MIRAR CON FE AL CRUCIFICADO: JOSE ANTONIO PAGOLA


 

La fiesta que hoy celebramos los cristianos es incomprensible y hasta disparatada para quien desconoce el significado de la fe cristiana en el Crucificado. ¿Qué sentido puede tener celebrar una fiesta que se llama “Exaltación de la Cruz” en una sociedad que busca apasionadamente el “confort” la comodidad y el máximo bienestar?

Más de uno se preguntará cómo es posible seguir todavía hoy exaltando la cruz. ¿No ha quedado ya superada para siempre esa manera morbosa de vivir exaltando el dolor y buscando el sufrimiento? ¿Hemos de seguir alimentando un cristianismo centrado en la agonía del Calvario y las llagas del Crucificado?

Son sin duda preguntas muy razonables que necesitan una respuesta clarificadora. Cuando los cristianos miramos al Crucificado no ensalzamos el dolor, la tortura y la muerte, sino el amor, la cercanía y la solidaridad de Dios que ha querido compartir nuestra vida y nuestra muerte hasta el extremo.

No es el sufrimiento el que salva sino el amor de Dios que se solidariza con la historia dolorosa del ser humano. No es la sangre la que, en realidad, limpia nuestro pecado sino el amor insondable de Dios que nos acoge como hijos. La crucifixión es el acontecimiento en el que mejor se nos revela su amor.

Descubrir la grandeza de la Cruz no es atribuir no sé qué misterioso poder o virtud al dolor, sino confesar la fuerza salvadora del amor de Dios cuando, encarnado en Jesús, sale a reconciliar el mundo consigo.

En esos brazos extendidos que ya no pueden abrazar a los niños y en esas manos que ya no pueden acariciar a los leprosos ni bendecir a los enfermos, los cristianos “contemplamos” a Dios con sus brazos abiertos para acoger, abrazar y sostener nuestras pobres vidas, rotas por tantos sufrimientos.

En ese rostro apagado por la muerte, en esos ojos que ya no pueden mirar con ternura a las prostitutas, en esa boca que ya no puede gritar su indignación por las víctimas de tantos abusos e injusticias, en esos labios que no pueden pronunciar su perdón a los pecadores, Dios nos está revelando como en ningún otro gesto su amor insondable a la Humanidad.

Por eso, ser fiel al Crucificado no es buscar cruces y sufrimientos, sino vivir como él en una actitud de entrega y solidaridad aceptando si es necesario la crucifixión y los males que nos pueden llegar como consecuencia. Esta fidelidad al Crucificado no es dolorista sino esperanzada. A una vida “crucificada”, vivida con el mismo espíritu de amor con que vivió Jesús, solo le espera resurrección.

 

Remitido al e-mail

Nuevo Orden Mundial – El Pacto Secreto


Nuevo Orden Mundial – El Pacto Secreto

Lucas Naab

 

http://periodismo-alternativo.com/

Conozca el secreto de los hunza, un pueblo que no conoce ni las enfermedades ni la vejez


El valle del río Hunza, en la frontera de la India y Pakistán, es llamado ‘oasis de la juventud’, y no es en vano: los HABITANTES de la zona viven hasta 110-120 años, casi nunca se enferman y tienen una apariencia muy joven.

Los HABITANTES de Hunza destacan en muchos aspectos entre las naciones vecinas: físicamente se parecen mucho a los europeos, hablan su propio idioma -el burushaski- que no se parece a ningún otro en el mundo, y profesan un islam especial, el ismaelita, informa Marketium.

Sin embargo, lo más sorprendente de esta pequeña nación escondida entre los macizos montañosos de la región es su capacidad extraordinaria de mantener su juventud y salud: los hunza se bañan en agua helada incluso a 15 grados bajo cero, juegan a juegos deportivos incluso hasta los 100 años, las mujeres de 40 años parecen adolescentes y a los 65 años dan a luz. En verano comen frutas y verduras crudas; en invierno, albaricoques secos, granos germinados y queso de oveja.

El médico escocés Robert McCarrison, que describió por primera vez el ‘valle feliz’, hizo hincapié en que los hunza casi no consumen proteínas. Al día comen en promedio 1.933 calorías, en las que se incluyen 50 gramos de proteínas, 36 gramos de grasa y 365 gramos de carbohidratos.

Según las conclusiones de McCarrison, precisamente la dieta es el factor principal de la longevidad de esta nación, subraya el medio. Por ejemplo las naciones vecinas, que viven en las mismas condiciones climáticas pero no comen adecuadamente, padecen una variedad de enfermedades y tienen una esperanza de vida 2 veces más corta.

Otro especialista, R. Bircher, destacó las siguientes ventajas del modelo de alimentación de esta asombrosa nación: es vegetariano, tiene una gran cantidad de alimentos crudos, las frutas y verduras predominan en la dieta, los productos son completamente naturales y tienen periodos regulares de ayuno.

Sobre el secreto de su longevidad, los HABITANTES de Hunza recomiendan mantener una dieta vegetariana, trabajar y moverse constantemente. Entre otros beneficios de este modo de vida figuran la alegría –los hunza siempre están de buen humor– y el control de los nervios, no conocen el estrés.

RT

 

http://periodismo-alternativo.com/2014/09/08/conozca-el-secreto-de-los-hunza-un-pueblo-que-no-conoce-ni-las-enfermedades-ni-la-vejez/#more-78987

 

COLOMBIA:EL SUICIDIO POR HOMOFOBIA CONTRA EL JOVEN SERGIO URREGO


Para Quienes no tuvieron la Oportunidad de leer los Artículos en El Espectador de ayer,
Sobre SERGIO URREGO, Joven gay Que se suicidó Por La homofobia Que sufrio,
van here.
Este viernes 12 de septiembre, HABRA UN plantón Frente al colegio Que le demostro do homofobia,
una lasa dos de la Tarde.

4 Archivos adjuntos

Una historia de hombres


Rodrigo
          Uprimny

Los 12 integrantes y los dos relatores de la “comisión histórica del conflicto y sus víctimas”, creada por la mesa de La Habana, son académicos respetables que conocen bien la guerra colombiana.

Por: Rodrigo Uprimny

 Pero el desequilibrio de género es evidente. Sólo hay una mujer: María Emma Wills, una excelente politóloga que conoce muy bien el conflicto armado. Pero ¿no había acaso más académicas dignas de integrar esta comisión? Claro que sí, pues Colombia cuenta con otras excelentes académicas expertas en este campo.

Sobre los actores armados, una de las mejores conocedoras de los orígenes de las guerrillas es Rocío Londoño, doctora en historia y autora de un notable libro sobre Juan de la Cruz Varela. Y la politóloga (y hoy senadora) Claudia López ha hecho aportes decisivos sobre la parapolítica y la captura del Estado por los actores armados.

Sobre el contexto socioeconómico de la guerra, tenemos a Ana María Ibáñez, decana de Economía de los Andes, quien ha escrito trabajos esenciales sobre inequidad agraria y desplazamiento. O a Consuelo Corredor, exdecana de Economía de la Nacional, quien ha hecho interpretaciones claves sobre la relación entre dinámicas económicas, modernidad frustrada y violencia.

La dimensión institucional ha sido estudiada por académicas como Ana María Bejarano, profesora de la Universidad de Toronto, quien ha hecho grandes aportes sobre la relación entre conflicto armado y régimen político. O por Julieta Lemaitre, profesora de los Andes, quien ha desarrollado interpretaciones fecundas sobre las interacciones entre la guerra, la violencia y las dinámicas jurídicas y constitucionales. O por María Victoria Llorente, directora de la FIP, quien es una de las mejores conocedoras de las políticas de seguridad en Colombia.

La dimensión internacional de nuestro conflicto puede ser fecundamente abordada por expertas en este campo como Socorro Ramírez, Arlene Tickner o Laura Gil.

Hay igualmente periodistas que han hecho una valiosa y valerosa documentación de los impactos y dinámicas de nuestra guerra, como María Jimena Duzán, Juanita León, Martha Ruiz o María Teresa Ronderos, directora durante mucho tiempo de Verdad Abierta, un imprescindible portal sobre nuestras atrocidades.

Y la lista sigue: María Victoria Uribe, profesora del Rosario, ha hecho contribuciones decisivas sobre las dimensiones simbólicas de nuestra guerra. Martha Nubia Bello, profesora de la Nacional y quien coordinó el informe Basta ya, es una gran conocedora de nuestra guerra. Y hay también académicas extranjeras que conocen muy bien el conflicto colombiano, como Jenny Pearce, profesora de la Universidad de Bradford.

Esta corta lista, que es injusta pues deja de lado a muchas otras académicas notables, muestra que hubiera sido posible integrar una comisión con equilibrio de género. Por eso molesta la insensibilidad de las Farc y del Gobierno en este campo. ¿O será que ambos ven la guerra como un asunto puramente viril, por lo cual creen que su documentación e interpretación es una historia de sólo hombres?

 

 

Rodrigo Uprimny *

Director de Dejusticia y profesor Universidad Nacional.

Tomado de EL ESPECTADOR

El canto de cisne de Hans Küng: “Quiero morir cuando y como yo decida”


Un libro para lo polémica

Una prueba de algodón para el Papa Francisco

Redacción, 08 de septiembre de 2014 a las 09:20
Hans Küng, teólogo

Hans Küng, teólogo

Si la vida es un regalo de Dios, por qué no aceptar la posibilidad de devolvérselo con agradecimiento y generosidad

Muerte digna, eutanasia/>

Muerte digna, eutanasia

(Juan Rubio, La Vanguardia).- Habrá que estar atentos al ruido y la furia que pueda desatar en el Vaticano y en los “cordones sanitarios” del ultra catolicismo conservador la publicación de lo que podría ser el último libro del teólogo católico Hans Küng (Suiza, 1928), L´Enfant Terrible de los pontificados de Wojtyla y Ratzinger. El libro acaba de aparecer en Alemania lleva por título: Gluecklich sterben? ( A saber cómo lo traducirán en España, en donde aún no he visto noticia alguna sobre su aparición. ¿ Una muerte digna ¿ o ¿ Una muerte dulce ¿ En la traducción se jugará mucho el marketing. Trotta suele editarle sus libros).

Ya en los titulares de promoción aparece el nudo y la importancia del asunto. Es la primera vez que un teólogo católico se pronuncia tan abiertamente en tema tan controvertido en ámbitos tanto creyentes, como no creyentes, como es la Eutanasia.

Hay fragmentos contundentes y, aunque con pocas páginas, el libro está llamado a ser un ariete para las reformas doctrinales que la Iglesia ha de emprender desde las claves de la misericordia y la cercanía al dolor.

“Yo, teólogo católico, quiero decidir cuándo y cómo de he morir”.

Para algunos sería la prueba del algodón doctrinal en la nueva era del pontificado de Francisco, que aún no ha removido al prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Müller, quien, por otra parte, va a introducir en la Comisión Teológica Internacional un número considerable de mujeres (podrían ser cinco), algo insólito y positivo.

Pero, según declaraba el octogenario teólogo suizo, confiado en las reformas del nuevo Papa, a la revista digital Carta Capital de Brasil : “El Papa Francisco no debería poner en riesgo algunas reformas importantes rehabilitándome o preocupándose por mi”.

El viejo amigo y compañero de Benedicto XVI, habla en este libro desde la propia experiencia del dolor, así como de algunos otros rasgos de su entorno biográfico. Küng padece la enfermedad de párkinson, ya muy avanzada. Y, pese a que el deterioro es cada vez mayor, él sigue luchando. En declaraciones al semanario brasileño confesaba que ya su caligrafía es casi ilegible, y tan pequeña, que casi tiende a desaparecer. Con caminatas, natación y fisioterapia intenta frenar la pérdida de fuerza en las manos y en el resto del organismo.

El libro, una especie de canto de cisne, en un ambiente teológico plano y de pensamiento único, herencia de los últimos pontificados, según él, evoca la experiencia de su propio hermano, fallecido en 1955, tras padecer un tumor cerebral. La prolongación de su vida hizo que muriera ahogado por la saliva que entraba a sus pulmones. Y no olvida el estado de demencia de su amigo e investigador E. Jens tras un proceso de dolor intenso.

Küng introduce propuestas para el debate teológico. Es consciente que la Teología no es Magisterio, pero que ha de proponer nuevos caminos. Suena a un grito desesperado, pero también a una propuesta esperanzada ante la llegada de un nuevo ciclo a la Iglesia. (Me vengo acordando del cardenal Martini dándole vueltas a este libro. Hay profetas que nunca verán lo que propusieron, por lo que lucharon y por lo que fueron denostados)

Dejo algunas ideas expuestas en el libro y que, con certeza, levantarán ampollas, mientras que en la Iglesia se esperará la reacción de Roma. Una prueba de algodón para el Papa Francisco.

Si la vida es un regalo de Dios, por qué no aceptar la posibilidad de devolvérselo con agradecimiento y generosidad

-Si se cree en la Vida Eterna, tal y como enseña la Iglesia, no hay por qué prorrogar innecesariamente el gozo de vivir esa eternidad, si se dan en circunstancias extremas” ( Para ello pone el ejemplo del martirio de los primeros cristianos ante las torturas . Preferían morir antes que renegar a la fe.

El principio de la Dignidad Humana incluye la dignidad en la última etapa, la muerte. Del derecho de la vida se no deriva el deber de la vida o el deber de continuar viviendo en circunstancias extremas. Ayudar a morir es como ayudar vivir.

-No es algo que deba hacerse de forma heterónoma, sino desde la propia autonomía personal.

Küng no espera rehabilitación alguna por parte de la Conferencia Episcopal Alemana, pero sí recomienda que, al mismo tiempo que la Iglesia no debería hacer oídos sordos a este tema moral tan hondo y preocupante. Una Iglesia de misericordia no puede desatender a quienes sufren estas situaciones. Y lo hace desde la experiencia, como un canto de cisne, pero, lo más grande es que lo hace, desde la fe de la Iglesia, desde su amor a ella y en esos últimos momentos, los de las verdades supremas.

 

http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2014/09/08/el-canto-de-cisne-de-hans-kung-quiero-morir-iglesia-religion-dios-jesus-papa-obispo.shtml

“Si la reforma de la Iglesia se hace de espaldas a los marginados, estará siendo infiel a sus orígenes y a los pobres”


Apertura del Congreso de Teología

La Asociación de Teólogos “Juan XXIII” reivindica “el respeto a la laicidad y la denuncia del neoliberalismo”

Condena el terrorismo del Estado Islámico, la masacre de Israel en Gaza, y la violencia contra los cristianos

Jesús Bastante, 08 de septiembre de 2014 a las 08:34

Dicha Reforma requiere la práctica de la democracia, el reconocimiento y ejercicio de los derechos humanos, entre ellos los derechos sexuales y reproductivos, así como el gobierno sinodal

Un momento del pasado congreso de Teología/>

Un momento del pasado congreso de Teología

(Jesús Bastante).- “Si la Reforma de la Iglesia no se lleva a cabo, ella misma se estará haciendo el harakiri, y no podrá responsabilizar a otros de su crisis y gradual pérdida de credibilidad. Si se hace de espaldas a los marginados, estará siendo infiel a sus orígenes y a los pobres. Si no es paritaria, inclusiva, intercultural e interreligiosa se alejará del movimiento de Jesús”. Estas son las claves del cambio en la Iglesia, según la Asociación de Teólogos y Teólogas “Juan XXIII”, que este fin de semana celebró en Madrid su XXXIV congreso, centrado en la reforma de la Iglesia sobre la opción por los pobres.

En su declaración final, los teólogos progresistas -que este año han contado con el apoyo visible de tres obispos: Joan Godayol, Pedro Casaldáliga y Santiago Agrelo– constatan que “Jesús puso en marcha una comunidad de iguales, un movimiento de hombres y de mujeres, que le acompañaron y se comprometieron en la construcción del Reino de Dios como Buena Noticia para los Empobrecidos”. Un idea que “fue desdibujándose hasta desembocar en una Iglesia aliada con el poder, clerical, piramidal y patriarcal“.

Hoy consideramos necesaria una Reforma radical de la Iglesia“, incide el mensaje que reclama “la práctica de la democracia, el reconocimiento y ejercicio de los derechos humanos, entre ellos los derechos sexuales y reproductivos, así como el gobierno sinodal”, así como superar la “incoherencia vaticana”.

La reforma de la Iglesia, en opinión del congreso de Teología, ha de trazarse en “el respeto de la laicidad”, la “denuncia del neoliberalismo” y “en el apoyo a alternativas políticas y económicas”. Y requiere “el respeto a la diversidad cultural y religiosa, Lo contrario sería imperialismo”.

Una reforma que “ha de hacerse desde abajo, desde la base social y eclesial, y exige una nueva ubicación: situarse en el lugar y del lado de los excluidos del sistema” y sobre la base de “la opción por los pobres”, con el fin de “crear una comunidad acogedora, solidaria y samaritana, donde quepamos todas y todos”.

“Si la Reforma de la Iglesia no se lleva a cabo, ella misma se estará haciendo el harakiri, y no podrá responsabilizar a otros de su crisis y gradual pérdida de credibilidad”, añade el mensaje final, que concluye denunciando “el terrorismo del Estado Islámico, la masacre de Israel en Gaza, así como la violencia contra los cristianos y otros grupos religiosos. Nos solidarizamos con las víctimas y exigimos responsabilidades, reparación, rehabilitación y justicia”.

 

http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2014/09/08/si-la-reforma-de-la-iglesia-se-hace-de-espaldas-a-los-marginados-estara-siendo-infiel-a-sus-origenes-y-a-los-pobres-religion-iglesia-congreso-teologia-juanxxiii.shtml

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: