Hacen de iglesias refugio de migrantes


IRENE SAVIO / CORRESPONSAL / Publicada el 23/06/2014 11:04:44 p.m.

El 11 de julio del año pasado, el Papa viajó a la martirizada isla siciliana de Lampedusa, en el sur de Italia. Desde allí, denunció la indiferencia del mundo ante la inmigración. Dos meses después, Francisco volvió sobre el asunto, empezando por lo que ocurre en su casa.

«Hay que abrir las puertas de la Iglesia a los refugiados», dijo.

Ese objetivo, a un año de distancia de aquello, ya es hoy una realidad en la región italiana más afectada por el drama de los que intentan llegar a Europa cruzando el Mediterráneo en pateras, Sicilia.

Allí varias parroquias e institutos católicos han empezado a hacer lo que Francisco les sugirió: transformar sus iglesias en comedores y dormitorios para los miles de inmigrantes que llegan todos los años a la isla.

Un testimonio es lo que está ocurriendo en la parroquia San Juan María Vianney, en Palermo, donde se han desalojado los objetos litúrgicos y los bancos para las misas y puesto en su sitio 225 colchones.

Así, ahora, al lado del gran crucifijo que hay cerca del altar de ese templo, duermen familias de inmigrantes africanos, que no tenían otro sitio adónde ir al estar colapsados los centros de acogida de la isla.

«Somos una periferia que está acogiendo a otra periferia», explicó uno de los promotores de la iniciativa, el padre Sergio Mattaliano, que también es presidente de Cáritas de Palermo, la capital de Sicilia.

«La iglesia de Palermo ofrece lo más bello que tiene para acoger a estos migrantes, que llevan sobre el cuerpo y el alma las señas del miedo, del dolor, del naufragio», añadió, al parafrasear al propio Papa Francisco.

De acuerdo con el periódico de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), Avvenire, que recientemente celebró la iniciativa con un extenso artículo sobre el tema, no es un caso aislado.

En actualidad, de hecho, otros inmigrantes se encuentran esparcidos en varios centros católicos de la ciudad de Palermo.

Veinticinco han sido colocados en el Centro del Padre Nuestro, 200 están siendo alojados en la parroquia de la Santísima Consoladora y 100 se encuentran en el instituto Santa Rosalia y San Carlos de Cáritas.

Y el caso tampoco es anecdótico.

Sicilia, y en particular su isla de Lampedusa, son cada día más puerta de llegada de miles de inmigrantes que, tras pasar días, o incluso semanas, en alta mar, llegan a sus costas, a menudo hambrientos y en estado de deshidratación.

Además, muchos de éstos arriban traumatizados, al estar huyendo de conflictos o guerras, como evidencia el hecho de que las principales naciones de origen de estos inmigrantes son países como Afganistán y Siria.

De acuerdo con datos de la Agencia de la Onu para los Refugiados (ACNUR), en lo que va del año la cifra de personas llegadas a Italia en pateras alcanzó ya el número de 60 mil, casi 20 mil más de los que lo hicieron todo el año pasado.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: