Teresa y Jesús: amor que obra la semejanza


Cristo, el Hijo eterno de Dios, igual al Padre en poder y gloria, se hizo pobre; descendió en medio de nosotros, se acercó a cada uno de nosotros; se desnudó, se “vació”, para ser en todo semejante a nosotros […]. El amor nos hace semejantes, crea igualdad, derriba los muros y las distancias. Y Dios hizo esto con nosotros.

Mensaje del papa Francisco – Cuaresma 2014

Un camino amplio de ida y vuelta: del Padre a nosotros, de nosotros al Padre. Una espaciosa puerta, siempre abierta, para atravesarla Dios y llegar a nosotros, para cruzarla nosotros y llegar a Él. Así es Cristo, el que conmovió el alma joven de esta mujer, con su dolorida hermosura.

Ya no es Teresa ella misma. Un amor ha pasado a formar parte de su identidad, de su propio nombre. Ya siempre la nombraremos unida a Aquel con quien vivió en perpetuo abrazo: Teresa “de Jesús”, distinta de doña Teresa de Ahumada, tan mirada por su honra. Ella misma lo confiesa agradecida: «Sea el Señor alabado, que me libró de mí» (Vida 23, 1).

Tras años de búsqueda y forcejeo, de buenos propósitos y vanos pasatiempos, al fin lo halló junto a sí. En la vida se le hizo el encontradizo, salió a su paso. Y ella le abrió, rendida, las puertas y ventanas de su alma. Ya no era necesario buscarle en los libros. Cristo mismo se tornaba «libro vivo» para que ella leyera en sus ojos esas palabras que darían sentido a cualquier dolor y a cualquier lucha: «Ya eres mía y yo soy tuyo» (Vida 39, 21).

Al final del Libro de la Vida, Teresa, tocada por el misterio, describe con temor y temblor, esta inefable experiencia:

«Se recogió mi alma y parecióme ser como un espejo claro toda, sin haber espaldas, ni lados, ni alto, ni bajo que no estuviese toda clara, y en el centro de ella se me representó Cristo nuestro Señor, como le suelo ver. Parecíame en todas las partes de mi alma le veía claro como en un espejo, y también este espejo (yo no sé decir cómo) se esculpía todo en el mismo Señor por una comunicación que yo no sabré decir, muy amorosa» (Vida 40, 5).

Porque el amor obra la semejanza, Teresa ha llegado a experimentar que su centro es Él, que ella es intimidad HABITADA.

Tocada por dentro: «Aguardar a que el Señor obrase»

De jovencita, se había acostumbrado a un modo de orar de intuitiva cercanía a Cristo Hombre. Teresa se representaba a sí misma, junto a Él, abandonado de todos en el huerto de Getsemaní, la noche de la traición. Y acompañaba su desamparo.

Con la lectura del Tercer Abecedario comenzó a practicar el recogimiento interior. Recogerse era para ella abrirse amorosamente a la presencia del Señor: «Procuraba lo más que podía traer a Jesucristo, nuestro Bien y Señor, dentro de mí presente» (Vida 4, 7). Son años de acercamiento y búsqueda.

Pero conoció más adelante el enfriamiento del amor, cuando su encanto de mujer la tuvo permanentemente atada al locutorio, en las interminables visitas de quien rondaba sus gracias. Y sin embargo, todos le aseguraban que no había nada malo en ello: «que no era mal ver persona semejante, ni perdía honra, antes que la ganaba» (Vida 7, 7). Y el mismo Cristo se presenta ante ella cuando está con esas amistades, mostrándole cuánto le pesa verla extraviada, desentendida de su amor.

Ni eso le valió. Esta frívola distracción había encadenado los afectos de Teresa. Ni haciéndose fuerza podía deshacerse de sus grilletes. Tuvo que ser de nuevo el sufriente, el injuriado, el escarnecido Cristo de la pasión quien la apasionara para siempre. Y ella le suplica que la haga al fin fuerte y libre, hincada a sus pies, y como María Magdalena, deshecha en llanto.

Y comenzó a cambiar. El protagonismo de Cristo será creciente, avasallador, en la conquista de esta plaza fuerte que es Teresa, la de corazón recio. Una conquista de besos y vibrantes palabras de amor que zarandearon los cimientos de esta mujer: «Ya no quiero que tengas conversación con hombres, sino con ángeles». Y se obró el milagro.

«Tenía este modo de oración, que, como no podía discurrir con el entendimiento, procuraba representar a Cristo dentro de mí; y hallábame mejor –a mi parecer– de las partes adonde le veía más solo. Parecíame a mí que, estando solo y afligido, como persona necesitada, me había de admitir a mí. De estas simplicidades tenía muchas; en especial me hallaba muy bien en la oración del huerto; allí era mi acompañarle; pensaba en aquel sudor y aflicción que allí había tenido; si podía, deseaba limpiarle aquel tan penoso sudor; mas acuérdome que jamás osaba determinarme a hacerlo, como se me representaban mis pecados tan graves. Estábame allí lo más que me dejaban mis pensamientos con él, porque eran muchos los que me atormentaban. Muchos años, las más noches, antes que me durmiese (cuando para dormir me encomendaba a Dios), siempre pensaba un poco en este paso de la oración del huerto, aun desde que no era monja, porque me dijeron se ganaban muchos perdones. Y tengo para mí que por aquí ganó muy mucho mi alma, porque comencé a tener oración sin saber qué era, y ya la costumbre tan ordinaria me hacía no dejar esto, como el no dejar de santiguarme para dormir» (Vida 9, 4).

Estarse con Él: «Acallado el entendimiento»

Hay muchos modos de mirar, de mirarse. La mirada en Teresa es oración. Ese mirarse de Cristo y ella trasluce una relación personal, de inmediata viveza, en la que cada uno sabe de la presencia atenta y amorosa del otro. Y no hace falta más. Viven esa etapa de la relación en que se puede amar mirándose al fondo de los ojos, y descubriendo allí la propia alma. Las palabras son entonces lo de menos. Y, si llegan a surgir, son tan sólo un latido, un suspiro, una súplica, un susurro. Palabras de amor, sencillas y cálidas:

«Pues, tornando a lo que decía (de pensar a Cristo a la columna), es bueno discurrir un rato y pensar las penas que allí tuvo, y por qué las tuvo, y quién es el que las tuvo, y el amor con que las pasó; mas que no se canse siempre en andar a buscar esto, sino que se esté allí con él, acallado el entendimiento. Si pudiere, ocuparle en que mire que le mira, y le acompañe y hable y pida y se humille y regale con él, y acuerde que no merecía estar allí. Cuando pudiere hacer esto (aunque sea al principio de comenzar oración), hallará grande provecho, y hace muchos provechos esta manera de oración; al menos, hallóle mi alma» (Vida 13, 22).

Cristo Hombre: «Tan buen amigo al lado»

Cristo Hombre expresa la inaudita proximidad de Dios y su deseo de compartir la suerte humana. «Compañero nuestro», empeñado en amar hasta el extremo en la dificultad: «no parece fue en su mano apartarse un momento de nosotros».

Por ello, se lamentará Teresa del tiempo en que se dejó contagiar por teorías contrarias a la Humanidad de Cristo, de corte neoplatónico, que invitaban a desentenderse de todo lo corpóreo. Pronto percibe que va por mal camino, que en lugar de avanzar en la relación, se queda fría y como «en el aire». Su carácter humanizador la lleva a reaccionar enérgicamente y convertirse en vigorosa defensora de un modo de orar en el que Cristo sea el centro. No importa la etapa espiritual en que uno se encuentre. Por Él nos vienen todos los bienes. Ella renuncia gustosa a cualquier gracia que le pudiera llegar por otra vía. La mística de Teresa está transida de Cristo: «Quisiera yo traer delante de los ojos su retrato e imagen, ya que no podía traerle esculpido en mi alma como yo quisiera» (Vida 22, 4).

Y como un amigo ante otro, Cristo llega hasta Teresa, «con quien tenía conversación tan continua». Y la palabra del Señor resuena tan intensa que no la capta el oído, pero se vierte mansamente en la sangre de Teresa como un bálsamo: «yo soy y no te desampararé». Es la suya siempre una palabra que «trae consigo esculpida una verdad».

Y el Señor también se le dejará ver, como a los amigos en la mañana de Pascua, en carne resucitada: «De ver a Cristo me quedó imprimida su grandísima hermosura».

Verdad que se esculpe en el alma, hermosura que se imprime en sus adentros. Así es Cristo para ella.

Su persona desprende una majestad infinita, pero con todo, lo que a Teresa le conmueve es la humildad y cercanía con que se le muestra, lejanísima del señorío ficticio de este mundo. Y sobre todo, le deslumbra tanto amor…

«Pues quiero concluir con esto: que siempre que se piense de Cristo, nos acordemos del amor con que nos hizo tantas mercedes, y cuán grande nos le mostró Dios en darnos tal prenda del que nos tiene; que amor saca amor. Y aunque sea muy a los principios y nosotros muy ruines, procuremos ir mirando esto siempre y despertándonos para amar; porque, si una vez nos hace el Señor merced que se nos imprima en el corazón este amor, sernos ha todo fácil y obraremos muy en breve y muy sin trabajo. Dénosle su Majestad, pues sabe lo mucho que nos conviene, por el que él nos tuvo y por su glorioso Hijo, a quien tan a su costa nos le mostró. Amén» (Vida 22, 14).

Fuente: Carmelitas Descalzas de PuzolUna luz tan diferente. Páginas escogidas del Libro de la Vida, Editorial de Espiritualidad, Madrid, 2010.

 

http://nancyolayamonsalve.jimdo.com/m%C3%A1s-sobre-santa-teresa/

Trabajando para los últimos


Manifestacion-Pamplona-derechos-sociales-pobreza_EDIIMA20130420_0346_4Cristianisme i Justícia. Son muchas las entidades y movimientos que hace tiempo que trabajan atendiendo, acompañando y sirviendo los últimos de nuestra sociedad. Esta estafa llamada crisis, que ha dejado intacta bolsillo de defraudadores y especuladores y ha empujado cada vez a más y más gente a vivir en unas condiciones indignas, ha provocado en muchos de los profesionales y voluntarios del mundo social nuevas reflexiones en torno a su trabajo, a su compromiso, a sus vidas de entrega y servicio.

Los llamados “últimos” lo son a los ojos de una sociedad que sólo valora su productividad, son los últimos por un capitalismo feroz que mercantiliza hasta el último rincón que encuentra (sanidad, educación, etc.), son los últimos para aquellos a quienes la avaricia ha corrompido sus corazones y vidas y pisan todo lo que encuentran por el camino, sea cosa o persona.

Pero son los “primeros” a los ojos de los que tienen tiempo para escucharlos, para descubrir el tesoro y la vida que llevan dentro, como todo ser humano. Son los primeros para aquellos que los han visto nacer, crecer, jugar en sus plazas y barrios. Son los primeros para aquellos a quienes cada mañana los saludan con un “buenos días” y una sonrisa.

Este curso hemos publicado una serie de textos escritos en primera persona por gente que trabaja y dedica la vida a estos “primeros”. Muchos de ellos del Sector Social de los Jesuitas en Cataluña. Os dejamos a continuación una recopilación de estos escritos para entender que los últimos de nuestra sociedad son los primeros para muchos de nosotros.

Y como decía Luis Espinal: “sobre todo, que no nos acostumbremos a ver injusticias, sin que se nos encienda la ira, y la actuación”.

– Traient aigua d’un vaixell malmès – Migra-Studium – Barcelona

– La plaza a la que no podremos llegar. Contra una ayuda despersonalizada – La Vinya – Hospitalet del Llobregat

– Grietas en el muro XXXII: Ni casas sin gente, ni gente sin casa – La PAH – Pamplona

– Hacia una nueva sociedad multicultural. ¿Qué papel queremos jugar las entidades? – La Salut Alta – Badalona

– Grietas en el muro XXXIV: Gesto diocesano solidario de Zaragoza: Contra la exclusión residencial y la pobreza energética – Gesto diocesano – Zaragoza

– Grietas en el muro XXXI: SaóPrat, una empresa de inserción donde los jóvenes recuperan el protagonismo – SaóPrat – El Prat del Llobregat

– Grietas en el muro XXX: Espacio de vínculos – Vincles – Barcelona

– Hidden City Tours: rutas por la Barcelona invisible que generan oportunidades – Arrels – Barcelona

– Grietas en el muro XXVIII: Red de Apoyo Interlavapiés – Madrid

Manifestacion-Pamplona-derechos-sociales-pobreza_EDIIMA20130420_0346_4

Imagen extraída de: eldiario.es

 

http://blog.cristianismeijusticia.net/?p=11279&lang=es

Monika Wyss: Primera mujer sacerdote católica en Suiza


Conmovedor, en algunos momentos muy duro y desgarrador, … es el testimonio vital de una mujer que se niega a rendirse ante las dificultades de la vida. La esperanza se abre paso cuando parece que no hay salida.

Nacida con una deformación en los pies, los médicos dijeron que no podría andar… y anduvo… luego dijeron que no podría hacer deporte, y jugó al voleybol llegando a entrenar a un equipo. Superando innumerables operaciones (para la primera, su padre vendió el coche, ya que no estaba cubierto por el seguro social), sus dolores asociados, y en demasiadas ocasiones, la burla de los compañeros por ser “diferente”. También la dificultad para seguir el ritmo escolar normal.

En una de las operaciones, “el informe decía que no me entubaran para la anestesia pero el médico no lo leyó”. Sufrió un shock, entró en coma. Ahí tuvo una de las experiencias fundantes de su vida: el túnel de luz y el Amor esperando en el final. En muy distintas circunstancias y de diversos modos hallará la forma de “reconectar” con esa experiencia, lo que le proporcionará la paz y ánimo para seguir adelante, así como una cierta definición de su vocación. “Volver a casa” es como expresa esta experiencia.

Nació con una cardiopatía, por la que los médicos casi la desahuciaban, y aquí nos escribe en sus 50. Relacionada con ella, sufrirá un microinfarto cerebral en su adultez, que impedirá que termine sus estudios de teología.

En su infancia su padre sufrió un accidente laboral en la planta química en la que trabajaba, con daños cerebrales muy considerables que le impedían la comunicación. Como consecuencia, tuvo una muerte temprana, justo el día en que Monika aprobaba su carné de conducir.

Aún con todo lo anterior, las experiencias más dolorosas y destructivas tienen que ver con sus sucesivos fracasos sentimentales. Dos matrimonios fracasados por engaño del marido, una pareja que le abandona tras el parto y queda como madre soltera. ¿Por qué me dicen una cosa y luego hacen otra? Se pregunta. A lo que añade, con gran honestidad: necesitaba entender qué había de erróneo en mí para elegir siempre al hombre equivocado.

Tendrá diversas experiencias con el cristianismo, el hinduismo, el Islam… Buscando respuesta a sus preguntas vitales.

Es anecdótico el juego infantil: sus hermanos hacían de monaguillos, pero a ella no le dejaron por ser niña. Entonces cuando jugaban, ella no podía hacer de monaguillo, así que hacía el papel “que quedaba”, hacía de cura…

La pregunta sobre su vocación atraviesa todo el libro, toda su vida. El momento culminante es cuando, tras ir al paro, en la oficina de empleo le hacen unos “tests” que sirven de confirmación externa a lo que ella siempre ha deseado. Se matricula en la universidad de teología de Lucerna y comienza sus estudios. Son páginas de una alegría desbordante. El sueño que se hace realidad pese a sus dos empleos parciales para pagar sus facturas y las de su pequeña Anna de 3 años y la distancia de sus otros tres hijos (cuya custodia obtuvo su padre por motivos económicos, y que viven en una ciudad distinta).

Su vocación tiene ya su formulación concreta: la bella palabra alemana “Seelsorgerin”, intraducible, significa “cuidadora de almas”.

Piensa orientarse a asistente de pastoral cuando en un escaparate encuentra un libro sobre las “Siete del Danubio” (Roman Catholic Women Priests). Ahí une su vocación a su inquietud personal por la situación de la mujer en la Iglesia. Es ordenada diaconisa en 2004 y sacerdote en 2006. En medio, el microinfarto cerebral parece destruirlo todo. Pero ella no se rinde, y sigue adelante.

Escribe el libro “für dich”, para ti. Lo dedica a sus cuatro hijos. Pero también a aquellos lectores que están en búsqueda de la verdad, como ella se sitúa en numerosas páginas.

 

monikawyss

http://mujeresacerdotesenlaiglesia.wordpress.com/

 

RECORDANDO LA PRIMERA CONFERENCIA INTERNACIONAL PARA LA ORDENACIÓN DE LA MUJER – DUBLÍN 2001 (WOW)


Entre los objetivos de la WOW está el impulsar el diálogo y facilitar el encuentro entre las personas que trabajan para lograr la ordenación de la mujer en la Iglesia Católica. Uno de los medios que utiliza es la organización de conferencias internacionales.

http://womensordinationworldwide.org/dublin-2001/

La organización irlandesa BASIC “Brothers and Sisters in Christ” (Hermanos y hermanas en Cristo) organizó y acogió la primera conferencia internacional de la WOW. Tuvo lugar en Dublín, Irlanda, del 29 de junio al 1 de julio de 2001.

Los ponentes de las presentaciones principales fueron la Hna.Joan Chittister, John Wijngaards y la Reverenda Rose Hudson-Wilkin, quien sustituyó a Aruna Gnanadason del Consejo Mundial de las Iglesias. Debido a la presión del Vaticano, Gnanadason tuvo que retirarse de la conferencia. No obstante, el contenido de su presentación se envió a la conferencia.

Participantes: 370 participantes de 26 países y 6 continentes se reunieron en Dublín para esta conferencia con el título: AHORA ES EL MOMENTO – Celebración de la Llamada de la mujer a un Sacerdocio Renovado en la Iglesia Católica.

La Hermana Myra Poole, hermana de Notre Dame desde hace 42 años, que en los últimos 3 años ha sido la Coordinadora Internacional de la WOW recibió una prohibición del Vaticano de asistir a la conferencia. Se le comunicó que si asistía sería expulsada de su Orden. Después de mucha oración y reflexión, llegó a la conferencia el sábado por la tarde. Fue recibida con una gran aclamación por todos los participantes.

La Hermana Joan Chittister, hermana de la orden benedictina en Erie, Pensylvania, y conocida mundialmente por sus contribuciones a la Espiritualidad y la Teología fue asimismo avisada por el Vaticano para no asistir a la conferencia. 135 hermanas de la Orden Benedictina firmaron cartas de apoyo sobre la práctica monástica de la responsabilidad personal y la decisión de Joan de asistir. La firme postura de Joan fue que las benedictinas no adoptan una perspectiva jerárquica de la obediencia, sino que tienen el carisma monástico que ve en el discernimiento y la responsabilidad individual la base para una obediencia adulta. Recibió una gran ovación por su ponencia.

Resoluciones: se aprobaron 11 resoluciones. La primera de ellas es una petición al Papa de que revoque la prohibición de la discusión sobre la ordenación de la mujer.

Las jornadas incluyeron oraciones, charlas, debates, borradores de resoluciones. La conferencia concluyó con una muy emocionante y espiritual Liturgia de Acción de Gracias.

RESOLUCIONES

Preámbulo

Todos nosotros, como Pueblo de Dios, nos hemos reunido procedentes de 26 países y 5 continentes para la conferencia inaugural de la WOW, en Dublín, del 29 de junio al 1 de julio de 2001. Como seguidores de Cristo, respondemos a la llamada a un discipulado radical y a buscar la justicia, de modo que todos puedan participar en el sacramento de las Órdenes.

Los miembros de la conferencia celebran de todo corazón la libertad de expresión y la primacía de la conciencia proclamados por el Magisterio del Vaticano II. Consideramos que cualquier obstrucción de los mismos constituye una violación de los derechos humanos y un obstáculo al Espíritu Santo en su guía de las iglesias a la plenitud de la verdad.

Los participantes en la conferencia sostienen que las vocaciones no están restringidas por el género, la raza, el estado marital, la sexualidad, el bagaje educativo y las oportunidades vitales.

Resoluciones

  1. Esta conferencia pide al Papa que revoque la prohibición sobre la discusión de la ordenación de la mujer.
  2. Esta conferencia pide a cada organización miembro de la WOW que continúe su diálogo con los obispos locales, religiosos, sacerdotes y laicos sobre la cuestión de la ordenación de la mujer, en el contexto de recuperar la integridad del discipulado.
  3. Esta conferencia pide a los dirigentes de la Iglesia Católica Romana que se restaure el diaconado de la mujer como una práctica de la iglesia primitiva.
  4. Esta conferencia anima a las mujeres que se sientan llamadas a estudiar para el diaconado y el sacerdocio, y resuelve dar apoyo para el establecimiento de cursos de formación allí donde no estén disponibles para las mujeres en estos momentos.
  5. Esta conferencia resuelve promover la causa de la ordenación de la mujer reclamando constante atención pública sobre la cuestión, mediante manifestaciones regulares de las organizaciones miembros, mediante un día anual de oración para la ordenación de la mujer el 25 de marzo y mediante una conferencia mundial cada 3 ó 5 años.
  6. Esta conferencia llama a los ministros de todas las iglesias a adaptar el lenguaje utilizado en la liturgia de modo que refleje la igual dignidad de todo el Pueblo de Dios. Las imágenes de Dios deben reflejar tanto lo femenino como lo masculino.
  7. Esta conferencia saluda a Ludmila Javorova, nuestra hermana sacerdote, y las mujeres ordenadas diáconos por valientes obispos clandestinamente en Checoslovaquia y pide al Vaticano que se una a nosotros en el reconocimiento de la validez de sus órdenes.
  8. Esta conferencia propone que la WOW a través de sus grupos miembros cree los medios para el apoyo financiero a aquellos que pierden sus puestos como resultado de su postura de apoyo a la ordenación de la mujer.
  9. Esta conferencia pide a la WOW que a través de sus grupos miembros animen a aquellos hombres y mujeres que han sido penalizados por su apoyo a la ordenación de la mujer a que den su testimonio públicamente y expongan las acciones del Vaticano.
  10. Esta conferencia propone la puesta en marcha de un sistema de respuesta rápida por email por la WOW para apoyar la interconexión de los grupos para la ordenación de la mujer.
  11. Esta conferencia propone que la estola o banda púrpura sea adoptada como símbolo internacional para la ordenación de la mujer.

 

http://mujeresacerdotesenlaiglesia.wordpress.com/

 

Francisco: “No tengáis miedo de cambiar las cosas según la ley del Evangelio”


Papa Francisco serio

El Pontífice anima a los fieles a que “dejemos a un lado las estructuras caducas”

“¡El Evangelio es novedad! El Evangelio es fiesta!”, clama el Papa en Santa Marta

Radio Vaticano, 05 de septiembre de 2014 a las 12:55

(RV).- El Evangelio “es novedad”, Jesús nos pide que “dejemos a un lado las estructuras caducas”. Es lo que ha afirmado Papa Francisco en la Misa de esta mañana en Casa Santa Marta. El Pontífice ha destacado que el cristiano no debe ser “esclavo de tantas pequeñas leyes”, sino que debe abrir el corazón al mandamiento nuevo del amor.

Los escribas quieren poner en dificultades a Jesús, le preguntan por qué sus discípulos no ayunan, pero el Señor no cae en la trampa y responde hablando de fiesta y de novedad. Papa Francisco ha comenzado hablando del Evangelio del día para detenerse en la novedad traída por Jesús, que exhorta a poner el vino nuevo en odres nuevos.

A vino nuevo, odres nuevos. La novedad del Evangelio. ¿Qué nos trae el Evangelio? Alegría y novedad. Estos doctores de la ley estaban encerrados en sus mandamientos, en sus leyes. San Pablo, hablando de ellos, nos dice que antes de que llegase la fe, es decir Jesús, todos estábamos encerrados bajo la ley. La ley de esta gente no era mal: custodiados pero prisioneros, en la espera de que llegase la fe. Esta fe que sería revelada en el mismo Jesús”.

El pueblo, observó el Papa, “tenía la ley que había dado Moisés” y después muchas de estas “costumbres y pequeñas leyes” que habían codificado los doctores. “La ley, comentó, les custodiaba, pero ¡como prisioneros! Y ellos estaban a la espera de la libertad, de la libertad definitiva que Dios habría dado a su pueblo con su Hijo”. La novedad del Evangelio, destacó, “es esta: es para rescatarnos de la ley”.

 

 

“Alguno de vosotros puede decirme: ‘Pero, Padre, ¿los cristianos no tienen leyes?¡Sí! Jesús dijo: ‘yo no vengo a abolir la ley si no a llevarla a su plenitud‘. Y la plenitud de la ley, por ejemplo, son las Bienaventuranzas, la ley del amor, el amor total, como Él, Jesús, nos ha amado. Y cuando Jesús reprende a esta gente, a estos doctores de la ley, les recrimina no haber custodiado al pueblo con la ley, si no que lo han hecho prisionero de muchas pequeñas leyes, de muchas pequeñas cosas que debían hacer”.

Cosas que hacer, añadió, “sin la libertad que Él nos trae con la nueva ley, la ley que Él ha establecido con su propia sangre”. Esta, afirmó el Papa, “es la novedad del Evangelio, es fiesta, es alegría, es libertad”. Es justo el rescate “que el pueblo esperaba”, cuando “estaba custodiado por la ley, pero como prisionero”. Esto, destacó, es lo que Jesús nos quiere decir: “A la novedad, novedad; a vino nuevo, odres nuevos. Y no tengáis miedo de cambiar las cosas según la ley del Evangelio“.

“Pablo distingue bien: hijos de la ley e hijos de la fe. A vinos nuevos, odres nuevos. Y por esto la Iglesia nos pide, a todos nosotros, algunos cambios. Nos pide que dejemos a un lado las estructuras caducas: ¡no sirven! Y coger odres nuevos, los del Evangelio. No se puede entender, por ejemplo, su mentalidad con el espíritu del Evangelio. Son cosas distintas. El estilo del Evangelio es un estilo distinto, que lleva la ley a su plenitud. ¡Sí! Pero de una forma nueva: es el vino nuevo, en odres nuevos”.

“El Evangelio, dijo de nuevo Francisco, ¡es novedad! ¡El Evangelio es fiesta! Y solo se puede vivir plenamente el Evangelio en un corazón alegre y renovado”. Que el Señor, ha invocado el Papa, “nos dé la gracia de esta observancia a la ley. Obedecer la ley, le lay que Jesús ha llevado a su plenitud, en el mandamiento del amor, en los mandamientos que vienen de las Bienaventuranzas”. Que el Señor, concluyó, nos dé la gracia de “no permanecer prisioneros”, si no “que nos dé la gracia de la alegría y de la libertad que nos trae la novedad del Evangelio”.

 

Obispo belga pide directrices de los últimos Papas.


 

Publicado: 07 de septiembre 2014 13:20 PDT

 

Sábado, 06 de septiembre 2014

Esto nunca había sucedido en la historia reciente: un obispo en carga completa está decididamente en contra del magisterio eclesiástico de los papas y directrices en materia de matrimonio y familia.

La historia es Daniel Deckers, publicado en el sitio Frankfurter Allgemeine Zeitung, 9.3.2014. La traducción es de Moisés Sbardelotto.

Unas semanas antes del comienzo del Sínodo sobre el matrimonio y la familia, un obispo en carga completa hicieron una evaluación muy negativa de los textos del magisterio eclesiástico y de las indicaciones relativas morales. En un libro de memorias, Johan Bonny , obispo de Amberes, critica los papas Pablo VI y Juan Pablo II por haber roto con la colegialidad del Papa y el colegio de los obispos que se practican en el Concilio Vaticano II (1962-1965) en temas relacionados con el matrimonio , la sexualidad, la familia y las relaciones: “Tal división no deberían existir.”

Al comienzo de este desarrollo, no había una prohibición de todas las formas de contracepción artificial por el Papa Pablo VI en su encíclica Humanae Vitae (1968) – en contraste con el voto del comité de expertos nombrado por él, los cardenales y obispos que tuvieron comisión tema Ocupado, el Congreso Mundial de los Laicos (1967), la gran mayoría de los teólogos morales, médicos y científicos, así como los católicos más comprometidos “.

La “caída” fue aún mayor con la encíclica Familiaris Consortio, Papa Juan Pablo II (1981), el obispo belga de 59 años, quien asumió el cargo al frente de la diócesis de Amberes en 2009 y anteriormente había sido durante muchos años uno estrecho colaborador del cardenal alemán Walter Kasper , el Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad Cristiana.

Después de haber ignorado la enseñanza ya la convicción generalizada en los últimos siglos de la dignidad de una decisión tomada en la conciencia, el aumento de la brecha entre la enseñanza moral de la Iglesia y las creencias éticas de los fieles. El resultado: “Un documento después de otra autoridad de la enseñanza suprema en materia de sexualidad, la familia o la bioética choca con un desconocimiento creciente y con una gran indiferencia.”

En el Sínodo de los Obispos, que comenzará sus trabajos el 5 de octubre, Bonny pide que busca, tanto en el nivel teológico y práctico, “base nueva y más fuerte para la consulta y toma de decisiones de manera colegiada.”

Varias citas encíclica Evangelii gaudium demuestran que el obispo belga cree que el Papa Francisco está de su lado.

 

Fuente: http://www.associacaorumos.com

Monseñor Bresanelli: “El obispo pecó, cumplió la penitencia y la Iglesia lo perdonó”


Fernando Bargalló, en foto de archivo

Fernando Bargallo, el prelado enamorado que regresa como misionero

Vuelve como simple cura a la diócesis de Neuquén, a “comenzar desde cero”

Redacción, 07 de septiembre de 2014 a las 17:00
MOnseñor Bargallo/>

MOnseñor Bargallo

(Valores Religiosos).- El ex obispo de Merlo-Moreno y ex titular de Cáritas Argentina,Fernando Bargalló, trabajará en la diócesis de Neuquén como misionero, confirmó ayer a “Río Negro” el obispo de Neuquén Virginio Bressanelli.

La ascendente carrera de Bargalló en la Iglesia Católica terminó cuando en junio de 2012 se difundieron imágenes suyas junto a una mujer en las exclusivas playas de Puerto Vallarta, en México. Al ex obispo se lo veía en comprometedoras escenas junto a María de las Victorias Martínez Bo, una amiga de la infancia.

“El obispo pecó y cumplió una penitencia muy grande. Estuvo dos años rezando y cumpliendo la pena en un templo. La Iglesia lo perdonó porque Dios perdona. La Iglesia no puede condenar eternamente”, dijo Bressanelli ayer ante una consulta de este diario

El obispo de Neuquén aclaró que la fecha de llegada de Bargalló a Neuquén no está confirmada. Aseguró que vendrá y desempeñará tareas de misionero, pero no lo hará en la capital.

Sobre el ex obispo, Bressanelli sostuvo que es “una persona muy generosa y entregado a los pobres”. Dijo que está “muy contento” de recibirlo en la diócesis local y viene a “entablar lazos con la comunidad nuevamente, desde cero, en alguna comunidad de la provincia”.

Bargalló tiene 59 años y ejerció el cargo de obispo en Merlo-Moreno desde 1997 hasta 2012. En noviembre de 2005 fue elegido presidente de Cáritas Argentina y ocupó ese cargo hasta noviembre de 2011. En marzo de 2007 quedó presidente de Cáritas para la Región América Latina y El Caribe. En noviembre de 2010 fue reelecto como presidente de Cáritas en América Latina por un nuevo período de cuatro años, aunque no completó el mandato por el escándalo amoroso.

El viaje a México generó todo tipo de especulaciones sobre el financiamiento del viaje. Por esa razón Cáritas tuvo que aclarar que

Bargalló no cobraba un sueldo por sus cargos ni manejaba dinero de la entidad.

El día que habló el Papa

“Hay una tristeza que hace que hoy la Iglesia no pueda festejar como quisiera estos 15 años donde se hicieron tantas cosas bajo la guía del pastor”, sostuvo el 28 de junio de 2012 el entonces arzobispo porteño, Jorge Bergoglio, en la misa en la que se produjo el cambio de obispo de la diócesis Merlo-Moreno.

El reemplazo provisional de Bargalló fue monseñor Jorge Casaretto y el actual titular de la diócesis es Fernando Carlos Maletti.

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: