ARGENTINA FAIE afirma que es un retroceso en el diálogo la manera en que se realizó el Te Deum del pasado 25 de mayo


Buenos Aires, lunes, 30 de junio de 2014 (ALC) – En una carta de principios de junio, dirigida al Secretario de Culto de la Nación, Embajador Guillermo Oliveri, la conducción de la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas (FAIE), expresó «sentimiento de frustración» por la manera en que se desarrolló el Te Deum del pasado 25 de mayo en la Catedral Metropolitana, entendiendo «que es un retroceso en el camino del diálogo y amplitud que este Gobierno nos ha propuesto…»

La nota completa dice:

Hemos visto con reconocimiento como en años recientes se dio lugar a la presencia y expresión de la pluralidad del arco religioso y a las distintas corrientes del cristianismo en ocasión de la celebración religiosa que acompaña a la Fiesta Patria del 25 de Mayo. En esas oportunidades hubo una participación abierta de diversas confesiones y religiosidades presentes en nuestro pueblo, dando testimonio así de un crecimiento en el reconocimiento de la diversidad y pluralismo que aportan a la cultura de nuestra nación.

Nuestra vocación de continuar en esa línea se expresó ante esa Secretaría mediante una nota enviada a Ud. el 20 de febrero del corriente año, y luego en una conversación con el Subsecretario, Emb. J. Landaburu, sostenida el 13 de mayo, días antes de la celebración del Te Deum. En esa conversación se ratificó la voluntad de tener una participación interreligiosa en el acto del año en curso.

Es más, la invitación recibida de la Secretaría General de la Presidencia de la Nación con fecha del 21 de marzo de 2014 señalaba el carácter interreligioso del Te Deum. Más adelante se nos comunicó sobre la participación de una pastora de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina convocada en representación de nuestras iglesias.

Sin embargo, ya en el acto religioso en la Catedral Metropolitana pudimos comprobar que el mismo siguió los pasos de un acto exclusivamente de la Iglesia Católica Romana, y que a los representantes de otras confesiones se les relegó a un rol totalmente pasivo, de silencioso acompañamiento. Debemos reconocer que ello nos ha provocado un sentimiento de frustración y entendemos que es un retroceso en el camino del diálogo y amplitud que este Gobierno nos ha propuesto y que fuera reclamado en la homilía del Cardenal. ¿Cómo puede haber diálogo cuando se escucha una sola voz?

Sabemos de la disposición de esa Secretaría para escuchar todas las voces y de la amplitud con que hemos sido recibidos por la Presidenta de la Nación en más de una ocasión, y cómo ha expresado su voluntad de ver a las distintas confesiones e iglesias participando en diversas actividades y programas de gobierno que hacen a la vida pública. Por ello hemos vivido esta situación como un paso atrás en este camino. Confiamos que haya sido una situación particular y que en próximas ocasiones podamos volver a tener, en momentos tan importantes para la vida de nuestro pueblo, una expresión  respetuosa de la diversidad religiosa y una muestra de la unidad en la diversidad que hace a la composición y riqueza de nuestro pueblo.

———————————

Vale recordar que hace varios años se cambió la tradición que realizaba los Te Deum en la Catedral Metropolitana, sede del Arzobispo porteño, realizándose los mismos en distintas catedrales de provincias argentinas, sumándose en las últimas celebraciones la participación activa de líderes religiosos ecuménicos. Este año la Presidenta regresóa la Catedral porteña y el Te Deum tuvo las características que relata la FAIE.
————————
Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Graciela Moranchel
    Jul 02, 2014 @ 07:47:22

    Muy de acuerdo con el comentario. Estas cosas deben hacérselas saber al señor arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, y a todo el clero.Demasiados siglos de monólogos de la institución eclesial hacen que cueste mucho a la jerarquía comprender qué significa realmente saber «dialogar». Primero con los propios católicos, con el laicado, a quien generalmente no se escucha en sus problemas y reclamos. Pero también el diálogo con nuestros hermanos de otras iglesias cristianas y de otros credos. Para dialogar se necesitar «entrenamiento», saber y querer escuchar al otro. Y todo eso al clero le falta… lamentablemente.

    Responder

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: