Excomulguen, señores, excomulguen


José María García Mauriño
may302014

 

Enviado a la página web de Redes Cristianas

27 de Mayo de 2014.
Me ha llegado la noticia que un obispo católico de Innsbruck, Austria, se ha atrevido a excomulgar a un matrimonio de la corriente “Somos Iglesia”, por haber celebrado la Eucaristía sin sacerdote. Resulta indignante este hecho por varias razones:
1.- Al condenar a ese matrimonio ha excomulgado también, al mismo tiempo, a centenares de miles de cristianos de todo el mundo, pertenecientes a las comunidades de base, empezando por América latina, y también en España, África, Filipinas, Sudeste asiático, Japón, que hace mucho tiempo vienen celebrando la Eucaristía sin sacerdote.

2.- Nos preguntamos: ¿Quién es este señor para realizar semejante atropello? Pues sencillamente un Obispo que se cree con poder para realizar esta excomunión. Y este poder le viene por pertenecer a una estructura de poder superior: el poder de la Jerarquía católica. El es parte de esa jerarquía.

3.- La Jerarquía católica tiene en sus manos un instrumento de poder que se llama Derecho Canónico (en adelante CIC) y según él por el canon 1364 quedan excomulgados los que no se avienen a cumplir las normas de la jerarquía. Es un castigo jurídico, muy severo, que según el Catecismo católico (1982) en el num. 1463, afirma que es “la pena eclesiástica más severa que impide la recepción de los sacramentos”. A esos millones de cristianos los deja sin poder acceder a los sacramentos. ¿Con qué poder hacen eso? No con el Evangelio en la mano.

4.- La Iglesia católica tiene y mantiene una estructura de poder. El sumo pontífice, el papa, reúne en su persona los tres poderes legislativo, ejecutivo y judicial, según el CIC. Es la suprema jerarquía. Es lo que significa la palabra jerarquía: poder sagrado. ¿Acaso Jesús sacralizó el poder? ¿O es todo lo contrario? Jesús llamó a Dios Padre y por tanto, todos los seres humanos somos hermanos, sus hijos, en condición de igualdad: nadie está por encima de nadie, nadie por debajo de nadie. Nada de poder.

5.- La pregunta siguiente es ésta: ¿Con qué legitimidad pueden ejercer ese poder sobre los fieles? ¿De dónde les viene? ¿qué tiene que ver este CIC con el Evangelio? Jesús no vino a condenar sino a salvar, a perdonar, a dar su vida por la salvación de todos. Ningún creyente en Jesús se puede tomar en serio ese poder que se creen tener para echar fuera a tanta gente de la Iglesia. Sigan excomulgando, continúen con esa maldición canónica, con esas condenas y excomuniones, que a nosotros nos da igual. No les vamos a hacer caso. Preferimos el Evangelio de Jesús antes que todos los cánones juntos de su CIC. Nosotros seguiremos celebrando la Cena del Señor en nuestras comunidades y grupos, sin necesidad de sacerdotes, porque la presencia de Jesús no está vinculada a ese supuesto poder sacerdotal de convertir el pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Cristo.

 

http://www.redescristianas.net/2014/05/30/excomulguen-senores-excomulguenjose-maria-garcia-maurino/

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Roque Candia
    May 31, 2014 @ 08:42:39

    Cada vez el lavado de cerebro es mas eficiente,tanto que amamos y servimos a los verdugos; que no vemos a Dios en las injusticias, no luchamos; pero nos dedicamos a formalidades.

    Responder

  2. Graciela
    May 31, 2014 @ 11:56:43

    No hay por qué obedecer normas o mandatos injustos. De nada sirven las declaraciones de “excomunión”. El Pueblo de Dios, con el Evangelio en la mano, sabe bien lo que hace cuando celebra la Eucaristía. El sensus fidei está en todos los cristianos. Adelante hermanos…!

    Responder

  3. LEILA ROSA BETANCUR DÍEZ
    May 31, 2014 @ 22:33:51

    José María García Mauriño argumenta con bases sólidas su rechazo a la práctica eclesiástica de la excomunión, bien se trate de la excomunión al matrimonio de Somos Iglesia, ó “cualquiera que no se avenga a cumplir las normas de la jerarquía”. En primer lugar, se basa en la p r á c t i c a de las comunidades de base de A.L. de España, Filipinas, África, Sudeste Asiático, Japón”, es decir, parte del a c t o p r i m e r o de la vida cristiana, las doctrinas, los dogmas, el derecho canónico, la teología, son el a c t o s e g u n d o de la vida de fe. El primer acto es más cercano a la persona de Jesús, que no vino “a condenar, sino a salvar” y agrega Mauriño con una inmensa claridad de conciencia “Ningún creyente en Jesús, se puede tomar en serio ese poder que se creen tener para echar fuera a tanta gente de la Iglesia”…”No les vamos a hacer caso”….. Con toda la madurez de mi conciencia, asumo los planteamientos de García Mauriño: “La presencia de Jesús no está vinculada a ese supuesto poder sacerdotal de convertir el pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Cristo”.

    Responder

  4. luis jesus duarte alvarez
    Nov 18, 2014 @ 18:17:32

    ese obispo esta sin autoridad moral para hablar de excomunion porque esta muy por fuera de los asuntos de DIOS,y hay que sacarle los demonios aun al papa y de ahi en adelante todos los curas estan poseidos por satanas desgraciadamente siguen engañando a sus feligreses hay que hacerle esa mascre a satanas.

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: