PUERTO RICO El Presbiterio de San Juan emitió Carta pastoral explicando las decisiones tomadas por la PCUSA


San Juan, viernes, 27 de junio de 2014 (ALC) – Luego de la 221ª Asamblea de la Iglesia Presbiteriana de los Estados Unidos, el Presbiterio de San Juan, hizo pública una Carta Pastoral donde explica las importantes decisiones que se han tomado. «Decisiones que nos desafían como Iglesia», dicen.

Dada la importancia del tema, lo reproducimos textual:

Reconocemos que son temas sensibles que brindarán alegría a algunos/as y tristeza a otros/as. Lamentablemente durante estos últimos días hemos sido bombardeados por varios medios de comunicación que, en ocasiones, de manera sensacionalista han informado solo algunas de las decisiones que se llevaron a cabo. De todos modos, queremos brindar luz en cuanto a las decisiones relacionadas al tema del matrimonio y las uniones civiles.

La Asamblea General 221 tomó dos decisiones significativas en cuanto al matrimonio de parejas del mismo sexo. La primera fue una Interpretación Autoritativa del artículo W-4.9000 del Libro de Orden. Una Interpretación Autoritativa es una interpretación de la Constitución (Libro de Orden y Libro de Confesiones) por parte de la Asamblea General o la Comisión Judicial Permanente. Tales interpretaciones son vigentes en todos los cuerpos/consejos de nuestra denominación.

Esta Interpretación Autoritativa indica que en aquellos Estados donde es civilmente legal, los/as pastores/as pueden llevar a cabo un servicio de matrimonio para las parejas del mismo sexo y pueden hacerlo, con el permiso del consistorio, donde la comunidad se reúne para adorar. Debiendo aclarar que «en ningún caso la conciencia de cualquier anciano/a docente está obligada a realizar cualquier servicio de matrimonio para cualquier pareja excepto por su entendimiento de la Palabra y la guía del Espíritu Santo”. Esto en nada quita la autoridad de los consistorios en cuanto a la forma en que se utilizará sus propiedades. Esta Interpretación Autoritativa entra en vigor en el día de hoy, al finalizar la Asamblea General #221.

La segunda decisión tomada en relación al matrimonio es una enmienda al artículo W-4.9000 de la Constitución (Libro de Orden) de nuestra denominación. Una enmienda a la Constitución está determinada por la Asamblea General, pero debe ser confirmada por una mayoría de los 172 presbiterios regionales de la iglesia (87 presbiterios). La enmienda va dirigida, entre otras cosas, a sustituir el lenguaje del matrimonio entre un hombre y una mujer a que el matrimonio es entre dos personas. Durante este año, hasta el 21 de junio de 2015, los 172 presbiterios votaran sobre la enmienda. Para que la misma sea aprobada debe alcanzar una mayoría de los votos (87 presbiterios). Si la enmienda es aprobada, entrará en vigor el 21 de junio de 2015, de lo contrario, se mantendrá el lenguaje actual.

Ambas decisiones afectan a nuestra denominación. Y a pesar de todas las diferencias y luchas que van a surgir de estas decisiones, no podemos olvidar nuestro llamado a un diálogo restaurador. El Presbiterio de San Juan propiciará espacios de diálogo y clarificación para atender estos temas. En medio de las conversaciones que se propicien, el respeto, la comprensión y la solidaridad, deben ser nuestra primordial agenda. No podemos permitir que nuestras emociones, sentimientos y visiones, opaquen la agenda del Reino y la realidad que somos un cuerpo. Reconocemos las palabras de la oficialidad de nuestra Asamblea General a través de su carta, “somos llamados/as a ser agentes reconciliadores/as” y de paz, proclamando que el Dios de ayer, es el mismo hoy y mañana, confesando como pueblo que Cristo Jesús es y siempre será “el Señor de la Iglesia” (Declaración Teológica de Barmen).

Les invitamos a ser prudentes en sus palabras y acciones, reconociendo que esta es una buena oportunidad para demostrar que en medio de las diferencias, el amor de Dios siempre será nuestro mayor mandamiento. Hacemos eco de las palabras de la carta enviada por Presbyterians for Renewal and the Fellowship, “No estamos aquí para luchar y dividir, pero para seguir proclamando las buenas nuevas de Jesucristo y que dan testimonio del poder transformador de su amor que está disponible para todos y todas. Les pedimos, de la manera más fuerte posible, a abstenerse de acciones, actitudes y lenguaje que laceren la imagen de Cristo en su respuesta a las acciones de la Asamblea.

Comprometámonos unos a otras y a Dios Todopoderoso, de tal forma que busquemos consagrar la gracia y el amor de nuestro Salvador a través de nuestras diferencias teológicas, deliberaciones personales y congregacionales sobre nuestro futuro”, finaliza.
————————
Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: