2,4: “De las espadas forjarán arados, de las lanzas, podaderas”.

Puesto que irrumpieron en una instalación nuclear sensible, los tres activistas se prepararon para lo peor. “Somos muy conscientes de que podríamos haber muerto”, dice Rice.

No murieron, pero están encarcelados. Ahora, ella pasa los días
respondiendo a las cartas de sus partidarios y mentalizando a otros
detenidos sobre los peligros de las armas nucleares y sobre las conexiones
que Rice establece entre el militarismo y la pobreza que, en su opinión, ha
llevado a muchas mujeres jóvenes detrás de las rejas. Rice acusa al
Gobierno de los Estados Unidos de negar a los ciudadanos derechos
básicos, como la atención médica y el acceso a la educación, porque
invierte muchos miles de millones de dólares en equipamiento militar.

Refiriéndose a los orígenes de la pobreza de pueblos “donde apenas hay
otras opciones”, ella culpa a la economía capitalista por no invertir más en servicios sociales para las clases bajas y relaciona, sin esfuerzo, las armas nucleares con la “prisión-complejo industrial”. No son malas personas, dice de sus compañeras de prisión, pero tuvieron la desgracia de nacer en una sociedad que les dio pocas oportunidades.

Ellas saben que son la lluvia radiactiva humana y las víctimas de la
especulación de la élite y de los altos directivos de las empresas que hacen contratos para fabricar armas nucleares. “Se trata del dinero denegado a los servicios humanos que deberían ser la prioridad de cualquier gobierno”, dijo.

Tose un poco, protegiendo la nariz del frío del interior de la cárcel. Cada mañana se pone en la fila para recibir su dosis de antihistamínicos, pero otros reciben pastillas para condiciones mucho peores que las que ella tiene que soportar, dijo. “Muchos no tendrían que estar aquí”, suspiró,
acercándose al agujero, parcialmente obstruido, de la pared de cristal por la que conversa.

“Yo no les veo como delincuentes, sino como víctimas. Personas que están
siendo almacenadas en cárceles por todo el país”.

Walli, un veterano de Vietnam de 64 años, también pasa muchas horas
hablando con los reclusos, veteranos de Iraq con estrés pos-traumático, de
quienes dijo que deberían estar recibiendo un tratamiento adecuado.
“Tratamos de ser misioneros aquí”, dijo. “Estamos intentando inculcar la
idea de que la vida humana es sagrada”.

Nubarrones-hongo en Nevada

A diferencia de la mayoría de sus compañeros de prisión, Rice nació en una
familia acomodada, en el Upper West Side de Manhattan. Uno de sus
vecinos era un físico que trabajaba en secreto en el Proyecto Manhattan,
que creó las primeras armas nucleares del mundo. La pasión de Rice por la
justicia social fue temprana. Acompañaba a sus padres a las reuniones del
Movimiento de Trabajadores Católicos con Dorothy Day, activista de la
justicia social actualmente en proceso de beatificación. Su madre escribió
su tesis doctoral en la Universidad de Columbia sobre la visión católica de
la esclavitud, y su padre prestó servicio a los ciudadanos pobres como
obstreta. “Lo único que me sucedió fue que tuve unos padre muy
concienciados”, dijo.

A los 18 años, se unió a la Congregación del Santo Niño Jesús y en 1962 empezó a enseñar ciencias a niñas en la zona rural de Nigeria. Durante las vacaciones de verano, visitaba a su hermana, que vivía en el norte del estado de Nueva York, donde montaba a caballo con el hábito, dando una imagen “diferente a la de una monja típica”, dijo su sobrina, que se llama como ella y ahora tiene 52 años. Dondequiera que vaya Rice, inspira a la gente a seguir su ejemplo, de manera que llegan a su celda, cada día, de seis a ocho cartas. “Tengo la sensación de que la acción que llevó a cabo con Michael y Greg es la culminación de su vida”, dice su sobrina.

Como la malaria y las fiebres tifoideas le empezaron a pasar factura, Rice
regresó definitivamente a los Estados Unidos en 2003 y ocupó un puesto en
la Nevada Desert Experience, una organización sin ánimo de lucro que
trabaja en contra de la guerra nuclear en una antigua zona de pruebas. Las
visiones fantasmales de enormes nubes en forma de hongo se habían
convertido en atracciones turísticas desde los tejados de los hoteles de Las Vegas, ciudad cerca de la cual han sido detonadas cerca de mil armas
nucleares desde 1950.

Un tío de Rice, un ex Marine que presenció la reconstrucción de Nagasaki,
se hizo amigo de un obispo jesuita cuya madre y hermana fueron
calcinadas en Japón durante una misa.
 Ellas estaban entre las
aproximadamente 60.000 personas que murieron al instante por la
explosión. Dedicó el resto de su vida al desarme nuclear.
“Este ha sido el modo más cercano de estar en contacto con la realidad”,
dice Rice.

Y se complace al contar que, casi 70 años después, los medios de
comunicación japoneses informaron de su detención y alabaron su acción.
¿La hipocresía del desarme?

Rice y sus amigos fueron arrestados en diferentes momentos de su vida por
actos de desobediencia civil orientados al desarme nuclear global. Ella,
afirmó, se siente especialmente responsable de llamar la atención sobre el
arsenal nuclear de los Estados Unidos.

La lógica del Tratado de No-proliferación Nuclear, en virtud del cual se
presiona a Irán, por ejemplo, requiere que los estados que ya tienen armas
nucleares den pasos hacia el desarme
. Sin embargo, en 2008, por ejemplo,
casi dos décadas después del fin de la Guerra Fría, los Estados Unidos
gastaron al menos 52.000 millones en armas nucleares, según la Fundación 5

Carnegie para la Paz Internacional. Y solo el 10% de ese gasto se ha
dedicado al desarme.

“Es muy hipócrita exigir el desarme (de Irán)”, dice Rice recordando una
anécdota con el ex presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, el cual
honró al trío de activistas durante una cena en Nueva York, el año pasado,
poniéndose una foto de ellos en el pecho. “Así mostró que encomiaba el
esfuerzo de emplazar a los Estados Unidos a cumplir sus obligaciones
legales”.

Un aviso de seguridad en el Complejo Y-12 de
Seguridad Nacional en Oak Ridge, Tennessee.

Los activistas decidieron organizar una protesta para llamar la atención
sobre el arsenal nuclear de Estados Unidos. Las cámaras y las cercas no
pudieron evitar que los tres ancianos causaran daños en lo que algunos
llaman el Fort Knox de uranio del país, lo que plantea interrogantes sobre
cómo frenar a ladrones profesionales con intenciones menos idealistas.
Algunos miembros del Congreso incluso dieron las gracias a Rice y a sus
cómplices por llamar la atención de la nación sobre los problemas de
seguridad de la instalación Y-12, la última de una serie de brechas de
seguridad nuclear en los últimos años.

El programa de armas nucleares de Estados Unidos se ha convertido en un
atolladero para los servicios militares. En 2010, el Pentágono concluyó que
“el arsenal nuclear masivo que heredamos de la época de la Guerra Fría, de
confrontación militar bipolar, es poco adecuado para abordar los desafíos
planteados por terroristas suicidas y regímenes poco amistosos que buscan
armas nucleares”.

Paul Carroll, director del programa de Ploughshares Fund, una fundación
que apoya la eliminación de armas nucleares, dijo: “Sentarse en un silo de
misiles en el centro del país, esperando el día en que los soviéticos ataquen es un retroceso. Por tanto, tienen problemas morales. Están oxidados”. 6

Ralph Hutchison, un compañero activista por la paz y amigo leal de Rice,
dijo que la desconexión generacional ha llevado a la cuestión nuclear a una
relativa oscuridad en los últimos años. Un profesor invitado en una clase de
sociología de la Universidad de Tennessee dijo que cada vez es más difícil
impresionar a los estudiantes con la gravedad de la guerra nuclear.
“Durante décadas, había que agacharse y cubrirse y debías trepar sobre tu
escritorio en la escuela”, dijo. “Los niños de hoy nunca han vivido un
momento así. No tienen la menor idea sobre el invierno nuclear”.

Ocupar la iglesia

Rice ve sus acciones como inspiradas por su fe, pero ha tenido poco apoyo
de la institución eclesial. El obispo jubilado Thomas Gumbleton, un
reconocido activista por la paz, lamenta la postura tibia de la iglesia
respecto a la detención de Rice y a las armas nucleares. Citando la doctrina oficial que condena explícitamente el uso de armas de destrucción masiva “como un crimen contra Dios y contra el ser humano mismo”, llama a sus colegas a adoptar la causa de Rice como la de alguien ejemplar que se ha puesto en pie por lo que es correcto”.

“Se supone que deberían ser líderes en algo así. No ha habido ningún tipo
de declaración por parte de los obispos católicos sobre lo que Megan ha
hecho”, dice Gumbleton. Y agregó: “Para ser franco, tengo que decir que,
en la iglesia oficial, la mayoría de la gente no sabe nada de ella. Y eso es realmente triste”.

La hermana Rice no esperaba mucho de la institución, ni siquiera del nuevo
papa, cuyos recientes pronunciamientos han enarcado muchas cejas
. Ella
no está interesada en las instituciones, sino que aboga, en cambio, por una
iglesia de base. “La iglesia está donde está la gente”, dice. La iglesia
importa solo “a nivel local”. Se muestra escéptica ante el papa Francisco,
pero se siente alentada por su elección de un estilo de vida menos
extravagante que la de sus predecesores, de quienes dijo que habían estado
viviendo como “príncipes en sus palacios”.

Su orden, la Congregación del Santo Niño Jesús, fue la única voz de apoyo
dentro de la institución católica.

“Aunque no aprobamos la actividad criminal, nos gustaría señalar que la
hermana Megan ha dedicado su vida a poner fin a la proliferación nuclear.
Con la Iglesia católica, ella cree que las armas nucleares son incompatibles con la paz que tanto se necesita en todo el mundo y, por tanto, no se pueden justificar”, escribió Mary Ann Buckley en un comunicado enviado por correo electrónico a Al Jazeera.

El papa Francisco, ciertamente, parece inclinado a reformular la Iglesia
como una institución que lucha por la justicia social y no tiene miedo de
protestar. 
“Prefiero una iglesia que esté magullada, herida y sucia por haber estado fuera, en las calles, que una iglesia que sea poco saludable por permanecer confinada”, escribió Francisco el mes pasado en la declaración de la misión para su papado. Este mensaje ha resonado en muchos jóvenes en diferentes partes del mundo que han salido a las calles para protestar contra la austeridad y las enormes desigualdades económicas.

Sor Teresa Forcades en Montserrat, España.
Lluis Gene/AFP/Getty Images

“Los cristianos americanos han sido demasiado amables, demasiado
tranquilos y demasiado complacientes tanto con la injusticia como con el
uso blasfemo del nombre de Jesús en la comisión de atrocidades en nuestro
país y en nuestro mundo”, escribió un grupo que se denomina a sí mismo
Protest Chaplains en un manifiesto que coincidió con el movimiento
Occuppy, del que formaban parte. “ Por eso, queremos protestar con todos
los que, como nosotros, sabemos en lo más profundo de nuestras almas que
otro mundo es posible”.

Rice se reunió en Nueva York con activistas de Occupy, “cuando se inició
en septiembre”, para tratar sobre asuntos nucleares. Describió su trabajo
como “la religión haciendo lo que se supone que debe hacer”.
“La iglesia está donde está la gente”, dijo. “Es la gente”.

Un mensaje similar ha resonado en Barcelona, donde los activistas
callejeros conocidos como Indignados tomaron nota de la hermana Teresa
Forcades, una monja católica romana y activista que cree que el actual
consenso político-económico de los gobiernos de los países
industrializados perpetúa la desigualdad. Y como Rice, Forcades se
muestra escéptica ante las declaraciones de Francisco, arguyendo que el
nuevo papa debe ser valorado por su atención a los derechos de las
mujeres, hasta ahora inexistente.
Sin embargo, Rice confía en que “llegará”, refiriéndose a la ordenación de
las mujeres. El año pasado, ella asistió a la ordenación no oficial –no
reconocida por el Vaticano– de Diane Dougherty en Atlanta. “Están
preparando el camino y están recibiendo una gran aceptación por parte de
los católicos laicos”.

Lecciones desde la cárcel

Una carta de Rice enviada desde prisión. Lisa De Bode
Sus partidarios dicen que la vida de Rice es un ejemplo del activismo social necesario para reactivar la llamada de la iglesia entre los jóvenes. Sin embargo, ella se resiste a ser considerada como una heroína. Sus héroes, dijo, son personas corrientes que actúan “en conciencia”.
Mientras espera la sentencia, el 28 de enero –se enfrenta a una posible pena máxima de 30 años–, tomó prestadas, en una carta que envió a Al Jazeera, frases del Dr. Martin Luther King. Reflexionaba en ella sobre su vida, que podría terminar en la cárcel.

“En algunas situaciones, la cobardía pregunta: «¿Esto es seguro?» La
conveniencia pregunta: «¿Es político?» Llega la vanidad y pregunta: «¿Es
popular?» Pero la conciencia pregunta: «¿Es correcto?»”, escribió.
“Y llega un momento en que una debe adoptar una posición que no es ni
segura, ni política, ni popular, pero hay que adoptarla porque la conciencia dice que es correcta”.


En una audiencia en mayo, Rice le dijo al fiscal que su única culpa es que
esperó 70 años para entrar en las instalaciones, “para ser capaz de decir lo que sabía en mi conciencia”.
 Siete meses después, dijo: “Esta es una experiencia muy positiva. Y se va poniendo mejor y mejor”.
Le resulta incómodo estar en el punto de mira, y procura desviar la
atención hacia los demás. Se dedica a sus compañeras de prisión, a las que
está ayudando a prepararse para una vida fuera de las rejas, una vida a la
que ella podría no regresar.

Con ellas en mente, sonrió señalando simplemente: “No soy la única a
quien se está juzgando mal”.

 

http://blogs.periodistadigital.com/xpikaza.php/2014/03/08/p348983

La lucha humana con la energía sexual


Enviar por email En PDF Imprimir

Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) – Lunes 10 de Marzo del 2014

La iglesia ha luchado siempre con el sexo, pero lo mismo han hecho los demás. No hay culturas, religiosas o seculares, pre-modernas o modernas, pos-modernas o pos-religiosas, que expongan una característica sexual verdaderamente sana. Todas iglesias y todas culturas luchan por integrar la energía sexual, si no en su credo sobre el sexo, al menos en la vivencia fuera de ese credo. La cultura secular mira a la iglesia y la acusa de ser rígida y anti-erótica. Esto es verdad en parte, pero la iglesia con razón podría protestar de que gran parte de su reticencia sexual está basada en el hecho de que es una de las pocas voces que aún quedan desafiando a cualquiera en lo tocante a la responsabilidad sexual. De igual modo, la iglesia podría también desafiar a cualquier cultura que afirme haber encontrado la llave de la sexualidad sana a dar un paso adelante y mostrar la evidencia. Ninguna cultura hará suya esta afirmación. Todas están luchando.

Parte de esta lucha es la aparente incompatibilidad innata entre lo que Charles Taylor llama “realización sexual y piedad”, entre “cuadrar nuestras aspiraciones más altas con un respeto total por la plena escala de realizaciones humanas”.

Comentando esto en su libro “Una era secular”, Taylor afirma que hay una evidente tensión tratando de combinar la realización sexual con la piedad, y que esto refleja una tensión más general entre el despertar humano en general y la dedicación a Dios. Y añade: “Que esta tensión debería ser particularmente evidente en el dominio sexual es fácilmente comprensible. La realización sexual intensa y profunda se fija poderosamente en el intercambio con la pareja; esto nos liga fuerte y posesivamente a lo que es compartido privadamente.  … No es por nada que los primeros monjes y eremitas vieron la renuncia sexual como una apertura al camino hacia un amor más grande a Dios.  … Ahora que hay una tensión entre la realización y la piedad, no nos debería sorprender en un mundo distorsionado por el pecado…, pero tenemos que evitar volver esto a una incompatibilidad constitutiva”.

¿Cómo podemos evitar eso? ¿Cómo podemos evitar de alguna manera dañar la realización sexual contra la santidad?  ¿Cómo podemos ser fuertemente sexuales y plenamente espirituales a un mismo tiempo?

En un libro a punto de ser lanzado al mercado, “El camino es cómo” (Una peregrinación campestre a través del deseo y el alma), Trevor Herriot sugiere que la realización humana y la dedicación a Dios -sexo y santidad- pueden ser traídos juntos de un modo que propiamente respete a ambos. ¿Cómo?  Sin usar la palabra que es tan pronto honrada  como difamada,  nos regala una imagen de lo que la castidad significa en su verdadera raíz. En buena medida como Annie Dillard en su libro “Santa la empresa”, Herriot lanza cierto concepto de castidad fuera de los ritmos de la naturaleza y luego presenta esos ritmos como el paradigma de cómo deberíamos estar relacionándonos con la naturaleza y unos con otros. Y, para Herriot, esos ritmos lanzan un particular haz luminoso sobre cómo deberíamos relacionarnos sexualmente. He aquí sus palabras:

“En estos días, vemos pasar camiones de grano y sentimos que algo en nosotros y en la tierra sufre cuando los alimentos son enviados y consumidos con poca intimidad, cuidado y respeto. Los lentos  movimientos locales de víveres  están mostrándonos que el modo como cultivamos, distribuimos, preparamos y comemos esos alimentos es importante para la salud de los intercambios de nuestro cuerpo-a-tierra. El siguiente paso puede ser darnos cuenta de que la energía que trae el polen al ovario y hace crecer el grano, una vez entra en nuestros cuerpos, también necesita ser gestado. El modo como respondemos a nuestro deseo de unirnos, conectar y ser fecundos -agitaciones sentidas tan profundamente, pero con frecuencia expresadas tan superficialmente- determina la calidad de nuestros intercambios cuerpo-a-cuerpo.

En un mundo bañado en sexo industrial e impersonal, donde la verdadera relación y ternura son raras, ¿sentiremos también que algo en nosotros y en la tierra está siendo dañado desde la misma ausencia de intimidad, cuidado y respeto? ¿Aprenderemos que cualquier expresión dada de nuestras energías  eróticas o nos une o nos separa del mundo que hay alrededor de nosotros y de nuestras almas? Estamos descubriendo que debemos administrar las energías captadas por la naturaleza en hidrocarburos o en las plantas y animales vivientes, y así mejorar los modos como recibimos los frutos de la tierra, pero luchamos por ver la responsabilidad principal que cargamos por las pequeñas pero acumulativamente significativas explosiones de energía que acercamos y transmitimos a medida que respondemos a nuestros anhelos de conectar, unir y ser fértiles. Aprender cómo administrar el modo de producir fruto nosotros mismos como seres espirituales/sexuales con un conjunto lleno de deseos animales y ambiciones angélicas, puede ser más importante para nuestro caminar humano de lo que podemos entender plenamente”.

La castidad, tal como es imaginada por Charles Taylor, Annie Dillard y Trevor Herriot, ha sido siempre la única cosa que protege adecuadamente el sexo, el vestido blanco con que se adorna la novia, los medios para cuadrar nuestras más altas aspiraciones con un respeto total por la plena serie de sentimientos humanos; y, no lo menos, la confiada guía para el modo como podemos acceder y transmitir nuestra energía con intimidad, cuidado y respeto.

 

http://www.ciudadredonda.org/articulo/la-lucha-humana-con-la-energia-sexual

ARGENTINA Carta metodista al embajador venezolano, expresa solidaridad y repudia los intereses mezquinos y las injerencias foráneas


Buenos Aires, viernes, 14 de marzo de 2014 (ALC) – El obispo metodista pastor Frank de Nully Brown hizo llegar una carta al Embajador de la República Bolivariana de Venezuela en la República Argentina, Gral. Carlos Eduardo Martinez Mendoza. En la misiva manifiesta la solidaridad y el acompañamiento a todo el pueblo venezolano.
“No dudamos que intereses mezquinos y particulares buscan ignorar las reglas de juego democrático y generan el caos que atenta contra el bienestar de toda la población. Asimismo, condenamos todo tipo de injerencia extranjera que procure impedir que los ciudadanos decidan con libertad su modo de vida y forma de gobierno democrático”, afirma el Obispo.

“En medio de toda crisis valoramos la defensa de un sistema democrático donde el veredicto lo da el pueblo”, subraya.

Considera que esta crisis “nos desafía como cristianos latinoamericanos a construir relaciones más justas para que la paz sea posible entre nuestros pueblos. El diálogo constructivo nos desafía permanentemente a caminar sendas de paz que erradiquen la violencia”.

La carta finaliza afirmando que oran  para que impere el diálogo y respeto entre todos los ciudadanos confiados en que “La verdad brotará de la tierra, y la justicia mirará desde los cielos… y nuestra tierra dará su fruto.” (Salmo 85)
————————
Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)

JUSTICIA INDÍGENA: Escuchando las voces de las mujeres indígenas desaparecidas y asesinadas.


http://www.cpt.org/node/10649

RedECAP
Marzo 7 de 2014


Por Carrie Peters

De acuerdo con información de la Asociación de Mujeres Indígenas de Canadá (NWAC, por sus siglas en inglés), existen alrededor de 600 casos de mujeres indígenas desaparecidas y asesinadas en el país, la mayoría sin resolver. Loretta Saunders, una indígena inuit procedente de la provincia de Labrador, quien fue reportada desaparecida por su familia el 13 de febrero de 2014, es uno de los últimos casos. La Real Policía Montada Canadiense (RCMP, por sus siglas en inglés) encontró su cadáver al lado de una autopista en la provincia de Nueva Brunswick el 26 de febrero. El hecho de que Saunders se encontrará realizando un doctorado en Halifax, investigando precisamente el tema de la desaparición y homicidio de mujeres indígenas en Canadá, hace que su asesinato sea particularmente llamativo, aunque cada uno de estos crímenes es igualmente detestable.

El 14 de febrero, ECAP atendió la novena Ceremonia Anual de las Fresas en honor a las mujeres desaparecidas y asesinadas, donde más de 200 personas se congregaron frente a la estación central de la policía en el centro de Toronto para protestar y marchar. Algunos individuos en la multitud llevaban pancartas con nombres, fechas y fotos. Varias docenas de personas cargaban figuras de cartón de talla humana y pintadas de negro, las cuales desplegaban el perfil de algunas de las víctimas: en un lado el nombre y en el reverso las fechas, usualmente precedidas por la palabra ‘asesinada’.

Cada una de las personas que cargaba una figura de cartón ha perdido a una familiar: hijas, hermanas, madres, entre otras. A pesar de que la ceremonia era en honor de las mujeres víctimas, debemos reconocer que sus familiares también son víctimas, sobrevivientes de sus pérdidas y pesares individuales; y de la opresión y violencia que el sistema ejerce contra ell@s.

La activista y autora Arundhata Roy dice que “no existe tal cosa como ‘personas sin voz’, lo que existen son personas que han sido silenciadas, o que no son escuchadas.” En ECAP, frecuentemente hablamos de ‘amplificar las voces’. Cuando realizo presentaciones me aseguro de clarificar lo que esto significa: yo no pretendo hablar en nombre de nadie, yo pretendo, figuradamente, sostener un micrófono para l@s silenciad@s e ignorad@s. Este es un tema sobre el que todavía estoy reflexionando constantemente. Las palabras de Roy son una guía.

Durante la ceremonia del 14 de febrero, las mujeres que hablaron describieron el tiempo que les había tomado descubrir sus ‘propias voces’, compartir las historias de mujeres cercanas cuyas vidas han sido arrebatadas por la violencia. Una mujer que crió a su nieto desde su nacimiento, compartió que pasaron dos décadas antes de poder comenzar a hablar sobre el asesinato de su hija. En ese momento caí en cuenta que cada una de las personas que sostenía una de las figuras podía hablar, las personas sin voz eran aquellas mujeres cuyos nombres y fechas estaban escritos en las figuras. Sus hijas, madres, hermanas, hermanos, padres, e hijos, porque también había hombres presentes; sus familiares estaban hablando en nombre de ellas.

La pregunta es, ¿estamos escuchando? Cuando vari@s senador@s del Partido Nacional Democrático (NDP, por sus siglas en inglés) introdujeron en el Parlamento a finales de febrero del presente año, una iniciativa para investigar la desaparición y asesinato de mujeres indígenas. La Ministra de Trabajo y Situación de la Mujer, Kellie Leitch, respondió tergiversando el tema en una discusión de partisanos, declarando que “nuestro gobierno ha tomado acción. Invitó a la oposición a unirse a nuestras acciones.”

Dichas declaraciones, en el fondo, solo demuestran el deseo de rechazar y deslegitimar las voces de las mujeres indígenas. Si la administración de Harper fuera honesta en su preocupación por las mujeres indígenas canadienses desaparecidas y asesinadas, no convertiría los llamados para realizar una investigación nacional en una discusión partisana, sino que tomaría acciones reales para acabar con esta tragedia ahora mismo.  

DESAFIO PARA LA IGLESIA CATÓLICA ?: Sacerdotisas celebran bautismos y misas


Viernes, 14 de marzo de 2014

Contra la Iglesia Católica, sacerdotisas celebran bautismos y misas

Marcela Belchior
Adital

El 29 de junioReprodução de 2012, el arzobispo argentino Rómulo Braz ordenó a las primeras siete mujeres sacerdotisas en la historia de la Iglesia Católica. Para que ninguna Arquidiócesis pudiese revocar el sacramento, realizó la ceremonia a bordo de un barco en el río Danubio, Alemania. Casi 12 años después, hay 180 mujeres ordenadas.

 

Entre ellas está la colombiana Olga Lucía Álvarez, 72 años. Hace tres años, ella se convirtió en la primera sacerdotisa de América del Sur. Olga cuestiona ante la poderosa Iglesia Católica el papel de la mujer en el catolicismo, rebelándose en contra de las políticas del Vaticano y su jerarquía. Celebra misas y ejecuta todas las funciones que cualquier sacerdote católico puede desempeñar.

 

La rebeldía de esas mujeres costó caro: ellas serán excomulgadas, el máximo castigo dentro de la Iglesia Católica. La institución religiosa que hoy está bajo liderazgo del Papa Francisco comprende que solamente los hombres pueden ser sacerdotes.

 

“Aunque la jerarquía nos diga que estamos excomulgadas, no aceptamos. Es absurdo que nos estén negando que prestemos un servicio ministerial dentro de la Iglesia. No hay ninguna razón ni bíblica ni teológica para que nos marginen de la forma como nos han marginado. Solamente hay un canon, dentro de los cánones de la Iglesia, el 10-24, que dice que sólo los hombres bautizados pueden aspirar a la orden sacerdotal”, argumenta Olga.

 

El secretario general del Episcopado colombiano, monseñor Daniel Falla, explica que la Iglesia entiende que los sacerdotes simbolizan a Jesucristo en la Tierra y, por lo tanto, se debe mantener la tradición de la representación masculina. Siendo el caso de las sacerdotisas latae sententiae, o sea, aquel en que el fiel incurre en el momento en que comete la falta previamente condenada por la religión, motivo de excomunión automática. “Digamos que ellas mismas se han excomulgado. No están en comunión con la Iglesia, con lo que se quiere preservar a lo largo de la historia. No las podemos llamar miembros de la Iglesia Católica Apostólica Romana”, explica Falla.

 

Para Olga, hay machismo en la doctrina católica, por lo que rebate el secretario general del Episcopado: “La Iglesia no es una institución social, política, sino una institución divina, que hace presente el misterio de Dios, de Jesucristo encarnado como hombre. Si olvidamos esto, seguramente podría ser visto como algo machista, pero cuando tratamos de conservar la esencia de la Iglesia, entendemos que no es una posición machista”, contra argumenta.

 

La sacerdotisa colombiana no tiene parroquia y rechaza la opulencia. “Puedo trabajar en las comunidades, me llaman y me piden”, dice. Ella recorre comunidades de barrios de Medellín y Soacha, donde interpreta de otra manera el Evangelio católico.

 

Posición tradicional X Inclusión

Caracol Televisón

 

La Iglesia Católica, durante milenios, ha excluido a la mujer de cualquier posición de poder. Actualmente el Vaticano no reconoce a las mujeres sacerdotisas y parece distante la posibilidad de ser aceptadas en la institución. El Papa Francisco aparece como la figura que representa la transformación y modernización de la Iglesia Católica.

 

A lo largo de su primer año de pontificado, Francisco ha reafirmado la intención de valorizar el papel de las mujeres en la Iglesia, ampliando los espacios para una presencia femenina más incisiva. “Para mí, la presencia de Francisco en la Iglesia es muy importante. No porque vaya a ordenarnos o aceptar, porque eso no es fácil para él. Lo que más me importa de este hombre es que es puro Evangelio”, afirma Olga.

 

La Asociación de Sacerdotisas Católicas Romanas, aunque se base en el mismo evangelio de los sacerdotes tradicionales, se distancia de las políticas que han sido implementadas por los jerarcas del Vaticano. Para ellas, por ejemplo, la homosexualidad no es una cuestión moral, siendo motivo de inclusión.

 

Como si no hubiesen desafiado suficientemente al Vaticano, muchas de esas sacerdotisas son mujeres casadas y con hijos. Para ellas, el celibato es otro acto económico, para que las propiedades de la Iglesia no sean compartidas con las familias. Ellas también han tratado de renunciar a la imagen opulenta y poderosa de las gigantescas catedrales y de los valiosos adornos religiosos. “Nuestras obispas y obispos no tienen mitra ni báculo, que son símbolos de poder. Ellos son de nuestro mismo nivel”, afirma Olga.

 

De las siete primeras sacerdotisas ordenadas, tres fueron elegidas para ser ordenadas como obispas, para que tuvieran autoridad de ordenar nuevas sacerdotisas. Recientemente, fue ordenada la primera mujer afro-colombiana. Marina Tereza Sánchez es la tercera sudamericana que se ordena sacerdotisa. “Decidí ordenarme porque eso es parte de la identidad de representantes de Dios”, justifica. “Ser la primera sacerdotisa afro es un gran compromiso con nuestras comunidades latinoamericanas en general”, complementa.

 

* Con informaciones de Caracol Televisión.

 

Traducción: Daniel Barrantes – barrantes.daniel@gmail.com

 

http://site.adital.com.br/site/noticia.php?lang=ES&cod=79793

¿La Teología de la Liberación murió? No me invitaron al funeral: gustavo Gutierrez


[ENTREVISTA]
Adital

Entrevista con Gustavo Gutiérrez

 

Por primera vez Gustavo Gutiérrez, teólogo peruano “padre” de laTeología de la Liberación, ha sido relator en un auditorio del Vaticano. El momento histórico ocurrió el 25 de febrero, en la presentación del libroPobre y para los pobres, firmado por el prefecto de la Congregación para la doctrina de la Fe, Gerhard Ludwig Müller ya que también incluye textos suyos. Un volumen con prólogo del Papa. Son señales de una evidente distensión con una corriente teológica que aún enfrenta turbulentos debates en América Latina. Gutiérrez contó a Vatican Insider, como vive este momento.

 

La entrevista es de Andrés Beltramo Álvarez y fue publicada en el sitio Vatican Insider. Traducción de André Langer.

 

¿Cómo piensa que se llegó a esta “reconciliación”?

 

La palabra reconciliación es un poco fuerte para expresar lo que pasó. Hubo ciertos problemas con algunos, tampoco es muy justo.

No hubo una determinación contraria, que alguien no pudiera continuar escribiendo, que no fue el caso. Por supuesto, hay personas que no están de acuerdo (conmigo) y yo respeto eso. A mí, muchas teologías no me parecen simpáticas, no por ello las persigo. Pero, tenemos diferencias. Por otro lado, hay personas de iglesia que piensan que todo pasa por la iglesia, lo que no es verdad.

 

La Teología de la Liberación tuvo problemas principalmente, con los políticos y los militares. Voy a dar dos ejemplos: en diciembre de 1987 se efectuó una reunión en Buenos Aires, de los ejércitos del continente desde Canadá hasta Chile y Argentina. ¿Sabe cuál era el problema? El peligro que representaba la Teología de la Liberación. ¿Usted escuchó alguna vez que los Ejércitos de Europa se hayan reunido para hablar sobre la teología de Rahner o de Congar?

Nunca. En América Latina sí.

 

¿A quién matan? A personas de la sociedad civil. Tenemos centenares de personas asesinadas y eso siempre se les escapa a muchas personas.

 

¡Como el conflicto en la Iglesia, resulta pequeño frente al otro conflicto! ¿Quién mató a Monseñor Romero? (Roberto) d’Aubuisson (Arrieta), un militar ya fallecido. Pero este hombre no era de Iglesia, respondía solo a sus intereses políticos.

 

¿Siente hoy un clima de compresión diferente?

 

En la actualidad, sí, evidentemente, y eso influye en lo acabo de decir, porque les quita las armas de aquellos que, sin razón alguna, sospechan de la teología de la liberación. Porque se dan cuenta que se están metiendo con toda la iglesia. Ya no es la misma cosa. Y esto hoy es muy frecuente.

Doy otro ejemplo: durante la campaña presidencial de (Ronald) Reagan, en 1980, hubo personas, quienes más tarde fueron embajadores en América Latina, que emitieron un documento en cual advertían que uno de los grande peligros para la política exterior de los EUA, era la Teología de la Liberación. Nunca encontré aquellos que dijeran, al menos habla de Dios. Eso es lo más grave, ese clima es lo que mata.

 

¿No será que algunos instrumentalizaron a la Teología de la Liberación?

Todo puede ser instrumentalizado. En Sudáfrica también se instrumentalizó el cristianismo por parte el apartheid; y eso no podemos impedirlo. Uno puede responder por sí mismo o por los amigos que conocen bien. Si alguien utiliza sus propias ideas, [para instrumentalizar] ¿qué puedo hacer? Hubo problemas, pero ha habido más problemas y más serios en el ámbito civil, problemas más graves.

 

¿Por qué cree que hablamos de “martirio latinoamericano”?. Nos referimos a las situaciones políticas, militares de América Latina. A Compatriotas del continente. Es lo que sucedió en Brasil bajo la dictadura, con Videla en Argentina, en Uruguay.

Esta situación se repitió mucho y un argumento que se usaba frecuentemente, era considerar como marxista a cualquier persona que hablara de derechos humanos y de justicia social. A quienes usaban ese argumento les digo: ustedes creen en el marxismo más que yo, porque para ustedes las personas que hacen cosas buenas son marxistas. No digo que no hubo problemas en la iglesia, estoy destacando lo que personalmente, me parece más grave.

 

Habría imaginado alguna vez, que un amigo suyo llegara a dirigir la Congregación para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede.

 

Ni lo había imaginado, ni lo había descartado, porque nunca se sabe. Soy muy poco dado a predecir las cosas. No, claro que no, pero ¿quién podría haber previsto algo así?

 

¿Esto puede ser providencial para su trabajo?

 

Sí, puede ser útil para el trabajo. Pero lo que más me interesa es lo que va a pasar a los pobres de América Latina. ¿Ud. me pregunta si para ellos esto es útil? Creo que sí. Que sea útil a la teología de la liberación, es claro. No lo menosprecio. Sería loco si le dijera que no me interesa. Yo, hasta los 40 años, nunca había hablado de la teología de la liberación, porque no tenía esa comprensión. De todos modos era un cristiano. Entonces, si era cristiano antes, espero serlo después.

Algunas personas me dicen: “La Teología de la Liberación… Murió”. Les respondo: “Puede ser que haya muerto, pero no me invitaron al entierro”. Lo decisivo no es la Teología de la Liberación, sino las personas.

 

¿Y el Papa Francisco, está siendo decisivo?

 

Ah, bueno, por supuesto. Precisamente de esta manera, yendo a lo concreto, en el día a día, diciendo: no quiero dinero corrupto, es dinero sucio. Eso es muy concreto. Por supuesto que sí, evidentemente.

 

Fuente: http://bit.ly/1oxPZU9

Traducción: ricazuga51@yahoo.com

 

http://site.adital.com.br/site/noticia.php?boletim=1&lang=ES&cod=79761

FRANCISCO, UN AÑO DE ESPERANZA Y DE INCÓGNITAS Juan José Tamayo


 

Les hacemos llegar dos artículos que ha escrito el profesor Juan José Tamayo sobre el papa Francisco y la renovación de cargos en la CEE, que esperamos sean de su interés. Saludos cordiales. Les agraderemos su opinión. La Cátedra

            Desde su elección el 13 de marzo de 2013 el papa Francisco no ha cesado de sorprender a fieles y escépticos y, todo hay que decirlo, también de escandalizar  a los conservadores de dentro y de fuera, por sus gestos, acciones, palabras y actitudes, que han cambiado, al menos hacia el exterior, la imagen del papa y la han hecho menos hierática, más cercana al pueblo y, en definitiva, más creíble. ¡El papa es humano! Su primer mensaje desde el balcón del Vaticano no fue para bendecir urbi et orbi cual monarca absoluto mundial investido de un poder sagrado, sino para pedir a los reunidos en la plaza de San Pedro que rezaran por él. El cambio no es irrelevante.

Su decisión de renunciar a vivir en las estancias vaticanas y de fijar la residencia en Santa Marta es un ejemplo de sobriedad, amén de inteligencia, que supone un cambio en el estilo de vida de los papas. El Jueves Santo dio una prueba más de “transgresión” de las rúbricas litúrgicas rígidas de sus predecesores. Rompiendo con la tradición de celebrar dicha efemérides en la basílica de San Juan de Letrán, Francisco optó por hacerlo en un centro penitenciario donde lavó los pies a doce jóvenes, entre ellos a dos mujeres, una musulmana serbia y otra católica italiana. El gesto escandalizó a los conservadores pegados al rígido ceremonial de Semana Santa, quienes le acusaron de “confusión litúrgica” y de que “el relativismo se nos mete en casa”.

Los discursos pronunciados en su visita a Brasil durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) expresaron la continuidad con el espíritu reformador de la V Conferencia del episcopado latinoamericano celebrada en el santuario de Aparecida en 2007, en la que él jugó un importante papel cuando era arzobispo de Buenos Aires. En un gesto de solidaridad con los empobrecidos, visitó la favela Varginha, al norte de Río de Janeiro. Allí criticó la indiferencia ante las desigualdades, dijo que la realidad y el ser humano pueden cambiar e hizo una llamada a no perder la esperanza.

En plena movilización de los Indignados, lejos de apagar el fuego de la protesta, se puso del lado de los jóvenes, a quienes les dijo: “Espero lio, que haya lío, que la Iglesia salga a las calles. Que nos defendamos de la comodidad, que nos defendamos del clericalismo”. Un mensaje en las antípodas del transmitido por Benedicto XVI en la JMJ celebrada en agosto de 2012 en Madrid, donde las recomendaciones a los jóvenes se orientaban preferentemente hacia la oración, la confesión frecuente, las prácticas cultuales y la devoción mariana

Creo que el viaje a Brasil hubiera sido una excelente oportunidad para tener un encuentro con las comunidades eclesiales de base, numerosas en ese país, y con los teólogos y teólogas de la liberación, algunos de ellos silenciados y castigados por los papas anteriores,  o, al menos, haber tenido algún gesto o alguna palabra de cercanía y de rehabilitación. Hubiera sido un paso importante en el cambio de actitud del papa hacia la tan castigada teología latinoamericana de la liberación.

Hay que reconocer, no obstante, que durante los últimos meses se han dado pasos importantes de acercamiento del Vaticano hacia dicha teología, al menos en la persona del peruano Gustavo Gutiérrez, considerado el padre de esta tendencia teológica, que entiende la teología como reflexión crítica sobre la praxis histórica a la luz de la fe y considera la opción por los pobres como una verdad teológica y actitud evangélica radical y el trabajo por la liberación de los excluidos la praxis fundamental del cristianismo.

Varios han sido los gestos de acercamiento. El papa ha recibido a Gustavo Gutiérrez en audiencia privada. L’ Osservatore Romano publicó un artículo suyo a propósito del libro de coautoría conjunta del teólogo peruano y el presidente de la Congregación para la Doctrina de la Fe, hoy cardenal Gerhard Müller. El teólogo peruano ha intervenido recientemente como orador principal en la presentación de dicho libro junto con el propio Müller, el cardenal de Honduras Oscar Rodríguez Maradiaga y el portavoz del Vaticano Lombardi.

Al menos ha comenzado el deshielo y se ha pasado del anatema al diálogo, del silenciamiento a la escucha, del aislamiento a la visibilidad. Cosa impensable durante los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI, que fustigaron a la teología de la liberación y sancionaron a algunos de sus principales cultivadores. Con todo, a mi juicio falta un  paso importante por dar: la retirada de las sanciones contra los teólogos y teólogas de las diferentes tendencias teológicas más vivas y creativas actuales: de la liberación, de las religiones, feminista, todas ellas en continuidad con el concilio Vaticano II.

Es un paso que no tendría que serle difícil dar a Francisco, ya que su crítica del capitalismo, su teología del bien común y de la solidaridad  y su propuesta de “Iglesia de os pobres” va en la dirección, o mejor, se inspira en la teología de la liberación. Dos paradigmáticos, entre muchos que podría seleccionar. El primer fue el viaje a Lampedusa para rezar, llorar, solidarizarse y homenajear a los cientos de inmigrantes que perdieron la vida y denunciar a los responsables de tamaña tragedia que califico de “vergüenza”. El segundo, la Exhortación Apostólica La alegría del Evangelio, la más severa de las críticas contra el neoliberalismo que se alinea con las tradiciones anti-idolátricas de ayer y de hoy: de ayer, los profetas de Israel y Jesús de Nazaret; de hoy, los Foros Sociales Mundiales, los movimientos alter-globalizadores y los Indignados.

Estamos ante un texto revolucionario inusual en la doctrina social de la Iglesia, que denuncia: “la globalización de la indiferencia” que nos vuelve “incapaces de compadecernos ante los clamores de los otros” y de llorar “ante el drama de los demás” la “anestesia de la cultura del bienestar” y la consideración de los excluidos por parte de los mercados como “desechos” y población sobrante. Francisco interpreta la crisis como resultado de un capitalismo salvaje dominado por la lógica del beneficio a cualquier precio y pronuncia cuatro noes, que deberían hacer templar al sistema: “no a una economía de la exclusión; “no a la nueva idolatría del dinero”; “no a un dinero que gobierna en lugar de servir: “no a la inequidad que genera violencia”.

Recupera la palabra “solidaridad” que corre el riesgo de ser eliminada del diccionario y es “una palabra incómoda, casi una palabrota” para los mercados. Solidaridad que entiende como la decisión de devolver a los pobres lo que les pertenece y que reconoce el destino universal bienes como realidad anterior a la propiedad privada. Critica la utilización de los derechos humanos como justificación para la defensa exacerbada de los derechos individuales o, peor todavía, de los derechos de los pueblos más ricos. Pone, en fin, en el centro de su mensaje las palabras que molestan al sistema neoliberal: ética, solidaridad mundial, distribución de bienes, preservar las fuentes del trabajo, dignidad de los débiles.

Uno de los ámbitos donde se juegan tanto la credibilidad del papa como la autenticidad de su reforma es el que se refiere a la actitud ante las mujeres, que no puede ser por más tiempo la discriminación de la que vienen siendo objeto en la historia bimilenaria del cristianismo. En ese terreno Francisco poco ha cambado. Reconoce, es verdad, el hecho de la marginación de las mujeres en la Iglesia católica; afirma que le produce un profundo sufrimiento ver cómo en ella o en algunas organizaciones eclesiales el servicio de las mujeres desemboca en servidumbre. Defiende su incorporación a los ámbitos de responsabilidad eclesial.

Pero no ha dado pasos en esa dirección. Ha dejado clara la negativa al acceso de las mujeres a los ministerios ordenados apelando, a mi juicio erróneamente, a la voluntad excluyente de Cristo, lo que es contrario a las investigaciones bíblicas, históricas, arqueológicas, teológicas y pastorales que avalan el ejercicio de todas las funciones ministeriales por parte de las mujeres. Defiende la elaboración de una “teología de la mujer”, que, en el fondo, mantiene los estereotipos de lo masculino y lo femenino, legitima las funciones y los roles diferenciados en función del sexo, y hace peligrosa distinción entre identidad y función utilizando el recurrente discurso de la excelencia, siguiendo la encíclica de Juan Pablo II Mulieris dignitatem, que considera un “documento histórico”.

A la vista de este planteamiento, Francisco no parece tener en cuenta las más importantes aportaciones de la teología feminista: la consideración del movimiento de Jesús como comunidad (no clónica) de iguales; la hermenéutica de la sospecha aplicada a los textos androcéntricos de la Biblia y de la teología; la crítica de la organización jerárquico-patriarcal de la Iglesia; la defensa de una Iglesia inclusiva y no sexista, etc.

Papel importante en el mantenimiento de la discriminación de las mujeres está jugando el presidente de la Congregación para la Doctrina de la Fe cardenal Gerhard Müller, quien, siendo ya papa Francisco, ratificó la condena de Benedicto XVI contra la Conferencia del Liderazgo de las Religiosas de USA (LCWR), organización que agrupa al 70-80% de las monjas estadounidenses y que trabaja por la justicia social, la igualdad de género, la paz, la no discriminación étnica y cultural. La acusa de “serios problemas doctrinales”: de distorsionar “la fe en Jesús y en su Padre”, y haberse alejado de las enseñanzas de la Iglesia siguiendo “teorías feministas”. Además reafirma la vigilancia episcopal-patriarcal sobre ellas. Haría bien el papa en vigilar al “vigilante de la ortodoxia”. Le va a crear muchos problemas.

Un año después de su elección, hay muchas esperanzas depositadas en Francisco, pero quedan no pocas incógnitas y muchos cambios por llevar a cabo, si quiere ser coherente con su propuesta de una Iglesia de los pobres.

 

LA IGLESIA CATÓLCIA ESPAÑOLA, ¿AL RITMO DE FRANCISCO?

Juan José Tamayo

            El cardenal Rouco Varela y monseñor Blázquez han liderado la Iglesia católica española durante los últimos diez años, unas veces por vía sucesoria, como lo fue en 2005 y 2008 y lo ha vuelto a ser ahora, y otras gobernando al alimón, ejerciendo el primero la presidencia y el segundo la vicepresidencia. Y lo han hecho en alianza, complicidad y sin fisuras, sin alejarse un ápice del programa restaurador de Juan Pablo II y del pensamiento dogmático de Benedicto XVI. Durante esos años la Iglesia católica española ha carecido de autonomía local, se ha convertido en sucursal del Vaticano y ha actuado como un clon del cristianismo oficial, al tiempo que ha funcionado como una perfecta “patriarquía”.

Bajo el liderazgo de ambos la jerarquía católica ha configurado un cristianismo en alianza con los sectores más conservadores de la Iglesia católica, que son el brazo largo de la jerarquía y a quienes esta les ha reconocido de hecho un especial protagonismo, y con las ideologías políticas igualmente conservadoras, hasta tener programas intercambiables en la mayoría de los temas de la agenda política y religiosa: educación, moral, modelo de sociedad; Relaciones iglesia y Estado, etc. Ha seguido promoviendo las masivas beatificaciones “políticas” de los mártires de la Cruzada que venían produciéndose en décadas anteriores, la última en Tarragona con el apoyo del papa Francisco.

Ha creado una Iglesia beligerante contra la secularización y el laicismo, que estuvo en permanente confrontación con el gobierno de Rodríguez Zapatero. No debe olvidarse que fue con monseñor Blázquez al frente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), de 2005 a 2008, cuando esta arreció sus críticas contra dicho gobierno. Críticó con especial severidad  la ley de la memoria histórica, acusada de selectiva, y se opuso a asignatura de educación para la ciudadanía y a cuantas leyes se distanciaban del credo y la moral católicas. Fue entonces cuando el gobierno socialista aumentó la asignación tributaria a la Iglesia católica, única religión que la percibe, por la vía del IRPF, del 0,52 al 0,70%, que supone un significativo incremento económico cada año en las arcas episcopales.

Con monseñor Blázquez como presidente de la todopoderosa CEE, la jerarquía católica debe responder a los nuevos desafíos de la sociedad española, caracterizada por la secularización, la indiferencia religiosa, el pluralismo cultural, religioso y étnico, las dramáticas consecuencias de la crisis económica en los sectores más vulnerables de la sociedad, entre ellas el incremento de la desigualdad. Es una sociedad la española políticamente muy activa; desarrolla nuevas y creativas formas de participación política (Indignados, mareas, escraches, movilizaciones contra los desahucios, protestas estudiantiles) frente a una democracia representativa que no representa a las ciudadanos. Una sociedad que considera como EL principal y más grave problema la corrupción -instalada en las cúpulas del poder- contra la que lucha.

El nuevo presidente ha dicho que no tiene programa. Con la idea de ayudarle a conformarlo, le sugiero tres tareas que me pareen prioritarias. 1. Ubicarse en el mundo de la marginación y de la exclusión, lugar social del cristianismo, para luchar contra las causas que las provocan. Los obispos deben salir de la burbuja eclesiástica en que están encerrados, pisar la calle y ser sensibles a los problemas reales de sociedad española, que poco o nada tienen que ver con las preocupaciones y obsesiones eclesiásticas por la ortodoxia doctrinal y la moral sexual. Para ello tienen que renunciara los privilegios de que gozan y que le impiden ejercer la solidaridad con los sectores más vulnerables de la sociedad.

2. Fomentar la cultura del diálogo dentro y fuera de la Iglesia católica. En esta nueva etapa me parece fundamental que los obispos tiendan puentes de diálogo y de comunicación no solo con las organizaciones religiosas, culturales, políticas y sociales que no piensan como ellos, sino también con las organizaciones, asociaciones y movimientos críticos comprometidos en la transformación del modelo económico y político neoliberal (“Otro mundo es posible”) y en el cambio del actual paradigma (“Otra Iglesia es posible”), que hasta ahora han sido tachados del organigrama eclesiástico, cuando no condenados. Me refiero a las comunidades de base, movimientos apostólicos, asociaciones de teólogos y teólogas, movimientos de mujeres, movimientos de solidaridad, revistas de pensamiento teológico en diálogo con los nuevos climas culturales, etc.

3. Esta cultura del diálogo de traducirse en la creación de una Iglesia inclusiva de todos los sectores que ahora son excluidos: mujeres, inmigrantes, jóvenes, homosexuales y transexuales, parejas de hecho, personas divorciadas que han vuelto a casarse, colectivos cristianos críticos, religiosas y religiosos en zonas populares, etc. Es la condición necesaria para que pueda hablarse de una Iglesia universal. De lo contrario la Iglesia católica española correría el peligro de convertirse en una organización sectaria, algo que no espero ni deseo.

¿Es posible el cambio de estación en la Iglesia católica española? ¿Volverá la primavera tras el largo y helador invierno vivido durante el último tercio de siglo? Más que posible, es necesario. Me gustaría que los nuevos dirigentes de la CEE apoyaran, al menos, la reforma de la Iglesia que quiere Francisco, caminaran a su ritmo y la aplicaran a la realidad española, no miméticamente, sino de forma creativa, respondiendo a los desafíos que tienen delante, si bien con más celeridad y radicalidad, no frenando los procesos, sino respondiendo a los desafíos que plantea la sociedad española.

 

 

 

2 archivos adjuntos

BLAZQUEZ, AL RITMO DE FRANCISCO-1.doc
FRANCISCO, UN AÑO DESPUÉS-ELPAÍS.doc
 Remitido al e-mail

Liberalismo en Iglesia Presbiteriana EEUU provoca división en una de sus mayores congregaciones


Desde hace algunos años el PCUSA ha sufrido discordias entre sus líderes, debido a las posiciones muy liberales de algunos líderes de la denominación. Uno de los temas que más ha dividido a la iglesia se relaciona con el permiso de ordenar ministros homosexuales y la definición del matrimonio que incluye las parejas homosexuales.

Estados Unidos | Jueves 13 de Marzo, 2014 | Por Nínro Ruíz Peña |

Los miembros de una de las congregaciones más grandes y más conocidas de la Iglesia Presbiteriana (EE.UU.) decidieron abandonar su denominación. La congregación de Menlo Park Presbyterian, está ubicada el área de la bahía de San Francisco y es liderada por el conocido autor y pastor John Ortberg.

Esta es la novena y mayor iglesia Presbiteriana de los Estados Unidos, con aproximadamente 4.

000 miembros, entre ellos la ex secretaria de Estado, la estadounidense, Condoleezza Rice, una mujer que trabajó con el gobierno de los Bush. 

La decisión de abandonar el PCUSA, fue aprobado por el 93 por ciento de los miembros de la congregación, de acuerdo con la carta enviada por Ortberg al PCUSA. Sin embargo se determinó que mantener la propiedad la congregación tiene que reembolsar al PCUSA 8.890 mil dólares, entre otros aspectos tratados en el acuerdo de salida.

Desde hace algunos años el PCUSA ha sufrido discordias entre sus líderes, debido a las posiciones muy liberales de algunos líderes de la denominación. Uno de los temas que más ha dividido a la iglesia se relaciona con el permiso de ordenar ministros homosexuales y la definición del matrimonio que incluye las parejas homosexuales.

El liberalismo teológico también está carcomiendo al PCUSA. “Sorprendentemente, hay muchos pastores presbiterianos (EE.UU.) ordenados que no creen, por ejemplo, en la divinidad de Cristo, o la salvación por la fe en Cristo”, dijo Ortberg en una declaración oficial a la Iglesia Presbiteriana de Menlo Park, en referencia a un encuesta de opinión realizada en 2011 entre los miembros nacionales del PCUSA.

La investigación asegura que apenas el cuarenta y uno por ciento está de acuerdo con la afirmación: “Sólo los seguidores de Jesucristo pueden ser salvo”. Una evidencia escandalosa que comprueba que el liberalismo está barriendo al PCUSA.

Los hermanos de Menlo Park Presbyterian, votaron para unirse a una nueva denominación llamada ECO, una Alianza de Evangélicos presbiterianos, que ya ha atraído a otras 115 iglesias presbiterianas desde que comenzó en el 2012.

El PCUSA tiene 1,8 millones de miembros y está perdiendo en promedio 60.000 por año, de acuerdo con la propia denominación.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Washington Post

 

http://www.noticiacristiana.com/iglesia/2014/03/liberalismo-en-iglesia-presbiteriana-eeuu-provoca-division-en-una-de-sus-mayores-congregaciones.html

Comunicado de Prensa: De pie en la Solidaridad con Personas sin Techo para sus casas en Sarasota


Viernes, 14 de marzo 2014

Interreligioso vigilia de oración por Desamparados en Sarasota, Florida. el 15 de marzo de Respuesta a la Ciudad de Clausura del Campamento para personas sin hogar

14 de marzo 2014
Contacto: Vallerie Guillory, Trinity sin Fronteras
Bridget María Meehan, 703-505-0004 , 941-955-2313 sofiabmm@aol.com ,
En este momento de crisis, los líderes de las iglesias, las comunidades religiosas y defensores de los hogares para los sin techo se reunirán para orar y compartir la comida en un “Spring Fest”   en el Santuario de Sarasota en 1005 North Washington Blvd., detrás de la opción del distribuidor autorizado al mediodía el sábado, 15 de marzo.  
La ciudad de Sarasota ha emitido un aviso de desalojo del campamento de personas sin hogar que Trinidad sin Fronteras proporciona servicios de apoyo. Vallerie Guillory, del Trinity sin Fronteras, dijo: “Es un hecho que el campo tiene que ser cerrado, necesitamos financiación liberada que la gente pueda tener no hogares un lugar en el suelo.”
Al mediodía, los representantes de María Madre de Jesús Inclusive comunidad católica, St. Andrew Iglesia Unida de Cristo, la Iglesia Bautista Trinity de Newton, Vision House, Cares de proximidad y otros partidarios formarán un círculo de oración para orar por una solución justa y compasiva a la cierre de campamentos sin hogar en el que las personas sin hogar se proporcionará una alimentación adecuada, vivienda y otros servicios necesarios.
Remitido al e-mail

Los escándalos que atravesó el Papa en su primer año


 

Univision.com | 13 de marzo 2014 | 5:00 am


Getty Images

El Papa ha mostrado do Intención porción Limpiar la mala imagen de la Iglesia.




Varios hijo los escándalos en Los Que ha Estado Envuelta la Iglesia católica Durante El Primer Año del papa Francisco al Frente del Vaticano, embargo de pecado, un UNO de Todos y el CADA de Ellos el Sumo Pontifice ha Hecho Frente.
“Los escándalos en la Iglesia ocurren Porque ningunas heno Una Relación Viva con Dios y estafa do Palabra”




Quiza el Mensaje Que Emitio Durante do homilía matutina del Pasado 16 de enero en la capilla de la Casa Santa Marta, Es Un reflejo de la Intención del Papa porción Limpiar la mala imagen.




En ESA Ocasión señaló Que “los escándalos en la Iglesia ocurren Porque ningunas heno Una Relación Viva con Dios y estafa do Palabra. De this forma, el los Sacerdotes corruptos, en Vez de dar el pan de la vida, dan comida envenenada al santo pueblo de Dios “.
DESIGNACION Polémica




El papa Francisco enfrentó papado do imprimación escándalo de su, LUEGO de Me revista italiana L’Espresso  informara En que reportaje sin el pontífice FUE traicionado porción Grupos de Influencia en el Vaticano urdieron Que “el mas cruel engaño pérfido y” Para Qué nombrara en el “Banco de Dios”, un Battista Ricca, sin obispo ONU de la estafa historial de escándalos y vida licenciosa.




Battista Ricca FUE nombrado porción Francisco en el Banco Vaticano (Instituto para las Obras de Religión) en Momentos En que El Líder de la Iglesia Católica buscaba sanear ESA Entidad de Corrupción, Lavado y nexos Con la mafia y Otras Modalidades del Crimen Organizado.




Sin embargo, Quienes le recomendaron un Battista, sin viejo amigo de Francisco, le ocultaron los Problemas En que ha envuelto Estado, INCLUSO Una golpiza sufrida en la ONU rostíbulo gay al Que entraba disfrazado CUANDO era embajador o nuncio en Montevideo, la capital de Uruguay.




El reportaje de  L’Espresso  Afirma, ADEMÁS, Que Battista Ricca es activo Miembro del Llamado “lobby gay” del Vaticano, Y Que CUANDO FUE nuncio en Uruguay incurrió en Corrupción y Tráfico de Influencia al Nombrar un amante de la ONU en la sede diplomática, beneficiándolo Con El Salario y el Alojamiento en la Propia embajada.




Al respecto, Federico Lombardi, Portavoz de la Santa Sede, reaccionó al reportaje de  L’Espresso Pretendiendo restarle importância y señalando Que era “poco altos de confiabilidad” el reportaje.
Un pez gordo del Vaticano




En junio de 2013 la Policía italiana detuvo un pez gordo de la ONU del Vaticano, monseñor Nunzio Scarano, also Conocido Como “monseñor 500” Por Su afición a los y billetes de Púrpura color.




A Scarano le acusaban De Una Operación de Lavado de  Dinero  Que incluia, gracias a la Ayuda de la ONU exagente de los Servicios Secretos Italianos, el flete De Una avioneta desde Suiza una estafa Italia 20 Millones de euros y billetes en Grandes.




La Guardia de Finanza le Echo el guante y, en solitario Unas Semanas despues, Durante El vuelo de regreso de Do Viaje a Río de Janeiro, el papa Francisco sí refirió al respecto: “No ha ido a la Cárcel PORQUE SE pareciera a la beata Imelda . No era sin santo “.




De this forma el Papa dio un entendre Que estába firmemente dispuesto a Limpiar de Una Vez Por TODAS el Banco del Vaticano.
Responde a criticas de la ONU




A Principios de febrero, la ONU Critico a la Iglesia porción no Haber Hecho lo Suficiente Sobre la pedofilia y los escándalos de Sacerdotes abusadores.




Naciones Unidas acuso al Vaticano de “sistematicamente” adoptar Políticas Que permitían el Abuso sexual De Decenas De millas de Menores porción Sacerdotes.




El Papa Dejo ONU MES Y DIJO Iglesia de Me Hizo Mas Que Cualquier Otro Estado en La materia de Pasar.




“Los Casos de Abusos hijo tremendos PORQUE dejan Heridas profundísimas. Benedicto XVI FUE valiente y muy abrió el camino. Y siguiendo ESE camino la Iglesia Avanzo del mucho. Tal Vez Más Que Nadie. Las Estadísticas Sobre el fenómeno de la Violencia contra Los Menores IMPRESIONANTES hijo , Pero muestran also estafa Claridad Que La Gran Mayoría de los Abusos provienen del Entorno Familiar y de la Gente Cercana. La Iglesia Católica es Tal Vez La Unica Institución Pública Que se Movio estafa Transparencia y Responsabilidad. Nessun Otro Hizo del tanto. Y, embargo pecado , la Iglesia es la unica en servicio atacada “.
© Univision.com
 

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: