Homilía semanal del P. Jim Hogan de Pentecostés, 08 de junio 2014


Hechos 2:1-11 • 1 Cor 12:03 b-7, 12-13 • Juan 20:19-23 Pentecostés A’14

Lectura de las Escrituras semanal:  Pentecostés

“¡Cristo ha resucitado!” (Verdaderamente ha resucitado!)   Transformación ecológica de los árboles en la primavera, al igual que el cambio de las hojas de oro brillante en el otoño, y la primera nevada del invierno, todo el temor a despertar en mi alma. Hay momentos en que el mundo natural revela un proceso único, orgánico de la transformación que lleva a la vida nueva. Encontré deleite especial en la primavera de este año. Tal vez fue porque, en palabras de la poeta Emily Dickenson, “Existe una luz en primavera … no presentar … en cualquier otro período.” Ahora bien, como la primavera se convierte en verano, celebramos Pentecostés. Hemos escuchado este mismo texto evangélico en el 2 º domingo de Pascua, y conocemos bien la historia. Por favor, no estar satisfecho con tanta familiaridad. Nuestra tarea consiste en escuchar lo que dice este texto para nosotros hoy. 

Eso parece bastante fácil.  “El Resucitado sopló sobre ellos y les dijo: ‘Recibid el Espíritu Santo’.”

Según la tradición bíblica, Dios formó a Adán con el barro, y luego sopló aliento vivificante en él, y que la arcilla se convirtió en un ser viviente. Tal vez esa es la verdad más importante de nosotros como seres humanos! Tenga en cuenta la implicación de “evolución”. Estamos arcilla en la que el Espíritu de Dios se ha respirado! Si eso es lo que somos – arcilla en la que el Espíritu de Dios se ha respirado, de lo que hizo el Resucitado quiere decir cuando dijo: “? recibir el Espíritu Santo”

Sugiero que nos entendemos mal este texto, cuando pensamos en el Resucitado se confiera o dándoles el Espíritu Santo para nosotros. Permítanme muevo el significado de esa frase simple. La palabra “recibir” es un comando. El Resucitado está diciendo, “experiencia”, “aceptar” o “bienvenida” lo que ya te impregna.

Jesús había hecho esto en su propia vida personal. Vivió 0f una conciencia personal de ese Misterio Clemente llamamos Dios. Esa conciencia amplió su comprensión de Dios. Se le permitió ver a sí mismo como parte de lo que es Dios, y ver a Dios como parte de quién era.

Esa conciencia despierta una pasión en él por “el reino de Dios” – “nueva realidad de Dios”emergente en y entre nosotros. Esa pasión inspiró y motivó a toda su vida.

Y así, en Jesús vemos barro al igual que nosotros; arcilla en la que el Espíritu de Dios ha sido respirado. Su amor incondicional lo movió a curar a los enfermos, perdonar y amar sin condiciones, incluso aquellos cuya violencia niega la realidad de Dios.

¡Cristo ha resucitado! ”  (Verdaderamente ha resucitado!)   cristianismo es más que una religión. Creo que Cristo no es acerca de la salvación tal como se entiende comúnmente.Cristo es la vida nueva. El Resucitado nos invita a unirse a él en la apertura de uno mismo a los nuevos patrones de relación. Él ha demostrado la posibilidad de totalidad a través de la unión con los demás.

“Recibid el Espíritu Santo!”  Sabía “el Espíritu Santo” nos impregna. Sabía que tenemos el mismo poder dentro de nosotros para perdonar y para ofrecer una vida más plena a los demás. Sabía que tenemos dentro de nosotros el mismo poder para amar a Dios y al prójimo sin condición y de vivir vidas más simples para que podamos tener más que dar a los necesitados.

“Recibid el Espíritu Santo!”  Él nos manda a la experiencia, aceptar y acoger lo que ya nos impregna! Experiencia, aceptar y dar la bienvenida a nuestra verdad más profunda, como seres humanos. Experiencia, aceptamos y damos la bienvenida que somos parte de lo que es Dios, y Dios es parte de lo que somos!

Para mí los sacramentos y nuestras oraciones litúrgicas permanecen piezas esenciales de nuestra tradición de fe. Sin embargo, yo ya no los experimento como canales de la gracia.Ellos me mantienen centrado en ese simple mandamiento – “recibir”    “Recibid el Espíritu Santo” El agua, el aceite, el pan y el vino de la Eucaristía me atraiga a experimentar, aceptar y acoger lo que ya impregna el alma!. Celebro nuestra fe confía en que a medida que “recibimos el Espíritu Santo” nos volvemos más plenamente vivo y más plenamente humanos. De este modo, participamos en el misterio de Cristo se desarrolla en el centro del cosmos. ¡Cristo ha resucitado! ” (Verdaderamente ha resucitado!) 

 

http://concernedcatholicsmt.org/weekly-homily-from-father-jim-hogan-for-pentecost-june-8-2014/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: