ARGENTINA: Cura preso por abusos goza de privilegios en la cárcel


El sacerdote argentino Julio Grassi

El sacerdote argentino desvía recursos de su Fundación

Las donaciones a «Felices los Niños» van a parar a la celda de Grassi

Valores Religiosos, 29 de julio de 2014 a las 17:59

Pese a la causa judicial que condenó a Grassi, Felices Los Niños nunca dejó de recibir donaciones

Detención del padre Grassi/>

Detención del padre Grassi

(Valores Religiosos)- Una nueva denuncia vuelve a colocar al padre Julio César Grassi, detenido desde septiembre de 2013 en la Unidad Penitenciaria número 41 de Campana (Argentina) por abuso de menores, en el centro de la escena mediática. Ayer, antes de la emisión del programa Periodismo Para Todos (PPT), fue allanada la Fundación Felices Los Niños.

Fue por la denuncia judicial sobre desvíos de fondos. PPT reveló anoche la trama de poder que permite al cura seguir gozando de privilegios. Juan Manuel Casolati, secretario de Ejecución Penal de la Defensoría General de San Martín y director de la Fundación desde que Grassi fue detenido, advirtió de entrada el mal estado en el que se encontraba la Fundación e intentó contar con la ayuda del cura hasta que comprobó que él era el problema. Supo que la Fundación recibía muchísimas donaciones, pero que el estado de la misma no lo reflejaba.

«Descubrí que entraban muchísimas donaciones a la Fundación y así como entraban se iban a la cárcel«, contó Casolati a PPT y detalló que la Fundación «recibe de todo, donaciones en especias, ropa, zapatillas, la empresa Ruemes aporta alimento…».

La Fundacion Felices los Niños compra alimento en la Fundación Banco de Alimentos, que vende comida a precios simbólicos. Y además, «recibe donaciones de terceros, de particulares, de privados, de empresas a través de donaciones telefónicas», dijo.

 

 

Casolati describió parte de la maniobra: «Ingresan a la Fundación, retiran de la despensa alimentos y van a la cárcel. En otros casos, la Fundación compra alimentos en algún supermercado o reciben donaciones y van directamente a la cárcel».

«El sistema es bastante engorroso. Cuando no anda la Ford 100 usan la Sprinter, la cargan… con frutas, con verduras, con alimentos, con colchones, han llevado colchones con la sprinter a la cárcel». Eso le permitiría a Grassi gozar de múltiples privilegios en la prisión.

La Fundación que Grassi fundó en Hurlingham en los 90 sigue funcionando. Hoy viven ahí 54 chicos de entre 3 y 18 años. Son huérfanos, llegan desde hogares violentos y con graves problemas económicos. Pese a la causa judicial que condenó a Grassi, Felices Los Niños nunca dejó de recibir donaciones.

Hasta hoy sigue funcionando un sistema de recaudación telefónico que generaimportantes recaudaciones. Sin embargo, la Fundación se cae a pedazos. Padece severos problemas de infraestructura y servicios, además del déficit de víveres por los desvíos que se hacen a la cárcel en la que Grassi está detenido.

Ese desvío de fondos que denunció Casolati fue verificado por el equipo de Canal 13 que siguió la ruta de las donaciones y de las compras de alimentos. Durante tres meses se investigó y saltó que sus principales responsables son dos hombres de extrema confianza de Grassi: Iván Guex y Fabián Amarilla.

 

http://www.periodistadigital.com/religion/america/2014/07/29/cura-preso-por-abusos-goza-de-privilegios-en-la-carcel-iglesia-religion-argentina-fundacion-felices-los-ninos-recursos-desvio-donaciones-j

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: