LA ECOTEOLOGÍA EN EL QUEHACER TEOLÓGICO DEL SIGLO XXI. Dr. Vitorino Pérez Prieto


 

ECOTEOLOGIA

Equipo de investigación Facultad de Teología Pontificia Universidad Javeriana

jueves, octubre 04, 2012

En el décimo aniversario del Equipo de investigación ECOTEOLOGIA de la Facultad de Teología. Pontificia Universidad Javeriana  de Bogotá

Dr. Victorino Pérez Prieto

 

Hay una red infinita de hilos por todo el universo… En cada entrecruzarse de los hilos hay una persona y en cada persona hay una cuenta de cristal.

Y cada cuenta de cristal refleja no sólo la luz de cada uno de los otros cristales en la red, sino también todos los otros reflejos que se dan a través del universo entero”.

(La Red de Indra, Rig Veda)

La creación vive en la esperanza de ser también ella liberada de la servidumbre de la corrupción y participar así en la gloriosa libertad de los hijos de Dios”. (Rom  8,20-22)

Deus meus et omnia”. (Francisco de Asís)

Quiero dejar que exhale aquí mi amor por la materia y por la vida, y armonizarlo, si fuera posible, con la adoración única de la sola absoluta y definitiva Divinidad…”

(P. Teilhard de Chardin, Escritos del tiempo de guerra)

Hay una conocida frase atribuida a Karl Rahner, pero que en realidad la pronunció por primera vez mi gran maestro Raimon Panikkar: “El cristiano [y la cristiana] del siglo XXI deberá ser un místico o no será cristiano [cristiana]”. La frase me parece magnífica –con la conveniente corrección del lenguaje inclusivo-, y es necesario repetirla una y otra vez: las leyes, las normas, los ritos y las mismas prácticas no liberan, aunque puedan ser una ayuda en el camino de nuestra vida; lo que libera es el Espíritu, la vida vivida intensamente, la experiencia plena de la vida en comunión, como hizo y dijo el gran maestro Jesús de Nazaret, el Cristo Liberador.

Pero, del mismo modo, me gusta repetir desde hace años que el cristiano y la cristiana del siglo XXI o es también un/a ecologista y un/a ecopacifista, o busca una ecoespiritualidad, o no podrá ser tampoco un buen cristiano/a, un discípulo/a de Jesús de Nazaret. O busca el equilibrio pacífico con sus hermanos y hermanas de raza, pero también la armonía con la naturaleza, con el hermano  lobo y la hermana avestruz, el hermano colibrí y la hermana alondra, con el hermano árbol y la hermana piedra, con la hermana agua, con el hermano viento y con todo el cosmos. O busca la justicia, la paz y la integridad con toda la creación, creando el mismo relaciones justas con la Tierra y el Cosmos; porque “somos parte de la tierra y ella es parte nuestra”, como decía el jefe Seattle. Más aún, o busca denodadamente la sabiduría-espiritualidad de la tierra (ecosofía), con sensibilidad holística, reconociendo la interdependencia de todo con todo… sabiendo que “lo que cuenta es la realidad entera, la materia tanto como el espíritu” -como dice Raimon Panikkar-, o no tendrá futuro; porque la vida y el cosmos todo vive y muere con nosotros: somos la conciencia del universo, pero sin él no somos.

Jesús de Nazaret, el retrato de ×Dios, es un “ecologista” que no sólo manifiesta un profundo conocimiento y amor por la naturaleza (Mc 13,28; Mt 6,26-30…), sino que se experimenta él mismo en una unidad no-dual con Dios y con los seres humanos/el mundo (Jn 17, 21-23; Lc 17, 21). Por eso, invita a sus seguidores no sólo a admirarla, respetarla y amarla, sino a integrarse en ella y disfrutar en ella. Jesucristo es el mejor rostro de la compasión por los hermanos y por toda la creación; y, como decía Thomas Merton: “La idea de la compasión está basada en una intensa conciencia de interdependencia de todos los seres, todo es parte de todo”. Un corazón compasivo es “el ardor del corazón por toda la creación: hombres, pájaros, animales, demonios y todo el mundo”, decía hace siglos Isaac de Nínive.

Por eso, en el quehacer teológico del siglo XXI, la ecoteología deberá ocupar un lugar primordial. Más aún, no puede ser simplemente un elemento más de la teología, sino un elemento vertebrador de toda ella, como dimensión constitutiva de la fe y la vida; una perspectiva que acabe con siglos de visión eurocéntrica y antropocéntrica, despectiva de “los otros” y de la vida no humana, para alumbrar una nueva imagen de Dios.

Se tratará de pasar del Dios dominador al Dios Relación trinitaria-Comunión solidaria, Compañero, Padre-Madre, Amante y Amigo; pero también pasar a un ×Dios del que el mundo es su Sacramento: el mundo como Cuerpo de Dios y Dios como Espíritu del Mundo. Un Dios ligado indisolublemente a su Creación; no algo extraño frente a él, sino expresión del Ser. Para poder ver “el tejido sin costuras” que forma la Realidad entera, que dice Raimon Panikkar.

Como escribió Ian Bradley “la fe cristiana es intrínsecamente verde; la buena nueva del Evangelio es promesa de liberación y plenitud para toda la creación”; pero “necesitamos borrar siglos de pensamiento antropocéntrico que colocaron al hombre, y no a Dios en el centro del universo”. Esa es la gran tarea del quehacer teológico del siglo XXI: una ecoteología ecosófica.

Esto supone un proceso semejante al que nos propone a los cristianos el sacramento de la reconciliación:

En primer lugar un labor deconstructivo (examen de conciencia): descubrir el origen de la “crisis ecológica”, en la que tenemos culpa cristianos y no cristianos, y borrar una concepción antropológica y teológica antropocéntrica, dominadora y depredadora de la naturaleza que tanto daño ha hecho a la naturaleza y a nosotros mismos. Para ello es imprescindible un diálogo interreligioso  e intercultural.

En segundo lugar, la reconciliación con la naturaleza y el cosmos todo (dolor de los pecados y propósito de la enmienda): ponernos ante el Dios de perdón que siempre espera la vuelta a casa (oikos) de sus hijos/as, vuelta al equilibrio en el amor.

Y en tercer lugar un quehacer constructivo (cumplir, rehacer nuestra vida): elaborar una nueva teología, una eco-teología que descubra y manifieste un ×Dios en íntima conexión con el ser humano -hombre y mujer- y con el cosmos. Conexión no-dual; que no caiga ni en un dualismo destructor, ni en un monismo que niega la realidad tal como es: la identidad y la diversidad coexisten y ambas son reales; buscar la síntesis armoniosa. Una conexión que nos ayude a ser uno, vivir unificado, andar los caminos que van desde el corazón no-dual que permite ser todo en todos.

Se trata, en fin, de elaborar una ecoteología ecosófica que sepa manifestar que decir “Dios es amor”, como nos enseñó Jesús el Cristo-Palabra definitiva del ×Padre, es manifestar que ×Dios es comunión, relación trinitaria ad intra (Padre/Madre-Hijo- Espíritu) y ad extra (Dios-Ser humano-Cosmos). Una ecoteología ecosófica que sepa manifestar que el ser humano y toda la creación están llamados a la cristificación, a la plenitud de la vida en el Amor; indisolublemente unidos en el camino del Amor.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

¿QUIÉN ES VICTORINO PEREZ PRIETO? Averígualo aquí http://www.galegos.info/victorino-p%C3%A9rez-prieto

Victorino Pérez- Prieto en companía de José Luis Meza Rueda (profesor de la ×Universidad Javeriana cuya tesis doctoral se basó en la Antropología Teológica de Raimon Pannikar)

 

 

http://ecoteologiapuj.blogspot.com.es/2012/10/mensaje-de-victorino-perez-prieto.html

COLOMBIA: En Diálogos de Paz: ¿Por qué hay tan pocas mujeres en la Mesa?


Por: Confidencial Colombia | Agosto 29, 2014
La politóloga María Emma Wills es la única mujer que hace parte de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas (Foto: Tomada de Internet)
La politóloga María Emma Wills es la única mujer que hace parte de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas Foto: Tomada de Internet

Un hecho que llama la atención en la Mesa de Diálogos de La Habana entre el Gobierno Nacional y las Farc es que en la primera línea de negociación las mujeres son minoría. En la subcomisión de cese al fuego no hay ninguna mujer con poder decisorio. El equipo negociador del Gobierno, compuesto por 7 personas, solo tiene 2 mujeres.

La politóloga María Emma Wills es la única mujer que hace parte de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas, que conforman 12 personas. A su regreso de La Habana habló con Confidencial Colombia de este y otros aspectos del proceso de paz.

 

¿Qué le falta y qué le sobra al proceso de paz?

Creo que está bien planteado el camino y el protocolo. Se han llevado bien las negociaciones. En términos de pasos y secuencias está bien planteado. Aunque siempre en este tipo de procesos hay contradictores, no ha existido ningún país que haya estado unánimemente vinculado a un proceso de paz. Históricamente eso no es así.Siempre van a ver contradictores y disputas. En temas tan polémicos hay posturas radicales que pueden afectar un proceso que es tan espinoso y, justamente, se trata de que el propio proceso vaya generando respaldos.

 

¿Qué papel ha jugado la mujer en este proceso?

En este proceso de paz se ha abierto una puerta para que haya una comisión especial sobre mujeres y conflicto, que todos celebramos.Esa comisión es el lugar para que las mujeres puedan expresar, impugnar y reclamar a los actores armados lo que han hecho frente a ellas, frente a sus cuerpos y, también, poner el precedente de que el proceso de paz sin las mujeres no va.

 

¿Qué le aportan las mujeres al proceso?

Por un lado,el país entero tiene que comprender que no es sólo decir“que se van a incluir los sectores tradicionalmente excluidos”, sino que tiene que haber una serie de reglas institucionales que garanticen la participación de las mujeres. Entonces, por ejemplo, en el punto de tierras, no es suficiente con que se vaya a considerar la restitución de las tierras a las victimas despojadas, sino que tiene que haber una serie de instituciones y normas para proteger a las mujeres en particular y para garantizar que ellas tengan acceso a la propiedad de la tierra.

 

¿Con estas comisiones se está avanzado en la equidad de género en términos generales?

Claro que sí. Hay una comisión de las mujeres y si además al desarrollo de puntos de la agenda como tierras, participación política o de memoria histórica,se les incluye una perspectiva de género,ese es un mensaje muy importante para toda la sociedad.

 

Entonces, ¿por qué hay tan pocas mujeres?

No es porque no haya mujeres preparadas y que no puedan aportar sus visiones de la historia del conflicto armado en Colombia. Lo que hay es un desconocimiento de colegas académicas muy importantes en este país, que hubieran podido aportar con conceptos sobre el tema desde sus respectivas disciplinas.

 

¿Qué papel debería desempeñar el ciudadano frente a los diálogos de paz?

Creo que todos los colombianos tenemos que reflexionar sobre el papel que jugamos en los engranajes de la guerra, ya que de alguna manera hemos sido indiferentes o colaboramos con alguno de los grupos armados. En este momento tenemos una mentalidad guerrerista. A esos ciudadanos comunes les corresponde reflexionar sobre qué papel quieren ellos jugar en el proceso, si van a seguir alimentando la guerra, o si realmente se comprometen para afianzar la democracia y para reemplazar mentalidades polarizantes por mentalidades mucho más comprometidas con la paz.

 

¿Y los medios de comunicación cómo deben contribuir con este proceso?

Despolarizando a la opinión, mostrando todos los matices, las dificultades. No hablando en términos de buenos y malos.Mostrando los desafíos.

 

 

http://confidencialcolombia.com/es/1/1306/13799/%C2%BFPor-qu%C3%A9-hay-tan-pocas-mujeres-en-la-Mesa-Proceso-de-paz-mujeresm-dialogos-farc-gobiernos-maria-emma-will.htm

COLOMBIA: Se le cae la estantería al procurador


Por: Confidencial Colombia | Agosto 29, 2014
El procurador general, Alejandro Ordóñez no ha tenido una buena semana por cuenta de varios hechos que han ido en contra de sus postulados. (Foto: Tomado de Internet)
El procurador general, Alejandro Ordóñez no ha tenido una buena semana por cuenta de varios hechos que han ido en contra de sus postulados. Foto: Tomado de Internet

Después del respiro que le dio el Consejo de Estado al procurador general, Alejandro Ordóñez, por cuenta de la decisión de la demanda que existe sobre su reelección, esta semana que termina no ha sido la mejor para él. Varios hechos lo han puesto en el centro de la opinión pública y han mostrado que el país anda a un ritmo diferente al suyo, y con eso, pareciera que se le cae la estantería al jefe del Ministerio Público.

A comienzos de la semana, por cuenta de las revelaciones hechas por la revista Semana sobre las actividades de Andrés Sepúlveda, el “Hacker” que habría chuzado a los negociadores del proceso de paz con las Farc, entre otras actividades ilícitas, el nombre de Alejandro Ordóñez salió a relucir.

 

Sepúlveda contó en la extensa entrevista que existió un plan para desacreditar la labor y la persona del alcalde mayor de Bogotá, Gustavo Petro. Según su versión “Cuando destituyeron a Petro estaban hablando de hacer la revocatoria. Yo creo una estrategia, apoyada por el Centro Democrático y por el equipo del procurador, o la gente cercana al procurador, en la que el objetivo era hacer una campaña de desprestigio en contra de Petro. El objetivo era desprestigiar a Petro sacándole temas de corrupción, sacándole temas de alcoholismo. La idea, mire, en esto ellos mismos eran los que se inventaban las cosas, decían mire diga que Petro es un borracho, mire diga que Petro le pega a la mujer, mire, o sea, cualquier cosa que usted se pueda imaginar”.

 

Por este señalamiento la Procuraduría General emitió un comunicado en el que niega cualquier responsabilidad en ese tipo de actividades y dice que un hermano de Andrés Sepúlveda habría dicho ante la oficina del procurador que existían presiones sobre el “hacker” para que declarara en contra de Ordóñez, entre otros.

 

Sin embargo, la versión de Andrés Sepúlveda había echado a andar y fue recogida por distintos sectores, siendo capitalizada por el alcalde Petro y sus seguidores, así como los principales medios de circulación nacional. Sepúlveda ha ofrecido pruebas que sustentan sus versiones, cuya veracidad se decidirá ante los estrados judiciales.

 

A mediados de la semana, una afirmación hecha por el académico Alfredo Molano sobre la condición de pareja de las ministras Gina Parody y Cecilia Álvarez, llevó a que ésta última sacara del closet la relación de ambas funcionarias públicas.

 

Esta situación por si sola no debería generar mayor problema pero para Ordóñez, quien ha sido uno de los contradictores directos de las uniones entre parejas del mismo sexo, no debe caer bien que dos altas funcionarias del ejecutivo nacional sean gay y sean pareja. Cabe recordar que desde que se aprobara la unión civil para parejas del mismo sexo, la Procuraduría ha exigido que los notarios del país informen los nombres y situación de cada una de las parejas que solicitan este tipo de unión.

 

Esta medida que aún hoy se considera, por varios activistas de la comunidad LGBTI, como lesiva para la privacidad y honra de las personas que buscan unirse en matrimonio civil. Que dos ministras acepten su condición sexual y de pareja lanza un mensaje de inclusión y apertura por parte del Estado colombiano que, es muy posible, será replicado en otras instancias, con lo cual la resistencia de Ordóñez a que las uniones de personas del mismo sexo sean una realidad, iría perdiendo fuerza paulatinamente.

 

Por último, el jueves 28 de agosto la Corte Constitucional avaló la adopción de una menor de edad por parte de una pareja de lesbianas, una de las cuales es la madre biológica de la niña.

 

Esta decisión del alto tribunal se atraviesa en los conceptos y posiciones expresados por el mismo Ordóñez quien ha considerado que “solo la familia que tiene su origen en las relaciones heterosexuales resulta idónea”. Con esta decisión de la Corte Constitucional, otro de los frentes de batalla conceptual del procurador general queda carente de apoyo y puede enfrentar a ambas instancias (la Procuraduría y la misma Corte), como ya ha sucedido en el pasado. Un ejemplo de ello fue el llamado de atención que hizo el tribunal ante la información inexacta que estaba difundiendo el Ministerio Público sobre los anticonceptivos de emergencia y la píldora del día después.

 

La adopción de esta menor abre las puertas para que Colombia apruebe la adopción por parte de parejas del mismo sexo, sin que sea visto como algo atávico o escandaloso sino que sea uno de los gestos de igualdad más claros en la legislación colombiana.

 

Se puede pensar que mientras el Procurador General ha dado unas duras peleas por cuenta de lo que según muchos es una posición dogmática y basada en sus creencias religiosas antes que en el ordenamiento jurídico del país, el resto de la sociedad colombiana avanza en una dirección contraria a la que Ordóñez quisiera que lo hiciera.

 

Como si lo anterior fuera poco se conoció este viernes 29 que el proyecto de ley que le restaría facultades a la Procuraduría General, ya está avanzado en el Congreso de la República. Por el momento se sabe que el proyecto de ley eliminaría la reelección del Presidente de la República y del Procurador General. Además, se reformaría la manera de elegirlo para que las altas cortes no puedan nominar a los candidatos. Esto último generó un gran debate por cuenta de la demanda ante la reelección de Ordóñez, que cursa trámite en el Consejo de Estado y por la cual éste podría ser separado de su cargo. También se estudiará la viabilidad del Código disciplinario presentado por el Procurador en días pasados.

 

Para el caso de lo afirmado por Sepulveda, será la Fiscalía General -con la que Ordóñez ya se ha enfrentado en ocasiones anteriores, la que decida el valor de las versiones del “hacker”, que dieron inicio a una de las más duras semanas para el Procurador General de la Nación.

 

http://confidencialcolombia.com/es/1/100/13806/Se-le-cae-la-estanter%C3%ADa-al-procurador-ord%C3%B3%C3%B1ez-procurador-petro-hacker-sep%C3%BAlveda-adopci%C3%B3n-parejas-gay-mam%C3%A1s-lesbianas-lgbti.htm

COLOMBIA: Consternación en sindicatos del Meta por asesinato de Edith Santos


agosto 30, 2014 3:32 pm

Imagen de archivo

El homicidio de Edith Santos, presidenta de una asociación comunitaria y fiscal nacional del Sindicato Nacional de Profesionales de la Seguridad, se registró en la tarde del viernes en el municipio de Acacías, en el departamento de Meta.Santos recibió dos impactos de bala en su pecho, en momentos en que se encontraba en su oficina en la inspección de San Isidro de Chichimene, en el municipio de Acacías, dijo la Unión Sindical Obrera de la Industria y el Petróleo (USO) en un comunicado.

Familiares de la sindicalista la llevaron a un centro hospitalario de la región, pero falleció.

Edith Santos era la presidenta de una asociación comunitaria y Fiscal del Sindicato Nacional de Profesionales de la Seguridad (Sinproseg), que agrupa a escoltas y guardas de seguridad en toda Colombia.

La USO lamentó “este otro ataque a los lideres del sector del petrolero” y recordó que también fue asesinado Marcos Suárez, secretario general de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT).

Precisamente este sábado, las autoridades nacionales y departamentales adelantan un consejo de seguridad. En el encuentro se estudia el ofrecimiento de una recompensa para dar con los responsables de este crimen que tiene conmocionada a la población.

Por su parte, el Ministerio del Trabajo condenó el asesinato a través de un comunicado donde además “solicita de las autoridades realizar las investigaciones y acciones necesarias que permitan esclarecer los hechos”.

“El Ministerio del Trabajo reitera una vez más su compromiso con el derecho que tienen los trabajadores de Colombia a la asociación sindical; y a promover las buenas relaciones entre los empleadores y trabajadores del país”, añadió la nota oficial.

 

http://www.radiosantafe.com/2014/08/30/consternacion-en-el-sindicalismo-del-meta-por-asesinato-de-edith-santos/

La esclerosis lateral amiotrófica dejó mudo hace 4 años a Pablo Ramirez, caleño. Esta es su lucha.


Cómo vive un paciente con esclerosis, el mal del reto de la cubeta

Por:   |

10:07 a.m. | 30 de agosto de 2014

Pablo, con un mal para el que se pronostican menos de tres años de vida, dice que se volvió paciente de su mamá, Stella Correa, su ángel de la guarda terrenal.

Foto: Fotos: Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

Pablo, con un mal para el que se pronostican menos de tres años de vida, dice que se volvió paciente de su mamá, Stella Correa, su ángel de la guarda terrenal.

El dedo índice de la mano derecha es lo único que conecta a Pablo Andrés Ramírez Correa con el resto del mundo. A través de un programa de COMPUTADOR desnuda la enfermedad que lo tiene congelado en vida.

Su movilidad es solo de un 3 por ciento. Con el índice, en sus jornadas noctámbulas envía mensajes a su inseparable mamá, Stella Correa, y a su hija Valentina, a quien no tiene a su lado pero la llama ‘princesita valiente’, y dice que es la lumbre para abrir sus ojos cada día.

Sufre esclerosis lateral amiotrófica (ELA), que hace ocho años le fue quitando fuerza a sus músculos y a su lengua, hasta que, hace cuatro años, lo dejó sin habla.

Pero no quiere más silencio. Por eso, con ese índice repite que se une de alma y corazón a la campaña del baldado de agua fría, en inglés y en redes #IceBucketChallenge, y lo explica así: “Por una razón muy sencilla. Esta enfermedad me cambió la vida, se llevó mis sueños, me dejó inmóvil y me encerró en mi propio cuerpo, consciente de cada cambio. Lo más triste: me quitó la ilusión de ser el papá que siempre quise ser para mi hija, quien creció sin mí. Por ella lucharé hasta el final; te amo infinitamente”, escribe.

Lo ha despertado esa campaña que, por redes, iniciaron una madre y su hijo enfermo de cáncer en Nueva Zelanda, y que desde julio hizo más visible el exbeisbolista Pete Frates en Estados Unidos.

Es una cadena en la que alguien se echa el baldado y reta a tres personas más, quienes si pasan 24 horas sin responder deberían donar 100 dólares a la búsqueda de causas y la cura. Se representa la sensación helada de la quimioterapia o del paciente de ELA o enfermedad de Lou Gehrig, leyenda del béisbol estadounidense. En Colombia hay unos 800 pacientes.

 Hace ocho años, días felices del ingeniero caleño con Valentina, su ‘princesita valiente’. Archivo particular

Pablo era un hijo, un hermano y un padre feliz. Con sus 1,86 de estatura jugó en la Selección Valle de Voleibol. Graduado del colegio Alemán, egresó de ingeniería industrial en la Javeriana, en 2002. Trabajó en empresas de alimentos y HOTELERÍA.

En diciembre de 2005 sintió hormigueo y salticos en la piel de sus brazos y en la lengua. En una cena lo atacó una tos interminable. En enero del 2006, el otorrinolaringólogo Pedro Blanco se alertó sobre las contracciones musculares, y el paciente pasó al neurólogo.

Pablo no olvida que el 27 de abril de 2006 recibió el diagnóstico que afecta a una de cada 100.000 personas. Las células nerviosas, que controlan las funciones musculares, se mueren. Al ingeniero caleño se le subió desde los pies. Primero cojeó de la pierna izquierda, luego de la derecha. Sus manos no sostenían un lapicero. Tres años después, todo era crisis personal y se alejó un poco de su hija, a quien no quería ver sufrir.

Aparecieron aprietos para respirar o comer, marcadas por náuseas, calambres, falta de saliva, caída de la cabeza, cambios en voz y reflejos alterados. Se le trastornó el ciclo circadiano, ese ritmo regido por un reloj biológico que indica cuándo despertar o dormir. Cada día suyo comienza a las 2 de la tarde.

Las preguntas le fueron enviadas por correo electrónico, y Pablo las respondió con su dedo índice.

¿Cómo se enteró de su enfermedad y cómo la define?

La esclerosis lateral amiotrófica es ese horrible sueño que muchos tenemos algún día, en el que ante una situación adversa quisiéramos salir corriendo, pero nos quedamos inmóviles, congelados. La diferencia es que la ELA se convierte en la rutina de quien la padece, una pesadilla de la que, paradójicamente, solo despierto cuando me duermo. El día que recibí el diagnóstico me enteré de que existía; cuando me lo dijo el neurólogo, SALÍcorriendo.

¿Cómo es un día suyo?

En la mañana recibo terapia respiratoria. Me levanto a las 2. El baño dura una hora, ya que son complejos los traslados de la cama a la silla en la que me desplazo y a otra en la que me baño. Siguen las terapias física y fonoaudiológica. A las 5:30 se repite la respiratoria. Luego, frente al televisor, me ponen el COMPUTADOR y sigo allí hasta las 12:30. Me duermo a las 2 de la mañana. Tengo enfermera 24 horas y una cuidadora. Para los traslados me ayudan ellas o mi madre, su esposo Diego o mi hermano Esteban. Vivo en un segundo piso en casa de mamá.

***

Doña Stella no recuerda cuántas veces en días de crisis han recorrido el camino de su casa en el sur caleño a la clínica.

“Solo Dios sabe todo lo que hemos vivido en ocho años”.

Se han sorteado, en el pasado, con alguna tutela, trabas para la atención que, en teoría, cubre el POS (Plan Obligatorio de Salud). Solo hay un medicamento recetado que atrasa la traqueotomía o dependencia de ventilación asistida. Sus efectos causan polémica clínica.

Pablo tenía esperanza pero lo cubría el silencio. Se ideó una tabla de letras y códigos para decir desde ‘me pica’ o ‘me duele’ la cabeza, la frente, los testículos o los pies. O para ‘pipí’.

Solo hace cinco años, por desnutrición severa, aceptó la gastrostomía, la apertura de un orificio en el abdomen para una sonda de alimentación. En diciembre de 2011 sufrió insuficiencia respiratoria. En enero siguiente aceptó la traqueotomía (abertura en el cuello para respirar), pero un día antes tuvo paro respiratorio.

“Mamá, desconécteme. Usted me dio la vida”, le repitió Pablo a su mamá a través de la tabla. “Acudí a la misericordia del Señor”, confiesa ella.

La familia sacaba de su depresión a Pablo, aunque él entendía todo con sus ojos claros. La visita de Marcela Echeverry, quien motivó a otros excompañeros de estudio y trabajo, sirvió para decirle que lo admiraban. Ella logró que le llegara de Alemania el programa de COMPUTADOR que lo une al mundo.

¿Qué es estar solo con un 3 por ciento de movimientos?

Puedo mover dedos de los pies, de mi mano izquierda y el índice de mi mano derecha. Y mi cabeza solo en rotación.

¿Y la respiración?

Tengo ventilación mecánica para dormir y oxígeno el 80 por ciento del día.

Háblenos de doña Stella.

Es mi voz, mis manos y la amiga siempre. Una guerrera constante. El proceso incluye lucha con empresas de salud para servicios que requiero. Mi madre y mi hija son las mujeres más hermosas del universo.

¿Está en sus cinco sentidos?

¿Quién? ¿Doña Stella? Pues ahí. Ja ja ja, mentira. Yo sí, bueno, creo, ja ja ja, en serio, sí.

¿Qué contacto tiene con su hija?

La veo cada 15 días y hablamos por internet. Es la persona más valiente que conozco y mi motor contra adversidades.

¿Por qué lo del baldado cuando hay críticas al gasto de agua?

La ELA es muy desconocida y el #IceBucketChallenge es una oportunidad para reunir fondos y buscar la cura.

***

Pablo extraña el voleibol y las fiestas. Su voz ronca alegraba entonces. Le duele no haber vuelto al estadio a ver al América, ese equipo rojo cosido en sus pasiones. Sus hermanos Hernán Felipe y Esteban lo llevaban, pero es complicado sacarlo de tumultos.

Sus amigos le dicen que es un ejemplo de vida porque en un comienzo se dijo que solo duraría unos meses. Le recuerdan a Stephen Hawking, ese astrofisico y cosmólogo británico que ya acompañó a sus tres hijos a darse la ducha fría.

Los mensajes para Pablo corren. La comunicadora Susana Herrera, amiga de juventud, asumió el baldado y desafío al alcalde de Cali, médico Rodrigo Guerrero, quien dijo: “Sí, lo acepto y hay dos candidatos para mi reto. Les cuento por qué: mi padre sufrió la enfermedad de origen desconocido, dramática para pacientes y familias”.

Paola Zapata fue la primera en aceptarle el baldado a Pablo. “Hoy el mundo le está dando la oportunidad a la ELA de darse a conocer”, le contestó.

El mal afecta a hombres y mujeres a cualquier edad, aunque a ellos les puede llegar entre los 40 y los 70, mientras que a ellas las puede rodear a partir de los 60 años. A Pablo le llegó a los 31 y siempre se ha encomendado a la Virgen de Guadalupe.

Como paciente, hay días difíciles en el ánimo. La terapeuta Carolina le alivia de las secreciones. Yazmín, una enfermera, le adivina qué necesita. Las cargadas no son sencillas, pero le alivia un cambio de posición.

Pablo, quien necesitaría una costosa cama que le permita voltearse, espera que, como él, se despierte un sentimiento en favor de quienes sufren enfermedades raras o huérfanas.

Llevaba años buscando en internet que se dijera algo de la enfermedad que a él le quitó el sueño, pero no la sonrisa heredada de doña Stella, y la movilidad del dedo con el que confía le sirva de alivio, algún día, a tantos pacientes anónimos.

JOSÉ LUIS VALENCIA
Editor regional EL TIEMPO

 

http://www.eltiempo.com/colombia/cali/pablo-ramirez-un-caleno-que-sufre-de-esclerosis-lateral-amiotrofica/14459156

Carta_de_Albert_Einstein_a_su_hija__EL_AMOR


Zona de los archivos adjuntos
Vista previa del archivo adjunto Carta_de_Albert_Einstein_a_su_hija__EL_AMOR.avi

Carta_de_Albert_Einstein_a_su_hija__EL_AMOR.avi
No se realizado un análisis de virus

La teología y lo público


¿Tiene la teología un lugar dentro del espacio público, o sea, como marco de referencia para analizar, comprender, cuestionar y reflexionar los procesos sociales, políticos, económicos y culturales de un grupo? Si nos restringimos a los agentes estrictamente religiosos o eclesiales, la respuesta puede llegar a ser inmediatamente positiva. No así si ampliamos el escenario a otros posibles agentes, como políticos, educativos o académicos.

Para poder abordar este tema complejo y responder muy tangencialmente a dicho interrogante, deberíamos por comenzar a indagar aún más de fondo sobre qué comprendemos por teología y qué por lo público. Con respecto al primer elemento, existen diversos preconceptos –enraizados dentro del imaginario común-, como la idea de la teología como discurso estrictamente dogmático o confesional, cuyo sujeto principal de enunciación es la comunidad creyente, o también como fundamentación racional de la fe (fides cuaerens intellectum)

Es conveniente hacer una distinción entre teología en tanto discurso religioso identitario y la teología como disciplina dentro del campo del saber. Con respecto a la primera, la teología se comprende como marco de sentido que parte de una fe específica en la manifestación histórica de una entidad sagrada, basada en un conjunto de experiencias religiosas mediadas por prácticas discursivas, simbólicas, rituales e institucionales dadas en un marco contextual concreto, que a su vez responde a un proceso histórico dentro de un período de tiempo. Con respecto a lo segundo, la teología se vincularía más bien al campo educativo y académico, profundizando en el análisis de todas estas dinámicas, especialmente en lo que refiere al estudio de los procesos históricos de lo religioso, de los textos sagrados –en el caso que los haya-, las transformaciones dentro de los espacios religiosos, entre otros.

Por otro lado, comúnmente el espacio público suele considerarse como la esfera en que actúan ciertos agentes específicos, tales como el Estado y los partidos, y donde prevalecen una serie de discursos que se diferencian de otras cosmovisiones dentro del campo social más amplio. Podríamos denominar esta mirada como institucionalista, ya que restringe lo público a una serie de instituciones y sus respectivas burocracias y racionalidades, las cuales se diferencian del colectivo, sea “la ciudadanía” o “el pueblo”. De esta manera se produce una partición entre lo estrictamente político y lo social. En otras palabras, “lo político” de la sociedad o del pueblo se comprende desde un tipo de relación pragmática o funcional con respecto a dichas instituciones y discursos.

Desde una perspectiva más amplia, podríamos decir que lo público es el locus a partir del cual los diversos sujetos que componen el campo social construyen su sentido de identidad, sea individual o colectivo. Este proceso dista de ser homogéneo; es más bien plural, reflejo de la heterogeneidad propia que lo constituye. Por ello, es también la inscripción del conflicto y del litigio por definir “lo común”, y el lugar que tiene cada sujeto reconocido en este proceso. De aquí, las mediaciones institucionales no son solo algunas –como el Estado o los partidos. Ellas se pluralizan en tanto se transforman en expresiones que dan cuenta de la diversidad de formas para dar sentido a la polis que los convoca y “nombra”. Este proceso es constante; o sea, se construyen institucionalidades políticas en la medida que emerjan demandas que se consideren como parte de “lo común”. Por todo esto, finalmente, lo político no se circunscribe a un sector o a ciertas instituciones particulares sino que representa una dinámica propia a todo el campo social.

Volviendo al inicio, podemos decir que la teología en tanto discurso religioso identitario puede inscribirse como un agente más de interpretación dentro del heterogéneo espacio público, y como una voz más en esta búsqueda por definir “lo común”. Esto ya es evidente al ver nuestros contextos, donde las comunidades religiosas tienen una capacidad aglutinante y de acción social central (considerando, obviamente, la amplitud de sesgos ideológicos, culturales y sociales que podemos encontrar, los cuales, en muchos casos, son hasta antagónicos). También vemos que dichos agentes, con sus diferencias y complejidades, son convocadas  cada vez más para participar en espacios de discusión y de diálogo social, tanto en el marco del Estado como de políticas públicas, partidarias y municipales.

Por ello podríamos afirmar que la teología posee una dimensión intrínsecamente pública y política ya que parte de la formulación de una serie de experiencias históricas (individuales y colectivas) con respecto a cómo se redefine una identidad –en este caso religiosa- a la luz de las dinámicas y tensiones sociales que atraviesan la fe (también vividas personal y comunitariamente). Dicho marco de sentido representa un horizonte siempre abierto desde la manifestación constante de lo divino, lo sagrado, lo mistagógico. Aquí, por ejemplo, una forma de considerar el lugar de las llamadas teologías contextuales: el feminismo, los pueblos indígenas, los jóvenes, el movimiento LGBTIQ, todos ellos espacios y voces que tienen un lugar en la teología, y en tanto particularidades también son proyectadas en su derecho de ser dentro del espacio público a través de dicha dinámica estrictamente teológica.

Volviendo a la teología como disciplina dentro del campo del saber, hay dos elementos a poner en debate. En primer lugar, más allá de que existen especificidades de estudio en este campo –Biblia, Historia, Sistemática, Práctica, etc.- el elemento “político”, “social” o “público” dista de ser externo o un “tema de contextualización” anexo a ellas. Son, más bien, aspectos constitutivos. En este sentido, las interpretaciones históricas del dogma, los procesos institucionales y eclesiológicos, las reflexiones en torno al texto sagrado, entre otras, poseen desde su misma especificidad un rol público ya que, por un lado, su construcción responde a una pluralidad de elementos existenciales, históricos y contextuales de la comunidad y de los individuos creyentes, y por otro –de manera implícita y explícita- parten como respuestas a problemáticas, interrogantes y sucesos contextuales puntuales.

Por otra parte, la teología como campo de saber posee una capacidad particular para responder a los desafíos del espacio público, no sólo en lo que refiere al lugar de las comunidades religiosas en el campo social sino por su capacidad de resignificación en tanto discurso identitario. Dentro del campo académico y político institucional, especialmente en América Latina, la teología posee un lugar periférico, casi nulo. Inclusive las ciencias sociales –como la sociología y la antropología de la religión- suelen atribuirse una posición excluyente para describir lo religioso en tanto “fenómeno”. Aunque la especificidad de dicho abordaje es más que VÁLIDO, es también necesario incluir a la teología con el objetivo de profundizar sobre ciertos elementos que son propios de su especificidad. Ella brinda herramientas más completas para el análisis de los elementos sincrónicos y diacrónicos que se juegan en los procesos que fundamentan las experiencias y construcciones de sentido religiosas; o sea, de los rituales, símbolos y discursos religiosos particulares que emergen en la experiencia de fe, como también de la historia de los dogmas y prácticas institucionales a los que responden.

En resumen, resaltar la dimensión pública de la teología ayuda, por un lado, a que las coyunturas sociales no sean sólo temáticas ad hoc sino ejes constitutivos del discurso religioso, y por otro, a entender el aporte que posee en tanto disciplina para profundizar el estudio del lugar del discurso, institucionalidad y práctica de la especificidad de las religiones en diversas coyunturas del contexto social. Más aún, su inclusión implicará un aporte a la dimensión democrática en tanto promoción de la heterogeneidad y pluralidad de saberes e identidades que median la comprensión y construcción de nuestras “realidades”.

Print Friendly

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: