(Agujero de ozono, calentamiento global y otras mentiras) – La mentira más grande de la historia


ScreenShot046

Vídeo sobre la contaminación: https://www.youtube.com/watch?v=YebWs… Artículo sobre la mentira del agujero de la capa de ozono: http://www.bibliotecapleyades.net/cie…

Israel y Palestina, y el derecho de los pueblos a su autodeterminación y soberanía


Gaza

En enero del año 2009, publiqué una nota sobre los ataques de Israel del 27 de diciembre de 2008, comenzaba diciendo: “Sonó el teléfono a las 3.45 hs de la noche, un amigo israelita llamaba desde Jerusalém preocupado y dolorido se preguntaba que podía hacer la comunidad internacional frente a la invasión y los bombardeos de Israel sobre la Franja de Gaza”. En efecto, esa invasión sucedió luego de que una encuesta demostrara que más del 70% de la población de Israel y la de Palestina estaban de acuerdo con la existencia de dos estados conviviendo pacíficamente.

Sin embargo los intereses del Estado de Israel y sus aliados han impedido sistemáticamente la constitución del Estado Palestino, tal como la estableció la ONU en 1948, arrebatándoles el territorio, oprimiéndolos y construyendo un muro de la infamia para separar, encerrar y perseguir al pueblo palestino.

Israel intenta justificar sus actos reclamando el derecho a autodefenderse, pero de acuerdo con el principio básico de derecho internacional, ex injuria non oritur ius, un derecho legal no puede  surgir de un acto ilícito. Los hechos están a la vista y son incuestionables, si un Estado viola el derecho internacional y las advertencias de la ONU para cometer atrocidades contra otros pueblos, se transforma en un Estado terrorista.

El gran pecado de los palestinos es que no están dispuestos a rendirse y dan la VIDA peleando por su libertad.  Israel es el país invasor y cuanta con más recursos militares, financieros y mediáticos, además de c disponer de escudos contra los misiles, compra suficiente consenso como para que no los llamen “terroristas” a pesar de bombardear con armas químicas, torturar niños palestinos y usarlos como escudos humanos.

Esto ya no es un problema político solamente, es un problema HUMANITARIO. La ONU ayer aprobó una resolución para la PROTECCIÓN de Palestina y para investigar el operativo de Israel por posibles crímenes contra la humanidad. La respuesta de Israel fue bombardear a las pocas horas las escuelas que el máximo organismo internacional tiene en Gaza, matando e hiriendo a muchos de los 1500 civiles que buscaban cobijo y salvar sus vidas.

El Primer Ministro israelí lo dijo bien claro “No cederemos a la presión internacional”, y Estados Unidos apoya esta postura porque ya lo ha hecho en otras OPORTUNIDADES y porque quieren seguir haciéndolo. Sin embargo Israel es reconocido como un Estado pleno en la ONU y Palestina no, porque EEUU se niega. La primera y la octava potencia militar del mundo se están convirtiendo cada día más en una amenaza a la humanidad. Algo muy diferente a lo que busca la Palestina destruida y bloqueada comercialmente, que es sobrevivir y lograr constituirse en un Estado pleno.

Hubo muchos intentos de poder alcanzar una solución, todos frustrados, el más reciente fue la del Papa Francisco que viajó a Tierra Santa, e invitó al Presidente de Israel, Simon Peres, y al Presidente Palestino Mahmoud Habbas, al Vaticano para ORAR juntos y alcanzar un nuevo camino de diálogo que derribe los muros de la intolerancia y puedan alcanzar  la paz entre los pueblos.

Los pueblos de Israel y Palestina NECESITAN vivir en paz. Para eso la comunidad internacional debe ponerle límites a Israel.

Por eso reclamamos:

Enviar una misión para detener los bombardeos y la ofensiva militar terrestre de Israel

Bloquear el comercio militar con Israel, como resolvió la ONU en 1975[1]

Aplicar sanciones económicas obligatorias por la ONU, como sucedió con el Apartheid en Sudáfrica.

Brindar AYUDA HUMANITARIA al pueblo palestino, y reconocer a Palestina como un Estado soberano, independiente y libre en el territorio que le corresponde.

Adolfo Pérez Esquivel

Premio Nobel de la Paz


[1] Resolución 3414 (1975) de la Asamblea General de las Naciones Unidas: “[la AGNU] solicita a todos los estados que desistan de proveer a Israel de cualquier  AYUDA militar y económica  mientras continúe ocupando territorios y negando el inalienable derecho nacional del pueblo Palestino”

 

http://www.adolfoperezesquivel.org/?p=3553

It Takes Time ‘: sobre la estructura futura de la Iglesia Anglicana”



E-CORPUS ES UN SERVICIO DE LA COMUNIDAD DE CORPUS: UNA INCLUSIVE MINISTERIAL COMUNIDAD DE FE

  1. corpus.org

Celebrando cuarenta años de servicio al pueblo de Dios

AMERICA

 

James Hanvey | 15 de julio 2014 – 17:40 |

Las mujeres reaccionan tras la Iglesia de Inglaterra Sínodo aprueba la ordenación de mujeres obispos, 14 de julio.

Hace casi 27 años asistí a un debate entre Rowan Williams y Graham Leonard en Christ Church, Oxford. Fue sobre la posibilidad de ordenar mujeres al sacerdocio. Por supuesto, el Papa Juan Pablo había resuelto que la Iglesia Católica no tiene competencia para cambiar la tradición y, además, había prohibido cualquier debate sobre la cuestión, al menos en la Iglesia Católica. Pero a veces las preguntas no pueden ser resueltas antes de tiempo, incluso por decreto papal o episcopal. Hay un sentido en el que la propia comunidad trata de una decisión acerca de la “madurez” y toma su tiempo para llegar a una comprensión más profunda y la paz. Esto, también, puede ser obra del Espíritu Santo.
Invariablemente, el debate en la Iglesia de Cristo era educado. En ningún momento me sentí no había ningún peligro para mi presión arterial: se trataba de un debate muy Anglicana. No recuerdo a cada lado el desarrollo de un argumento irrefutable, pero sí recuerdo que amanece en mí, tal vez un poco tarde, que cualesquiera que sean las cuestiones teológicas, era el debate sobre la identidad del propio anglicanismo: ¿era una iglesia reformada o era una iglesia católica? Podría ser las dos cosas?
Varios años más tarde, un amigo y sacerdote anglicano me llamó para decirme que, por fin, el Sínodo ha votado a favor de la ordenación de mujeres. Observó que a pesar de que había sido un proceso doloroso, la decisión se había llegado a una muy legítima Anglicana manera-a través de las casas de los obispos, el clero y los laicos. No había sido unánime, pero que había sido un proceso de discernimiento que participa todo el cuerpo de la iglesia. Me alegré de que se trataba de una decisión que, obviamente, le trajo consuelo, y especialmente contento por su esposa y mis otros amigos que luego pasó a ser ordenado. Aunque, en esta ocasión yo no compartía su posición teológica, nunca dudé de su integridad y su deseo de servir a la iglesia, los sacrificios que habían hecho y continúan haciendo, y el poder y la gracia de su ministerio. Han mantenido ante mí el desafío profundo y consoladora del sacerdocio de Cristo, que en última instancia debe trascender el género, ya que pertenece a todo el Pueblo de Dios. Por supuesto, tanto teológica y culturalmente haber aceptado la ordenación de mujeres al sacerdocio habría sido incoherente no aceptar que las mujeres podrían llegar a ser obispos.
No sé si hay una teología del sacerdocio en la tradición anglicana. En cualquier trato que he tenido con los anglicanos, ya sea de “alto” o “bajo”-Me ha impresionado por su compromiso cultural y evangélica, pero he sido consciente de la amplia variación en su comprensión de lo que su sacerdocio es e implica. Así pues, tenemos una iglesia que se encuentra en proceso de redefinición de sí mismo y parte de eso parece ser la búsqueda de una eclesiología funcional de la tolerancia, una teología reconocido de la pluralidad dentro de un cuerpo que se le permite expresarse de diferentes formas y disciplinas . Parece que es una línea ordenada caminar aquí entre la pluralidad y lo que algunos ven como un cisma estructural tolerado.
Me pregunto si el deseo de adaptarse a las diferentes teologías de forma expresa las diferentes formas de la oficina alcanza una verdadera comunión eclesial, o si representa un compromiso tenso en el que la gente, en su mejor momento, tienen profundas disposiciones de caridad para con los demás, pero vivo con una especie de desolación tranquila en un alojamiento body.Structural divididas no significa necesariamente conciliaciones como sabemos por nuestra propia experiencia eclesial.
También me pregunto cómo sería ser como para ser obispo en tales circunstancias. ¿Cómo se puede tener una sensación real de ser un foco de unidad eclesial y ejercen una solicitud pastoral profundo para todo el Cuerpo de Cristo, cuando una parte significativa de ese Cuerpo rechaza el ministerio de alguien? La metáfora más utilizada en la conversación después de la decisión es la de la familia-una familia en la que no puede haber diferencias de los compromisos y los estilos de vida, pero que todavía quiere seguir siendo una familia con obligaciones mutuas. ¿Es esa metáfora ahora un recuerdo nostálgico de un establecimiento anterior o es el comienzo de una eclesiología renovada genuinamente que el anglicanismo necesita si ha de evitar una serie de acuerdos ad hoc que, en última instancia afianzan la división en lugar de resolverlo?
La Iglesia de Inglaterra está sufriendo una profunda transformación cultural como teológica y espiritualmente. Alrededor de sus cuestiones teológicas son también las nacionales y culturales. ¿Puede seguir siendo una iglesia establecida? ¿Eso realmente servir a la nación y de las otras comunidades cristianas como a menudo se afirma? ¿Permite la iglesia una verdadera libertad ni tampoco la sutileza fuerza en alojamientos con el espíritu de la épocadel Estado laico? De quién es realmente en la moneda?
No hay duda de que el fracaso de la Iglesia Anglicana de acordar mujeres obispos del año pasado atrajo una considerable presión por parte del gobierno y el parlamento para cambiar. De hecho, el riesgo de asimilacionismo puede surgir de los lugares más insólitos: la cuestión de las mujeres obispos fue casi eclipsado por el apoyo de Lord Carey para legalizar la muerte asistida. Se planteó una cuestión profunda, pero sin dirección sobre el testimonio de un “nacional” de la iglesia, aunque la cuestión de las mujeres obispos y la defensa de la iglesia de la vida pueden parecer muy alejados en la mente del público, están teológicamente relacionados con la propia naturaleza de la fidelidad de la iglesia de Cristo en la historia: no sólo la forma en que vive esa fidelidad, pero ¿cómo se trata de discernir en cada edad.
Por supuesto, nuestra propia iglesia no puede ser simplemente un miembro de la audiencia como el drama anglicano se desarrolla. La Iglesia Católica, en virtud de su propia naturaleza, tiene un gran solicitud efectiva y afectiva para todo el Cuerpo de Cristo. Con los años me he sentido privilegiado para observar la Iglesia Anglicana a desarrollar y evolucionar no sólo en respuesta a las presiones de la demografía y el cambio cultural, pero con una búsqueda profunda y costosa para los modos de encarnar el evangelio. Para todos nosotros, hay una sensación de que lo que emerge contiene una verdad duradera y la contingencia con el que se debe dar forma a la historia. Eso puede ser confuso, conteniendo el dolor y la esperanza, y la lucha entre los cantos de sirena de integrismo y el asimilacionismo y el diferente tipo de política secular que ambos representan.
Pero he sido consciente también de las enseñanzas de Karl Barth en la paciencia de Dios, que no sólo espera a nosotros, pero nos acompaña y, en todos los sentidos, hace que el tiempo para nosotros. Esto está lejos de un proceso político de cambio; se trata de cómo vivimos y damos forma a nuestra historia de salvación a fin de hacer a Cristo visible y disponible en nuestra época. La paciencia es más que el pragmatismo o incluso una virtud, es una gracia que nace de nuestra confianza en la fidelidad de Cristo a nosotros. Toda comunidad cristiana, especialmente la nuestra, necesita esta paciencia como un don eclesial.
Desde que escuché el debate en la Iglesia de Cristo hace tantos años, las palabras de Rowan Williams quedaron conmigo. Si yo les recuerdo, dijo que a medida que una iglesia que necesitábamos para eliminar todo lo que nos impide vivir y testimoniar el Evangelio de Cristo. ¡Sí! Eso sin duda es la tarea principal de un obispo sea cual sea el género o lo que sea la confesión. Es el duro trabajo de amor por la gran iglesia sobre la que ninguno de nosotros puede ser complaciente.
James Hanvey, SJ, es maestro de Campion Hall, Oxford.

COLOMBIA: Intelectuales proponen a Santos “cultura de paz”


El Espectador, 24-07-14

Manifestaciones por la paz

Un grupo de influyentes artistas, académicos y escritores enviaron una carta al presidente Juan Manuel Santos proponiendo un ambicioso plan de cultura de paz.

Carta al presidente Santos

Esta carta tiene dos destinatarios importantes. Uno, usted, Señor Presidente de la República, doctor Juan Manuel Santos, a quién le depositamos una enorme cantidad de votos por el anhelo de la Paz. Y otro la opinión pública. Es una carta de esperanza.

Presidente:
En este país estamos con las esperanzas puestas porque vislumbramos, después de muchos muertos, desaparecidos y de grandes frustraciones y aplazamientos a la solución política del conflicto, que la Paz, además de necesaria y urgente, es posible.

Eso no nos impide ver los enormes obstáculos por los que atraviesa esta esperanza. Los enemigos de la Paz son muchos y muy poderosos. Existe también un enemigo silencioso e intangible que actúa de manera secreta y ofrece el mayor de los peligros. Es el imaginario de los colombianos y colombianas que ha sido manipulado y dañado por tantos años de exclusión, autoritarismo y desafecto.

Han sido muchos los años en los que se le ha ido instalando a la gente la idea de la salida violenta para solucionar los conflictos. Y con esta bandera se han excluido grandes opiniones y propuestas de los movimientos sociales, así como de los intelectuales y artistas. Tenemos que reconocer, Presidente, que tenemos una democracia recortada e incompleta.

Quienes suscribimos esta esperanza provenimos en su mayoría de las artes, las letras y la academia. Sentimos la necesidad de que se produzcan reformas no solo en el campo de lo social y político. Proponemos emprender una gran reforma que le otorgue a la Paz la dimensión cultural, que sea capaz de contribuir desde el universo simbólico a la reparación y a la destitución de la idea peregrina de la necesidad de la violencia, el autoritarismo y la confrontación para solucionar los conflictos. Promover la cultura para la paz es impostergable. La transformación de los espíritus hay que emprenderla desde ahora.

La solución política requiere con urgencia de una cultura que promueva y aclimate la paz. Proponemos una reforma cultural de fondo que contribuya al gran debate de las ideas que necesitamos para orientar nuestro destino hacia una sociedad en paz con justicia social. Una reforma cultural que nos permita convertir a Colombia en un país -por excelencia- donde florezca la creación en las ciencias, las artes, el deporte y la técnica. Un lugar de creación en el arte y en la política. Un verdadero centro de pensamiento desde donde podamos aportar a la construcción de la paz y a la ampliación de la democracia en nuestro territorio. Y contribuir, desde las artes, la inteligencia, la cultura y el deporte, a las mejores y más creativas relaciones con los países vecinos y con el mundo.

Sabemos que estos cambios no se hacen solos y que se necesitan personas e ideas para logarlos. Usted está ahora pensando el gabinete que lo acompañará, y de quienes lo integren dependerá en mucho la política para la paz y la convivencia. Le escribimos, Presidente, para proponerle una persona para el cargo del Ministerio de Cultura.

Esa persona es Hollman Morris, un hombre demócrata, un hombre de la cultura, que ha logrado desde el Canal Capital producir cambios en la percepción de los televidentes sobre la ampliación de la democracia y la cultura, dos fundamentos de la paz.

Tenemos la certeza de que todo lo que atañe a la cultura le atañe a toda la sociedad. La cultura en todas sus manifestaciones, estéticas y antropológicas, siempre resulta decisiva como instrumento para la construcción de la paz. Hollman Morris es alguien que entiende, como lo ha demostrado en su largo ejercicio periodístico, que la cultura y la paz tienen unas mismas raíces y, si se quiere, que son sinónimas. Hollman es un incansable luchador por la reconciliación y la búsqueda de una cultura de paz. Por ello ha merecido importantes reconocimientos internacionales. Recibió el Premio iberoamericano de periodismo de la Fundación García Márquez, de las propias manos de nuestro nobel. El Premio internacional ciudad de Nüremberg por la defensa de los derechos humanos y el Premio Mundial Human Rights Watch, entre otros.

Creemos que es la persona idónea. Y la proponemos en la seguridad de que contribuirá de manera determinante a construir y legitimar una cultura de paz, que concite lo mejor que tenemos los colombianos y colombianas, que es la capacidad de crear y de ser, a la vez, un país diverso y unitario. Es hora de darle una oportunidad a la cultura para contribuir a reemplazar la confrontación armada por los grandes y complejos debates de ideas y por las grandes polémicas acerca del destino de nuestro país en el planeta.

Sergio Cabrera. Cineasta
Aura Lucía Mera Becerra Escritora. Periodista. Ex-directora de COLCULTURA.
Lisandro Duque Naranjo. Cineasta y periodista.
Alfredo Molano. Escritor e investigador social.
Juan Manuel Roca. Poeta.
Salvo Basile. Cineasta. Director Festival Internacional de Cine de
Cartagena.
Simón Vélez. Arquitecto.
Jotamario Arbeláez. Poeta.
Patricia Ariza. Dramaturga, directora y poeta.
Julio César Londoño. Escritor y periodista.
Evelio José Rosero Escritor
Carlos Jacanamijoy. Artista y pintor.
Fernando Rendón. Poeta. Director Festival Internacional de Poesía de Medellín.
Víctor Gaviria. Cineasta.
Jaime Echeverri. Escritor y psicoanalista.
Santiago Rueda Fajardo PHD en Historia del Arte.
Gilma Suárez. Fotógrafa. Directora Fotomuseo.
Carlos Satizábal. Poeta y Teatrista. Profesor asociado Universidad Nacional de Colombia.
Nicolás Uribe Pachón. Músico y compositor.
Diego Pombo Pintor, diseñador, escultor. Directivo de A jazz go, festival de jazz de Cali.
Jorge Bustamante Escritor
Beatriz Monsalve Actriz, directora de la sala Salamandra y el grupo Barcoebrio de Cali.
Gabriel Jaime Franco. Poeta. Miembro de la organización del Festival Internacional de Poesía de Medellín.
Alfredo Garzón. Caricaturista.
Felipe Aljure Cineasta Director
Gustavo Castro Caycedo Periodista, escritor.
Monik Svadie. Escritora y artista plástica.
Víctor López Rache. Poeta y narrador.
Alberto Amaya. Productor de cine y tv y documentalista.
Juan Ángel Actor
Germán Arrubla Artista Visual
Raúl García Rodríguez Músico. Fundador Orquesta Filarmónica Bogotá
Federico Díaz Granados Poeta y Gestor Cultural.
Juan Pablo Ruiz Economista Ambiental y Columnista.
Alejandro Ramírez Músico. Compositor
Bruno Díaz Obregón Actor. Músico. Exconcejal de Bogotá.
José Luis Díaz Granados Escritor
Jairo Santa Decano LaSalle College
Raúl García Cineasta.
David Lozano Artista Visual. Profesor Asociado Universidad Nacional de
Colombia.
Yolanda Zuluaga Historiadora. Doctora en Socióloga
Alberto Quiroga Escritor.
Ciro Guerra Cineasta.
Daniel Aguirre Licht Antropólogo-Etnolingüista.
Gloria Chvatal Pintora.
Tatiana Mejía Poeta.
Gonzalo Quintero Economista
Jairo Guzmán Poeta.
Rafael Patiño Poeta.
Fernando “Flaco” Solórzano Actor de Teatro, Cine y Televisión
Germán Yances Periodista
Tomás Jaramillo Director de Teatro.
Esteban Jaramillo Director Galería La Cometa.
Diego García Documentalista.
Danesis Arce Productor Audiovisual.
Juan Carlos Delgado Director Audiovisual.
Luz Eugenia Sierra Editora.
Juan Camilo Arango R. Artista Plástico. Soler Studio
Jaime Londoño Editor y Poeta
Gustavo Mauricio García Editor.
Guillermo Santos. Fotógrafo, profesor Universitario.
Édgar Salas Editor
Olivia Miranda Artista Plástica
Paula Silva Historiadora, Gestora Cultural
Esteban Jaramillo Aristizabal Promotor Cultural, Galería LA COMETA
Juan Badel Flórez Creador audiovisual
Ángela María Contreras Millán Diseñadora industrial, joyera
Diana Drews Artista plástica
Juan Fernando Jaramillo F. Pintor
Gabriel Silva Rubio Pintor
Felipe Castelblanco Artista visual. Academia Real de Arte de Londres
Adriana Ramírez Maestra en Artes.
Verónica Jaramillo Flórez Arquitecta. Ceramista
Mónica Botía Profesora Pontificia Universidad Javeriana
Natalia Giraldo Diseñadora industrial.
Laura Jaramillo Diseñadora de moda
David Armando Palacio A. Maestro en Bellas Artes
Paula Gutman Docente
Felipe Moreno Salazar Director del Festival de cortos El Espejo
Carolina Ciro Cine Libertad
German Ossa Director Encuentro de Críticos de Cine en Pereira
Juan Esteban Rengifo Director Festival de Cine de Popayán
Daniel Bejarano Festival de Cine comunitario Ojo al Sancocho
Gloria Hoyos Festival de Cine de San Agustín
Fernando Charry Mirada de Gato del Huila
Ricardo Perea Vargas Realizador Audiovisual
Juan Bernardo Peñalosa Profesor. Universidad del Tolima
Alberto Cadena Festival de Cine SURrealidades
José Ricardo Jimenez B. Matemático. Gerente educativo
Francisco Restrepo Vargas Organización Semillas
Salomé Arbeláez Jaramillo Educadora en Primera infancia
Franky Aljure Psicólogo Clínico
Jaime Muñoz Diseñador y gerente Dos Diseño Inky
Camilo Acosta Chef y Gerente A & B

 

Fuente: http://www.elespectador.com.co

Unos 50 sacerdotes católicos fueron obligados a colgar los hábitos por abusos sexuales


Un total de 52 sacerdotes católicos fueron obligados a colgar los hábitos en Inglaterra y en Gales, tras ser declarados culpables de abusos sexuales, desde la puesta en marcha en 2001 de las nuevas medidas para luchar contra estos actos, según una comisión de la iglesia católica.

Esta comisión independiente, destinada a “garantizar la PROTECCIÓN de los menores y de los adultos vulnerables en el seno de la iglesia” católica en Inglaterra y en Gales, indicó también que se presentaron 487 acusaciones de agresiones sexuales contra miembros del clero entre 2003 y 2012.

Asimismo, 31 miembros del clero más fueron acusados de poseer imágenes indecentes de menores.

“Desde 2002, hemos informado automáticamente a la policía de cualquier acusación, ya sea sobre hechos pasados o actuales”, declaró a la AFP Danny Sullivan, presidente de la National Catholic Safeguarding Commission (NCSC).

La comisión reconoce, no obstante, que muchos casos no pudieron registrarse, ya que las víctimas rechazan reconocer los abusos.

 

http://noticias.terra.com.co/internacional/europa/unos-50-sacerdotes-catolicos-fueron-obligados-a-colgar-los-habitos-por-abusos-sexuales,bfb022688f967410VgnCLD200000b2bf46d0RCRD.html

RESPUESTA DE LA “CASA DE LYDIA” ANTE EL RETIRO DEL APOYO DE LA AQUIDIOCESIS CATÓLICA DE CINCINNATI.


La semana pasada nos entristeció que la Arquidiócesis Católica de Cincinnati retiró dinero de la subvención para la lavadora Casa / secadora del Lydia. Esta decisión se produjo porque la Comunidad Resurrección, una congregación católica que está dirigido por una mujer  sacerdote, fue invitada a orar con nosotros para la Fiesta de María Magdalena. Desde nuestros inicios, hemos estado agradecidos por el apoyo financiero de la Comunidad Resurrección y estábamos entusiasmados por la oportunidad de orar juntos en un día que tenía un significado espec ial para todos nosotros. A pesar de que se vieron afectados por la decisión del arzobispo, estamos listos para seguir adelante y volver a centrarse en el trabajo de la hospitalidad que se encuentra en el corazón de la casa de Lydia. Nos gustaría tomar cualquier justa ira que se ha suscitado en nuestra comunidad y dirigirla hacia la fabricación de un mundo mejor para las mujeres; para nuestras hijas, entre sí, y especialmente para las mujeres pobres en la casa de Lydia y alrededor de nuestra ciudad.
Lo que más nos gustaría destacar de esta experiencia triste y confuso es el abrumador apoyo que hemos recibido de los católicos de todo el país esta semana y los más de $ 7,000 en donaciones que han llegado a través de nuestro buzón de correo ya través de Internet. Ahora nos hemos pagado nuestra lavadora / secadora y financiamos nuestra porción de un año de prácticas ministerio de las mujeres largas que vamos a co-anfitrión con una iglesia local en el otoño. Gracias!
A medida que más donaciones vienen en que estamos lidiando con el uso de la mejor manera. ¿Podría alguien recomendar una organización local que sirve a las mujeres en situación de pobreza y tiene una necesidad urgente de fondos? Tenemos lo que necesitamos y queremos compartir esta efusión con otros en mayor necesidad.
a message from Lydia’s House (un mensaje de la casa de Lydia)
Remitido al e-mail

PARA EL SACERDOCIO FEMENINO: “LA PUERTA ESTA CERRADA” Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*


 

images

 

Es casi imposible mirar una puerta cerrada, que no llame la atención y que se haga centro de curiosidad, para quienes se encuentran frente a ella. La puerta bien puede ser la del sótano, o la de la buhardilla, estas puertas despiertan gran intereses tanto a chicos como a grandes.

 

Detrás de cualquiera  puerta que este cerrada, depende de dónde la estemos mirando, si estamos fuera de la puerta, no vemos lo que sucede dentro, y si estamos dentro, no podemos ver lo que sucede afuera.

 

Cuando esa “puerta” se abra, uff, cómo nos encontraremos de sorpresas! El símbolo de la puerta es genial! Está llena de historias, cuentos y leyendas, ahí no solamente hay cosas “viejas”, ahí también se “tejen” historias nuevas!

 

No hay puerta cerrada que no sea abierta, en algún momento. Alguien la tiene que abrir, no importan quien lo haga, puede ser un adulto mayor, una mujer, un varón, un joven, o un niño. Lo puede hacer de día o de noche, en cualquier época o estación del año, y lo que a todos/as preocupa, es que si es con permiso o sin permiso.

 

Es interesante pensar en la puerta, como la puerta de las ciudades. El día que se abra, será la puerta de la Justicia  (I Reyes 7:7) delante de toda la Comunidad! Que estará atenta y ansiosa de conocer el acontecimiento que ahí sucederá, igual como sucedió en el caso de Rut 4:1-12, que se rompieron los esquemas de la sociedad patriarcal racista, de ese entonces, por sugerencia de Noemí, apoyada por Rut y por Booz!

 

Recojo las palabras del Papa Francisco: “una iglesia sin mujeres es como el Colegio Apostólico sin María”.

 

En todo lo que ha dicho Francisco, hay mucha tela para cortar, nosotras como mujeres, encantadas estamos listas; con el hilo y la aguja para bordar, dialogar y compartir con nuestros hermanos varones, la teología femenina dentro de la Iglesia sobre el sacerdocio femenino, a fin de complementar esa parte que Francisco reconoce con mucha humildad: “no hemos hecho una profunda teología de las mujeres”.

 

“A ti Pedro daré las llaves del Reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo”. Mateo 16:19.

 

¿Buscabas las llaves para abrir la puerta? Ya sabes quién las tiene. Las tiene Pedro=Francisco, obispo de Roma.

 

Ha quedado totalmente descartado, que la culpa la tenga la Esencia Divina, según el texto, ha quedado muy claro; “lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo” (Mateo 16:19). O se atreverán a decir que este texto por no traerlo a colación los otros evangelistas, no es un texto original, confiable, histórico y por lo tanto es de dudosa procedencia? Que es una interpolación que hizo la Comunidad o seguidores de Mateo. Todo es posible, pero “lo escrito, escrito esta”, dijo Pilatos.

Bien lo ha dicho el obispo de Bilbao la cuestión “no esta abierta” y tampoco  “no se pueden explicar en un minuto” tiene toda la razón es que son muchos milenios de “tradición”…

Seguimos esperando. Estamos abiertas al dialogo, en la puerta de la ciudad, en la puerta de la Justicia. Rut 4:1-12.

 

*Presbitera católica romana

Etsi Deus non daretur: ¡Vivir como si Dios no existiera!


La expresión se le atribuye al  teólogo y pastor, Dietrich Bonhoeffer (1906-1945).  Sin embargo, la autoría le corresponde al jurista, escritor, poeta y teólogo holandés, Hugo Grocio, quien la pronunciaría tres siglos atrás. Por supuesto, Bonhoeffer la retoma y la contextualiza desde la realidad de su cautiverio: prisionero en la celda número 92, de dos por tres metros cuadrados, en la cárcel de Tegel, en Berlín, Alemania.

“Vivir como si DIOS no existiera…”. La frase a simple vista podría sonar como una provocación paradójica, una especulación que apela a la vacuidad teológica. O, podría interpretarse como el último grito de un teísta que ha consumido su presupuesto de fe y se ha rendido ante el abandono, la decepción, la desilusión y se transforma en un ateísta reconociendo que Dios es un concepto, una invención de  la humanidad, inútil de sustentar.

Por ello, la expresión y su contenido, requieren del análisis para encontrar su relevancia para nosotros, los del presente siglo.

Para este hombre, de 39 años en ese entonces, esta declaración es un llamado a considerar al ser humano en su relación con DIOS y la cristología.

Su legado o testamento teológico, expresado en tan SOLO cincuenta páginas de cartas que sacó de contrabando de la prisión -posteriormente se publicaría como Resistencia y Sumisión-, tiene que ver con esa acción divina y misteriosa que en demasiadas ocasiones es para nosotros  ininteligible.  Es esa analogía de un DIOS que se esconde, calla y decide a sabiendas de nuestras necesidades, permanecer en silencio.  Es el Dios que se manifiesta en su no manifestación y deja sin solución lo insoluble. En síntesis, ¡dejar a Dios ser Dios!

Esta deconstrucción teológica no procede de un pensador que cavila en la COMODIDAD de su escritorio y en un ambiente de relativa paz. Es el convencimiento de un seguidor de Jesús quien arremete desde su experiencia límite y como prisionero sentenciado a muerte.

Feldmann (2007), uno de sus biógrafos, en su libro Tendríamos que haber gritado, comparte que la teología de Bonhoeffer se yergue desde las tinieblas y crece en la noche. Es el “diálogo obstinado y lleno de confianza con un Dios que se oculta mientras, en apariencia, el único en escuchar es el Diablo y la muerte se agazapa en la puerta de la celda” (pág. 233).

Quizás por ello, Bonhoeffer apelaba a la radicalidad: “El silencio de Dios se ha convertido en una experiencia embarazosa para la mayoría de cristianos. Tener fe parece una cosa arriesgada y difícil, y aún imposible”. Más adelante diría: “No puede haber fe sin riesgo”.

¿Por qué no toleramos ese tal llamado silencio de Dios? ¿Por qué no puede coexistir la fe sin el riesgo?

Por lo que parece una respuesta simple es a la vez compleja.  Bregamos con paradigmas que se han encargado de ofrecernos a un Dios amorfo muy distante al que la Biblia nos modela.

Nos hemos encargado de fabricarnos a un DIOS a nuestra imagen y semejanza que se sujeta a nuestras exigencias y pretensiones. Nada más cercano a ese dios tapagujeros –otra metáfora utilizada por Bonhoeffer-, que se rinde ante nuestros altares consumistas y por ello ensalzamos a ese salvador más como un mago que como Dios. Por supuesto, siempre sobraran en las filas compradores de ese producto que llaman dios.

Nos equivocamos al creer que tenemos la franquicia o el monopolio de DIOS y pensar que él va a bendecir todas nuestras incursiones. ¿Creerán los israelíes que Dios pelea a favor de ellos en los actuales atentados contra una pequeña franja de tierra llamada Gaza? O, ¿Estarán pensando los más extremistas de Hamás (Movimiento Islámico de Resistencia), que en nombre de su Dios, tienen la bendición para acechar a sus contrincantes?

Lo cierto es que la fe en Dios y con Dios es una relación que no podemos manipular a nuestro antojo o conveniencia. “Se abusa cuando hablamos de Dios como si lo tuviéramos en todo momento a nuestra disposición y nos hubiéramos sentado en su consejo” (Feldmann, 245).

Por otro lado, nos conformamos más con el Dios que rechaza el dolor, la soledad y el sufrimiento, cuando ciertamente lo asume, lo carga y lo padece en el ABANDONO de su cruz (Mateo 8:17, 27:46). Lo paradójico es que a partir de su marginación encontramos nuestra reconciliación y liberación.

En esta misma línea, seis años antes de ser acusado por el régimen nazi, Bonhoeffer escribió unas cuantas líneas estando en Nueva York: Por haberse hecho Dios un hombre POBRE, miserable, desconocido y fracasado, y no haber querido desde entonces que se le encuentre sino en esa pobreza, en la cruz, por eso precisamente no podemos desentendernos del hombre y del mundo, por eso precisamente amamos a nuestros hermanos” (Feldmann, pág. 235).

Nos asustan esas pausas silenciosas divinas porque demandamos justas respuestas, pero si no llegan, siempre encontraremos a quien responsabilizar por nuestra falta de fe y, eximimos a Dios quien quizás es quien se abstuvo de actuar.  Y así, limitamos nuestra concepción de Dios y perdemos la oportunidad de vivir con su consecuencias, situando la fe como un estilo de VIDA y no solo como especulación religiosa.

La fe es un riesgo porque ella no nos garantiza, como se ha dicho,  nuestra seguridad y mucho menos la solución a todos los planteamientos humanos. Debemos recordar que el seguimiento de Jesús se ejercita en la realidad de la vida disfrutando de los beneficios del mundo, así como de las tribulaciones que éste ofrece.

El profeta Habacuc fue testigo de  vivir como si Dios no existiera. Ante el panorama desolador y marchito de lo profundo exclamó: “Con todo, yo me alegraré Yahveh, y me gozaré en el Dios de mi salvación.” (Habacuc 3: 17).  Sadrac, Mesac y Abednego también reconocieron lo que era una VIDA con y sin Dios (Daniel 3:18 c). Sin embargo, Dios tenía un plan trazado y por eso los rescató. En caso  contrario estos jóvenes estarían engrosando la lista de los mártires que menciona la Biblia.

Y, ¿qué decir de Bonhoeffer, quien durante casi dos años de prisión hasta su muerte, convivió con Dios y sin Dios hasta el último aliento de VIDA?

Eberhard Bethge, amigo del mártir, retrata en su biografía las palabras del último testigo de la sentencia ejecutada. Éste fue un médico del campamento, cuya opinión, por cierto, no estaba parcializada. En ese entonces para él Bonhoeffer era una víctima anónima que enfrentaba la horca. Diez años después escribiría: “…en mis casi cincuenta años de actividad profesional como médico no he visto a nadie morir con una entrega tan total a DIOS” (Bethge 1970, 1246).

La muerte de Dietrich Bonhoeffer, es la evidencia de un hombre que se abandona no a un destino incierto, sino a las manos de Dios y a su soberanía, con gracia, entrega, AMOR y convicción.

Estemos de acuerdo o no con la teología bonhoefferiana, su reflexión infunde respeto, pues es el pensamiento de un hombre que esculpió su fe tanto en las mejores alboradas de sus días, como en las más profundas noches de su vida. “Este es el fin; para mí el principio de la vida…” Fueron las últimas palabras de este mártir.

 

Referencia

Bethge, Eberhard. (1970). Dietrich Bonhoeffer. Teologo-Cristiano-Actual. (T. Ambrosio Berasian).   Bilbao, España: Editorial Desclée de Brouwer, S.A.

Feldmann, Christian. (2007). Tendríamos que Haber Gritado. La vida de Dietrich Bonhoeffer. (T.Rafael Fernández de Maruri). Bilbao, España: Editorial Desclée de Brouwer, S.A.

 

 

http://www.lupaprotestante.com/blog/etsi-deus-non-daretur-vivir-como-si-dios-existiera/

La educación en Colombia aumenta las brechas sociales


Creado en Lunes, 14 Julio 2014 02:11

Una mirada sorprendente sobre las diferencias de calidad en la educación básica -y en acceso a la inicial y a la universitaria- entre el sector privado y el público, entre hombres y mujeres, entre ricos y pobres. ¿Cuáles son las prioridades?

Julián de Zubiría Samper*
Educación para la desigualdad
Con frecuencia hemos oído que la educación es el mejor mecanismo para el ascenso social, y que por eso la educación cumple un papel esencial en la disminución de las inequidades sociales. Esta afirmación, verdadera en varias democracias del mundo, todavía no es cierta en Colombia.
Por ejemplo, entre los jóvenes colombianos que se presentaron a las renombradas pruebas PISA en 2012, el que provenía de la educación pública obtuvo en promedio 50 puntos menos que el alumno de la privada.  Así mismo, quien no tuvo ningún año de educación inicial, obtuvo 34 puntos menos que quién sí lo tuvo. Y si es mujer, en el área de matemáticas consigue en promedio 25 puntos menos.
Dado lo anterior, en Colombia una joven de sectores populares tiene en promedio, para el grado noveno, 109 puntos menos que un joven de estrato alto en su prueba de matemáticas.
En Colombia una joven de sectores populares tiene en promedio, para el grado noveno, 109 puntos menos que un joven de estrato alto en su prueba de matemáticas.
Este resultado equivale a tres años menos de educación, lo cual es tanto como  decir que aunque ambos estén cursando el grado noveno, la mujer de menor estrato ya ha “perdido” tres años de escolaridad. Es como si ella sólo hubiera alcanzado el grado sexto, aunque lleve cursados nueve años.
Gracias a la educación inicial y a los beneficios del mayor nivel sociocultural de su familia, en primero de primaria el niño de estrato alto le lleva una ventaja cercana a los cuarenta puntos al niño de estrato popular.
Pero falta lo más grave: la distancia entre los resultados va aumentando con el paso de los grados, de modo que hasta ahora la educación pública en Colombia no logra cerrar la brecha social. Por el contrario, las distancias aumentan con el paso del tiempo.
Dicho de otra manera: la calidad desigual de la educación colombiana está aumentando las desigualdades sociales. Es como si tuviéramos dos sistemas educativos: uno para pobres y otro para ricos, y que debido a ello, todos los jóvenes tendieran a permanecer en un estrato social similar al que nacieron. En términos técnicos a esto se le llama inmovilidad social. En consecuencia, Colombia presenta una muy baja tasa de movilidad social educativa.

Grupo de estudiantes presentan la prueba PISA.
Foto: Sergio Dávila
Igualdad y educación
Las democracias necesitan una educación pública robusta para garantizar que el pueblo de veras ejerza el poder con criterio, argumentos, razón y voluntad, y para asegurar que quienes lleguen arriba lo hagan por méritos propios y no por la cuna en que nacieron.
Por eso en las democracias más consolidadas es común encontrar una educación pública de muy alta cobertura y calidad, como demuestran el norte de Europa y Canadá: son países con muy buen desempeño en las pruebas educativas mundiales y baja dispersión en sus resultados.
Por eso mismo no es casual que exista alta correlación entre igualdad social y alta calidad educativa. Por el contrario, países ricos pero desiguales no tienen un sistema educativo universal de alta calidad: en las pruebas internacionales, países como Estados Unidos, Alemania o Inglaterra tienen resultados muy por debajo de países como Finlandia, Polonia, China o Cuba.
Las mujeres, rezagadas
Teniendo en cuenta los 65 países que  presentaron la prueba PISA en 2012, la distancia entre los resultados de hombres y mujeres en ciencias y matemáticas convierte a Colombia en el segundo país con mayor desigualdad en su logro educativo según el género. En matemáticas, la diferencia es de 25 puntos a favor de los hombres; y en ciencias, es de 18 puntos (mientras en el resto del mundo las diferencias no son significativas).
La distancia entre los resultados va aumentando con el paso de los grados.
En ambas áreas, Colombia muestra más desigualdad que los países musulmanes. Podría decirse entonces que en Colombia tenemos una “burka” educativa, que aun no ha sido objeto de análisis e investigación. Y, como todos sabemos, lo que no se investiga e interpreta no puede remediarse.
Las diferencias entre hombres y mujeres es menor en países de América Latina como Argentina o Uruguay, y aun en otros reconocidamente “machistas”, como sería el caso de México.
Aumentan…y disminuyen las distancias
Como Colombia es uno de los países con más mala distribución del ingreso en América Latina, la educación de calidad tan distinta para ricos y pobres ratifica y consolida las inequidades existentes. Eso significa quien ingresa a la educación pública básica tiene alta probabilidad de permanecer en un estrato bajo.
La situación fue especialmente grave durante los gobiernos de Uribe (2002 a 2010), ya que en las pruebas SABER, los resultados de los colegios públicos rurales retrocedieron significativamente respecto de los colegios privados. Así lo muestra la gráfica siguiente:
 
De allí la gran importancia del Programa Todos a Aprender (PTA) que desde 2012 viene ejecutando el gobierno nacional y que ya atiende a 2,4 millones de estudiantes. Al brindarles apoyos especiales a las escuelas oficiales rurales, el PTA está atacando en su raíz una de las causas de los bajos resultados nacionales en educación: la inequidad.

Biblioteca Central de la Universidad Nacional de
Colombia, Sede Bogotá.
​Foto: M. Ewert
Desigualdad temprana
El 94 por ciento de los estudiantes del mundo que presentaron PISA (2012) dijeron haber cursado algunos años de educación inicial. En América Latina, países como Argentina, Uruguay y México alcanzan indicadores del 70 por ciento en este tramo. Esto les garantiza, en promedio 53 puntos adicionales, la que sería la inversión social más rentable que hayamos conocido.
Por el contrario, en Colombia, solo el 33 por ciento de los estudiantes evaluados dijeron haber asistido a más de un año de educación inicial. En los sectores populares todavía sigue siendo muy baja la cobertura de este tramo educativo y solo aumenta significativamente a partir de los 5 años de edad desde que se incorporó el grado cero a la educación básica (en 1994).
Pese a ello, todavía no se cumple lo establecido en la Ley General de Educacióndos décadas atrás: una educación inicial de tres años para niños de todas las regiones y condiciones sociales. Aquí se gesta la inequidad que se verá agravada por una educación pública de tan baja calidad como la que hasta ahora hemos alcanzado.
De aquí se sigue que garantizar una educación inicial general de 3 años será una de las tareas esenciales para el gobierno que se inicia en un mes.
La universidad, al revés
Al contrario de todo lo anterior, la alta calidad que se ha logrado en algunas universidades públicas de Colombia, sí permite la movilidad social que no asegura la educación básica.
Por eso mismo es necesario garantizar el derecho que actualmente está garantizado de manera muy parcial. Una educación universitaria pública, gratuita y de calidad para los sectores populares tendrá que convertirse en otra de las metas de la administración que se inicia.
En conclusión
En las democracias, la educación pública de calidad es un derecho que debe ser garantizado por el Estado.
En Colombia será imposible disminuir las inequidades mientras la educación pública básica no alcance más calidad y no aseguremos el derecho a la educación inicial y universitaria para los sectores populares.
La baja calidad de la educación pública básica y la baja cobertura en la educación inicial y universitaria agravan las inequidades y disminuyen la movilidad social.
Trabajar de manera conjunta por el derecho a la educación pública de calidad es una condición necesaria para fortalecer la democracia. Si queremos que la educación ayude a los pobres a salir de la pobreza, antes hay que ayudar a la educación pública a que salga de la pobreza en que se encuentra.
* Fundador y director del Instituto Alberto Meranicorreo@institutomerani.edu.co.

COLOMBIA: II CURSO NACIONAL DE ESCUELAS Y HERMENÉUTICAS ESPECÍFICAS DE LA BIBLIA.


Convocatoria

Imagen

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: