ARCWP: MUJERES SACERDOTES DONAN us$1.000 A REFUGIO DESPUÉS DE LA ARQUIDIOCESIS DE CINCINNATI RETIRA DONACIÓN.


Nicholas Sciarappa   |   21 de julio 2014

La Asociación de Mujeres Sacerdotes Católicas Romanas donó us$ 1,000 a una casa del Trabajador Católico que alberga las mujeres sin hogar después de que la Arquidiócesis de Cincinnati se retractó de sus fondos debido a que una mujer sacerdote dirigió un servicio de oración en el refugio.

La arquidiócesis había prometido a casa de Lidia, que ofrece refugio a las mujeres y niños sin hogar, US$ 1,000 para la compra de una nueva lavadora y secadora. Un número de organizaciones de la comunidad apoyan la casa, que puede albergar hasta cuatro mujeres y seis niños, y la arquidiócesis era donante irregular.

“Gastamos el dinero en junio, con la promesa de que sería reembolsado en el inicio del nuevo año fiscal el 1 de julio y nos sometimos a la recepción, el 5 de julio”, dijo Mary Ellen Mitchell, uno de los fundadores de la casa de Lydia. “Nos enteramos de Miércoles, 16 de julio, de esta semana de que [la arquidiócesis] no haría el reembolso.”

La arquidiócesis retiró la donación después de enterarse de que Debra Meyers celebraría un servicio de oración 20 de julio en la casa. Meyers es una católica romana Mujer Sacerdote, sino el boletín mensual de la casa, que contenía información sobre el servicio de la oración, no se identificó como tal.

Meyers, profesor de historia en la Universidad de Kentucky del Norte, dijo   NCR   ella no tenía la intención de celebrar misa en la casa de Lidia. Meyers dijo que quería ayudar a una causa que era apasionada y sin tienen fricciones con nadie.

“Yo no creo que nadie se oponga a cualquier persona que conduce un servicio de oración”, dijo Meyers. “Lo sacerdotal y la ordenación cosa realmente no debería haber importado.”

Junto con el servicio de oración Domingo, Meyers también trajo con ella un cheque por 1.000 dólares planteada por la Asociación de Mujeres Sacerdotes católicos romanos para apoyar la Casa de Lydia. Debido a que la donación supera el importe de la lavadora y la secadora, la casa de Lydia mantuvo el exceso para otras necesidades.

En un comunicado, la arquidiócesis dijo que el dinero que antes a fin de apoyar la casa de Lydia se le daría a una organización que apoya a las personas sin hogar, mantiene la enseñanza católica, y es congruente con las expectativas de la arquidiócesis.

“Los donantes se les promete a sus contribuciones no serán utilizados para las organizaciones de apoyo que se interponen en contra de las enseñanzas de la Iglesia Católica. Mediante la celebración de una oración pública presidida por alguien que dice ser un sacerdote católico, pero no lo es, la casa de Lydia ha elegido que se puso en esa categoría “, dijo el comunicado.

Tanto Mitchell y Meyers expresaron su preocupación por el futuro de la relación entre el arzobispado y la casa de Lydia.

“Somos una casa del Trabajador Católico, pero somos muy ecuménico en el espíritu.” Dijo Mitchell. “Creo que estamos en una situación difícil. No estoy seguro de lo que las repercusiones serán de la diócesis.”

“Realmente me entristece que mi participación en esta comunidad va a doler la organización que estoy ayudando. Espero que la gente puede obtener puede ir más allá de la cuestión de la ordenación … y se centren en ayudar a las personas en la comunidad”, dijo Meyers.

[Nicholas Sciarappa es una   NCR   Intern Bertelsen. Su correo electrónico es  nsciarappa@ncronline.org .]

Remitido al e-mail

COLOMBIA: DESDE CARTAGENA: NUEVO BLOG AFROCOLOMBIANO.


Una nueva página electrónica para satisfacer una vieja necesidad de las comunidades afrocolombianas, negras, raizales y palenqueras a nivel urbano, rural e insular en Cartagena: contar con una herramienta comunicativa a favor de su reconocimiento positivo, de sus derechos y territorios.

Página electrónica construida en el marco de campaña de comunicación estratégica a favor de las comunidades afro, negras, raizales y palenqueras y sus derechos territoriales en el área rural e insular de Cartagena, liderada por “Puntos de Encuentro. Comunicación, Educación y Cultura” con el apoyo de USAID y ACDI/VOCA.

Correo electrónico: troncodegente@gmail.com

Gritos en el cielo por Palestina


Por  en julio 18, 2014

Ante el crimen israelí, la voz de los poetas contrasta con el silencio cobarde y obsecuente de la llamada Comunidad Internacional

Lasse Söderberg

(Suecia)

Tomado del poemario Las piedras de Jerusalén

lasse_2

Comprar legumbres con Yehuda

El pasado lanza piedras al FUTURO
y todas dan al presente.

Yehuda Amikhai

1.
A través del corazón caótico íbamos
a comprar legumbres para su familia.
El aire se llenaba de gritos de verduleros
que todavía no se habían convertido en piedras.
Sin embargo había muchas en el suelo
por las que andaba a grandes pasos
Entre bajos muros oliendo a mirra.
Las legumbres eran su rescate.

2.
Abandonamos las partes orientales de la ciudad
acercándonos de nuevo a Yemin Moshe.
Comprar legumbres para la familia,
es tan sencillo como tirar piedras
decía, mientras señalaba en el suelo.
Pero tirar piedras puede llevar lejos.
La que ves reposando allí
vino una vez de la honda de David.

Samih Al Qassim

(Palestina)

al-qassim_palestina

Lo Gritaré

Mientras me queden algunas pulgadas de tierra
mientras que quede un olivo
un naranjo
un pozo…un bosquecillo de cactus
mientras me queden recuerdos
una pequeña biblioteca
la foto de un antepasado…una pared
mientras queden en mi pais palabras árabes
y cantos populares
mientras queden manuscritos de poemas
y los cuentos de Antar Al’Absi
las guerras del llamado en las comarcas de Roma y Persia
mientras me queden ojos
libros
manos
mientras me quede… aliento
lo gritaré de frente al enemigo
lo gritaré, declaración de guerra
en nombre de los hombres libres
obreros, estudiantes, poetas
lo gritaré… y que los panzas blandas
y los enemigos del sol
se harten del pan de la verguenza
mientras me quede aliento
y aliento me quedará
mi palabra será el pan y el alma
entre las manos de los guerrilleros.

Victor Rojas

(Colombia)

Rojas_Victor_11

Tabernáculo

Me niego a creer que toda la estirpe de Israel
se haya convertido en un asesino
con perdigones por ojos

Un fratricida que no respeta las edades de la vida

Un verdugo que levanta muros en los desiertos
y obedece ciegamente a dioses ebrios de venganza

Pongo en duda que no haya voces que se aparten

Debe haber
entre los hijos de David
bondadosos seres que hornean pan
y sienten suyo el dolor del hermano
que pastorea sus cabras al otro lado de la tapia

Debe haber
nietos de Rubén y Simeón
que le cantan a la vida al frente de un lienzo
o inclinados sobre una hoja de papel
atrapando versos
o sentados en las aceras del barrio
tocando una flauta o rumiando ideas
Ellos no creen que el asesino sea colectivo

Debe haber, digo,
una hija de Judá o de Leví
que en noches sosegadas
advierte que las estrellas no tienen parcelas
que es mejor ponerle el pecho a la caricia que a las piedras

Debe haber
semitas que han metido en su cabeza
que Sion ya no es la colina de los espíritus apacibles
sino el parapeto del homicida

Debe haber, vuelvo a decir,
tataranietos de Dan, Gad y Aser
que en sus huertos abren moradas a las semillas
y en los días sin ayuno
adoban tejas para adornar viviendas

Debe haber
otra estirpe de Zabulón y Efraín
que siente náuseas
del misántropo disparar de sus congéneres
Ella también se niega a creer que el asesino sea colectivo

Debe haber
herederos de Benjamín
que quisieran ver al otro lado de la muralla
a un padre caminar desprevenido
de la mano del más pequeño de sus hijos

Debe haber, repito,
linaje de Manasés y Neftalí
que comprende que la vida es demasiado corta
y más corta aún
para quienes nacen en la mira de un fúsil
y crecen en cunas de maderos sin cortar

Son esas voces
cinco o siete
tal vez doce, una por tribu,
llamadas a romper la complicidad fratricida
de otras lenguas que el mundo habla
pero nada dicen

Jönköping, julio de 2014

 

http://www.in-justicia.net/poemas-al-drama-palestino/

Ama a tu prójimo como a ti mismo: Una invitación a reflexionar


Estamos viviendo en un mundo difícil, la violencia está por las nubes, la destrucción de los ecosistemas disparado, la delincuencia ni se diga; en cualquiera de las grandes metrópolis del mundo la violencia y la delincuencia alcanzan niveles inimaginables. La pobreza está excesivamente elevada a nivel mundial, la desigualdad es evidente, el desplazamiento forzado por violencia y hambre se da en la gran mayoría de los países que existen, en pocas palabras, vivimos en un escenario complicado. Lo triste es que todos somos conscientes de la realidad pero no hacemos nada para mejorarla, para cambiarla, para transformar la sociedad. Las noticias nos saturan de reportajes crueles, inhumanos, los seres humanos no se tratan como tales, por decirlo de otra manera, estamos deshumanizando a la humanidad, puede sonar triste pero es lo evidente. De alguna forma todos participamos de este desastre, precisamente porque todos vivimos en este planeta, hermoso aún, llamado tierra, así que todos somos conscientes de lo que acontece, toleramos lo cruel y ya no nos inmuta tanta violencia en el mundo.

En lo que respecta a lo económico, vivimos atropellándonos en aras de conseguir aquello que según el mercado “nos da felicidad”, nos hemos convertido en números en la gran cadena de producción mundial. Estamos dejando de ser humanos para ser convertidos por el mercado en máquinas de consumo y producción, la hermosura de la vida cada día se distorsiona, llegando al límite de pensar que sólo en las posesiones está la síntesis de la vida. Hoy vivimos en un mundo dominado por el Capital; las grandes multinacionales atropellan con su filosofía de producción, donde el empleado produce más de lo que gana, así que la balanza siempre se inclina desfavorablemente para el trabajador y no hay control del Estado ante eso, filosofía y ejecución del modelo neoliberal. Esta desigualdad lleva a que la pobreza cada día sea más evidente, pues a mayor riqueza de aquellos que tienen el capital, mayor pobreza. Tristemente el poco DINERO que tiene el ciudadano común es absorbido por las diferentes técnicas de captación del modelo económico, que cada día presenta a la humanidad mayores necesidades que requieren uso del capital, de la moneda, lo que quiere decir que el dinero siempre tendrá un destino, las manos de los poderosos.

La pobreza es el resultado de la injusticia social, una sociedad egoísta que no comprende que somos parte de un  todo y no el todo, el centro (posición egocentrista del ser humano). Las riquezas van a manos de un pequeño grupo selecto, mientras que una gran parte de la población muere de hambre y sed. Este egoísmo humano lleva a la corrupción, a ella no le importa el bienestar del otro. Las condiciones de trabajo digno disminuyen. Esto origina grandes grupos de pobreza que suelen habitar en las periferias de las grandes ciudades. La falta de empleo es motivo de delincuencia, ya que las condiciones para acceder a la educación se hacen menos favorables para quienes tienen que TRABAJAR DESDE niños para llevar sustento a los hogares. Muchos de estos niños terminan en pandillas, donde ven que pueden obtener mejores ganancias en el mundo de la delincuencia.

Jesús y su prójimo

Jesús nace en Palestina y vive su niñez en Nazareth, un lugar bastante pobre, no se tenía en cuenta. Flavio Josefo no da referencia del lugar cuando cita 45 pueblos en Galilea, tampoco aparece en el Talmud, que menciona 65 poblaciones.  Sus amiguitos eran muy POBRES, muchos de ellos murieron niños, algo muy triste para él, lo experimentó, vivió el sufrimiento de muchos. Jesús experimenta de niño el dolor de la madre que ve a su hijo morir de hambre o de alguna enfermedad imposible de tratar porque los médicos son muy costosos.

Jesús nace en un contexto opresivo. Roma dominaba Palestina en el siglo I d.c., la cual atravesaba por una gran crisis económica, y eran muy comunes las migraciones en busca de trabajo y Nazareth era muy pequeña, había que salir a buscar el sustento. Encontramos dos ciudades a las que muchos constructores (Tekton) como el padre de Jesús, José, iban a trabajar. Estas ciudades eran Séforis y Tiberíades, dos localidades importantes en las que vivía la elite. Así que Jesús empieza a observar una marcada desigualdad marcada por los que tenían mucho y  vivían en casas lujosas viviendo del trabajo de la gran mayoría de la población que eran pobres, los cuales tenían que vivir en condiciones precarias, inhumanas e injustas. Eso ve Jesús, así que nos lo encontramos preocupado por la gente, por los pobres. Son ellos los que están cercanos a Dios y su acción gira en torno a ellos. Jesús también observa la crueldad de Roma, su “pax romana”, principio impuesto por Augusto, es una extraña paz y una seguridad que se mantienen gracias a la violencia con la que Roma trataba a sus enemigos. Para Plutarco y Tácito esta “paz romana” estaba llena de  “Sangre y Cadaveres”. Otro aspecto que observa Jesús es la forma tan deshumanizante en la que son tratados los enfermos, olvidados y apartados por una sociedad que veía cualquier enfermedad de la piel como lepra, como castigo del creador, lo que lo hacía ceremonialmente impuro, es decir, retirado de lo sagrado, de Dios mismo. Jesús se da cuenta de la forma tan deshumanizante con la que es tratada la mujer. Esto es lo que observó Jesús en su contexto. Todo lo anterior nos lleva a comprender las palabras pronunciadas por Jesús en medio de su predicación, de su ministerio itinerante “Ama a tu prójimo como a ti mismo (Marcos 12,31; Lucas 10,27; Mateo 19,19)”, es un grito desgarrador de Dios hacia los hombres y mujeres de su época, es el deseo del Creador de que cada ser humano entienda que no es el centro de la creación, es una parte del todo y que por lo tanto de su respeto, de su amor al prójimo dependerá su existencia.

¿Quién es mi prójimo?

Para Jesús es claro que el prójimo es todo aquel que no soy yo, y desde esa perspectiva le ayudo, siento compasión de él, no tengo en cuenta su condición social, raza, religión o sexo (Lucas 10,25-37). Veo en el prójimo la manifestación visible de Dios, su obra perfecta. Jesús empieza a enseñar esto a sus discípulos, a recrear en ellos la antigua alianza, donde todos eran iguales entre sí y donde las pirámides sociales no existían. Ente ellos no debe repetirse el modelo social imperante, piramidal, jamás. De hecho el mayor no es al que le sirven, sino el que sirve; todo un mensaje revolucionario para su época. El maestro enseña con el ejemplo. Recuerden a la mujer que estuvo a punto de ser apedreada; una ley sentenciaba su ejecución, pero él pone por delante la ley superior, la mayor de todas, el amor. Así que sus palabras, “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, no son solo una expresión de un hombre amoroso, sino de alguien que comprende que este principio va en contra de todo el orden social, económico y político, orden por cierto tiránico, excluyente, pues solo piensa desde la individualidad y no desde la colectividad. Para Jesús, este mensaje breve pero profundo es una invitación a comprender el Reino de Dios, es decir a comprender que la justicia, la igualdad, el amor, el respeto, la tolerancia, son principios del reino, “Yo deseo que tengan vida y la tengan en abundancia (Juan 10,10)”.

Un grito, una invitación a reflexionar

En la actualidad el mensaje de Jesús se ignora en muchas comunidades de fe, las cuales se han convertido en cueva de ladrones, negociando la fe, aprovechándose del dolor del creyente, del sufrimiento de aquellos que consideran que en Dios encontrarán descanso. Pastores sin escrúpulos que aprovechan su condición para hacer creer a los fieles que a Dios se le compra con DINERO. El neoliberalismo tocó las iglesias, las corrompió; el individualismo queda reflejado cuando me congrego pero no conozco a mi hermano que se sienta a mi lado, no conozco su nombre. Sólo me interesa mi salvación, mi encuentro con Dios, algo personal, nada comunitario tal y como se refleja en el ejemplo de unidad en el que vivían los discípulos de Jesús. El Pastor es al que le sirven y ya no está para servir, es una figura que está por encima de la grey. Ama a tu prójimo como a ti mismo es la invitación de Jesús para volver a las raíces del cristianismo. Ama a tu prójimo como a ti mismo es la invitación de un hombre humilde del siglo I d.c. que hoy grita el mensaje de unidad, de amor entre todos los seres humanos. En medio del dolor humano, de la desigualdad, del desplazamiento por la violencia, en medio del hambre y sed de justicia en una sociedad que se deteriora por la falta de valores, que se hunde en medio del orgullo tecnológico, de su economía “blindada” salvadora, Jesús nos invita a reflexionar, a comprender que debemos amarnos, que debemos valorarnos; reflexionar sobre nuestro verdadero papel en el universo; dejar de ser instrumentos, máquinas de producción; dejar de entrar en la dinámica consumista que vuelve esclavas a las personas. Amar al prójimo es comprender que mi prójimo no solo es humano, sino también universal, mi prójimo también es todo lo creado, la tierra, el agua, la selva, los animales, todo cuanto existe, que comparte este planeta. Todos somos uno en Cristo. En esa comprensión dejo de creer ser el rey del universo y empiezo a comprender que soy parte del cosmos, de ese universo inmenso, complejo, fantástico.

Jesús nos invita a la reflexión a empoderarnos de nuestro compromiso como cristiano en este mundo tan caótico. Jesús no habla, nos sigue gritando: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

 

 

http://www.lupaprotestante.com/blog/ama-tu-projimo-como-ti-mismo-una-invitacion-reflexionar/

Jesús y el sábado


El precepto del descanso sabático tiene por objetivo en el Antiguo Testamento que el ser humano, sin distinción de clases, libre o esclavo, judío o no, pueda participar en el descanso del Dios Creador (Éxodo 20, 8-11). No es un precepto para someterlo sino un don, una BENDICIÓN (Génesis 2, 3; Éxodo 20, 8-11). Con el descanso, el hombre se asemeja a Dios, liberándose del trabajo y mostrando su señorío sobre la creación. El sábado es, pues, anticipo y promesa de libertad, signo de una liberación plena. Según los textos de la Ley, el descanso sabático ha sido instituido para impedir que el ser humano sea alienado por el trabajo incesante y, al mismo tiempo, para poner freno a la explotación de los más débiles, esclavos, extranjeros, y hasta animales (Deuteronomio 5, 12-15).

La observancia del sábado recuerda a los creyentes la preocupación de un DIOS protector de la libertad humana, que no quiere que nadie se vea privado de ese privilegio, ni olvide su condición de imagen suya. Por eso, el precepto va dirigido también al dueño o patrón respecto a sus esclavos (Éxodo 20, 8-11), recordándole que también los judíos han sido esclavos en Egipto.

Sin embargo, lo que originariamente era muestra de liberación, los escribas y fariseos lo han convertido en una esclavitud. Según su doctrina, DIOS ha creado el sábado antes que a la humanidad, y el descanso del sábado se celebraba en primer lugar en el Cielo; se ha llegado así a hacer del sábado un absoluto, una realidad preexistente a lo humano y ajena a él, a la que tiene que someterse sin intentar explicarla. Ya no está en función de su trabajo y de su reposo, de su libertad y de su fiesta; es una entidad misteriosa, existente por sí misma, en cierto modo independiente del creyente.

Este tipo de observancia sabática es, en realidad, el signo del rechazo a la libertad que Dios propone: No trabajes, ni hagas trabajar, para que tú y los tuyos podáis sentiros libres de las ataduras diarias, libres para encontraros en intimidad conmigo, libres para compartir vuestra libertad con vuestro prójimo. Sin embargo, a veces, al creyente le aterra no saber qué tiene que hacer. Prefiere abdicar de su libertad a ser responsable de lo que decide hacer. Necesita que le marquen los límites, bien definidos, para estar seguro de que se encuentra entre ellos. Si no traspasa la delgada línea roja, marcada por los que supuestamente entienden más que él, estará a salvo. Es el miedo a la libertad. Pero esta actitud hace al creyente presa fácil, víctima de aquellos que sí están dispuestos a encerrarlo entre las cuatro paredes (o líneas rojas) de su propia experiencia religiosa. Son aquellos cuyo abecedario se reduce a cuatro letras: O, B, D, C. Cuando les hacemos caso, por fuerte que pueda sonar, sacrificamos la libertad en aras de la irresponsabilidad.

Estos límites que, lejos de lo que se pueda pensar, fueron dados —y por lo tanto son un don, no una exigencia— al principio por Dios a los creyentes para su propia PROTECCIÓN, pueden ser convertidos en instrumentos de su encarcelación.

Recuerdo que, cuando yo era muy pequeño, durante el verano mis padres me preparaban una minúscula piscina de plástico en un pequeño balcón de apenas 2m2 de superficie. Vivíamos en la última planta de un edificio de quince pisos de altura. Allí pasaba largas horas jugando a hacer nadar a muñecos, y viendo cómo flotaban pequeños barcos de plástico. Tanto tiempo pasaba, que una vez miré mis manos arrugadas por el agua y grité espantado a mi madre: “¡Mamá, me he hecho viejo!”. Las vistas eran espectaculares, pero el balcón tenía una barandilla llena de barrotes de hierro que no me dejaban disfrutar del paisaje como yo quería. Así que un día, con mucho esfuerzo, metí la cabeza entre los barrotes y descubrí el mundo a 45 metros de altura. Era maravilloso, espectacular. Allá abajo la gente era tan pequeña como mis muñecos. El problema llegó cuando intenté volver a mi mundo de 2m2. No podía. Por más que forcejeaba, mis orejas no pasaban. Llamé a mi madre, pero ella tampoco era capaz de sacarme de allí. Estaba realmente aterrado. ¿Tendrían que cortarme las orejas? Llegó mi padre, pero él tampoco pudo hacer nada por liberarme. Los barrotes de PROTECCIÓN se habían convertido en mi cárcel. Era como si la distancia entre ellos se hubiera acortado. Si no renunciaba a mis orejas, ¿tendría que pasar allí toda mi vida? Así que mi padre fue a buscar a un vecino que trabajaba en una herrería, con la intención de cortar uno de los barrotes que me apresaban. Para cuando llegaron los dos, yo ya había sacado la cabeza, aún no sé cómo.

A veces recuerdo esta historia y pienso en la utilidad protectora de la leyes de DIOS, que nos impiden precipitarnos al vacío. Pero pienso también en que, a veces, parece que estrechemos tanto la distancia entre los barrotes que nos quedamos atrapados, encarcelados como niños pequeños entre aquello que había sido creado para protegernos. Es mejor un cristal blindado que los barrotes de hierro. Protege igual, pero deja disfrutar el paisaje. Y es menos peligroso para las orejas. Si en la experiencia espiritual no hay un alto grado de libertad, el creyente se acostumbra a depender de lo que otros le digan que puede o no puede hacer. Se convierte en un niño irresponsable, para el que las normas no serán sino algo acatado por obligación, que no lo hace feliz, pero que le proporciona un cierto sentimiento de seguridad.

En el fondo, hay oculto un inconfesable mecanismo de evasión: “A mí que me digan lo que tengo que hacer, y yo lo haré…”. Uno se somete incondicionalmente a lo que otros le dictan, y así se libera de la pesada carga de la responsabilidad individual, que no está dispuesto a asumir: “Esto puedes hacer y esto otro no. Esto debes hacer y esto otro no”. Y así se desembaraza del insoportable peso de la libertad: asumir las consecuencias de las decisiones propias. Evita la tediosa labor de informarse y de FORMARSE. Prefiere que se lo den todo hecho, masticado. Es la cultura del “Aprenda paracaidismo en tres sesiones”. Pero lo cierto es que no se puede aprender paracaidismo en tres sesiones. Aquello puede ser tan peligroso para la salud espiritual como esto para la integridad física.

Para los letrados, la observancia del sábado compendia todas las obligaciones de la Ley: es el mandamiento supremo. Quien lo observa fielmente tiene cumplida la Ley entera. Es más, afirman que su observancia tiene más peso que la de todos los demás mandamientos juntos.

En consecuencia, el precepto del descanso sabático, en vez de permitir y expresar la vida, la inhibe; en lugar de ser medio para evitar la alienación se convierte en su instrumento. De expresión de libertad pasa a serlo de sometimiento. Sin embargo, todo el ministerio público de Jesús está marcado por su lucha implacable contra este uso del sábado, y por su férrea determinación a devolverle su sentido liberador (Mateo 12, 1-14).

La doctrina de los escribas ha determinado con exactitud qué clase de acciones y trabajos deben omitirse incondicionalmente en el día de sábado. Jesús rasga esta tupida —¿estúpida?— red de la casuística: “El sábado se hizo para el hombre, y no el hombre para el sábado” (Marcos 2, 27). Mientras los rabinos sólo permiten excepcionalmente que, en caso de peligro extremo de muerte, se prescinda del precepto del sábado para salvar una vida humana, Jesús da un giro completo a la orientación del pensamiento: ya no ocupan el primer puesto las exigencias de la ley, sino que se da al ser humano y su suerte mucho más valor que al precepto del sábado. O, mejor dicho, se vuelve a dotar al sábado de su sentido original y más profundo.

Nunca debió el creyente olvidar quién estaba primero para DIOS. En realidad, aquí en la tierra, el ser humano sin sábado puede encontrar algún sentido, pero el sábado sin ser humano no. De ahí su servidumbre. ¿De qué sirve un sábado impoluto para un hombre muerto? (Marcos 3, 4). Si duda, el sábado es un don del Creador, por lo que continúa vigente para quien quiera aceptarlo como muestra de su cuidado y preocupación por los creyentes. Pero sólo llega a su máxima expresión cuando es vehículo del amor que pueden profesarse los seres humanos entre sí.

 

http://www.lupaprotestante.com/blog/jesus-y-el-sabado/

 

Los católicos responden a la crisis humanitaria de los migrantes


Los migrantes de Guatemala deportados de los EE.UU. llegarán al Aeropuerto Internacional La Aurora en Ciudad de Guatemala 10 de julio. Una ola creciente de familias y menores no acompañados que huyen de Guatemala, El Salvador y Honduras están fluyendo por las miles de personas a los EE.UU. (CNS foto / Pakal Koban, Reuters )

En todo Estados Unidos, los católicos han intervenido para ayudar a un número sin precedentes de niños sin padres inundando la frontera, a pesar de las protestas, amenazas y la renuencia del gobierno para dar acceso a los niños detenidos.

Las autoridades de inmigración han detenido a casi 60.000 niños sin sus padres en la frontera sur desde octubre, más del doble del número recogió el año anterior. Hasta el año 2011, un promedio de 7.000 al año fue detenido; funcionarios del gobierno ahora estiman 90.000 se recogieron en 2014 y 130.000 el año próximo. La mayoría no son de México, sino de Honduras, Guatemala y El Salvador, y huyen de la violencia y el crimen en sus países de origen.

En Apopka, Florida, al noroeste de Orlando, las Hermanas de Notre Dame de Namur de Hope Community Center ha estado funcionando el programa que ellos llaman Adelante Caminante, que apoya a los niños liberados a los amigos o familiares de los funcionarios de inmigración, mientras esperan las audiencias de deportación. Adelanted Caminante, que se traduce aproximadamente como “ir hacia adelante, viajero,” permite a los niños conocer a otras personas en la misma situación y les enseña habilidades para la vida tales como la forma de utilizar el DINERO americano y para navegar por el sistema de autobuses de la ciudad.

“Nosotros hemos estado haciendo desde hace un tiempo, y no ha habido ninguna controversia”, dijo la Hermana Ann Kendrick. “Nuestra realidad es cuando el niño viene aquí, ellos han sido detenidos y han sido puestos en libertad a alguien que los conoce o los reclama. Lo hemos estado haciendo en silencio y que teníamos un montón de respuestas positivas – un montón de gente quería ser voluntario. De hecho, tuvimos más voluntarios de lo que podíamos manejar “.

Pero esa realidad cambió cuando un canal de televisión local informó – erróneamente – que la comunidad Hope Center fue un punto de recepción para menores no acompañados y los niños era la vivienda. Eso llevó a un sitio web para decir que el centro estaba trayendo en cientos de indocumentados, niños no acompañados a la zona, dijo Kendrick.

“Eso trajo las amenazas”, dijo Kendrick. “Hubo amenazas de protesta, las amenazas de que van a investigar nuestras finanzas, a la gente diciendo que estamos destruyendo el tejido de la sociedad. Había maliciosos mensajes de Facebook en nuestra página “.

Incluso peor que las amenazas, Kendrick dijo, es lo que hay detrás de ellos.

Amelia Martínez de Oracle, Arizona, sostiene un cartel en 15 de julio mientras ella y los miembros de su familia se reúnen en apoyo de los inmigrantes en su ciudad. En una escena que recuerda a protestas similares en California, unos 65 manifestantes se reunieron cerca de Oracle para protestar por la llegada de inmigrantes que han entrado ilegalmente en el país. Se quejaron de que la respuesta del gobierno federal a un aumento de los recién llegados de América Central estaba poniendo sus comunidades en riesgo.(CNS foto / Nancy Wiechec, Reuters)

“Se basa en mongering odio y mentiras”, dijo. “Se trata simplemente de mentiras.”

Y la mayor falsedad, Kendrick dijo, es que estos niños han violado la ley.

“Estos niños no están en ejecución de la ley, que están lanzándose a los brazos de las autoridades”, dijo. “Ellos no tratan de conseguir más allá de la valla fronteriza – que llegan a la frontera y se lanzan a las manos de la Patrulla Fronteriza.”

Y ellos han estado haciendo eso en tal número que las agencias gubernamentales están abrumados: un hangar para aviones en la Base Aérea Lackland en San Antonio, Texas, ha sido convertida en una vivienda temporal para los niños, operado por BCFS, anteriormente conocida como Bautista Niño y la Familia Servicios, a los niños de la casa, mientras que los funcionarios tratan de encontrar parientes para llevarlos en mientras esperan sus audiencias de deportación legalmente requeridos.

En Los Ángeles, el Proyecto de Derechos de los Inmigrantes Esperanza ha estado ofreciendo AYUDA legal a los inmigrantes indigentes y de bajos ingresos de casi 15 años como parte de la Red Católica de Inmigración Legal, pero ahora es tan abrumado en ayudar a los niños detenidos por funcionarios de inmigración que no es tomar otros casos. Con varios otros grupos de derechos, Esperanza ha presentado una queja con la Oficina para los Derechos Civiles y Libertades Civiles y el Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional alegando maltrato y abuso de menores detenidos por la Aduana y la Patrulla Fronteriza. Los grupos documentan las denuncias, entre marzo y junio de este año.

Dos chicas jóvenes que miran un partido de fútbol de la Copa Mundial en un televisor de una zona de explotación en la que se procesan y se mantienen a las Aduanas de EE.UU. yPROTECCIÓN Fronteriza de Nogales Centro de Matrícula en Nogales, Arizona, 18 de junio cientos de niños inmigrantes estadounidenses en su mayoría centroamericanos. El federal agencia proporcionaba giras de medios 18 de junio de dos lugares en Brownsville, Texas, y Nogales que han sido centrales para procesar al menos 52.000 menores no acompañados que han sido detenidos en los EE.UU. este año fiscal. (CNS foto / Ross D. Franklin, piscina a través de Reuters)

“Aproximadamente la mitad de los niños [entrevistado] se describe la negación de la atención médica. Más de la mitad reportaron haber experimentado algún tipo de abuso verbal, mientras que aproximadamente uno de cada cuatro informaron de los abusos físicos que van desde asalto sexual a puñetazos, patadas y el uso de posiciones de estrés, como castigo, “la denuncia presentada en nombre de 116 menores de edad, dice. “Aproximadamente el 70 por ciento de estos niños fueron detenidos por la CBP más allá del límite legal de 72 horas.”

Fr. Sean Carroll dijo que no ha visto esos temas, pero sólo se ha concedido el acceso limitado a los niños recluidos en un almacén por la Patrulla Fronteriza en Nogales, Arizona Carroll es el director ejecutivo de la Iniciativa Kino , iniciado en 2009 por grupos de jesuitas y la diócesis católicas en ambos lados de la frontera.

Carroll fue capaz de visitar el centro, pero no se le permitió hablar con cualquiera de los niños recluidos allí o tomar fotografías. Dijo que la Cruz Roja tiene voluntarios que trabajan allí y necesidades físicas de los niños parecen cumplirse.

“Lo que está menos claro es cómo lo están haciendo espiritual, psicológica y emocionalmente”, dijo Carroll. “Ni siquiera podemos entrar a decir misa”

Es difícil mantenerse al margen y no ser capaz de ayudar, dijo.

“Muchos han pasado por experiencias muy traumáticas – extorsión, abuso”, dijo Carroll. “Muchos se convierten en traumatizados. Estamos en condiciones de ayudar y se nos dice que no podemos, así que es difícil. ”

Y cuando la gente trata de ayudar, a menudo se reunieron con abierta hostilidad. The New York Times informó que los manifestantes marcharon contra un REFUGIO propuesto en Vassar, Michigan, y que algunos de ellos estaban armados con rifles semiautomáticos y pistolas.

Obispo Mark J. Seitz de El Paso, Texas, a la derecha, y otros testigos prestan juramento de decir la verdad 25 de junio en el inicio de una audiencia del Comité Judicial en Washington acerca de la tasa sin precedentes de los menores no acompañados e indocumentados ingresar a los EE.UU. desde Honduras , El Salvador y Guatemala. Obispo Seitz dijo que el Congreso debería considerar la situación de crisis humanitaria e instó a las políticas de inmigración que garanticen el bienestar de los niños reciban apropiada y los servicios jurídicos. (CNS foto / Tyler Orsburn)

Pero la Hermana Ellen Rinke, el administrador pastoral de St. Francis Cabrini Parish en Vassar, dijo que la reacción puede ser superada. Líderes de la Iglesia de varias denominaciones firmaron una declaración de apoyo a la vivienda.

“Espero que podamos centrarnos en la crisis humanitaria, y que podría establecer el tono de la nación y mostrar cómo la gente puede reunirse”, dijo Rinke. “Lo que tenemos que hacer ahora es responder con compasión.”

Mientras que los que tienen la respuesta más enojado puede obtener la mayoría de la atención, dijo, todavía hay oportunidad para algo más grande.

“Tenemos que buscar las razones la gente está diciendo ‘No’ ¿Está fuera de la codicia? Por miedo? Tenemos que superar eso y concentrarse en el Evangelio “, dijo Rinke. “Esta crisis está llamando a todos a colaborar entre sí. Vamos a mostrar el Congreso lo que se siente al trabajar juntos “.

Como traumática como el viaje de los niños fue, lo que dejaban atrás era aún peor, dijo la Hermana Kathleen Erickson. Erickson viajó desde las Hermanas de la Misericordia en Omaha, Nebraska, a Honduras como observador electoral internacional y pasó cinco semanas hubo de nuevo en mayo y junio.

Alrededor de 200 niños han sido colocados con familiares en Nebraska, según los informes, y aunque las Hermanas de la Misericordia no están trabajando directamente con ellos, Erickson dijo que ha visto de primera mano lo que escaparon a los niños.

Las Hermanas de la Misericordia en Honduras están criando a dos niñas – uno, la sobrina de una de las hermanas, fue tomada después de que su madre fue secuestrada de su casa por personas en uniforme militar y nunca volvió a ver.

“Lo que la gente vive con la constante es estar en guardia”, dijo Erickson. “Nunca sales y sólo a pie por el barrio. Es siempre la vigilancia y teniendo cuidado. . . . En el Día de la Madre oímos hombres habían irrumpido en una casa y le disparó dos niños de la misma familia. Todo lo que puedo pensar es el horror de esa madre. Es una especie de pesada atmósfera “.

Las camas de la hospitalidad en Columbano Mission Center en El Paso, Texas, esperan las personas que se dará a conocer por las autoridades de inmigración y en su camino a quedarse con familiares o amigos a la espera de los nombramientos judiciales. (Janet Gildea)

Para enviar los niños a sus HOGARES, dijo Erickson, no es una muerte segura, pero sería colocarlos en un gran peligro.Mientras tanto, dijo, la gente no está seguro de lo que pueden hacer sobre la situación.

“Muchas personas en los EE.UU. quieren ayudar con la necesidad inmediata, pero el trabajo es muy duro ver por qué esto está ocurriendo y hacer examen de conciencia sobre qué parte de nuestro país podría desempeñar en la situación”, dijo Erickson.

Y la necesidad no es sólo para los menores no acompañados: Familias enteras que son capaces de huir de la violencia lo hacen en cantidades récord.

Casa Anunciación en El Paso, Texas, ha estado trabajando con inmigrantes desde 1978, pero nunca ha visto lo que está sucediendo ahora. Patrulla Fronteriza es tan abrumado que ha estado enviando aviones cargados de personas a otras ciudades del suroeste para la transformación; Funcionarios de la Patrulla Fronteriza se acercaron a la Casa Anunciación a principios de junio para ayudar a 270 inmigrantes que estaban siendo liberados a la espera de las audiencias de deportación.

Luego de la Patrulla Fronteriza llamó y dijo que otra de 270 estaban en camino.Y luego otra carga plano. Y luego otro. Y entonces, más de cinco años.

Afortunadamente, toda una red de ORGANIZACIONES saltó para ayudar, con una iglesia ofreciendo su centro comunitario, una orden religiosa que proporcionará un ala no utilizada de su hogar de ancianos, y cientos de personas que ofrecen donaciones y el voluntariado.

Sr. Janet Gildea dijo que las Hermanas de la CARIDAD, al otro lado de la frontera, en Las Cruces, Nuevo México, ha trabajado en estrecha colaboración con la Casa Anunciación durante años. Y aunque el grupo sólo ha recibido las familias y no los menores no acompañados, que han pasado por las mismas experiencias y huyeron los mismos horrores.

(Ella ha estado escribiendo acerca de su trabajo para la Global Hermanas Informe .)

“Muchos de ellos han sido directamente amenazados por las pandillas. Ellos han sido extorsionados o amenazados de que van a ser secuestrados. Les dicen, ‘vender drogas para nosotros o nos van a secuestrar a su familia. ” Han visto a familiares o amigos secuestrados o muertos “, dijo Gildea. “Vale la pena el riesgo del viaje.”

Y el viaje es una arriesgada uno: muchos trenes de carga hop, montando un guante de mil millas de ladrones, extorsionistas y peor. Los informes están surgiendo de las niñas y las mujeres que toman anticonceptivos antes de iniciar el viaje, porque suponen que serán violadas en algún momento antes de llegar a los Estados Unidos.

“Se trata de mujeres jóvenes con niños pequeños en sus brazos que han hecho este viaje porque están tan desesperados”, dijo Gildea. “Yo no creo que estén bajo cualquier ilusión acerca de lo difícil que será o lo que las probabilidades están, pero están dispuestos a correr el riesgo.”

[Dan Stockman es corresponsal nacional del  Global Report Hermanas . Él era un reportero en diarios en Michigan, Illinois e Indiana durante casi dos décadas antes de unirse GSR en 2014. Síguele en Twitter @ DanStockman o en Facebook enwww.Facebook.com/dan.stockman2 .]

Relacionados – líderes católicos hablan sobre la política hacia los niños migrantes, familias y organizaciones sugerir maneras de ayudar a los menores migrantes no acompañados
por Patricia Zapor, Catholic News Service

http://globalsistersreport.org/migration/catholics-respond-migrants%E2%80%99-humanitarian-crisis-6931

Recemos juntos en arameo


por Abdelmumin Aya, en Dialogales nº 3. Julio 2014

Me han pedido unas palabras desde el Islam para contribuir a la concordia de las religiones. No quiero decir ninguna palabra; quiero rezar. En el mundo hay demasiadas palabras y demasiado pocas oraciones. Y quiero rezar el Padrenuestro. Pero me van a permitir hacerlo en arameo.

El Padrenuestro en arameo es una de las pocas oraciones que existen, tal vez la única, que pueden rezar juntos un judío, un cristiano y un musulmán. Un judío puede rezar el Padrenuestro en arameo porque Jesús era un buen judío, y porque los judíos han hablado arameo durante siglos. Un musulmán puede rezar el Padrenuestro en arameo porque los musulmanes defendemos que Jesús es musulmán, que predicó el Islam y que en el Evangelio hay guía y luz para los que lo siguen. Y, por razones obvias, un cristiano puede rezar el Padrenuestro, más aún si se le pide que lo haga en el idioma de Jesús.

Así pues, recemos:

ᵓAḇūn dəḇashmayyā
neṯqaddash shəmāḵ
ti(ᵓ)ṯē malkūṯāḵ
nehwē ṣeḇyānāḵ
ᵓaykannā dəḇashmayyā ᵓāp ba(ᵓ)rᶜā
haḇ lan laḥmā dəsūnqānan yawmānā
washḇūq lan ḥawbayn
ᵓaykannā dā(ᵓ)pḥənan shəḇaqn ləḥayyāḇayn
wəlā taᶜlan lənesyūnā
ᵓellā paṣṣān men bīshā
meṭṭul dəḏīlāḵ (hy) malkūṯā
wəḥaylā wəṯeshbūḥtā
ləᶜālam ᶜālmīn

El problema está en saber qué hemos dicho. Porque el Padrenuestro, la oración que los cristianos se enorgullecen de haber aprendido de labios de Jesús, no dice lo mismo si se traduce del latín, del griego o del arameo. Dependiendo del idioma en que lo transmitamos se piden unas cosas a Dios, o se piden otras; dependiendo del idioma, es una oración creada para gentes muy sencillas (pescadores, campesinos, mercaderes…) de la Galilea del siglo I, o para una clase media burguesa más o menos formada religiosamente a partir de categorías abstractas grecolatinas.

Una traducción literal de lo que hemos dicho en arameo sería:

Padre nuestro de los cielos,
sea consagrado tu Nombre.
Viene tu Reino:
se cumple tu deseo,
tanto en los cielos como en la tierra.
Danos diariamente el pan de nuestra necesidad,
y líbranos de nuestras deudas,
así como también nosotros liberamos a nuestros deudores.
Y no nos traigas enfermedad,
sino ponnos a salvo de lo dañino.
Porque tuyo es el Reino,
y la Fuerza y la Gloria,
por los siglos de los siglos.

En el Padrenuestro en su versión oficial pedimos a Dios que nos perdone nuestros pecados u ofensas, así como nosotros se las perdonamos a otros, pero en arameo lo que se pide a Dios es que nos libre de las deudas, de las hipotecas, así como nosotros liberamos de sus compromisos a los que nos deben dinero, literalmente, a los que están a merced nuestra. [awbā: deuda económica]. En el Padrenuestro en su versión oficial pedimos a Dios que no nos deje caer en tentación, pero en arameo lo que se pide a Dios es que no nos ponga a prueba, que no nos traiga enfermedades. [nesyūnā: enfermedad, prueba, dificultad]. En el Padrenuestro en su versión oficial pedimos a Dios que nos libre del Mal (en algunas versiones, incluso, del Maligno), pero en arameo lo que se pide a Dios es que nos evite daños y sufrimientos [bīshā: lo dañino, lo triste, lo que nos debilita].

Es evidente que en su versión aramea el Padrenuestro está más cerca de la vida (nos habla del pan, de la necesidad, de la enfermedad, de la tristeza, de las trampas económicas, de lo dañino…) y más lejos de los conceptos religiosos (pecado, tentación, Mal…). Pero la mayoría de los cristianos siguen reacios a oír a Jesús hablando en arameo, por miedo de adónde pueda conducirles su palabra. Ojalá toda esta situación cambie en los próximos años; ojalá permitamos a Jesús volver a hablar en su lengua. Ojalá que Jesús no tenga que decirnos nunca: «Antes de que cante el gallo dos veces, habrás negado tres, que yo hablaba arameo».

 

http://kaired.org.co

El reto de una respuesta de la iglesia a la violencia contra las mujeres


 |  Voces Jóvenes
“El hueso por lo general se rompe de una manera similar.”

El capellán levanta su brazo y pasa un dedo desde el codo hasta la muñeca.

“Su brazo se tuerce. Frecuentemente se fractura por el mismo camino.”

En un pasillo del hospital, el capellán (yo) me preparo para una primera visita pastoral a la sala de emergencias. Me estremezco cuando describe la epidemia de las mujeres tratadas por violencia doméstica en nuestras salas de emergencia de los hospitales.

Por supuesto, no todo el brazo se rompe. Los dientes se agrietan. Muslos moretón. Hinchazón de los párpados cerrados.

Las imágenes me persiguen. Incluso ahora, que asoman junto a otras imágenes que encuentro en las noticias. En la pantalla de mi ordenador, veo niñas nigerianas secuestrados apiñan junto al de Hollywood “bods más calurosos del verano.” Lado a lado, los dos titulares brillan juntos.Ellos siempre parecen brillar juntos. Violaciones colectivas recientes y de moda de verano icónica de Kate Middleton. Novias infantiles y parpadear anuncios de Botox.

Estamos adormecidos acaso? Titulares gritan así como nosotros no podemos. A pesar de que una mujer joven se ahoga las lágrimas: “¡No sé qué hacer Afirmó que estaba pidiendo que nadie podrá jamás encontrar.”.

¿Cuántas historias puede nadie saber? Acaricia robado por miembros de la familia, conocidos y amigos. Crisis de los abusos sexuales de la iglesia. Seguramente no a nuestros jóvenes católicos en las clínicas de aborto.

Atrévete a escuchar los gritos sofocados bajo nuestros titulares, a las historias de violencia, en silencio, en las familias, las iglesias y las escuelas.

Cuento con mis hermanas a medida que pasan: dos, cuatro, seis – uno de cada seis mujer estadounidense experimenta violación o intento de violación. A nivel mundial, muchos más sufren de una variedad de la violencia masculina que mata o hiere a más mujeres de entre 15 y 45 años de edad que el cáncer, la malaria, los accidentes de tráfico y la guerra combinados.

“La violencia masculina? ¿Realmente especificar la violencia masculina?”

Lo hace. Y sí, no todos los hombres son violentos. Los individuos pueden ser tremendos aliados para las mujeres. Comprometidos partidarios. Defensores profética. Dicho esto, necesitamos aún más porque la estadística no ha cambiado todavía. La violencia de género persiste como la parte superior crisis de salud pública que amenaza la mujer de hoy.

Por supuesto, el daño físico es sólo una parte de la historia. En gran medida normalizada y no visto, la violencia contra las mujeres aflora en una variedad de formas insidiosas: la desigualdad salarial de género, chistes sexistas y la publicidad, Photoshopping, la pornografía, y la lista sigue.También revela nuestra obsesión nacional y eclesial con el cuerpo de la mujer y sus derechos y limitaciones en asuntos que van desde el control de natalidad al aborto a la homosexualidad.

“¿Por qué?” mis alumnos preguntan. “¿Por qué es así?”

Me duele el corazón cada vez que la cuestión se eleva en clase. Sale a la superficie ya que los estudiantes luchan para entender por qué Agar fue enviado a morir después de tener hijos de Abraham. ¿Por qué Lot ofreció a sus hijas a ser violada. ¿Por qué la violencia contra las mujeres traspasa través de la Biblia, a través de los siglos y en nuestros cuerpos hoy.

“¿Por qué? ¿Por qué es así?” La pregunta está pidiendo a gritos una; esta pena, un primer paso hacia la curación.

Tienden suavemente el dolor. Incluso en la oscuridad, cuando nos sentimos más solos. Incluso en este caso, podemos descubrir: nuestras lágrimas nos pueden impregnarse en la esperanza de un mundo diferente – de otra manera posible, aunque no fácil. No es fácil en absoluto.

La violencia de género es mucho más complejo que cualquier “batalla de los sexos” o “guerra contra las mujeres.” Esto afecta a una comunidad humana temeroso de sus propias hijas, del poder en nuestra carne y el don de la inteligencia de la mujer, el espíritu y la voz.

Incluso ahora, lidiamos con este miedo, con el conocimiento, en algún nivel, que a abrazar la dignidad humana de la mujer es participar en el derrumbe de una edad avanzada. Exige nada menos que nuestra derramamiento de actitudes arraigadas, sistemas de valores y una misma conciencia que niega la plena humanidad de las mujeres – y los hombres.

Sí, los hombres también. Este tipo de violencia es alimentada por padres que sufren y hermanos, por nuestros hijos cuya masculinidad se mide a menudo por su capacidad para dominar, para reprimir a sus necesidades emocionales y relacionales.

“Tenemos que actuar duro”, los chicos adolescentes han confiado a mis alumnas. “Si un chico muestra demasiados sentimientos, él se llama a un maricón”.

Sin duda, la plaga de la violencia de género nos amenaza a todos. Cada uno de nosotros mantenemos el reto y la posibilidad de un nuevo capítulo en nuestra historia humana. Así también lo hace nuestra iglesia.

La comunidad católica tiene una responsabilidad única, incluso sagrada para denunciar los pecados de la violencia y el sexismo. Esta responsabilidad se fundamenta en el testimonio liberador de Jesús y las exigencias proféticas del discipulado cristiano. Como pueblo de Dios, estamos llamados a la vanguardia de la lucha humana por la libertad, una lucha personificó en el sufrimiento de las mujeres. Al enfrentarse a la violencia de género, nuestros esfuerzos deben comenzar con un programa de erradicación de su presencia en nuestra propia iglesia.

De hecho, este reto se a enfrentan muchas mujeres y hombres valientes, laicos y religiosos por igual. Aún así, sin embargo, nuestra iglesia sufre de un silencio institucionalizado y la inacción que permite, incluso tolera la violencia contra las mujeres. Uno sólo necesita mirar a las crisis de los abusos sexuales de la iglesia para un ejemplo lacerante.

Hay que atreverse a hacer las preguntas difíciles. ¿Cómo, por ejemplo, ¿el miedo a la cara femenina de Dios devaluar la belleza de Dios en las mujeres y las niñas que más amamos? ¿De qué manera aparece esta devaluación en nuestras familias, parroquias, escuelas y estructuras eclesiales? Como el Papa destaca Francis, nuestra iglesia sufre enormemente de la pobreza de una ” presencia femenina incisiva . ” ¿Cómo afecta esto la pobreza, sobre todo en nuestra jerarquía, sancionar a un clima que niega los dones sagrados y la dignidad de las mujeres?Lamentablemente, es en tal ambiente que la violencia contra las mujeres se hace más fácilmente aceptable.

Nuestra iglesia necesita desesperadamente creativo, valiente acción. En un espíritu de oración y discernimiento, debemos tener en cuenta: ¿Qué constituye una respuesta fiel, tanto individual como colectivamente?

Aún no se han hecho muchas preguntas. No hay respuestas fáciles están garantizados.

Aun así, hay que arriesgar un primer paso en el viaje. Confía en cada pregunta lo suficiente como para seguirla, un paso adelante y luego otro. Sólo entonces podremos forjar una manera más auténtica de ser – femenino y masculino, una comunidad humana en conjunto.

[Jennifer Mertens se graduará en agosto con su Maestría en Divinidad de la Unión Teológica Católica. Es profesora de religión en una escuela secundaria católica en Cincinnati.]

 

http://ncronline.org/blogs/young-voices/challenge-church-response-violence-against-women

La imagen de la Iglesia que va dibujando Francisco


El helicóptero en el que Benedicto XVI abandonó el Vaticano

Un viaje en helicóptero que cambió la historia

“No puede haber un cristianismo de meras devociones, sin Jesús”

Víctor Codina, sj, 20 de julio de 2014 a las 13:15

 La Iglesia de Francico es ante todo hospital de campaña que cura heridas de emergencia

(Víctor Codina, sj)- El 28 de febrero de 2013,Benedicto XVI abandonaba el Vaticano en helicóptero para dirigirse a Castelgandolfo. Comenzaba así en la Iglesia católica el tiempo llamado Sede vacante que concluyó el 13 de marzo de 2013 con la elección de Jorge Mario Bergoglio como Papa Francisco.

Pero este viaje de Benedicto XVI a Castelgandolfo no solo cerraba su pontificado, ni significaba solo un relevo en el Vaticano, sino que iba a suponer unprofundo cambio eclesial.

Para comprender esta afirmación nos hemos de remontar al tiempo de Juan XXIII y a la convocatoria del concilio Vaticano II en 1959. El Vaticano II (1962-1965) significó el “réquiem del Constantinismo”, es decir lasuperación del estilo de Iglesia de Cristiandad vigente desde el siglo IV y que se reforzó y consolidó en tiempo de Gregorio VII: una Iglesia convertida en una gran institución clerical, centralizada desde Roma, cerrada al mundo, única áncora de salvación, una especie de gran pirámide monárquica y vertical, triunfalista y dominadora.

El Vaticano II ofrece otra imagen de Iglesia, Pueblo de Dios, que camina con toda la humanidad hacia el Reino de Dios, que respeta la libertad religiosa y reconoce que el Espíritu del Señor guía no solo a la Iglesia católica sino a todas las Iglesias cristianas y a todas las religiones y a todos pueblos hacia la salvación. De ahí nació el talante misericordioso, esperanzador y dialogante del Vaticano II, frente al dogmatismo intransigente e inquisitorial de la Iglesia Cristiandad. Fue un verdadero Pentecostés, como Juan XXIII había deseado y pedido.

Pero este concilio inaugurado por Juan XXIII y clausurado por Pablo VI pronto suscitó sospechas, reacciones contrarias y miedos. Se criticaron los abusos y exageraciones cometidos en nombre del concilio, se temía una pérdida de la identidad eclesial, preocupaba que se pudiese llegar a una ruptura y división eclesial, se añoraba la vieja y tradicional Iglesia de Cristiandad, la Iglesia de las catedrales y de las Sumas teológicas…

Esto explica que los últimos años del pontificado de Pablo VI (algunos creen que ya desde la publicación de la encíclica Humanae vitae sobre “la píldora” en 1968) y sobre todo en los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI, se realizara una lectura y una hermenéutica del Vaticano II más en continuidad con la tradición anterior que con la novedad y aggiornamento que había impulsado el buen Papa Juan. Desde entonces el impulso conciliar se diluyó y se frenó en todas sus direcciones (liturgia, ecumenismo, colegialidad episcopal, autonomía de las Iglesias locales, responsabilidad laical, profetismo de la vida religiosa, nuevos signos de los tiempos, nuevas teologías, inculturación…) y se pasó de la primavera conciliar al invierno eclesial.

Sin duda Juan Pablo II tuvo un gran dinamismo geopolítico y quería reformar la Iglesia e implantar el concilio, pero manteniendo inalterada la doctrina y la estructura eclesial existente. No es casual que el Papa polaco formase parte del grupo minoritario del Vaticano II que disentía de muchas de las propuestas conciliares y defendía la llamada “línea cracoviense”. Ratzinger por su parte, respaldó teológicamente el pontificado de Juan Pablo II y una vez elegido pontífice como Benedicto XVI buscó sin duda una renovación eclesial pero desde una filosofía y una teología tan ortodoxas y racionales que cerraban el camino a una real innovación en la Iglesia.

Sería falso deducir de lo anterior que el Vaticano II no produjo frutos positivos, aun en medio del invierno eclesial. Como sería falso creer que en época de Cristiandad no hubo grandes elementos de vida y santidad. El Espíritu no deja de vivificar siempre la Iglesia y suscita continuamente movimientos de reforma y de vuelta al evangelio: nunca en la Iglesia han faltado santos y santas, profetas y místicos, reformadores y renovadores. Pero no se puede ocultar que las consecuencias eclesiales de la postura neoconservadora del posconcilio han sido funestas. Benedicto XVI, comentando el episodio evangélico de la tempestad calmada, confesaba:

“También hoy la barca de la Iglesia con el viento contrario de la historia, navega por el océano agitado del tiempo. Se tiene con frecuencia la impresión de que está para hundirse. Pero el Señor está presente”.

En realidad no era solo el viento adverso de la historia el que zarandeaba la barca eclesial, sino la misma estructura de la barca, muy pesada y con muchas hendiduras. Si a esto se añaden los abusos sexuales del clero y los escándalos económicos de la Banca Vaticana, se comprenderá el descrédito a que había llegado la Iglesia y el éxodo creciente de fieles que abandonaron la Iglesia. No es extraño que Benedicto XVI con gran humildad, realismo y valentía renunciase y afirmase: “Ya no tengo más fuerzas”.

 

 

Los gestos simbólicos del Papa Francisco

El nuevo Papa Francisco, antes de pronunciar discursos y de escribir encíclicas ha ido realizado una serie de gestos simbólicos de gran carga significativa que han sido fácilmente captados por todo el mundo y han sido ampliamente difundidos por los medios de comunicación.

Estos gestos han ido cambiando el ambiente eclesial dominante, han acercado la Iglesia al mundo de hoy y han suscitado la esperanza de una nueva primavera eclesial: se proclama simplemente Obispo de Roma, asume el nombre de Francisco el poverello de Asís que quería reparar la Iglesia, pide oraciones por él al pueblo, besa a un niño discapacitado y abraza a un hombre con la cara totalmente deformada, el jueves santo lava los pies a una joven musulmana de una prisión, come en Asís con niños con síndrome de Down, va a la isla de Lampedusa en su primer viaje fuera de Roma, y lanza una corona de flores amarillas y blancas en memoria de los emigrantes fallecidos, convoca una jornada mundial de oración de ayuno para la paz en Siria interpelado fuertemente por los rostros de los niños muertos por armas químicas, usa sus zapatos viejos en vez de los zapatos rojos de su antecesor, no vive en los Palacios Apostólicos Vaticanos sino en la residencia de Santa Marta, viaja por Roma en un sencillo y pequeño coche para no escandalizar a la gente de los barrios periféricos populares, contesta a las preguntas de un periodista no creyente, invita a Santa Marta a rabinos de Argentina, regala unos zapatitos al nieto de Cristina Fernández de Kirschner, recibe a Gustavo Gutiérrez el padre de la teología de la liberación, lleva un ramo de flores a la tumba del P. Pedro Arrupe, invita para su cumpleaños a cuatro mendigos, visita favelas en Río y hogares de migrantes africanos en Roma… Estas “florecillas del Papa Francisco”, como las “florecillas de Juan XXIII”, han sido fácilmente entendidas por el pueblo.

Los expertos en semiótica resaltan el valor significativo de los gestos simbólicos, que van más allá de las palabras pues los símbolos siempre dan qué pensar. Esto es cierto, pero al margen de esta explicación semiótica, hay otra razón más profunda que explica estecambio de receptividad eclesial y mundial: estos gestos simbólicos de Francisco tienen un profundo sabor evangélico, huelen a evangelio, a Jesús de Nazaret. Por esto, no solo sus gestos sino sus mismas palabras son acogidas ahora de una forma nueva.

Lo que Francisco dice y hace no es otra cosa que traducir el evangelio al mundo de hoy:está más preocupado del hambre del mundo que de los problemas intraeclesiales, afirma que más que centrarse obsesivamente en problemas morales hay que anunciar la gran alegría de la salvación que viene de Jesús, sueña que la Iglesia sea una Iglesia pobre y de los pobres.

Poco a poco ha ido añadiendo a los gestos simbólicos mensajes de gran contenido pastoral desde sus homilías cotidianas en la capilla de Santa Marta hasta la Exhortación apostólica Evangelii gaudium, sobre el anuncio del evangelio en el mundo actual. Si Juan Pablo II y Benedicto XVI eran profesores de universidad, Francisco es ante todo pastor, como Juan XXIII.

Ha cambiado totalmente el clima pastoral, hay un aire nuevo venido esta vez del Sur, “del fin del mundo”, del mundo de los pobres. Los gestos y palabras de Francisco no son fruto de una improvisación sino consecuencia de su trabajo pastoral en Buenos Aires, de su contacto con el pueblo, con las villas miserias, con los curas “villeros”. Ha cambiado también el clima eclesial, hay alegría y entusiasmo entre los fieles, hay expectativa y sorpresa en los ambientes sociales y políticos que le han nombrado el hombre del año,2013 ha sido el año del Papa Francisco.

 

La Iglesia del Papa Francisco

Después de un año ¿cuál es el balance del pontificado de Francisco, cuál es la imagen de Iglesia de Francisco que se va dibujando? ¿Cuáles son los rasgos de la Iglesia según Francisco? Presentemos un pequeño decálogo.

1. De una Iglesia poderosa, distante, fría, acartonada, miedosa, reaccionaria, de la cual la gente se aleja y se va… a una Iglesia pobre, sencilla, cercana, acogedora, sincera, realista, que promueve la cultura del encuentro y de la ternura. El nuevo obispo de Roma, Francisco, se reconoce pecador y pide oraciones; recuerda que la Iglesia necesita una conversión y una continua reforma evangélica, una reforma a lo Francisco de Asís.

2. De una Iglesia moralista obsesionada por el aborto, el control de natalidad, el matrimonio homosexual… a una Iglesia que va a lo esencial, que se centra en Jesucristo contemplado y adorado, recupera el evangelio, anuncia la gran buena noticia de la salvación en Cristo, pues Jesús es lo único que atrae; quiere difundir el olor del evangelio de Jesús, pide a los jóvenes que no se avergüencen de ser cristianos, que pongan a Jesucristo en el centro de su vida, la fe en Jesucristo es cosa seria, no una fe descafeinada. No puede ser un cristianismo de meras devociones sin Jesús. El Papa, como Pedro, no tiene oro ni plata pero trae lo más valioso: Jesucristo, él es la única riqueza. Pero un Jesucristo muerto y resucitado, no hay que quedarse en el sepulcro, no ser cristianos de cuaresma sin Pascua… La alegría del evangelio llena el corazón de todos los que se encuentran con Jesús.

3. De una Iglesia centrada en el pecado y que ha hecho una tortura del sacramento de la confesión y ha convertido la petición de sacramentos en una aduana inquisitorial… a una Iglesia de la misericordia de Dios, de la ternura, de la compasión, con entrañas maternales, que refleje la misericordia del Padre, una Iglesia ante todo hospital de campaña que cure heridas de emergencia, que cuide la creación, en la que los sacramentos son para todos, no solo para los perfectos. La convocatoria de un Sínodo sobre la familia y la encuesta que ha enviado sobre temas pastorales acuciantes como la situación de los divorciados vueltos a casar, la unión de homosexuales, las relaciones prematrimoniales, el matrimonio a prueba, el control de natalidad y el magisterio sobre moral sexual…indica que hay un deseo de ampliar el campo de la misericordia y extenderlo a todas las situaciones conflictivas.

4. De una Iglesia centrada en ella misma, autorreferencial, preocupada por el proselitismo…a una Iglesia de los pobres preocupada ante todo del dolor y del sufrimiento humano, de la guerra, del hambre, del paro juvenil, de los ancianos, donde los últimos sean los primeros, donde no se pueda servir a Dios y al dinero; una Iglesia profética, libre ante los poderes de este mundo; en Evangelii gaudium afirma que el actual sistema económico basado en la idolatría del dinero es injusto, pues enriquece a unos pocos y convierte a una gran mayoría en masas sobrantes, es un sistema excluyente que mata; por esto lanza un “no” a una economía de exclusión, un “no” a la nueva idolatría del dinero, un “no” al dinero que gobierna en lugar de servir, un “no” a la inequidad que genera violencia. En Lampedusa critica la actitud de los países ricos ante los emigrantes africanos y asiáticos, muchos de los cuales mueren en el intento de llegar a las costas europeas: es una vergüenza, vivimos en la burbuja del consumo y con el corazón anestesiado ante el sufrimiento ajeno; en Brasil les dice a los jóvenes que hagan lío y sean revolucionarios en busca de un mundo mejor y más justo; afirma que las confesiones religiosas del mundo deben aunarse para resolver el problema del hambre y de la falta de educación…

5. De una Iglesia encerrada en sí misma, reliquia del pasado, con tendencia a mirarse el ombligo, con sabor a invernadero, que espera que vengan los otros… a una Iglesia que sale a la calle, “callejea la fe”, va los márgenes sociales y existenciales, a las fronteras, a los que están lejos, aun con riesgo de tener accidentes; no teme una Iglesia minoritaria y pequeña, con tal que sea semilla y levadura, que abra caminos nuevos, que vaya sin miedo a servir, una Iglesia a la intemperie, que sale a las cunetas del mundo, una Iglesia en estado de misión.

6. De una Iglesia que discrimina a los que piensan diferente, a los diversos, a los otros… a una Iglesia que respeta a los que siguen su propia conciencia, a las otras religiones, a los ateos, a los homosexuales, dialoga con no creyentes, con judíos, nuestros hermanos mayores, una Iglesia de puertas abiertas, atenta a los nuevos signos de los tiempos.

7. De una Iglesia con tendencia restauracionista y de vuelta atrás que añora el pasado… a una Iglesia que considera que el Vaticano II es irreversible, que hay que implementar sus intuiciones sobre la colegialidad, evitar el centralismo y el autoritarismo en el gobierno, caminar en medio de las diferencias. El mismo título de Obispo de Roma es un refrendo a la colegialidad episcopal, a la colegialidad con sus hermanos obispos. El Papa reconoce que no tiene la respuesta a todas las cuestiones, que hay que reformar el Papado, que hay que dar responsabilidad a los laicos, dar mayor protagonismo a la mujer, desclericalizar la Iglesia, pues el clericalismo no es cristiano.

8. De una Iglesia con pastores encerrados en sus parroquias, clérigos de despacho, que buscan hacer carrera, que están en el laboratorio y a veces acaban siendo coleccionistas de antigüedades, con obispos siempre en aeropuertos … a pastores que huelan a oveja, que caminen delante, detrás y en medio del pueblo; el carrerismo es la lepra del Papado, la curia es vaticano-céntrica y fácilmente traslada su visión al mundo.

9. De una Iglesia envejecida, triste, con gente con cara de cadáver o con sonrisas de azafata… a una Iglesia joven y alegre, levadura y fermento en la sociedad, con la alegría y la libertad del Espíritu, con luz y transparencia, sin nada que ocultar, con flores en la ventana y olor de hogar, donde los jóvenes sean protagonistas, pues son como las niñas de los ojos de la Iglesia.

10. De una Iglesia ONG piadosa, clerical, machista, monolítica, narcisista,…a una Iglesia Casa y Pueblo de Dios, mesa más que estrado, que respete la diversidad, donde jueguen un papel relevante los laicos, las mujeres, las familias. Es la Iglesia de Aparecida, de discípulos y misioneros para que nuestros pueblos en Cristo tengan vida, una casa eclesial donde reina la alegría.

En realidad, después de un año de su gestión pastoral como Obispo de Roma podemos afirmar que con Francisco se ha retomado el Vaticano II que había quedado de algún modo silenciado y aparcado. No inventa nada nuevo, reasume el impulso pentecostal del Vaticano II. La Iglesia del Papa Francisco en el fondo es la Iglesia del Vaticano II, la misma Iglesia que soñó Juan XXIII y que hasta ahora había sido fuertemente frenada y diluida. Vuelve a renacer una primavera eclesial.

No es casual que Bergoglio provenga de América Latina, una Iglesia que recibió el Vaticano II con gran creatividad y profundidad: la Iglesia de Medellín y Aparecida, la Iglesia con algunos obispos verdaderos Santos Padres de la Iglesia de los pobres -como Helder Cámara y Romero-, la Iglesia de las comunidades de base, de la Biblia devuelta al pueblo, la Iglesia de la profunda religiosidad popular de los pobres, la Iglesia de laicos comprometidos con la justicia y con la pastoral, la Iglesia de una vida religiosa inserta entre los pobres, la Iglesia de numerosos mártires asesinados por defender la fe y la justicia.

 

 

Cuestionamientos e interrogantes

Es mucho lo que ha realizado el Papa Francisco en su primer año de pontificado, pero es mucho lo que queda por hacer todavía. Le toca a Francisco llevar a término cuestiones que el Concilio inició pero no llegó a concretar, como el modo de elección de los obispos, hacer que los sínodos sean no solo consultivos sino deliberativos, favorecer la autonomía y responsabilidad de las Iglesias locales…

Y afrontar lo que el Vaticano II no trató pero que son tareas y desafíos urgentes: reforma del papado y de la curia, abandono de la jefatura del Estado Vaticano, cambiar el modo de elección del Papa, revisión de la estructura de cardenales y nuncios, abandonar el episcopado honorífico y sin diócesis real de los dirigentes de los dicasterios de la curia, repensar el papel de la mujer en la Iglesia, promover la ordenación de hombres casados, revisar la moral sexual y matrimonial, la pastoral con los divorciados vueltos a casar, el problema de la homosexualidad, la relación con los teólogos, asumir el gran desafío ecológico…

Añadamos a lo anterior la necesidad de responder a la problemática religiosa y espiritual que surge del nuevo contexto socio-cultural, científico y técnico del mundo de hoy, del nuevo tiempo axial que está apareciendo con paradigmas que rompen los esquemas religiosos provenientes del neolítico– centrados en el sacerdote, el altar y el sacrificio-, reaccionar ante las nuevas formas de espiritualidad y de agnosticismo, etc. Hoy el problema ya no es, como en el Vaticano II, preguntar “Iglesia ¿qué dices de ti misma”, sino “Iglesia, ¿qué dices acerca del misterio de Dios?”

¿Podrá un solo hombre llevar a cabo estas reformas tan necesarias y urgentes? ¿No es excesiva carga para el primado de Pedro? ¿No debería ser una tarea colegial de todos los obispos, más aún de toda la Iglesia? ¿No es el mismo Francisco el que nos pide que todos seamos “audaces y creativos“?

Hay que afirmar que es una ilusión el pensar que las reformas y cambios eclesiales solo vienen de arriba. La historia nos enseña que las grandes transformaciones de la Iglesia (como también de la sociedad…) han surgido desde abajo, desde donde ordinariamente actúa el Espíritu: desde los laicos, desde los pobres, desde las mujeres, desde la gente marginada. A todos nos toca renovar y reformar la Iglesia desde el evangelio, convirtiéndonos a Jesús de Nazaret y a su Reino. Sin la cooperación e iniciativa de la base, la Iglesia no podrá cambiar nunca.

Mientras agradecemos al Señor por el gran don del Papa Francisco que devolvió la alegría a la Iglesia, estemos dispuestos a colaborar en la renovación de la Iglesia. El Papa Francisco ya nos ha abierto el camino.

 

 

Acabemos con una poesía de Rafael Alberti en la que simula un diálogo entre la estatua de bronce de Pedro del Vaticano y el Señor:

Di, Jesucristo

¿Por qué me besan tanto los pies?

Soy San Pedro aquí sentado,

en bronce inmovilizado,

no puedo mirar de lado ni pegar un puntapié,

pues tengo los pies gastados, como ves.

Haz un milagro, Señor.

Déjame bajar al río

volver a ser pescador

que es lo mío”.

 

http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2014/07/20/un-viaje-en-helicoptero-que-cambio-la-historia-iglesia-religion-papa-francisco-cristianismo-devociones-jesus-gestos-simbolicos.shtml

Católicos de todo el mundo aportarán propuestas al Papa para la aceptación de gays y lesbianas en la Iglesia


Conferencia paralela de teología y homosexualidad ante el Sínodo de los Obispos sobre la Familia que se celebrará en octubre de este año

El Sínodo de Obispos tratarán de divorciados y homosexuales y admiten menor credibilidadVista general de los asistentes al Sínodo de Obispos en Ciudad del Vaticano. EFE/Archivo

Dos días antes de que comience el Sínodo de los Obispos sobre la Familia 2014 presidida por el Papa Francisco que tendrá lugar en el Vaticano entre el 5 y el 19 de octubre,  asociaciones y grupos católicos italianos,  europeos y  estadounidenses celebrarán una conferencia internacional de teología en Roma.  Su intención es la de presentar a los prelados  una propuesta concreta para la aceptación plena de la Iglesia a los  homosexuales y transexuales.

“Los Caminos del Amor: hacia una Pastoral de homosexuales y transexuales ” pretende que los obispos realicen esta integración con “respeto, compasión , delicadeza, y evitar una etiqueta de discriminación injusta”, según publica en su página web Redes Cristianas.

Distintos tipos de familias
La Asamblea general extraordinaria del Sínodo de los Obispos fue convocada por el pontífice a finales del pasado año con la intención de revisar la visión de la familia en el seno de la iglesia e incluyendo  temas tales como “las PAREJAS que conviven sin casarse”, “el camino espiritual de los divorciados vueltos a casar”; “uniones de personas del mismo sexo” y “la educación religiosa de los niños las parejas del mismo sexo”.

Recoger propuestas
La reflexión de los prelado se realizará en  dos etapas: la Asamblea General Extraordinaria, cuyo objetivo es  “precisar el estado de la cuestión y recoger testimonios y propuestas de los obispos para anunciar y vivir el Evangelio con credibilidad para la familia”, y  posteriormente, en el 2015 durante una Asamblea General Ordinaria en 2015, con el fin de “individualizar las líneas operativas para la pastoral de la persona humana y de la familia”.

Las preguntas a los prelados
Como trabajo previo se remitió a los obispos una serie de preguntas a fin de recabar el pulso sobre estos temas en las distintas iglesias.  Figuran cuestiones como:  “¿Existe en el país una ley civil de reconocimiento de las uniones de personas del mismo sexo equiparadas, de algún modo, al matrimonio?”

¿Actitud ante el matrimonio de igual sexo?
Y también: “¿Qué actitud asumen las Iglesias particulares y locales ante el Estado civil, promotor de uniones civiles entre personas del mismo sexo, y también ante las mismas personas implicadas en este tipo de uniones?”

¿Cómo comportarse pastoralmente?
Desde el punto de vista pastoral se inquiere sobre   la atención pastoral posible  a desarrollar “en relación a las personas que han elegido vivir según este tipo de uniones”. Además, los obispos deben responder a “¿cómo habría que comportarse pastoralmente, en el caso de uniones de personas del mismo sexo que hayan adoptado niños, en vista de la transmisión de la fe?”

Conferencia paralela
Ante el Sínodo sobre  la Familia, asociaciones y grupos católicos de Europa y Estados Unidos han organizado una conferencia internacional de teología en Roma el día 3 de octubre antes del comienzo del Sínodo El evento reunirá a los teólogos y clérigos católicos, junto con representantes de la Iglesia Valdense y de la sociedad civil, informa Redes Cristianas.

Caben todas las uniones
Los conferenciantes quieren dar su punto de vista sobre cómo renovar la pastoral con el fin de incluir plenamente a los homosexuales y las personas transexuales, y las parejas del mismo sexo y las familias. Afirman: “el tema de la familia no se puede discutir más, sin tener en la reflexión todo tipo de familias, incluidas las basadas en el amor entre personas del mismo sexo”.

Los hijos de los homosexuales
“Se hablará sobre la vocación de los homosexuales que quieren vivir su fe en la Iglesia Católica y al Evangelio y  sobre la cuestión de los padres del mismo sexo y sus hijos que a veces han nacido de un matrimonio anterior. Algunos otros son el fruto de una elección madurada dentro de la propia pareja”.

Derecho a formarse en la fe
“Estos niños y niñas tienen el derecho a recibir la formación en la fe y los sacramentos dentro de sus comunidades”, consideran. Los panelistas también hablarán  de todas aquellas personas homosexuales y transexuales que no han sido capaces de construir una relación estable y viven sus vidas con una sensación de abandono y soledad.

Amargura y engaño
“La conferencia también será una oportunidad para hablar sobre los sentimientos de amargura y el engaño o, a veces el fomento de esas esposas y esposos de las personas homosexuales que sentían que no podían soportar una vida negándose a sí mismos en un matrimonio que no podían soportar más y decidieron abandonar a sus familias”, explican.

Prestigiosos ponentes
El foro será presentado  por Marco Politi, periodista, escritor y uno de los vaticanistas más activos. Intervendrá  monseñor. Geoffrey Robinson,  obispo católico jubilado, ex obispo auxiliar de Sydney, Australia. Autor de “Enfrentarse al  poder y al sexo en la Iglesia Católica”.

Expertos en conciencia gay
Otro de los ponentes será el padre James Alison, teólogo católico y sacerdote. Originario del Reino Unido, vive en  Brasil y ha trabajado extensamente sobre la homosexualidad y la fe católica, en particular, sobre la conciencia católica y la conciencia gay.

Diferentes iglesias
Con ellos, la reverenda Antonietta Potente, teóloga dominica italiana que vive en  Bolivia;  Letizia Tomassone, pastora valdense, presidenta de la Comisión de Fe y Homosexualidad de las iglesias  Bautista, Metodista y valdenses en Italia; y Joseanne Peregin, presidente de la Comunidad de Vida Cristiana en Malta y madre de un homosexual.

 

 

http://www.elplural.com/2014/07/21/catolicos-de-todo-el-mundo-aportaran-propuestas-al-papa-para-la-aceptacion-de-gays-y-lesbianas-en-la-iglesia/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: